Miércoles, 22 Enero 2020 | Login
Atentado terrorista en Estocolmo - Santiago Cueva ayudó a evacuar el lugar y atender a los heridos Santiago Cueva. Foto: Privada.

Atentado terrorista en Estocolmo - Santiago Cueva ayudó a evacuar el lugar y atender a los heridos

El viernes pasado, a las 14.53 de la tarde, un camión arrolló a hombres mujeres y niños que paseaban a esa hora por la calle más concurrida de la capital sueca: Drottninggatan.

La gente se vio obligada a correr para salvar su vida.

El guardia de seguridad Santiago Cueva, hizo todo lo contrario: condujo su vehículo en dirección contraria a la del camión que se acercaba a gran velocidad.

Magazín Latino, conversó con el guardia que trabajó codo a codo con la policía, el pasado viernes, cuando el caos se apoderó de Estocolmo. Este es su testimonio:

 

  Por: Marisol Aliaga

 

Dentro del inmenso flujo noticioso que ocasionara el atentado del pasado viernes, un nombre se queda en la memoria: Santiago Cueva, el guardia de seguridad que se encontraba en servicio el viernes a las tres de la tarde en el corazón mismo de Estocolmo, donde ocurriera el atentado.

 

Rápidamente Magazín Latino se pone en contacto con él. En una entrevista telefónica nos cuenta que tiene 27 años, reside en Suecia desde el 2006, es casado y tiene dos hijos.

 

Santiago Cueva ha trabajado en la empresa de seguridad Nokas desde el 2013, y conduce a menudo su furgoneta por las calles céntricas de Estocolmo.

 

El viernes 7 de abril, se encontraba frente a la tienda de Åhléns. Debía conducir su coche por Drottninggatan hasta llegar al cruce con Kungsgatan, unas cuadras más arriba, en dirección contraria a la Ciudad Vieja.

 

- Desde donde yo estaba, en Drottninggatan a la altura de la Casa de la Cultura, pude ver, a lo lejos, que un camión venía a mucha velocidad. Vi una tremenda polvareda y escuché un ruido muy fuerte. Tú ves cuando algo viene en tu camino, porque en mi profesión, cuando llegamos a un sitio miramos automáticamente para adelante y para atrás, para detectar peligros, comienza Santiago su relato.

 

 

Eran cerca de las tres de la tarde, y desde entonces todo pasó también a una velocidad vertiginosa. En fracciones de segundo, Santiago tomó una decisión.

 

 

¿Qué fue lo primero que pensaste, antes de reaccionar?

 - Directamente me di cuenta de que se trataba de un atentado. Por la agresividad con que este camión venía por Drottninggatan. Vi la polvareda, escuché el tremendo ruido, entonces lo único que pensé fue en aparcar mi carro en la mitad de la calle, para que si el camión seguía su carrera, mi coche lo bloqueara de algún modo. Después pensé en cómo buscar refugio, estaba a unos 150 metros del Åhléns, frente a la tienda de juguetes y con la Casa de la Cultura a la espalda. Pero de pronto, unos metros antes de llegar al Åhléns, en el cruce con Mäster Samuelsgatan, veo que el camión choca con los leones de cemento y con el macetero gigante que están allí. Se lleva por delante a uno de los leones, que lleva a que el camión de un salto inesperado. Al parecer, el chofer perdió entonces el control del camión y se estrelló contra los escaparates de la parte trasera de la tienda.

 

 

Una de las leonas que pasó a llevar el camión, pero que en cierta forma logró que se desviara. Cruce Drottninggatan/Mäster Samuelsgatan. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

¿Qué hiciste tú entonces?

- Me bajé rápidamente de mi auto y me fui corriendo al lugar, a ayudar a los heridos y evacuar la gente que se encontraba en las inmediaciones. Había que actuar rápido, ya que el camión comenzó a incendiarse. Vi que salían llamas del vehículo, entonces comenzamos a gritarle a la gente que se hicieran a un lado, porque no sabíamos si esto ya había terminado o si iba a suceder alguna otra cosa más. En ese momento llegaron otros guardias de seguridad y juntos comenzamos a ayudar en esto mientras llegaba la policía.

 

¿Te encontraste con alguna víctima?

- Sí, la primera víctima que vi fue una señora que estaba lastimada en sus piernas. Es una de las imágenes más fuertes que tengo del accidente, y que es difícil sacarla de mi mente, ya que fue lo primero que vi cuando llegué al lugar. Luego, por supuesto, había más gente que estaba herida e incluso que había perdido su vida pero lo más fuerte que llevo en mi recuerdo es esta señora herida que se encontraba cerca del camión. Veo que tres personas comienzan a ayudarla y yo me dediqué entonces a evacuar a la gente, mientras llegaba la policía. Cuando llegaron, me quedé un par de horas con ellos, ayudándoles a evacuar y a cerrar las calles. En esa confusión habían muchos padres que no encontraban a sus hijos, no sabían donde estaban. Era muy terrible no poder ayudarles, porque estaban desesperados, pero había que evacuar el lugar.

 

¿Esa era la prioridad principal?

- Sí. La prioridad principal que teníamos todos los guardias que estábamos en el lugar era despejar el sitio, sacar a todos de allí. Todo pasa tan rápido que hay que reaccionar al instante y despejar el sitio. Muchas personas estaban en estado de chock.

 

¿Cuál era la atmósfera que se vivía entonces?

- Para la gente que estuvo por donde había pasado el camión, que vio en primer plano lo que había pasado, fue caótico. Pero los que estaban al otro lado del Åhléns no sabían exáctamente qué había pasado. Nosotros nos dedic- amos a sacarlos del lugar, porque ellos desconocían la gravedad del asunto, incluso muchos querían sacar sus teléfonos y filmar, no se percataban de cuán grave había sido eso. Además la gente es muy distraída y se encuentra pensando en otras cosas. Si yo me di cuenta es justamente porque mi trabajo me obliga a tener una buena visión de lo qué sucede en todos lados, tanto cerca como lejos del coche.

 

 Entonces, ¿tú y tus compañeros trabajaron codo a codo con la policía?

- Sí. Esa ayuda es automática, ves que en esos momentos te necesitan y tienes que entrar y ayudar, es algo que no se piensa, se trata de ser solidario. Justamente en ese sitio, cerca de Åhléns, hay bastantes guardias de seguridad, entonces, trabajamos todos juntos, todos ayudaron. Lo único es que al principio se hablaba mucho de que la policía había hecho un gran trabajo, y nadie se acordaba de los guardias de seguridad que estuvieron allí al principio, justamente cuando comenzó todo.

 

¿Pensaste tú que podría venir una explosión?

- Sinceramente no sabía. Dentro de mí pensaba que tal vez podría haber alguna bomba o algo más porque, como te comenté al principio, me di cuenta rápidamente de que se trataba de un atentado, por la forma en que vi la situación, por la agresividad de los hechos. Pero hemos visto lo que ha pasado en otras ciudades, entonces pensé que sí, que podían seguir pasando otras cosas, que otra persona hiciera otra tontera.

 

¿De ahí que lo más importante era evacuar la gente lo más rápido posible?

- Exactamente. 

 

¿Sentiste miedo en algún momento?

Es muy difícil sentir algo en ese momento, justamente por la rapidez con que pasan las cosas. El camión venía a tanta velocidad que es difícil pensar y sentir algo cuando todo pasa tan rápido, entonces actúas solo por instinto propio, ni siquiera sabes por qué lo haces.

 

¿A qué velocidad calculas que venía el camión?

- Yo supongo que iba a unos 60 – 70 kilometros por hora. Iba a mucha velocidad.

 

En fin, ¿con qué impresión te quedaste, al fin de esa jornada tan impactante?

- Al final de ese día sentíamos una sensación de impotencia al no poder ayudar a los padres a encontrar a sus hijos, que no sabían dónde estaban. Ese tipo de cosas.

 

¿A qué hora te pudiste reunir nuevamente con tu familia?

- Como a las siete -  ocho de la noche. Después de que había pasado todo, y cuando ya he querido abandonar el lugar, ha venido mi empresa a ayudarme. Me llevaron a la oficina y me brindaron todo el apoyo con que cuenta la empresa, como es el apoyo sicológico y ese tipo de ayuda.

 

¿Qué pensaste cuando te encontraste con tus hijos, ese día?

- Bueno, yo sabía que ellos estaban bien. Pero, obviamente, fue muy bonito encontrarse con ellos, tranquilos y en seguridad.

 

¿Tu señora debe haber estado tremendamente preocupada?

- Ella sabía que yo me encontraba en el centro, y, por supuesto, estaba preocupada. Yo estaba en la labor de ayudar a la policía, pero tanto yo como mi empresa – que me ua apoyado mucho - se encargaban de comunicarle que me encontraba bien. Aproximadamente una hora después de lo sucedido hablé con ella y le expliqué lo que había pasado.

 

¿Tal vez entonces te llegó todo el cansancio, la reacción a tanta tensión?

- Si, exactamente. Y justamente es un poco de eso también ahora, de esa sensación. Es un cansancio inexplicable, un agotamiento, incluso dolor de cabeza, que es algo extraño para lo que soy yo normalmente. Como que uno sigue pensando en eso, en lo que pasó entonces.

 

¿Qué es lo más difícil de procesar, lo que te queda dando vueltas?

- Lo más impactante fue el momento en que me encontré con la primera víctima. Esa es la imagen que se ha quedado grabada en mí, la de la señora herida en sus piernas. Es una huella para toda la vida.

 

 

 

Santiago Cueva. Foto: Privada. 

 

 

Imagen de la manifestación del domingo, a la que se unieron alrededor de 50.000 personas. Cruce Drottninggatan/Klarabergsgatan. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

Las leonas que adornan la calle de Drottninggatan, y que al mismo tiempo sirven de protección. Foto: Marisol Aliaga. 

 

Imagen del sábado. Los niños dejaron flores velas, golosinas, y peluches que ahora serán donados a niños de menos recursos. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

 

About Author

Related items

  • ¡Nos tomamos la calle! - Gran apoyo desde Suecia a las protestas en Chile

    El lunes a las cinco de la tarde tuvo lugar una manifestación multitudinaria en el centro de Estocolmo, en apoyo a la movilización ciudadana en Chile y en repudio a la política y a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

    Al igual que compatriotas en todo el mundo, los chilenos residentes en Suecia siguen con atención el desarrollo del estallido social en Chile. Este jueves a las cinco de la tarde habrá una nueva manifestación, esta vez en la plaza de La Moneda, Mynttorget, frente al palacio y al parlamento, en Estocolmo.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    Este lunes 21 de octubre por la tarde, chilenos residentes en Suecia y ciudadanos de distintas nacionalidades se manifestaron en el centro de Estocolmo para apoyar la lucha del pueblo chileno en contra de las injusticias sociales y en repudio a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

     

    La manifestación partió, con cánticos y consignas, frente a la Embajada de Chile en Suecia, donde, más temprano, distintas agrupaciones habían hecho entrega al embajador, Hernán Bascuñán, de una carta dirigida al presidente de Chile. La carta condena la brutal represión que está sufriendo el pueblo de Chile.

     

    Desde el frontis de la embajada se inició un paseo por la calle Drottninggatan, hasta llegar a la plaza de Sergel, Sergelstorg, en pleno corazón de Estocolmo, donde los manifestantes ocuparon por completo los peldaños de la escala de la emblemática "plattan".

     

    “¡El pueblo unido jamás será vencido!”, "Renuncia Piñera", "¡Asamblea Constituyente ahora!", fueron algunas de las consignas de la demostración que bañó de tricolor el cielo azul del atardecer de Estocolmo. 

     

    "Somos los nietos de los que no pudieron matar", rezaba una de las pancartas, como se puede apreciar en las imágenes obtenidas por nuestro medio.

     

    Para ver las fotos en el grupo del magazín en Facebook – haga clic

     

    Hashtags: #Chile #ChileProtestas  #ResistaChile  #ChileDespertó

     


    La manifestación inundó la calle de Drottninggatan. Foto Marisol Aliaga.  

     

     

  • El autor del tiroteo en Noruega portaba una cámara – filmó el ataque

    Un juez noruego dictaminó este lunes prisión preventiva para Philip Manshaus, de 21 años. El hombre fue arrestado bajo sospecha de crimen terrorista, homicidio, e intento de homicidio, luego del tiroteo en una mezquita en Baerum, en Noruega.

    Permanecerá en arresto durante cuatro semanas, de las cuales dos en completo aislamiento.

    Manshaus portaba dos armas cuando irrumpió en la mezquita de Al Noor y abrió fuego. Fue reducido por un hombre mayor, lo que impidió que siguiera disparando. Hoy negó todos los cargos, entre estos, el haber asesinado a su hermana de 17 años.

     

     Por: Magazín Latino

     

    La audiencia en el Tribunal de Oslo comenzó a las 13.15 del lunes.

     

    Tres horas más tarde, el juez dictaminó que Philip Manshaus sería arrestado por cuatro semanas, las primeras dos en aislamiento total.

     

    El joven hombre entró a la sala del tribunal vistiendo una sudadera oscura y, aparentemente, sin rasgos de nerviosismo. Al contrario, sonrió a las cámaras de los numerosos medios que cubrían la noticia. La sala en la que se llevó a la sala la comparecencia se construyó especialmente para el proceso en contra de Anders Behring Breivik. Quien también acostumbraba a sonreír.

     

    Presentaba moretones en la cara y en el cuello. En el ataque a la mezquita fue tumbado al suelo por dos hombres que asistían al servicio religioso. El primero de éstos, Muhamed Rafiq, de 65 años, lo redujo tirándolo al suelo. Y, junto a otras personas, lo retuvieron hasta que llegaron los agentes.

     

    La policía noruega había recibido tips acerca de Manshaus hace un año atrás, pero había descartado cualquier tipo de operativo para prever un ataque.

    - La policía dijo que lo había tenido en sus radares desde hace un año, en ese sentido, esto es un fracaso. Al mismo tiempo, es sumamente difícil saber cuando alguien se dispone a cometer este tipo de delitos. Es difícil determinar si tienen la capacidad de hacerlo, las armas necesarias y todo eso. Se necesita otra clase de recursos para determinar algo así, dijo al canal TV4 Daniel Poohl, director de Expo, medio especializado en la extrema derecha.

     

    - Pero, sabemos que esto se ha venido desarrollando durante bastante tiempo. Con el atentado al World Trade Center, las miradas se dirigieron al extremismo islámico, y olvidó a la extrema derecha. Vivimos bajos las consecuencias de esta deficiencia. Tenemos que salir de allí de a poco, en forma lenta pero segura.

     

    ¿Podría ocurrir algo así en Suecia?

    - Hechos similares han ocurrido constantemente en Suecia, en Alemania y en el Reino Unido, durante los ultimas décadas. Existe una comunidad internacional y se comunican entre sí en foros y en inglés. Aquí encuentran amigos, obtienen inspiración y además estímulo.

     

    Manshaus se ha negado a responder las preguntas de la policía, pero aceptó ser fotografiado al momento de entrar a la sala del tribunal, pero la comparecencia se hizo a puertas cerradas.

     

    Al término de esta, su abogada, Unni Fries, dijo que su cliente exigía ser dejado en libertad.

     

    - Él no admitido ningún delito, y por lo demás ha hecho uso del derecho de no tener que dar explicaciones, dijo la licenciada a los medios, según el diario noruego NTB.  

     

    A pesar de que todo apunta a que es él el perpetrador del ataque, Manshaus no lo ve como tal. Al igual que Anders Behring Breivik parece verlo como una lucha de liberación. Esa es su realidad.

     

    En un foro en Internet, ha elogiado los atentados en Christchurch, en Nueva Zelanda, y en El Paso, en Estados Unidos. Desde hacía un año, se había radicalizado y posteaba comentarios racistas y misóginos. Por lo cual sus conocidos ya habían advertido a la policía.

     

    En un posteo que publicó en las redes sociales poco antes del ataque, concluyó con las palabras “El Valhalla está esperando”.

      

    También es sospechoso del homicidio de su hermana de 17 años. El cuerpo de la joven fue encontrado en su departamento poco después del ataque a la mezquita.

     

    Al irrumpir a la mezquita, Manshaus portaba un casco con una cámara de tipo Go-pro, con la cual pensaba transmitir en vivo. En cambió, grabó gran parte del desarrollo de los hechos.

     

    - Tenemos ese video en nuestro poder. Es una prueba importante, dijo el fiscal Pål-Freddrik Hjort Kraby.

     

    Pero la policía, durante la conferencia de prensa del lunes no quiso dar más detalles respecto a la filmación.


    Este lunes fue puesto en prisión preventiva Philips Manshaus, por sospecha de delito de terrorismo, homicidio e intento de homicidio. Sonrió, en el tribunal. Foto: Captura de pantalla de TV4.

     

     

  • Iryna perdió una pierna en el atentado terrorista – Ahora será expulsada de Suecia

    La corte de apelaciones de migraciones rechazó el permiso de residencia a Iryna, de nacionalidad ucraniana, y le da cuatro semanas de plazo para abandonar el país.

    Esto, a pesar de que las autoridades suecas habían prometido ayudarla en todo sentido, luego de que perdiera una pierna en el atentado terrorista de abril del 2017.

    - Estoy choqueada. Desde que recibí la resolución, no he podido levantarme, dice Iryna, en entrevista con Dagens Nyheter.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La decisión de la corte de apelaciones de migraciones, de rechazar la apelación de Iryna y no concederle el permiso de residencia en Suecia causó rechazo en la opinión pública.

     

    Pero Iryna ha apelado a todas las instancias posibles, y deberá abandonar el país dentro de cuatro semanas, de lo contrario, será expulsada por la policía sueca.

     

    Ella tuvo la mala suerte de encontrarse en el recorrido del camión del terrorista que el 7 de abril de 2017 perpetró un ataque en pleno centro de Estocolmo. Fue arrollada por el pesado vehículo, y de milagro salió con vida.  

     

    Después del atentado, la oficina de inmigraciones le concedió un permiso de residencia temporal, para que pudiera dar su testimonio en la corte, en el juicio en contra de Rakhmat Akilov.

     

    Así lo hizo, con valentía y a pesar del trauma de lo que esto significaba para ella. Las autoridades le prometieron que “todo saldría bien”.

     

    Pero este lunes las esperanzas de que así sería, se desplomaron por completo.

     

    - Estoy aquí y no puedo ni siquiera levantarme, después de conocer la decisión. Ni siquiera puedo hablar sobre eso. Mi hija también está devastada, y yo apenas me atrevo a mirarla. Ella me dijo: mamá, mis amigos se han ido de vacaciones y vuelven en agosto, no alcanzaré a encontrarme con ellos”, dijo Iryna, en una entrevista con Dagens Nyheter.

     

    Iryna viene de Kiev, la capital de Ucrania. Había viajado a Suecia en busca de trabajo, y el 7 de abril, faltando pocos minutos para las tres de la tarde, se encontraba frente a la gran tienda de Åhléns, en Drottninggatan. Iba a comprar un regalo para su hija, un llavero para su colección.  

     

    Al dar la vuelta a la esquina, apenas divisa, durante la fracción de un segundo, que una mole negra se le viene encima. Era el camión que conducía el terrorista que apagó la vida de cinco personas.

     

    Muchas más resultaron heridas, entre éstas, Irina, de gravedad.  

     

    Cayó a la vereda y allí quedó, tendida de boca al suelo hasta que una joven mujer vino en su ayuda. Aunque era bajita y de contextura delgada, la levantó en brazos unos dos metros. Y cuando el vehículo comenzó a incendiarse, al chocar con los escaparates de la tienda de Åhléns, la sacó de allí. En brazos la llevó hasta la calle Olof Palme, donde había una ambulancia.

     

    - Primero, estaba callada. No entendía nada. Después vi como estaba mi pierna, toda dañada. Entonces grité todo el tiempo. Me callaba, y después gritaba nuevamente. Después vino una dulce chica sueca y me salvó, dijo Iryna al diario Dagens Nyheter.

     

    La joven que la ayudó se llama Kristina, es azafata y vive en Malmö (al sur de Suecia). Se encontraba en Estocolmo visitando unos amigos, según consigna un artículo en Dagens Nyheter del 20 de enero de 2018. Texto y fotos de Alexander Mahmoud.

     

    - Yo me concentré en una sola cosa. Mantenerla con vida. Dice Kristina, en la entrevista.

    Agrega:

     

    - Traté de darle sensación de seguridad, cuando la llevaba en brazos. Cuando tenía frío, trataba de darle calor. Cuando gritaba y lloraba, la arrullaba cantándole una canción.

     

    En el hospital, le pusieron una cinta a la muñeca no con su nombre, sino con el texto: “Mujer desconocida”. Como estaba en espera de recibir la residencia, le fue asignado un número de reserva, en lugar de número personal.   

     

    Más tarde, los facultativos le dijeron que todo estaba bien con ella, que todo iba a salir bien.

     

    - Yo oscilaba entre tener miedo – y tener miedo y estar sola. Los médicos hicieron todos los exámenes en el Karolinska [hospital universitario]. Dijeron que todo está bien. Te encuentras bien. Solo que tenemos que amputar tu pierna, cuenta Iryna en la entrevista en DN, explicando lo difícil que era no tener un número personal, algo que dificultaba los numerosos trámites que luego debía hacer.

     

    Durante su estadía en el hospital, recibió la visita de nada menos que el primer ministro, Stefan Löfven. Éste le preguntó que era lo que ella más deseaba. Iryna le respondió: “mi pierna. Andar. Correr”.

     

    - Vas a caminar. ¡Vas a correr!, le respondió Löfven.

     

    En la entrevista cuenta que después le hubiese querido preguntar al primer ministro por qué todos se habían olvidado del ataque.

     

    - Es mi sensación. Al mismo tiempo que retiraron las flores [que la gente fue a depositar a Drottninggatan], yo fui olvidada. Después de una semana se sentía como que todos se desligaron del ataque. Pero yo seguía en el Karolinska, dopada con morfina.

     


    Iryna perdió una pierna en el ataque a Drottninggatan. Foto: captura de pantalla/Dagens Nyheter.

     

    Este lunes, Stefan Löfven expresó que no le era posible comentar el caso de Iryna, puesto que el gobierno no puede comentar casos en particular.

     

    A diferencia de otros países europeos, Suecia carece de medidas en relación con los afectados por el terrorismo. Las víctimas del atentado de Drottninggatan recibieron indemnizaciones muy bajas, en relación con otros países europeos. Francia, por ejemplo, cuenta de un fondo especial para estos casos. No así Suecia.

     

    Y ahora, una corte ha decidido que una de las personas que resultó más afectada en el atentado, debe ser expulsada de Suecia. A pesar de que su tratamiento está a medio camino, la prótesis debe ser cambiada cada tres meses. Y la recuperación va a tomar aún más tiempo.

     

    El abogado de Iryna, Henrik Hoffman, dijo a Dagens Nyheter que ahora su clienta – y su hija, que vino desde Ucrania para acompañar a su madre - deberán abandonar el país dentro de cuatro semanas. De lo contrario, la orden de expulsión la ejecutará la policía, y en ese caso no podrán volver a Suecia.

     

    - Las autoridades no han considerado que su situación es lo suficientemente delicada. Son muy pocos a quienes se les ha otorgado permiso de residencia por casos “particularmente compasivos”. Se hicieron cambios en las normas hace unos años atrás, declaró el licenciado a Dagens Nyheter, agregando que la decisión de la corte era “muy lamentable”.

     

    Según el investigador experto en terrorismo, Magnus Ranstorp, quien ha criticado la decisión de expulsar a Iryna, la ley sí da espacio para otorgarle la residencia, por “motivos compasivos”.

     

     
    Iryna recibió este lunes el fallo de la corte de apelaciones. Foto: captura de pantalla del sitio web de Dagens Nyheter. 

     

    ACTUALIZACIÓN: 

    El jueves, el canal de televisión TV4 informó, en el noticiario de las 22:00 horas que Iryna elevará una petición de "indulto" al gobierno sueco. En teoría, el gobierno podría revocar el fallo de la corte.  El Ministro del Interior, Mikael Damberg declaró, no obstante, que examinarán la petición en cuanto la reciban, pero no prometió nada. "El gobierno no puede pasar a llevar la Ley", aclaró.

    Por su parte el abogado de Iryna, Henrik Hoffman, sostuvo que las autoridades habían fracasado en su labor de proteger a la población. "Rakhmat Akilov se encontraba en el país en forma ilegal y debería haber sido expulsado del país. De haber sido así, el atentado nunca habría ocurrido", dijo. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español