Martes, 07 Abril 2020 | Login
Henrik Janbell - Un hombre extraordinario Henrik Janbell. Imagen captada en la ceremonia del Premio Edelstam 2018. Foto: Marisol Aliaga.

Henrik Janbell - Un hombre extraordinario

El vicepresidente de la Fundación Harald Edelstam, Henrik Janbell, ha fallecido a los 70 años de edad. Henrik fue testigo en primera persona del golpe de Estado en Chile, hecho que lo marcó para toda su vida. Nunca abandonó la lucha por un mundo mejor.

“Desde su juventud, Henrik se convirtió en un actor clave de las relaciones chileno-suecas. Su humanismo, su actitud comprometida y valerosa, y su profundo amor por Chile, le definieron como persona”, escribe el historiador español Fernando Camacho Padilla. 

 

 Por: Fernando Camacho Padilla

 

HENRIK JANBELL 

*29 de noviembre de 1948

†22 de junio de 2019

 

Mientras me encontraba de viaje en Belgrado me enteré por las redes sociales de la triste noticia del fallecimiento de Henrik Janbell. Quedé profundamente consternado, pues la imagen que siempre tuve de él fue de una persona sumamente activa, luchadora, energética y con enormes ganas de hacer cosas. Características propias de alguien que tiene “carrete” para mucho tiempo. Me costó creer la información que me aparecía en la pantalla y me puse en contacto con algunas personas para confirmar si realmente era cierto.

 

Henrik y yo manteníamos algo de comunicación desde mi salida definitiva de Suecia en el invierno de 2013-2014, pero desde entonces aún así nos encontramos en varias ocasiones, la última de ellas en octubre del año pasado, en ocasión de una conferencia que impartí en el Instituto Cervantes de Estocolmo. Unos días antes Henrik me contactó para pedirme ayuda con material e información histórica para la preparación de sus memorias. Nos reunimos y, como historiador, me alegró mucho su decisión, dado que testimonios como el suyo son sumamente importantes para la reconstrucción histórica de episodios sensibles y complejos de los que no siempre es fácil encontrar antecedentes.

 

Henrik fue uno de los cinco ciudadanos suecos que fue arrestado por las fuerzas de seguridad tras el golpe militar, y había experimentado en carne propia lo que ello implicaba. Por fortuna, Harald Edelstam era el embajador de Suecia en Chile en ese momento, un diplomático decidido y comprometido en la defensa de los derechos humanos, y que no dudó ni un minuto en acudir a su rescate, así como de los otros ciudadanos suecos, y de muchas otras nacionalidades latinoamericanas. Henrik fue una de las aproximadas mil personas que Edelstam logró sacar de los centros de detención hasta el momento que, por su actuación, fue declarado persona non grata por la Junta Militar a comienzos de diciembre de 1973.

 

Mi primer contacto con Henrik ocurrió en el año 2005, poco después de mi llegada a Suecia. Me recibió en su apartamento del municipio de Kista, en las proximidades de Estocolmo, para contarme con detalle lo que fue su experiencia en Chile, tanto antes como después del golpe. Quedé profundamente conmocionado de escuchar su relato. Por suerte, el Estado chileno reconoció su condición de expreso político y Henrik fue simbólicamente indemnizado.

 

Sus vivencias en Chile le marcaron para siempre. El horror del golpe no le alejó del país, como ocurrió a no pocas personas, sino todo lo contrario. Tras su liberación y retorno a Suecia, se involucró muy activamente en las actividades de solidaridad del Comité Chile (Chilekommitté), en compañía de conocidos activistas como Anna Venegas, Anna-Karin Gauding, Tör Sellström, Stefan de Vylder, Eva Zetterberg, Rosemarie Andersson, Margareta Björling, y muchos más.

 

Con la vuelta de la democracia, Henrik y su compañera, Sygin, se compraron una hermosa casa en Valparaíso a donde fueron a pasar sus vacaciones, y compartir de nuevo con sus amistades de Chile. Siempre que tenían la oportunidad, cruzaban el Océano Atlántico.

 

En el año 2007, Henrik participó en un encuentro que organicé en el Instituto Cervantes de Escolmo, en homenaje a Harald Edelstam, donde también estaban Sonja Martinson-Uppman, Pierre Schori, Stefan Wrigstad, Carl-Johan Groth, Martin Wilkens, Håkan WIlkens, Germán Perotti, Jan Sandqvist, Anna Venegas, Jorge Godoy y Rolf Bengtsson. El mismo año, Henrik, en colaboración con la nieta de Harald Edelstam, Caroline Edelstam, y otros suecos y chilenos como José Guevara y Rolf Bengtsson, impulsaron la idea de crear una fundación que recuperara la memoria del embajador Edelstam, la cual vio finalmente la luz en el año 2009. Desde entonces, y hasta su fallecimiento, Henrik dedicó gran parte de su tiempo en la consolidación de la fundación, viajando y reuniéndose con autoridades relevantes de la defensa de los derechos humanos por distintos países de Europa y América Latina. Asimismo, no escatimó esfuerzos en la organización de actividades de distinta índole, así como la preparación del premio Edelstam, que se entrega cada dos años.

 

Desde su juventud, Henrik se convirtió en un actor clave de las relaciones chileno-suecas. Su humanismo, su actitud comprometida y valerosa, y su profundo amor por Chile, le definieron como persona. Un hombre con grandes convicciones éticas y morales, que ha sido y será un ejemplo para seguir, y por el cual tanta gente de ambos y muchos otros países, le han tenido un gran afecto y respeto. Esperemos que en Suecia también se haga memoria de la enorme importancia que tuvo Henrik en el periodo que le tocó vivir, y sirva de inspiración para las generaciones venideras.

 

Fernando Camacho Padilla

Madrid, 10 de julio de 2019

 


                                                                    Henrik Janbell


Henrik Janbell, primero a la izquierda durante un encuentro organizado en el Instituto Cervantes de Estocolmo en noviembre de 2007 en homenaje a Harald Edelstam. Foto: Ramón Maldonado.


Henrik Janbell junto a asistentes a la ceremonia del Premio Edelstam 2018. Foto: Marisol Aliaga.

 

About Author

Related items

  • Doctor de urgencias califica de “irresponsable” la gestión de jefes de Sanidad de Estocolmo

    A pesar de las advertencias de médicos, enfermeras y auxiliares, las autoridades encargadas de la región más importante de Suecia no aseguraron el abastecimiento de los insumos necesarios para combatir una pandemia.

    Un médico de urgencias del hospital Söder, en Estocolmo, calificó la gestión de las autoridades de: “irresponsable”. “Suecia tomó las medidas necesarias para una influenza estacional, no para una pandemia”, dijo otro facultativo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Contra viento y marea, Suecia sigue su propio camino en la lucha contra el Covid-19. Con cifras superiores de mortalidad más altas respecto a sus vecinos nórdicos y con las restricciones más moderadas de prácticamente el mundo entero, vale la pena hacerse la pregunta de si la arriesgada apuesta sueca es la correcta.

     

    Las escuelas primarias permanecen abiertas. La restricción máxima de encuentros es de 50 personas y Estocolmo, a diferencia de otras ciudades europeas, no se ha blindado. En los aeropuertos los pocos pasajeros que arriban son instados a guardar confinamiento voluntario, nada más.  Algunos lo respetan, otros no. Nadie les toma los datos, ni se preocupa de qué país proceden.

     

    Las instrucciones de la Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten) es que: si no se tienen síntomas, no se contagia a nadie.

     

    A pesar de las duras cifras de más de 5000 contagiados con el coronavirus, 489 más que el día anterior; 259 fallecidos; 1322 hospitalizados, 309 de éstos en cuidados intensivos; y alrededor de cien recuperados, la temible curva de la pandemia sigue en ascenso. Y la Agencia de Salud Pública continúa afirmando que “tenemos control”, que “la curva está aplanando” o, al menos, “se mantiene estable”.

     

    En tanto, los profesionales de la salud, que día a día se enfrentan al virus, han comenzado a manifestar su preocupación cada vez más contundente. Sienten que el ir al trabajo significa ahora una cuestión de vida o muerte. Una lista de protesta ha juntado miles de firmas y han declarado en distintos foros que “no se sienten seguros.

     

    ¿Qué pasó?

    Las autoridades sanitarias encargadas del abastecimiento de insumos de la región de Estocolmo no despertaron a tiempo y, lo que es más, la jefa de administración de la región de Estocolmo mintió ayer, en el noticiario de Aktuellt, diciendo que ellos seguían las recomendaciones de la OMS, cosa que en el noticiario de hoy (miércoles) quedó demostrado que no era así.

     

    Al ser preguntado sobre la difícil situación que enfrentan los profesionales de la salud hoy en día en Suecia, el primer ministro Stefan Löfven evadió la pregunta y también la responsabilidad que le cabe sobre la situación actual. Una situación en la que en los centros médicos escasea incluso hasta el desinfectante y, más que nada, los equipos de protección que se requieren para tratar a pacientes de Covid-19.  

     

    En el noticiario televisivo del martes de Aktuellt, se pudo apreciar una enfermera que hacía uso de una capa para la lluvia en su trabajo. La había adquirido por cuenta propia. Otros han ideado unos visires hechos de hojas de overhead, cada cual se las ha ingeniado a su manera.

     

    Pero la rabia va en aumento, tanto dentro de los profesionales que se desempeñan dando atención médica a pacientes de Covid-19, como entre quienes trabajan en casas de reposo de ancianos, han manifestado fuertemente su preocupación.

     

    En un tercio de las residencias para adultos mayores se han detectado una o más personas infectadas con el virus corona, según comunicó la oficina de administración de la ciudad de Estocolmo al noticiario Ekot, este miércoles.

     

    Al menos 29 residencias de ancianos presentan casos de infección de corona.

     

    La presidenta del sindicato Kommunal, Elisabeth Antfolk, dijo hoy que la situación de sus afiliados era “caótica”.

     

    - No hay equipo de protección. No hay alcogel. No hay delantales No está claro de un momento a otro si usar mascarilla o no, al atender a los ancianos. Y no hay jabón para lavarse en todas las residencias.

     

    Se ha demostrado que las instrucciones al personal han cambiado. Cuando no hay delantales de mangas largas, se ha recomendado el uso de mangas cortas, totalmente en desacuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud, OMS.

     


    Los paramédicos utilizan mascarillas procedentes del ejército, a falta de las de uso sanitario, cuando van a recoger a un paciente. Sin embargo, las instrucciones que han recibido, al llegar al centro de asistencia médica, es trabajar SIN MASCARILLA. Muchos no hacen caso a esta norma. "Sabemos cómo tenemos que protegernos", han dicho. Foto: Pantallazo SVT. 

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

  • Por la razón o la fuerza

    La pandemia del Covid-19 azota y pone a prueba el sistema sanitario de prácticamente todos los países del planeta. Suecia apela al “sentido común” de sus ciudadanos con “recomendaciones” en lugar de prohibiciones.

    La enfermera universitaria Lilian Aliaga reflexiona sobre la estrategia de Chile, diametralmente opuesta a la de Suecia. ¿Qué será mejor, la razón o la fuerza? O, ¿es posible unir ambas?

     

     Por: Lilian Aliaga 

     

    “Por la razón o la fuerza” reza nuestro escudo nacional…siempre me ha violentado ese mensaje, y así lo he manifestado abiertamente cada vez que ha sido pertinente.

    Por la razón y siempre por la fuerza de la razón, fue mi lema siempre. Y digo fue, porque en estos momentos de crisis y cuando estamos siendo azotados por una pandemia de características nunca antes vista me he encontrado, casi sin darme cuenta, cambiando de opinión.

    Como yo, miles de chilenos estamos aceptando con alivio las medidas restrictivas impuestas por el gobierno, presionado - hay que subrayar - por distintos estamentos sociales, entre los más relevantes, dirigentes del Colegio Médico y autoridades comunales.

    Parece increíble que hasta el día tres de marzo - ni siquiera un mes atrás - veíamos con distanciamiento y asombro lo que ocurría en China y en otros países, cuando el coronavirus se extendía por Europa. El sentimiento colectivo era el de cierto grado de seguridad, tal vez generado por la idea de protección que nos confiere el hecho de encontrarnos situados geográficamente entre dos barreras naturales: la cordillera de Los Andes por un costado y el océano Pacífico por el otro.

    Por otra parte, el encontrarnos en una situación sociopolítica excepcional, a partir del estallido social del 18 de octubre, despertó en gran parte de nuestra población una inmensa suspicacia, llevando a muchos a creer que se trataba de un “virus tongo”, vale decir un virus inventado por un gobierno dispuesto a cualquier cosa con tal de frenar las movilizaciones ciudadanas.

    Esto, propiciado por la conducta del presidente Piñera y su ministro de Salud, Jaime Mañalich, quienes insistentemente aparecían en los medios emitiendo declaraciones con respecto al "alto grado de preparación que tendría nuestro sistema de salud para hacer frente a la llegada del coronavirus", dando incluso la sensación de que era algo que lo desearan.

    Y finalmente llegó…un médico de la ciudad de Talca que regresó junto a su esposa de un viaje de vacaciones por el sudeste asiático fueron los primeros casos registrados. De ahí en adelante el virus se ha extendido como un reguero de pólvora. Desde otros países, tanto viajeros chilenos como turistas extranjeros lo trajeron al país, y con esto la estrategiapara combatirlo se puso en marcha.

    No ha sido fácil, es muy distinto planificar en teoría que llevar a la práctica, y cada medida implementada ha tenido un alto costo, especialmente para la clase trabajadora y, por ende, una fuerte crítica social. Ha habido mucha confusión en la información y descoordinación de las autoridades encabezadas por un ministro de Salud soberbio y nada empático.

    Aunque parezca un contra sentido increíble, al gobierno le ha costado mucho aceptar la participación del Colegio Médico en la estrategia para hacer frente a la pandemia. Fue necesario que su presidenta, la doctora Izkia Siches, lo emplazara y criticara públicamente para que finalmente los invitara a ser parte de la llamada “Mesa social Covid -19” que, a una semana de su formación, ha logrado acuerdos para hacer efectivas medidas más drásticas en el combate del virus.

    Al ser consultada la doctora Siches, en el programa Mentiras Verdaderas, de Red TV, el jueves 26, acerca de la razón que, a su juicio, habría tenido el gobierno para marginar a quienes más tendrían que decir y aportar, no tuvo empacho en decir que ella pensaba que “el gobierno visualizaba en esta pandemia la oportunidad de salir triunfante, y no quería compartir el triunfo con otros actores” …

    Así las cosas, a 23 días del comienzo de la crisis, Chile presenta 1306 [hoy 1909] contagiados por corona virus y 4 [hoy 6] personas fallecidas en distintas regiones del país, siendo la región metropolitana y específicamente el sector oriente de Santiago en donde se registra el mayor número de contagios. Esto a causa de que es en ese sector de la capital donde se concentra la población de mayores recursos y, por ende, los que tienen la capacidad económica para salir del país y regresar de sus viajes portando el virus.

    También es ese grupo de personas el que ha dado la mayor muestra de desobediencia cívica, al no acatar las medidas decretadas desde un comienzo, como la más simple de todas: QUEDARSE EN SUS CASAS. Y han contribuido, por consiguiente, a propagar la infección, lo que ha llevado finalmente a decretar, desde el día 26 de marzo a las 22:00 horas, CUARENTENA OBLIGATORIA en siete comunas de la capital chilena. Esto implica prohibir el desplazamiento de personas libremente dentro, desde y hacia las zonas afectadas por la medida. El cumplimiento de este decreto es reguardado por carabineros y militares que patrullan las calles, y quienes las incumplen arriesgan penas en distintos grados según las circunstancias.

    En esta ocasión, y con el fin lograr aminorar los efectos de una pandemia que recién están comenzando y que según las proyecciones tendrá su punto más álgido hacia mediados del mes de julio, vale decir en pleno invierno, desgraciadamente ha sido necesario hacer uso del lema de nuestro símbolo patrio y se han debido implementar medidas “por la FUERZA”. La razón no siempre funciona…

     


    El escudo de Chile. La doctora Izkia Siches. Foto: Wipipedia. El Desconcierto. cl 

     

     

     

     

  • Coronavirus: 5 lugares que han aplicado estrategias exitosas contra la pandemia del covid-19

    La BBC Mundo hace un recuento de las estrategias de países que han realizado las estrategias más exitosas en la lucha contra el coronavirus. Entre estos destaca Corea del Sur, Alemania, Japón y un pueblo italiano.

    La clave del éxito parece ser los análisis en masa y no solo a los enfermos de gravedad, totalmente en discordancia con las medidas adoptadas por el gobierno sueco, que sigue las instrucciones de la Agencia de Salud Pública, Folkhälsomyndigheten, y que diferencian a Suecia del resto de países, no solo europeos, sino a nivel global.

     

     Fuente: BBC Mundo 

     

    Enlace externo al artículo en BBC Mundo - haga clic 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español