Viernes, 24 Junio 2022 | Login
Magdalena Andersson fue elegida Primera Ministra de Suecia – y dimitió pocas horas después La anterior ministra de Finanzas, actual presidenta del partido Socialdemócrata y premier sueca durante siete horas, Magdalena Andersson, quien puede ser reelegida por el Riksdagen el próximo lunes. Foto: Facebook.

Magdalena Andersson fue elegida Primera Ministra de Suecia – y dimitió pocas horas después

Cien años después de que las mujeres suecas obtuvieran el derecho al sufragio, Magdalena Andersson, presidenta del partido Socialdemócrata, se convirtió en la primera mujer elegida primera ministra, en la historia de Suecia.

A las diez de la mañana del miércoles, una emocionada lideresa recibía los aplausos en el Riksdagen. Pero, siete horas más presentaba su renuncia.  

¿Qué pasó?

 

Actualización (*)

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El miércoles 24 de noviembre fue, tal vez, el día más extraño en la historia política de Suecia.

Recién pasadas las diez de la mañana, Magdalena Andersson se emocionaba hasta las lágrimas, al ser elegida en el cargo de primera ministra, por el Riksdagen (Parlamento) sueco. El camino allí no había sido fácil, y le habían precedido largas negociaciones con los tres partidos claves que debieron dar su aprobación: sus aliados en la coalición rojiverde: el Partido Verde (Ecologista), que votó verde (aprobación), el Partido del Centro, que votó amarillo (se abstuvo), y el partido de Izquierda, que también se abstuvo.

Las lágrimas de la flamante premier sueca fueron, tal vez, tanto de alivio como de orgullo. El país reconocido en todo el mundo por ser un ejemplo de equidad de género, nunca antes había tenido una primera ministra, y el tema resultaba ya embarazoso para los escandinavos, sobre todo en encuentros internacionales.

Sin embargo, siete horas más tarde, Magdalena Andersson presentaba su renuncia al presidente del parlamento, Andreas Norlén. Y todo el mundo quedó estupefacto.

¿Qué había pasado?

En realidad, no es tan extraño.

- Para mí, se trata de respeto, no quiero liderar un gobierno donde pueda haber motivos para cuestionar su legitimidad, expresó, en la rueda de prensa en la que comunicó su dimisión.

 

Pero vamos por parte.   

Después de que el primer ministro Stefan Löfven repentinamente presentara su renuncia, hace dos semanas atrás, Magdalena Andersson fue elegida como su sucesora y presidenta del partido Socialdemócrata.

Como la coalición formada por el partido Socialdemócrata y el Partido Verde es quien dirige el país desde hace siete años – y puesto que el primero es mucho más grande que el segundo – lo más lógico era que la nueva líder del partido pasara a ser la primera ministra de Suecia.

Sin embargo, el cargo no se “heredaba”, de modo que, ante la dimisión de Löfven, nuevamente el presidente del parlamento, Andreas Norlén, realizó una serie de rondas con los líderes de los ocho partidos parlamentarios.

Norlén estimó que Magdalena Andersson era la que más posibilidades tenía de ser elegida nueva premier sueca, y llamó a una votación en la cámara de diputados, para su aprobación.

Debido a que Suecia aplica un “parlamentarismo negativo”, lo importante en la votación del miércoles era  que la candidata no se adjudicara 175 o más votos en su contra.

Magdalena Andersson obtuvo exactamente lo requerido, y logró ser elegida primera ministra.

Este viernes haría posesión de su cargo.

No obstante, las cosas tomaron otro rumbo.

Porque siete horas después, la misma cámara – el Riksdagen – debía votar la propuesta del presupuesto. Así lo hizo, dando como resultado que rechazó el presupuesto del gobierno y aceptó en cambio la propuesta de presupuesto de la oposición, vale decir del partido Conservador (M), del partido Democratacristiano (KD) y del partido de los Demócratas Suecos (SD).

Lo extraño fue que el partido del Centro, con el cual Stefan Löfven había llegado al famoso acuerdo de los 73 puntos, y que había “dado el visto bueno” a Magdalena Andersson como primera ministra, esta vez no votó por el presupuesto de ella, ¡sino por el de la oposición!

Y esto, luego de que su lideresa, Annie Lööf , había repetido hasta el cansancio que “no quiere ninguna colaboración con los Demócratas de Suecia”.  

Pero esto no fue lo más bizarro del miércoles. Sí lo fue la actuación del partido Ecologista (Verde, MP). Su vocera declaró que “no podía aceptar el gobernar con un presupuesto de derechas, por lo tanto, se retiraba de la coalición de gobierno”.  

(Aquí vale la pena hace la aclaración de que el gobierno de la coalición rojiverde (S+MP) de Stefan Löfven ya ha gobernado prácticamente con políticas de derecha, desde el acuerdo de los 73 puntos).

Dado esto, a Magdalena Andersson no le quedó otra alternativa que renunciar a su tan difícilmente obtenido cargo.

- Según la práctica, el gobierno de coalición debe dimitir, si un partido decide abandonar el gobierno. Aunque la situación parlamentaria no ha cambiado, es necesario examinarla una vez más, dijo, en rueda de prensa al informar que se había reunido con Andreas Norlén, para solicitar ser removida de sus funciones de primera ministra, las que aún no había alcanzado a asumir.

Esta es la primera vez que algo así sucede en Suecia, el país de la moderación (lagom, ni mucho ni poco).

Y los titulares rápidamente traspasaron las fronteras. Nuevamente Suecia era motivo de signos de interrogación. 

¿Quién gobierna ahora en Suecia? Se preguntaban, en tanto, los suecos.

La respuesta es: Stefan Löfven lidera ahora, en un gobierno de transición.

 

El presidente del parlamento, por su parte, llamó a una conferencia de prensa, este jueves. En esta, declaró que había realizado sus sondeos, y que el próximo lunes, nuevamente, el Riksdagen votaría por la candidatura de Magdalena Andersson.

Andreas Norlén se mostró tan apacible y sosegado como de costumbre, sin embargo, debajo de su tranquila apariencia se podía atisbar un tinte de frustración.

Expresó que “situaciones tan turbulentas como las que se desarrollaron el miércoles pueden dañar la confianza en los procesos parlamentarios del país”. Y, por primera vez y en contra de su actitud siempre tan recatada, dirigió una dura crítica al partido Verde.

- Si sus voceros me hubieran dicho que su apoyo a la candidatura de Magdalena Andersson estaba condicionado, y que abandonarían el gobierno si ganaba la proposición de presupuesto de la derecha, entonces yo no habría llamado a la votación en la cámara, subrayó.

La vocera del partido Verde, Märta Stenevi, inmediatamente después de las declaraciones de Norlén se mostró sorprendida de las declaraciones de éste.

- Es triste escuchar esas críticas. Lo lamento, pero no es algo que nosotros hubiéramos deseado, dijo.

Pero el caso es que el partido Verde – que lucha por su sobrevivencia, oscilando en el 4 por ciento requerido para tener representación en el Parlamento – se adjudicó las críticas no solo de Norlén, sino de quienes sostienen que el partido sabía que iba a abandonar a Magdalena Andersson, y que esperó que se desencadenara el caos político en el país, para comunicar su decisión.

Resumiendo: el próximo lunes se llevará a cabo una nueva votación en el Riksdagen y Magdalena Andersson nuevamente puede ser elegida premier sueca.

La única diferencia es que esta vez no encabezaría un gobierno de coalición, sino unipartidista de la Socialdemocracia. Sería un gobierno muy débil que tendrá que buscar apoyo en amplios sectores, para llevar a cabo su política.

Por otra parte, no estaría sujeto a un partido que, a pesar de ser tan pequeño, tiene exigencias tan grandes. Y tendría más libertad de acción, sostienen algunos.

 

(*) Actualización    

Cinco días después, Magdalena Andersson se sometió a una nueva votación en la cámara, esta vez con la propuesta de un gobierno unipartidista, recibiendo una vez más la aprobación del Riksdagen. 

El 30 de noviembre la nueva primera ministra de Suecia presentó su gabinete (enlace). 

 


La anterior ministra de Finanzas, actual presidenta del partido Socialdemócrata y premier sueca durante siete horas, Magdalena Andersson, quien puede ser reelegida por el Riksdagen el próximo lunes. Foto: Facebook. (La imagen está recortada).

 

  


Media

About Author

Related items

  • Morgan Johansson permanece en su cargo, luego de la votación en el Parlamento

    Morgan Johansson (S) permanece como ministro del Interior y de Justicia, a pesar de las fuertes críticas de la oposición y de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

    Ante la abstención de Amineh Kakabaveh, no hubo mayoría en el Riksdag para una moción de censura. Al mismo tiempo, continúa la discusión sobre el voto de desconfianza como arma política y sobre si el gobierno ha ido demasiado lejos para asegurar cómo votaría Kakabaveh.

     

     Fuente: SVT. 07.06.2022

     

    El Riksdag debe poder responsabilizar a los ministros cuando administran mal sus trabajos; ese ha sido el mensaje del líder de los conservadores (M), Ulf Kristersson durante el día. También criticó la forma de cómo Magdalena Andersson describe las críticas a Johansson.

    - La primera ministra ha afirmado que la desconfianza individual en un ministro significa que todo el gobierno debe dimitir. Eso no es cierto, la única que ha amenazado con una crisis de gobierno es la propia primera ministra. Es un intento cínico de intimidar al Riksdag, dijo el líder conservador (M) cuando subió al podio en el Riksdag.

    La votación terminó con 174 votos de apoyo a la moción de censura y con 97 de rechazo70 se abstuvieron y 8 diputados estuvieron ausentes. Por lo tanto, no hay mayoría para destituir a Morgan Johansson. Inmediatamente después de la votación, la primera ministra Magdalena Andersson convocó a una conferencia de prensa en la cual criticó a los partidos burgueses por adherirse a la desconfianza de los Demócratas de Suecia. La crítica trata de cómo Morgan Johansson, como ministro de Justicia, ha gestionado el problema de la criminalidad en Suecia.

    Andersson argumenta que la desconfianza en Johansson es una desconfianza en todo el gabinete, y podría haber frenado el proceso sueco de anexión a la OTAN.

    - Las decisiones precipitadas de M, KD y L podrían haber tenido graves consecuencias, puesto que nos encontramos en una situación delicada desde el punto de vista de la política de seguridad, dijo Andersson.

     

    Busch: "El gobierno es rehén"

    La líder de KD, Ebba Busch, llamó "independiente de extrema izquierda" a la diputada no partidista Amineh Kakabaveh que [según ella] tomó al gobierno como rehén; y criticó a Andersson por no aceptar la oferta que le hizo - si Johansson hubiera renunciado, KD y también M han dicho que no presentarían más mociones de censura antes de las elecciones.  

    - Lo mejor sería que Suecia se deshiciera de todo lo que se ha convertido en un obstáculo en las negociaciones sobre la OTAN, dijo Busch, respecto a Kakabaveh.

    También el Partido Verde (MP) y el partido de Izquierda (V) dijeron que hay motivos para criticar al gobierno y a Johansson por cómo se ha manejado la criminalidad, pero que destituirlo no era la solución.

    Magdalena Andersson, por su parte, sostiene que la oposición está tratando de reescribir la historia, que el foco se ponga en Kakabaveh y en la relación de Suecia con los grupos kurdos, la oposición sabía esto cuándo se inició el proceso de moción de censura, afirmó.

    - No hemos hecho ninguna concesión a Amineh Kakabaveh. Ahora, después de su fracaso, la oposición está tratando de reescribir la historia, dice Andersson.

     


    La diputada independiente Amineh Kakabaveh, durante su alocución en el Parlamento, donde este martes se llevó a cabo la votación de la moción de censura contra el ministro del Interior y de Justicia, Morgan Johansson (a la izquierda). A su lado, Magdalena Andersson, detrás de ella el ministro de Defensa, Peter Hultqvist, a su lado la canciller Ann Linde, detrás de ellos el ministro de Hacienda, Mikael Damberg. Foto: Pantallazo Riksdagen.se. 


    Resultados de la votación: Si: 174. No: 97. Abstención: 70. Ausentes:8. Foto: Pantallazo. Riksdagen.se


    Morgan Johansson y Magdalena Andersson quedaron conformes con la votación. Sin embargo, Andersson criticó seguidamente a la oposición, por haber presentado la moción de censura, calificándola de "irresponsable". Foto: Pantallazo. Riksdagen.se.
     

  • La oferta de Ebba Busch: “Deja que se vaya y no hay más mociones de censura”

    Durante el debate pre-elecciones, del canal 4 de televisión, este domingo, la líder de la Democracia cristiana, Ebba Bush, sorprendió a todos haciendo una propuesta concreta a la primera ministra, respecto a la moción de censura que se llevará a votación este martes, en contra del ministro de Justicia, Morgan Johansson.

    - Debe irse, déjalo ir. A cambio, te prometo que yo y mi partido no participaremos en más mociones de confianza de aquí hasta las elecciones, dijo Bush.

    - Por supuesto que pensaré cuidadosamente en lo que dice Ebba Busch, respondió Magdalena Andersson, abriendo la posibilidad de que Johansson sea removido.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Hay quienes dicen que el ministro de Justicia y del Interior, Morgan Johansson, fue despedido en vivo y en directo, la tarde del domingo.

    Seguramente no fue así. Sin embargo, todo hace suponer que las horas de Johansson como ministro están contadas - si bien es preciso tener en cuenta que la política sueca ha sido, este último tiempo, impredecible.

    Todo comenzó el jueves pasado, cuando la Comisión de Asuntos Constitucionales, KU, criticó – una vez más – a Morgan Johansson. Esta vez por haber faltado a la verdad respecto al apoyo que Suecia debía prestar a su personal en Afganistán, cuando Estados Unidos se retiró del país. Johansson cuestionó que fuese compatible con la Constitución ayudar a los intérpretes, y también afirmó que afectaría a un número muy elevado de personas.

    El jefe de bancada de los conservadores, Moderaterna, Tobias Billström, dijo que Johansson era  “un canalla mentiroso”.

    Los Demócratas de Suecia presentaron una moción de censura (o de confianza) a la que rápidamente se unieron los conservadores, los liberales y los democratacristianos.

    Esta es la votación que supuestamente se llevará a cabo en el Parlamento este martes, si es que antes no ocurre un imprevisto, como que Morgan Johansson es despedido por su jefa, o si él mismo opta por dimitir.

    Y una vez más es solamente un voto el que va a dirimir la cuestión: el voto de la diputada independiente Amineh Kakabaveh.

    La vez anterior que su voto fue decisivo fue en el otoño pasado, cuando, luego de llegar a un acuerdo con la Socialdemocracia para que Suecia mantuviera su apoyo a los kurdos, Kakabaveh votó a favor de que Magdalena Andersson pudiera formar gobierno.

    Pero ahora la situación es aún más complicada, por la solicitud de Suecia de ingreso a la OTAN y considerando que el único país que se opone firmemente a esto es Turquía.

    El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha dicho que Suecia es un país que "protege a terroristas" y presentó una lista con nombres de ciudadanos kurdos que Suecia debía deportar. Según Amineh Kakabaveh, su nombre figura en la lista, sin embargo, la embajada turca en Suecia lo niega.

    El caso es que Magdalena Andersson ahora debe tratar de negociar nuevamente con Amineh Kakabaveh, pero sin irritar aún más a Erdogan. En circunstancias de que las exigencias de la diputada kurda son diametralmente opuestas a las del presidente turco. 

    Kakabaveh era miembro de la bancada del partido de Izquierda en el parlamento, pero desde 2019, luego de tener desacuerdos con la dirección de su partido, es diputada independiente. Y es una enemiga acérrima de Erdogan y asegura que si Suecia retira el embargo de armas a Turquía, Erdogan seguirá matando a los kurdos. El presidente turco exige, además, que Suecia levante el embargo.

    Este lunes por la tarde – Día Nacional de Suecia, por lo demás – la prensa esperaba ansiosa a Amineh Kakabaveh, para conocer los resultados de sus conversaciones con la Socialdemocracia. Si llegaban a un acuerdo, ella votaría el martes en contra de la moción de censura, y Morgan Johansson no sería destituido de su cargo.

    Pero esta vez, al parecer, la reunión no fue fructífera.

    - No quisieron darme ninguna garantía. Cuando les pregunté si desatenderían las exigencias de Erdogan, me respondieron con silencio. ¿Por qué? ¿Tienen miedo? Tengo la sensación de que el gobierno va a sacrificar a su ministro. Eso es lo que han elegido, dijo. Y agregó que aún no había decidido cómo votará este martes.

    Ella quería llegar a un acuerdo no solo de palabra, sino también escrito, cosa a la cual la Socialdemocracia no puede acceder.

     

    El líder de los conservadores, Ulf Kristersson, asegura en tanto que nada tiene que ver la solicitud de ingreso a la OTAN con la confianza que se tiene en Morgan Johansson, a quien considera el peor ministro de Justicia que ha tenido Suecia en tiempos modernos.  

    - Magdalena Andersson derroca a su gobierno si así lo desea. Es solo ella quien habla de la crisis del gobierno, nadie más lo hace. Es normal que un primer ministro remueva a un ministro que no cuenta con la aprobación expresó.

     

    La primera ministra pareció sorprendida de la propuesta de Ebba Busch, y criticó, por su parte a Kristersson:

    - Ebba Busch muestra un espíritu más constructivo que Ulf Kristersson en esta situación. Tengo una gran responsabilidad por Suecia y el pueblo sueco. Por supuesto, esto incluye pensar detenidamente cuando recibo este tipo de información.

     

    Es muy probable que este martes por la mañana llame a una rueda de prensa para comunicar un cambio en el gabinete. 

    De no ser así, solo queda esperar la votación en el Parlamento el martes al mediodía. 

     

    Amineh Kakabaveh tiene tres posibilidades:

    1. Si apreta el botón verde, y aprueba la moción de censura, Morgan Johansson debe abandonar el gobierno.

    2. Si apreta el botón rojo, Morgan Johansson permanece como Ministro. Vota en contra de la moción de censura.

    3. Si vota nulo (botón amarillo), también permanece como ministro, puesto que no se logran los 175 votos necesarios para que la moción de censura se apruebe. La oposición cuenta con 174 votos solamente. 

     


    La primera ministra sueca, Magdalena Andersson y la líder del partido Democratacristiano, Ebba Busch. Foto: Pantallazo TV4. 

     

  • Magdalena Andersson amenaza con dimitir si Morgan Johansson es destituido de su cargo

    En rueda de prensa este jueves, la primera ministra Magdalena Andersson respondió duramente a la moción de censura presentada por la oposición en contra de su ministro de Justicia. Dijo que si Johansson era destituido, ella presentaba su renuncia.  

    - A tres meses de elecciones parlamentarias y con una guerra en nuestra cercanía, estamos en una situación muy delicada, dijo Andersson, muy airada, calificando la moción de los Demócratas de Suecia en contra de Morgan Johansson como “completamente irresponsable”.

    La moción fue respaldada por los Conservadores (M), los Liberales (L) y los Democratacristianos (KD) y se someterá a votación el próximo martes.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Una agitada jornada se desarrolló este jueves en el Parlamento sueco y, el país podría estar ante una nueva crisis gubernamental.  

    Al mediodía se llevó a cabo la rueda de prensa de la Comisión de Asuntos Constitucionales, KU, la que ha examinado 35 casos y encontró falencias en 14 de estos. Entre otros, la gestión del gobierno socialdemócrata frente a la pandemia, la que presentó “deficiencias frente a la crisis más grande que Suecia ha afrontado, en tiempos modernos”.

    Dos horas más tarde, en la hora de interpelaciones en la cámara, el representante de los Demócratas de Suecia (SD), Henrik Vinge, declaró:

    - Hemos llegado a un punto en el que la medida más importante frente a la criminalidad es la jubilación anticipada de Morgan Johansson y espero que podamos hacerlo la próxima semana. Exijo que el Riksdag, de conformidad con el capítulo 13, apartado 4 de la Constitución, ponga a prueba la confianza en Morgan Johansson.

    Según él, el ministro de Justicia “ha permitido que la criminalidad se expanda y ha convertido a Suecia en un país de gansters”.

    A lo que Morgan Johansson replicó que no era raro que la derecha reaccionara de esa forma, en vista de que las elecciones se acercan y las cifras en las encuestas no los favorecen. 

    - ¿Qué es entonces lo que oiremos de aquí en adelante? Sí, un tono cada vez más alto por parte de los partidos de derecha, de los Demócratas de Suecia pero también de otros partidos, y fuertes ataques personales, como el que acabamos de escuchar de Henrik Vinge.

     

    La moción de censura presentada por los Demócratas de Suecia no tardó en ser respaldada por el partido conservador, Moderaterna, (M), los Liberales (L) y los Democratacristianos (KD) y se someterá a votación en el Parlamento el próximo martes al mediodía.

    La reacción de la primera ministra, Magdalena Andersson, tampoco tardó en llegar. En rueda de prensa convocada con escasa antelación, la premier respondió airadamente a lo que calificó como una “irresponsabilidad extrema” de parte de la oposición.

    - Estamos a tres meses de las elecciones ordinarias. Hay una guerra en nuestra área inmediata. Estamos en un momento muy sensible con el caos y la incertidumbre con la solicitud de ingreso a la OTAN de Suecia y Finlandia.

    - Es terriblemente irresponsable. Es increíble. Esta no es una situación para jugadas políticas en Suecia. Esto es realmente peligroso. El pueblo sueco merece políticos que actúen con responsabilidad en esta situación, el pueblo sueco merece algo mejor, dijo.

     

    Andersson enfatizó que si Morgan Johansson es destituido de su cargo, ella presentará su dimisión.

    Ante la pregunta de la prensa de si esto podía resultar en una nueva crisis de gobernanza respondió:

    - Por supuesto, si se destituye a un ministro debido a decisiones políticas, se derroca a todo el gobierno. Es obvio.

     

    Por su parte, el líder de los conservadores, Ulf Kristersson comentó a la prensa que “nadie está exigiendo la renuncia de Magdalena Andersson”, y que si ella elige crear una crisis de gobierno es por decisión propia.

    En Facebook escribe el siguiente posteo:

    "Magdalena Andersson ahora está tratando de asustar desde su base gubernamental para salvar a su incompetente ministro de Justicia, Morgan Johansson, y por lo tanto amenaza con dimitir. Tenemos la intención de reemplazar a todo este gobierno a más tardar para las elecciones, pero cuanto antes mejor".

     

    El martes próximo la moción de censura se someterá a votación en el Parlamento. Para que sea aprobada se necesita un mínimo de 175 votos. Hasta el momento, M, KD, SD y L suman 174 votos, por lo que la diputada independiente Amineh Kakabaveh puede ser el voto que decida el futuro de Johansson.

    Ella planteó este jueves que espera la respuesta de la Socialdemocracia, antes de decidir su votación.

    Kakabaveh espera que el gobierno respete el acuerdo que tiene con ella, y que no se deje presionar por Turquía, en la cuestión del ingreso a la OTAN.

    Anteriormente ha trascendido que Amineh Kakabaveh es una de los kurdos/as que el presidente Erdogan exige que Suecia extradite, para dar su aprobación a la solicitud de Suecia. Algo que, sin embargo, la embajada turca en Estocolmo ha negado.

     


    La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, durante la rueda de prensa del jueves 2 de junio. Foto: Pantallazo TV4.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español