Print this page
Ultimátum de Dadgostar a Löfven: “El gobierno tiene 48 horas para decidirse” La presidenta del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en la rueda de prensa del martes por la mañana. Foto: Pantallazo SVT.

Ultimátum de Dadgostar a Löfven: “El gobierno tiene 48 horas para decidirse”

Este jueves a las 10:00 se vence el plazo estipulado por la líder del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar al gobierno de Stefan Löfven, con relación a la propuesta sobre marknadshyror. La exigencia de Dadgostar es que el gobierno deponga la propuesta sobre alquileres regulados por el mercado o, en su defecto, que inicie negociaciones con la Asociación de Inquilinos. De no ser así, el partido de Izquierda amenaza con iniciar una moción de censura, en otras palabras: tratar de derrocar al gobierno.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Tantas veces va el cantarillo a la fuente [...] (El Quijote II 30).

Al parecer la paciencia del partido de Izquierda se ha colmado. La administración del socialdemócrata (S) Stefan Löfven ha llevado a cabo políticas no pocas veces más de derecha que la misma derecha. El ejemplo más emblemático fue la abolición del värnskatt, últimamente la demolición del LAS, y ahora, que el mercado regule los alquileres en las construcciones nuevas – que más tarde devendrá en que las regule también en todos los alquileres – como advierte el partido de Izquierda. Incluso lo admitió el partido del Centro (Center) que fue el que exigiera esta modalidad, a cambio de permitir que Stefan Löfven asumiera como primer ministro en su segundo mandato, en 2019.

Ahora llegó el momento de saldar esas cuentas pendientes y de ahí que el gobierno presentara la propuesta sobre los alquileres regulados por el mercado. O, mejor dicho, un “utredning” (investigación) que más tarde resultaría en una nueva regulación que entrará en vigor dentro de un año.

Esta fue una de las exigencias de la líder del partido del Centro, Annie Lööf, que es quien más ha abogado porque sea el libre mercado quien regule los alquileres.

Stefan Löfven se defiende diciendo que solamente aplicará para las nuevas construcciones. Pero ¿podemos confiar en el mercado?

Durante la rueda de prensa del martes por la mañana, Nooshi Dadgostar enfatizó que el proyecto de ley sobre cambios en la legislación de alquileres genera una mayor inseguridad para los inquilinos y que, en cambio, beneficia a los propietarios.

La académica Irene Molina es de la misma opinión. Ver entrevista.

En el debate en el Parlamento sobre el tema, cuando se presentó la propuesta de ley, Dadgostar exclamó:

- Pero Dios mío, el primer ministro no quiere hablar conmigo, ¡no quiere negociar conmigo! ¿Cómo puede el partido Socialdemócrata aceptar estas propuestas extremas del partido del Centro? Ni siquiera Fredrik Reinfeldt (ex primer ministro, conservador (M)) aceptó estas proposiciones.

Agregó que su partido había obtenido el mote de ser el “felpudo del gobierno”, pero que ya “no lo iban a ser más”.

Lo que pasó después del debate fue bastante curioso. Nooshi Dadgostar comentó a la prensa que Stefan Löfven tenía agendada una reunión con ella al día siguiente, en la que discutirían el tema. No obstante, el staff de Löfven desmintió que existiera este punto en la agenda del PM.

Al parecer el encuentro sí estaba agendado.

Pero en vista de que el encuentro nunca se llevó a cabo, Dadgostar llamó a una rueda de prensa el martes por la mañana, en la cual comunicó que el gobierno tenía 48 horas para actuar:

- Le damos al gobierno dos alternativas: la primera es abstenerse de cambiar la legislación. La segunda opción es que el gobierno comience inmediatamente nuevas negociaciones con la Asociación de Inquilinos. Esas negociaciones deben estar listas para la apertura del Riksdag y deben ser aceptadas por la Asociación de Inquilinos.

Si el partido de Izquierda no recibe respuesta, levantará una moción de censura, para destituir al gobierno.

- Si no aceptan ninguna de las alternativas, no tenemos confianza en este gobierno. Entonces el Partido de Izquierda no forma parte de la base del gobierno y, si se levanta una moción de censura, Löfven será derrocado, dijo Dadgostar.

No es la primera vez que su partido amenaza con esto, Jonas Sjöstedt, su antecesor, lo hizo unas cuantas veces, antes de dimitir.

Es por esto que no pocos desconfían de que Dadgostar vaya a llevar a cabo sus amenazas. La líder de los democratacristianos, Ebba Busch, reaccionó con sorna ante las declaraciones de ella:

- Si quiere un apoyo, solo le basta llamar a Jimmie Åkesson, dijo.

Y el líder de los conservadores, Ulf Kristersson, dijo que “no pensaba ayudar al partido de Izquierda”.  

Ambos, los democratacristianos y los conservadores (moderaterna) apoyan el sistema de marknadshyror.

La derecha apoya siempre al capital.

Y, faltando un año para las próximas elecciones, ninguno de los dos tiene ganas de derrocar al primer ministro, por el miedo a que sus votantes los acusen de provocar caos y desestabilizar el panorama político nacional.

De modo que al partido de Izquierda le quedaría solamente una salida, para levantar una moción de censura: pedir el apoyo de los Demócratas de Suecia, SD. Pero, como ellos son sus enemigos encarnizados, no van a tomar contacto con Jimmie Åkesson.

Aunque durante la tarde del miércoles se supo que, si Demócratas de Suecia toman la iniciativa de derrocar a Stefan Löfven, el partido de Izquierda los apoyaría.

Y de repente, la pelota está en el tejado de Åkesson.

Queda por ver qué comunica Nooshi Dadgostar este jueves, pasadas las diez de la mañana.

  

Más datos:

Al menos 35 miembros deben firmar una declaración de censura contra el gobierno, para poder ir a votación.

Para que un ministro o gobierno sea depuesto, al menos 175 de los 349 miembros del Riksdag deben votar a favor.

 


La presidenta del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en la rueda de prensa del martes por la mañana. Foto: Pantallazo SVT.


Media

About Author

Related items