Miércoles, 18 Mayo 2022 | Login
La alta tasa de letalidad por Covid-19 en Suecia y por qué el modelo neoliberal de inmunidad de rebaño no debe ser imitado en América Latina Marcello Ferrada de Noli es profesor emérito de epidemiología. Anteriormente en el Instituto Karolinska, Suecia, y en la Escuela de Medicina de Harvard. Presidente de la ONG Doctores Suecos por los Derechos Humanos – SWEDHR.

La alta tasa de letalidad por Covid-19 en Suecia y por qué el modelo neoliberal de inmunidad de rebaño no debe ser imitado en América Latina

Los ancianos han representado la gran mayoría de las muertes por Covid-19 en Suecia, ya sea en residencias de ancianos o en sus propios hogares, a menudo solos. A mediados de mayo de 2020, solo el 13 por ciento de aquellas víctimas habían recibido tratamiento en hospitales suecos. En agosto de 2020, solo el cinco por ciento de los pacientes de Covid-19 admitidos para recibir tratamiento en hospitales provenían de esos hogares. Comparada con sus países vecinos nórdicos, Suecia presenta con creces la mayor proporción de muertes entre los casos confirmados de corona. Este artículo analiza las posibles razones.

 Por: Marcello Ferrada de Noli (*)

La inmunidad grupal


Las comparaciones internacionales de la situación epidemiológica del covid-19 pueden ayudar a evaluar la eficacia de las diferentes estrategias utilizadas por las autoridades sanitarias. Es posible que algunos países antes conocidos como "tercer mundo", hayan asimilado estas estrategias, o ponderan hacerlo. Esto bajo una concepción de atribuir conocimientos técnicos superiores en materia de salud pública, a países considerados más desarrollados económicamente – lo cual aún persiste en algunos círculos gubernamentales. Por esta misma razón, países de América Latina, África y otras regiones han sido blanco en una propaganda diseñada en los países desarrollados que promueven, con la ayuda de medios de comunicación locales, la exportación de sus métodos epidemiológicos.


En Europa, Italia fue el primer país en aplicar el enfoque de "lockdown" (confinamiento). Al comienzo de la ‘segunda ola’, Italia tuvo una de las incidencias más bajas de nuevos casos de Covid-19. El modelo que se presenta en Europa como alternativa al italiano es la "inmunidad colectiva", más asociada a la interpretación neoliberal de Suecia. La idea aquí es priorizar la economía: no cerrar fábricas, escuelas o restaurantes. El epidemiólogo estatal sueco, Anders Tegnell, dijo que "si cerramos las escuelas perderíamos el 25% de la fuerza laboral" (los padres tendrían que quedarse en casa). También ha declarado que “la inmunidad colectiva es lo único que eventualmente detendrá la propagación de este virus”. En palabras de Johan Giesecke, principal asesor de la Agencia de Salud Pública de Suecia, y mentor de Tegnell, la estrategia de inmunidad colectiva consistiría en "dejar que el virus atraviese la población".

 


Anders Tegnell, el arquitecto de la estrategia sueca del coronavirus, en un bar en Estocolmo, el 28 de mayo de 2020. Hacia entonces, Suecia había registrado las muertes por Covid-19 per cápita más altas de Europa. El autor destaca la ausencia de ‘distanciamiento social’ observado por los huéspedes del bar, a pesar de las recomendaciones impartidas al público por el propio Tegnell. Foto Aftonbladet.

 

Hay varios hechos que prueban que la dirigencia de Folkhälsomyndigheten (Agencia Sueca de Salud Pública) había optado por la ‘inmunidad de rebaño’. En un reciente artículo, Time reproduce un intercambio de emails en que Tegnell especula sobre el beneficio de aquella estrategia, y escribe: “Un punto sería mantener las escuelas abiertas para lograr la inmunidad de rebaño rápidamente”.

 

Tengo entendido que uno de los primeros análisis críticos sobre el experimento sueco en medios de difusión internacionales, fue una entrevista y luego el primero de una serie que publiqué en RT, y que fue mencionado en Suecia en el diario Expresen. Luego siguieron otros académicos e investigadores suecos en diversos medios de Occidente, lo que motivó críticas, o al menos escepticismo, sobre el modelo gubernamental sueco para enfrentar la pandemia. En sus respuestas, el gobierno sueco ha intentado distanciarse del término, pero en la práctica la estrategia de inmunidad de rebaño no ha cambiado, tan solo se ha transformado en un problema semántico – parafraseando lo que Sir Patrick Vallance, el jefe científico británico, manifestó sobre el confinamiento, la estrategia opuesta. Es decir, independientemente de como Tegnell o el Primer Ministro Stefan Löfven quieran llamarlo ahora, en los hechos el modelo sueco ha sido un experimento dirigido a la inmunidad de rebaño “rápidamente” – como escribe Tegnell.

 

Por añadidura, el mismo embajador de Suecia en Estados Unidos declaró meses atrás que "Estocolmo podría alcanzar la inmunidad de rebaño en mayo". Aunque, de todas maneras, cinco meses después, esto no se ha logrado. Y la economía de Suecia ha sufrido tanto, si no peor, que sus vecinos que utilizaron medidas de confinamiento.

Los indicadores epidemiológicos que presento a continuación exponen los efectos nefastos, por no decir macabros, del modelo sueco. El mensaje para otras naciones es: no lo adopten. En cambio, sobrevivan.



Tasa de letalidad en Suecia y en sus vecinos nórdicos Dinamarca, Finlandia y Noruega

Basándome en datos internacionales actuales, realicé una comparación de indicadores de mortalidad entre Suecia y los países nórdicos que aplicaron formas de bloqueo.

Ciertamente, existen múltiples modelos para tales comparaciones epidemiológicas. Sin embargo, comenzaré con un método simple para determinar si existe una significancia estadística en las diferencias reportadas con respecto al número total de fatalidades, número de muertes por cápita, etc. Como sabemos, no todas las altas diferencias en las tasas de mortalidad son epidemiológica o estadísticamente significativas, aunque pueden aparecen como tales en los medios de comunicación cotidianos.

En este case, sin embargo, los resultados encontrados a través de comparaciones entre el número de muertes por Covid-19 en Suecia (n = 5.883) con el número total en Dinamarca, Finlandia y Noruega (n = 1.284), dan una sobrerrepresentación significativa de las muertes suecas (X2 = 3023.3239, p = <0,00001). Por tanto, la diferencia es altamente significativa desde el punto de vista estadístico.

Otro método es la tasa de fatalidad (en lo sucesivo llamada CFR, acrónimo de Case Fatality Rate). El CFR tiene como objeto el estimar la proporción de muertes entre los casos confirmados. Muestra la proporción de enfermos que finalmente fallecieron, y la OMS lo considera como “una medida de gravedad de los casos detectados”. Entre más de 200 países incluidos en las tablas internacionales sobre el coronavirus, Suecia ocupa actualmente el puesto número 14 entre los 15 países con la tasa de mortalidad por Covid-19 más alta por 1 millón de habitantes. Sin embargo, cuando se tiene en cuenta el CFR, Suecia sube al sexto lugar en ese grupo, lo que ilustra la importancia del método CFR. Esta posición de Suecia en la clasificación mundial se ha mantenido bastante uniforme. Mi cálculo (de octubre de 2020) indica los mismos resultados establecidos en un trabajo de investigación de mayo de 2020.

 

Tasa de letalidad por Covid-19 en Suecia y países vecinos

En cuanto a la comparación de la tasa de letalidad entre los ya nombrados países nórdicos, he utilizado dos modelos de cálculo de CFR. Uno es el CFR habitual, que solo necesita el número de muertos y el número de pacientes confirmados con Covid-19. El segundo consiste en un método más depurado, recientemente referido por la OMS, que además requiere en el cómputo el número de casos que se han recuperado de la enfermedad.

Con el primer método, el cálculo del CFR da como resultado: Dinamarca 2.18, Finlandia 3.16, Noruega 1.8 y Suecia 6.11 por ciento.

 

 

Además, según la OMS, el resultado en un CFR determinado puede resultar subestimado cuando se producen retrasos en el informe de las muertes, que es el caso de Suecia, como lo demuestra un artículo reciente publicado por nueve investigadores suecos. Entonces, incluso si el CFR mencionado anteriormente de Suecia parece definitivamente más alto que el de los países vecinos, podría ser aún más alto si se considera el factor mencionado por la OMS.

El segundo modelo para calcular el CFR, y que es el recomendado por la OMS,  consiste en un cálculo que también incluye el número de casos recuperados. La pregunta es, ¿podría aplicarse ese cálculo con precisión en la comparación internacional que incluye a Suecia? Sin mayor análisis, la respuesta sería: no. Esto se debe a que Suecia no entrega datos sobre tales casos a nivel internacional. ¿Por qué no? Porque, en primer lugar, según la explicación dada por el Directorio Nacional de Salud y Bienestar de Suecia (Socialstyrelsen), ni siquiera ellos llevan un registro del número total de casos recuperados en el país.

Esta fue la respuesta que recibí del Coordinador de Estadísticas de la Junta Nacional de Salud y Bienestar de Suecia (Socialstyrelsens Statistik samordnare), quien me envió un correo electrónico el 6 de octubre de 2020:

 

"Socialstyrelsen no tiene una estimación del número total de casos recuperados de Covid-19" .

Sin embargo, hay dos hallazgos que ayudarían a estimar aproximadamente el número de casos recuperados perdidos (o no reportados) de Suecia. Primero está el porcentaje de casos confirmados en todo el mundo que se han recuperado, que es del 75%, lo que proporciona un promedio del 75%. El segundo hallazgo muestra que el número de casos recuperados de casos confirmados en los países nórdicos vecinos de Suecia también da una media del 75%.

 

 

Por lo tanto, estimaría que el número de casos recuperados en Suecia es el 75 por ciento del total de casos confirmados en el país (n = 96,145), lo que da n = 72,109. Por consiguiente, aquí el resultado del CFR de acuerdo con el método recomendado por la OMS: Dinamarca 2.7 %, Finlandia 4.1 %, Noruega 2.4 %, y Suecia 7.5 %.

 

 

¿Qué hay detrás del alto CFR del Covid-19 en Suecia?

En Suecia, la mayoría de las víctimas del covid-19 tenían 70 años o más. En junio de 2020, se sabía que la mitad de esas personas (n = 2.036) vivían en hogares de ancianos, con un número adicional (n = 1.062) en el sistema de atención domiciliaria o en residencias donde muchas víctimas vivían solas.  Sólo el 13 por ciento de las víctimas de hogares de ancianos habían recibido tratamiento en hospitales suecos a mediados de mayo. En agosto, los residentes de hogares de cuidados de Covid-19 constituían solamente el 5 por ciento de los pacientes tratados en hospitales.

Mientras que en Dinamarca, el 50 %  de los pacientes con Covid-19 mayores de 70 años ingresaron en cuidados intensivos, y en Noruega ingresaron el 30%, en Suecia solo el 21% del mismo grupo de edad recibió atención hospitalaria. Las autoridades sanitarias de Suecia emitieron una directiva que estipulaba que ciertos grupos de pacientes deberían quedar fuera de recibir cuidados intensivos. Estos incluyeron: los mayores de 80 años, los mayores de 70 años con una enfermedad importante y los entre 60 y 70 años con al menos dos enfermedades de órganos, incluidos el corazón, los pulmones y los riñones.

Posteriormente, en mayo de 2020, el Hospital Karolinska informó que sólo el 80% de las plazas de IVA en el Hospital Karolinska estaban ocupadas. Esto llevó a la televisión sueca a transmitirlo como "muy positivo", mientras que Aftonbladet se preguntaba si "lo estamos haciendo mejor que en otros países". Sin embargo, al mismo tiempo a decenas de ancianos suecos se les había negado el tratamiento en esas instalaciones de cuidados intensivos.

 

¿Son o no comparables las estadísticas de mortalidad por Covid-19 de Suecia?


Los epidemiólogos suecos
intentarían explicar que las estadísticas de mortalidad por Covid-19 para Suecia son difíciles o no son precisas, para las comparaciones internacionales porque el número de personas reales con la enfermedad debe estimarse más alto que los casos confirmados, como en el caso de la tasa de mortalidad por infecciones (IMR). Pero entonces, ¿por qué los tests de Suecia para Covid-19 han sido los más bajos entre sus países nórdicos vecinos, y también bajos en comparación con los países europeos? ¿Son las pruebas de Covid-19 en Suecia incompatibles con otros países?


Sin embargo, con respecto a los tests, la respuesta lógica es simple: reducir el número de tests significa menos oportunidades para detectar a las personas con la enfermedad. Lo que no es lo mismo que asumir que esos individuos enfermos no existen. De hecho, existen y son contagiosos. Sin embargo, la "ventaja" de esto es que tenemos un número menor de casos nuevos que informar. Por tanto, un problema de salud pública real se convierte en una herramienta para cubrir una estrategia epidemiológica defectuosa y, hasta aquí, fracasada.

 

La epidemiología como ciencia y los epidemiólogos gubernamentales suecos

 

En su definición, la epidemiología se esfuerza por identificar tanto los factores de riesgo que pueden conducir a la morbilidad / mortalidad de la enfermedad como los grupos de población que están particularmente expuestos. Como explicación de la desproporcionada mortalidad por Covid-19 de Suecia entre los ancianos, el director general de la Agencia Sueca de Salud Pública, Johan Carlson, declaró que el epidemiólogo estatal Anders Tegnell no tiene responsabilidad en "lo que ha sucedido en el cuidado de los ancianos" en Suecia, que [en su lugar] “Es una consecuencia de una estructura y preparación descuidadas”.

No obstante, los ancianos eran un grupo de riesgo conocido, incluso para la propagación del virus. ¿Por qué entonces no se tuvo en cuenta ese problema “estructural” en la arquitectura de la estrategia sueca Covid-19 desde el principio? Por ejemplo, ¿por qué se retrasaron tanto las directrices nacionales sobre residencias de ancianos (a partir del 1 de abril de 2020)? Unas semanas más tarde, se supo que los hogares de ancianos en el 81% de los municipios de Suecia "habían confirmado o sospechado casos de Covid-19".

¿Qué necesitamos?

Necesitamos no seguir el modelo de inmunidad colectiva/de rebaño. Para diezmar el SARS-cov-2 lo que sí necesitamos es una vacuna. Lo que necesitan los países golpeados por esta pandemia, es considerar la conveniencia de comenzar desde ya con programas de vacunación por el momento disponibles.

Al adoptar un modelo sueco de salud pública, es posible que se estará sirviendo también a un modelo político cuyas competencias son la codicia, el poder económico empresarial y la adhesión a una interpretación muy sui generis de lo que debería significar democracia. Porque, ¿qué es la democracia en el contexto de este debate? ¿Quién decidirá en última instancia la estrategia interna de un problema que amenaza la vida de todos los ciudadanos de un país, y por ende compete la opinión y decisión de todos?

Las decisiones democráticas se basan en la participación de todos y en el interés de todos, asegurando que se escuchen todas las voces. En mi experiencia, este no es el caso en Suecia. Los resultados de esta investigación sobre la tasa de fatalidad en Suecia por motivo del Covid-19 no se conocían públicamente antes de este trabajo. Sin embargo, los principales periódicos suecos declinaron hacerlos conocer. Prefieren, en cambio, controlar el discurso, permitiendo sólo críticas leves, que sirven como coartada a las autoridades en el actual debate Covid-19. Este nuevo concepto neoliberal de democracia ensamblado tipo Ikea, no debería ser desempacado por países de América Latina, África y otras latitudes. Allí, una fórmula digna para la democracia debería excluir la praxis sueca de cómo, sin la participación de los dēmos ("pueblo" en griego), los que están en el poder ejercen los kratos (id. "gobernar") para beneficiarse políticamente.

 

(*)  Marcello Ferrada de Noli es profesor emérito de epidemiología. Anteriormente en el Instituto Karolinska, Suecia, y en la Escuela de Medicina de Harvard. Presidente de la ONG Doctores Suecos por los Derechos Humanos – SWEDHR.

 

 

About Author

Related items

  • Notas sobre la guerra en Ucrania y la reciente decisión de Suecia de ingresar a la OTAN

    La premier sueca, Magdalena Andersson, y el presidente finlandés, Sauli Niinistö, anunciaron hoy que ambos países solicitarán su ingreso a la OTAN.

    “Lo mejor para la seguridad de Suecia y del pueblo sueco es que nos unamos a la OTAN y lo hagamos junto con Finlandia, dijo Andersson”.

    En esta columna, el profesor Ferrada de Noli escribe, en el contexto de la guerra en Ucrania, que aquella decisión “pone fin en el espacio de días a 200 años de neutralidad sueca, que “no fue votada en el parlamento sueco, ni muchos menos vía un plebiscito nacional”. Lo que pondría en cuestión, según él, la validez del “concepto de democracia representativa”.

     

     Por: Marcello Ferrada de Noli

     

    A comienzos de marzo publicamos en español “Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR) analizan la situación en Ucrania, sus causas y posible solución” (ver The Indicter [1] y Magazín Latino [2]). Fueron acuerdos obtenidos luego de días de deliberación fatigosa. Allí, por voto de mayoría, el directorio finalmente condenó la invasión de Rusia en Ucrania por razones de principio. Una organización de DD.HH. nunca podría estar de acuerdo con reemplazar el coloquio diplomático por el de los cañones, se dijo. Sin embargo, pesar de ser su presidente, yo fui un voto de minoría. Como lo escribí en mi opinión disidente, la operación militar de Rusia en Ucrania no es una agresión per se, sino todo lo contrario:

    a) Por una parte, es una respuesta a la agresión genocida iniciada en 2014 por la junta fascista en contra de la etnia rusa de la región de Donbass;

    b) Por otra parte, es una respuesta a la no respuesta de la OTAN/EU sobre la exclusión de Ucrania como miembro ad-portas de la OTAN.

     

    A casi tres meses de iniciarse la cosa militar, nos encontramos con este panorama factual: La situación en Ucrania fue primero creada por un artificio geopolítico, para luego terminando ser utilizada, malévola y económicamente, por los poderes que fabricaron su crisis. El último de aquellos viene a ser la elite político-militar-industrial de Suecia, y su oligarquía cultural. Estos son quienes ahora aprovechan el pánico que ayudaron a crear en Ucrania en 2014 y años subsiguientes, para ahora “encontrar” la justificación de su ingreso a la OTAN.

     

    Aquí una nota sobre el itinerario de los sucesos geopolíticos que nos han llevado a la actual situación:

     

    1. Los arquitectos del putsch de Maidan de febrero 2014 fueron una escuadra diplomática norteamericana encabezada por la señora Assistant Secretary of State Victoria Nuland. Los maestros sujetándole la cola de su vestido resultaron ser los ministros de intrigas exteriores de Suecia (Carl Bildt) y Polonia. Nuland, sin pensar que su conversación estaba siendo grabada [3], le cuenta a su colega Geoffrey Pyatt, el embajador de USA, que, a espaldas de la UE, ellos (los norteamericanos) han decidido colocar como primer ministro interino a Yatsenyuk. Como resultado, ya en el primer gabinete de la Junta, aparecen cinco ministros de la extrema derecha pro-nazi.

     

    1. Yatsenyuk denomina “subhumanos” a la mayoría ruso-parlante de Donbass. [4] Los Nazis en el gobierno derogan por decreto el idioma ruso como uno de los oficiales de Ucrania. Semanas después, los fascistas incendian el edificio de la CUT en Odessa, incineran vivos a hombres y mujeres y niños, después de haberlos correteado a su interior. A los pocos que finalmente se escapan de las llamas los matan a balazos al salir, o los estrangulan yacientes en el pavimento. [5] Entonces el pueblo de Donbass (Donetsk, Luhansk y Mariupol) se rebelan. Consecuencialmente, la represión del gobierno se intensifica y en ese entonces documentamos tres masacres en un solo mes. [6] Empero al último, mientras Mariupol es baleado y tanqueado y mortereado por las tropas y milicias de ultraderecha, [7] Doneskt y Luhansk forman milicias populares y declaran su independencia. Cuestión que he apoyado desde el comienzo de sus luchas en 2014.

     

    1. Ergo, la guerra de Ucrania comenzó en 2014, y no el 24 de febrero de 2022. Ya en 2015, el presidente Poroshenko inició la ATO (“Operación Anti-Terrorista”), declarando públicamente la guerra [8] en contra de los rebeldes de Donbass. Contado hasta el mes anterior de la invasión de las fuerzas rusas, esa guerra había ya causado 15 mil víctimas fatales en Donbass, de ellos tres mil civiles. [9]

     

    1. El propósito de “Desnazificaciòn” anunciado por Rusia no es un subterfugio. En Ucrania, a nivel de esferas de poder directo e influencia, el movimiento nazi y nacionalista extremo es preponderante. De allí la xenofobia, el racismo contra todo grupo étnico diferente y por ende considerado antagónico. Aquella ideología, o más bien conducta, marca por ejemplo el tratamiento cruento y barbárico de los militares rusos que han caído prisioneros. Los ejecutan sin misericordia, en casos documentados primero los torturan. Su ley es no dejar prisioneros vivos –lo que soldados ucranianos confiesan y además se ufanan. [10]

     

    Sin embargo, comienzan a desmoronarse los castillos de embustes de la prensa anti-periodística de Occidente, incluida la chilena, en sus esfuerzos a) para ocultar la verdad sobre la ideología nazi del gobierno de Zelensky, y b) para ocultar el peso de los nazis Azov y otras milicias de extrema derecha nacionalista, los Banderistas, el Right Sector, etc. Todos ellos constituyen la médula de las fuerzas operativas de combate. No son una minoría, como se repite soslayadamente. Una manera de restar su importancia es el denominarlos “Batallón” Azov. En circunstancias que solamente en la Guardia Nacional de Ucrania constituyen un regimiento completo. Oficialmente es ese su nombre, el Regimiento Azov.

     

    Y las formaciones Azov no se encuentran solamente en Mariupol, como se cree, sino que están repartidas en múltiples unidades a lo largo y ancho de Ucrania, Kiev incluido. En fin, una certera bofetada a la narrativa patrañera de la prensa occidental, a sus redes (anti)sociales, a la fachada de sus locutores de noticias, la entregó hace unas semanas el análisis de un prestigiado militar del ejército suizo. El coronel Jacques Baud ha sido miembro del Estado Mayor (General Staff) suizo, ex miembro del servicio de Inteligencia Estratégica, especialista en países del Este, etc. Él revela que las milicias ucranianas constituyen el cuarenta por ciento de las fuerzas armadas. [11] Son su columna vertebral. (Vehementemente recomiendo la lectura del citado trabajo de Jacques Baud).

     

    1. En mi opinión, aparte de lo referido introductoriamente: la razón por la cual USA se negó hasta el último momento a darle garantías a Rusia de no expandirse aún más hacia el Este –en dirección a la frontera rusa– fue para extenderle una trampa. Con aquella negativa, el objetivo era provocar a Rusia a reaccionar militarmente. Rusia misma había declarado que si sus condiciones vitales (la “línea roja¨) no eran consideradas, entonces tendría una respuesta “militar-técnica”. En los hechos, USA ya le había informado en secreto a Zelensky que no sería admitido en la OTAN (reconocido esto por Zelensky, está en una entrevista que hemos publicado en The Indicter). [12] Y esto lo mantuvieron secreto en las negociaciones con Rusia. USA y la OTAN primero engañaron Rusia desde 1991 hacia adelante con promesas de no expansión hacia el Este, [13] y luego volvieron a engañarla manteniendo en secreto la decisión no-OTAN respecto Ucrania. Ucrania recibió órdenes de mantener todo aquello confidencial.

     

    1. ¿Cuál fue, es, la razón estratégica de la provocación de USA/NATO? Por una parte, en lo militar, el objetivo es realizar una guerra proxy en contra Rusia, lo que inevitablemente terminaría utilizando a los ucranianos como carne de cañón. Esta guerra, como lo anticipé en mi carta del 8 de marzo al consejo de directores de la SWEDHR, está destinada a debilitar el potencial militar de Rusia, de desgastar su arsenal, conocer sus tácticas modernas de combate, etc. sin la necesidad de participar directamente. [14]

     

    Un mes y medio más tarde, aquello sería reconocido por primera vez púbicamente, por el secretario de Defensa de los EEUU, General (R) Lloyd Austin. Al término de una reunión en Kiev con Zelensky, Austin declaró: “Queremos Rusia debilitada”. [15] En la lógica cínica del imperialismo, cuando ellos (OTAN) entren a la guerra en forma más directa, el sacrificio de las vidas ucranianas habrá logrado –piensan los norteamericanos– el desgaste necesario de las tropas y materiales rusos.

     

    1. Por otra parte, en lo económico, mi tesis ha sido que la iniciativa norteamericana de presionar al máximum a los países de la Unión Europea, particularmente a Alemania, para implementar sanciones en contra de Rusia, fue intencionada para obtener el debilitamiento de las economías europeas. De esta manera, EE. UU., que no posee la vulnerabilidad que caracteriza a países europeos respecto a la dependencia de combustibles rusos (gas, petróleo), terminaría en ventajosa posición en la competencia global industrial. Al momento de la exposición de mis ideas en una entrevista hecha por George Galloway, [16] la inflación en Alemania ya era del 7-8 porciento.

     

    Aunque terminó siendo cierto lo del debilitamiento desmesurado de las economías de los países de la UE, las sanciones no cumplieron el efecto esperado en contra de Rusia. Prueba de ello lo entregó dos días atrás en el Bundestag alemán la parlamentaria Sarah Wagenknecht, quien en su discurso alzó la voz para interpelar al primer ministro y a sus colegas:

     

    “¿No lo ven Ustedes? ¿Que las sanciones nos hacen más daño a nosotros que a Putin? ¿Que desde febrero el euro ha estado cayendo constantemente y perdiendo terreno, mientras que el rublo ruso está cotizando mucho más alto que al comienzo de la guerra de Ucrania?" [17]

     

    Epílogo

     

    La reciente decisión de una membrecía en la OTAN hecha por el gobierno de Suecia no fue votada en el parlamento sueco, ni muchos menos vía un plebiscito nacional. La decisión se tomó prácticamente entre gallos y medianoche… por políticos como en el caso de la Socialdemocracia y los Demócratas Suecos, que fueron elegidos justamente en virtud de su plataforma No a la OTAN.

     

    En mi opinión, esto plantea serios interrogantes sobre la calidad y contenido de los conceptos “democracia” y “democracia representativa” que se usan cotidianamente en la autoimagen de Suecia que siempre se proyecta al exterior.

     

    Ahora “cambian de idea” oportunistamente. Pero en el fondo fueron siempre pro-OTAN, aunque se atreven a ingresar al club imperialista solo ahora, aprovechando lo que ellos piensan sería el desgastamiento actual de Rusia por la guerra en Ucrania. Y que Rusia poco o nada podrá hacer para impedirlo. Yo pienso distinto. Sino para impedirlo, para remediarlo.

    --

    El profesor Marcello Ferrada de Noli es fundador de Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR) y editor en jefe de la revista geopolítica The Indicter.

     

    --

    Referencias

    [1] https://theindicter.com/doctores-suecos-por-los-derechos-humanos-swedhr-analizan-la-situacion-en-ucrania-sus-causas-y-posible-solucion/

    [2] https://www.magazinlatino.com/index.php/columnas/item/1297-doctores-suecos-por-los-derechos-humanos-swedhr-analizan-la-situacion-en-ucrania-sus-causas-y-posible-solucion

    [3] BBC, “Ukraine crisis: Leaked phone call embarrasses US”  https://www.bbc.com/news/world-europe-26072281

    [4] CNN, 15 Junio 2014 https://edition.cnn.com/2014/06/15/world/europe/ukraine-crisis/

    [5] Nina Cross, “The Indicter editorial. The mass killing in Odessa by Ukrainian far right ultra nationalists” https://theindicter.com/the-mass-killing-in-odessa-by-ukrainian-far-right-ultra-nationalists-2/

    [6] M Ferrada de Noli, “Ukraine Fascists: Three massacres in only one month.” https://professorsblogg.com/2014/06/03/ukraine-fascists-3-genocides-per-month/

    [7] M Ferrada de Noli, “The Ukraine Army’s slaughter of Mariupol civilians 9 May 2014: unarmed civilians shot at & killed at close range” https://professorsblogg.com/2014/05/10/ukraine-armys-slaughter-of-mariupol-civilians-9-may-2014/

    [8] “Ukraine’s president under ATO: "OUR children will go to school. THEIRS will be sitting in basements". The Indicter channel, 30 Marzo 2022 https://www.youtube.com/watch?v=h8f-HJKZsq4

    [9] M Ferrada de Noli, “NATO: Sweden Navigates Dangerous Waters”. Consortium News, 2 Mayo 2022 https://consortiumnews.com/2022/05/02/nato-sweden-navigates-dangerous-waters/

    [10] “Killing of Russian prisoners of war in Ukraine, a war crime according to Geneva Convention Art 3 -1”. The Indicer channel, 6 Mayo 2022 https://www.youtube.com/watch?v=uINNJRmzpi8

    [11] Jacques Baud, “La situation militaire en Ukraine”. Centre Français De Recherche Sur Le Renseignement (CF2R).Bulletin de Documentation N°27 / mars 2022 https://cf2r.org/documentation/la-situation-militaire-en-ukraine/

    [12] “Zelensky admits that NATO leaders had privately said to him, Ukraine membership not to be accepted”. The Indicter channel, 12 Abril 2022 https://www.youtube.com/watch?v=f9JC-_a-Gyw

    [13] Archivo de seguridad nacional, “Expansión de la OTAN: lo que Gorbachev escuchó”, 12 de diciembre de 2017 https://nsarchive.gwu.edu/briefing-book/russia-programs/2017-12-12/nato-expansion-what-gorbachev -oído-occidental-líderes-temprano

     

    [14] M Ferrada de Noli, “To my colleagues at SWEDHR Board of Directors”. Email 8 Mar 2022, 21:59

    [15] BBC, “Ukraine war: US wants to see a weakened Russia“, 25 Abril 2022 https://www.bbc.com/news/world-europe-61214176

    [16] George Galloway / M Ferrada de Noli, “FULL INTERVIEW: Sanctions on Russia are devastating the economies of European countries” 13 Abril 2022 https://www.youtube.com/watch?v=lF9goyLY7NE

    [17] Sarah Wagenknecht              https://twitter.com/ProfessorsBlogg/status/1525576185312382977

     


    En la rueda de prensa del martes, Andersson dijo que "Suecia entra en una nueva era". Niinistö, en tanto,  expresó que esta era "una decisión histórica" y un triunfo de la democracia en Finlandia.  Foto: Pantallazo SVT. 

     

  • Suecia navega por aguas peligrosas

    “No es demasiado tarde para que Suecia vuelva a su tradicional postura geopolítica de los tiempos del honorable Olof Palme. La mejor garantía para la seguridad nacional de Suecia es echar anclas en su propio puerto neutral, en lugar de emprender una incierta navegación en las peligrosas aguas de la confrontación”, escribe el fundador de Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR), profesor Marcello Ferrada de Noli.

    Este domingo, la PM Magdalena Andersson comunicó que Suecia, siguiendo los pasos de Finlandia, solicitará su ingreso a la OTAN.

     

     Por: Marcello Ferrada de Noli

     

    No son únicamente los políticos en el Riksdag quienes deben decidir qué riesgos implica la membresía de la OTAN, plantea el Profesor Marcello Ferrada de Noli.

    Existe una paradoja fundamental dentro de la OTAN entre los derechos y las responsabilidades, lo que a menudo se ha malinterpretado. Desde la perspectiva de la OTAN, la prioridad en la adhesión de un país a la alianza no es el derecho de ese país a contar con la protección de la alianza, sino todo lo contrario: lo fundamental (e imperativo) es la responsabilidad que asumen cada uno de los países de la OTAN de ir a la guerra cuando uno de sus los estados miembros es atacado. Eso y nada más es lo que se especifica en el corazón del Artículo 5.

     

    En otras palabras, no son los miembros del parlamento sueco, que ahora quieren votar por el ingreso en la OTAN, quienes decidirán en última instancia cuándo Suecia irá a la guerra y contra quién. Será la OTAN. Si otro estado miembro de la OTAN que no sea Suecia es atacado, se garantizaría que Suecia iría a la guerra.

     

    Pero ¿qué sucede cuando un ataque a ese miembro de la OTAN es en realidad una respuesta a una agresión unilateral de aquel país?

     

    En el contexto de varias guerras en las que los miembros de la OTAN se han visto envueltos en las últimas décadas, también hay excepciones al principio de solidaridad y asistencia mutua. Sucedió, por ejemplo, cuando un avión de combate ruso fue derribado por Turquía, país de la OTAN, en noviembre de 2016.

     

    Según el diario sueco Svd, habría sido un incidente del tipo casus-belli, porque, según Turquía, el episodio ocurrió sobre territorio turco –mientras Rusia afirmó que el avión estaba en el espacio aéreo sirio. Se publicó en esa oportunidad que Ankara había pedido a sus aliados de la OTAN “que invocaran el Artículo 5 para ayudar a asegurar la frontera de Turquía con las amenazas de Siria”. Aún así, la decisión final fue: “La OTAN apoya a Turquía pero no invoca el Artículo 5”.

     

    En base a lo expuesto, mi pregunta es ¿Qué garantía herméticamente confiable habría por parte de la OTAN si ocurriera un incidente similar ocasionado por Suecia en contra de Rusia –aunque fuese por accidente o sin la intención de provocar una guerra? ¿Que ocurriría si Rusia lo percibiese como una provocación o, peor aún, como un casus belli?  ¿Sería en este caso la respuesta de la OTAN similar a la que le dio a Turquía en el ejemplo anterior?

     

    Los riesgos de una respuesta militar de Rusia

     

    No se sabe a ciencia cierta cómo, específicamente desde el punto “militar-técnico”, Rusia reaccionaría en el caso de Suecia entrando a la OTAN. Debe sí recordarse que Suecia se encuentra a solo 240 km de Kaliningrado. Esto es, con o sin pertenencia de Suecia a la OTAN, Suecia se encuentra a “una cercanía de tiro” de los misiles tipo “Calibre” que Rusia desplegó recientemente en Kaliningrado. Esos misiles tienen un alcance de más de seis veces esa distancia, y su efecto preciso de destrucción se ha ya comprobado en las recientes operaciones militares de Rusia en Ucrania.

     

    Se podría argumentar que la nueva capacidad antimisiles de Suecia (los sistemas “Patriot” adquiridos por Suecia en los EE. UU.) podría anular esos potenciales ataques de misiles “calibre” desde Kaliningrado. Pero, luego que Suecia ingresase a la OTAN, las cosas adquirirían otra dinámica por parte de los rusos:

     

    En primer lugar, anticipando la alternativa de un despliegue o estacionamiento en Suecia de tropas de los EE. UU. equipadas con armas nucleares, Rusia ya ha dicho que en caso de un ingreso de Suecia a la OTAN ellos moverán misiles con ojivas nucleares lo más cerca de Suecia que les sea posible. O sea, los viejos acuerdos de “zona libre” de armas nucleares en la franja del Báltico quedarían automáticamente caducos si Suecia y Finlandia entran en la OTAN. Y aquí recuerdo la corta distancia que existe desde las rampas de Kaliningrado.

     

    En segundo lugar, Rusia posee el arsenal de ojivas nucleares más grande del mundo, junto con las más destructivas. Y olvidémonos de los misiles “Calibre”: los modernos misiles hipersónicos de Moscú, según el presidente Joe Biden, son “casi imposible de detener”. A mayor abundamiento, el nuevo RS-28 "Sarmat" de Rusia, con una velocidad de veinte veces la del sonido,  es un misil equipado con 10 a 15 MIRV (cabezas nucleares) y que puede llegar a Berlín en unos 106 segundos, a Londres en 202 segundos y a Estocolmo en solo 87 segundos!

     

    Un riesgo múltiple de guerras

     

    El punto de partida general en los medios suecos es que el único enemigo es Rusia y el único riesgo es la guerra con Rusia. Pero, por una parte, Albin Aronsson, analista de políticas de seguridad de la Agencia Sueca de Investigación de Defensa (Totalförsvarets forskningsinstitut), expresa en el periódico sueco Dagens Nyheter que "el riesgo de una amenaza militar real (rusa) es bajo”. Y por la otra, para Estados Unidos, que es el verdadero motor de la OTAN, Rusia no es de ninguna manera la única nación potencialmente beligerante.

     

    Por el contrario, para Washington, no es únicamente Rusia sino el conjunto de otros países –como China o India y otros de Asia, África y América Latina que actualmente apoyan a Rusia o se niegan a participar en las sanciones contra Moscú— lo que constituye una alianza económica y militar mayor que la OTAN. Qué pasaría si Estados Unidos entrara en enfrentamientos militares con alguno o un grupo de esos países, ¿tendría Suecia, como miembro de la OTAN, alguna oportunidad de evitar participar o ser el objetivo de esas armas hiperdestructivas que desafortunadamente la guerra moderna está empleando, u otras aún más temibles por emplear?

     

    Por supuesto, Suecia debe salvaguardar su integridad nacional, territorial, política y cultural. Pero Suecia no es la suma parcial de políticos, más un puñado de magnates dueños de la industria armamentista, más los periodistas de los medios tradicionales de comunicación. Suecia se compone de familias, y de ellas forman parte cada ciudadano sueco, entre más de 10 millones. El destino de Suecia, sí o no a OTAN, es el destino de todos.

     

    Ergo, no son sólo los políticos del Riksdag los que deben decidir qué riesgos hay en la pertenencia a la OTAN. Especialmente cuando algunos de estos políticos fueron elegidos gracias a la plataforma opuesta sobre la membresía en la OTAN.

     

    Un país verdaderamente neutral

     

    Lo que beneficiaría al mundo, y no solo a Suecia, es que Suecia: primero:  vuelva a posiciones geopolíticas originales, Segundo: que una vez más renueve su declaración de estado neutral. Como lo escribimos en DN, hace siete años:

     

    “Una cooperación sueca más estrecha con EE. UU. / OTAN no conduce a una mayor seguridad, pero corre el riesgo de convertir a Suecia en un objetivo principal en caso de conflicto militar. ¿Por qué no invertir en una Suecia neutral que contribuiría a una mayor seguridad no solo para el país sino también en la región y, por lo tanto, reduciría el riesgo de guerra? “

     

    Históricamente, la cultura política sueca en la época del primer ministro Olof Palme permitió negociaciones serias para la paz; ayudó a la resolución de conflictos geopolíticos; fue la sede para celebración de acuerdos y eventos internacionales en la lucha mundial por la salud humana y el medio ambiente. Considerando la reciente recreación de la guerra fría entre Occidente y Oriente, agravado por nuevos arsenales sofisticados y destructivos, la humanidad necesita ese foro más que nunca.

     

    Por las razones anteriores, debe realizarse en Suecia un referéndum sobre el tema de la OTAN. Al igual como lo hicimos en el caso del ingreso de Suecia a la UE.

     

    Al mismo tiempo, las autoridades deben permitir y alentar un debate sobre estos asuntos dentro de las instituciones suecas, en los lugares de trabajo, entre estudiantes, inmigrantes, académicos y en todas las esferas de la sociedad.

     

    El más importante entre los derechos humanos es el derecho a la vida. La más terrible de las acciones políticas es buscar el camino de la confrontación letal. Lo más sublime es buscar la paz. Y lo más inteligente.

     

    Aguas peligrosas

     

    Hace algunos años, antes de que Suecia se convirtiera en “partner” de la OTAN, Dagens Nyheter publicó un artículo positivo (la excepción que confirma la regla) sobre mi persona. DN lo tituló:  “El profesor ha navegado en aguas peligrosas”. Se refería a mi resistencia contra la dictadura fascista de Augusto Pinochet, que sobreviví a la captura y encarcelamiento de los fascistas, que al final pude regresar al nido familiar aquí en Europa, y entre la fraternidad de las organizaciones antiimperialistas europeas que existían en ese momento. Los fascistas chilenos finalmente fueron expulsados ​​del poder. Estando en Suecia, fui invitado en una ocasión a Rusia, para el desfile militar en la Plaza Roja, en noviembre de 1981.

     

    Estaba yo entonces en Moscú en el momento en que un submarino de la flota soviética, por un problema técnico, desembarcó sin quererlo en la costa sueca. Aunque en plena Guerra Fría, los dos gobiernos pudieron resolver el incidente de forma rápida y no dramática. ¿Habría ocurrido el mismo resultado si Suecia fuera miembro de la OTAN?

     

    No es demasiado tarde para que Suecia vuelva a su tradicional postura geopolítica de los tiempos del honorable Olof Palme. La mejor garantía para la seguridad nacional de Suecia es echar anclas en su propio puerto neutral, en lugar de emprender una incierta navegación en las peligrosas aguas de la confrontación.

     


    Durante el encuentro que tuvo lugar en Estocolmo el 6 de abril 2022, el canciller finlandés Pekka Haavisto; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la canciller sueca Ann Linde. 

      

    --

    El profesor Marcello Ferrada de Noli es fundador de Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR) y editor en jefe de la revista geopolítica The Indicter.

     

    Una versión en inglés de este artículo (“NATO: Sweden Navigates Dangerous Waters“) se publicó por primera vez en Consortium News. Una versión abreviada (“Därför behöver Sverige folkomröstning om NATO frågan”) se ha publicado en Globalpolitics.se/

     

  • Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR) analizan la situación en Ucrania, sus causas y posible solución

    "Dado que el derecho humano supremo es el derecho a la vida, Swedhr, por definición, siempre se ha opuesto a la guerra como medio para resolver conflictos geopolíticos. Basados ​​en los mismos principios, esta vez condenamos las operaciones militares de Rusia en Ucrania. Además, continuaremos denunciando las actividades intervencionistas realizadas por la OTAN y sus socios en Ucrania desde el golpe de Estado de 2014", escriben, en este análisis, la directiva de SWEDHR (Doctores suecos por los Derechos Humanos).

     

     Por: Prof., Med.Dr. Marcello Ferrada de Noli (presidente), Prof., Med.Dr. Anders Romelsjö (vicepresidente), y Dr. Ove Johansson, Médico Jefe (en representación del   Consejo de Directores de Swedhr)

     

    El Consejo de Directories de SWEDHR ha deliberado (7-9 de Marzo 2022) sobre la situación en Ucrania. Dado que el derecho humano supremo es el derecho a la vida, Swedhr, por definición, siempre se ha opuesto a la guerra como medio para resolver conflictos geopolíticos. Basados ​​en los mismos principios, esta vez condenamos las operaciones militares de Rusia en Ucrania. Además, continuaremos denunciando las actividades intervencionistas realizadas por la OTAN y sus socios en Ucrania desde el golpe de Estado de 2014. Consideramos que la mejor contribución a la paz es una solución diplomática negociada dirigida al estado de neutralidad y no alineación de Ucrania. Lo mismo con respecto a Suecia. En nuestro análisis, la guerra en Ucrania podría haberse evitado, principalmente si la OTAN –durante las conversaciones de diciembre de 2021 a febrero de 2022– hubieran cumplido las garantías documentadas dadas previamente a Rusia de no expandirse hacia el este. La mitad de la junta directiva de SWEDHR opinó que una contribución principal a la paz en las regiones sería el reconocimiento por parte de la ONU de las repúblicas democráticas de Donetsk y Lugansk como independientes, y de Crimea como part de Rusia.

    I

    Dado que el derecho humano supremo es el derecho a la vida, Médicos Suecos por los Derechos Humanos, por definición, se opone a la guerra.

    Además, nuestro manifiesto fundacional llama explícitamente a respetar la carta de las Naciones Unidas. Este principal acuerdo internacional se ha roto sistemáticamente a lo largo de las últimas décadas, por ejemplo en las guerras de los Balcanes, la invasión de Irak, etc. Se han llevado a cabo numerosos golpes de Estado con intervención extranjera en directa contravención de los principios de la ONU e infrinjiendo del derecho internacional. Los derechos humanos, tal como los define la ONU, han sido constantemente desatendidos –tanto en lo que se refiere a las naciones como a los individuos– por muchas de las potencias occidentales, incluidas las de los miembros de la OTAN y la UE.

    Sobre la base de los mismos principios, ahora condenamos la invasión militar de Rusia en Ucrania.

    Sin embargo, junto con nuestra posición de principios de denunciar las actuales operaciones militares de Rusia en Ucrania, también nos hemos opuesto, y seguiremos haciéndolo, a las actividades militares y político-intervencionistas realizadas por la OTAN y sus socios en Ucrania desde el golpe de Estado de 2014. También nos oponemos a los comportamientos actuales que, utilizando a Ucrania, se han embarcado en una serie de provocaciones, que en última instancia no solo desestabilizarán aún más la seguridad, sino que, lo más concebible, en última instancia pueden conducir a una guerra prolongada, y posiblemente nuclear.

    En cambio, consideramos la diplomacia y las negociaciones como únicos instrumentos para resolver conflictos internacionales.

    Los desarrollos más recientes en el frente de las “sanciones económicas” muestran cada vez más que, en última instancia, benefician a las empresas occidentales, como por ejemplo, la apertura de nuevos mercados para la industria del gas y el petróleo. Al mismo tiempo, esas sanciones fustigan aún más al consumidor promedio común en nuestros países. A medida que crece la inflación y los precios del petróleo se disparan, las potencias occidentales culpan de esto a Rusia. Sin embargo, estos aumentos se registraron, por ejemplo, en EE. UU., antes de la invasión de Rusia en Ucrania.

     

    II

    El respeto de los derechos humanos en una sociedad, versus su transgresión,  es siempre función dependiente de las determinaciones políticas de sus gobernantes. Por tanto, cualesquier análisis serio sore el conflicto en Ucrania, debe necesariamente considerar asímismo los siguientes temas. Se trata de hechos que muy raramente se mencionan en los medios de comunicación occidentales. Y en lo que se refiere a Suecia, están prácticamente ocultos:

    1. El resultado político del golpe de Ucrania de 2014 fue diseñado por los EE. UU. (Ver la transcripción de una conversación telefónica – filtrada grabación que  luego publicó la BBC, sobre el intercambio entre la Subsecretaria de Estado Victoria Nuland y el Embajador de los EE. UU. en Ucrania, Geoffrey Pyatt), [1] con la colaboración de representantes de los gobiernos de la UE, en particular el ministro sueco de Asuntos Exteriores, Carl Bildt. [2]

      Por cierto, esos eran los tiempos –ya en 2014– en que Carl Bildt anticipaba que nunca se produciría nada positivo de conversaciones con Rusia sobre el tema de Ucrania. [3] Como quedó demostrado entre diciembre 2021 y febrero 2022, un  diálogo constructivo con Rusia por parte de Occidente no estaba en la agenda. Pero el provocar a Rusia a responder con una operación militar de proporciones, aparentemente ya estaba dibujándose en el plan de 2014. La guerra fue provocada.
    1. La limpieza étnica contra la población de etnia rusa de Donbass, que fue llamada “infrahumana”(“subhumans“) por el entonces primer ministro de Ucrania, Yatsenyuk, [4] comenzó a sólo unas semanas después del golpe de Febrero 2014. Mientras tanto, Carl Bildt mantuvo conversaciones oficiales con el gobierno ucraniano nacido del golpe, y en las que participó el líder de Svoboda. Este es un partido político de extrema derecha, con ideología y parafrenalia simbólica inspirada en el nacionalsocialismo de Hitler. Fue fundado en 1991 como el Partido Social-Nacional de Ucrania , [5] y cuyo emblema es compartido por el regimiento militar neonazi “Azov”, un regimiento que forma parte de la Guardia Nacional de Ucrania. [6] Los EE. UU., así como el ejército sueco y de otros países de la OTAN, han participado todo el tiempo a partir del golpe de 2014, incluido hasta (oficialmente) febrero de 2022, en el armamento y entrenamiento de la Guardia Nacional. [7] Las formaciones neonazis mencionadas anteriormente no son las únicas que operan en Ucrania. Por ejemplo, otro gran grupo es la extrema derecha pronazi llamada “Right Sector”. [8]



      Otro ejemplo de la ideología neofascista proactiva de las élites políticas de Ucrania se encuentra descrito en un informe de Reuters (17 de marzo de 2015), cita: “El parlamento de Ucrania, la Rada Suprema, aprobó el mes pasado un proyecto de ley que rinde homenaje a las organizaciones involucradas en actos de limpieza étnica masiva durante la Segunda Guerra Mundial”. [9]
    1. La ONU había estimado  [10] que se produjeron unas 14.000 muertes (incluyendo más de 3.000 civiles) durante la llamada “ATO”, la operación “antiterrorista” emprendida por el régimen de Poroshenko contra las poblaciones de Donbass. Esa, y no otra, era la cifra real de muertos en Ucrania en el momento en que Rusia decidió iniciar las operaciones militares en el país, con el objetivo –según se declaró– de desnazificar a las fuerzas ucranianas a las que Rusia ha responsabilizado por la matanza de poblaciones de etnia rusa en Donbass. En cambio, el Occidente y sus medios de comunicación hacen el recuento de fatalidades en la “guerra de Ucrania” como si esa lista solamente hubiese comienzado ahora el 24 de febrero de 2022.

    2. La trascendencia del golpe de estado de Maidan en febrero de 2014 en Ucrania –particularmente en lo que se refiere a las transgresiones contra los derechos humanos– ha significado la implementaci¡on de operaciones de limpieza étnica, con  crímenes documentados contra las poblaciones del Donbass. Por ejemplo, las “Tres masacres en un mes”, [11] se refirieren a los sangrientos eventos de Mariupol [12] [13] y Odessa [14] en mayo de 2014, y el bombardeo aéreo sobre los civiles de Lugansk en junio de 2014. [15] En En julio de 2014, el Departamento de Estado de EE. UU. llegó a respaldar públicamente “todo el derecho de Ucrania” a bombardear desde el aire a la población de etnia rusa en Donbass. [16]

    Soldados ucranianos disparando a la multitud en Mariupol (2014). 

    III

    Desde conocidas las secuelas inmediatas del golpe de febrero de 2014, SWEDHR comenzó a registrar cómo la OTAN y sus socios han librado una guerra por la expansión de sus poderes en Ucrania, sacrificando vidas de ucranianos en nombre de su expansionismo geopolítico e intereses económicos globales. En la denuncia de estos crímenes relacionados con la limpieza étnica y los atropellos a los derechos humanos en Ucrania, para nosotros fue también un imperativo, el llenar el vacío que tanto Amnistía Internacional como HRW habían dejado deliberadamente sobre lo que ocurría en Ucrania –según una conocida rutina de proteger con sus silencio los intereses de la OTAN.

    La dirección de SWEDHR ha estado de acuerdo, desde temprano, con la independencia de las repúblicas de Donbass, según lo resuelto por sus principales poblaciones étnicas. Fueron precisamente las violaciones generalizadas documentadas de los derechos humanos contra la población de Donbass por parte de Ucrania y las fuerzas nazis [ver arriba], lo que llevó a nuestra postura.

     

    Información, guerra y derechos humanos


    Nosotros en SWEDHR defendemos la transparencia en la información. En el contexto de la propaganda occidental, las noticias falsas [17] y la información seleccionada arbitrariamente sobre Ucrania, también denunciamos la censura y la represión de la libertad de expresión por parte de las redes sociales corporativas como Facebook y Twitter.  La acción censurante de EE. UU. y la UE, la vemos claramente en contra del artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU. Aquellas autoridades han adoptado una especie de censura extraordinaria, como si sus países, sus tropas, estuvieran participando directamente en la guerra. Como si ellos fuesen países beligerantes declarados. Lo cual, paradójicamente, es algo que ellos niegan con vehemencia.

    Sin duda, estas prohibiciones, acompañadas de la persecución de las voces independientes, que se enmarcan en naciones autoproclamadas democráticas no beligerantes, retratan al sistema de “democracia” de la UE como conduciendo regresivamente por caminos peligrosos, donde un único destino es volver a entrar en el tiempos oscuros de, por ejemplo, las “democracias occidentales” de Italia y Alemania a mediados de la década de 1930.

    Rusia también ha limitado la libertad de información, y aún más drásticamente con respecto a su público nacional. Todas las limitaciones de la difusión/publicación gratuitas son condenables, en cualquier lugar. Sin embargo, una diferencia de Russia con las limitaciones actuales de la libertad de expresión en Occidente es que, por ejemplo, en los países de la UE, las opiniones diferentes no son actualmente una amenaza para la seguridad nacional de estos países. Las opiniones divergentes, como la nuestra de SWEDHR, solo denuncian la inconsistencia de las acciones de quienes están en el poder. Pero no son una amenaza para la seguridad nacional de Suecia.

    Cuando hoy las potencias occidentales –considerando que “no estén en guerra”– cierran las transmisiones o anulan el acceso en línea a sitios de noticias rusos o chinos, lo hacen violando los derechos de sus ciudadanos a seleccionar y recibir información de los canales que tienen derecho a elegir –según a la carta de derechos humanos de la ONU  (Ver mención al artículo 19, más arriba). Evidentemente, esta violación flagrante de los derechos humanos básicos de nuestros ciudadanos no es problematizada en por los medios de comunicación de este país – que por lo demás se ha autoproclamado como “defensore” de los principios democráticos y del “Estado de derecho”.

    En cambio, Rusia está abiertamente en guerra. Si alguno de los países de la OTAN, y sus “socios” como Suecia, decide entrar en la guerra de Ucrania por medio de casus bellis representado por ostensibles provocaciones (ver “armas defensivas” a Ucrania, más abajo), inexorablemente también aquellos países dictarán estados de emergencia que comprendan medidas tan drásticas como en hoy Rusia, o tal vez incluso más. Durante la Segunda Guerra Mundial, Suecia, a pesar de considerarse así mismo un país “neutral”, no beligerante, detuvo sin juicio a voces opositoras de izquierda como “comunistas”, “anarquistas” y las confinó en campos de concentración llamados ” campos de internamiento “. [18]

    Fake news es también la omisión de información importante. Por ejemplo, y desde la perspectiva de la equidad y la objetividad en la información, es inaceptable que los medios corporativos occidentales oculten o encubran [19] deliberadamente la existencia de las formaciones militares pro-azi que hemos mencionado aquí.

     

    ¿Armas defensivas para Ucrania? No es en absoluto el caso


    Nosotros en Europa estamos siendo testigos de una verdadera carrera entre los países de la UE de la OTAN para proporcionar a Ucrania armamento “defensivo”. En la competencia vemos que las élites medias y militares de Suecia y Finlandia –no alineadas y “neutrales”– defienden y proporcionan armas a Ucrania.

    Primero, afirmaron que se trataba de armas defensivas. Para nada. Desde Finlandia, las armas enviadas y las respectivas municiones se denominan precisamente “armas de asalto”. Los lanzadores antitanques proporcionados por Suecia son, por definición, armas de ataque. No es, como se le hace pensar a la gente común, un armamento diseñado para defenderse si un tanque decide atacar. Eso simplemente sucede en combate. Por la sencilla razón de que todo soldado sabe que si el tanque dispara, el soldado y la “pieza antitanque que lleva” son instantáneamente demolidos. En términos reales, esas armas deben usarse tan pronto como un tanque enemigo esté a la vista en la distancia. Son verdaderas armas de ataque destinadas a destruir tanques y vehículos blindados y matar a sus tripulaciones. Se utiliza incluso para destruir vehículos de transporte de tropas con soldados amontonados en su interior.

    Sin embargo, el principal argumento de nuestra crítica a las élites pro-OTAN en el poder no se basa en estas cuestiones técnico-militares. En cambio, es el hecho político, exactamente relacionado con el tema, o mantra, de la “seguridad nacional” que se repite perennemente en la narrativa de las personalidades militares y políticas belicistas suecas.

    Rusia dijo que si la OTAN y la UE no considerarían sus demandas sobre garantías de que la OTAN no se expandiría más con la inclusión de la frontera con Ucrania, responderían militar y técnicamente. Lo hicieron.

    Rusia también ha dicho recientemente que si los países de, por ejemplo, la UE interfieren con sus “operaciones militares” en Ucrania, específicamente enviando armas y similares, Rusia considerará a esos países en estado beligerante contra sus fuerzas armadas. Lo hicieron.

    Rusia ha anunciado que, en vista de la situación actual (no en Ucrania, sino en la posición de la OTAN y de los “socios”), pondría su poderío nuclear en estado de alerta. Lo hicieron.

    Al mismo tiempo, de manera incongruente, los políticos de la UE y sus medios acusan al presidente de Rusia de “barbarie”. Y además de eso, los diagnósticos pseudopsiquiátricos del tipo “loco”, “totalmente loco”, “desequilibrado” también están muy extendidos en los medios de estos países, especialmente en Suecia, que está a solo un par de cientos de kilómetros de Rusia. Misiles Iskander en Kaliningrado.

    Entonces, nuestra pregunta es, ¿por qué Suecia y algunos otros países de Europa intentan tan desesperadamente provocar una respuesta militar de Rusia? ¿En particular si tal decisión la tomaría un hombre “fuera de sí”?

    ¿Quién, realmente, está loco aquí?

     

    IV

    En resumen, el mundo es testigo de cómo el Occidente corporativo y sus títeres políticos en el liderazgo de la UE han creado esta confrontación con Rusia:

    a) con el fin de aumentar sus presupuestos militares (por ejemplo, Alemania, Suecia, etc.), lo que significa un aumento drástico de sus beneficios de la industria armamentística.

    b) reemplazar el petróleo ruso canalizado a Europa con empresas estadounidenses productoras de petróleo, [20] así como otros ‘actores internacionales’ también en asociación financiera con las corporaciones occidentales.

    En nuestro análisis, que estamos dispuestos a debatir con cualquier otra ONG, la guerra actual en Ucrania se habría evitado perfectamente si la OTAN y sus ‘socios’ hubieran demostrado una apertura mínima requerida a las preocupaciones de seguridad de Rusia. Es un hecho histórico, demostrado en 30 documentos diferentes desde 1990 en adelante, [21] los líderes gubernamentales de la OTAN, incluidos los presidentes de los EE. UU., el secretario de estado de los EE. dada garantía tras garantía de que la OTAN no se expandiría hacia el este. En ese sentido, consideramos bastante legítima la preocupación de Rusia por la actual expansión de la OTAN –ahora con las admisiones de “OTAN-opción” de Suecia y Finlandia y la inminente incorporación de Ucrania.

    La OTAN le prometió a Rusia no expandirse hacia el Este - video 

     

    Hoy en día, después de que Rusia iniciara operaciones militares en Ucrania más allá de Donbass, EE. UU. (no la UE) está indicando que la incorporación de Ucrania a la OTAN podría esperar al menos 5 o 6 años. Pero eso no se concedió en la mesa de negociaciones. Todo el tiempo fue un rotundo no a la propuesta de Rusia. La OTAN y la UE se negaron a dar garantía alguna. Las potencias occidentales sabían que su obstinada negativa les costaría la guerra en Ucrania –lo anunciaron todo el tiempo durante las negociaciones. Querían la guerra y la guerra la consiguieron, pensando que una Rusia agotada de la posguerra está exactamente en el diseño geopolítico occidental, es decir, aumentando el dominio del mercado global.

    Lo que las élites rusasófobas europeas sin educación, negadores de la historia o simplemente ignorantes en el poder han olvidado irresponsablemente, es que Rusia posee la capacidad nuclear absolutamente más efectiva del mundo. No solo en número de ojivas nucleares, sino también en cuanto a armas de liberación. Un ejemplo son los imparables misiles de generación hipersónica.

    SWEDHR se fundó en 2014, precisamente en el contexto de los acontecimientos mencionados anteriormente en esta declaración. Precisamente, fueron los horrendos, y literalmente, los sangrientos ataques contra los derechos humanos y las vidas humanas de las personas en Donbass una poderosa razón que motivó el inicio de la empresa de denuncia de SWEDHR, dirigida a la mejora de la dignidad humana. [22] [23]

    Las provocaciones de Occidente han puesto a la humanidad al borde de la destrucción total. SWEDHR llama a resistir al ejército de creadores de noticias falsas de los medios corporativos occidentales, que hoy en día instigan una profundización en el conflicto de Ucrania. En cambio, aumentemos los llamados a la paz.

    En ese sentido, consideramos que la mejor contribución a la paz es una solución diplomática negociada dirigida al estatus de neutralidad y no alineamiento de Ucrania. Lo mismo con respecto a Suecia.

     

     

    Referencias

    [1] BBC, “Crisis de Ucrania: Transcripción de la llamada Nuland-Pyatt filtrada”, 7 de febrero de 2014 https://www.bbc.com/news/world-europe-26079957

    [2] M Ferrada de Noli, “¿Una “diplomacia” sueca de extrema derecha? ¿O el apoyo en solitario de Bildt a los nacionalistas de Ucrania?“, 6 de marzo de 2014 https://professorsblogg.com/2014/03/06/bildtsukraineextrem/

    [3] M Ferrada de Noli, “Carl Bildt en la televisión sueca: “Adelante, no sabemos si hay posibilidades de una solución política con Rusia”, 8 de diciembre de 2014 https://professorsblogg.com/2014/12/ 08/carl-bildt-existen-posibilidades-para-una-solucion-politica-en-rusia/

    [4] CNN, 15 de junio de 2014, “Primer Ministro asombra que Ucrania eliminará a los asesinos”

    [5] Artículo de Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Social-National_Party_of_Ukraine

    [6] Artículo de Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Azov_Battalion

    [7] M Ferrada de Noli, 20 de febrero de 2022 https://twitter.com/ProfessorsBlogg/status/1495404412805779463

    [8] Artículo de Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Right_Sector

    [9] Reuters, “Vladimir Putin llama a Ucrania fascista y la nueva ley del país ayuda a defender su caso” https://www.reuters.com/article/idUS208024656920150514

    [10] Naciones Unidas. Derechos humanos. Víctimas civiles relacionadas con el conflicto en Ucrania, 8 de octubre de 2021

    https://ukraine.un.org/sites/default/files/2021-10/Conflict-related%20civilian%20casualties%20as%20of%2030%20September%202021%20%28rev%208%20Oct%202021%29% 20ES.pdf

    [11] M Ferrada de Noli, “Fascistas de Ucrania: Tres masacres en solo un mes”. 3 de junio de 2014 https://professorsblogg.com/2014/06/03/ukraine-fascists-3-genocides-per-month/

    [12] M Ferrada de Noli, “La matanza de civiles de Mariupol por parte del ejército de Ucrania el 9 de mayo de 2014: dispararon y mataron a civiles desarmados a quemarropa”, 9 de mayo de 2014 https://professorsblogg.com/2014/05/10/ukraine -ejército-masacre-de-civiles-de-mariupol-9-mayo-2014/

    [13] M Ferrada de Noli, “Soldados ucranianos disparando a la multitud en Mariupol 2014. ¿Causa contribuyente a la independencia de Donbass?”, 2 de marzo de 2022 https://www.youtube.com/watch?v=_iIEJGsg-hc

    [14] M Ferrada de Noli, “La masacre de Odessa del 2 de mayo de 2014. Evidencia actualizada”, 15 de mayo de 2014 https://professorsblogg.com/2014/05/15/odessa-massacre-firebombs-thrown-by-pro- junta-activistas-quemar-vivo-43/

    [15] M Ferrada de Noli, “La masacre de civiles desarmados de la Fuerza Aérea de la Junta de Ucrania en Lugansk, 2 de junio de 2014“, 3 de junio de 2014 https://professorsblogg.com/2014/06/03/what-responsibility-does-sweden -tener-en-las-masacres-de-civiles-perpetradas-por-ucrania-junta/

    [16] M Ferrada de Noli, “Departamento de Estado de EE. UU. respalda públicamente todos los derechos de Ucrania para bombardear a la población étnica rusa en Donbass”, 8 de julio de 2014  https://professorsblogg.com/2014/07/08/the-us- el-departamento-de-estado-respalda-públicamente-a-ucrania-todo-el-derecho-a-bombardear-aéreo-la-población-étnica-rusa-en-donbass/

    [17] Las noticias falsas han abundado en la narrativa de los medios occidentales. Un ejemplo es el informe en los medios suecos de que Turquía había detenido los barcos de la armada rusa en el Mar Negro. https://twitter.com/ProfessorsBlogg/status/149765314638252032

    [18] “Campos de internamiento en Suecia durante la Segunda Guerra Mundial” https://military-history.fandom.com/wiki/Internment_camps_in_Sweden_durante_World_War_II  

    [19] El Atlantic Council llega incluso a defender al Batallón Azov de las acusaciones de terrorismo formuladas incluso por personalidades políticas de los EE.UU. “Por qué Azov no debería ser designado organización terrorista extranjera”, 24 de febrero de 2020. https://www.atlanticcouncil.org/blogs/ukrainealert/why-azov-should-not-be-designated-a-foreign-terrorist-organization /

    [20] M. Ferrada de Noli, “De qué se trata la crisis de Ucrania”. Blog de los profesores 11 de junio de 2014 https://professorsblogg.com/2014/06/11/what-the-ukraine-crisis-is-all-about-usb-2-stealth-strategic-bombers-now-landing-in -Europa/

    [21] Archivo de seguridad nacional, “Expansión de la OTAN: lo que Gorbachev escuchó”, 12 de diciembre de 2017 https://nsarchive.gwu.edu/briefing-book/russia-programs/2017-12-12/nato-expansion-what-gorbachev -oído-occidental-líderes-temprano

    [22] Escribimos en nuestro manifiesto fundacional: “Comenzaremos con un compromiso sobre los efectos de los crímenes de guerra en la población civil de Gaza y el este de Ucrania”. https://swedhr.org/swedish-professors-doctors-for-human-rights/swedhr-manifest/

    [23] M Ferrada de Noli, “Crímenes de guerra en Ucrania”, 25 de enero de 2015 https://professorsblogg.com/2015/01/25/war-crimes-in-ukraine/

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español