Miércoles, 28 Septiembre 2022 | Login
Para recordar Ådalen de 1931 – de verdad Imagen de la marcha de protesta tomada poco antes de las 15.00 horas del 14 de mayo de 1931. Unos minutos más tarde, los militares habían matado a tiros a cinco personas y otras tantas habían resultado heridas. Foto: TT. (La imagen está recortada).

Para recordar Ådalen de 1931 – de verdad

Hoy se cumplen 90 años desde que los militares mataron a tiros a cinco trabajadores, durante una marcha de protesta en Ådalen, el 14 de mayo de 193. El suceso quedó para siempre marcado en la conciencia colectiva del movimiento obrero sueco.

A continuación, un artículo publicado en el diario Arbetaren (El trabajador).

 

 Fuente: Arbetaren. Toivo Jokkala. 13 de mayo de 2016 Traducción: Magazín Latino

 

Aquí descansa un trabajador sueco

abatido en tiempos de paz.

Desarmado, indefenso.

Fusilado por balas desconocidas.

Su crimen fue el hambre.

No lo olvides nunca.  (Erik Blomberg)

 

Para recordar Ådalen de 1931 – de verdad

Sin duda, los acontecimientos de Ådalen de hace 85 [ahora 90] años pertenecen a una época diferente y, en muchos sentidos, más oscura. Pero con la iconización y petrificación de los eventos de Ådalen, tendemos a olvidar aspectos importantes relacionados con el tiempo en el que estamos viviendo.

El sábado 14 de mayo, se cumplen 85 años [ahora 90] desde que el ejército sueco abrió fuego contra una marcha de protesta en Lunde, en Ådalen, Ångermanland. Cinco trabajadores de entre 19 y 35 años fueron asesinados.

Al igual que otros eventos profundamente simbólicos, aquí el símbolo finalmente se ha vuelto más conocido que el curso de los mismos eventos. "Ådalen", a menudo resumido como lo que sucedió allí en mayo de 1931 en esta sola palabra - significa en la conciencia general del movimiento obrero la culminación y el punto final de la dominación de la clase insurgente, la violencia estatal y la injerencia militar en asuntos civiles. "Ådalen", ese fue el momento en que dispararon a los trabajadores.

El proceso, por muchos vagamente conocido fue, en sus principales características, este:

En la primavera de 1931, trabajadores de Ådalen se declararon en huelga de apoyo con los trabajadores de un aserradero de Hälsingland, a quienes se les había reducido el salario. Los negociantes de mano de obra respondieron contratando rompedores de huelgas. La sección local del Sindicato de Trabajadores del Transporte convocó a una reunión sindical en Kramfors, donde se decidió que todos los trabajadores realizarían una huelga general local hasta que se retirara a los que rompieron la huelga.

Antes de que finalizara la reunión, muchos de los que se habían convocado, entre 3.000 y 6.000 personas, comenzaron a marchar hacia el pueblo de Lunde, donde estaban apostados los rompehuelgas. En Lunde, fueron recibidos por un oficial militar de Sollefteå, que hizo disparos de advertencia al suelo.

Cuando se percutaron los disparos, la multitud se amontonó, ante la presión de los que estaban detrás, a lo que los soldados respondieron disparando directamente contra la multitud. Cinco personas cayeron, y si Tore Alespong - entonces apellidado Andersson - quien era el trompetista en el tren de demostración, no hubiera tocado espontáneamente la señal de cese el fuego, la tragedia probablemente habría sido aún mayor.

“Justo a mi lado, a solo un brazo de distancia, la joven Eira Söderberg cayó al suelo sangrando, mientras las salvas seguían. Entonces me di cuenta intuitivamente de la posibilidad de tocar el alto el fuego ", dijo Tore Alespong en un reportaje en el noticiero de SVT Aktuellt, en 1991. (De más está decir que Alespong fue sometido a juicio por usurpación arbitraria de tropas militares, pero fue absuelto).

Los eventos de Ådalen han sido canonizados por el posterior partido oficialista Socialdemócrata como un monumento a la era oscura de la que el partido sacó al país. Por tanto, puede ser valioso recordar que tanto la LO (Sindicato de Trabajadores) como los socialdemócratas estaban profundamente divididos en sus opiniones sobre lo que sucedió posteriormente. Sobre todo, en muchos lugares había una gran necesidad de distanciarse de las protestas de los trabajadores y definirlas como algo que tenía que ver principalmente con los comunistas y sindicalistas.

"Me atrevo a recalcar que todo el activismo comunista, y toda esta forma de explotar los sentimientos de indignación, significa que, cuando se buscan responsables, hay que poner a los comunistas del lado de los empresarios y los rompehuelgas de los transportistas", dijo, por ejemplo, el futuro socialdemócrata padre de la patria Per Albin Hansson, en la segunda cámara del Riksdag (Parlamento) el día después de los disparos.

Los militares implicados fueron absueltos en la más alta instancia, a excepción de tres días de arresto para uno de ellos (varios trabajadores recibieron penas de prisión), pero la Comisión Ådalen concluyó después que era inapropiado utilizar personal militar en disturbios, y después de esto nunca se han desplegado militares en situaciones semejantes en Suecia. Otra consecuencia de los hechos fue que en el país obtuvimos una policía estatal unificada.

Sin lugar a dudas, los acontecimientos de Ådalen pertenecen a una época diferente y, en muchos sentidos, más oscura. Los trabajadores de la Suecia actual rara vez viven en las condiciones de extrema pobreza en que vivían en el momento de los tiroteos en Ådalen, la sociedad es en muchos sentidos menos autoritaria y la gente común tiene más canales para hacer oír su voz en la sociedad. 

Pero con la iconización y petrificación de los eventos de Ådalen, tendemos a olvidar aspectos importantes relacionados con el tiempo en que nosotros mismos vivimos.

Los trabajadores que se manifestaban tenían una misión: detener la ruptura organizada de huelgas que amenazaba su lucha por la justicia social. Incluso hoy en día, los empleadores buscan enfrentar a los trabajadores entre sí, con la diferencia de que ahora también están tratando de hacer que el concepto de romper la huelga caiga en el olvido, como hemos visto ejemplos movimiento de negociaciones colectivas.

Los militares en Ådalen podían usar la fuerza letal sin ningún castigo, o con muy poco. Lamentablemente, la policía estatal, que hoy desempeña el papel de militares que actúan de forma civil, en la mayoría de los casos también tiene el privilegio de poder matar sin condena, como hemos informado repetidamente en Arbetaren. La sociedad se ha vuelto más abierta e igualitaria de lo que era en 1931, pero los más débiles de la sociedad todavía se encuentran, en situaciones extremas, en desventaja mortal, en comparación con los uniformados.  

Entonces, como ahora, muchas fuerzas "progresistas" establecidas también tenían una calibración básica que implicaba distanciarse inmediatamente de conflictos sociales que se sospechaba podían salpicarlos negativamente. Lo que hizo que la narrativa de Ådalen cambiara de apariencia no fue el palpitante corazón de la dirección del partido socialdemócrata, sino una masiva opinión popular que exigía justicia.

Toivo Jokkala

 


Imagen de la marcha de protesta tomada poco antes de las 15.00 horas del 14 de mayo de 1931. Unos minutos más tarde, los militares habían matado a tiros a cinco personas y otras tantas habían resultado heridas. Foto: TT. (La imagen está recortada).


El diario Svenska Dagbladet describía los acontecimientos en Ådalen con el titular: "Sangrientos disturbios en Ådalen. Los militares se ven en la obligación de abrir fuego. Cinco personas son abatidas." Y como subtítulo: "Los primeros disparos desde la masa. Despiadada propaganda de bloqueo termina en espantoso terror. Miles de personas contra un puñado de soldados".

 

About Author

Related items

  • Löfven anuncia su dimisión a principios de semana

    El primer ministro Stefan Löfven presentará su carta de renuncia a su cargo a principios de la semana entrante. Así lo anunció su secretaria de prensa. Pero aún es incierto cuándo el parlamento podrá votar a un nuevo (o nueva) primer ministro para el país.

     Fuente: SVT. 7-11-2021

     

    Este fin de semana, Stefan Löfven dejó su cargo de líder del Partido Socialdemócrata, sin embargo, sigue siendo formalmente primer ministro hasta que el Riksdag apruebe un nuevo primer ministro para el país.

     

    Un proceso que no puede iniciarse hasta que el actual primer ministro acuda al presidente del Riksdag, [Andreas Norlén] y solicite ser destituido de su cargo.

    Algo que sucederá a principios de semana.

    "Él presentará su solicitud de destitución como primer ministro al presidente del Parlamento a principios de la próxima semana", escribe su secretaria de prensa, Maria Soläng, en un mensaje de texto al noticiero de la televisión pública, SVT Nyheter. 

     

    Prometió una respuesta clara

    Anteriormente, durante esta semana, Löfven había prometido anunciar a más tardar hoy, domingo, cuándo tiene la intención de dimitir. Pero la respuesta sobre el día y la hora, claramente, no llegó.

    En el congreso, la ministra de Finanzas, Magdalena Andersson, fue elegida nueva líder del partido, sucesora de Löfven, y el plan es que asuma el cargo de primera ministra. Pero, para que esto suceda, debe tener la aprobación del Parlamento, y el Partido de Centro y el Partido de Izquierda no deben votar en su contra.

     

    Apoyo no asegurado

    La falta de respuesta de Löfven es una señal de que el apoyo en el Parlamento aún no está asegurado para que Andersson pueda asumir el relevo.

    Las negociaciones están aún en curso, entre los dos partidos gobernantes, la Socialdemocracia (S), y el Partido Verde (MP), y el Partido del Centro, sobre cuestiones de protección de los bosques y de zonas costeras protegidas.

    Ya el verano pasado, cuando el Partido del Centro nuevamente dio su aprobación [vale decir, se abstuvo de votar en contra] a Löfven como primer ministro, este partido exigió que se fortalecieran los derechos de los propietarios de bosques y se garantizara la protección de zonas costeras privadas. Pero, el Partido Verde es el polo opuesto del Centro en esos temas y, sobre todo, las negociaciones para facilitar la construcción en zonas costeras se ha dicho que son difíciles de resolver.

     


    El primer ministro sueco, Stefan Löfven, y su posible sucesora, la ministra de Finanzas Magdalena Andersson. Foto: Pantallazo SVT.
     

  • Stefan Löfven anunció su dimisión: ”Lo mejor para el partido”

    Al finalizar su discurso de verano el domingo en Åkersberga, el primer ministro sueco, Stefan Löfven, anunció su dimisión.

    - No seré yo quien dirija a la Socialdemocracia en la campaña electoral del próximo año, afirmó, ante la asombrada audiencia.

    Y las especulaciones de quien lo sucedería en el cargo comenzaron de inmediato. Magdalena Andersson, ministra de finanzas se perfila como favorita para sucederle en el cargo.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    ”Det är inte lätt men det är rätt”, dijo el premier sueco ante la pregunta del porqué anunciaba su dimisión. En castellano no rima, pero la traducción es: “No es fácil, pero es lo correcto”.

    - No seré yo quien dirija la campaña electoral de la Socialdemocracia el próximo año, declaró Stefan Löfven, en el marco de su discurso de verano en la localidad de Åkersberga, el domingo por la mañana.

    El anuncio sorprendió a todos, solo sus más cercanos sabían lo que se venía.

    De esta manera, Stefan Löfven pone fin a diez años como líder de la Socialdemocracia y a siete como primer ministro.

    Hasta hace solo un mes atrás, había asegurado que seguiría a cargo de ambos cargos, pero ahora comunicó que iba a presentar su carta de renuncia al presidente del parlamento en el marco del Congreso de los socialdemócratas, en noviembre del año en curso.

    - Yo creo que es lo mejor para el partido. Cuando arranque la campaña electoral el próximo año, tendremos un/a presidente/a del partido que podrá serlo durante mucho tiempo más y, por lo tanto, también ser también primer/a ministro/a durante mucho tiempo, dijo.

    De esta forma, explicó Löfven, los electores conocerán con bastante antelación quien será el/la presidente/a del partido, al mismo tiempo que éste tendrá tiempo para sentirse cómodo/a en su rol de líder del partido y tal vez primer ministro (o ministra del país).

    El tema del género saltó de inmediato a la palestra. Porque a la Socialdemocracia se le está poniendo cada vez más difícil sostener que es un partido – y un gobierno – feminista. A lo largo de su larga historia, han tenido una sola presidenta: Mona Sahlin. Y Suecia nunca ha tenido una primera ministra – a diferencia de sus vecinos nórdicos, que son todos gobernados por mujeres.

    De este modo, la persona que está más cercana a suceder en el cargo a Stefan Löfven es su ministra de Finanzas, su “heredera”, o “princesa”, Magdalena Andersson. Méritos no le faltan y ha navegado en las turbulentas aguas de los últimos tiempos, llevando las riendas de la economía sueca con austeridad y precaución. 

    La pregunta es si ella está dispuesta.

    Magdalena Andersson pertenece también al flanco de la derecha, de la Socialdemocracia, por lo tanto su elección sería una continuación de la línea de Löfven, quien, para continuar en el cargo, en 2019, pactó con el partido Liberal y el del Centro, en el llamado "pacto de enero". Con esto cumplió algo que tenía en la mira desde hace tiempo: romper la política de bloques.

    - La política de bloques es idiotizante, ha dicho Löfven.

    No obstante, no es seguro de que esto haya sido lo mejor para el partido. El gobernar con políticas de derechas ha causado un gran descontento dentro de las bases, y el conglomerado socialdemócrata ha tenido cada vez menos apoyo del electorado.

    Stefan Löfven ha logrado mantenerse en el cargo, pero ha sido sometido a votación en la cámara en tres ocasiones. Con esto se ha adjudicado el mote de “malabarista de la política”, y no pasará a la historia como un gran líder.

    También se ha especulado acerca de las razones de su repentina dimisión. Con su salida, Löfven se evitará llevar a puerto la proposición de presupuesto, a finales de año. Algo que se ve sumamente difícil, puesto que una vez más, ni el partido de Izquierda ni el del Centro piensan dar su brazo a torcer y abandonar sus demandas. Y si la cámara no aprueba el presupuesto, el gobierno cae.

    También se evitará responder por el informe final de la Comisión Corona. (El informe de la primera parte resultó en una dura crítica al gobierno, por la gestión de la pandemia).

    Esto se lo deja “de regalo” a su sucesora.

    Y sucesora, porque la posibilidad de que una mujer lo suceda en el cargo se ve como lo más probable, de no ser así, difícilmente podrán seguir afirmando ser el primer gobierno feminista del mundo.

    En caso de que la Socialdemocracia gane las elecciones de septiembre de 2022, Suecia tendría por primera vez en la historia una primera ministra.


    Stefan Löfven anunció su dimisión en su discurso de verano, en la localidad de Åkersberga. Foto:Omni. 

     

  • Ultimátum de Dadgostar a Löfven: “El gobierno tiene 48 horas para decidirse”

    Este jueves a las 10:00 se vence el plazo estipulado por la líder del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar al gobierno de Stefan Löfven, con relación a la propuesta sobre marknadshyror. La exigencia de Dadgostar es que el gobierno deponga la propuesta sobre alquileres regulados por el mercado o, en su defecto, que inicie negociaciones con la Asociación de Inquilinos. De no ser así, el partido de Izquierda amenaza con iniciar una moción de censura, en otras palabras: tratar de derrocar al gobierno.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Tantas veces va el cantarillo a la fuente [...] (El Quijote II 30).

    Al parecer la paciencia del partido de Izquierda se ha colmado. La administración del socialdemócrata (S) Stefan Löfven ha llevado a cabo políticas no pocas veces más de derecha que la misma derecha. El ejemplo más emblemático fue la abolición del värnskatt, últimamente la demolición del LAS, y ahora, que el mercado regule los alquileres en las construcciones nuevas – que más tarde devendrá en que las regule también en todos los alquileres – como advierte el partido de Izquierda. Incluso lo admitió el partido del Centro (Center) que fue el que exigiera esta modalidad, a cambio de permitir que Stefan Löfven asumiera como primer ministro en su segundo mandato, en 2019.

    Ahora llegó el momento de saldar esas cuentas pendientes y de ahí que el gobierno presentara la propuesta sobre los alquileres regulados por el mercado. O, mejor dicho, un “utredning” (investigación) que más tarde resultaría en una nueva regulación que entrará en vigor dentro de un año.

    Esta fue una de las exigencias de la líder del partido del Centro, Annie Lööf, que es quien más ha abogado porque sea el libre mercado quien regule los alquileres.

    Stefan Löfven se defiende diciendo que solamente aplicará para las nuevas construcciones. Pero ¿podemos confiar en el mercado?

    Durante la rueda de prensa del martes por la mañana, Nooshi Dadgostar enfatizó que el proyecto de ley sobre cambios en la legislación de alquileres genera una mayor inseguridad para los inquilinos y que, en cambio, beneficia a los propietarios.

    La académica Irene Molina es de la misma opinión. Ver entrevista.

    En el debate en el Parlamento sobre el tema, cuando se presentó la propuesta de ley, Dadgostar exclamó:

    - Pero Dios mío, el primer ministro no quiere hablar conmigo, ¡no quiere negociar conmigo! ¿Cómo puede el partido Socialdemócrata aceptar estas propuestas extremas del partido del Centro? Ni siquiera Fredrik Reinfeldt (ex primer ministro, conservador (M)) aceptó estas proposiciones.

    Agregó que su partido había obtenido el mote de ser el “felpudo del gobierno”, pero que ya “no lo iban a ser más”.

    Lo que pasó después del debate fue bastante curioso. Nooshi Dadgostar comentó a la prensa que Stefan Löfven tenía agendada una reunión con ella al día siguiente, en la que discutirían el tema. No obstante, el staff de Löfven desmintió que existiera este punto en la agenda del PM.

    Al parecer el encuentro sí estaba agendado.

    Pero en vista de que el encuentro nunca se llevó a cabo, Dadgostar llamó a una rueda de prensa el martes por la mañana, en la cual comunicó que el gobierno tenía 48 horas para actuar:

    - Le damos al gobierno dos alternativas: la primera es abstenerse de cambiar la legislación. La segunda opción es que el gobierno comience inmediatamente nuevas negociaciones con la Asociación de Inquilinos. Esas negociaciones deben estar listas para la apertura del Riksdag y deben ser aceptadas por la Asociación de Inquilinos.

    Si el partido de Izquierda no recibe respuesta, levantará una moción de censura, para destituir al gobierno.

    - Si no aceptan ninguna de las alternativas, no tenemos confianza en este gobierno. Entonces el Partido de Izquierda no forma parte de la base del gobierno y, si se levanta una moción de censura, Löfven será derrocado, dijo Dadgostar.

    No es la primera vez que su partido amenaza con esto, Jonas Sjöstedt, su antecesor, lo hizo unas cuantas veces, antes de dimitir.

    Es por esto que no pocos desconfían de que Dadgostar vaya a llevar a cabo sus amenazas. La líder de los democratacristianos, Ebba Busch, reaccionó con sorna ante las declaraciones de ella:

    - Si quiere un apoyo, solo le basta llamar a Jimmie Åkesson, dijo.

    Y el líder de los conservadores, Ulf Kristersson, dijo que “no pensaba ayudar al partido de Izquierda”.  

    Ambos, los democratacristianos y los conservadores (moderaterna) apoyan el sistema de marknadshyror.

    La derecha apoya siempre al capital.

    Y, faltando un año para las próximas elecciones, ninguno de los dos tiene ganas de derrocar al primer ministro, por el miedo a que sus votantes los acusen de provocar caos y desestabilizar el panorama político nacional.

    De modo que al partido de Izquierda le quedaría solamente una salida, para levantar una moción de censura: pedir el apoyo de los Demócratas de Suecia, SD. Pero, como ellos son sus enemigos encarnizados, no van a tomar contacto con Jimmie Åkesson.

    Aunque durante la tarde del miércoles se supo que, si Demócratas de Suecia toman la iniciativa de derrocar a Stefan Löfven, el partido de Izquierda los apoyaría.

    Y de repente, la pelota está en el tejado de Åkesson.

    Queda por ver qué comunica Nooshi Dadgostar este jueves, pasadas las diez de la mañana.

      

    Más datos:

    Al menos 35 miembros deben firmar una declaración de censura contra el gobierno, para poder ir a votación.

    Para que un ministro o gobierno sea depuesto, al menos 175 de los 349 miembros del Riksdag deben votar a favor.

     


    La presidenta del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en la rueda de prensa del martes por la mañana. Foto: Pantallazo SVT.

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español