Viernes, 23 Agosto 2019 | Login
Medio millón de personas celebraron el Orgullo LGBTI en Estocolmo Uno de los carros recordaba a grandes personajes de la comunidad LGBTI. Foto: Marisol Aliaga.

Medio millón de personas celebraron el Orgullo LGBTI en Estocolmo Featured

Estocolmo se tiñó una vez más con los colores del arcoíris, este sábado, cuando el desfile del orgullo gay recorrió las principales calles de la ciudad.

Con alrededor de 50.000 participantes y medio millón de público, la parada fue la más grande de Escandinavia y culminó la semana Pride.

- Se sintió como que todo Estocolmo había salido a la calle. Ha sido un día maravilloso y el tiempo, además, ha estado radiante, dijo Johnny Foglander, vicepresidente del Stockholm Pride.

 

 Por: Magazín Latino

 

Este año se celebra el cincuentenario de los disturbios de Stonewall (enlace) momento crucial en la lucha de los derechos de la comunidad LGBTI.

 

Pero, aunque es una fecha digna de conmemorar, en Estocolmo esto tiene menos importancia. En el Día Internacional del Orgullo LGBTI, todo el mundo sale a la calle, el Pride es una fiesta para todos quienes quieran participar.

 

Y participan organizaciones, entidades, municipios, empresas, partidos políticos, entre muchos otros. El único partido que no está invitado y no participa son los Demócratas de Suecia. Esto debido a sus declaraciones homofóbicas anteriores.

 

- Yo participé la primera vez, en 1979. Entonces éramos 500 personas y nos sentíamos invencibles. Ahora somos 500.000 y todavía somos invencibles, dijo el escritor Jonas Gardell a Aftonbladet.

 

La opinión de muchos, en este desfile del orgullo es que Pride es un símbolo de que los derechos de la comunidad LGBTI no son algo obvio. Que la lucha sigue.

 

“Es una manifestación alegre y colorida del amor por los derechos humanos y una demostración del derecho de todos a amar a quien sea y a ser cómo se quiera”, escribe la organización Stockholm Pride, en su sitio web.

 

Este año Magazín Latino conversó brevemente con el comandante en jefe del Ejército, Micael Bydén, quien reiteró la importancia de que su organización sea inclusiva.

 

- Es importante mostrar que todas las personas tienen el mismo valor, dijo el ÖB (por sus siglas en sueco).

 

Y contó que este año él no cantó, como el año pasado (enlace).  Le encargó la tarea a un subordinado.

 


El comandante en jefe del ejército sueco, Micael Bydén, participó una vez más en el desfile Pride. Foto: Marisol Aliaga

 
Uno de los carros recordaba a grandes personajes de la comunidad LGBTI. Foto: Marisol Aliaga.

 

Para ver más imágenes, entre al grupo del magazín en Facebook (enlace). 

 

 

About Author

Related items

  • Entre sol y lluvia se llevó a cabo la Parada del Orgullo Gay

    Con la Parada del Orgullo Gay se clausuró la semana Pride 2016. Y una vez más Estocolmo se vistió con los colores del arcoíris. Alrededor de 45.000 personas y unos 200 carruajes de las más variadas constelaciones participaron este año en el evento que se celebró el sábado 30 de julio y que atrajo nuevamente a cientos de miles de espectadores.

    - Mágico, dijo el Primer Ministro sueco, Stefan Löfven, quien participó por primera vez en la fiesta de la comunidad LGBT.

    El tema de la seguridad fue muy debatido los días previos al evento. No en vano, al finalizar la marcha, representantes del grupo de extrema derecha Juventud Nórdica intentaron llevar a cabo una contramanifestación, pero fueron removidos rápidamente del lugar por agentes de la policía.

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    Entre sol y lluvia se llevó a cabo el sábado 30 de julio la Parada del Orgullo Gay en un Estocolmo que para esa ocasión mostró un tiempo más díscolo, con un calor arrebatador a ratos y una lluvia intensa al finalizar la jornada de más de tres horas de duración.

    Como todos los años, cientos de miles de personas se volcaron a las calles de la capital sueca para poder apreciar esta colorida fiesta en honor del amor y la diversidad. Otros eran los tiempos en que solamente participaba la comunidad LGBT, en la actualidad la parada es una fiesta para todos. O, mejor dicho, casi todos: el líder del partido racista Demócratas de Suecia no estaba invitado, y fue el único, de los ocho partidos parlamentarios, que no participó en la fiesta por la diversidad y el amor.

    Todos estuvieron allí: personalidades del mundo de la política, la cultura, el deporte y la farándula se hicieron presentes: Stefan Löfven, Gustav Fridolin, Alice Bahn Khunke, Anna Kinberg Batra, Jonas Sjöstedt, Ebba Bush Thor, Victoria Svensson, Rickard Söderberg, Jonas Gardell, Mona Sahlin. La lista es larga.

    Además de numerosas instituciones y los más variados rubros: los bomberos, los militares, los policías, los médicos, las enfermeras, los académicos, los municipios, etc, etc. Y, por supuesto, numerosas discotecas y grupos de los cuales poco se sabe, como "los fans de los osos de peluche" y "las personas raras".

    En Pride todos tienen lugar, excepción de quienes no comparten la idea de la diversidad.

    - Los Demócratas de Suecia no comparten nuestros principios fundamentales, dijo el general del Pride, Christian Valtersson, en junio, cuando Jimmie Åkesson había anunciado que "tal vez participaría este año en la parada"…"siempre y cuando los participantes se moderaran un poco más". Obviamente que, por mucho que se maquille la imagen del partido, ciertas cosas son imposibles de ocultar.

    Por su parte, el líder de la Socialdemocracia y primer ministro sueco, Stefan Löfven, participó entusiasmado, junto a la alcaldesa de la ciudad, Karin Wanngård, y varios de sus ministros, en la fiesta más grande del año.

    - Participo con alegría, porque hay tanta alegría, amor y calor humano, en un día como este. También lo hago para manifestarme por la igualdad entre los seres humanos. Todos en la sociedad son responsables de que todos se sientan seguros, aceptados y respetados de ser quienes son, expresó Stefan Löfven a la agencia TT.

     

     

    Stefan Löfven junto a su equipo en la marcha por el orgullo gay. Foto: Marisol Aliaga.

     

    Los temas de política internacional estuvieron visiblemente presentes este año, tal vez más que en ediciones anteriores. Marcharon representantes de kurdos LGBT, turcos por la democracia, grupos en contra de los crímenes de honor, y muchas otras agrupaciones.

    Y, entre otros grupos étnicos, se pudieron apreciar españoles, chilenos y cubanos, entre otros. 

    Por otra parte, la masacre en la discoteca de Orlando, en junio pasado, sensibilizó a muchas personas, quienes consideraron importante mostrar el apoyo a la comunidad LGBT.

    La embajadora de Estados Unidos marchó, junto a su equipo, y también lo hicieron seguidores tanto de Clinton, como de Trump. Uno al lado del otro, lo que ocasionó hilaridad entre el público.

    Al finalizar la parada, que este año y para disconformidad de muchos no tuvo lugar en Södermalm, sino que partió en Kungsholmstorg y culminó en Östermalms IP, un grupo de personas pertenecientes a la organización de extrema derecha Juventud Nórdica (Nordisk Ungdom) trataron de sabotear el evento.

    Cuando la marcha ya llegaba a su recta final, los extremistas, enarbolando una pancarta que abogaba al derecho de "la familia tradicional" trataron de obstaculizar la parada, siendo repelidos por manifestantes y por la policía que rápidamente tomó cartas en el asunto. Aunque más de un testigo presencial afirmó que había muy pocos agentes en el lugar en el momento de ocurrir el incidente.

    Nordisk Ungdom reivindicó la acción afirmando que Pride "apela a una cultura que es muy dañina".

     

    Recorrido de la parada: Kungsholmstorg – Norr Mälarstrand – Hantverkargatan – Stadshusbron – Tegelbacken – runt Rödbodtorget – Vasagatan – Kungsgatan – Sturegatan – Lidingövägen – Östermalms IP.

     

     

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español