Sábado, 25 Septiembre 2021 | Login
Reportera de Radio Suecia inició una relación con islamista señalado por la Säpo Imagen de la fachada de Radio Suecia (Sveriges Radio), en Estocolmo. Foto: Sveriges Radio.

Reportera de Radio Suecia inició una relación con islamista señalado por la Säpo

Una reportera de Radio Suecia que investigaba el caso de islamistas calificados por la Policía secreta sueca (Säpo) como una “amenaza para la seguridad nacional” inició una relación privada con uno de ellos: Raad al-Duhan, hijo del imam de Gävle, Abu Raad.  

El controvertido hecho fue revelado este miércoles por el portal Doku, que publicó un extenso reportaje en su edición del miércoles. Los medios nacionales rápidamente se hicieron eco y el escándalo encendió las redes.  

 Por: Marisol Aliaga

 

La fundación Doku se dedica a investigar los círculos pro-violencia de islamistas radicales en Suecia, y gracias a sus extensas investigaciones periodísticas, su veracidad y su independencia, goza de un reconocido prestigio dentro del paisaje mediático nacional, a pesar de ser un medio relativamente nuevo.

Por ello, nadie alzó la ceja cuando fue justamente Doku el medio que desveló, este miércoles, que una reportera de Radio Suecia y de lo más prestigioso del periodismo nacional, el noticiario Ekot, se había involucrado personalmente con uno de sus entrevistados, Raad al-Duhan, hijo del ampliamente conocido imam de Gävle, Abu Raad. Tanto padre como hijo están en espera de ser deportados, luego de haber sido calificados por la Policía secreta sueca (Säpo) como una  “amenaza a la nación”.

La nota de investigación de Doku comienza nombrando a los seis hombres provenientes de Oriente Medio que fueron detenidos y puestos bajo custodia policial en 2019, con apoyo de la Ley de Control Especial de Extranjeros. Los seis habían sido considerados por la Agencia Sueca de Migración, la Policía de Seguridad, el Tribunal de Apelación de Migración y el gobierno sueco como una amenaza para la seguridad nacional. Por todo esto el gobierno había determinado que los hombres fueran deportados.

Entre ellos se encontraban el conocido imam de Gävle, Abo Raad, y su hijo Raad al-Duhan, ambos ciudadanos iraquíes a quienes les fue negada la ciudadanía sueca.

En este contexto, la periodista realizó una serie de reportajes sobre las deportaciones en este marco legal. Las notas fueron de carácter crítico, tanto a la policía de inteligencia sueca, como a la falta – según la reportera – de transparencia en la aplicación de la ley.

En diciembre de 2019, la periodista entrevista a Raad al-Duhan. En la nota, ella toma un claro partido por el entrevistado y – según se sabe hoy – fue criticada en su momento por colegas de su redacción. Según las críticas, la reportera había recalcado los detalles positivos del entrevistado, sin nombrar su participación en los círculos islamistas.

Una de las voces críticas fue el experto en terrorismo, Magnus Ranstorp, quien escribió que la entrevista no fortalecía la sensación de imparcialidad.

Estos reportajes están aún disponibles - a pesar de las críticas por falta de imparcialidad - en el sitio web de Radio Suecia, Sverigesradio.se. 

Doku reveló, este miércoles, que la reportera había iniciado una relación con Raad al-Duhan, y que la dirección de Radio Suecia tuvo conocimiento de ello en otoño del año pasado. No obstante, y pese al problema ético, las publicaciones se han mantenido en SR durante todo este tiempo y sin una explicación al lector, algo que ha sido criticado por Doku, entre otros.

Según la periodista de SR, ella había comenzado  "una relación de amistad" con al-Duhan desde el verano de 2020.

"Raad Al Duhan y yo somos amigos desde el verano de 2020, y entonces, mi madre y su esposo también se pusieron en contacto con Raad. Le ofrecieron la oportunidad de vivir en su casa en Estocolmo, donde ellos mismos no se alojaban en ese momento. Principalmente porque Raad quería alejarse de Gävle, donde había carecido de una vivienda estable durante un tiempo. Luego informé a mi entonces jefe sobre mi relación amistosa con Raad. Algún tiempo después, decidí renunciar por cuenta propia al trabajo", escribió a Doku la reportera. 

Desde octubre de 2020, al-Duhan está inscrito en esta vivienda, y la madre de la reportera lo ha representado en los asuntos legales con la justicia. La mujer, quien anteriormente trabajaba en la Policía, envió cartas tanto a la Säpo como a dos ministros. En su carta se refiere al programa de Ekot, que hizo su hija, pero sin nombrar su parentesco:

“Cuando escucho el reportaje de Ekot sobre cómo tratamos en Suecia a estas personas, en la práctica, es difícil rechazar la idea de que en realidad estamos tratando de hacerles la vida tan deplorable y difícil como sea posible y durante el mayor tiempo posible. Para mí esto representa una visión humana que no puedo aceptar y que nunca pensé que tendría que enfrentar en el país donde nací y crecí y, por lo demás, tampoco dentro del partido que abracé desde niña, gracias a la participación de mis padres en el “movimiento”.

El partido al que se refiere es el mismo al que pertenecen el ministro de Justicia, Morgan Johansson, y el ministro del Interior, Mikael Damberg: la Socialdemocracia.

Doku quiso saber qué medidas habían tomado los superiores de la periodista, a lo que el director y editor responsable de Ekot en la Radio Suecia, Klas Wolf Watz, afirmó que la periodista ya no trabaja allí y que el asunto había sido tratado como de "gestión sobre recursos de personal". 

 

“Tan pronto como descubrí que la integridad del personal editorial podía ser cuestionada, actué. Como resultado, ella renunció por su cuenta a principios de octubre de 2020 ", dijo Wolf Watz a Doku. Y rehusó a responder si la policía sueca de seguridad, Säpo, se había contactado con él.

La razón de la pregunta es que el edificio de Radio Suecia es un objeto clave y protegido por ley, por ende, está amparado por las medidas de la Policía de Seguridad, prevención y otros. Vale decir, protegido de casos de sabotaje o terrorismo, entre otros. Por lo tanto, la policía de seguridad tiene no solo el derecho sino también la obligación de estar en conocimiento de alguna posible amenaza.

 

 
Imagen de la fachada de Radio Suecia (Sveriges Radio), en Estocolmo. Foto: Sveriges Radio.

¿Quién es Raad al-Duhan?

 

Según la madre de la reportera, los medios nacionales no han dado la información correcta de su protegido, consigna Expressen

 

“Después de pasar tiempo con Raad y también de hacer nuestras propias investigaciones, tenemos una imagen de Raad completamente diferente a la descrita por la Policía de Seguridad y en los medios de comunicación”, escribió ella, en la carta a los ministros.

 

La mujer cree que el manejo del tema de la deportación del islamista es “legalmente incierto”, en parte porque hay una “falta de transparencia partidista”, (esto quiere decir que su partido, el Socialdemócrata, ¿debe tener injerencia en este tipo de casos?, la pregunta queda en el aire). También escribe que Säpo ha cometido errores antes y sugiere que este también puede ser el caso ahora. 

 

A Raad al-Duhan le ha ido muy bien en Suecia. Ha tenido presencia mediática, fundó un club deportivo con jóvenes en la ciudad de Umeå y ha recibido varios premios. En el 2008 del Rotary Club, entre otros.

 

No obstante, tiene una cara más oscura, que algunos medios han mostrado (sobre todo Expressen y Doku, no así Aftonbladet), y a una periodista en particular le salió caro.

 

La actual periodista de Expressen, y anterior jefa de redacción del diario Gefle Dagblad, Anna Gullberg, escribe que lo desvelado por Doku “puede haber representado un peligro para Radio Suecia y corre el riesgo de llevar a una pérdida masiva de confianza en el personal editorial de Ekot”.

 

Luego de que Gefle Dagblad (en 2015) investigara al círculo alrededor de la mezquita de Gävle, Raad al-Duhan expresó una amenaza de muerte en contra de Anna Gullberg, como ella lo relatara en una crónica en Expressen.

 


Para el Día de la Libertad de Prensa, Anna Gullberg participó, junto a sus colegas del diario, en una demostración, y llevó un cartel alusivo. Foto: Pantallazo, Expressen.se.

 

Por esto, al-Duhan fue condenado, en febrero de 2017, por “amenazas ilegales”. Anteriormente tenía ocho anotaciones en el prontuario policial.

También el experto en terrorismo, Magnus Ranstorp, ha experimentado “la otra cara” del protegido de la madre de la ex reportera de SR.

“Aquí tenemos al parásito al que se le ha dado demasiado espacio para expresarse y se le llama "experto". Ahora la verdad está comenzando a surgir sobre este sucio Randtorp (¡sic!) Y hay quienes son igual de sucios, si no más, la Policía de Seguridad de Suecia ", escribió al-Duhan en Facebook el 30 de abril del año en curso, como comentario a una crónica de Magnus Ranstorp, publicada en Aftonbladet.

Según Doku, dos horas más tarde modificó las palabras más soeces.

Y esto escribió, en la misma red social, sobre los medios de comunicación:

"¡El mayor terrorista de hoy son los medios de comunicación! ¡Los medios de comunicación son la causa de todo el odio y el terrorismo que vemos hoy! ¡Tenemos gente que hace todo para vender! ¡El resultado es lo que vemos hoy!”.

Posteo que no deja de llamar la atención, puesto que tanto las entrevistas de la reportera como las otras sobre él en Radio Suecia, le son muy favorables.

 

Otra periodista que sufrió la ira de al-Duhan fue la autora de la nota investigativa de Doku, Sofie Löwenmark.

 

“Después de que la periodista recibió información de que yo quería ponerme en contacto con ella, Raad al-Duhan se puso en contacto conmigo y expresó, en una serie de archivos de audio, su descontento conmigo, con Doku, Magnus Sandelin, Magnus Ranstorp y la Policía de Seguridad”, dice, para finalizar, la nota en Doku.

 

Agrega que Raad al-Duhan tiene de presentarse a la policía cinco días a la semana en horarios específicos.

 

Lo mismo deben hacer los otros islamistas que deberían haber sido deportados, pero que por correr peligro en el país de destino siguen en Suecia en espera de su expulsión. Uno de ellos abandonó el país por cuenta propia.

 

Actualización: Luego de la publicación de Doku, el debate sobre la credibilidad de Radio Suecia ha seguido en los medios nacionales y en las redes sociales. También se ha discutido una vez más la existencia de Public Service, que es solventado con el impuesto de todos los habitantes de Suecia mediante el impuesto mensual, pero cumple cada vez menos con su rol de informar, en forma imparcial, a la población. 

El viernes, la gerenta general de Radio Suecia, Cilla Benkö, fue entrevistada en la emisora. 

 

 

About Author

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español