Sábado, 24 Octubre 2020 | Login

“No debe caer en el olvido que cosas como ésta ya sucedieron en la Alemania de preguerra, con las consecuencias que todos deberíamos recordar para que no vuelvan a suceder jamás. Sin embargo, el partido VOX está llevando a cabo una campaña de blanqueamiento de estos lamentables hechos, y está tratando de reescribir la Historia para que quienes fueran los verdugos entonces, parezcan las víctimas hoy”.

Nuestro flamante nuevo columnista, Erik el sueco (*), escribe sobre el resurgimiento del fascismo en España. Un tema preocupante, pero de poca cobertura en la prensa escandinava. 

 

 Por: Erik el sueco @ErikSueco

 

La contundente irrupción de VOX, el partido de ultraderecha que reivindica el franquismo, con 52 escaños (un 15% de representación en el parlamento) está suponiendo un peligroso retroceso de las libertades y los derechos de quienes viven en España (extranjeros y autóctonos), y ha empezado a rasgar el tejido de la convivencia con peligrosas conductas, que en ocasiones van más allá de las palabras.

 

El vicepresidente Pablo Iglesias anunció esta semana que suspendía sus vacaciones en un pueblo de Asturias por el acoso a él y a su familia por parte de grupos de militantes y simpatizantes del partido VOX (y en ocasiones, concejales y otros miembros del partido). Este es el enésimo capítulo del acoso que vienen sufriendo por parte de activistas de extrema derecha, que desde hace meses están acampando frente a la casa del vicepresidente y de la ministra de Igualdad, Irene Montero, donde ejercen una campaña de acoso nunca vista en España, y que está dividiendo a la ciudadanía entre quienes están frontalmente en contra, y quienes aprueban que estos dos miembros del gobierno y sus tres hijos (dos mellizos de dos años, y una tercera hija que cuenta con algunos meses de edad) se vean sometidos al ruido, los insultos y la suciedad que se generan bajo la pasiva mirada de las fuerzas de seguridad.

 

La historia dio ayer una nueva vuelta de tuerca al hacerse público un tweet de una simpatizante de VOX (que dice depender del ingreso mínimo vital recientemente aprobado por el gobierno del vicepresidente al que tanto detesta), en el que se preguntaba a qué colegio pensaban llevar Iglesias y Montero a sus hijos, animando a someter a unos niños a acoso escolar, y jaleando a padres que mostraban interés por este dato, con el objetivo de inscribir también a sus hijos para que pudieran maltratar a los hijos de esta pareja.

 

De nuevo, esta acción volvió a fraccionar a la ciudadanía, generando por una parte denuncias a esta usuaria por delito de odio (contra unos niños que no son responsables de nada), y fervientes partidarios de un comportamiento aberrante, violento e ilegal.

 

Dejando a un lado las simpatías políticas de cada uno, debemos tomar consciencia del peligro que este tipo de acciones representa para la convivencia. Sería igualmente censurable que el acoso se produjera contra miembros de VOX, cosa que, hasta la fecha, no ha ocurrido. Estas campañas de odio recuerdan a hechos que parecían ya olvidados y que traen ecos de guerras pasadas. No debe, por tanto, caer en el olvido que cosas como ésta (aunque nunca dirigidas contra miembros de un gobierno) ya sucedieron en la Alemania de preguerra, con las consecuencias que todos deberíamos recordar para que no vuelvan a suceder jamás. Sin embargo, el partido VOX está llevando a cabo una campaña de blanqueamiento de estos lamentables hechos, y está tratando de reescribir la Historia para que quienes fueran los verdugos entonces, parezcan las víctimas hoy.

 

¿Qué pasaría si los detractores de VOX tomasen las mismas medidas? ¿Qué le parecería a esta tuitera que a sus hijos los sometiesen a maltrato en el colegio porque su madre tiene una determinada ideología? Ya que las autoridades no están haciendo nada para impedir este acoso, cabe preguntarse qué pasará cuando los ciudadanos contrarios a VOX decidan organizarse y plantar cara. No podemos permitir que prenda la mecha de la violencia. Somos los ciudadanos quienes tenemos la responsabilidad de parar esta sinrazón antes de que sea demasiado tarde.

 

 

 

Published in Mundo

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español