Lunes, 06 Diciembre 2021 | Login
Kinberg Batra y Bush Thor en desacuerdo sobre los SD Ebba Bush Thor, en entrevista con Dagens Nyheter. Foto: Captura de pantalla del sitio web de DN.

Kinberg Batra y Bush Thor en desacuerdo sobre los SD

ESTOCOLMO: Diferencias de opiniones ha surgido dentro de la Alianza respecto a la posible colaboración con el partido Demócratas de Suecia, ante un eventual cambio de gobierno, el 2018.

Frente a la pregunta de si el partido de Jimmie Åkesson es racista o no lo es, las respuestas de las líderes de los partidos Moderado y Democratacristiano, Anna Kinberg Batra y Ebba Bush Thor, han diferido.

"Es racista", dijo Kinberg Batra. "No es racista", dijo Bush Thor. Más tarde, y presionada por las críticas, se retractó.

Ambas líderes están empeñadas en recuperar la fuga de sus simpatizantes a los Demócratas de Suecia. Y el partido de Åkesson sigue siendo una papa caliente en el parlamento escandinavo.


 

Por: Marisol Aliaga

 

A dos años de las próximas elecciones, a mediados del 2018, los ocho partidos parlamentarios se preocupan, desde ya, por las encuestas de opinión.

Ebba Bush Thor, presidenta de los democratacristianos, se preocupa más que el resto, y con razón. En encuestas de intención de voto, su partido ha llegado a obtener cifras tan bajas que, de verse corroboradas el día de las elecciones, significarían que la agrupación tendría que abandonar el Parlamento. El límite para poder tener representación parlamentaria es de un 4 % en las elecciones.

En una encuesta de la Oficina de Estadísticas, Statistiska centralbyrån, correspondiente al mes de mayo, los democratacristianos obtuvieron solamente un 2,8 por ciento. Se calcula que un 0,4 por ciento habrían cambiado sus preferencias y darían su voto a los Demócratas de Suecia.

Este partido, de extrema derecha y xenófobo, ha arriado votantes de casi todo el resto de los partidos, sin embargo la reacción de los otros líderes políticos es unísona, ninguno de ellos ha afirmado que colaboraría con SD (Demócratas de Suecia, por su sigla en sueco).

 

- Este es un partido racista con raíces en el nazismo, declaró hace meses atrás el primer ministro, Stefan Löfven.

Mientras que Annie Lööf, la presidenta del Partido de Centro, declaró al matutino Dagens Nyheter:

- SD es un partido con orígenes racistas y tiene una visión del ser humano que está muy lejos de la mía y la del Partido del Centro.

 

Christer Nylander, jefe de grupo de los Liberales en el Parlamento, expresó, al mismo medio:

- SD es un partido xenófobo, que sin duda alguna mantiene sus ideas racistas.

 

Hace días atrás, el líder de SD, Jimmie Åkesson, manifestó sus deseos de colaborar con el Partido de los Moderados y el Democristiano. Pero la presidenta de los Moderados, Anna Kinberg Batra, contestó a la pregunta de si los Demócratas de Suecia era un partido racista del siguiente modo:

- Ellos culpan a la inmigración de todos los problemas de Suecia. Entonces, es un partido racista que confronta a grupos de personas entre sí, y etiqueta a las personas. Esto no resuelve nada.

No obstante, Kinberg Batra se negó a dar una respuesta concreta sobre una posible colaboración de su partido con SD, en el Parlamento.

Una colaboración que por lo menos en el distrito de Gävle ya se está llevando a cabo.

 

Pero quien ocasionó grandes titulares en los medios nacionales y un fuerte debate en las redes sociales fueron la líder del partido cristiano, Ebba Bush Thor.

En una entrevista con el medio Dagen (El día), y respondiendo a la pregunta de si veía a SD como un partido racista, Bush Thor expresó:

- No. No lo veo así si hablamos de la política oficial del SD de hoy. Aunque el partido tiene una historia originada a partir de un movimiento racista. He conocido Demócratas de Suecia que son racistas, pero también he visto [racistas] en otros partidos. Es muy lamentable que SD siga confrontando a grupos entre ellos, lo cual socava el principio de igualdad y valor de todas las personas. Es muy problemático, tanto en la política de inmigración asó como sobre cuestiones relativas al cuidado de los mayores y de la familia.

Según Ebba Busch Thor, los valores básicos están pasando por una crisis, y en un artículo de opinión en Dagens Nyheter escribe sobre los valores que han hecho de Suecia lo que es:

"Nosotros, los democratacristianos, nos hemos basado siempre en los valores que resultan de la ética cristiana y el humanismo occidental. Estos [valores] han construido una Suecia fuerte. Para que Suecia siga siendo fuerte, estos valores deben guiar nuevamente la política."

 

Luego de sus declaraciones en Dagen, la lider debió soportar una masiva crítica, y más tarde cambió su discurso. En una entrevista con Dagens Nyheter, Busch Thor respondió lo siguiente, ante la misma pregunta:

-No lo es si se mira estrictamente su programa oficial. Pero es un partido que todavía está muy marcado por su historia racista y que todavía tiene grandes elementos racistas en su movimiento y entre sus representantes.

Y sobre la discordancia con Anna Kinberg Batra, explicó:

"Es un partido racista en cuanto a su historia y a las actuaciones de sus representantes y de parte de su movimiento. Luego ellos pueden afinar su programa oficial, y es por eso que, viendo estrictamente a este, no se puede decir que sea un partido racista.

 

 

 Ebba Bush Thor, en entrevista con Dagens Nyheter. Foto: Captura de pantalla del sitio web de DN. 

 

 

About Author

Related items

  • Stefan Löfven: ”Siete años fantásticos”

    Al mediodía del miércoles el primer ministro Stefan Löfven presentó su carta de renuncia. Se la entregó personalmente al presidente del Parlamento, Andreas Norlén.

    “Han sido siete años fantásticos”, comentó Löfven, respecto a sus dos períodos en el cargo. Seguidamente, en rueda de prensa, el premier dijo que, frente a las múltiples crisis que le tocó enfrentar, actuó siempre pensando en el bien de Suecia. Y que está "orgulloso de que un chico proveniente de la clase trabajadora haya llegado a ser líder máximo del país".

     

     Por: Magazín Latino

     

    El presidente del Parlamento, Andreas Norlén, recibió hoy la carta formal en la que Stefan Löfven solicita ser destituido de su cargo como primer ministro de Suecia, y mañana mismo comienza con las rondas con los líderes de los partidos, en busca de un nuevo - o nueva - premier para el país.

    Aunque en la votación en la cámara, que probablemente se llevará a cabo el martes de la semana que viene, todo indica que Magdalena Andersson se convertirá en la primera mujer en la historia de Suecia que ocupa este puesto.  

    Andersson fue elegida presidenta del partido Socialdemócrata en el congreso que se llevó a cabo la semana pasada, y lo lógico es que asuma como primera ministra, ante la renuncia de Löfven.

    Sin embargo, no todo está zanjado. Pero poco a poco se han ido eliminando los obstáculos que han sido motivo de negociaciones entre los partidos del Centro, de la Izquierda y del Medioambiente. Como se sabe, para que Magdalena Andersson sea aceptada como lideresa del país, necesita del apoyo de estos, de cara a la votación en el Parlamento.

    Y las cifras som tan estrechas (174 - 174), que un/a solo diputado/a que se abstenga de votar podría aventurar la elección de Andersson. Esta vez no se aceptarán "descolgados/as", o que alguno de los diputados o diputadas se retrase u oprima el botón equivocado. 

     


    El bloque de derecha e izquierda tienen la misma cantidad de votos: 174. Si Magdalena Andersson obtiene 175 votos en su contra, es rechazada por el Parlamento. Foto: Gráfico TV4.se. 

    Hoy al menos el partido Verde y del Centro se mostraron satisfechos de los acuerdos sobre zonas costeras y propiedad de bosques. La presidenta del partido del Centro, Annie Lööf, había puesto claras exigencias respecto a estos puntos, para poder dar su aprobación a la candidatura de Magdalena Andersson como primera ministra.

    - Toleramos a Magdalena Andersson como primera ministra, debido a que el gobierno ha cumplido con el acuerdo sobre importantes y centrales reformas para las zonas rurales, comunicó a la prensa.

    No obstante, el hecho de que el partido del Centro acepte a Magdalena Andersson, no significa que apoye la propuesta de presupuesto, que la futura premier sueca presentará a comienzos de diciembre.

    - Cuando veamos las alternativas que hay sobre la mesa, tomaremos las decisiones frente a la votación sobre el presupuesto, dijo Lööf.

     


    La lideresa del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar. Foto: Pantallazo TV4Play.

     

    Por su parte, la presidenta del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, ha expresado que espera conversar con Magdalena Andersson, para lograr llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas, antes de dar a conocer cómo votará su partido.

    Dadgostar ha mostrado tener un tono más duro que su predecesor, Jonas Sjöstedt, y no aceptará que la coalición rojiverde sea excluida de todas las negociaciones gubernamentales, tal cual lo exigiera el partido del Centro, anteriormente.

    Al parecer Nooshi Dadgostar no tolerará ser tratada como “un felpudo”, mote que se ganara Sjöstedt debido a las concesiones que hizo a Stefan Löfven, cuando el partido aceptara a Löfven como primer ministro. 

    En tanto, Magdalena Andersson ha dicho que tiene buenas relaciones con Dadgostar y que está dispuesta a conversar con ella.

    También dijo que la lideresa del partido de Izquierda tiene dos posibilidades: la acepta a ella, o acepta al presidente de los conservadores, Ulf Kristersson. Agregó que si optaba por él, Suecia tendría "el gobierno más conservador de la historia".

     


    El primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, presentó su dimisión este miércoles al mediodía. Foto: Pantallazo Svt.se.

  • Löfven anuncia su dimisión a principios de semana

    El primer ministro Stefan Löfven presentará su carta de renuncia a su cargo a principios de la semana entrante. Así lo anunció su secretaria de prensa. Pero aún es incierto cuándo el parlamento podrá votar a un nuevo (o nueva) primer ministro para el país.

     Fuente: SVT. 7-11-2021

     

    Este fin de semana, Stefan Löfven dejó su cargo de líder del Partido Socialdemócrata, sin embargo, sigue siendo formalmente primer ministro hasta que el Riksdag apruebe un nuevo primer ministro para el país.

     

    Un proceso que no puede iniciarse hasta que el actual primer ministro acuda al presidente del Riksdag, [Andreas Norlén] y solicite ser destituido de su cargo.

    Algo que sucederá a principios de semana.

    "Él presentará su solicitud de destitución como primer ministro al presidente del Parlamento a principios de la próxima semana", escribe su secretaria de prensa, Maria Soläng, en un mensaje de texto al noticiero de la televisión pública, SVT Nyheter. 

     

    Prometió una respuesta clara

    Anteriormente, durante esta semana, Löfven había prometido anunciar a más tardar hoy, domingo, cuándo tiene la intención de dimitir. Pero la respuesta sobre el día y la hora, claramente, no llegó.

    En el congreso, la ministra de Finanzas, Magdalena Andersson, fue elegida nueva líder del partido, sucesora de Löfven, y el plan es que asuma el cargo de primera ministra. Pero, para que esto suceda, debe tener la aprobación del Parlamento, y el Partido de Centro y el Partido de Izquierda no deben votar en su contra.

     

    Apoyo no asegurado

    La falta de respuesta de Löfven es una señal de que el apoyo en el Parlamento aún no está asegurado para que Andersson pueda asumir el relevo.

    Las negociaciones están aún en curso, entre los dos partidos gobernantes, la Socialdemocracia (S), y el Partido Verde (MP), y el Partido del Centro, sobre cuestiones de protección de los bosques y de zonas costeras protegidas.

    Ya el verano pasado, cuando el Partido del Centro nuevamente dio su aprobación [vale decir, se abstuvo de votar en contra] a Löfven como primer ministro, este partido exigió que se fortalecieran los derechos de los propietarios de bosques y se garantizara la protección de zonas costeras privadas. Pero, el Partido Verde es el polo opuesto del Centro en esos temas y, sobre todo, las negociaciones para facilitar la construcción en zonas costeras se ha dicho que son difíciles de resolver.

     


    El primer ministro sueco, Stefan Löfven, y su posible sucesora, la ministra de Finanzas Magdalena Andersson. Foto: Pantallazo SVT.
     

  • Por qué los grandes líderes mundiales no aceptaron la invitación de Löfven al Foro contra el antisemitismo

    Líderes europeos, expertos y sobrevivientes del Holocausto participaron este miércoles en el Foro Internacional sobre la Memoria del Holocausto, en Malmö, invitados por el primer ministro Stefan Löfven.

    Sin embargo, los grandes líderes mundiales brillaron por su ausencia. El columnista de Dagens Nyheter Ingmar Nevéus, reflexiona sobre el porqué de esto.

     

     Fuente: Dagens Nyheter. 13-10-2021

     

    Se invitó a los principales líderes del mundo - pero casi ninguno asistió.

    Un encuentro en el que todos tienen el mismo mensaje no da la oportunidad de brillar a pesos pesados como Putin y Macron. Es por eso que Stefan Löfven tuvo la compañía de un equipo político B, en el Foro de Malmö contra el antisemitismo.

    Este es un artículo de opinión. El autor es responsable del análisis y puntos de vista del texto.

     

    En la exhibición del Foro de Malmö, la historia oscura de Europa cobra vida.

    Aquí está uno de los autobuses blancos suecos que rescataron a miles de prisioneros de los campos de concentración alemanes.

    Aquí hay testimonios de la última generación de sobrevivientes del Holocausto. Entre otros, el sueco Tobias Rawet, de cuya historia los visitantes pueden participar gracias a la inteligencia artificial – similares a los "asistentes" de voz de los celulares. Si uno le pregunta cómo fue llegar al campo de concentración de Ravensbrück, la respuesta del octogenario (85) llega en una pantalla grande:

    - Obligaron a las madres de todos nosotros a desnudarse, y les raparon el pelo de la cabeza y de otros lugares. Muchas nunca habían estado desnudas ni siquiera para su propia familia. Fue una humillación increíble.

    Tobias Rawet y varios otros supervivientes estuvieron también presentes físicamente en Malmö, junto con políticos de unos cincuenta países y representantes de organizaciones judías y romaníes.

    Pero los nombres más pesados brillaron con su ausencia.

    Muchos esperaron hasta el final que el foro tuviera la atención internacional que solo pueden dar los nombres realmente pesados. Como el encuentro de Göran Persson en Estocolmo, hace 21 años atrás, cuando participaron los políticos más connotados de Israel y la mayoría de los países europeos.

    Rumores no confirmados habían estado circulando en el aire antes de la conferencia.

    ¿Quizás el presidente ruso Vladimir Putin aparecería de todos modos? Eventualmente algún representante estadounidense importante. Posiblemente el francés Emmanuel Macron o, al menos, la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen.

    Pero no.

    Por supuesto, un puñado de pequeños países europeos envió a sus presidentes. Ucrania, Albania y Estonia participaron con los primeros ministros. Pero ni siquiera la camarada de partido de Stefan Löfven, la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, consideró que valía la pena hacer el viaje de 39 minutos en tren, a través del estrecho de Öresund.

    En cambio, Dinamarca envió a su ministro de Justicia. Noruega participó con un embajador. Macron, von der Leyen y el canciller de Estados Unidos, Antony Blinken, contribuyeron con mensajes de video pregrabados. Así como el presidente israelí, Isaac Herzog.

    La ministra de Relaciones Exteriores Ann Linde (S) culpa a la pandemia del corona por la baja convocatoria, y dice que muchos jefes de estado y de gobiernos aún no han comenzado a viajar al extranjero.

    Esto puede ser cierto en algunos casos aislados.

    Pero las muchas excusas no son un efecto pandémico. Más bien, se trata de la necesidad de los altos políticos de brillar en el gran escenario, de mostrarse como estadistas ante la audiencia local. Un foro donde todos vienen con el mismo mensaje no cumple esa función.

    Todos están de acuerdo en que se debe preservar la memoria del Holocausto, que debemos hacer todo lo posible para que no se repita nunca nada similar. Que la educación es una parte central de esto, y que se debe poner fin a la retórica del odio en las redes sociales.

    Esto fue formulado con énfasis y compromiso por muchos participantes.

    Al mismo tiempo, un foro como este no da mucho espacio a los temas más difíciles, aquellos en los que no todos están de acuerdo.

    Como dónde está la línea divisoria entre el antisemitismo y la crítica al estado de Israel. O en qué círculos el antisemitismo tiene hoy su principal caldo de cultivo - entre los extremistas de derecha o los islamistas radicales.

    Muchos oradores enfatizaron que el antisemitismo está en aumento, incluido el euroministro de Alemania, Michael Roth. El hecho de que el prejuicio contra los judíos esté floreciendo en Europa también fue confirmado por una encuesta de opinión esta semana.

    Sin embargo, los representantes de muchos países optaron por culpar o por presumir sobre lo mucho que hacen, en lugar de abordar sus propios problemas.

    El ministro polaco de Cultura, Piotr Glinski, hizo hincapié en los museos anunciados sobre los campos de concentración alemanes, pero, por supuesto, no dijo nada sobre la criticada ley del Holocausto de hace unos años, cuando el gobierno polaco quería condenar a prisión a cualquiera que afirmara que un solo polaco había ayudado a los alemanes durante el genocidio.

    De la misma forma, Antony Blinken eligió en su discurso grabado destacar el millón de subvenciones que Estados Unidos ha distribuido para frenar la retórica del odio.Por supuesto, no mencionó nada de que altos representantes de su propio partido Demócrata han sido acusados recientemente de fomentar el antisemitismo.

    De manera similar, el representante de Rusia, Konstantin Kosachev, no habló sobre la nueva interpretación de la historia durante los últimos años, en los que Putin "olvida" que la Unión Soviética fue el principal aliado de Hitler durante los dos primeros años de la guerra.

    En su discurso, Stefan Löfven se refirió al hecho de que fue por iniciativa sueca que los nazis tuvieran una "J" estampada en los pasaportes de los judíos alemanes -  porque Suecia no quería acogerlos:

    - La historia del Holocausto no es un lugar para la autoglorificación o el prestigio nacional. No hay lugar para negaciones o distorsiones, dijo el primer ministro.

    Fue un excepcional momento de autocrítica, durante el foro.

     

     
    El primer ministro sueco, Stefan Löfven, se dirige a los asistentes al Foro Internacional sobre la Memoria del Holocausto, en Malmö. Foto: Ninni Andersson/Government offices of Sweden

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español