Jueves, 22 Agosto 2019 | Login

Un avión pequeño con nueve personas a bordo se estrelló, a los pocos minutos de despegar del aeropuerto de Umeå, al norte de Suecia.

Los pasajeros eran todos paracaidistas. El avión se estrelló en la isla de Storsandskär, al sur de la norteña ciudad de Umeå, pasadas las dos de la tarde del domingo.

Varias personas fueron testigos oculares de la tragedia aérea.

 

 Por: Magazín Latino

 

Pasadas las dos del domingo, un avión pequeño de tipo Cessna, se estrelló, en la isla de Storsandskär, a poco más de dos kilómetros del aeropuerto de Umeå. La aeronave, con nueve personas a bordo, despegó a las 13:33 horas y la torre de control recibió la alarma a las 14:12 horas. Los ocho pasajeros y el piloto fallecieron.

 

Al parecer, el avión tuvo problemas desde el despegue, y se le había desprendido un ala. Se fue en picada a tierra, rotando en su eje, en una región de difícil acceso de la isla.

 

Varios cuerpos fueron encontrados alrededor de la aeronave. En un principio se desconocía si había sobrevivientes, pero pasadas las 15:00 horas, las autoridades comunicaron que no era el caso.  

- Es un accidente grave y se ve muy mal, dijo Christer Björkman, jefe de los rescatistas, a SVT.

 

Moradores de la zona fueron testigos del accidente y facilitaron sus botes para el traslado a la isla. El avión comenzó al incendiarse a los poco minutos de tocar tierra.

- Escuché un sonido de motor, pero extraño, no sonaba normal. Entonces miré al cielo y vi como un avión giraba en el aire como un trompo. Primero pensé que era alguien que se dedicaba a la aviación artística pero pronto comprendí que no era así. Como lo percibimos nosotros, al avión le faltaba un ala, dijo a la agencia TT el testigo ocular Peter Larsson, quien reside al otro lado del sitio del accidente.

 

Agregó que, más tarde, el ala y otras partes del avión cayeron cerca de ellos.

- Andábamos en bicicleta y pasado un rato cayó un pedazo de aluminio en el camino, frente a nosotros. Bastante después de que el avión se estrellara.

 

Los rescatistas debieron apresurarse al lugar del accidente, puesto que el avión comenzó a incendiarse a los pocos minutos de tocar tierra y existía el peligro de que explotara.

 - Trabajamos a tope, también con helicópteros. Los particulares en la isla vieron el accidente y nos esperaron con los botes en la playa para ayudarnos a salir, dijo a TT Conny Qvarfort, jefe del servicio de rescate en Umeå.

 

Los familiares de las víctimas fatales han sido informados (*) y las autoridades del lugar trabajan con la Iglesia sueca y el municipio de Umeå, para proveer ayuda psicológica a las familias afectadas.

 

“Con gran dolor recibí el mensaje sobre el avión estrellado en las afueras de Umeå. Pienso en los fallecidos y en sus familiares en este momento difícil. El gobierno está en contacto cercano con las autoridades pertinentes y ahora es importante investigar la causa”, escribe el primer ministro, Stefan Löfven, en una declaración escrita a TT. El rey, Carl XVI Gustaf, manifestó también su pesar y el de su familia. 

 

Swedavia informó que el avión siniestrado es modelo GippsAero GA8 Airvan, y según el Centro de Rescate Aéreo y de Mar, los ocho pasajeros  practicaban el paracaidismo.

 

Actualización: 

(*) En conferencia de prensa pasadas las 20:00 del domingo, las autoridades informaron que aún no podían presentar la lista oficial de las personas fallecidas, que el trabajo de identificación aún continúa y que no todos los familiares han sido contactados.

Agregaron que la La Junta de Investigación de Accidentes comienza su trabajo mañana, con el fin de dilucidar los motivos del accidente. Este tipo de aviones carece de caja negra, por lo que llevará más tiempo esclarecer los detalles del porqué el avión se estrelló. 

La nueve víctimas fatales son de la región Norrbotten y Västerbotten (al norte de Suecia). 

 

 
El avión siniestrado es de este modelo, y es popular, sobre todo en el paracaidismo. Foto: Wikimedia Commons.

 
La flecha indica la ubicación en el mapa de Suecia, de la ciudad de Umeå. Foto Google.com. 

 

Published in Actualidad

COLOMBIA: Junto con ello, la Policía colombiana confirmó que hay 5 sobrevivientes en el accidente aéreo ocurrido anoche en las cercanías de la ciudad de Medellín, donde se estrelló un avión boliviano en el que viajaban los integrantes del club de fútbol brasileño Chapecoense, quienes se preparaban para disputar la final de la Copa Sudamericana.

 

Fuente: Theclinic.cl

 

La Policía colombiana confirmó que 76 personas murieron y otras 5 sobrevivieron en el accidente aéreo ocurrido anoche en las cercanías de la ciudad de Medellín, donde se estrelló un avión boliviano en el que viajaban los integrantes del club de fútbol brasileño Chapecoense.

“Son entre 75 y 76 personas fallecidas”, dijo a periodistas el comandante de la Policía del departamento de Antioquia, coronel José Gerardo Acevedo, quien agregó que los socorristas rescataron a 6 supervivientes, uno de los cuales falleció poco después.

Esos datos confirman que son 76 las víctimas mortales, pues en total viajaban 81 personas en el avión.

Según el jefe policial, “inicialmente fueron rescatadas 6 personas con vida”, pero una de ellas falleció cuando recibía atención médica.

“No se encontraron más personas con signos vitales”, detalló Acevedo, quien añadió: “ahora, a esperar luz del día para hacer la extracción de los cuerpos”.

También Rl director de la estatal Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD), Carlos Iván Márquez, confirmó, en un comunicado, que son cinco los rescatados y 76 los fallecidos.

 

Los supervivientes, con lesiones de distinta gravedad, son los futbolistas brasileños Jackson Follman, Alan Ruschel y Marcos Danilo Padilha; la azafata boliviana Ximena Suárez y el periodista brasileño Rafael Henzel, quienes fueron trasladados a hospitales y clínicas de la región en donde ocurrió el accidente.

Márquez también dijo que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, “fue reportado de la situación y siguiendo sus instrucciones se activó el plan de búsqueda y rescate a fin de poner a disposición de la emergencia toda la operatividad del sistema”.

 

El avión siniestrado, un Avro Regional Jet 85 de la compañía boliviana Lamia, transportaba a la delegación del Chapecoense que se dirigía a Medellín para disputar mañana el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana con el Atlético Nacional.

El accidente se produjo en las inmediaciones del cerro El Gordo, en la jurisdicción del municipio de La Unión, en el departamento de Antioquia (noroeste), cercano al aeropuerto José María Córdova de Medellín, situado en el vecino municipio de Rionegro.

 

Según la Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil), además de los 22 jugadores del Chapecoense, en el avión viajaban 28 dirigentes, miembros del cuerpo técnico e invitados especiales del club brasileño, así como 22 periodistas y nueve tripulantes.

“Es una tragedia que enluta al mundo, una tragedia con tantas personas fallecidas es lamentable”, agregó el jefe policial.

La delegación había partido el lunes de Sao Paulo hacia la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra donde abordaron el avión de Lamia que nunca llegó a su destino por causas que todavía se desconocen.

 

Imagen del equipo brasilero Chapecoense antes de abordar el avión rumbo a Colombia. Foto: @juanmiugaz | Twitter.

 

 

Published in Deportes

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español