Print this page
¿Que pasa con los yihadistas que quieren retornar a Suecia? El Ministro del Interior, Mikael Damberg, es el responsable máximo sobre el tema de los presuntos terroristas que quieren regresar a Suecia. Foto: Marisol Aliaga. Imagen de archivo.

¿Que pasa con los yihadistas que quieren retornar a Suecia?

Este martes se debatió en el parlamento sueco qué medidas legales se deben tomar respecto a los yihadistas suecos que, ante la caída del Estado Islámico, quieren retornar a Suecia.

Según la policía de seguridad sueca, Säpo, unas 300 personas viajaron a Siria e Irak para unirse al Daesh. De ellos, 150 han regresado, unos 50 han muerto, y se cree que unos 100 tienen la intención de regresar a Suecia.  Algunos partidos quieren que se les retire la nacionalidad sueca, aunque pasen a ser apátridas.

 

 Por: Magazín Latino

 

Ocho años han transcurrido desde que, en vísperas de la Navidad del 2010, un yihadista murió debido a que la bomba que portaba en su cuerpo y que pensaba hacer detonar en pleno centro de Estocolmo, explotó antes de lo calculado.

 

En abril del 2017, Rahmat Akilov, otro terrorista islámico, dio muerte a cinco personas, en la calle peatonal de Drottninggatan.

 

Este último hecho contribuyó a que Suecia pusiera en marcha medidas en contra del terrorismo. Sin embargo, la ley que penaliza la pertenencia a grupos terroristas entrará en vigor recién en agosto del año en curso. Lo que significa que ninguno de los 150 individuos que han retornado a Suecia después de la caída del califato va a poder ser enjuiciado. La ley no es retroactiva.

 

Por otra parte, ninguno de ellos ha sido interrogado por la policía. Se ignora qué hicieron en Siria y en Irak, cuando se unieron a la secta asesina del Daesh.

 

Según la policía de seguridad sueca, Säpo, es posible que un centenar de hombres que se unieron al Estado Islámico regresen a Suecia, con sus mujeres y sus hijos.

 

Desde el 2012, unos 300 individuos viajaron a Siria e Irak por este motivo. De éstos, alrededor de 50 murieron y aún quedan unos cien en esa región, que han sido encarcelados por las milicias kurdas que piden que los países donde tienen residencia se hagan cargo de ellos.

 

No obstante, en el debate del martes en el parlamento, quedó en claro que ningún partido desea que estos presuntos terroristas sean repatriados. Incluso algunos quieren que se les retire la nacionalidad sueca, aunque pasen a ser apátridas.

 

- Los que viajaron a unirse al Estado Islámico sabían perfectamente a qué secta asesina se estaban afiliando, dijo ayer el ministro del interior, Mikael Damberg.

 

Suecia quiere que se constituya un tribunal internacional en Siria e Irak, para que estas personas sean juzgadas allí.

 

Aunque, en el debate en el Parlamento, el Gobierno recibió fuertes críticas - tanto desde la derecha como la izquierda - por no haber tenido ya en marcha una ley que permita que los terroristas que se unieron al Daesh enfrenten la justicia.

 

Sobre todo los Demócratas de Suecia criticaron al gobierno por el largo tiempo que ha demorado la ley. Y están dispuestos a abogar por un cambio en la Constitución, para que la ley se pueda aplicar en forma retroactiva, algo que el resto de los partidos no apoya.

- Los partidos que creen tener principios muy nobles para tomar las decisiones políticas necesarias podrán después explicar a las familias de las víctimas del terrorismo cuan nobles son ustedes con sus principios, dijo Adam Marttinen (SD).

 

 Los moderados también criticaron la escasa premura del gobierno.

 

 - El trabajo tardío del gobierno respecto a las medidas contra el terrorismo y los retornados del EI ha puesto a Suecia en una grave situación. Creo que muchas personas en nuestro país nos preguntamos cómo se puede permitir que el manejo de asuntos tan importantes se haga tan lentamente, preguntó el portavoz de las políticas legales de los Moderados, Johan Forsell.

 

Y apuntó además a que la ley que se va a poner en marcha tiene falencias. Para él, es una provocación que la ley máxima por tener nexos con la secta asesina sea de dos años.

También los Moderados criticaron la falta de urgencia del gobierno para tratar el problema.

 

- El trabajo tardío del gobierno respecto a las medidas contra el terrorismo y los retornados del EI ha puesto a Suecia en una grave situación. Creo que muchas personas en nuestro país nos preguntamos cómo se puede permitir que el manejo de asuntos tan importantes se haga tan lentamente, preguntó el portavoz de las políticas legales de los Moderados, Johan Forsell.

 

Y apuntó además a que la ley que se va a poner en marcha tiene falencias. Para él, es una provocación que la ley máxima por tener nexos con la secta asesina sea de dos años.

 

El gobierno, por su parte, indicó que se han implementado una serie de mejoras en las leyes.

 

- Solo constato que hemos implementado una larga serie de subvenciones legales y ahora mismo estamos presentando tres nuevas leyes. Estamos en marcha a toda velocidad con la legislación en esta área y continuaremos haciéndolo, dijo Mikael Damberg.

 

El Ministro del Interior, Mikael Damberg, es el responsable máximo sobre el tema de los presuntos terroristas que quieren regresar a Suecia. Foto: Marisol Aliaga. Imagen de archivo. 

 

About Author

Related items