Miércoles, 24 Febrero 2021 | Login
Administrador

Administrador

En el programa de televisión “El año con la familia real”, el Rey Carl Gustaf reflexiona sobre el 2020, que describe como un año terrible. Piensa que Suecia ha fracasado respecto a salvar vidas durante la pandemia del corona.

- Creo que hemos fracasado. Tenemos un gran número de personas que han fallecido y eso es terrible. Es algo con lo que todos sufrimos, dice el monarca en el programa de la televisión estatal sueca.

 

 Fuente: SVT. 17- 12- 2020. Traducción: Magazín Latino

 

Más de 7.000 personas han muerto de covid-19 en Suecia y muchas no han tenido la oportunidad de despedirse de sus familiares. Algo que el Rey considera profundamente lamentable.

 

- El pueblo sueco ha sufrido enormemente en condiciones difíciles, dice y continúa:

 

- Uno piensa en todos los miembros de familias que no han podido despedirse de sus familiares fallecidos. Pienso que es una experiencia difícil y traumática el no poder expresar un sentido adiós.

 

Cuando se le pregunta si él mismo tiene miedo de ser infectado por la covid-19, responde:

 

- Este último tiempo se ha sentido más evidente, se ha acercado cada vez más. No es lo que uno desearía.

 

Vea la entrevista completa con el Rey en el programa El año con la Familia Real, el lunes 21 de diciembre a las 20.00 en SVT1.

 


El Rey de Suecia, Carl XVI Gustaf. Foto: Pantallazo/SVT. 

 

En su informe parcial emitido este martes, la Comisión Corona constata que Suecia fracasó en su estrategia ante la covid-19, la de proteger a los mayores.

"Los cuidadores de ancianos debieron enfrentar la crisis solos", escribe la comisión. Agrega que las medidas fueron insuficientes y tardías, a pesar de que “se sabía que las personas mayores eran particularmente vulnerables".

Según la comisión, la responsabilidad principal de este fracaso recae en el gobierno.

 

 Por: Magazín Latino

 

En medio de una situación al borde del colapso del sistema de salud de la región de Estocolmo que pide refuerzos desde otras regiones del país, la Comisión Corona presentó hoy al mediodía el primer informe parcial de su investigación sobre el manejo de la pandemia de covid-19 en Suecia.

 

El informe se titula: “Atención de mayores durante la pandemia”.  Constata que se han cometido graves faltas y que Suecia falló en su estrategia de proteger a los mayores.

 

El 90 por ciento de las más de 7.000 personas que han muerto hasta la fecha en Suecia debido a la covid-19 tenían más de 70 años. El 50 por ciento de éstos vivía en residencias especiales. Es por esto por lo que la Comisión Corona se enfocó en el tema del cuidado de los ancianos, en primer lugar.

 

Desde un primer momento, la Agencia sueca de Salud Pública enarboló como su principal estrategia la de “proteger a los ancianos”. No obstante, la Comisión Corona dirige una devastadora crítica a las autoridades sanitarias por el manejo de la pandemia cuando se trata del cuidado a los mayores.

 

Según la comisión, la principal razón de la gran mortandad en las residencias para mayores se debe a la gran propagación de la infección en todo el país.

 

Y la segunda causa principal son las "deficiencias estructurales conocidas desde hace mucho tiempo" en el cuidado a los ancianos.

 

“Entre otras cosas, hemos descubierto que el cuidado de los ancianos no estaba preparado ni equipado lo suficiente ante el embate de la pandemia, y que esto se debe a deficiencias estructurales que han sido del conocimiento de todos mucho antes del brote del virus”, escribe la comisión en su informe.

 

Y agrega:

 

"Según nuestra evaluación general, estos llegaron tarde, a pesar de la información preliminar de que las personas mayores eran particularmente vulnerables".

 

Después de enumerar las numerosas falencias en el manejo de la pandemia respecto al cuidado de los ancianos, y de corroborar el informe presentado por IVO, recientemente, la Comisión presenta una serie de propuestas de medidas que el gobierno debería tener en consideración, sobre todo en circunstancias de que la infección va al alza en todo el país.

 

¿Responsabilidades?

 

La Comisión Corona considera que las responsabilidades son compartidas, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que el desmantelamiento en el cuidado a los ancianos es de larga data y ni el gobierno actual ni los anteriores han hecho mejoras respecto a las condiciones de vida de los mayores. 

 

No obstante, el informe resalta que el gobierno está a cargo de dirigir la Nación, por lo tanto es el principal responsable del fracaso en el cuidado de quienes tanto han dicho querer proteger, los mayores. 

 

“El gobierno actual, al igual que los gobiernos anteriores que también tenían este conocimiento, es el máximo responsable de estas deficiencias. El gobierno dirige el país (Capítulo 1, cap. 6) y, por lo tanto, debería haber tomad las iniciativas necesarias para que el cuidado de los ancianos hubiera estado mejor equipado para una crisis de esta naturaleza”.

 


Conferencia de prensa del gobierno y del presidente de la Comisión Corona, Mats Melin. 

 

En rueda de prensa este miércoles, el director de salud y atención médica de Estocolmo, Björn Eriksson, declaró que la incidencia del coronavirus ha subido en forma alarmante en el país.

El 99 por ciento de ocupación de camas críticas en la Región de Estocolmo refleja la gravedad de la situación y una vez más Björn Eriksson hizo un llamado a la población.

“Ya basta. Las aglomeraciones deben cesar. Si esto no para, las consecuencias serán terribles”, dijo. 

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Solo ocho camas críticas disponibles iban quedando ayer, en unidades de cuidados intensivos de la provincia de Estocolmo.

 

El director de salud y atención médica, Björn Eriksson, dijo que había pedido refuerzos a la Junta Nacional de Salud y Bienestar (Socialstyrelsen). Se requiere con urgencia más personal sanitario.

 

En la rueda de prensa del jueves, la vocera de la Junta Nacional de Salud y Bienestar afirmó que a nivel nacional había una capacidad libre de alrededor del 20 por ciento. Pero en todo el país los trabajadores de la salud están trabajando a toda máquina, y algunos han vuelto a los turnos de 12 horas, que se experimentaron durante la primavera pasada.

 

83 personas están internadas en las unidades de cuidados intensivos en la región de Estocolmo, lo cual significa que no hay plazas en camas críticas. Ahora, para recibir atención de este tipo, será necesario que la autoridad máxima libere personal de otras regiones, que pueda ser trasladado a la capital.

 

En estos momentos la falta de personal sanitario en un tema preocupante que las autoridades deben resolver a la brevedad posible. Por esta razón es necesario que la población comprenda la gravedad de la situación y haga lo posible para frenar el contagio.

 

- Los habitantes de Estocolmo nos hemos aglomerado demasiado y hemos tenido demasiados contactos fuera del hogar. Hasta el momento ha funcionado porque los profesionales de la salud una vez más están haciendo esfuerzos fantásticos, pero estamos al borde del límite, dijo Eriksson.

 

Y agregó:

- Ya basta. No puede valer la pena que después del trabajo la gente se aglomere en after work o compras navideñas o un café de Adviento. Porque las consecuencias serán terribles.

 

El personal de la salud ha solicitado encarecidamente al gobierno que se impongan medidas más estrictas. En vano, porque la burocracia debe seguir su camino. El gobierno de Stefan Löfven contó con atribuciones especiales para imponer lo que fuera necesario, luego de una votación en el parlamento, al comienzo de la pandemia. No obstante, no hizo uso de este recurso ni una sola vez. La política fue siempre la de consejos, no restricciones ni menos multas.  

 

Recientemente el gobierno envió una proposición a las instancias legales, con el fin de hacer cambios en la ley sobre enfermedades contagiosas. Sin embargo, esta solamente podría entrar en vigor no antes de marzo del 2021.

 

¿Por qué?

 

Por la demora de estas reformas y porque el gobierno y las autoridades sanitarias no planificaron una buena forma de enfrentar una segunda oleada de la pandemia, cuando la infección bajó, con la llegada del verano. Esta proposición se podría haber enviado antes de la temporada estival, en la que Suecia entra en un confinamiento natural, con el cierre de numerosas actividades, las estadías lejos de las grandes ciudades y las actividades al aire libre. Sin embargo, la administración de Löfven confió en el pronóstico de Anders Tegnell, quien dijo  que probablemente “en Suecia no habría una segunda ola”.

 

La segunda ola ya está aquí y este jueves azotó con toda su fuerza a Estocolmo.

 

Y ahora, cuando los contagiados aumentan nuevamente y aún más velozmente que la vez pasada, en una peligrosa curva exponencial, ha sido el primer ministro Stefan Löfven quien ha pedido en recurrentes conferencias de prensa a la ciudadanía que “salga solamente a las compras o a la farmacia y se junte  solo con los miembros de su entorno familiar”. Consejos que no han tenido el éxito esperado: las aglomeraciones han estado a la orden del día, y ahora los centros de atención médica se encuentran sobrepasados. 

 

Los testimonios del personal de la salud han inundado los medios nacionales, estos últimos días. Todos dicen lo mismo: “Estamos ante una situación extremadamente grave y al límite de nuestra capacidad, tanto física como mental”.

 

Aftonbladet entrevistó a Catrin Henricsson, auxiliar de enfermería del hospital  SÖS. Ella testificó que muchos de sus colegas se han deprimido al ver que el número de pacientes comienza a acercarse a los niveles de primavera.

 

- A la gente no le importa, hay muchas aglomeraciones por todas partes. No le tienen respeto a este virus, y eso es muy difícil de ver, dijo a Aftonbladet.

 

En tanto que Peter Eriksson, médico especialista del hospital Karolinska de Huddinge, declaró este miércoles en el noticiero de la tarde, Aktuellt, que el personal de la salud quiere ver medidas más estrictas, de parte de las autoridades sanitarias y del gobierno.

 

- Nos gustaría un regalo de Navidad de la gente y quizás de Anders Tegnell en primer lugar, con medidas más contundentes en las próximas semanas, subrayó el médico.

 

Sin embargo, las medidas más estrictas siguen siendo el sueño de quienes sufren en carne propia el azote de la pandemia: el personal de la salud. Ni que hablar de un lockdown al estilo de otras ciudades europeas. Y ni siquiera una medida tan simple, de la cual se ha probado su eficacia, y que los gobiernos de todo el mundo han adoptado: el uso de las mascarillas. La Agencia Sueca de Salud Pública mantiene su posición – a pesar del pedido de numerosas instancias – de no imponer su uso. Ni siquiera en el transporte público y cuando no es posible mantener la distancia física estipulada de, al menos, un metro.

 

Suecia sigue haciendo las cosas a su manera, el gobierno sigue fielmente los consejos de la Agencia de Salud Pública, y Tegnell ha declarado que estas "no van con la cultura sueca".  

 

Este jueves se registraron 58 muertes desde las últimas 24 horas. En total 7.354 personas han fallecido a causa de covid-19 en el país, una cifra muy superior a la de su vecino más cercano, Noruega, que con la mitad de habitantes, presenta 382 fallecidos debido a la pandemia. En términos de muertos por millón de habitantes, Suecia presenta 726, en tanto que Noruega 70, vale decir, una décima parte.

 

Esta gran diferencia entre dos países vecinos y perfectamente comparables ha sido justificada de las formas más increíbles, por la Agencia de Salud Pública, como de que "Suecia tuvo la mala suerte de que la infección llegara a las residencias de ancianos". En numerosas ocasiones, tanto políticos como la agencia han culpado al personal de las residencias, Johan Giesecke dijo en una entrevista con un medio extranjero (Unherd) que "allí trabajan inmigrantes y solicitantes de asilo que hablan no dominan el idioma sueco". La canciller sueca dijo en una entrevista con DW que el personal "no tenía buenas reglas de higiene". Y recientemente Anders Tegnell fue duramente criticado en las redes sociales, al afirmar en Aktuellt que los "extranjeros estaban por una buena parte de la expansión de la infección". 

 


El personal de la salud se deja la piel en el trabajo, y son los héroes invisibles de esta emergencia sanitaria. El director Björn Eriksson insta a la ciudadanía a hacer lo posible para no propagar el virus.  

 

Domingo, 06 Diciembre 2020 23:35

"Una mejor estrategia habría salvado vidas"

La decisión del gobierno de apoyarse en la Agencia Sueca de Salud Pública ha significado que se han perdido vidas humanas en Suecia. Eso opina Lars Calmfors, profesor de economía política.  

- Ahora se ven tan claramente las decisiones erradas que ha tomado la Agencia de Salud Pública, dice Lars Calmfors.

 

 Fuente: SVT. 24 de noviembre 2020 Traducción: Magazín Latino 

 

Lars Calmfors fue uno de los pocos que al comienzo de la crisis del coronavirus criticó al gobierno por no atreverse a tomar sus propias decisiones ni a escuchar también a otros expertos.

 

- En la primavera, se calculó mal el riesgo de propagación comunitaria de la infección, luego se pensó que disminuiría con bastante rapidez y tampoco se ha tomado en cuenta el aumento que ha tenido lugar en la actualidad, dice Lars Calmfors.

 

Según él, el error más grande del gobierno es que ha permitido a la Agencia Sueca de Salud Pública controlar la toma de decisiones para prevenir la propagación de la infección en Suecia. A nivel internacional, la estrategia elegida por Suecia ha sido identificada como extrema, y también dentro de nuestras fronteras nacionales, se ha manifestado una fuerte crítica de otros expertos ajenos a la Agencia Sueca de Salud Pública.

 

- En lo que se refiere a la estrategia contra la infección, es imposible concluir en otra cosa que no sea un fracaso importante.

 

"El seguir a las autoridades expertas en forma tan sumisa es errado"

 

Calmfors también culpa a la mayor parte de la oposición [política] de ser demasiado pasiva y conformarse con que sea la Agencia de Salud Pública la que lleve la batuta.

 

- Por supuesto que es una buena tradición el escuchar a los expertos y a las autoridades pertinentes, pero el seguir tan sumisamente a las autoridades expertas es malo. Esto no ocurre en otros ámbitos, por ejemplo, en la política económica. Si se hubiera escuchado más a otros expertos médicos, tanto en Suecia como a nivel internacional, se podría haber elegido una estrategia mucho mejor, y ello habría salvado vidas, dice Lars Calmfors.

 

SVT ha solicitado un comentario de parte del gobierno, el cual respondió que declinaba a comentar esta crítica.

 

  

A fines de septiembre, Magazín Latino entrevistó al profesor de epidemiología Marcello Ferrada de Noli, quien está radicado en la ciudad de Bérgamo, en Italia, cuna de sus antepasados. 

El profesor Ferrada de Noli es profesor emérito en epidemiología en Suecia y doctorado en psiquiatría del Instituto Karolinska. Desde el principio de la pandemia de covid-19 ha seguido con atención el desarrollo de esta, ha publicado numerosos artículos al respecto y ha sido entrevistado en distintos medios internacionales. 

La entrevista estuvo a cargo de la directora de Magazín Latino, Marisol Aliaga en un contacto via Zoom. 

 

Otras notas sobre o del profesor Ferrada en nuestro medio:

Profesor Marcello Ferrada de Noli: "Suecia podría perfectamente haber evitado su catástrofe”

La alta tasa de letalidad por Covid-19 en Suecia y por qué el modelo neoliberal de inmunidad de rebaño no debe ser imitado en América Latina

En esta distendida conversación, el cirujano español Manuel Felices nos da sus impresiones acerca de la gestión de Suecia frente a la pandemia de la covid-19. La relajada postura del país escandinavo ha ocasionado asombro y curiosidad en el mundo entero. Pero, cuáles han sido los resultados de la estrategia sueca, y podría haberse evitado la pérdida de casi 6.000 vidas humanas?

 

Entrevista a cargo de la directora de Magazín Latino, Marisol Aliaga.

Suecia, 28 de agosto de 2020.

Vía: Zoom.

Patricio Gálvez nos cuenta en una extensa conversación sobre los pormenores del rescate de sus nietos que se encontraban en terribles condiciones en el campo de refugiados de al-Hol, al norte de Siria. Tras la caída del Estado Islámico (ISIS/DAESH), muchos niños quedaron huérfanos en campos de refugiados en Siria. Patricio Gálvez tuvo que hacer frente a una serie de impedimentos, hasta que por fin consiguió que las autoridades suecas lograran ayudar a sus siete nietos a abandonar al-Hol, luego de acuerdos con las autoridades kurdas, que son quienes están a cargo de estos campamentos.

 

Cámara: Marisol Aliaga

Producción: Magazín Latino 2019

Canal en Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCi8XbhQNUnqrKtGoxMBXxsw

 

”Lyckligare kan ingen vara” är en romantisk komedi som hade premiär vintern 2018. Strax före premiären träffade Magazin Latino Monica Albornoz och Kjell Bergkvist, som berättade om sina tankar om filmen och om livet. De spelade ett par som blir kära i varandra.

 

Kamera: Marisol Aliaga

Produktion: Magazin Latino

Web: www.magazinlatino.com

Lapidario informe de IVO corrobora que un gran número de ancianos en residencias especiales fueron condenados a cuidados paliativos, a menudo por teléfono e incluso sin ser testeados por la covid.

- Hay deficiencias demasiado graves en la atención a los mayores. El nivel es demasiado bajo, incluso cuando se trata de una pandemia, dijo Sofia Wallström, en rueda de prensa el martes. IVO dirigió una dura crítica a las 19 regiones del país, por graves faltas en la atención sanitaria a los mayores. Simple y sencillamente, se les dejó morir.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Desde al comienzo de la pandemia, el epidemiólogo estatal y arquitecto de la estrategia sueca frente a la pandemia de la covid-19, Anders Tegnell, ha repetido como un mantra que “la prioridad es proteger a los ancianos” y “aplanar la curva”.

 

La pregunta es qué medidas se tomaron para proteger a los “äldre äldre” (mayores mayores), como los denominó, incluso acuñando una nueva palabra al diccionario de la lengua sueca.

 

Porque al comienzo de la pandemia – y antes de que se dispararan las cifras – lo más cuerdo habría sido contactar a los especialistas en geriatría y a los encargados de las residencias de ancianos, con el fin de proteger a los “mayores mayores”, como lo decía siempre en las conferencias de prensa diarias de las dos de la tarde.

 

Los geriatras nunca fueron contactados, al menos antes de que comenzaran las muertes, y las instrucciones del Socialstyrelsen para las residencias de mayores fue de no derivar a las personas de más de 80 años, o a menores de ochenta con comorbilidad, a los hospitales.

 

Ni siquiera se les recomendó tratarlos con algo tan simple que habría salvado la vida de cientos de abuelos y abuelas: administrarles oxígeno, hidratarlos, ponerles suero.  

 

La disposición era no darles atención para que vivieran, sino para que murieran. Se trató de “cuidados paliativos”, aún sin la amenaza de una muerte inminente. Y muchos de ellos (aún no se ha dicho la cifra y la pregunta es si alguna vez se sabrá) se enfrentaron a una muerte inhumana al tratar de alcanzar el último resquicio de oxígeno que sus pulmones podían captar. Muchos de ellos en la más completa soledad.  

 

Personas mayores que habían trabajado durante toda su vida, como médicos, enfermeras, profesores, jueces, mecánicos, empleados públicos, aseadores, asistentes de enfermería, etc. fueron reducidos a una cifra: una edad, y un médico, a menudo telefónicamente, decidió que no tenían derecho a vivir.

 

Si esto no es un escándalo, me pregunto qué es lo que falta para que lo sea.

 

El caso es que mientras la Agencia Sueca de Salud Pública (FHM, por sus siglas en sueco), aseguraba que la prioridad número uno era “proteger a los ancianos”, estos morían como moscas en las residencias especiales para mayores.

 

Y la peor semana fue la 16, en abril del 2020. Entonces fallecieron 395 ancianos. 

 

Una de ellas fue Britta Wennberg, de 93 años. A ella se le hizo la prueba y, al ser positiva (infectada con el coronavirus) el médico le ordenó de inmediato y  por teléfono, cuidados paliativos. Esto significa morfina, la cual dificulta aún más la respiración del paciente.

 

Cuando la familia se enteró de que Britta estaba enferma, intentaron contactar al médico de la residencia, pero los encargados no quisieron dar su nombre. Al final, lograron contactarse con la empresa, Familjeläkarna.

 

- Entonces supe que no había ningún plan. A la abuela no se le permitiría ir al hospital porque ella no era una prioridad: la Junta Nacional de Salud y Bienestar (Socialstyrelsen) y la Región así lo habían decidido. Me dijeron que Familjeläkarna había recibido instrucciones estrictas de la Región de Estocolmo de no enviar a ningún anciano con covid-19 al hospital, dice la nieta Jenny Lunnerfeldt, en entrevista con Dagens Nyheter.

 

Britta falleció en la más completa soledad, en su pieza, el sábado santo.

 

Pero su caso no es único. Su familia hizo una denuncia a IVO (Inspección de Sanidad y Asistencia Social), al igual que otros miles de familiares, y el resultado de la investigación de la entidad fiscalizadora es el que se presentó este martes.

 

La supervisión de IVO cubre principalmente el período marzo-junio del 2020, cuando el número de muertes por covid-19 en viviendas especiales para ancianos era muy alto.

 

La semana 16 fallecieron 395 personas en las residencias.               


Fuente: IVO.se

La investigación se hizo mediante entrevistas a enfermeras jefas, a los directores de salud, a médicos, examinando la historia clínica de los enfermos, y de acuerdo con las denuncias hechas por familiares y los tips que IVO ha recibido durante todo este tiempo.

 

Alrededor de 2.800 personas que vivían en residencias de ancianos han fallecido hasta el momento (de un total de más de 6.600 muertos en total, cifras que difieren por completo del resto de países escandinavos). Fuente - haga clic. 

 

Más de 20.000 tips han llegado a la entidad fiscalizadora, que este martes constató que: “En esta revisión, IVO ha identificado serias deficiencias en las 19 Regiones, respecto a la atención médica".

 

Algunas regiones han sido especialmente afectadas, como por ejemplo la Región de Sörmland, donde el medio Sn.se ha realizado una extensa cobertura y exigido respuestas de parte de los responsables.

 

IVO investigó principalmente el tratamiento que se le dio a las personas de entre 85 a 95 años.

 

- Entre el 16 al 22 no recibieron una evaluación médica individual. Esta es una cifra muy alta según la evaluación de IVO. Y es importante no ver esto solo como números, se trata de personas, dijo Sofia Wallström.

 

También en Estocolmo, "la directiva fue que los enfermos deberían ser atendidos en las residencias", según la respuesta de la enfermera responsable. La directiva era clara: los ancianos no debían ser derivados al hospital. Con o sin la evaluación de un doctor.

 

De esta forma, IVO constata que, durante un lapso de tiempo, a todos los mayores que presentaron síntomas del coronavirus se les ordenó “cuidados paliativos”.

 

Incluso a quienes ni siquiera se les había testeado.

 

Y la orden vino directamente del Socialstyrelsen, con video adjunto sobre medicamentos apropiados para facilitar la partida del paciente.

 

De esta forma, un 20 por ciento de los ancianos no recibió ninguna evaluación médica. De éstos, hasta el 40 por ciento ni siquiera fueron evaluados por una enfermera, sino solamente por el personal de la residencia.

 

Esto significa que estas decisiones de vida o muerte, sobre cuidados paliativos, no fueron tomadas por un facultativo.

 

En algunos casos el médico decidió el destino del paciente sin siquiera haberlo examinado nunca, por teléfono, en conversación con el encargado – no cualificado médicamente - en la residencia.

 

Incluso cuando la persona mayor nunca mostró haber contraído la enfermedad y sufría de dolencias fácilmente tratables en un hospital, no fueron trasladados a los centros asistenciales.

 

La investigación muestra además un hecho grave: que los médicos recetaron medicamentos típicos de cuidados paliativos, pero sin especificar la razón, como morfina, y ansiolíticos como Midazolan.

 

Cualquier médico sabe que el coronavirus ataca directamente a los pulmones y la morfina y los ansiolíticos inhiben la respiración.

 

“Los registros médicos que Ivo ha examinado muestran en muchos casos muy escasa o nula información sobre cómo y por qué se tomó la decisión de cuidados paliativos y sobre qué información se proporcionó y qué consulta se realizó con el paciente y sus familiares , escribe Ivo.

 

- Esto subraya la gran gravedad de la escasez de cuidados, dijo Sofia Wallström.

 

Y esto ocurrió a nivel nacional. En Västernorrland, por ejemplo, se tomaron decisiones sobre cuidados paliativos sin que el médico tuviera acceso al historial clínico, según una de las respuestas al cuestionario.

 

Y en una clínica en Jönköping, los médicos emitieron pautas generales, según una enfermera que especifica que recibieron directivas de:  "Cero reanimación cardiopulmonar y cero atención en IVA para todos quienes viven en residencias especiales para mayores".

 

En Suecia existe un término llamado “ättestupan”. Según este, los ancianos de una comunidad, cuando ya no cumplían ninguna función práctica, iban y se tiraban a un precipicio. A veces recibían un empujón. El término prevalece desde hace décadas, aunque investigadores aseguran que es un mito, el término sobrevive.

 

Me pregunto si es real o es ficticio. Pero a veces la realidad es tan horrible, que la gran mayoría, entre nosotros, prefiere cerrar los ojos.

Yo no soy uno de ellos.

 

Aquí, el enlace al informe de IVO – haga clic

 


Sofia Wallström, directora general de IVO. Foto: Captura de pantalla. SVT.se. 

  

Argentina declara tres días de duelo nacional para quien fuera su ídolo. "La mano De Dios", que puso a un país que recuperaba su democracia, luego  de una cruel dictadura, y que venía de la derrota de las Islas Malvinas, en 1982, a ganarle a las potencias europeas en México 86 y ser campeona del mundo.

 

 Por: Claudio Moura 

 

Diego Armando Maradona, “el diez” se despidió terrenalmente luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio. La noticia corrió rápidamente en el mundo futbolístico y también fuera de este.

 

El Pelusa, quien había cumplido 60 años en octubre, fue una de las figuras más populares de dicho deporte tanto por su vida dentro de la cancha como por fuera.

 

Digna carrera deportiva de un genio del fútbol, Diego Armando Maradona supo escaparle a la precariedad de su barrio en Fiorito, en Buenos Aires, un lugar de extrema pobreza que lo vio nacer, a tocar el cielo llevando al Nápoli de Italia a conseguir la grandeza durante la década de los 80´y a la selección argentina a ganar el Mundial de 1986, llegando a la final de un Mundial de Italia de 1990 que lo vio llorar siendo subcampeón.

 

“De una patada fui de Villa Fiorito a la cima del mundo y ahí me la tuve que arreglar solo”, dijo en una de sus tantas frases. 

 

Maradona fue un gran héroe deportivo. Aún hoy considerado por muchos como el mejor jugador de todos los tiempos, el cual podía llevar a un equipo como el Napoli del fondo de la tabla de posiciones a ser campeón de la UEFA. O dejar desparramados a cinco hombres en lo que se denominó el gol del siglo frente a la selección inglesa.

 

Polémico como él sólo, llevó una vida que pasaba desde juntarse con Fidel Castro, de quien decía era como su "segundo padre", visitar clubes nocturnos rodeado de bellas mujeres o a romper protocolos abrazando el líder ruso Vladimir Putin.

 

Como dijera hoy un ex campeón del mundo y compañero suyo Oscar Ruggeri, quien jugó tres mundiales con Diego, “Este pibe no tenía vida, nosotros hacíamos lo que queríamos, pero él no podía salir a caminar", reconstruyó de qué manera vivía Diego. “Lo difícil que era ser Maradona. No poder tener libertad para elegir donde ir a comer sin estar rodeado de hinchas”.

 

Argentina declara tres días de duelo nacional para quien fue su ídolo. Aquel que puso a un país que recuperaba su democracia, después de una cruel dictadura, y que venía de la derrota de las Islas Malvinas, en 1982, a ganarle a las potencias europeas en México 86 y ser campeona del mundo. Un país que vio reflejada en Maradona más de una vez el orgullo de sentirse importante, por esas gambetas inigualables.

 

Desde Buenos Aires, Claudio Moura

25 de noviembre de 2020

 


El astro argentino Diego Armando Maradona falleció este martes. Había dicho:  “San Martín se tuvo que ir a morir afuera, pero yo me quiero morir en mi país”. Así fue. Foto: Fifa.com.

 

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español