Sábado, 15 Mayo 2021 | Login
Las mujeres dijeron: ¡Basta! Imagen de la manifestación en la plaza de Sergel, en Estocolmo. Foto: Facebook.

Las mujeres dijeron: ¡Basta!

La campaña internacional en contra del acoso sexual, que prendió las redes con la etiqueta #Metoo (#Yotambién) pasó de la vida virtual a vida real.

En 14 puntos de todo el país se realizaron este domingo manifestaciones de repulsa al acoso sexual, y de solidaridad con las víctimas, que son numerosas.

“La mitad de la población no está segura”, dijo la dirigenta de Iniciativa Feminista, Gudrun Schyman”, en una multitudinaria manifestación en Estocolmo, donde las mujeres dijeron: “¡Basta ya!”

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Algo bueno trajo el escándalo que se desarrollara en Hollywood, hace un tiempo atrás, cuando fuera desvelado que el poderoso productor Harvey Weinstein había cometido numerosas agresiones sexuales en contra de conocidas estrellas de la pantalla grande.

 

A raíz de esto, la actriz Alysa Milano (*) se propuso llevar el debate a las redes sociales. Y estas explotaron. Miles de mujeres de todo el mundo comenzaron a contar sus experiencias bajo la etiqueta #MeToo o, en español: #Yotambién.

 

"Si todas las mujeres que han sido víctimas de acoso o violencia sexual escriben ´Yo también´, como estado, podemos darle a la gente una idea de la magnitud del problema", escribió Milano en su cuenta de Twitter.

 

Un nuevo movimiento había nacido. Una suerte de grito primal de – en el caso de algunas - toda una vida de acosos.

 

En Suecia, las mujeres comenzaron a contar sus experiencias en las redes sociales, lo que resultó en nuevas medidas gubernamentales para combatir este problema laboral. Y también en el despido de unas cuantas personas, que, en el marco de la campaña #Metoo fueron denunciados por sus víctimas.

 

El primer nombre que salió a la luz fue el del popular conductor del canal 4 de televisión, Martin Timell, quien habría acosado sexualmente a una de sus colegas (o algunas). Luego de un tira y afloja que duró días y de que Timell presentara disculpas públicas a las afectadas, la dirección del canal informó que éste había sido despedido. Su programa “Por fin en casa” se suprime de la parrilla programática del canal.  

 

Y este miércoles, el vespertino Expressen publicó, como primer medio, el nombre del “conocido columnista de Aftonbladet”, que ha figurado tanto en los medios escritos como en la red. Ya era conocido por todos, el periodista estrella de Aftonbladet, Fredrik Virtanen.

 

A lo que le siguió una entrevista en Aftonbladet con éste, en la que Virtanen reconoce que muchas veces se ha comportado como un rufián (skitstövel) pero que nunca hizo lo que la periodista y bloguera Cissi Wallin lo acusa: drogarla y violarla.

 

(Más sobre esto, en otra nota).   

 

La televisión pública, SVT, por su parte, tampoco se ha librado de acusaciones, uno de sus animadores más populares y conocidos, Lasse Kronér, enfrenta una demanda policial por abuso sexual.

 

En los tres casos - se rumorea que vienen más - se llevarán a cabo investigaciones independientes e imparciales, han comunicado los jefes de redacción. Aunque, al menos en el caso de Virtanen, el hecho ya ha prescrito.

 

Ahora, la noticia más reciente respecto a #Metoo, es que el Museo Nórdico de Estocolmo está recopilando los testimonios de esta campaña.

- Esta es una campaña que afecta y que conmueve a muchas personas. Decimos a menudo que somos el mejor país del mundo, en igualdad de género, pero estos testimonios nos muestran que tal vez no es tan así. Y lo queremos documentar, dijo el vocero del museo, Jonas Engman, al noticiario del canal 4 de televisión.

 

Una documentación necesaria, a juzgar por la enorme cantidad de testimonios que las mujeres suecas (obviamente también hay víctimas hombres, pero la inmensa mayoría son mujeres) han compartido con sus congéneres, durante estos últimos días.

 

Desde la Ministra de Exteriores, Margot Wallström, a mujeres que se desempeñan en la gran mayoría de los rubros: de las comunicaciones (lo más visible), la política, hotelería, restaurantes, la cultura, etc, etc.

 

La ministra ya había contado anteriormente en una biografía que, en una cena oficial, cuando se desempeñaba como delegada sueca al Parlamento Europeo, su vecino de mesa comenzó a pasarle la mano por los muslos, debajo del largo y lujoso mantel. Ante esto, Wallström abandonó el lugar y reportó el incidente al presidente Barroso.

 

Sin embargo, nunca supo si el presidente de la UE había llamado a terreno al delegado manos largas.

 

Pero no solamente Margot Wallström, son tantas las personalidades suecas que han dado a conocer ellas también han sido abusadas, que la lista es larga, suma y sigue. Muchas mujeres que nunca reflexionaron en algo que entonces era la norma, hoy se han dado cuenta de que también fueron víctimas. Y que se quedaron calladas porque sintieron vergüenza

 

- Está muy bien que por fin la gente, rompa el silencio. Ahora la vergüenza se traslada a quienes se la merecen: los perpetradores. Muchos le han restado importancia tildando esto como "estadísticas exageradas", pero ahora ya no puede ignorar más, ahora es obvio lo generalizado que es este problema. No es una tendencia, es una nueva era. Ahora incluso el más cínico de los sexistas ve que su reputación se viene abajo, si se comporta de esta forma, dijo al matutino Svenska Dagbladet la experta en Retórica Elaine Eksvärd.

 

Ella quisiera que la gente tenga el valor moral de no aceptar los comentarios sexistas, por ejemplo, en el trabajo. Quiere “que se acabe la cultura del silencio. Porque quienes callan también forman parte del abuso y del acoso”, dice ella, tomando su propio caso como ejemplo: fue abusada sexualmente cuando niña, y entonces no tuvo el apoyo de nadie.

 

- Si todas las personas se lo propusieran, podríamos poner fin a los abusos. Tenemos que terminar con esta cultura del silencio, para que no alcance a las generaciones futuras. Nuestra generación tal vez ya esté perdida, durante años sazonada en el sexismo, pero los que son niños hoy en día, son el futuro. Debemos poner fin a esto ahora para que no contagie el futuro, subrayó.

 

 

 

Imagen de la manifestación en la plaza de Sergel, en Estocolmo. Foto: Facebook.

 

 

(*) Para ser más exactos, la primera que comenzó esta campaña – hace 10 años atrás – fue la activista norteamericana Tarana Burke.

Metoo es una forma poderosa de mostrar empatía por alguien, dijo, en una entrevista en el programa televisivo Agenda, este domingo.

 

Tarana Burke ha trabajado durante años por la justicia social. El movimiento que fundó, Metoo, se dirigió en un comienzo a mujeres jóvenes que habían sufrido distintos tipos de abusos sexuales.

 

 

About Author

Related items

  • Suecia ha hecho trampa

    «La conclusión es que Suecia ha hecho trampa»; «Preocupante»; «Se cuestionan los resultados de PISA en Suecia». Estos son algunos de los titulares que publican las principales cabeceras de Suecia a la luz del escándalo de PISA. Y es que, a la prensa le encanta destapar escándalos para alimentar el morbo de sus consumidores, pero ¿qué ha sucedido realmente esta vez?

     

     Por: Diego Kindler

     

    PISA (Programme for International Student Assessment por sus siglas en inglés), o lo que es lo mismo, el Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes, es un informe que realiza la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en países de todo el mundo para, entre otras cosas, mostrar el estado real de la educación. La prueba es la misma para todos los países, y evalúa las competencias de los estudiantes en matemáticas, ciencias y comprensión lectora.

    En este escenario, comparable para algunos con un medallero olímpico, se observa una tendencia descendente de Suecia, cuyo sistema educativo ha ido relegando la calidad de la enseñanza a puestos que sorprenden, como es, por ejemplo, quedar por detrás de los EE. UU. en materia educativa, y muy lejos de sus vecinos europeos. Es más: si observamos el ranking de la OCDE en 2012 (consultar abajo), Suecia sencillamente no figura entre los primeros 30 países de la lista. Ante esta situación, el gobierno sueco decidió tomar cartas en el asunto en 2018, cuando, por arte de birlibirloque, obtuvo una posición excepcionalmente alta, y recalco lo de excepcional, porque la norma era que Suecia estuviera en los puestos bajos de la tabla, y en la prueba de 2018, Suecia figuraba en la mitad de la tabla. ¿Qué pasó? ¿Qué maravillosos cambios pudieron introducir para revertir esta vergonzosa tendencia?

    Antes de responder a esta pregunta, debería quizá mencionar algo que, creo, puede ser relevante. En 2015 escribí mi tesis en la Universidad de Estocolmo sobre el Informe PISA y la situación que acabo de describir. Por aquel entonces, el argumento que utilizó la oposición del tribunal fue que los alumnos extranjeros hacían bajar la prestación del conjunto de los suecos. Ese era y sigue siendo, un argumento falaz, por la sencilla razón de que otros países del entorno como Francia, Países Bajos, Suiza, Alemania, Reino Unido o la propia España, tienen una población de estudiantes de origen extranjero igual o incluso mayor que Suecia. La respuesta que obtuve entonces, por parte de una profesora de origen chileno, fue que los extranjeros en Suecia eran «de peor calidad», argumento que, no solo es racista, sino carente por completo de fundamento científico –como es en sí mismo el racismo-.

    Pues bien, volvamos ahora a 2018. ¿Qué hizo Suecia para mejorar sus resultados? ¿Invertir más en educación? ¿Mejorar la formación del profesorado? ¿Replantear el plan curricular de Skolverket para ponerse a la par de sus homólogos europeos? ¿O manipular la prueba? Efectivamente, la respuesta correcta es esta última. Lo que hizo fue excluir al 11% de los estudiantes seleccionados para la prueba que, a juicio del sistema educativo, podían perjudicar los resultados de ésta. Dicha cifra, como concluye la Oficina Nacional de Auditoría, que puede consultarse en el siguiente enlace: https://www.riksrevisionen.se/om-riksrevisionen/kommunikation-och-media/nyhetsarkiv/2021-04-29-otillracklig-uppfoljning-av-pisa-undersokningens-genomforande-2018.html , está muy por encima del 5% que permite la OCDE.

    El informe de la Oficina Nacional de Auditoría es contundente e incuestionable: «esto se hizo en parte por motivos incorrectos y que el Gobierno y Skolverket no han seguido la implementación. Tampoco se ha realizado ninguna investigación creíble posteriormente».

    Hay que destacar que el escándalo no es ni reciente ni actual. De hecho, la noticia salió a la luz en el verano de 2020, cuando el diario Expressen lo destapó, sin que tuviera mayor trascendencia. Esto se debió, en parte a que las noticias en verano tienen muy poco impacto, y en parte que la actual situación de pandemia, posterior a la fecha en la que se cometió la irregularidad, eclipsaron por completo la noticia.

    Ha hecho falta que la Oficina Nacional de Auditoría hiciera público su informe para forzar al ejecutivo sueco a sacar la cabeza de debajo del ala, y dar la cara (cosa que no acostumbra hacer). Como estamos viendo a raíz de esta crisis, las instituciones suecas prefieren buscar un chivo expiatorio conveniente (los inmigrantes, por norma general), y esconderse detrás de unas estadísticas ah hoc, que contrastan con los índices internacionales. Ante esta discrepancia, la actitud de las instituciones suecas suele ser la de desacreditar los informes independientes, y sacarse del sombrero un estudio propio que acalla cualquier crítica.

    El informe de la auditoría no deja lugar a dudas: «Después de la encuesta de Pisa en 2018, se criticó que demasiados estudiantes en Suecia habían sido exentos de tomar la prueba. Por tanto, se ha cuestionado si los resultados arrojaron una imagen real». Esto es una prueba más de la consumación del divorcio entre la realidad y la percepción que los suecos tienen de sí mismos. Y no se circunscribe solo a la situación del sistema educativo. Se aplica a muchos ámbitos de la vida en Suecia, como la sanidad, el medio ambiente, o el racismo institucional, este último, parte inseparable de la marca sueca. ¿Cómo explicar entonces que Suecia, hoy en día, siga siendo la región con mayor incidencia acumulada en casos de covid? Recordemos que, cuando comenzó la pandemia, FHM decía que un buen lavado de manos era suficiente para prevenir el virus. ¿Qué está pasando entonces? ¿Acaso los suecos no se lavan las manos? Ante esta pregunta, yo diría que, al contrario, los suecos son los campeones del lavado de manos. Y al igual que con la pandemia, en la que hemos visto que el jabón no previene el coronavirus, podemos constatar que el sistema educativo en Suecia no previene el fracaso, por mucho que lo disfracen y hablen de que «ningún alumno se queda atrás».

    Las reacciones del gobierno han sido las de esperar en Suecia: La ministra Ekström echó balones fuera y señaló al director de Skolverket, que asumió las culpas con la boca pequeña sin depurar responsabilidades, reparar el daño e invalidar los resultados de la prueba. En resumen: barrieron la mugre bajo la alfombra o, como decimos en España, «se hicieron los suecos».

    Diego Kindler 30/04/2021

     


    La Ministra de Educación, Anna Ekström. PISA 2018. 

     

    Resultados de PISA en 2018

     

    Resultados de PISA en 2012

     

  • España, Alemania y Francia suspenden la vacuna de AstraZeneca

    Aunque la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la OMS insisten en que el uso de la vacuna no implica riesgo para las personas inoculadas, España se suma a Alemania y Francia y suspende la vacuna de AstraZeneca.

    La EMA mantiene una investigación en curso, mientras Dinamarca, Noruega, Islandia, Italia y otros países han suspendido el uso de la vacuna de la farmacéutica sueco-británica. Suecia y Reino Unido, no obstante, continúan administrándola.

    Actualización: El martes, la inoculación con la vacuna de AstraZeneca fue suspendida también en Suecia, en espera del informe de la autoridad europea de medicamentos, que será presentado este jueves

     

     Por: Magazín Latino

     

    Nuevas complicaciones enfrenta la farmacéutica  AstraZeneca con su vacuna en contra de la covid-19. La semana pasada ya había anunciado la reducción a la mitad de sus despachos a Suecia y a otros países de la Unión Europea, lo cual significa que Suecia dejará de recibir más de dos millones de dosis durante el primer trimestre del año en curso. Esto tendrá un impacto en la ya lenta velocidad de vacunación en el país.

     

    Sin embargo, no es el único revés que enfrenta la farmacéutica.

     

    El 8 de marzo, Austria anunció la primera suspensión de un lote de la vacuna AstraZeneca, luego de la muerte de una enfermera de 49 años por "trastornos hemorrágicos graves" días después de ser inoculada.

     

    En Noruega una sanitaria de menos de 50 años falleció, luego de una trombosis cerebral, poco después de recibir su segunda dosis. Se han reportado dos casos más de personal de la salud que presentó episodios tromboembólicos luego de ser inoculados.

     

    En Italia, se reportó el fallecimiento de un hombre de 50 años que desarrolló una trombosis venosa profunda (un coágulo en las piernas), poco después de haber sido vacunado.

     

    Casi cinco millones de personas en Europa han sido inoculados con la vacuna de AstraZeneca, y se han reportado – hasta el jueves de la semana pasada – 30 eventos tromboembólicos.

     

    No obstante, la EMA declaró la semana pasada que: “Actualmente no hay indicios de que la vacuna haya causado estos trastornos, que no figuran como efectos secundarios”, y asegura que “los beneficios de la vacuna continúan superando sus riesgos y la vacuna puede continuar administrándose mientras se está investigando los casos de eventos tromboembólicos”.

     

    Por su parte, el epidemiólogo estatal sueco, Anders Tegnell, asegura que no está preocupado por la medida preventiva de los países de suspender la vacuna de AstraZeneca, en espera de los resultados de la investigación en curso. ”Yo no veo ningún riesgo de trombos”, dijo a la televisión sueca.

     


    La vacuna de AstraZeneca es una de las tres que está autorizada en Suecia, contra el SARS-COV-2, vale decir, el virus que ocasiona la covid-19. Foto: Läkemedelsverket.se. 

     

  • Marcha de los negacionistas en Estocolmo – Seis policías heridos

    Cientos de personas se manifestaron - sin el permiso de la policía - este sábado en el centro de Estocolmo, contra las medidas sanitarias por el Covid-19, en la llamada "Tusenmannamarschen" (La marcha de mil personas). 

    Para ellos, la pandemia no existe y todo se trata de una conspiración global. Por ende, los organizadores instaron a los convocados a no usar mascarilla ni tampoco guardar distancia social. Seis policías resultaron heridos y la policía alejó del lugar a 50 revoltosos y detuvo a dos personas. Entre los manifestantes se encontraban, además, neonazis.

     Por: Marisol Aliaga

    Un variopinto grupo de personas se congregó este sábado a las 14:00 de la tarde, en Medborgarplatsen, en la denominada "Tusenmannamarschen". Al evento, convocado en las redes sociales, se habían inscrito más de 1.100 personas y efectivamente, llegaron al lugar las suficientes para llenar la plaza ubicada en la zona sur del centro de Estocolmo.

    Para estas personas, la pandemia no existe. Según los organizadores, todo es una conspiración de los gobiernos, de consorcios internacionales, de la OMS y la ONU y de personajes como Soros y Bill Gates, para coartar la libertad de los individuos en la sociedad. Están convencidos de que existe una confabulación y la meta final es implantar una dictadura mundial. 

    Respecto a las vacunas contra la Covid-19, muchos creen que esta contiene fetos de mujeres que han abortado y un microchip, que va a transformar a los humanos en "transhumanos". Por ello, llaman a las personas a no vacunarse.

    Todas estas teorías conspirativas circulan desde hace tiempo en las redes sociales y son totalmente falsas. Incluso se afirma que con el microchip que supuestamente se inocularía, Bill Gates pretende rastrear a las personas y controlar la natalidad. 

    Y, por supuesto, también están las antenas 5G y los "Illuminati" en estas conspiraciones. De hecho, se habla del coronavirus como de "la gripe illuminati".

    La prensa nacional no ha dado prácticamente cobertura alguna a este tipo de noticias falsas. Sin embargo hoy día los reporteros enfrentaron, con asombro, esta realidad, recibiendo insultos y teniendo que soportar actitudes amenazantes de parte de los manifestantes, quienes también se mostraron agresivos contra la policía. 50 personas fueron puestos en carros policiales y transportados lejos del lugar. 

    El organizador de la marcha en Estocolmo es un hombre de 30 años, Filip Sjöström. Para él, la pandemia no existe, se trata de una "plandemia", por lo tanto, instó a los participantes a reunirse en grandes grupos sin mantener la distancia social ni usar mascarillas.   

    - Los seres humanos tenemos derecho a reunirnos si no dañamos a los demás. Queremos que la sociedad se abra. Las restricciones limitan la libertad humana, dijo Sjöström, quien ahora deberá responder ante la ley por haber realizado una manifestación que va en contra de las medidas sanitarias que permiten un máximo de ocho personas, en reuniones. El hombre tiene una empresa de medicina alternativa - entre otros productos vende "agua medicinal" - y escribe en Facebook:

    "Me queda claro que no soy yo quien es conspirador y lleva a cabo una conspiración. Es la élite del poder la que ha creado una conspiración contra el universo, la Tierra, la naturaleza y la humanidad. Todo el que cree en el covid 19, los confinamientos, las mascarillas, nuevas leyes y la restricción de nuestra libertad es parte de la conspiración y la mantiene".

    La policía, por su parte, había anunciado que disolvería la manifestación. Sin embargo después de una hora permitió el paso hacia el Jardín del Rey, donde los cientos de manifestantes arribaron entonando el himno nacional, ondeando pancartas y coreando consignas, como "Por la libertad y la verdad", "Los suecos están enfermos, paren el 5G" y "autocensura".

    Algunos exigían el arresto del primer ministro Stefan Löfven y su antecesor, Fredrik Reinfeldt.

    Cuando la policía había decidido disolver la manifestación, los miembros de la marcha reaccionaron agresivamente y en el tumulto que siguió resultaron seis policías heridos, incluso uno de éstos tuvo que ser trasladado a un centro asistencial. 

    En un comunicado de prensa de la policía, el jefe regional Mats Löfving declaró:

    - Lo que hemos visto tener lugar hoy en Estocolmo es una manifestación sin permiso y que desemboca en un tumulto en el que varios policías han resultado heridos. Donde los manifestantes, a pesar de los repetidos llamamientos, se niegan a disolverla, y se lleva a cabo violando las medidas destinadas a limitar la propagación de la Covid-19. Por supuesto, es una falta de criterio impresionante y es totalmente inaceptable, dice Mats Löfving. 

    En las redes sociales, muchos criticaron esta manifestación, por poner en riesgo la salud de los demás y por la falta de respeto y solidaridad con el personal de la salud. Una conglomeración de esta magnitud puede ocasionar graves focos de infección y 
    ¿quienes son los que pagan por esto? Los sanitarios. 

    - Todos debemos recordarnos a nosotros mismos que tenemos recomendaciones y restricciones por algo. Y la razón es que el menor número posible de personas se infecten, se enfermen gravemente e incluso mueran, dijo la vocera del Colegio Médico, Sofia Rydgren Stale, a SVT. 

     

    Los otros dos organizadores de la marcha "por la libertad y la verdad" son un "doctor anal" y una participante del concurso "Ídolo". Y tienen planes de postularse a cargos parlamentarios. 

    Aunque no provienen de la extrema derecha, han figurado en sus sitios en Internet, y han promocionado la marcha en el sitio racista y antisemita Nya Dagbladet, que perteneciera a los ya extinguidos Demócratas Nacionales. 

    Y los fascistas de la organización NMR también estuvieron presentes. De esta forma, simpatizantes de izquierda y neonazis marcharon juntos, en la marcha "por la libertad y la verdad", este sábado, en Estocolmo.

    En tanto que los profesionales de la salud se preparan para enfrentar la tercera ola de la covid-19 en el país nórdico que presenta las peores cifras por la pandemia, con 13.003 personas fallecidas, en un país de 10 millones de habitantes.

     

     
    Cientos de personas se manifestaron ocuparon las calles céntricas de Estocolmo, en lo que se denominó "La Marcha de las mil personas". Foto: Pantallazo, Svt.se.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español