Martes, 07 Abril 2020 | Login
Greta Thunberg recibe el Premio “Nobel Alternativo” Los laureados con el Right Livelihood Award 2019 son: Greta Thunberg (Suecia), Aminatou Haidar (Sahara Occidental), Guo Jianmei (China), Davi Kopenawa (Brasil). Foto: Captura de pantalla del portal de la fundación.

Greta Thunberg recibe el Premio “Nobel Alternativo”

Junto a otros tres activistas, Greta Thunberg fue honrada este miércoles con el “Premio Nobel Alternativo”:  Right Livelihood Award.

- Estoy muy agradecida y honrada por este importante premio. Pero, al igual que siempre, cuando recibo premios, no soy yo la ganadora. Soy parte de un movimiento global de escolares, jóvenes y adultos de todas las edades que han decidido actuar para proteger nuestro planeta, dijo hoy Greta, respecto al galardón.

 

 Por: Magazín Latino

 

La activista sueca de 16 años, Greta Thunberg, sigue obteniendo premios internacionales, como el de este miércoles.

 

Con sus 16 años, Greta es la laureada más joven con el premio Right Livelihood, conocido como el “Premio Nobel Alternativo”.

 

El anuncio lo hizo el Director Ejecutivo de la Fundación Right Livelihood, Ole von Uexkull, el miércoles por la mañana en Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia.  

 

Los otros tres premiados de este año son el activista y defensor de los DD.HH. del Sahara Occidental, Aminatou Haidar, la abogada que lucha por los derechos de las mujeres en China, Guo Jianmei, y el chamán y portavoz de los indígenas Yanomami, Davi Kopenawa, de Brasil.

 

“Con el Premio Right Livelihood 2019, honramos a cuatro personas visionarias cuyo liderazgo ha empoderado a millones de personas para defender sus derechos inalienables y a luchar por un futuro habitable para todos para todos en el planeta Tierra. Además de lo que significa el premio, monetariamente, ofrecemos a los laureados nuestro apoyo a largo plazo y ayudaremos a proteger a quienes cuyas vidas y libertad están en peligro”, comentó el director Ole von Uexkull.

 

Agregó, en un comentario al diario Dagens Nyheter que: “Ellos han movilizado a millones de personas a luchar por sus derechos, y por un futuro sostenible para todos".

 

El premio está dotado de un millón de coronas suecas para cada uno de los laureados. No obstante, el monto está destinado a apoyar la labor de los laureados, no para su uso personal. El jurado internacional consideró 142 nominaciones de 59 países, luego de un proceso de nominación abierto.

 

 

El Premio Right Livelihood fue creado en 1980 para “honrar y apoyar a organizaciones y personas valientes que proponen soluciones visionarias y ejemplares a las causas profundas de los problemas globales”. Se lo conoce ampliamente como “Premio Nobel Alternativo” y hasta el momento lo han recibido 170 personas y organizaciones pertenecientes a 69 países. Además de la entrega anual del galardón, la Fundación Right Livelihood Award apoya el trabajo de sus laureados, en particular de aquellos que corren peligro debido a la naturaleza de sus actividades. (Fuente: https://www.rightlivelihoodaward.org).

 

Historia 

En 1980, el periodista y filatelista Jakob von Uexküll consideró que las categorías del Premio Nobel eran muy limitadas y focalizadas  en los intereses de los países industrializados como para dar una respuesta adecuada a los desafíos vigentes que enfrentaba la humanidad.

Jakob deseaba «reconocer los esfuerzos de quienes abordaban esas cuestiones de forma más directa, dando respuestas prácticas a problemas como la contaminación del aire, el suelo y el agua, los peligros de una guerra nuclear, la violación de los derechos humanos básicos, la penuria y miseria material de los más pobres, y el consumo desmesurado y pobreza espiritual de los más ricos».

Como el Premio Nobel era considerado el más alto honor que nuestra sociedad podía otorgarle a una persona u organización, Jakob von Uexküll se acercó a la Fundación Nobel con la sugerencia de establecer dos nuevos premios: uno para la ecología y otro dedicado a mejorar la situación de los más pobres. Ofreció incluso contribución financiera, pero su propuesta fue rechazada. Decidió entonces crear el premio Right Livelihood y aportó el capital inicial para el establecimiento de la fundación.

En sus inicios, los premios Right Livelihood fueron entregados en un local alquilado. Cinco años después de su creación en 1980, el Parlamento Sueco propuso alojar la ceremonia. Fue a partir de entonces  que el premio se empezó a conocer como el «Nobel Alternativo».

Los primeros en recibir el galardón en 1980 fueron Plenty International/Stephen Gaskin (Estados Unidos) y Hassan Fathy (Egipto), que compartieron un premio monetario de 50 000 dólares estadounidenses.

Con el paso de los años, la Fundación Right Livelihood Award creció gracias al apoyo de donantes institucionales y privados. En 2016, el premio monetario ascendía a tres millones de Coronas suecas (aproximadamente 320 000 Euros).  (Fuente: https://www.rightlivelihoodaward.org).

 

 


Media

Producción: Right Livelihood Award Foundation.

About Author

Related items

  • Te escuchamos, Greta

    ¿Está realmente conectado mi micrófono? ¿Me pueden escuchar? ¿Mi inglés es lo suficientemente bueno? se preguntaba Greta Thunberg el año pasado, en una alocución en el Parlamento británico.

    El Teatro real sueco, Dramaten, se hizo eco de sus palabras, que fueron interpretadas por un variopinto elenco en la Gran Sala del teatro, el viernes pasado, en la performance We hear you - Greta Thunbergs tal.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Fue una efímera puesta en escena. Una performance de 45 minutos la tarde del viernes recién pasado, la única.

     

    La Gran Sala del Dramaten, que nuevamente abrió sus puertas al público luego de meses de renovación, estaba repleta de una audiencia más variada que lo habitual, con más niños y adolescentes entre esta. 

     

    Una niña en chaqueta verde militar, menuda como Greta y con la misma mirada seria y concentrada hace su aparición en el escenario. Los potentes focos resaltan su silueta en la oscuridad del tablado. Está completamente sola.

     


    FOTO: JACOB BENGTSSON.

     

    “Me llamo Greta Thunberg. Tengo 16 años. Vengo de Suecia. Quiero que sientan pánico porque nuestra casa está en llamas”.

     

    Desde los parlantes se escuchan voces – actores, actrices y niños - que repiten lo dicho por Greta en tantas ocasiones luego de que, hace un año y medio atrás, se plantara frente al Riksdagen, en su huelga escolar por el clima.

     

    “Muchos no quieren oírnos porque dicen que somos solamente niños. Pero nosotros solo repetimos lo que dicen los expertos. No nos escuchen a nosotros, escuchen a los científicos. Les aseguramos que regresaremos a la escuela apenas Uds. comiencen a escuchar a la ciencia y a darnos un futuro”.

     

    “¿Es realmente pedir demasiado?”

     

    Greta quiere que nos de pánico. Que entendamos que los cambios climáticos nos conciernen a todos y que todos podemos contribuir a frenar las emisiones que están dañando de manera irreversible al planeta.

     

    En el Dramaten este viernes, sus palabras cobran fuerza, su crítica a los adultos que les han dado falsas esperanzas. Y a quienes solo piensan en ganancias.

     

    “Porque ese futuro fue vendido para que un pequeño número de personas pudieran ganar cantidades inimaginables de dinero. Nos ha sido robado cada vez que Uds. dijeron que el cielo era el límite y que solo se vive una vez”.

     

    Palabras que reflejan también su frustración frente a políticos que primero la ignoraron y después quisieron sacarse selfies con ella. Y que siguen viajando en avión y consumiendo hamburguesas al salir de las cumbres climáticas.

     

    A veces, incluso, no está segura de si la están escuchando.  

     

    “¿Está realmente conectado mi micrófono?”

     

    “¿Me pueden escuchar?”

     

    “¿Mi inglés es lo suficientemente bueno?”

     

     
    FOTO: JACOB BENGTSSON.

     

    Poco a poco el escenario comienza a llenarse de otras personas, una mujer de la mano de una niña, una persona de edad apoyada en su bastón, unos jóvenes de la edad de Greta. Todos van tomando lugar en tanto que el acompañamiento musical, que apenas habíamos percibido al comienzo, se hace cada vez más vigoroso.

     

    Nos damos cuenta de que el escenario es circular y comienza a girar a medida que llegan más personas. Hombres, mujeres y niños se unen a los otros en tanto que un tictac de reloj nos recuerda el tiempo que transcurre, implacable.

     

    Este viernes, quienes estábamos en Dramaten escuchamos claramente su mensaje, entendimos que es ahora o nunca. Que cada uno de nosotros puede hacer diferencia y que es urgente hacerlo ahora.

     

    Entiendo que el escenario es la Tierra. El tictac es el tiempo que se nos acaba y que los protagonistas de esta performance no son solo quienes están en el escenario sino también todos nosotros.

     


    FOTO: JACOB BENGTSSON.

     

  • Ester y Catalina hacen huelga por el clima

    Las estudiantes Ester y Catalina participaron este viernes en la huelga número 70 por el clima: #FridaysForFuture, iniciada por Greta Thunberg, hace un año y medio atrás.

    La joven activista está de regreso en Suecia, luego de su viaje al continente americano. Este viernes se plantó nuevamente frente al parlamento sueco en Estocolmo.

    La acompañaron una veintena de estudiantes, entre ellos, Ester y Catalina, con quienes conversamos.

     

     Por: Marisol Aliaga  

     

    Al ser elegida ´la persona del año´ por la revista Time, Greta Thunberg enfatizó la importancia del movimiento que encabeza:  “Fridays for Future”.

     

    - Realmente espero que signifique algo para el movimiento, que realmente es quien debería recibir este reconocimiento. Pero espero que pueda conducir a algún tipo de despertar, y que motive a más activistas climáticos. Quizás también contribuya a que la palabra ´activista climático´ ya no sea ve como un insulto, y que más activistas reciban reconocimientos, dijo Greta a los medios, a su llegada a Suecia.

     

    Este viernes estuvimos en la plaza de La Moneda (Mynttorget), frente al parlamento sueco, y conversamos con dos estudiantes que han participado en varias manifestaciones por el medioambiente. Pertenecen al movimiento #FridaysForFuture y están preocupadas por los cambios climáticos.

     

    - Yo creo que este es un problema que tenemos que resolver. Los países no están haciendo lo suficiente - por el momento - y queremos que hagan más, nos dice Ester Cortez, quien tiene 16 años y va en primero año de la secundaria.

     

    Tiene un cartel que dice: “I want my future back” (Quiero que me devuelvan mi futuro).

     

    Reconoce que el estar allí sentada “no va a cambiar nada en el mundo”, pero que es algo simbólico.

     

    - Hemos dejado de ir a la escuela el viernes, pero queremos que los adultos hagan algo más por el medio ambiente.

     

    ¿Qué les respondes a quienes las critican y dicen que deberían estar en la escuela?

     

    - Yo les pregunto: ¿De qué sirve ir a la escuela, si no hay un futuro?

     

    Ester viajó a la cumbre climática que se celebró recientemente en Madrid, pero no quedó con los resultados de esta.

     

    - Yo estuve en la COP25, pero no pasó nada. No hicieron nada. Quedé muy decepcionada.

     

    Dos cosas le llamaron la atención. Junto a integrantes del movimiento FFF (#FridaysForFuture) realizaron el miércoles una acción por el clima. Las dejaron hacerla, pero fue todo.

    - Dijeron que estaba divertida, pero no pasó nada más. Por la tarde vi que había representantes de comunidades indígenas que querían hacer una acción, pero dijeron que no estaba autorizada, y se tuvieron que ir.

     

    ¿De dónde eran?

     

    - Eran de Ecuador, de Brasil y también de Canadá. Yo creo que la gente indígena sabe más que todos, y que deberían escucharlos. A nosotros nos dejaron manifestarnos, pero a ellos no.

     

    Catalina Escobar tiene 15 años y cursa el noveno de la Primaria. Está de acuerdo con Ester en que las comunidades indígenas han sido postergadas, a pesar del conocimiento que estas poseen sobre el medioambiente.

     

    - Yo creo que nosotros podemos aprender mucho de ellos porque ellos viven con la naturaleza y no de la naturaleza, como nosotros lo estamos haciendo ahora.

     

    Tampoco tiene mucha fe en las cumbres climáticas, pero concuerda en que se requieren cambios fundamentales y que son urgentes. Y que lo que falta es la voluntad.

     

    - Yo creo que sigue faltando la voluntad de cambiar todo, porque piensan más en la economía antes que en salvar el planeta, yo creo que ese es el gran problema.

     

    Esta es la sexta vez que Catalina se ha manifestado afuera del Parlamento, junto a otros jóvenes activistas de su edad. También ha participado en las manifestaciones globales, el más reciente fue en Rinkeby.

     

    - Estuvo muy bueno, me gustó mucho. Fueron muchos jóvenes y habían invitado a personas indígenas que hablaran, porque ellos viven en armonía con la naturaleza y nos pueden ayudar. Me gustó porque estaba bien organizado.

    - De la COP25 solamente vi algunos discursos, el de Greta, por ejemplo, pero sé que fue una gran decepción para muchas personas. Yo no puedo decir más sobre las COP, porque no soy una experta, pero lo que yo quiero es que resolvamos esta crisis, nos dice.

     

    ¿Y cuál es la próxima actividad o acción?

     

    - Greta y todas las otras personas que se han manifestado aquí todos los viernes van a seguir. Van a seguir hasta que Suecia esté en línea con el acuerdo que se tomó en París, que el recalentamiento global no debe pasar del límite de 1,5 grados centígrados y eso aún no se ha alcanzado, dice Catalina.

     

    Y Ester acota:

     

    - Si las emisiones de carbono siguen siendo las mismas, los países no están siguiendo el acuerdo de Paris. Y si no siguen este acuerdo, el planeta seguirá recalentándose. Es necesario detener las emisiones de carbono que resultan en que la temperatura aumenta.

     

    A ninguna de ellas les preocupan las críticas a Greta Thunberg o al movimiento en el que participan ambas.

     

    - En parte lo podemos tomar como algo positivo, porque hay quienes ya están asustados de lo grande que se ha hecho este movimiento y el impacto que está teniendo a nivel mundial. Entonces yo más bien lo veo como algo bueno, concluye Catalina. 

     

     
    Ester Cortez (izquierda) tiene 16 años y va en el primer año de la Secundaria. Catalina Escobar (derecha) tiene 15 años y va en noveno de Primaria. Foto: Marisol Aliaga.


    Ester y Catalina frente al parlamento sueco, en la plaza de La Moneda, en Estocolmo.  Foto: Marisol Aliaga.

     
    Greta Thunberg tiene 16 años y esta es la 70 vez que hace huelga frente al parlamento. Foto: Instagram. 

     

  • Greta Thunberg fue elegida la ´persona del año´ – y Trump se enfureció

    Por segunda vez el presidente estadounidense se burló de la activista climática Greta Thunberg. La razón esta vez fue que la revista ´Time´ nombró a Greta como la ´persona del año´, dejando de lado a Donald Trump y a Nancy Pelosi, entre otros.

    “Ridículo. Greta debe trabajar para controlar su ira y luego ir al cine y ver una buena película con un amigo. ¡Relájate Greta, relájate!”, escribió Trump en Twitter, en tanto que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, la llamó “mocosa”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La revista Time elige anualmente a la ´persona del año´, a una persona u organización que por algún motivo se ha destacado internacionalmente durante los doce meses recién transcurridos. Este año figuraban entre los candidatos Donald Trump; Nancy Pelosi (presidenta de la Cámara de Representantes en USA); los participantes a las manifestaciones en Hong Kong y otras personalidades.

     

    Y por primera vez el reconocimiento recae en una ciudadana sueca, la activista climática Greta Thunberg.

     

    Time motivó el nombramiento explicando que Greta “ha logrado convertir una vaga preocupación sobre el planeta en un movimiento mundial que exige un cambio global”.

     

    La revista acompañó a la joven quien regresó a Europa para asistir a la COP25 a bordo de un catamarán.

     

    “Una simple verdad, presentada por una adolescente, en un momento crucial”, dice en un párrafo en un extenso reportaje del Time sobre Greta Thunberg, la persona más joven entre quienes han sido nombrados personas del año.

     

    “¡Wow, esto es increíble!”, escribió Greta en Twitter, agregando que compartía ese “gran honor” con todos quienes participan en el movimiento #FridaysForFuture (viernes por el Clima) y con los activistas climáticos de todas partes.

     

    Sin embargo, dos hombres – ambos presidentes - no estuvieron de acuerdo con la elección de Time, y descargaron su ira contra la adolescente sueca.

     

    Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, tiene 73 años. Apenas se enteró del nombramiento de Greta Thunberg como ´persona del año´, escribió en Twitter:

     

    “Ridículo. Greta debe trabajar para controlar su ira y luego ir a ver una buena película con un amigo. ¡Relájate Greta, relájate!”.

     

     

     

    Quien habla de “controlar su ira” …

     

    La respuesta no tardó en llegar.  A la media hora, la joven había cambiado en la biografía de su cuenta de Twitter, escribiendo que ella es:

     

    “Una adolescente que trabaja para controlar su ira. Actualmente relajándome y mirando una película antigua con un amigo”.

     

    La vez anterior, cuando los caminos de la joven adolescente y el presidente estadounidense se cruzaron, Trump pasó por delante de ella, sin siquiera dirigirle la mirada. Fue durante la Cumbre Mundial sobre el Clima, en las Naciones Unidas, donde Greta pronunció un emotivo discurso. Entonces, Trump escribió en Twitter, con sarcasmo:

     

    “Ella parece una niña joven y feliz que espera un futuro brillante y maravilloso. ¡Tan agradable de ver!”

     

     

    Esa vez tampoco la respuesta de Greta tardó en llegar, y la joven ocupó las mismas palabras de Trump en su bio en Twitter.

     

    Pero no es solo Trump quien se ríe de Greta, o la ningunea. El ultraconservador presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de 64 años, también se molestó con la elección de Time, y se refirió a Greta como una “mocosa”:

     

    - A todo lo que dice una mocosa, nuestra prensa – oh, ¡por el amor de Dios! – le da una relevancia enorme. Ahora está haciendo su showcito en la COP25, dijo Bolsonaro el miércoles pasado, en la ciudad de Brasilia.

     

    Dos veteranos presidentes de sus países se burlan de una adolescente de 16 años que se ha convertido en la figura más prominente en la lucha contra los cambios climáticos. Y que además padece del síndrome de Asperger.

     

    Greta Thunberg ha dicho que ve esta condición como un superpower. Y vaya que lo necesita.

     

    Autor y © Copyright: Angonoa 


    La portada de la revista Time. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español