Miércoles, 28 Septiembre 2022 | Login
Erik Helmerson: Un liberal no puede jamás titubear ante dictadores Mauricio Rojas cuando asumía la cartera de Cultura, de Sebastián Piñera. El dictador Augusto Pinochet. Foto: Presidencia.cl. Santiago Llanquin/AP.

Erik Helmerson: Un liberal no puede jamás titubear ante dictadores

Mauricio Rojas vuelve a la política sueca. En rueda de prensa, la líder del partido Liberal, Nyamko Sabuni, le dio una calurosa bienvenida y lo presentó como el nuevo asesor los liberales respecto a temas de integración. Pero su nombramiento es controversial, sobre todo dentro de la comunidad chilena en Suecia.

Y no solo allí, el columnista de Dagens Nyheter, Erik Helmerson, escribe, en esta columna, que Rojas “debe dar cuenta, de una vez por todas, sobre sus puntos de vista sobre el Chile de Pinochet”.

 

 Fuente: Dagens Nyheter. 24.08.2021. Traducción: Magazín Latino

 

El nuevo asesor de integración del partido Liberal, Mauricio Rojas, debe dar cuenta, de una vez por todas, sus puntos de vista sobre el Chile de Pinochet.

 

Este es un texto publicado en las páginas editoriales de Dagens Nyheter. La postura política del consejo editorial es independiente y liberal.

 

Está claro que Mauricio Rojas puede hacer un buen trabajo como nuevo asesor de integración de los liberales, lo cual fue presentado la semana pasada. Tiene méritos de peso. A lo largo de los años, ha tenido opiniones sobre la migración y la integración que pueden describirse como "controvertidas", pero esto no está prohibido en una democracia.

Solo hay una cosa que primero debe investigarse, y son algunas declaraciones sobre el exdictador militar de Chile, Augusto Pinochet.

El número de muertos en el Chile de Pinochet es controvertido. El New York Times escribe en el obituario del dictador, el 11 de diciembre de 2006, que más de 3.200 fueron ejecutados o "desaparecidos" mientras que "miles" de personas más fueron arrestadas, torturadas o enviadas al exilio. Según el mismo texto, los partidarios de Pinochet se "desilusionaron" cuando, en el transcurso de su último año, salió a la luz que el dictador tenía al menos 28 millones de dólares en cuentas secretas en el extranjero. Ese sentimiento bien podría haber ocurrido antes.

Si yo estuviera a cargo de una prueba de laboratorio sobre si una persona es liberal o no, mi primera pregunta sería: "¿Qué opinas de los dictadores?" Si la respuesta no llega rápidamente y se ubica en la sección "la escoria de la tierra", la persona habrá, por una parte, reprobado como liberal, y por otra, se habrá demostrado directamente inadecuada para tareas políticas en una democracia.

Rojas se ha pronunciado en varias ocasiones sobre el general Pinochet. Lo más conocido es cuando, en un libro, critica al Museo de Historia y Derechos Humanos de Santiago, que documenta los abusos de Pinochet: “Más que un museo, es una instalación cuyo propósito ... es escandalizar a los espectadores, sorprenderlos y evitar que razonen por su propia cuenta”, escribió, lo que llevó a su destitución como ministro de Cultura en Chile luego de solamente 90 horas en el cargo.

En una entrevista con el diario Metro [de diciembre de 2004]  Rojas destacó el crecimiento económico de Chile bajo Pinochet y dijo que "la mayoría de las alternativas" al dictador eran peores.

 


Foto: Twitter. Traducción: ¿La imagen de Pinochet es demasiado unilateral? - Algunos querían que las cosas le salieran mal económicamente a Chile durante la dictadura, para que se pudiera condenar y decir que todo era miseria. Ese no fue el caso. Pinochet dejó Chile con un diez por ciento de crecimiento. ¿Quiere decir que los suecos chilenos no quieren ver lo positivo con Pinochet? - No han madurado. Sobre todo, no admiten su propia culpa por lo sucedido, quieren ser víctimas. Los exiliados chilenos se quedaron en lo ocurrido en 1973. Yo suelo decir que la mayoría de las opciones eran peores.

 

La derecha liberal debería tener esto en cuenta, para no terminar en la misma vergonzosa apología de una dictadura.

Cabe decir aquí, de inmediato, que Rojas afirma haber sido citado erróneamente y que él también había criticado a Pinochet y dicho que debería estar en la cárcel. Sería bueno que repitiera esas palabras, preferiblemente con énfasis, y lo más rápido posible.

Pero la pregunta es si lo necesita, por estos días. La gente lo defiende de todos modos. Polemistas liberales conocidos, políticos locales conservadores y otros que deberían tener más conocimiento de las cosas, han apoyado recientemente de varias formas su nombramiento sin abordar, y mucho menos sin problematizar, las declaraciones de Rojas respecto a su país natal.

El viejo adagio "el enemigo del enemigo es mi amigo" sigue vigente, pero ahora se puede formular más bien como "quien manda a mis opositores en las redes es mi amigo".

A lo largo de los años, no mucho ha fascinado más a un viejo liberal que cuando gente de izquierda tararea sobre distintos torturadores con banderas rojas  y que, probablemente, son buenas personas, a pesar de todo. Lenin, Mao, Castro, Chávez - bueno, claro que hicieron muchas locuras, pero tengamos en cuenta que tuvieron que lidiar con el gran capital y el imperialismo de USA, y entonces no es tan fácil organizar elecciones libres y abstenerse de torturar a opositores.

Ahora se escuchan tonos similares sobre Chile: el tal Allende que Pinochet derrocó era, después de todo, un granuja sospechoso, y mira las cosas lindas que el general hizo con la economía. Y sí, los dictadores pueden tener cosas lindas para encandilar, como autopistas, medicinas y cifras del PIB. Pero no se atreven, de todas formas, a convocar a elecciones.

La derecha liberal debería tener esto en cuenta, para no terminar en la misma humillante apología de la dictadura. Y antes que nada, Mauricio Rojas debería explicar claramente y de una vez por todas sus puntos de vista sobre Pinochet.

 


Mauricio Rojas cuando asumía la cartera de Cultura, de Sebastián Piñera. El dictador Augusto Pinochet. Foto: Presidencia.cl. Santiago Llanquin/AP.


La presidenta del partido Liberal (antes Folkpartiet), Nyamko Sabuni y el nuevo asesor del partido en temas de integración: Mauricio Rojas. Foto: Pantallazo Liberalerna.se. 

 

Video: El presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien nombró a Rojas en el cargo de ministro, abogó fervorosamente por la libertad de Augusto Pinochet, la única vez que éste estuvo a punto de ser enjuiciado por los crímenes de lesa humanidad que se cometieron en Chile durante la dictadura. Sebastián Piñera nombró (2020) a una familiar de Pinochet como ministra de la Mujer y a un pinochetista como ministro de Trabajo (2021). Las relaciones entre Piñera y el pinochetismo es evidente, y la pregunta es si Nyamko Sabuni tiene conocimiento de ello.


Media

About Author

Related items

  • Plebiscito Constitucional 2022 - Chilenos en Suecia votaron por el Apruebo

    Gran participación ciudadana tuvo la votación del Plebiscito de Salida por una Nueva Constitución, este domingo 4 de septiembre, en Estocolmo. En esta “fiesta de la democracia” - como la calificó el nuevo embajador de Chile en Suecia, Sr. Tucapel Jiménez – se emitieron 2.401 votos, que dieron un amplio triunfo a la opción del Apruebo: un 88,8 por ciento del total.

    Magazín Latino estuvo presente en el Hotel Clarion, en Skanstull, para tomar el pulso de la jornada eleccionaria, entrevistando a entusiastas y emocionados votantes que se dieron cita con este momento histórico de la democracia chilena.

     

     Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos

     

    Desde muy temprano comenzaron a arribar al Hotel Clarion, en Skanstull, los chilenos y chilenas para cumplir con su deber cívico. Hombres, mujeres, niños y hasta mascotas, todos entusiasmados de poder participar de este momento histórico en el que tuvimos que dar nuestra aprobación o rechazar el texto redactado por los 155 representantes de la nueva Convención Constitucional, proceso en el que, por lo demás, no pudimos participar.  

    Por eso, las expectativas eran grandes, para todos quienes nos levantamos tempranito y partimos a los locales de votación, a cumplir con nuestro deber cívico. Nuestro medio participó de toda la jornada eleccionaria, que comenzó a las 08:00 de la mañana y se cerró a las 18:00, igual que en Chile, pero con seis horas de diferencia.

    Por lo tanto, los resultados desde Suecia se dieron a conocer en Chile entre los primeros, al igual que los del resto de Europa. Aunque no fuimos los primeros. 

    Una vez más nos sorprendió la rapidez y efectividad de los vocales de mesa, con sus respectivos apoderados, seis en total. En un dos por tres se desmontaron las cabinas donde se emitía el voto en secreto, comenzó el conteo al pie de las urnas, y fuera de uno que otro voto emitido que suscitó algo de polémica por no estar correcto, fue un proceso que no duró más de una hora.

    Y, a diferencia de los resultados en Chile, en Suecia arrasó el Apruebo, con 2.401 votos emitidos, 2,125 por el Apruebo (88,84 %) y 267 (11,16%) por el rechazo.

     

     

    Como es habitual, entrevistamos a quienes quisieron conversar con nuestro medio, y no fueron pocos, pronto publicaremos un video con este material audiovisual.

    Entre todos los participantes, nos llamó la atención la presencia de jóvenes, quienes, con la alegría que caracteriza a la juventud llegaban, votaban rápidamente y se iban, en tanto que los de más edad aprovechaban de compartir con los amigos y conocidos.

     


    Daniela Lorenzon opina que, a pesar de vivir en el extranjero, seguimos siendo chilenos y queremos lo mejor para Chile. "Nunca debemos olvidar de dónde venimos", dijo. 

     

    También se hizo presente el flamante nuevo embajador de Chile en Suecia, Sr. Tucapel Jiménez, quien envió, a través de nuestro medio, un saludo a la comunidad chilena en el país. Esta fue tal vez el primer encuentro del embajador con sus connacionales.

    Conversamos también con Hilda Flor Andersson, quien, a sus 90 años, no pierde el entusiasmo de sus años mozos. “Yo apruebo por un futuro mejor para los hijos de nuestros hijos”, nos dijo Hilda. También conversamos con su hija, Angélica Díaz, quien recalcó la importancia que tiene el hacer uso del derecho democrático de sufragar, ya sea si uno se encuentre en Chile o en el exterior.


    Hilda Flor Andersson junto a Luis Farías. 

     

    Y, entre muchos otros compatriotas, conversamos con dos jóvenes estudiantes de Informática que estudian en Estocolmo y que participaron de las manifestaciones estudiantiles que fueron las que dieron el puntapié inicial a todo este proceso de una Nueva Constitución.  

    - Vengo con mucha esperanza hoy día, porque participé activamente en las marchas que se hicieron el 2019 y ahora espero que todo mejore y que ahora, por primera vez la palabra “mujer” aparezca en la Constitución que los estudiantes tengan sus derechos y y que todos los chilenos, mi familia, las nuevas generaciones tengan un mejor vivir, dijo Sofia.

    Manuel, por su parte, nos contó que él comenzó sus estudios universitarios el 2011, el año del movimiento estudiantil. Los seis primeros meses de estudios fueron de paro, y desde entonces él ha estado presente en la lucha política de los estudiantes.

    - Por eso mismo yo estoy aquí, dando mi voto por el Apruebo, porque creo que es una oportunidad, como país, de construir una Nueva Constitución que deje atrás a los miles de muertos, de desaparecidos, y de las injusticias que ha dejado la Constitución de Pinochet. Yo creo que eso es importante y es lo que nos mueve hacia un futuro más democrático, más abierto y más inclusivo.

     


    Manuel y Sofía participaron en las marchas de los estudiantes, que fueron el inicio del estallido social, que a su vez propulsó la demanda popular de una Nueva Constitución. 

     

    Para ver más imágenes, ingrese al grupo en Facebook de Magazín Latino. Pronto en nuestro canal en Youtube, un video con las entrevistas. 

     

  • Dimite la presidenta del Partido Liberal, Nyamko Sabuni

    Este viernes, en rueda de prensa anunciada con escasa antelación, la lideresa del Partido Liberal, Nyamko Sabuni, dio a conocer su dimisión.

    Todo hace suponer que sus comentarios en un programa de conversación sobre “huir a Noruega”, en caso de guerra en Suecia, fue la gota que rebalsó el vaso y que llevó a que Sabuni, finalmente, renunciara a la presidencia de su partido. La crítica ante sus dichos fue masiva.

    - La discusión sobre mi persona impide ver lo que es relevante, dijo, sin dar lugar a preguntas, durante su breve comparecencia ante la prensa.

     

     Por: Magazín Latino 

     

    Luego de tan solo tres años a la cabeza del Partido Liberal, Nyamko Sabuni decidió, este viernes, poner fin a su liderazgo. Algo que, a pesar de que se veía venir desde hace un tiempo, dejó asombrados a todos, por la proximidad de las elecciones parlamentarias en septiembre. Elecciones en las que el partido Liberal arriesga perder su representación en el parlamento, con solo un 2,1 por ciento de intención de voto. (El mínimo es un 4 por ciento).

    A pesar de que cuando fue elegida para liderar a los Liberales, en 2019, se la vio como una salvación para un partido que había perdido muchos simpatizantes, en estos tres años - y faltando cinco meses para las elecciones parlamentarias - no ha logrado mejorar las cifras. Cuando Sabuni asumió la presidencia, los Liberales contaban con un 5 por ciento de intención de voto. 

    El partido Liberal ha enfrentado graves luchas internas desde antes de que Nyamko Sabuni fuera elegida como sucesora de Jan Björklund. Después de las elecciones de 2018, Björklund fue partidario de neutralizar al partido de extrema derecha, Demócratas de Suecia y de firmar el acuerdo de enero, junto a la Socialdemocracia (S), el Partido del Centro (C) y el Partido Verde (MP).

    La línea de Nyamko Sabuni fue otra. Ella no era proclive al acuerdo de enero y, en el marco de la crisis gubernamental ocurrida a mediados de 2021, los liberales abandonaron el acuerdo y nuevamente se pusieron del lado de los partidos de la burguesía. Aunque, dicho sea de paso, los conservadores (moderaterna) y la Democracia cristiana aún no olvidan la traición que significó el acuerdo de febrero.  

    Además, el retornar al bloque de derechas significa que el partido debería apoyar una coalición de gobierno que se sostenga con el apoyo de los Demócratas de Suecia, algo que una parte de los Liberales no está de acuerdo en aceptar, de ahí que muchos han abandonado el partido.

    Por otra parte, el liderazgo de Sabuni no ha estado a la altura de las expectativas y desde un comienzo tuvo problemas por sus difusas declaraciones a medios. El punto más peliagudo ha sido si los Liberales apoyasen un gobierno apoyado por los Demócratas de Suecia. Respecto al tema, sus declaraciones han sido tan confusas, que ella misma las calificó en una ocasión de un “desaguisado”.

    Finalmente, lo que provocó, al parecer y aunque el partido lo niegue, la dimisión de Nyamko Sabuni fue lo expresado en un podcast, en el que afirmó que, siempre en todas las crisis y en caso de guerra lo mejor es estar en el campo. Dijo que sería bueno irse a la costa occidental y, en caso de, de allí pasar a Noruega, que sería una buena opción, puesto que Noruega pertenece a la Nato.

    Las redes no tardaron en reaccionar y las críticas llovieron. Durante la rueda de prensa, Sabuni afirmó:

    - Soy quien soy, con sus virtudes y sus defectos. En junio de 2019, el partido toda mi persona. Pero toda mi persona no es lo que se necesita ahora. La discusión sobre mí oscurece lo más importante, que a los problemas de la sociedad se les den soluciones liberales.

    Dijo que había comunicado su decisión al comité elector y agregó:

    - Para que sea la nueva Suecia sea una realidad, se requiere mucho de todos nosotros. Aún avizoro el camino que tenemos por delante, pero también veo que ya no soy yo quien estará en primera fila.

     

    Nuevo líder del partido Liberal: Johan Pehrson

    El líder de bancada, y vicepresidente del partido, Johan Pehrson, asumirá ahora el cargo de presidente, según una decisión de la directiva. En diciembre, los liberales realizarán una reunión nacional extraordinaria para elegir a un nuevo líder o lideresa.

    - Asumí la responsabilidad en una situación difícil, pero lo hago porque amo a Suecia y a los liberales, dice Johan Pehrson.

    Al ser preguntado qué haría él, en caso de guerra, respondió que había hecho el servicio militar en 15 meses y que, en ese caso, permanecería en el país.

    Fuera de esa hipotética diferencia, no se esperan grandes cambios dentro del partido, con el nuevo líder. Johan Pehrson mantiene la misma línea que Nyamko Sabuni, y asegura no tener problemas en trabajar en conjunto con los Demócratas de Suecia frente a temas concretos, como, por ejemplo, la lucha contra la criminalidad.

     

    (Ojo: las palabras en rojo son enlaces).

     


    La ex lideresa del partido Liberal, Nyamko Sabuni, en la rueda de prensa del viernes al mediodía. Foto: Pantallazo TV4. 

     

  • Fueron condenados a pagar 43.000 coronas por "interrumpir una interpelación" en el parlamento

    El jueves 17 de febrero se llevó a cabo la audiencia de apelación al fallo que condenó a ocho personas a pagar 43.000 coronas por "interrumpir una interpelación" en el parlamento sueco.

    En noviembre de 2019, ellas/os habían manifestado su descontento ante el silencio de la canciller Ann Linde frente a las violaciones a los DDHH en Chile, en pleno estallido social.  

    El jueves 10 de marzo, el tribunal de apelaciones dará a conocer la sentencia.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La verdad de las cosas es que la noche anterior a la audiencia, comencé a tener serias dudas sobre si cubrir este caso. Había preguntado a dos expertos en leyes, y su opinión había sido tajante: “No tienen ninguna chance. La ley es clara al respecto, no se puede interrumpir en la cámara, menos desplegar una bandera”.

    Sin embargo, tenía dos razones fuertes para asistir. 1: mis ansias de saber la verdad. 2: había dicho que iría.

    De modo que el jueves pasado me apersoné en la sala siete de Svea Hovrätt, en Estocolmo - la corte de apelaciones de Estocolmo. Al entrar, el guardia me dijo, cuando me disponía a mostrar mi tarjeta de prensa: “No me interesa su tarjeta. Aquí todos pueden entrar”. “¡Que bien!” Le respondí. “Esto es democracia”.

    Además del jurado, la fiscal, los imputados y dos abogados, una decena de personas se habían dado cita en una sala bastante pequeña, en forma de semicírculo.

    Durante el transcurso de la audiencia, se fueron despejando mis dudas. Me convencí de que no bastaba con leer la carpeta investigativa, también era necesario ver a los imputados y escuchar sus razones. También constaté que la fiscalía contaba con un solo testigo, y que éste aseguró algo que todos los demás implicados negaron fehacientemente.

    ¿Quién tenía la razón?

    Algo que, pese a todo, hablaba a favor de los condenados fue el hecho de que el tribunal de apelaciones aceptara el caso. Al parecer alguna razón hubo para que la ley quisiera enviar el caso a una instancia superior.

    Los procesos judiciales en Suecia - como en tantos países - son lentos. Este hecho ocurrió el 12 de noviembre de 2019 (pulse el enlace). Ese día, se discutieron en el parlamento sueco una serie de asuntos, estuvieron presentes los ministros del Medioambiente, de Comercio, del Trabajo y de Relaciones Exteriores (utrikesministern). Uno de los puntos a tratar era una interpelación del diputado liberal Joar Forssell respecto a los DDHH en Hong-Kong. La interpelación estaba dirigida a la ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde.

     


    El parlamento sueco, o Riksdagen. Foto: Riksdagen.se

     

    Las ocho personas que se vieron implicadas eran chilenas. En realidad, eran nueve, pero también se vio comprometido “un pobre turista que estaba sentado al final de la fila y que también era de Chile” (según el FUP, carpeta investigativa), a quien la policía debió dejar en libertad.

    Ellas – la mayoría mujeres - habían tenido conocimiento de que ese día se discutirían los derechos humanos en el parlamento, y decidieron escuchar lo que la canciller sueca diría al respecto, desde las gradas destinadas al público en general, en el segundo piso de la inmensa sala. Es muy posible que – como me ha sucedido a mí tantas veces – hayan pensado que se discutirían las violaciones a los DDHH en Chile, cuando en realidad se trataba de los de China (¡ojo!, esta es una suposición mía).

    La jornada comenzó a las 13:00 horas y se trataron diversos temas. Finalmente llegó el turno de la interpelación “La estrategia respecto a China y el apoyo al desarrollo democrático en Hong-Kong”, convocado por Joar Torssell. El diputado expresó su opinión y Linde la suya, y al cabo de quince minutos, el tema estaba zanjado. Ambos se despiden con un apretón de manos y vuelven a sus asientos.

     

    En ese preciso momento, las ocho personas en las gradas se ponen de pie y expresan su descontento porque – a diferencia de lo que esperaban – Ann Linde no tocó el tema de los DDHH en Chile. Seguidamente una de ellas saca una bandera mapuche, y otras ayudan a sostenerla. El hecho ocurrió en el lapso de segundos, porque inmediatamente los guardias les ordenan abandonar el recinto, lo que hacen sin protestar.

    (Aquí vale la pena recalcar que no existe un registro de audio donde se pueda apreciar qué exactamente dicen ellas/os. Sin embargo, todos coinciden en que se trataba de los DDHH en Chile y que no se pronunciaron frases de mal gusto u ofensivas). 

    Otro guardia, no obstante – el testigo principal de la fiscal en la corte de apelaciones – asegura que hubo una interrupción que llevó a un aplazamiento de  "unos 20 minutos". (Más de esto más adelante).

    Los guardias los conducen a un baño donde permanecen durante cerca de media hora - 45 minutos. Luego son llevados a otra pieza, hasta que llega la policía que fue llamada al lugar ante un “grave hecho delictual”, según el informe policial.  

    Una de las personas detenidas, de 75 años, sufre de diabetes, y pidió poder acceder a su bolso para controlarse el azúcar y comer algo. Esto le fue negado.

    Al llegar la policía, identificaron a las personas y les dijeron que “no necesitaban abogado”. Que “esto no iba a pasar a más”. Pero, una de ellas insistió en contar con un representante legal, y otra se hizo asistir por un abogado para la apelación, pero por cuenta propia (pro bono). El resto no recibió asesoría legal.

    Sin embargo, y contrariamente a lo asegurado por los policías, una fiscal levantó una demanda judicial, y el 19 de noviembre de 2020 el tribunal de primera instancia de Estocolmo dicta el fallo condenatorio de “según el cap. Artículo 4, primer párrafo del Código Penal por perturbar una ordenanza o, en su defecto, perturbar una reunión pública. Afirmando, además, que los condenados lo habían hecho intencionadamente y estaban conscientes de sus consecuencias.

     

    Lo que sostiene el guardia y lo que constatan las actas

    Al leer la extensa carpeta investigativa (99 páginas) y sobre todo al escuchar los alegatos del jueves pasado en el tribunal de apelaciones me doy cuenta de una serie de contradicciones entre lo que aseguran la fiscal y su único testigo y lo que sostienen los siete imputados (uno de ellos no apeló).

    Durante el alegato en la corte de apelaciones, el jueves pasado, se proyectan los registros audiovisuales de las interrogaciones policiales, tanto de uno de los guardias como de todos los imputados.

    Comenzando, me llama la atención que lo que dice el guardia en el video no corresponde con la transcripción en la carpeta investigativa. 

    Pero también, que en la transcripción, el guardia habla de una suspensión (o aplazamiento) de 20 minutos de la interpelación:

    “La sala está en sesiones. La ministra de Relaciones Exteriores, Ann Linde, se disponía a subir al podio a pronunciar un discurso. Ellos perturbaron la ordenanza, entonces, cometieron un crimen. Entonces posponen la sesión en la cámara para que nosotros podamos hacer nuestro trabajo sin molestar allí abajo. L [nombre del testigo] no sabe por cuanto tiempo se tuvo que aplazar la sesión en la cámara. No está claro cuánto tiempo, pero tal vez 20 minutos. Suspendieron la sesión de todas formas debido a la interrupción de la ordenanza y al trabajo de la seguridad. Y entonces, como guardias de seguridad, tienen que asegurarse de que las personas que hicieron eso salgan de allí.”. (Página 25).

    Sin embargo, en la página 10 de la carpeta investigativa, se puede apreciar parte del protocolo de la sesión. El punto 44, de la plantilla de Excel, está en amarillo, y corresponde a las palabras de la primera vicepresidenta de la cámara, Åsa Lindestam, quien recuerda que “la expresión de opiniones desde las gradas está prohibida”.

    Esto lo dijo cuando la interpelación había concluido y antes de la próxima. 

    En la página 9, en la carpeta investigativa, según las actas de la sesión, se indica la hora y la duración exacta del incidente:

    "La Cámara evita generalmente y en lo posible aplazar oficialmente las sesiones de la Cámara en caso de disturbios. En las listas y en las actas se aprecia que el disturbio tuvo lugar entre los debates de dos interpelaciones. Entre las 15:01:31 - 15:02:29…”

    Entonces, cuando la presidenta de la cámara recordó que las expresiones de opinión estaban prohibidas, el debate había concluido:

     

     

    ¿Entonces, fue correcto afirmar que “las ocho personas interrumpieron una interpelación en el parlamento”?

    Con esta pregunta comenzó su defensa uno de los dos abogados, y se refirió al punto 44 de la planilla de Excel, que corrobora que no hubo una interrupción. 

    - ¿Está entonces penado por la ley ponerse de pie y aplaudir, luego de una intervención? Preguntó.

    También puso en duda el que los ocho hubieran planeado la acción. Y que hubieran llevado una bandera con la intención de enarbolarla en la sala.

    - Mi defendida portaba una bandera, puesto que por la tarde asistiría a una manifestación. Ella fue al parlamento para escuchar sobre los DDHH en Chile. Luego se decepcionó de que solo se tocaran los DDHH en Hong-Kong y manifestó su decepción. ¿Es esto un delito? Mi defendida no interrumpió la interpelación, la presidenta dijo que esta había terminado. Independientemente de que la jornada no hubiese concluido, hubo una pausa de un minuto y seis segundos.

    El abogado hizo ver, además, que el registro audiovisual presentado por la fiscal no muestra el hecho: la grabación se corta cuando el debate termina. Y las imágenes - de muy baja resolución - en las cuales y por sus vivos colores se aprecia una bandera, apenas dan cuenta de esos 70 segundos en el parlamento.

    Porque eso duró la supuesta "interrupción": 70 segundos.

    La abogada de otra imputada, por su parte, se refirió el tema de si su defendida había actuado intencionadamente. Según ella, no es posible corroborar esto.

    Además existen varias contradicciones. Por ejemplo: 

    Según un guardia, los imputados se conocían, se habían puesto de acuerdo, se habían sentado juntos y habían conversado entre ellos. Que “por su lenguaje corporal se podía deducir que eran amigos”.

    Según los imputados, los guardias les mostraron donde sentarse. Algunas de ellas (la mayoría eran mujeres) se conocían entre ellas. Las otras no. “Siéntense allí, todos juntos”, les había dicho el guardia”.  

    Según el guardia, todos se pusieron de pie y todos gritaron “algo sobre los DDHH en Chile”.

    Una de las imputadas tenía problemas con su pierna, se levantó a duras penas y no dijo nada.  

    Según el guardia, se había interrumpido la sesión en el parlamento durante unos 20 minutos.

    Según los imputados, y según las actas, fue cosa de segundos.

    Según el guardia, fue una acción planificada.

    Según los imputados, fue una reacción espontánea ante la frustración de que, una vez más, la canciller sueca guardaba silencio frente a las graves violaciones a los DDHH que en ese entonces se estaban cometiendo en Chile.  

    Y en una corte no deben existir prejuicios, sino pruebas. Evidentemente el testigo de la fiscal hizo lo posible para que el hecho pareciera mucho más grave de lo que realmente fue.

    “Fuimos condenados a esta enorme multa, porque nos expresamos durante 77 segundos”, dijo uno de los imputados.

    Agradeció – al igual que el resto - amablemente la oportunidad que les daba la corte de defenderse, aunque fuera sin asesoría legal, porque que el fallo condenatorio era injusto.

    El imputado ejerce la profesión de profesor y, al igual que loas/los otros imputados jóvenes, el hecho de haber sido condenados por un tribunal obviamente pone trabas en el desarrollo de su vida laboral y social.

    Y esto es lo más triste de este caso, pienso yo. ¿El hecho de que estos compatriotas queden con antecedentes penales, y ¿por cuántos años?

    Desconozco las razones de por qué este proceso judicial ha tomado tanto tiempo. En el momento de ocurrir el hecho, en noviembre de 2019, se vivía en Chile el momento más álgido del estallido social, y angustiados veíamos como en Chile mutilaban a jóvenes y niños. Lo único que podíamos hacer era salir a manifestarnos y lo hicimos. Y salíamos de casa con una bandera en la cartera por si en la tarde hubiera una manifestación más de las muchas que se organizaban.

    No sé mucho de leyes, pero pienso que si las leyes no están al servicio de los ciudadanos, algo no está funcionando en la sociedad. No sé si los jueces tomarán en cuenta las declaraciones de los imputados, pero sí sé que si yo hubiera estado ese día en las gradas del parlamento, también me habría levantado y habría protestado.

    Pensé que en Suecia regía la democracia, y, en una democracia, el derecho a expresión está por sobre todos los demás.

    El 10 de marzo a las 11:00 de la mañana, el tribunal – Svea Hovrätt – da a conocer el fallo.

     


    Svea Hovrätt (Corte de Apelaciones de Estocolmo). La ministra sueca de Relaciones Exteriores, Ann Linde, y el diputado Joar Forssell (L) se dan la mano, al terminar la interpelación sobre los DDHH en China. Foto: Marisol Aliaga. Polisen. 

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español