Viernes, 24 Junio 2022 | Login
Cómo podría haberse evitado la pandemia y por qué no se hizo

Cómo podría haberse evitado la pandemia y por qué no se hizo

¿Podría haberse evitado la pandemia?

"Un comité establecido por la Organización Mundial de la Salud (la OMS) con el nombre de The Independent Panel for Pandemic Preparedness and Response, ha indicado que, sin lugar a duda, la pandemia podría haberse evitado si hubiera existido una agencia internacional de vigilancia epidemiológica, dotada de recursos suficientes, con pleno acceso a toda la información pertinente, sin retrasos ni dificultades y con autoridad para poder proponer medidas de prevención y control de pandemia", escribe en esta columna el profesor  Vicenç Navarro.

 Por: Vicenç Navarro (*)

La pandemia está poniendo al descubierto una vez más que el actual orden internacional imperante es uno de los mayores obstáculos en el mundo para la mejora del bienestar y calidad de vida de la mayoría de las poblaciones, tanto de los países desarrollados como de los que están en vías de desarrollo. Según científicos que gozan de gran credibilidad, este acontecimiento, uno de los que más daño han causado en los últimos cien años, podría haberse evitado si hubiéramos tenido organizaciones internacionales puestas servicio del bien común, anteponiéndolo a los intereses económicos, financieros y políticos particulares de grupos minoritarios de la población, así como de nacionalismos que obstaculizan la solidaridad internacional, sin la cual las poblaciones -tanto las de los países en vías de desarrollo como las de los países desarrollados- no podrán combatir las enormes crisis sociales y salubristas causadas por la pandemia.

 

¿Cómo podría haberse evitado la pandemia?

Un comité establecido por la Organización Mundial de la Salud (la OMS) con el nombre de The Independent Panel for Pandemic Preparedness and Response, ha indicado que, sin lugar a duda, la pandemia podría haberse evitado si hubiera existido una agencia internacional de vigilancia epidemiológica, dotada de recursos suficientes, con pleno acceso a toda la información pertinente, sin retrasos ni dificultades y con autoridad para poder proponer medidas de prevención y control de pandemias. Los expertos incluso calculan el coste que supondría establecer esta agencia: entre 5.000 y 10.000 millones de euros para ser establecida, con 50.000 a 100.000 millones de euros para poder responder y atajar desde el principio la epidemia, evitando que se convirtiera en pandemia (ver The Financial Times "WHO and global leaders could have averted Covid catastrophe, say experts", 13.05.21).

El comité llega a esta conclusión tras analizar críticamente qué ocurrió al principio de la pandemia, señalando errores clave que podrían haberse evitado, y que eran no tanto fallos de competencia profesional, sino consecuencias de las coordenadas del poder institucional, que dificultaron la resolución de ese grave problema. Entre esos errores, estaba la falta de información por parte de la OMS así como del gobierno chino sobre el nivel de propagación de la epidemia en la provincia de Wuhan, con un retraso considerable en la alerta necesaria. La OMS tardó en declarar la emergencia salubrista y sanitaria, lo cual no hizo hasta el 31 de enero del 2020, esperando incluso hasta más tarde -el 11 de marzo- para definirla como pandemia. Tales retrasos desencadenaron errores aún más graves.

El comité también critica a la OMS por no haber reconocido desde el principio que el aire era la vía clave en la transmisión del virus, lo cual era fácil de deducir, pues era una enfermedad predominantemente respiratoria. La OMS no lo reconoció formalmente hasta mucho mas tarde; ni tampoco consideró propuestas más intervencionistas, como la suspensión del transporte internacional (fundamentalmente aéreo) hasta mucho más tarde. En un lugar prominente en su crítica incluía también a Europa y América del Norte, por su gran retraso en responder a lo que ya se sabía que era una pandemia creando una situación caótica que se mostró con toda claridad en su respuesta a la escasez de material de protección y tratamiento de la población (desde mascarillas a respiradores).

Tal documento debería ser de lectura obligatoria para las autoridades nacionales e internacionales que han gestionado la pandemia. En realidad, es una crítica, llena de sentido común, que es de improbable aplicación debido al sistema de poder internacional, que está precisamente en la base de por qué no estamos avanzando más rápidamente en la prevención y control de la pandemia, como lo exige la propia supervivencia de los seres humanos (tanto de los pobres como de los ricos).

Otro caso de desorden del orden internacional. La producción y distribución de las vacunas

Otro caso claro es la muy limitada respuesta ante el hecho de que millones de seres humanos están muriendo, cuando sabemos cómo podría evitarse. Sabemos que las vacunas proporcionan   inmunidad frente al virus, que es el que causa la enfermedad. Pero este virus va mutando constantemente, y el número de mutaciones y su gravedad dependen del tamaño de la población infectada, pues a mayor extensión de la población infectada mayores son las probabilidades de que aparezca una variación del virus que sea resistente a las vacunas existentes. De ahí que sea urgente que el tamaño de la población infectada se reduzca, siendo su vacunación un elemento esencial para el control de la pandemia. La población española puede estar inmunizada y, sin embargo, no está protegida frente a una nueva variante que sea resistente a la vacuna que recibió. Ello implicaría que la pandemia se cronificara, que es lo peor que puede ocurrir. Y de ahí la gran urgencia de la vacunación a nivel mundial.

En este aspecto, es importante destacar el reciente editorial del The New York Times "America, vaccinate the world", 15.05.21. Tal rotativo es de sensibilidad económica liberal que representa, en general, el pensamiento económico dominante en el nordeste de EEUU. Y, sin embargo, hoy está animando al presidente Biden a que se mueva incluso más a la izquierda pues, aun cuando este ha apoyado la suspensión de las patentes de las vacunas anti COVID-19, el The New York Times considera que debería ir más rápido y ser más efectivo en la ejecución de esta suspensión de las patentes, ya que la propia supervivencia de la humanidad dependerá de que se tomen decisiones más radicales que las que la administración Biden estaba considerando. El rotativo considera también que la propuesta de la OMS de crear un fondo común para adquirir vacunas, el COVAX (casualmente, la misma propuesta que el presidente Sánchez del gobierno español ha sugerido) es insuficiente, pues hasta ahora no ha podido cumplir su limitado objetivo de vacunar al 20% de la población del mundo subdesarrollado. Seguir por este camino, dice el editorial, retrasaría enormemente la vacunación masiva de la población, agravando todavía más la pobreza y el subdesarrollo de tales países. Insinúa también que la propuesta de la OMS refleja la falta de influencia de tal institución (la misma que la comisión citada en la primera parte del artículo hacía referencia). El dolor humano es enorme y ya se están dando muchas explosiones en zonas del mundo de gran inestabilidad política (como subraya The New York Times).

De ahí que sugiera un intervencionismo mucho más contundente por parte del gobierno federal, ofreciendo un mayor liderazgo en la resolución de este enorme problema. Y propone nada menos que la propiedad pública de la producción de tales vacunas, una producción que, según este rotativo, no puede ni debe ser sometida a las leyes del mercado, sino que debe estar puesta al servicio común. Y, por si fuera poco, el The New York Times propone también, que se otorgue esta potestad a todos los países (tanto a los ricos como a todos los demás). Subraya también el NYT, que la anulación de las patentes permitiría que los países pobres pudieran producir estas vacunas con el soporte técnico que se necesitara y con los productos que los países pudieran importar, cuyos precios deberían ser accesibles a su erario público. Ni que decir tiene que aplaudía también muchas de las medidas que está proponiendo Biden, cuya inspiración como gobernante es la del presidente Roosevelt (el fundador del New Deal) y cuya fotografía ha puesto en lugar prominente en su despacho. Esta suspensión de las patentes es la medida más inteligente y realista en respuesta a la pandemia. La solidaridad es necesaria para la supervivencia de la totalidad, "tanto del burgués como del trabajador", como afirmaba el socialista Sanders recientemente (y cuya influencia y la de sus fuerzas afines es considerable en el Congreso de EEUU).

En este sentido, la gran inteligencia (y astucia política) de Biden ha sido resultado de haberse dado cuenta de la necesidad de tomar medidas más contundentes, resultado de un amplio movimiento de protesta frente al trumpismo. Contribuyó a ello el éxito electoral de los socialistas liderados por Sanders, cuyos seguidores tienen muchos espacios de poder en lugares visibles del gobierno federal.

Observaciones sobre España

La gravedad de la pandemia en España (todavía hoy, es el vigesimoprimer país del mundo en cuanto a mortalidad acumulada por cada 100.000 habitantes desde el principio de la pandemia, debido al COVID-19) responde a sus enormes limitaciones y deficiencias, algunas compartidas con otros países y otras específicas de nuestro país, como he indicado a lo largo de varios artículos recientes. En cuanto a la vacunación, las izquierdas (excepto el partido mayoritario en el gobierno, el PSOE) y los verdes fueron las primeras fuerzas políticas en proponer las soluciones que incluían la suspensión de patentes, medidas ignoradas o desmerecidas tras la previsible acusación de radicales, extremistas y semejantes frivolidades, lo que refleja el enorme conservadurismo del establishment político-mediático español. Fueron las izquierdas las que propusieron y apoyaron la suspensión de las patentes, mientras que el PSOE, así como el PP, VOX y Ciudadanos, se opusieron. Es interesante que cuando el presidente Biden apoyó tal suspensión, el presidente Sánchez cambiara entonces de posición apoyando esta medida, lo cual es de celebrar, pero es preocupante que no se aprobara antes cuando las fuerzas progresistas lo propusieron. Han sido esta cautela y moderación del partido mayoritario del gobierno español las que han debilitado la capacidad de movilización de la población a favor del cambio tan notable que se requiere y que la población exige. El presidente Biden ha entendido que la mejor manera de frenar la expansión del trumpismo ha sido la de tomar las medidas profundas y necesarias para que mejore la calidad de vida de las clases populares. Sería bueno que ocurriera lo mismo en España, donde el trumpismo se está expandiendo rápidamente.

 (*) Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra. Y es profesor de Políticas Públicas de The Johns Hopkins University.

 

About Author

Related items

  • Restricciones por la pandemia se levantan el 9 de febrero

    La mayoría de las restricciones que Suecia ha tenido durante la pandemia, se levantan el próximo 9 de febrero, según lo anunció en rueda de prensa el gobierno, este jueves.

    - Comienza a ser hora de abrir la sociedad. La pandemia no ha terminado, pero estamos en camino a una fase completamente nueva, expresó la primera ministra, Magdalena Andersson.

    La Agencia Sueca de Salud Pública considera, además, que la Covid-19 debería dejar de ser clasificada como una enfermedad socialmente peligrosa.

     

     Por: Magazín Latino

     

    ¿Vuelta a la normalidad?

     

    Tal cual se venía conjeturando desde hace días, el gobierno anunció hoy que el 9 de febrero se levantan las recomendaciones frente al corona.

    La única recomendación que se mantiene es quedarse en casa si se está enfermo.

    Esto rige, eso sí, para las personas vacunadas. 

    Los no vacunados deberán seguir manteniendo las medidas de autocuidado que están vigentes hoy en día, vale decir, la distancia social (dos metros) y el lavado de manos frecuente.

    - Los no vacunados corren un riesgo muy, muy alto de enfermarse, dijo la ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren (S).

    Estas personas deben seguir evitando las aglomeraciones.

    Y todos quienes presenten síntomas sospechosos de covid-19 debe también permanecer en casa y evitar el contacto cercano con otras personas.

    El uso de mascarilla nunca ha sido obligatorio en Suecia. Tan solo - y como recomendación - su uso en horas de congestión en el transporte público.

     

    Entre otras medidas se eliminarán los aforos  las restricciones de visitas a residencias de ancianos.  

    El pasaporte de vacunas también se eliminará para una serie de actividades; además, el gobierno tiene la intención de levantar las restricciones de ingreso para los países nórdicos.

    - Empieza a ser hora de abrir Suecia. La pandemia no ha terminado, pero vamos camino a una fase completamente nueva, comunicó, en la rueda de prensa, la primera ministra Magdalena Andersson.

    Explicó que esta decisión se basa en que el conocimiento sobre la variante Ómicron ha mejorado, que la cobertura de vacunación ha aumentado considerablemente, y que el número de pacientes con Covid-19 en las UCI:s se ha mantenido estable desde principios del año.

    A esto se agrega que la Agencia Sueca de Salud Pública considera que la covid 19 debería dejar de ser clasificado como una enfermedad socialmente peligrosa.

    - Las medidas contra la propagación de la infección deben ser proporcionales y no más restrictivas de lo necesario. La infección seguirá propagándose, pero, gracias a las vacunas, ya no tendrá consecuencias tan graves para la sociedad como antes. Por lo tanto, la Agencia de Salud Pública de Suecia solicita al gobierno que levante la clasificación de Covid-19 como una enfermedad social y generalmente peligrosa. El individuo todavía tiene la gran responsabilidad de no transmitir la infección al quedarse en casa cuando está enfermo con síntomas de Covid-19 y de vacunarse, dice la directora ejecutiva Karin Tegmark Wisell.

     

    Las reglas por la pandemia que vencen el 9 de febrero:

    • Ley temporal de medidas de control de infecciones en los restaurantes: requisitos de distancia social entre los comensales, certificados de vacunas, el permiso de servicio temporal de atención al público, limitaciones en la cantidad de personas en un grupo.
    • Aforo máximo para eventos culturales y deportivos.
    • Recomendación al transporte público sobre mantenimiento de salidas.
    • Recomendación sobre mascarilla en caso de congestión en el transporte público.
    • Recomendación a todas las personas que tienen la oportunidad de trabajar desde casa.
    • Recomendación a empresarios.
    • Recomendación a las asociaciones de cultura, deporte y ocio de que se abstengan de organizar campeonatos y campamentos en espacios cerrados.
    • La recomendación de la educación a distancia parcial en la educación de adultos.

    Fuente: Agencia Sueca de Salud Pública

     

    El levantamiento de las medidas y recomendaciones fue recibido por la población en Suecia con sentimientos encontrados. Algunos piensan que es una apuesta muy arriesgada que puede traer graves consecuencias con aún más mortandad de la que se ha visto hasta ahora. Y que puede enviar una falsa señal de seguridad de que "la pandemia ya se superó".

    En tanto, los empresarios y dueños de restaurantes, que han visto en peligro sus fuentes de ingreso, celebraron la decisión gubernamental. 

    Recientemente, Dinamarca levantó todas las medidas y Noruega casi todas. 

    Finlandia, en cambio, está evaluando las condiciones para ir relajando las restricciones, que, en comparación, han sido mucho más estrictas que las de Suecia. 

     


    La primera ministra Magdalena Andersson, con la ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren,  a la izquierda; y la directora de la Agencia sueca de Salud Pública, Karin Tegmark Wisell, a la derecha. Foto: captura de pantalla Regeringen.se.

     

  • El Winnipeg, el barco de la esperanza

    La pintora Cecilia Zabaleta y la escritora Thamar Álvarez son dos chilenas que comparten una historia: sus abuelos llegaron a Chile en el emblemático Winnipeg, el barco con el que Pablo Neruda ayudó a salvar a más de dos mil refugiados de la guerra civil española.

    ´ “Ni Cecilia Zabaleta ni yo pudimos conocer a nuestros abuelos. La pintora nació cuando su abuelo ya había fallecido y mi abuelo murió cuando yo tenía un año y cuatro meses. Solo alcancé a llamarlo “Tata Olo” ´, escribe, en esta columna, Thamar Álvarez.

     

      Por: Thamar Alvarez Vega

     

    Este fin de semana tuve la oportunidad de visitar la exposición “Boleto de Ida”, de la pintora chilena Cecilia Zabaleta, en el barrio de la Barceloneta, en Barcelona. Así expresado, sería la exposición pictórica de una inspirada artista nacional, pero su obra es mucho más que eso. Es un aporte muy valioso y emotivo a la memoria histórica chilena y española, por cuanto sus cuadros reflejan una experiencia familiar asociada con un evento histórico en el que muchos chilenos y chilenas estamos (me incluyo) involucrados.

    Este evento es la guerra civil española y, más en concreto, la llegada de un barco, el Winnipeg, al puerto de Valparaíso el 2 de septiembre de 1939. En su interior, llevaba a más de dos mil refugiados españoles, hombres, mujeres, niños y niñas. Entre ellos, el abuelo de la pintora, Antonio Zabaleta, procedente del País Vasco, y mi abuelo, Manuel Álvarez, de Asturias.

    El Winnipeg había sido fletado por el gobierno del presidente Pedro Aguirre Cerda, quien contó con la colaboración del poeta Pablo Neruda. Éste había sido cónsul en España durante el gobierno de la Segunda República (derrocada por el militar golpista Francisco Franco) y, meses después del término de la guerra civil, fue nombrado cónsul especial para la inmigración republicana española. Sus gestiones en Argentina y Uruguay, solicitando apoyo logístico para acudir al rescate de los refugiados españoles en suelo francés, fueron exitosas. El barco zarpó del puerto de Pauillac el 4 de agosto de 1939 y llegó a Valparaíso un mes después.

    Los casos de Antonio Zabaleta y mi abuelo Manuel Álvarez nos entregan datos importantes que nos permiten describir la suerte que corrieron los exiliados españoles en Chile: sus vicisitudes y destinos. Antonio Zabaleta era apenas un adolescente cuando embarcó; mi abuelo tenía más de veinte años. El primero embarcó solo, pero tuvo la inmensa fortuna de encontrarse con su padre en el navío. Mi abuelo embarcó solo y solo llegó a Valparaíso. Hubo, sin embargo, también muchas familias que pudieron embarcar y mantenerse unidas. En los años noventa, conocí en Santiago a una familia chileno-catalana descendiente de un matrimonio que llegó en el Winnipeg con dos hijas pequeñas. Solo la madre y la hija menor (hubo un tercer hijo nacido en Chile, pero a la fecha fallecido) sobrevivían en aquella época. La hija se desempeñaba como profesora en la Universidad Católica de Chile.

    La gran mayoría de los refugiados llegó con lo puesto y apenas unas pocas pertenencias; eran de clase media, y los hombres ejercían oficios. Asimismo, fueron esforzados trabajadores que salieron adelante trabajando duro y con perseverancia. Famosa es la anécdota que vivió Pablo Neruda antes de la partida del navío desde costas francesas. El poeta entrevistó uno por uno a los refugiados prestos a embarcar. Les hacía preguntas sencillas, y una de ellas era a qué se dedicaban en España para ganarse la vida. Uno de ellos le respondió que era corchero. Neruda le preguntó si era consciente de que en Chile no había alcornoques (el árbol a partir del cual se fabrican los corchos), a lo que el hombre, con firmeza castiza le respondió: “Pues los habrá”.

    Antonio Zabaleta, tal como cuenta su nieta, trabajó el primer tiempo en una zapatería, en Valparaíso; pero su buen corazón terminó causando que lo despidieran, pues a la gente pobre le regalaba los zapatos. Finalmente, se trasladó a Santiago, donde conoció a la que sería su esposa, y allí se afincó. Mi abuelo se desempeñó en diversos oficios y, a la fecha de su muerte (en agosto de 1966), trabajaba en una tienda de camisas en Valparaíso, donde se había radicado. Exiliado como estaba, se preocupó siempre de hacer llegar a su familia en España parte del dinero que ganaba. En Oviedo quedaron esposa y dos hijos con los que, lamentablemente, nunca pudo reencontrarse. Mantuvo siempre sus ideales republicanos y anarquistas, por lo que sus relaciones con la administración española en Chile (consulados, embajada) eran distantes y malas. Tampoco era asiduo del Club Español de Valparaíso, pues ahí se reunía la flor y nata del franquismo español. Con el tiempo, conoció a mi abuela Adriana y, debido a las malas relaciones con las autoridades, nunca pudo inscribir a mi padre (nacido en 1945), por lo que éste debió recuperar la nacionalidad española ya exiliado en Oviedo, a mediados de los años setenta. El exilio en 1974, esta vez de mis padres, mi hermana y yo tras el golpe de Estado de 1973, parecía convertirse en un karma familiar.

    Ni Cecilia Zabaleta ni yo pudimos conocer a nuestros abuelos. La pintora nació cuando su abuelo ya había fallecido y mi abuelo murió cuando yo tenía un año y cuatro meses. Solo alcancé a llamarlo “Tata Olo” (pues estaba muy pequeña aún para llamarlo “Tata Manolo”) y, eso sí, a ser una nieta regalona y muy querida por él.

    La exposición de Cecilia Zabaleta es mucho más que una muestra pictórica. Es un viaje al pasado en el navío del amor y de la memoria histórica de Chile y España. Un recuerdo emotivo y cargado de belleza a aquellos miles de refugiados españoles que llegaron a Valparaíso una noche de septiembre de 1939, solo con “boleto de ida”.

            

    Esplugues de Llobregat, enero de 2022

    Thamar Álvarez Vega

    Escritora y Psicóloga

     
    El abuelo de la escritora Thamar Álvarez Vega, Manolo Álvarez, llegó a Chile en el Winnipeg, que arribó al puerto de Valparaíso el 2 de septiembre de 1939. 

  • Comisión Corona: "La Oficina de Gobierno nos niega importante información"

    El semanario Medicina Actual informa este jueves que a la Comisión Corona se le ha negado el acceso a importante documentación sobre la gestión del gobierno frente a la pandemia. Se trata, entre otros, de memorándums de relevantes reuniones entre secretarios de Estado y representantes de altas autoridades.

    - Nos inquieta y presiona el hecho de que la actuación de la Oficina del Gobierno nos ha dado aún menos tiempo para cumplir con la tarea que el gobierno le ha encomendado a la Comisión, dijo Joakim Sonnegård al noticiero radial Ekot.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    A un mes de la entrega del tercer informe de la Comisión Corona, el semanario especializado en temas de salud, Medicina Actual (Dagens Medicin) afirma que hay bastantes discusiones entre la Oficina de Gobierno y la comisión. No hay acuerdo sobre qué documentos deben ser puestos a disposición de la comisión para que esta logre emitir un informe justo sobre la gestión del gobierno frente a la pandemia del coronavirus.

    La Comisión trabaja a contrarreloj. El informe final está agendado para el 25 de febrero del año en curso.  

     

    El 30 de junio de 2020, el gobierno sueco nombró una comisión para investigara y evaluara las medidas tomadas para limitar la propagación de Covid-19.

    En un punto de prensa, el entonces Primer Ministro, Stefan Löfven, presentó al presidente de la Comisión Corona, Mats Melin, quien dijo que se sentía “honrado de que el gobierno lo pusiera al frente de tan importante tarea”.

     

    El 15 de diciembre, la comisión presentó su primer informe, que constituyó una dura crítica a la gestión sueca de la pandemia. La comisión recalcó que la estrategia de “proteger a los ancianos” había fracasado.

     

    El 29 de octubre de 2021, fue presentado el segundo informe. Que fue una crítica aún más dura respecto a las medidas del gobierno de Löfven. La comisión llegó a la conclusión de que la preparación de Suecia para enfrentar la pandemia había sido “deficiente” y las medidas tomadas "tardías". También estableció que al comienzo de la pandemia, la propagación de la infección fue  "significativamente más dramática" de lo que mostraron las estadísticas de la Agencia de Salud Pública.

    El informe fue además particularmente crítico con la Autoridad Sueca de Entorno Laboral, que no proporcionó información sobre la falta de equipos de protección, lo que fue "una traición" hacia los trabajadores.

     

    Ahora, frente al informe final, ha surgido una discusión entre la Comisión y el gobierno, puesto que esta expresó hoy que se les niega el acceso a importantes documentos. Entre otros, memorandos de la oficina de gestión de crisis respecto a reuniones intensas entre los secretarios de estado y representantes de altas autoridades.

    - Estas son anotaciones de reuniones que pueden proporcionar respuestas sobre cómo el gobierno y las autoridades han tomado las decisiones relacionadas con la pandemia, declaró el secretario general de la Comisión Corona, Joakim Sunnegård, al noticiero radial Ekot.

    Agregó:

    - Nos inquieta y nos presiona el hecho de que la actuación de la Oficina del Gobierno nos deja aún menos tiempo para cumplir con la tarea que el gobierno le ha encomendado a la Comisión.

     

    Por su parte, la Oficina de Gobierno manifestó a la radio, que tiene un "diálogo en curso" con la Comisión, y que esta ha recibido una "gran cantidad de información y documentos". Agrega que los memorandos personales que los funcionarios "pudieron haber hecho" no son, sin embargo, algo que la oficina gubernamental tenga a su disposición.

    Los expertos jurídicos deberán dirimir ahora quien tiene la razón.

    Sin embargo, el experto en libertad de expresión, Nils Funcke, dijo al semanario que es "extremadamente preocupante" que las oficinas gubernamentales no brinden la información a la cual la Comisión Corona quiere acceder.  

    - En términos generales, la Comisión ha sido designada para llegar al fondo de cómo se ha desarrollado el manejo de la pandemia. Entonces, es un requisito fundamental que esta tenga acceso a todos los documentos sobre cómo se ha manejado, dijo Funcke.


    Imagen de la rueda de prensa donde Stefan Löfven presentó la Comisión Corona, el 30 de junio de 2020. Stefan Löfven dimitió el 10 de noviembre de 2021. Isabella Lövin, vocera del Partido Verde, abandonó la política en agosto de 2020.  Lena Hallengren se mantiene como Ministra de Asuntos Sociales, en el gabinete de Magdalena Andersson. Foto: Pantallazo de Youtube. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español