Print this page
Suecia cuenta con una nueva santa Santa Elisabeth Hesselblad. Monjas de la orden de las Hermanas Brigidinas. Foto: SVT (imagen recortada).

Suecia cuenta con una nueva santa

05 de junio de 2016 | SOCIEDAD  |

En una imponente ceremonia efectuada la mañana del domingo frente a la Iglesia de San Pedro, en Roma, el Papa Francisco canonizó a la beata sueca Elisabeth Hesselblad. Miles de feligreses se congregaron para asistir a la misa dominical oficiada por el Papa y a la canonización de Elisabeth Hesselblad y del sacerdote polaco Stanislaus Papczynski de Jesús y María.

Luego de que el Papa Francisco diera lugar a la lectura de la canonización, un joven cubano presentó las reliquias de Elisabeth Hesselblad.

Después de 625 años, Suecia tiene una nueva Santa. La anterior fue Santa Brígida de Suecia, quien en 1370 fundó la orden las Hermanas Brigidinas y fue canonizada por el Vaticano en 1391.


 

Por: Magazín Latino

 

"Ella es realmente un ejemplo concreto de misericordia", escribe Anders Arborelius, obispo de la Iglesia Católica en Suecia, quien participó en la ceremonia en Roma, junto al Papa Francisco.

También estuvieron presentes en la canonización la arzobispa sueca Antje Jackelén, la Ministra de Cultura y Democracia, Alice Bah Kuhnke (MP) y familiares de la santa.

Alrededor de setenta familiares se dieron cita en la Plaza de la Catedral de San Pedro, entre ellos, Barbro Hede.  Elisabeth Hesselblad fue la hermana de su abuelo materno.

- La canonización es algo increíble, aún no lo hemos asimilado. Hemos esperado durante mucho tiempo por esto, declaró al canal estatal de la televisión sueca, SVT, Barbro Hede.

Y agregó:

- Ella era pobre y estaba enferma. Pero emigró a los EE.UU. y luego llegó a Roma, donde logró recuperar la casa de Santa Brígida. Yo pienso que toda su vida fue un milagro.

 

 

"Ella es realmente un ejemplo concreto de misericordia", Anders Arborelius.

 

 

 

Para que un beato pueda ser canonizado, la Iglesia Católica exige que se demuestren dos milagros. En el caso de Elisabeth Hesselblad se le atribuye la sanación de un niño cubano de dos años que padecía de un tumor cerebral y que se recuperó en forma inexplicable de una difícil operación y luego de que la superiora del monasterio de las Hermanas Brigidinas orara por él.

El niño - ahora joven - fue quien presentó las reliquias de la nueva santa, en la ceremonia en el Vaticano.  

 

Al emigrar a los EE.UU. - en 1888 - Elisabeth Hesselblad estudió enfermería en el Hospital Roosevelt de Nueva York. Después de haber terminado la carrera, trabajó como enfermera a domicilio, con lo cual tuvo contacto con muchas personas de bajos recursos que profesaban la religión católica. Ella provenía de una familia luterana.

Elisabeth Hesselblad nació en el pueblo de Fåglavik, como la quinta de 13 hermanos, en la provincia de Västergötland, en 1870. Desde los Estados Unidos emigró más tarde a Italia y en Roma, frente a la casa de la Santa Brígida, (Heliga Birgitta) tuvo una revelación. Se convirtió al catolicismo y se propuso hacer renacer la orden  de las Hermanas Brigidinas, que estaba en el abandono, y a dedicar su vida a la unidad de los cristianos.

 

Las Hermanas Brigidinas representan cerca de 700 monjas que mantienen monasterios en diferentes países, la gran mayoría en la India, pero también existe un monasterio en Cuba, el  más antiguo del país.

En Roma las hermanas son 40, una de ellas, la madre Elisa, alcanzó a conocer a Elisabeth Hesselblad. 

- Cada niña que viene aquí es un regalo de Dios. Estoy muy feliz por ella y por nosotras. Ella nos enseñó mucho, con su alma profética y sus oraciones por una Iglesia unida, expresó la monja a SVT.

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, Elisabeth Hesselblad se destacó por proteger a judíos perseguidos por los nazis. En medio de la ocupación alemana en Roma, escondió a varias numerosas familias en el monasterio de la Piazza Farnese y habilitó además una sinagoga provisoria. Una monja cuenta que cuando los nazis quisieron entrar al monasterio, a la siga de  judíos, Elisabeth Hesselblad los encaró enarbolando una bandera  sueca y afirmando:  "Este monasterio está bajo la protección del rey de Suecia. Aquí Uds. no entran". Acto seguido, los nazis abandonaron el monasterio sin haber logrado su objetivo.

Elisabeth Hesselblad recibió por ello, póstumamente, la condecoración "Justo entre las Naciones" de parte del Estado de Israel.

 

 

 

Santa Elisabeth Hesselblad. Monjas de la orden de las Hermanas Brigidinas. Foto: SVT (imagen recortada).

 

El Papa Francisco durante la misa de canonización de Elisabeth Hesselblad. Foto: captura de pantalla, SVT.

 

 

 

 

 

 

About Author

Related items