Sábado, 15 Mayo 2021 | Login
La  Socialdemocracia apuesta por un aumento de las pensiones El primer ministro, Stefan Löfven, junto a la Ministra de Finanzas, Magdalena Andersson. Foto: TV4.

La Socialdemocracia apuesta por un aumento de las pensiones

Este jueves es el turno de la Socialdemocracia, en la semana política en Almedalen.

A diferencia de sus colegas, el primer ministro sueco, Stefan Löfven, decidió dar su conferencia de prensa en Roma, al sudeste de Visby, en una residencia para ancianos.

Una clara señal de la Socialdemocracia sobre la apuesta del partido por mejorar las pensiones de 1,7 millones de jubilados, y por quienes se jubilarán en varias décadas más.

 

 Por: Magazín Latino

 

A las 19.00 horas de la soleada tarde, y luego de la actuación del artista Lars WinnerbäckStefan Löfven subió al escenario que hace 50 años atrás ocupara su correligionario, Olof Palme, instaurando con ello la tradicional semana política de Almedalen.

 

4.100 personas – el récord de 2018 - se habían congregado para escucharlo.

 

La apuesta de la Socialdemocracia,para las próximas elecciones de septiembre es aumentar las pensiones de casi dos millones de jubilados. Se trata de instaurar pensiones dignas y de eliminar el “castigo tributario impuesto por la Alianza” para los pensionistas.

 

Sin embargo, Löfven comenzó su discurso citando no a un primer ministro socialdemócrata, sino a uno Liberal (¿un pase al partido de Jan Björklund?). Recordó que, cuando corría el año 1918 y Europa estaba en la ruina, en Suecia había hambruna, inflación y miles morían a causa de la “gripe española”. El primer ministro de entonces, Nils Edén, debió enfrentar una difícil decisión. El pueblo clamaba por el derecho general al sufragio, pero Edén temía que la proposición fallara y que los grupos extremistas reaccionaran con violencia.

 

- Se cuenta que se dirigió a uno de sus ministros de la Socialdemocracia, Wärner Rydén, y le dijo: “Si todo se derrumba, el país se verá envuelto en aventuras aún peores”. A lo que Rydén respondió: “No se derrumbará, si permanecemos unidos”, dijo Stefan Löfven.

 

E hizo un llamado de unidad, repitiéndolo varias veces en su discurso.

 

El día anterior, la líder del Partido del Centro, Annie Lööf, había sido interrumpida en su alocución por una decena de nazis, quienes se habían apostado en medio del público. Cuando comenzaron a pifiarla y a llamarla “¡traidora!”, ella dijo: “escuchemos qué quieren”. Y todos se quedaron callados.

 

Stefan Löfven también se refirió a la presencia y al acoso de los nazis del grupo neofascista NMR, explicando que su gobierno “haría lo necesario para que la sociedad democrática se pudiera defender. Independientemente si la ley actual debe interpretarse de otra forma o de si se deben realizar ajustes”.

 

Explicó que la odiosidad y las amenazas, ya sea que vengan desde la extrema derecha, de la extrema izquierda o de fundamentalistas islámicos, deben ser detenidas por igual. 

- Nuestro país nunca va a dejar que fuerzas antidemocráticas se aprovechen de la democracia para destruirla, enfatizó.

 

 

La Socialdemocracia quiere que las elecciones de septiembre sean “un referéndum sobre la sociedad de bienestar”.

 

El premier sueco explicó que el gobierno había cumplido su promesa de las elecciones anteriores de disminuir el desempleo juvenil. Que en la actualidad este es el más bajo en 16 años. Y que el nivel de empleo en Suecia es el más alto de Europa.

 

Pero reconoció que hay problemas. Por ejemplo, en el área de la sanidad. El gobierno ha invertido,13 mil millones de coronas en sanidad, y se han creado 13.000 nuevos empleos en este rubro. Pero no es suficiente, por lo que, en los próximos años, Löfven quiere 14.000 empleados más en el cuidado de la salud y además invertir en capacitación y educación.

 

Sin embargo, la promesa más contundente se dirigió a los pensionados. Pero no a los pensionados de hoy, sino a los de mañana.

 

- ¡Nuestra sociedad nunca aceptará a los pensionistas pobres como un hecho! Por lo tanto, hemos aumentado el apoyo financiero y, paso a paso, abolimos la inmoral diferencia en impuestos entre sueldos y jubilación. A la par del buen desarrollo económico, los jubilados han recibido más de 13,000 coronas más al año.

 

Pero, a pesar de que los pensionados perciben más en la billetera, gracias a las reformas del gobierno, Löfven quiere llegar más lejos.

 

- Podemos remendar y reparar sin límites, pero si queremos que las pensiones se fortalezcan a largo plazo y en forma contundente, debemos ser capaces de tomar las decisiones más grandes y más difíciles. Si no se hace nada ahora, muchos futuros jubilados recibirán solamente la mitad de su actual sueldo, al pasar a retiro.

 

La meta de la Socialdemocracia es que los pensionistas perciban al menos el 70 por ciento del sueldo que percibían antes de la jubilación. No obstante, la medida depende de que exista un consenso en el comité de pensiones del Parlamento.

 

Y no es seguro que los otros partidos estén de acuerdo con que los empleadores paguen más en cotización patronal, esto no es del agrado de los partidos de derecha.

 

A pesar de que, según Löfven, si los pensionistas tienen mejor economía pueden consumir más, lo que vitalizaría la economía en general.

 

 

Durante la rueda de prensa de la mañana, la Ministra de Finanzas había declarado la necesidad mejorar las jubilaciones y la necesidad de estabilizar el sistema de pensiones.

 

- Los trabajadores deben recibir pensiones dignas al momento de su jubilación. Muchas mujeres mayores que viven solas tienen una economía muy precaria, dijo Magdalena Andersson.

 

El sistema de pensiones vigente en la actualidad rige desde el año 1994. En ese entonces, se pensó que las pensiones resultarían en un 70 por ciento del sueldo, sin embargo, no ha sido así.

 

Este nuevo ajuste favorecería a los trabajadores de hoy de 25 – 30 años.

 

Actualmente los pensionados pagan más impuestos que quienes aún trabajan, y esto es algo que la Socialdemocracia quiere eliminar por completo.

 

- Es una importante cuestión para el partido. Se trata de solidaridad, dijo el primer ministro.

 

 

“Todos tenemos un breve momento en la Tierra. Depende de cada uno qué hacer de él”, había dicho Stefan Löfven, al comienzo de su discurso.

 

- En tiempos de polarización y de extremismos, defendí la unidad y la democracia. Yo dediqué mi momento en la Tierra a dejar una sociedad más fuerte para ustedes, a quien amo. Lo hicimos juntos, nos mantuvimos unidos, finalizó.

 

 
El año pasado, Stefan Löfven no participó en Almedalen. Este año realizó una visita de un día, abandonando rápidamente la isla para continuar con su gira a lo largo de todo el país. Foto: Almedalsveckan. 

 

 

About Author

Related items

  • Para recordar Ådalen de 1931 – de verdad

    Hoy se cumplen 90 años desde que los militares mataron a tiros a cinco trabajadores, durante una marcha de protesta en Ådalen, el 14 de mayo de 193. El suceso quedó para siempre marcado en la conciencia colectiva del movimiento obrero sueco.

    A continuación, un artículo publicado en el diario Arbetaren (El trabajador).

     

     Fuente: Arbetaren. Toivo Jokkala. 13 de mayo de 2016 Traducción: Magazín Latino

     

    Aquí descansa un trabajador sueco

    abatido en tiempos de paz.

    Desarmado, indefenso.

    Fusilado por balas desconocidas.

    Su crimen fue el hambre.

    No lo olvides nunca.  (Erik Blomberg)

     

    Para recordar Ådalen de 1931 – de verdad

    Sin duda, los acontecimientos de Ådalen de hace 85 [ahora 90] años pertenecen a una época diferente y, en muchos sentidos, más oscura. Pero con la iconización y petrificación de los eventos de Ådalen, tendemos a olvidar aspectos importantes relacionados con el tiempo en el que estamos viviendo.

    El sábado 14 de mayo, se cumplen 85 años [ahora 90] desde que el ejército sueco abrió fuego contra una marcha de protesta en Lunde, en Ådalen, Ångermanland. Cinco trabajadores de entre 19 y 35 años fueron asesinados.

    Al igual que otros eventos profundamente simbólicos, aquí el símbolo finalmente se ha vuelto más conocido que el curso de los mismos eventos. "Ådalen", a menudo resumido como lo que sucedió allí en mayo de 1931 en esta sola palabra - significa en la conciencia general del movimiento obrero la culminación y el punto final de la dominación de la clase insurgente, la violencia estatal y la injerencia militar en asuntos civiles. "Ådalen", ese fue el momento en que dispararon a los trabajadores.

    El proceso, por muchos vagamente conocido fue, en sus principales características, este:

    En la primavera de 1931, trabajadores de Ådalen se declararon en huelga de apoyo con los trabajadores de un aserradero de Hälsingland, a quienes se les había reducido el salario. Los negociantes de mano de obra respondieron contratando rompedores de huelgas. La sección local del Sindicato de Trabajadores del Transporte convocó a una reunión sindical en Kramfors, donde se decidió que todos los trabajadores realizarían una huelga general local hasta que se retirara a los que rompieron la huelga.

    Antes de que finalizara la reunión, muchos de los que se habían convocado, entre 3.000 y 6.000 personas, comenzaron a marchar hacia el pueblo de Lunde, donde estaban apostados los rompehuelgas. En Lunde, fueron recibidos por un oficial militar de Sollefteå, que hizo disparos de advertencia al suelo.

    Cuando se percutaron los disparos, la multitud se amontonó, ante la presión de los que estaban detrás, a lo que los soldados respondieron disparando directamente contra la multitud. Cinco personas cayeron, y si Tore Alespong - entonces apellidado Andersson - quien era el trompetista en el tren de demostración, no hubiera tocado espontáneamente la señal de cese el fuego, la tragedia probablemente habría sido aún mayor.

    “Justo a mi lado, a solo un brazo de distancia, la joven Eira Söderberg cayó al suelo sangrando, mientras las salvas seguían. Entonces me di cuenta intuitivamente de la posibilidad de tocar el alto el fuego ", dijo Tore Alespong en un reportaje en el noticiero de SVT Aktuellt, en 1991. (De más está decir que Alespong fue sometido a juicio por usurpación arbitraria de tropas militares, pero fue absuelto).

    Los eventos de Ådalen han sido canonizados por el posterior partido oficialista Socialdemócrata como un monumento a la era oscura de la que el partido sacó al país. Por tanto, puede ser valioso recordar que tanto la LO (Sindicato de Trabajadores) como los socialdemócratas estaban profundamente divididos en sus opiniones sobre lo que sucedió posteriormente. Sobre todo, en muchos lugares había una gran necesidad de distanciarse de las protestas de los trabajadores y definirlas como algo que tenía que ver principalmente con los comunistas y sindicalistas.

    "Me atrevo a recalcar que todo el activismo comunista, y toda esta forma de explotar los sentimientos de indignación, significa que, cuando se buscan responsables, hay que poner a los comunistas del lado de los empresarios y los rompehuelgas de los transportistas", dijo, por ejemplo, el futuro socialdemócrata padre de la patria Per Albin Hansson, en la segunda cámara del Riksdag (Parlamento) el día después de los disparos.

    Los militares implicados fueron absueltos en la más alta instancia, a excepción de tres días de arresto para uno de ellos (varios trabajadores recibieron penas de prisión), pero la Comisión Ådalen concluyó después que era inapropiado utilizar personal militar en disturbios, y después de esto nunca se han desplegado militares en situaciones semejantes en Suecia. Otra consecuencia de los hechos fue que en el país obtuvimos una policía estatal unificada.

    Sin lugar a dudas, los acontecimientos de Ådalen pertenecen a una época diferente y, en muchos sentidos, más oscura. Los trabajadores de la Suecia actual rara vez viven en las condiciones de extrema pobreza en que vivían en el momento de los tiroteos en Ådalen, la sociedad es en muchos sentidos menos autoritaria y la gente común tiene más canales para hacer oír su voz en la sociedad. 

    Pero con la iconización y petrificación de los eventos de Ådalen, tendemos a olvidar aspectos importantes relacionados con el tiempo en que nosotros mismos vivimos.

    Los trabajadores que se manifestaban tenían una misión: detener la ruptura organizada de huelgas que amenazaba su lucha por la justicia social. Incluso hoy en día, los empleadores buscan enfrentar a los trabajadores entre sí, con la diferencia de que ahora también están tratando de hacer que el concepto de romper la huelga caiga en el olvido, como hemos visto ejemplos movimiento de negociaciones colectivas.

    Los militares en Ådalen podían usar la fuerza letal sin ningún castigo, o con muy poco. Lamentablemente, la policía estatal, que hoy desempeña el papel de militares que actúan de forma civil, en la mayoría de los casos también tiene el privilegio de poder matar sin condena, como hemos informado repetidamente en Arbetaren. La sociedad se ha vuelto más abierta e igualitaria de lo que era en 1931, pero los más débiles de la sociedad todavía se encuentran, en situaciones extremas, en desventaja mortal, en comparación con los uniformados.  

    Entonces, como ahora, muchas fuerzas "progresistas" establecidas también tenían una calibración básica que implicaba distanciarse inmediatamente de conflictos sociales que se sospechaba podían salpicarlos negativamente. Lo que hizo que la narrativa de Ådalen cambiara de apariencia no fue el palpitante corazón de la dirección del partido socialdemócrata, sino una masiva opinión popular que exigía justicia.

    Toivo Jokkala

     


    Imagen de la marcha de protesta tomada poco antes de las 15.00 horas del 14 de mayo de 1931. Unos minutos más tarde, los militares habían matado a tiros a cinco personas y otras tantas habían resultado heridas. Foto: TT. (La imagen está recortada).


    El diario Svenska Dagbladet describía los acontecimientos en Ådalen con el titular: "Sangrientos disturbios en Ådalen. Los militares se ven en la obligación de abrir fuego. Cinco personas son abatidas." Y como subtítulo: "Los primeros disparos desde la masa. Despiadada propaganda de bloqueo termina en espantoso terror. Miles de personas contra un puñado de soldados".

     

  • Sofia Nerbrand: El pueblo sueco no debería aceptar tantas personas enfermas

    “Ahora, más de 12.000 suecos (*) han sido víctimas de la covid-19. Podría haberse evitado. El gobierno debe proteger mejor a la población. El primer ministro Stefan Löfven (S) tiene la responsabilidad final del manejo de la pandemia por parte de Suecia”, escribe en una editorial Sofia Nerbrand, en Kristianstadsbladet.

     

    Fuente: Kristianstadsbladet. 4 febrero 2021. Traducción: Magazín Latino

     

    Ha habido troleo en el manejo sueco de la pandemia. En una etapa inicial, el gobierno y la Agencia Sueca de Salud Pública eligieron un camino diferente al de prácticamente todos los demás países. Nuestros vecinos nórdicos se propusieron minimizar la propagación de la infección implementando rápidamente medidas enérgicas. Los infectados, sus familias y aquellos con quienes habían estado en contacto fueron puestos en cuarentena.

     

    La ambición formulada era proteger a la población todo lo mejor posible de la epidemia. El país que ha tenido quizás más éxito es Nueva Zelanda, donde la primera ministra socialdemócrata, Jacinda Ardern, se negó a aceptar que resultaran a muchos muertos y enfermos.

     

    Su colega sueco, Stefan Löfven, adoptó un enfoque opuesto. Se sentó en el asiento trasero, detrás de los funcionarios, y dejó que el Director General Johan Carlson y al epidemiólogo estatal Anders Tegnell controlaran y comunicaran todo. Y formularon una estrategia mezquina. El objetivo era "aplanar la curva" para proteger la atención médica y los grupos de riesgo, no para salvar al mayor número posible de ciudadanos de una muerte prematura y un sufrimiento innecesario. En la práctica, Suecia permitiría que el virus atacara a la población a un ritmo tal que la atención médica fuera capaz de resistir.

     

    La elección [sobre la estrategia a seguir] era, por supuesto, una cuestión moral y, por lo tanto, política. El gobierno tiene la responsabilidad última, incluso si no lo ha asumido. También es extraño que la oposición no tuviera objeciones importantes. ¿Por qué, a dónde fue el humanismo? ¿Por qué Suecia se apartó del principio de precaución que normalmente aplicamos? ¿Qué dicen las prioridades sobre la forma en que se considera a las personas mayores?

     

    Porque hace un año se sabía que estábamos lidiando con una enfermedad que se propaga por el aire, que mata principalmente a personas mayores y frágiles. Y los informes de que incluso los jóvenes sanos tenían síntomas a largo plazo surgieron la primavera pasada. Sin embargo, las autoridades suecas han tardado en introducir testeos a gran escala, restricciones y recomendaciones sobre el uso de mascarillas, algo que la OMS, entre otros, lleva pidiendo desde hace mucho tiempo. Por lo tanto, obviamente la propagación de la infección de la infección fue muy alta aquí durante mucho tiempo, lo que da como resultado que muchos mueren.

     

    Ahora, al menos 12.028 (*) personas han muerto a causa del covid-19 en Suecia. Eso es 20 veces más que en Noruega.

     

    Se ha confirmado que cerca de 600.000 personas están infectadas aquí, muchas de las cuales presentan secuelas durante muchos meses. Por supuesto, la curva de infección ha disminuido recientemente, pero Skåne ha tenido uno de los niveles más altos de infección en Europa durante el invierno. El número de nuevos casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas se sitúa ahora en 618, lo que es una cifra alta.

     

    Las nuevas cepas mucho más contagiosas del virus pronto pueden producir una desagradable tercera ola. El hecho de que hasta el 11 por ciento de las personas que dieron positivo en Skåne la semana pasada sean portadores de las nuevas variantes es profundamente grave.

     

    El aumento exponencial les permite dominar dentro de pocas semanas, con consecuencias catastróficas. Portugal lo ha experimentado. Los funerales allá son cosa frecuente.

     

    Es hora de tirar del freno de mano para proteger la vida y la salud de los suecos hasta que la mayoría de las personas hayan sido vacunadas. Es necesario que el gobierno utilice ahora las herramientas proporcionadas por la Ley Pandémica. El nivel de ambición y el plan a seguir determinarán el resultado. El pueblo sueco no puede seguir aceptando pérdidas de muerte de la magnitud de un naufragio de Estonia – cada semana.

     

    (*) La cifra de muertos por el coronavirus asciende ahora (01-03-2021) a 12.826 personas.

    Fuente: https://www.worldometers.info/coronavirus/

     


    El Ministro del Interior, Mikael Damberg; el Primer Ministro, Stefan Löfven; la Ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren; la Directora General de Salud y Seguridad Social, Olivia Wigzell; el Director General de la Agencia Sueca de Salud, Johan Carlsson. Foto: Marisol Aliaga (imagen de archivo. Mars 2020).

     

  • Löfven sostiene que la estrategia es la correcta en tanto que la oposición exige que “actúe o renuncie”

    El asalto al Capitolio, en EE. UU. y la estrategia sueca frente a la pandemia fueron puntos recurrentes en el primer debate político del año, este miércoles, en el parlamento.

    El primer ministro recibió críticas por el manejo de la pandemia del coronavirus, tanto desde la izquierda como de la derecha. "Si el gobierno no tiene el valor de actuar, que dimita", dijo la líder socialdemócrata, Ebba Bush.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Más encendido que de costumbre fue el primer debate en el parlamento sueco, Riksdagen, este miércoles, que dio inicio al 2021. Un año marcado por la crisis sanitaria del coronavirus, cuando Suecia enfrenta las peores cifras dentro de los países nórdicos y está entre los países más castigados por la pandemia.

     

    Y la paz y el consenso que reinó el año pasado, a comienzos de la pandemia, comienza a diluirse. En sus discursos, los líderes de los partidos conservativo (M), Democratacristiano (KD), y Demócratas de Suecia (SD), criticaron a Stefan Löfven por la responsabilidad que le cabe al gobierno sobre la gestión frente al coronavirus y la propagación de la infección.

     

    El premier sueco, por su parte, se refirió en su discurso a los sucesos en EE. UU. y a los peligros del populismo.  Peligro de la polarización de la sociedad, el populismo y el extremismo.

    - Europa y Suecia deben aprender de esto. Aquí también están los que quieren cerrar nuestras sociedades abiertas. Suecia no es, por supuesto, Estados Unidos, pero ninguna democracia es sólida para siempre, dijo, con un guiño a los Demócratas de Suecia, su líder, Jimmie Åkesson, ha sido un admirador de Trump, y su partido lo nominó para el Nobel de la Paz.

     

    Su propuesta para responder a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus es mantener un consenso con el resto de los partidos de no hacer recortes en los impuestos municipales, que los municipios utilicen el dinero asignado para el cuidado a los ancianos en forma responsable y que disminuyan las privatizaciones de las residencias de ancianos durante la crisis.

     

    Kristersson : “El gobierno debe dar un paso adelante o hacerse a un lado”

     

    El líder del partido conservador (Moderados, M), Ulf Kristersson, por su parte, quiere cambios en el manejo de la pandemia, debido a la alta cifra de fallecidos.

    - Ahora la estrategia sueca debe cambiar. La propagación de la infección no se detiene con un tono serio en conferencias de prensa. Y no mejora cuando quienes predican no dan el ejemplo. Es inconcebible que nadie en el gobierno supiera que el jefe de la Agencia Sueca de contingencia abandonó el país en medio de la crisis. En otro país habría tenido consecuencias para más personas que el jefe viajero.

     

    Kristersson se refirió además al hecho de que Suecia, siendo uno de los países más digitalizados del mundo es uno de los cuatro únicos países de la UE que no utilizan aplicaciones digitales para el seguimiento de infecciones.

    - Se podrían utilizar certificados de vacunas para comenzar a abrir la sociedad. ¡Hay que pensar de forma más amplia! Con cada semana que pasa, el precio humano y económico aumenta aún más. El gobierno debe dar un paso adelante o hacerse a un lado.

     

    Para Isabella Lövin, vocera del Partido Verde, fue este su último debate en el Parlamento, puesto que se retira de la política. En su discurso final se refirió a la importancia de atender los temas del medio ambiente, con el fin de evitar la próxima catástrofe global. También hizo hincapié en la importancia de defender la democracia que ha sido cuestionada y en lo valioso del voto de cada ciudadano.

    - Nosotros en esta Cámara somos quienes debemos demostrar que la democracia es la única forma de construir una sociedad sostenible y resistente que se mantenga unida. Estoy profundamente agradecida de todos aquellos que han estado al frente de esta pandemia y han salvado vidas. Ellos/as han asegurado que nuestra sociedad siga funcionando, dijo.

     

    Quiso recordar una frase que hace años vio en un museo, en Sarajevo, sobre la guerra en Bosnia: “Lo único que se requiere para que el mal prevalezca es que la gente buena no haga nada”.

     

     

    Dadgostar: El personal de las residencias de ancianos quedó desamparado

     

    La nueva líder del Partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en cambio, hacía su debut en los debates en la Cámara. Al igual que sus colegas, se refirió a la pandemia, a las pésimas cifras que deja la pandemia en Suecia y a los esfuerzo de los cuidadores de ancianos y el personal de la salud.

    - El personal sanitario ha realizado enormes esfuerzos para prevenir la propagación de la infección. El personal médico ha trabajado 60 horas a la semana sin poder tomar vacaciones. Ha quedado claro que Suecia es el país con el menor número de camas disponibles dentro de la Unión Europea. Un sistema de salud ya falto de personal y debilitado ha tenido que soportar el dolor y la frustración de la gente este año.

     

    Al igual que los partidos de la derecha, criticó también la gestión del gobierno frente al coronavirus:

    - Antes de Navidad, la Comisión Corona, designada por el mismo gobierno, dio a conocer sus conclusiones. Dirigió críticas devastadoras al gobierno. Lo que se describe es un escándalo sanitario. Tres de cada cuatro personas fallecidas ha tenido relación con el cuidado a personas mayores. La comisión observa que la atención a los ancianos no estaba equipada para una pandemia, y que a los empleados se los dejó solos, para hacer frente a la situación de crisis.

     

    La joven líder – que asumió la presidencia del Partido de Izquierda luego de que Jonas Sjöstedt presentara su renuncia - dijo que “alguien era responsable de esto y espera que se hagan cargo”.

    - Muchos han perdido seres queridos durante este año pandémico. Merecen respuestas. Stefan Löfven necesita aclarar quién es el responsable del desastre en lo que se refiere al cuidado de los ancianos. Debemos asegurarnos de que esto nunca más vuelva a pasar.

     

    La líder de la Democracia Cristiana, Ebba Bush, por su parte, había sido la primera en criticar al gobierno, en un debate en la televisión, antes del verano pasado, y luego de las malas cifras frente a la pandemia. En el debate en el parlamento continuó su crítica diciendo que en la actualidad “más personas mueren en Suecia por semana que en Noruega durante toda la pandemia. Al mismo tiempo, que la atención médica está al límite”.

    - ¿Por qué Suecia se ha visto tan afectada? La Comisión Corona ha respondido: No es posible proteger a los grupos de riesgo y al mismo tiempo tener una alta propagación de la infección en la sociedad. Muchos se opusieron enérgicamente cuando afirmé que el gobierno, durante la primavera, deliberadamente permitió una gran propagación de la infección en la sociedad. Esa crítica probablemente ahora se les ha quedado atascada en la garganta.

     

    Ebba Bush reprochó al gobierno el no querer cambiar la estrategia al ver lo resultados.  “¿Por qué se quedaron quietos, en lugar de adaptarse y cambiar? Al final, todo se reduce a falta de liderazgo. Querían agacharse. Querían delegar”. Y agregó:

    - ¿Qué hay en el agua en Sveavägen 68 [la sede del partido] que hace que los líderes socialdemócratas prefieran aceptar errores pero sin admitirlos, incluso cuando los errores son completamente obvios para todo el mundo? ¿Que prefieran esquivar a cambiar, incluso cuando cuesta vidas?, se preguntó.

     

    Una de sus declaraciones al vespertino Aftonbladet provocó una discusión, al día siguiente. “Sólo esta semana, tenemos más muertes de las que Noruega ha tenido a lo largo de la pandemia. Atrévete a sacar conclusiones, atrévete a admitir los errores”, dijo, dirigiéndose al gobierno. Según ella, las altas cifras de mortalidad deberían llevar a una autocrítica de parte de Stefan Löfven. “Si no tiene el valor entonces debería renunciar y dejar que otra persona asuma la responsabilidad de sacar a Suecia de la crisis”, subrayó.

    Sus afirmaciones sobre que la oposición sabía con certeza cuál era la estrategia por la que apostaba el gobierno causaron un cierto revuelo en las redes sociales y medios nacionales. 

    - La primavera pasada, dije que intencionalmente se ha permitido un mayor grado de contagio. Ahora además tenemos autoridades internacionales que me han dado la razón en esa crítica. Hemos estado en reuniones con el primer ministro, con los jefes de las entidades, quienes presentaron argumentos sobre las ventajas de que Suecia tuviera un mayor grado de contagio, obtendríamos inmunidad más rápido que otros países. Y esto ha resultado ser un grave error. Deberían atreverse a admitirlo.

    No tardó en llegar la respuesta del ex líder de la Izquierda, Jonas Sjöstedt, quien dijo que “esa no era su percepción” de lo que se dijo en las reuniones. El vocero del partido del Centro se unió a su crítica, en tanto que el conservador Ulf Kristersson y el partido Demócratas Suecos, Jimmie Åkesson le dieron la razón.

    El caso es que se podría dirimir rápidamente, si las actas o anotaciones de las reuniones se hicieran públicas.

    La pregunta es si algún político lo va a exigir.

     


    Stefan Löfven, primer ministro y líder de la Socialdemocracia. Jimmie Åkesson presidente de Demócratas de Suecia, en el primer debate parlamentario del 2021. Foto: Nsk.se. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español