Print this page
Presidente del sindicato: “No aceptaremos deterioros de los derechos laborales” El presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson. Foto: Aftonbladet.

Presidente del sindicato: “No aceptaremos deterioros de los derechos laborales”

En el Día del Trabajador se sucedieron las marchas y los discursos a lo largo de toda Suecia. El presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, prometió no aceptar deterioros de los derechos laborales. Y amenazó con ir a la huelga.

El presidente del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, amenazó con nuevas elecciones, en tanto que el primer ministro, Stefan Löfven, advirtió sobre el peligro de la extrema derecha.

 

 Por: Magazín Latino

 

Un Día del Trabajador algo distinto se vivió en Suecia este miércoles 1 de mayo, producto a las tensas relaciones entre la Federación General de Trabajadores de Suecia, LO, y el partido oficialista, la Socialdemocracia.

 

A raíz del “Pacto de enero” (januariavtalet) que suscribieran la Socialdemocracia, el Partido Ambientalista, el partido del Centro y los Radicales, se avecinan deterioros en los derechos laborales y de la vivienda. Al mismo tiempo que el gobierno hará deducciones de impuestos a hombres adinerados.

 

A pesar de esto, Stefan Löfven insistió en su discurso del 1 de mayo – que este año fue en la ciudad de Umeå - en que “en nuestra sociedad de bienestar todos tienen que cumplir con sus responsabilidades, incluso los ricos”. Refiriéndose a la fuga de capitales de las grandes empresas.

 

Prefirió no nombrar el “Pacto de enero” pero criticó a los conservadores:

- No se puede confiar en los conservadores. Ellos pretenden colaborar con los partidos de extrema derecha en el Parlamento Europeo. Pero la extrema derecha se merece más adversario, no más copias.

 

Repitió que “no podemos ver pasivamente que fuerzas antidemocráticas se aprovechen de la democracia para más tarde destruirla”.

 

Sin embargo, ante la pregunta de la prensa, en conferencia de prensa, de por qué se les permitía a los neonazis manifestarse el 1 de mayo, respondió que la Constitución lo permitía, pero que “se estaba trabajando en esto”.

- Entiendo a quienes piensan que esto es raro, admitió.

 

Stefan Löfven defendió una vez más el “Pacto de enero”, con el argumento de que fue el mal menor. La alternativa habría sido un gobierno de la derecha con Ulf Kristersson (M) como primer ministro, apoyado por el partido de extrema derecha Demócratas de Suecia.

 

Pero Löfven ha tenido en mente un gobierno de de una coalición de centro desde hace tiempo. Y lo consiguió, pero al costo de tener que implementar políticas de derecha. Por lo tanto, el acostumbrado discurso de crítica a la derecha, por las disminuciones de las imposiciones a quienes tienen más en el bolsillo, brilló esta vez por su ausencia. Ahora es su propio partido el que las implementará, si bien es cierto de que tomará un tiempo en que las reformas propuestas se lleven a la práctica.

 

Este giro a la derecha de la Socialdemocracia no es aceptado por completo por las bases, aunque este 1 de mayo no manifestaran públicamente su descontento.

 


Stefan Löfven junto a su esposa, Ulla Löfven, en la ciudad de Umeå. Foto: Omni.

 

 

Quienes sí lo hicieron fueron el presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, y el presidente del partido de Izquierda (V), Jonas Sjöstedt.

 

El primero amenazó con movilizar a sus afiliados con ir a huelga. El segundo con nuevas elecciones. A pesar de que ninguno de los dos está libre de toda culpa. Ambos supieron, en su momento, sobre el “Pacto de enero”. Sjöstedt dejó pasar la formación del nuevo gobierno. Thorwaldsson es miembro de la cúpula más alta de la Socialdemocracia.

 

Ambos sabían lo que el pacto significaba, lo que no impidió que le dieran duro a Stefan Löfven este miércoles.

 

Karl- Petter Thorwaldsson eligió la ciudad de Kalmar para pronunciar su discurso del 1 de mayo, y comenzó recordando la Suecia de solo una generación atrás, que no gozaba de las garantías de la sociedad de bienestar.

Explicó la “preocupación por ciertas partes del pacto de enero”, sobre todo las referentes a las reformas en los derechos laborales.

- Les prometo que nuestras 14 federaciones no van a aceptar que los patrones hagan lo que quieran. Que despidan a los trabajadores al gusto de ellos. Estoy seguro de que nuestros afiliados están dispuestos a ir a la huelga para defender sus derechos laborales. ¡Punto!

 

Criticó la deducción de los impuestos llamados ”värnskatten” (llamado así porque en un principio fue el impuesto que debían pagar los hombres que en lugar de hacer el servicio militar imponían más).

- Esta deducción va a quienes ganan más de 630.000 coronas anuales. ¿Cuentos de sus colegas ganan eso? Y a un coste de 6,3 mil millones de coronas. ¡Destínenlo al cuidado de los mayores, en lugar de dárselo a viejos ricos!

 

El ”värnskatten” es algo que ni siquiera los gobiernos de derecha se habían atrevido a tocar.

 

Los economistas de la LO han calculado que se deben destinar 108 mil millones de coronas al bienestar social, en los próximos años. A diferencia de los 5 mil millones, que propone el gobierno.

 

 
El presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, en su discurso en Kalmar. Foto: Aftonbladet.

 

Por su parte, el líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, presentó una propuesta de mejoras a la situación de los trabajadores mayores de 61 años que se desgastan en sus trabajos. Éstos podrían darse de baja medica hasta cumplir la edad de la pensión, los 65 años, sin temor a que esta disminuyera. 

 

Sjöstedt aprovechó de hacer un ácido comentario en contra de Stefan Löfven, al pronunciar su discurso en la plaza del rey Gustaf II Adolf, en la que hay una estatua del monarca:

- ¿Se han percatado de su posición? Apunta con la mano derecha al mismo tiempo que mira para el otro lado. Un poco como Stefan Löfven cuando invita a Annie Lööf a vender el bienestar social.

 

Explicó que existe mucho descontento dentro de los trabajadores y del movimiento sindicalista. Y amenazó una vez más con nuevas elecciones si el gobierno se empeña en empeorar los derechos de los trabajadores. O de restringir el derecho a huelga.

- Pueden elegir: retirar las propuestas o ir a nuevas elecciones.

 

No obstante, la pregunta que cabe hacerse es de si estas son amenazas sin fundamento, puesto que, para llamar a una moción de desconfianza en el parlamento se necesitan al menos 35 mandatos, y el partido de Izquierda tiene solo 28. Jonas Sjöstedt necesitaría del apoyo de al menos un partido más, y significaría que podría resultar en un gobierno de Ulf Kristersson(M) apoyado por los Demócratas de Suecia.

 

Una posibilidad poco probable para la Izquierda.

 

 
Jonas Sjöstedt en su discurso en Gotemburgo. Foto: Aftonbladet.

 

Nazis desfilan el 1 de mayo

 

Al igual que en años anteriores, los neonazis salieron a manifestarse en distintas ciudades de Suecia. En Kungälv, se manifestaron unos 300 integrantes del NMR, los que llevaron a disturbios en la ciudad.

 

A pesar de que políticos de Kungälv y de Ludvika han solicitado un cambio de ley que prohíba que se manifiesten las agrupaciones neonazis, esto no ha sido posible.

 

Un tribunal rechazó, hace poco tiempo atrás, la propuesta del gobierno de hacer estos cambios, argumentando que el derecho a organizarse debía ser resguardado.

 

De esta manera, en Suecia los nazis continúan marchando por las calles, para el 1 de mayo.

- Los nazis han secuestrado el 1 de mayo, dijo Jussi Nieminen, dirigente sindical de la LO, en Borlänge.

 

 
Miembros del movimiento neonazi NMR. Foto de archivo/Marisol Aliaga.

 

 

About Author

Related items