Jueves, 20 Febrero 2020 | Login
Muere Lisbeth Palme, la viuda de Olof Palme Lisbeth Palme, viuda de Olof Palme. Foto: TT/Aftonbladet/Omni.

Muere Lisbeth Palme, la viuda de Olof Palme

Lisbeth Palme falleció hoy, a los 87 años, luego de un tiempo de enfermedad. La noticia fue dada a conocer por su familia.

Lisbeth Palme estuvo comprometida durante toda su vida con los derechos de los niños, y es recordada por muchos por ser una persona cálida y sencilla.

“Con gran tristeza he recibido la noticia de su fallecimiento”, escribe el líder de la Socialdemocracia, Stefan Löfven, en un comunicado.

 

 Fuentes: TT/DN/OMNI

 

Lisbeth Palme nació el 14 de marzo de 1931, hija del ingeniero Christian Beck-Friis y Anna Beck-Friis.

 

Se recibió de psicóloga infantil y trabajó, durante la década de los 90 en la jefatura del comité sueco de Unicef.

 

Estuvo casada con Olof Palme desde 1956 hasta su muerte, en 1986.

 

“Gran tristeza”

“Con gran tristeza he recibido la noticia de su fallecimiento”, escribe el líder de la Socialdemocracia, Stefan Löfven, en un comunicado.

 

“Sostuve muchas y agradables conversaciones con Lisbeth Palme, a menudo en Gotland, en relación con el discurso en Almedalen. Ella era una fiel oyente allí, desde que Olof Palme diera su primer discurso, hace más de cincuenta años atrás”.

 

Löfven describe además cómo Lisbeth Palme durante largo tiempo trabajó por los derechos de los niños, entre otras medidas a través de que se adoptara la resolución de la ONU, en 1989.

 

“Muy temprano fue la fuerza impulsora a la Convención de la ONU sobre los derechos del niño, adoptada en 1989, y gestó la cumbre global sobre la infancia en 1990”escribe, y agrega que Lisbeth Palme “hizo importantes contribuciones para que la sociedad tuviera en consideración las condiciones de los niños”.

 

“Defender los derechos de los niños sigue siendo una tarea política central. Siento que la mejor manera de honrar la memoria de Lisbeth Palme es continuar ese trabajo con el mayor empeño posible”, escribe Löfven.

 

 

 

“Linda, sabia”

 

La Ministra de Exteriores, Margot Wallström (S), lamenta el fallecimiento de Lisbeth Palme, y escribe en Twitter: “Linda, sabia Lisbeth Palme se nos ha ido. Descansa en paz”.

 

También la ministra de la infancia, la ancianidad y la igualdad de género, Lena Hallengren (S), escribe en Twitter: “Linda Lisbeth Palme, siempre tan cálida, sencilla y generosa con todos. Muchos te van a extrañar”.

 

A diferencia de su carismático marido, uno de los políticos más conocidos de la historia sueca, a menudo ella pasaba desapercibida, pero fue algo que nunca consideró como un problema.

- Yo estaba a la luz de Olof, y me gustaba, dijo Lisbeth Palme en una entrevista con DN en 2010. Su presencia era electrificante; iluminaba todo. Él tenía una fuerza increíble para cambiar cosas que yo misma no podía cambiar. 

 


Lisbeth y Olof Palme, en tiempos de juventud. Foto: TT. 

 

 


  

En relación con el asesinato de Olof Palme, en 1986, Lisbeth Palme fue la testigo más cercana y, en una confrontación, señaló a Christer Pettersson como perpetrador. Este fue condenado por un tribunal de primera instancia, pero considerado inocente luego de la apelación. Lisbeth Palme, no obstante, no cambió nunca su testimonio respecto al delicado tema. El magnicidio hasta la fecha no ha sido aclarado. 

 

 

About Author

Related items

  • ¿Se resuelve el asesinato de Olof Palme?

    Krister Petersson, el fiscal a cargo de la investigación del asesinato del ex primer ministro Olof Palme, hizo este martes sorprendentes declaraciones, en la televisión sueca.     

    - Mi meta es – dentro de la primera mitad del 2020 - interponer una demanda judicial o, archivar el caso, declaró Petersson en el programa televisivo “El crimen de la semana”. Agregó que se sentía conforme de poder decir que el magnicidio sería, por fin, esclarecido.

     

     Por: Magazín Latino

     

    La noticia originó grandes titulares en todos los medios nacionales, y ya antes de la transmisión del programa “Veckans brott” (El crimen de la semana) los medios tenían un avance de la noticia.

     

    Las especulaciones comenzaron de inmediato. ¿Había surgido un nuevo sospechoso? ¿El fiscal había decidido cerrar el caso? ¿El fiscal no podía interponer una demanda porque el supuesto autor ya no estaría en vida?

     

    Estas preguntas se despejarán, según el fiscal, durante la primavera.

     

    Algunos columnistas aseguran que la Fiscalía trabaja en una nueva pista. Otros apuntan a que la investigación se cierra, y que es lo mejor para sanar el trauma que ha perseguido a Suecia por 34 años.

     

    Olof Palme fue asesinado el 28 de febrero de 1986, a sangre fría, en pleno corazón de Estocolmo. Ocurrió en la calle Sveavägen, a la salida de un cine, cuando junto a su esposa Lisbeth se dirigía a casa, de noche y sin escolta. 

     

    El magnicidio dejó al país entero en estado de shock. La policía cometió errores garrafales en la investigación del crimen, desde el primer momento. Más tarde se llevó a juicio, por sospecha de asesinato, al delincuente común Christer Pettersson (no confundir el alcance de nombre y apellido con el fiscal, Krister Petersson).

     

    El sospechoso, Christer Pettersson, confesó haber cometido el crimen, pero luego se retractó. Fue condenado en primera instancia, pero absuelto en segunda. Falleció en 2004.

     

    A diferencia de la familia Palme (la viuda, Lisbeth Palme, falleció en 2018) el fiscal no cree que Christer Pettersson cometió el asesinato.

     

    En el programa “Veckans brott”, de la televisión estatal, SVT, el fiscal se mostró cautelosamente optimista, pero también misterioso. Dijo que sabía lo que tenía pensado hacer, pero no quiso darlo a conocer. Al menos no aún, y no en un programa de televisión. Pero por qué es necesario esperar tres o cuatro meses más, esa pregunta quedó en el aire.

    - Yo pienso que estamos trabajando con pistas que son muy interesantes. Mi meta es – dentro de la primera mitad del 2020 - interponer una demanda judicial en contra de una persona o, cerrar la investigación, dijo.

     

    Conductora del programa: ¿A qué apunta la investigación?

    - Lo podría decir, pero no quiero. Hay que esperar hasta la primavera del 2020. Entonces, vamos a presentar una resolución.  

     

    ¿Pero están más cerca de resolver el asesinato de Olof Palme?

    - En mi opinión, sí.

     

    ¿Entonces, pareciera que van a interponer una demanda en contra de un sospechoso?

    - No lo voy a decir. Pero eso lo decidiremos durante la primavera.

     

    ¿Pero cómo puede ser una decisión así, de demandar a alguien o de cerrar la investigación?

    - Puede ser que hemos hecho todo lo que hemos podido y que el continuar la investigación no aportará con nada.

     

    ¿Y qué significaría que se cerrara la investigación?

    - Que el “team Palme” se disuelve y la investigación sobre el caso de Palme se cierra.

     

    ¿Saben Uds. ahora si van a interponer una demanda o si van a cerrar la investigación?

    - [Sonriendo] Sí, lo sé, pero no lo voy a decir en “Veckans brott”.

     

    Sería algo increíble que presentaran una acusación en contra del asesino del primer ministro de Suecia, 34 años después del asesinato

    - En efecto. Sería increíble [sonriendo]. Yo me siento optimista de que vamos a poder presentar qué fue lo que pasó el 28 de febrero de 1986.

     

    ¿A qué se refiere?

    - En torno al asesinato. Quien es el responsable del asesinato y cómo es la cosa.

     

     

    Las declaraciones del fiscal Petersson en el programa de la televisión sueca se hicieron eco en todos los medios nacionales.

     

    En muchos se despertó una esperanza.

     

    Ingvar Carlsson, antiguo líder de la Socialdemocracia, fue quien tuvo la dura tarea de sucederle en el cargo. También fue entrevistado en el programa, y él declaró que sería un alivio que el asesinato, por fin, se resolviera.

    - Esta es una herida que nunca sana. Nunca se puede pasar página. Sería un alivio para muchas personas el por fin saber qué fue lo que pasó, dijo.

     

    Aunque agregó que no está completamente tranquilo. No entiende por qué el fiscal no decide de inmediato si abrir una demanda o archivar la investigación.

     


    Olof Palme y su esposa, Lisbeth Palme. El fiscal Krister Petersson. Foto: Archivos SVT. Captura de pantalla, SVT.

     

  • Jonas Sjöstedt: “Nadie quiere esta reforma”

    El líder del partido de Izquierda (V) comunicó el jueves que la amenaza de una moción de censura contra la ministra del Trabajo va en serio. Si el gobierno continúa la privatización de la Oficina del Trabajo, Jonas Sjöstedt propondrá la votación en el Parlamento.

    - Queremos detener este caos de privatizaciones, subrayó.

    Actualización: en rueda de prensa este lunes, Jonas Sjöstedt comunicó que retira la amenaza contra la ministra, puesto que el Gobierno retrocede en sus planes de privatización de la Oficina del Trabajo. No obstante, la oficina se privatizará, pero a más largo plazo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    En una rueda de prensa este jueves, la ministra del trabajo, Eva Nordmark, presentó a la nueva directora general de la Oficina del Trabajo, la experimentada jurista Maria Mindhammar.

     

    No obstante, esta y otras medidas presentadas por el gobierno respecto al futuro de la Oficina del Trabajo no fueron suficientes para satisfacer las exigencias del partido de Izquierda, que se ha opuesto a la privatización que exigiera el partido del Centro, para aceptar el acuerdo de enero.

     

    - La Oficina del Trabajo se encuentra sumida en una profunda crisis, dijo Jonas Sjöstedt, en la sesión en la cámara. Y comunicó que buscará el apoyo del partido Conservador (Moderaterna) para presentar una moción de censura en contra de la ministra del Trabajo, que puede llevar a su dimisión.

     

    Los otros partidos que apoyarían la moción de censura son los Democratacristianos (KD) y los Demócratas de Suecia (SD). De esta manera, el partido de Izquierda lograría su propósito con ayuda de sus enemigos políticos. La votación parlamentaria podría resultar incluso en nuevas elecciones.

     

    Aunque Sjöstedt declaró que su fin no era derribar el gobierno de Stefan Löfven. Lo que pretende es poner fin a la acelerada privatización de la Oficina del Trabajo.

     

    - Nuestra meta es que ellos digan: reconocemos, no tenemos apoyo para este caos de privatizaciones. Yo creo que el gobierno va a desistir de sus propósitos porque esta política no lleva a buen puerto y afecta más que nada a los desempleados, dijo el líder de Izquierda a Aftonbladet.

     

    Por su parte los Socialdemócratas ven esta jugada del partido con quienes colaboraron el periodo pasado como “poco responsable”.

     

    - Ahora el partido de Izquierda nos sumerge en una situación complicada, y vale la pena preguntarse qué pretenden con esto, dijo al vespertino la jefa del grupo parlamentario de la Socialdemocracia, Annelie Karlsson.

     

    Según ella, el gobierno está consciente de las dificultades que enfrenta la entidad laboral. Sin embargo, manifestó no entender el hecho de que Jonas Sjöstedt esté dispuesto a hacer causa común “con quienes han ocasionado esta situación”, la derecha. 

     

    - Nosotros gobernamos de acuerdo con un presupuesto de los Conservadores (Moderaterna) y de los Democratacristianos – quienes quitaron recursos a la Oficina del Trabajo - y ahora Sjöstedt quiere hacer un pacto con ellos y deponer el gobierno. Entiendo que los electores tengan dificultades en entender esto. Es muy raro, agregó Annelie Karlsson.

     

    En tanto, Ulf Kristersson, presidente de los Conservadores (M), junto a la líder democratacristiana, Ebba Bush Thor, comunicaron en rueda de prensa el jueves pasado que, desde entonces y hasta este martes, el gobierno tiene que retroceder en los cambios fundamentales planteados en la reforma de la Oficina del Trabajo.

     

    - El gobierno tendrá que ceder porque hay una mayoría parlamentaria que quiere otra cosa, dijo Kristersson.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo es parte del acuerdo de enero. Este es un proyecto neoliberal diseñado por el político del partido del Centro Martin Ådahl, y es dirigido por la organización empresarial Almega. La meta final es una privatización total de la entidad laboral. 

     


    La ministra del Trabajo, Eva Nordmark (S). El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt (V). Foto: Riksdagen.se/Marisol Aliaga.

     

  • Alertó sobre peligro de bomba – y fue detenido por sospechoso

    Cuando el chofer de buses Ali Jama se percató de una valija abandonada en una parada del autobús, dio aviso a la policía. Podía tratarse de una bomba. Pero al llegar los agentes al lugar, lo detuvieron pensando que él era el sospechoso.

    “Amo a Suecia, ¿pero por qué voy a dar aviso a la policía si ocurre nuevamente lo mismo?”, se pregunta el chofer. El político local Mohamed Nuur contó su historia en Facebook, y las reacciones no tardaron en llegar.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Hace poco explotó una bomba en la ciudad de Linköping, hecho que aún sigue sin aclararse. Otras  ciudades también han sido afectadas.

     

    Por esto la policía recomienda a la ciudadanía reportar cualquier cosa extraña que se aprecie, al número de urgencia.

     

    Eso fue lo que hizo el chofer de buses Ali Jama (el nombre es figurado), al percatarse de una valija abandonada en una parada del autobús que conducía, el pasado fin de semana.

     

    Era la una y media de la madrugada del domingo, Ali Jama se encontraba en pleno turno de noche, cuando descubrió una valija abandonada en la parada de Tritonvägen, en Sundbyberg, Estocolmo.

     

    Al diario Svenska Dagbladet, el chofer contó, dos días después, lo sucedido. Que había pensado que podía ser una bomba. Que una pasajera que también vio la valija, le suplicó que no parara, que siguiera de largo.

     

    Así lo hizo, y llamó además desde su teléfono a la empresa de buses y luego al número de emergencia de la policía: 114 14. Eran las 01.37 de la madrugada.

     

    Al pasar nuevamente por el paradero, ya de vuelta, la valija seguía en el mismo lugar. Y no había rastros de uniformados. Luego de 40 minutos, recién se pudo comunicar con la policía, que tardó aún más en llegar al lugar: alrededor de las tres de la mañana.

     

    Entonces, los agentes le comunicaron que seguían el bus que conducía. En ese momento se encontraba a la altura de la plaza de Sundbyberg.

    - Me mantuve en contacto con la policía en el teléfono hasta que me dijeron que detuviera el autobús, luego me dijeron: "Ok Ali, ahora deja el teléfono y sal del autobús con las manos arriba".

     

    Ali obedeció las órdenes y detuvo el bus. Al salir, tres policías se le vinieron encima. Dos lo sujetaron de los brazos, en tanto que el tercero lo registraba.

    - Durante 15 o 20 minutos los policías no me soltaron. Mientras tanto, hablaban con sus colegas por teléfono, con los que examinaban el objeto. Después recibí la información de que el artefacto no era peligroso, y me dijeron que podía subirme al bus y conducirlo nuevamente.

     

    Sin darle ninguna explicación. Al parecer, los agentes lo habían tomado por sospechoso, a pesar de que había sido él quien había dado la alarma.

    - He vivido en Suecia durante nueve años. Tengo familia, hijos y trabajo. ¿Que habría hecho la policía conmigo si hubieran encontrado una bomba? Yo tengo la responsabilidad de los pasajeros de mi bus. Amo a Suecia, pero ¿por qué voy a llamar a la policía si encuentro algo así nuevamente? Contó, en entrevista con Svenska Dagbladet.

     

    Según el diario, que tuvo acceso al informe del incidente, se recibieron varias alarmas sobre la presunta bomba.

     


    La valija que despertó las dudas de Ali Jama. Foto: Privada. 

     

    “Yo no tengo detalles del suceso. Generalmente, cuando la policía maneja este tipo de evento, a menudo no se sabe inicialmente si un objeto es peligroso o no. Por lo tanto, tiene que tratar el asunto basándose en la información y la imagen de la situación que se tiene”, escribe la policía en un correo electrónico a Svenska Dagbladet.

     

    Y el caso no habría pasado de ser un caso más de todos los incidentes que ocurren en la capital sueca. Pero este llegó a conocimiento del político local Mohamed Nuur, presidente de la Socialdemocracia  en la comuna de Tensta. Ali Jama se contactó con él, y el político se contactó con Svenska Dagbladet.

    Y dio a conocer el caso en sus redes sociales.  

    - Creo que este es un comportamiento extremadamente inapropiado de la policía. Me enojo cuando escucho que esto está sucediendo en nuestra sociedad, especialmente cuando se trata de personas con poder. En realidad, estamos hablando de que podría haber sido una bomba, los policías no lo podían saber, en ese momento, declaró a Svenska Dagbladet.

     

    En Facebook explica que está muy molesto con el hecho. Él considera que la policía debería pedir perdón.

     

    - El hecho de sacar a un conductor de su propio autobús con pasajeros y obligarle a que se ponga las manos en la cabeza viola su integridad, dijo a Svenska Dagbladet.

     

    Mohamed Nuur considera que la comunidad debe estar agradecida de la fuerza policial. Pero que también se pueden puede cometer errores, y estos deben ser mejorados.

    - La policía en cuestión debió haber actuado con prejuicios, cuando sacaron al conductor del autobús. Ellos no registraron a los pasajeros del autobús. Ali Jama contó que un hombre sueco que se encontraba en el bus se limitó a observar la situación y pudo irse de allí sin ser registrado por la policía, dijo Mohamed Nuur.

     

      
    Mohamed Nuur. Foto: Privada.

      

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español