Print this page
Morgan Johansson: “Un ataque vil y cobarde” Ministro de Justicia, Morgan Johansson. Inmediaciones de la comisaría de la policía de Rosengård, en Malmö. Foto: Marisol Aliaga. Sveriges Radio. Montaje: Magazín latino.

Morgan Johansson: “Un ataque vil y cobarde”

Pasadas las 21 horas del miércoles se produjo una fuerte explosión en el patio de la jefatura de policía de Rosengård, en la ciudad de Malmö. La policía detuvo a dos jóvenes por sospecha de participación en el estallido que afortunadamente no dejó víctimas, pero ocasionó daños materiales.

”Un nuevo ataque vil y cobarde contra la policía.  Pero ni la policía ni el resto de la sociedad van a retroceder frente a los criminales, al contrario”, escribió en su cuenta de Twitter el Ministro de Justicia, Morgan Johansson.

 

 Por: Magazín Latino

 

El mismo día en que el titular de Justicia, Morgan Johansson, recibía el informe del fiscal general, Anders Perklev, en el gabinete de Estado, Rosenbad, se producía por la noche un nuevo ataque en contra de la policía sueca.

 

En el informe interino entregado al gobierno, el fiscal propone que se agregue un nuevo delito al Código Penal: el de sabotaje contra policías, personal de emergencia y bomberos: “blåljussabotage” (blåljuspersonal se ha denominado a quienes trabajan en estas tres áreas).

 

La modificación al Código Penal significaría que las personas que ataquen a los profesionales que mantienen el orden o salvan vidas podrían ser condenados incluso a cadena perpetua.

- Estas medidas tienen por objeto proteger a quienes están en primera línea cuando se trata de la lucha en contra de la criminalidad, para demostrar que la policía y otros servicios públicos cuentan con nuestro apoyo en su vital labor, dijo Anders Perklev en la conferencia de prensa en Rosenbad.

 

El fiscal explicó que, a falta de estadísticas concretas, los expertos han debido interiorizarse en el tema escuchando a testigos y a personas que tienen conocimiento de la problemática actual.

- Se nos ha explicado un escenario del problema en el cual se produce en gran medida lanzamiento de piedras, amenazas y violencia contra la policía, los bomberos y paramédicos, sobre todo en las zonas más vulnerables, dijo el fiscal.

 

Morgan Johansson declaró que el gobierno no aceptaría ataques de ningún tipo contra estos profesionales.

- El atacar a quienes trabajan salvando vidas y manteniendo la seguridad en nuestro país es de lo más cobarde que se pueda hacer, y debe dar lugar a impactos significativos y fuertes sanciones, dijo Johansson.

 

Sin embargo, la noche del mismo día, se producía un nuevo ataque, esta vez en Rosengård, en la sureña ciudad de Malmö. Esta es la segunda vez que se produce una explosión en Malmö, en poco tiempo.

Y no es la primera vez en Suecia.

 

En noviembre de 2017, una granada de mano explotó en el frontis de la comisaría de Uppsala.

 

En octubre, alguien disparó una veintena de tiros contra la residencia de un inspector de policía, en Västerås.

 

En octubre, la entrada de la estación de policía de Helsinborg fue dañada por una explosión, lo mismo había ocurrido en agosto, en la localidad de Hallstahammar.

 

En febrero, se producía una explosión en el auto de un jefe de policía de Uppsala.

 

El 1 de enero de 2017, alguien arrojó una granada de mano contra la comisaría de Katrineholm.

 

Estos son solamente algunos de los incidentes ocurridos el año pasado. Este año la espiral de violencia continua y los entendidos consideran que los ataques contra la policía es la reacción de los grupos criminales a los operativos policiales para disminuir - entre otras actividades delictivas - el narcotráfico.

 

En la explosión del miércoles, en Rosengård, en Malmö, no se produjeron víctimas fatales, pero sí daños materiales.

 

Durante la conferencia de prensa del jueves, los inspectores mostraron su frustración y descontento. Ellos piensan que se trata de venganza, pero no quisieron entrar en más detalles al respecto.

- Lo que ocurrió ayer nos indigna. Pero no le vamos a dar tregua a los criminales y no vamos a dejar que sigan asolando las calles, que es lo que realmente hacen, de cuando en cuando, dijo el jefe de policía de la región, Stefan Sinteús.

 

La policía de investigaciones continua sus pesquisas para resolver qué fue lo que explotó y la identidad de los autores del crimen. El detonante ocasionó un cráter en la calle y arruinó dos vehículos policiales.

 

La entidad policial mantiene desde hace meses una ardua lucha en contra de la criminalidad, en las ciudades más grandes del país. Se trata de grupos de jóvenes hombres que viven marginados de la sociedad y que caen en mundo del crimen a muy temprana edad.

 

Los dos detenidos figuran desde antes en los registros de la policía.

- El hecho de que algunos individuos criminales se comporten de esta manera causa indignación. Que se tomen este derecho. Nosotros estamos aquí para proteger y apoyar a la población en general. Estamos indignados, pero al mismo tiempo tenemos una gran determinación de permanecer en este, el único camino a seguir. No vamos a claudicar ante este tipo de ataques o actos, dijo Carina Persson, jefe de policía de la región sur.

 

En lo que todos están de acuerdo es que se requiere de modificaciones a la legislación.

 

El tema del crimen y castigo se discutió ampliamente, ayer, en el Parlamento, en el primer debate del año. Y se cree que se va a convertir en un tema clave, en vistas de las elecciones parlamentarias de septiembre.

 

El político más extremo, Jimmie Åkesson, declaró la guerra a los criminales, mientras que el primer ministro, Stefan Löfvén, se adjudicó críticas por no haber sido claro en el tema de si se debe hacer uso del ejército para combatir la criminalidad que ha ido en aumento en las zonas vulnerables.    

 

Uno de los que críticos fue el mismo Ministro de Justicia, Morgan Johansson. Según él, los militares están para proteger Suecia de las amenazas exteriores, y la policía para combatir la delincuencia en el país.

 

Y, volviendo al tuit en relación a la explosión del miércoles en Malmö, Johansson escribió, en su cuenta de Twitter:

 

”Un nuevo ataque vil y cobarde contra la policía.  Pero ni la policía ni el resto de la sociedad van a retroceder frente a los criminales, al contrario. La policía cuenta con un un amplio apoyo popular en su trabajo contra la criminalidad de las pandillas. Ahora se incrementan los recursos y se aumentan las sanciones”.

 

 

Ministro de Justicia, Morgan Johansson. Inmediaciones de la comisaría de la policía de Rosengård, en Malmö. Foto: Marisol Aliaga. Sveriges Radio. Montaje: Magazín latino. 

 

 

About Author

Related items