Jueves, 23 Septiembre 2021 | Login
Luego de la revelación de SVT – La Academia Sueca de Ciencias ruega a las universidades El investigador iraní-sueco Ahmedreza Djalali. El secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran K. Hansson. Foto: SVT.

Luego de la revelación de SVT – La Academia Sueca de Ciencias ruega a las universidades

La información del canal estatal sueco, SVT, de que varias universidades y establecimientos de educación superior suecos continuaron cooperando con sus homólogos iraníes, a pesar de la sentencia de muerte contra el investigador iraní sueco Ahmedreza Djalali, sigue provocando reacciones. 

 

 Fuente: SVT. 28-01-2021

 

En una carta dirigida a 13 rectores de universidades y establecimientos de educación superior suecos, como la Universidad de Lund, KTH y Chalmers, el secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran K. Hansson, pide a los rectores que "impulsen enérgicamente la liberación de Ahmadreza Djalali". También les pide que utilicen todos sus "contactos con el gobierno, agencias gubernamentales, rectores universitarios, eruditos y otros, en Irán, para salvar su vida".

13 universidades y establecimientos de educación superior 

El secretario permanente de la Academia de Ciencias se dirige a las 13 universidades y facultades que, según una revisión de la SVT, tuvieron una colaboración con Irán después de su detención y en algunos casos incluso después de que el investigador iraní-sueco del Instituto Karolinska fue condenado a muerte. Según las organizaciones de derechos humanos, el proceso contra Djalali violó los principios jurídicos fundamentales.

En su carta a las universidades suecas, el secretario permanente de la Academia de Ciencias se refiere a Bélgica, donde Djalali ha sido profesor visitante y donde la universidad ha congelado toda cooperación con las universidades iraníes después de la sentencia de muerte.


"Ustedes tienen una gran responsabilidad"

La carta llega después de un debate parlamentario en el que la Ministra de Educación Superior, Matilda Ernkrans, se restara de su responsabilidad sobre la cooperación sueca con Irán. "Las instituciones de educación superior son independientemente responsables de las actividades realizadas en la universidad individual, incluidas las colaboraciones internacionales", respondió entonces.

"Ustedes tienen una gran responsabilidad", escribe el secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, refiriéndose a la declaración de Ernkran. Él afirma que todavía hay tiempo para actuar, puesto que la ejecución de la sentencia ha sido pospuesta temporalmente.

 

  
El investigador iraní-sueco Ahmedreza Djalali. El secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran K. Hansson. Foto: SVT. 

  

About Author

Related items

  • La fuerza de las palabras

    Para una actualización del “Diccionario sueco”, la Academia Sueca de la Lengua encargó a un equipo académico la tarea de analizar, desarrollar y modernizar el glosario compuesto de 65.000 palabras. Nuevos vocablos han sido incorporados, como “hen” (ella o él), o “wifi”, en tanto que otros serán desfasados por considerarse estereotipos o términos despectivos. De esta forma, la Academia desaconseja, en la actualidad, el uso de la palabra “indian”.  La escritora Thamar Alvarez Vega se refiere al tema en la siguiente columna.

     

      Por:  Thamar Alvarez Vega

    La Humanidad es evolutiva y dinámica, tal como corresponde a toda entidad que se compone y se construye por seres humanos. Y entre las muchas dinámicas que hemos transitado a lo largo de millones de años de evolución, las relaciones interpersonales, es decir, la forma como generamos y cuidamos las relaciones con otras personas – tanto quienes nos rodean como quienes viven en otras latitudes - han sido piedra angular en la calidad de nuestras vidas y nuestra supervivencia.

    La Humanidad, sin embargo, no siempre ha mostrado habilidad o voluntad para desarrollar una convivencia armónica y respetuosa, como ha quedado de manifiesto con nuestra larga Historia de guerras, conquistas, invasiones, regímenes autoritarios y genocidios. Una sucesión de acciones violentas donde la fuerza se ha impuesto sobre la razón, y las imposiciones por encima de los derechos. Estos últimos, un logro a escala humana que unificó los esfuerzos de la justicia, la moral y la dignidad, conllevaron la aparición de un concepto y ejercicio de otro aún mayor y más elevado: el de los Derechos Humanos.

     

    La dignidad y el respeto a la diferencia, derechos humanos

    Estimo innecesario describir la incidencia que ha tenido la fundación de los Derechos Humanos para la Humanidad, así como detenerse en todos los que han quedado establecidos por consenso universal. Voy a detenerme en dos en concreto: el derecho a la dignidad y a la identidad.

    El derecho humano a la dignidad se considera vulnerado cuando se veja o maltrata física o verbalmente a una persona. Por otra parte, la identidad no solo se vulnera cuando no se entrega un nombre y nacionalidad a una persona desde su nacimiento, sino también cuando se atropella el derecho a considerarse parte y perteneciente a una comunidad y lugar específicos, con sus propios usos y costumbres, su propia identidad cultural.

     

    La fuerza de las palabras

    Estos días ha surgido una controversia en Suecia, pues la Academia Sueca de la Lengua, Svenska Akademien, está dando vueltas a la decisión de eliminar la palabra “indian” (en español, “indio”) por considerar dicho vocablo peyorativo y ofensivo hacia los pueblos originarios y nativos del continente americano.

    El hecho es que la Academia Sueca llega tarde a una discusión que en América Latina y América del Norte se resolvió hace años asumiendo que, si bien el término “indio” no era, en sí, peyorativo ni ofensivo – pues surgió del error de Cristóbal Colón cuando, al tomar tierra en el hoy continente americano, creyó haber llegado a la India y, como consecuencia, llamó “indios” a sus habitantes, y “Las Indias” a esas tierras – hubo dos razones de peso para abandonarlo: por un lado, la palabra “indio” es el gentilicio de quien ha nacido en la India; por otro y más complejo, con el paso del tiempo, “indio” se convirtió en un término irrespetuoso y despectivo, lo mismo que “indígena”, derivado del anterior. De hecho, en América Latina quedó establecida la expresión “pueblos originarios”, y en América del Norte “pueblos nativos”.

    Así las cosas, la Academia Sueca parece tener una deuda pendiente y una doble tarea: en primer lugar, ponerse al día sobre una realidad establecida desde hace años con y por los pueblos precolombinos. En segundo lugar, dar con un término o vocablo que sustituya a “indio” o “indígena” y que, a su vez, sea respetuoso y preserve los ya mencionados derechos a la dignidad e identidad de los pueblos originarios y nativos del continente americano.

                         

    Thamar Alvarez Vega

    Psicóloga y escritora

    Esplugues de Llobregat, 28 de mayo de 2021

     

     

  • Por el desarme nuclear de Israel y un Oriente Medio libre de armas nucleares

    "Pedimos a la ONU y al Consejo de Seguridad que, responsablemente y sin reservas, condenen y hagan responsable a Israel por repetidos ataques, peligrosos y profundamente irresponsables, contra instalaciones nucleares civiles y el asesinato de científicos iraníes. Además, instamos a los Estados miembros de la ONU a que se embarquen, con carácter de urgencia, en la tarea largamente postergada del desarme nuclear de Israel", escriben connotadas personalidades internacionales en una declaración publicada en Consortium News, USA. 

     

     Por: Firmantes. Time to End the Silence on Israel’s Nuclear Weapons, Consortium News, USA. 17-05-2021.

     

    Nosotros, los abajo firmantes, condenamos enérgicamente el sabotaje en la planta de enriquecimiento nuclear de Natanz, en Irán, el 11 de abril de 2021 – una forma de terror nuclear.

     

    Casi universalmente, e incluso por los medios israelíes, este ataque ha sido atribuido a Israel, y confirmado por funcionarios de inteligencia estadounidenses e israelíes. Dichos ataques conllevan un grave riesgo de fugas radiactivas de alto nivel que podrían poner en peligro la vida de miles de seres humanos inocentes, y contaminar irreparablemente el medio ambiente, causando malformaciones genéticas y enfermedades a largo plazo, con consecuencias destructivas de gran alcance en el futuro.

     

    El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha verificado repetidamente que el programa nuclear de Irán es pacífico y está sometido a un estricto régimen de vigilancia. Israel, por el contrario, es el único estado con armas nucleares en el Medio Oriente, ya que posee un gran arsenal de armas nucleares, razón por la cual ese país se niega a adherirse al Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares.

     

    El silencio ensordecedor de la autoproclamada comunidad internacional en respuesta al terror nuclear de Israel podría sentar un precedente mortal. Su repetición puede convertirse en una cadena interminable de represalias y una carrera de armamentos en el Oriente Medio ya devastado por la guerra.

     

    Por lo tanto, pedimos a la ONU y al Consejo de Seguridad que, responsablemente y sin reservas, condenen y hagan responsable a Israel por repetidos ataques, peligrosos y profundamente irresponsables, contra instalaciones nucleares civiles y el asesinato de científicos iraníes. Además, instamos a los Estados miembros de la ONU a que se embarquen, con carácter de urgencia, en la tarea largamente postergada del desarme nuclear de Israel, y coloquen su programa nuclear bajo la supervisión y vigilancia de la Agencia Internacional de Energía Atómica, en línea con la iniciativa –ya de larga data– de crear un Medio Oriente libre de armas nucleares.

     

    Profesor Ervand Abrahamian, (profesor distinguido de historia, Baruch College y City University, NuevaYork)

    Profesor Arshin Adib-Moghaddam, (profesor de Pensamiento Global y Filosofías Comparadas, Escuela de Estudios Orientales y Africanos, Londres)

    Dr. Bahman Azad, (Secretario Ejecutivo, Consejo de Paz de EE. UU.)

    Ajamu Baraka, (Organizador nacional, Black Alliance for Peace, EE. UU.)

    Dra.Catherine Brown, (BA Cantab, MA, Londres, MSc Lond, PhD Cantab)

    Dr. Raymond Brown, (FRCPych, psicoterapeuta consultor jubilado, Reino Unido)

    Profesor Noam Chomsky, (profesor emérito del Instituto MIT, profesor laureado U. de Arizona)

    Sheila Coombe, (activista, fundadora de Frome Stop War)

    Dr. Raymond Deane, (compositor, autor, activista político, Irlanda)

    Profesor Abbas Edalat, (profesor de informática y matemáticas, Imperial College, Londres, fundador de CASMII)

    Profesor Marcello Ferrada de Noli, (Dr en psiquiatría, profesor emérito de epidemiología, fundador de la ONG Profesores y doctores suecos por los derechos humanos SWEDHR)

    Dr. Norman Finkelstein, (politólogo, activista, exprofesor, autor)

    Margaret Flowers, (Directora, Resistencia Popular, EE. UU.)

    Roger Harris, (Miembro de la Junta del Grupo de Trabajo sobre las Américas)

    Chris Hedges, (exjefe de la Oficina de Medio Oriente de The New York Times)

    Joe Lauria, (Editor en jefe, Consortium News)

    Alexander Mercouris, (Editor en jefe, The Duran)

    Dr. Morteza, Mohit, M.D. (analista social y político, EE. UU.)

    Gareth Porter, (periodista, historiador, autor)

    Vijay Prashad, (historiador, periodista, director ejecutivo de Tricontinental: Institute for Social Research, editor en jefe LeftWord Books)

    Dr. Sami Ramadani, (profesor de sociología, activista, autor)

    Mehrnaz Shahabi, (activista por la paz y la cultura, Reino Unido)

    Shahabi, Mehrdad (activista por la paz y la cultura, Irán)

    Dr. Mohammadreza Taherian, (activista cultural, Irán)

    Turner, Carol (Vicepresidente, Campaña para el Desarme Nuclear, Londres)

    Vahedian Farshid (activista por la paz y la cultura, EE. UU.)

     

    [Traducido de Time to End the Silence on Israel’s Nuclear Weapons, Consortium News, USA, 17 mayo 2021]

     

  • “Desoigan la Agencia de Salud y recomienden el uso de mascarillas”

    Mientras el uso de la mascarilla se impone en la mayoría de los países europeos, Suecia aún debate el uso de las mascarillas, en tanto que los contagios y los fallecidos aumentan de forma alarmante. Aunque numerosos expertos suecos defienden el uso de la mascarilla, la Agencia de Salud pública se niega a recomendarla.

    “Aunque las mascarillas "sólo" puedan salvar la vida de cientos de personas en Suecia, vale la pena recomendarlas”. Escribe Gösta Gahrton, profesor emérito de medicina.

     

     Fuente: Svenska Dagbladet. 16-11-2020. Traducción: Magazín Latino

     

    DEBATE – MASCARILLAS

    Este es un artículo de opinión. Las opiniones expresadas son propias del autor.

    La Covid-19 se está extendiendo a una velocidad vertiginosa. Entre los países nórdicos, Suecia lleva la delantera. Según el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), Suecia tiene una propagación de la infección diez veces más rápida que en Finlandia, cuatro veces más rápida que en Noruega y dos veces más rápida que en Dinamarca. En Suecia, 6.164 personas han muerto a causa de la enfermedad, según la actualización del jueves de la Agencia Sueca de Salud Pública [hoy 6.321 en total, con 96 muertos en las últimas 24 horas]. La propagación de la infección también está aumentando en la mayoría de los demás países, sobre todo en el resto de Europa, los Estados Unidos y la India. Mis amigos en los Estados Unidos, que tampoco han logrado frenar la propagación de la infección exitosamente y bajo la influencia de su presidente, están preocupados por el escándalo sueco que, en muchos aspectos, según ellos, se puede comparar con el suyo propio.

     

    En la mayoría de los países se han adoptado medidas drásticas, en tanto que Suecia ahora, como antes y en muchos aspectos, sigue su propio camino. Una de las discrepancias más sorprendentes frente a las acciones de los otros países es que no se emita una recomendación sobre el uso de la mascarilla. Muchos, dentro de la comunidad de médicos, no comprenden esto. Tanto la ECDC como la Organización Mundial de la Salud (OMS) han analizado la documentación científica y han llegado a la conclusión de que la mascarilla debe ser recomendada. Se ha estimado que muchos cientos de miles de vidas podrían salvarse si se siguiera esa recomendación. Hace unos días atrás, el secretario de la Academia de Ciencias [ligada al Premio Nobel] dijo, en public service que él había llegado a la misma conclusión. Lena Einhorn [médica, escritora y documentalista] resumió recientemente en Svenska Dagbladet los argumentos a favor del uso de mascarillas. Recientemente, investigadores del Hospital Universitario analizaron virus Covid-19 en el sistema de ventilación del hospital y descubrieron que el virus se había propagado lejos de los pacientes infectados. La conclusión de ellos es que puede pensarse que las mascarillas posiblemente ayuden.

     

    Después de las altas tasas de mortalidad en las residencias suecas para ancianos, al comienzo de la pandemia, el personal exigió que se le proporcionaran mascarillas, e hizo una demanda a la Agencia Sueca de Ambiente Laboral. Después de algunas vueltas, se decidió que se usarían mascarillas y viseras para proteger al personal. La importancia de la medida es, según la experiencia de los médicos especialistas en enfermedades infecciosas y entre los virólogos, aún mayor para proteger a los ancianos.

     

    La Agencia Sueca de Salud Pública ya durante la primera fase de la pandemia desaconsejó el uso de mascarillas. Los argumentos poco realistas de que la gente se tocaría más la cara, y que esto aumentaría la propagación de la infección, no se sostienen. A pesar de la continua y abrumadora documentación sobre el valor de usar mascarillas en diversas situaciones, en autobuses y en el metro, en tiendas, y en los eventos con un aforo de 50 personas, la Agencia de Salud Pública sostiene a través del epidemiólogo estatal Anders Tegnell que “no hay razón alguna para cambiar la estrategia actual”. Con una propagación de la infección que aumenta velozmente y que va diez veces más rápido que en nuestro vecino más cercano, uno solo puede sorprenderse ante tal declaración.

     

    Ya es hora de que el gobierno, Stefan Löfven y Lena Hallengren, muestren resolución y escuchen a la OMS, al ECDC y a expertos de otros países. No siempre somos los mejores del mundo. El afirmar que la estrategia de la Agencia de Salud Pública es buena, es una mentira. Incluso si las mascarillas "sólo" pueden salvar algunos cientos de vidas en Suecia, vale la pena recomendarlas.

     

    Gösta Gahrton, profesor emérito de medicina, Instituto Karolinska

     


    En el sitio web de la OMS, una doctora explica cómo usar la mascarilla. Foto: Captura de pantalla/OMS. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español