Jueves, 21 Marzo 2019 | Login
La pelota vuelve a Löfven - conversará con todos menos con SD Stefan Löfven durante la conferencia de prensa del lunes 15 de octubre. Foto: Marisol Aliaga.

La pelota vuelve a Löfven - conversará con todos menos con SD

Tal cual se esperaba, el presidente del parlamento instó, este lunes, a Stefan Löfven (S) a formar gobierno. Al igual que Ulf Kristersson (M), el líder de la Socialdemocracia tiene ahora dos semanas para intentarlo.

- Voy a hacer todo lo que esté de mi parte, y espero y confío en que los partidos están preparados para colaborar por sobre los bloques, dijo en rueda de prensa, este lunes.

Añadió que conversará con los líderes de todos los partidos, menos con los Demócratas de Suecia (SD).

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Este lunes se llevó a cabo la tercera jornada de conversaciones de los líderes de los ocho partidos parlamentarios con el presidente del parlamento, Andreas Norlén, en vías de la gobernabilidad de Suecia.

 

Luego de haberse reunido con todos, Norlén ofreció una rueda de prensa en la que comunicó que había instado a Stefan Löfven a intentar formar gobierno. Pero constató que la situación se mantiene bloqueada.

 

Todos quieren que los otros cambien, pero nadie quiere ceder ni un milímetro.

- Los partidos deben comenzar a sostener difíciles razonamientos, primero internamente y luego con los otros partidos, para que este proceso pueda seguir adelante. De lo contrario, Suecia no logrará tener un nuevo gobierno, dijo Norlén, con un tono de irritación en la voz.

 


Andreas Norlén, durante la conferencia de prensa del lunes 15 de octubre. Foto; Marisol Aliaga. 

 

Como las veces anteriores, el proceso fue el mismo. Los líderes fueron pasando uno a uno, por la oficina del talman, para luego tener un punto de prensa.

 

Sin embargo, la situación se aprecia tan bloqueada como al día siguiente de las elecciones. Los partidos de la Alianza, a pesar de ser minoría, siguen apoyando a su candidato, Ulf Kristersson, a pesar de lo ocurrido el sábado.

 

Stefan Löfven no va a darle el mando a un partido menor. Y ninguno quiere colaborar y ni siquiera conversar con los Demócratas de Suecia.

 

A pesar de que la Alianza no tuvo problemas en aceptar el apoyo de éstos para destituir a Stefan Löfven, apenas el parlamento comenzó sus funciones, el 25 de septiembre.

 

Dos palabras, o conceptos, se repitieron a lo largo de la jornada del lunes: “Paciencia” y “soluciones por encima de los bloques”.

 

Porque el proceso de constituir un gobierno “que sea tolerado por la cámara”, como dice el talman, puede tomar tiempo. Mucho tiempo. En realidad, la Constitución sueca no pone un plazo, para este ejercicio democrático. Cuando esta fue escrita, nunca se pensó que Suecia enfrentaría una situación como la actual. De hecho, existían solo cinco partidos y la Socialdemocracia contaba con más del 40 % de los votos.

 

Y, Stefan Löfven está consciente de que la tarea que le fue encomendada hoy día no es fácil. Necesita del apoyo de – al menos – dos partidos, que hace poco votaron para su destitución: el Centro (C) y los Liberales (L).

 

¿Por qué habrían de votar ahora en apoyo?

 

Durante la rueda de prensa explicó que sostendrá conversaciones con todos los líderes de los partidos, menos con Jimmie Åkesson. 

- Será necesario humildad y compromisos de todas las partes. No es algo que se hará en un dos por tres. Uds. conocen mi posición, yo quiero acuerdos por sobre los bloques. Espero y confío en que más partidos, fuera del  mío propio estén dispuestos a tomar esta responsabilidad, subrayó.

 

Al igual que Ulf Kristersson, Stefan Löfven cuenta ahora con dos semanas de plazo, para formar un gobierno que la cámara tolere.

 

Una misión casi imposible, pero si en algo es experto Löfven es en negociar.

 

 

 

About Author

Related items

  • Stefan Löfven: "Suecia elige otro camino"

    Stefan Löfven asumió este lunes como primer ministro de Suecia. En el Parlamento, leyó su Programa de Gobierno y presentó su gabinete. “Suecia necesita grandes reformas”, subrayó.

    - La extrema derecha se extiende en toda Europa. En varios países, fuerzas con agendas antidemocráticas han llegado al poder. Pero en Suecia elegimos otro camino, dijo el premier sueco, al comenzar su discurso.

     

     Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos

     

    A las 11.00 de la mañana del lunes recién pasado, el presidente de la Socialdemocracia, y recientemente elegido primer ministro, Stefan Löfven, leyó su Programa de Gobierno en el Parlamento sueco, en el que abundaban los sillones vacíos.  

     

    Comenzó refiriéndose a un peligro que asola a Europa, y al mundo:

    - La extrema derecha se extiende en toda Europa. En varios países, fuerzas con agendas antidemocráticas han llegado al poder. Pero en Suecia defendemos que todos los seres humanos valen lo mismo. Nosotros elegimos otro camino, dijo el premier sueco, al comenzar su discurso.

     

    Este segundo mandato de Stefan Löfven fue posible gracias al acuerdo entre cuatro partidos que, antes de las elecciones de septiembre, se encontraban en distintos bloques. Esto resultó en numerosos debates acerca de “traiciones”.

    - Estamos comenzando una colaboración histórica. En Suecia asume un Gobierno compuesto por los Socialdemócratas y el Partido Verde, que colaboran, en relación al presupuesto y al enfoque político en diversas áreas, con el partido del Centro y los Liberales, dijo Löfven.

     

    Vale decir, este sigue siendo un Gobierno “rojiverde”, compuesto por el partido Socialdemócrata (S) y el partido Medioambientalista (MP), pero esta vez tiene el apoyo del partido del Centro (C) y los Liberales (L).

     

    Esta colaboración histórica entre S, MP, C y L tiene un motivo: impedir la influencia del partido de extrema derecha los Demócratas Suecos (SD). Y significa que estos cuatro partidos se vieron en la obligación de hacer grandes concesiones.

     

    Para la Socialdemocracia resultó en un gran giro a la derecha, lo que despertó reacciones tanto dentro de las filas del partido de las rosas (S), como del sindicato, LO, su eterno aliado. 

     


    Stefan Löfven, al leer su Programa de Gobierno en el Parlamento sueco. 

     

    Los puntos que Löfven enumeró, uno a uno, en su Programa de Gobierno, fueron los que exigieron C y L, y que están en completo desacuerdo con las políticas de la Socialdemocracia.

     

    La razón de este compromiso, según lo han explicado el premier sueco y su equipo, fue que la alternativa era aún peor: un Gobierno compuesto por los Moderados (M) y la Democracia cristiana (KD), apoyados por la extrema derecha, SD.

     

    Löfven se refirió a la importancia de defender la democracia y los derechos humanos y de luchar contra el extremismo y el antisemitismo.

     

    Recordó que hace 100 años atrás la cámara aprobaba el derecho a voto universal.

    - La mejor forma de rendir homenaje a quienes precedieron la lucha por la democracia es continuar con su lucha, en esta nueva era.

    - La democracia es fuerte en Suecia, pero nunca podemos darla por sentada. Debe ser defendida constantemente, en cada generación, en cada administración.

     

    También se refirió a la joven Fadime Sahindal, quien ese mismo día, pero hace 17 años atrás, había sido asesinada por su propio padre. En lo que se denomina un “crimen de honor”.

    - Quisiera poder decir que la “cultura del honor” ha sido derrotada. Pero no es así. Los esfuerzos no han sido suficientes. Debemos hacer más.

      

    Otro tema recurrente fue el del medioambiente y los cambios climáticos. Este Gobierno tiene el firme propósito de ser el primer país cien por ciento libre de combustibles fósiles. Además, el impuesto a los viajes en avión se restablece, en este programa.

     

    Stefan Löfven se refirió también a los temas de la sanidad, la educación, la integración, la lucha contra la criminalidad y las apuestas a las zonas rurales.

     

    Para terminar, leyó la lista de los 22 ministros que conforman su gabinete.  

     


    El primer ministro, Stefan Löfven, rodeado de los miembros de su gabinete, frente al edificio del Parlamento sueco. 

     

    Oficina del Primer Ministro:

    Primer Ministro:
    Stefan Löfven (S)

    Ministro sueco ante la Unión Europea:
    Hans Dahlgren

     

    Ministerio de Cultura

    Ministra de Cultura y Democracia, con responsabilidad de Deportes:
    Amanda Lind

     

    Ministerio de Defensa

    Ministro de Defensa:
    Peter Hultqvist

     

    Ministerio de Educación e Investigación

    Ministra de Educación:
    Anna Ekström

     

    Ministra de Educación Superior e Investigación: 
    Matilda Ernkrans

     

    Ministerio del Trabajo

    Ministra del Trabajo:
    Ylva Johansson

    Ministra de Igualdad de Género, responsable de la lucha contra la discriminación y la segregación:
    Åsa Lindhagen

     

    Ministerio de Empresas e Innovación

    Ministro de Empresas:
    Ibrahim Baylan

    Ministra de Asuntos Rurales:
    Jennie Nilsson

     

    Ministerio del Medio Ambiente

    Ministra del Medio Ambiente y Clima y Viceprimera Ministra:
    Isabella Lövin

     

    Ministerio de Hacienda (o Finanzas)

    Ministra de Hacienda (o Finanzas):
    Magdalena Andersson

    Ministro de Mercados Financieros y Vivienda, Viceministro de Finanzas:
    Per Bolund

    Ministro de Administraciones Públicas:
    Ardalan Shekarabi

     

    Ministerio de Relaciones Exteriores

    Ministra de Relaciones Exteriores:
    Margot Wallström

    Ministro de Cooperación para el Desarrollo:
    Peter Eriksson

    Ministra de Comercio Exterior, responsable de Asuntos Nórdicos:
    Ann Linde

     

    Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales

    Ministra de Sanidad y Asuntos Sociales:
    Lena Hallengren

    Ministra de Seguridad Social:
    Annika Strandhäll

     

    Ministerio de Infraestructura (Obras Públicas)

    Ministro de Infraestructura:
    Tomas Eneroth

    Ministro de Energía y Desarrollo Digital:
    Anders Ygeman

     

    Ministerio de Justicia

    Ministro de Justicia y Migración:
    Morgan Johansson

    Ministro del Interior:
    Mikael Damberg

     


    Stefan Löfven rodeado de su gabinete, en la primera conferencia de prensa de su segundo mandato.  


    La Ministra de Asuntos Rurales, Jennie Nilsson (S) y la Ministra de Cultura y Democracia, Amanda Lind (MP), junto al primer ministro Stefan Löfven (S).


    Isabella Lövin (MP), Ministra del Medio Ambiente; Hans Dahlgren (S), Euroministro; Åsa Lindhagen, Ministra de Igualdad de Género (MP). 


    Åsa Lindhagen, Ministra de Igualdad de Género; Anders Ygeman (S), Ministro de Energía y Desarrollo Digital; Mikael Damberg (S), Ministro del Interior.

     

     

  • Stefan Löfven va por su segundo mandato - hoy fue elegido primer ministro

    Luego de la espera más larga de la historia reciente, 131 días, hoy se solucionó la gobernabilidad en Suecia. Tal cual se había anunciado, la cámara “toleró” la candidatura del líder de la Socialdemocracia como primer ministro, en la votación del viernes.

    En su discurso, Löfven destacó que “Suecia seguía otro camino”, a diferencia de los países europeos, donde la extrema derecha ha llegado al poder.

    - Suecia tiene ahora un Gobierno fuerte, que no depende de la extrema derecha, dijo Löfven, agregando que, con este Gobierno, el país es quien más  gana. Aunque admitió que “no será fácil”.

     

    Por: Magazín Latino

     

    Amenazado tanto desde el flanco conservador, como de izquierda, Stefan Löfven se mantiene firme y sereno.

     

    Tal vez esa sea la clave de su éxito.

    - Estoy curtido”, había respondido a los periodistas, anteriormente, ante la pregunta de qué pasaría si la cámara lo rechazaba una vez más.

     

    Pero esta vez, la cámara de diputados le fue benevolente.

     

    A las 09.00 de la mañana comenzaron los líderes de los ocho partidos a pronunciar sus discursos, en los que explicaron su voto. Y se procedió a la votación.

     

    Y los partidos se dividieron en:

     

    153 votos en contra: de los Moderados, la Democracia Cristiana, los Demócratas de Suecia y una diputada del Centro que votó en contra de la línea de su partido. (Botón rojo).

     

    115 votos a favor: de la Socialdemocracia y del partido Medioambientalista. (Botón verde).

     

    77 votos de abstención: del partido del Centro, Liberales, y partido de Izquierda. (Botón amarillo).

     

    La pregunta surge de inmediato ¿cómo 153 votos en contra, 77 abstenciones y solamente 115 votos de aprobación pueden resultar en un “Sí”?

     

    Es porque en Suecia rige el “parlamentarismo negativo”, vale decir, basta con que una mayoría “tolere” al primer ministro, para que éste pueda ser elegido.

    La cámara se compone de 345 escaños, divididos en 8 partidos. No es necesario que la mitad, 175 vote, “Sí”, pero sí que 175 no voten “No”.

     

    En este caso, los votos en contra fueron 153. Y es lo que vale.

     

    Después de la votación, el talman, Andreas Norlén constató los resultados, y convocó a  – es de esperar – la última rueda de prensa de este largo proceso.

     

    Había cumplido con su misión, y destacó la importancia de analizar el proceso que tuvo una duración de 131 días.

     

     

    ¿Nos va a echar de menos?

    - Nos vamos a ver en otras oportunidades, contestó, sonriendo, Andreas Norlén, el personaje más importante de este proceso.

     

    - Opino que está bien que Suecia tenga un nuevo Gobierno. Estoy aliviado de que se ha llegado a buen puerto, por fin.

     

     

    A los pocos minutos fue el turno del flamante primer ministro electo, Stefan Löfven, quien arribó a la sala de prensa del parlamento sin siquiera mostrar muestras de cansancio.

     

    Comenzó explicando que, a diferencia de otros países europeos, Suecia había encontrado un compromiso que lograba alejar a la extrema derecha del poder.

     

    - Suecia tiene ahora un Gobierno fuerte, que no depende de la extrema derecha. Tenemos importantes tareas a realizar durante el próximo mandato y llevaremos a cabo las reformas rápidamente, dando ejemplos de las distintas reformas que componen el “convenio de enero”.

     

    La Socialdemocracia había argumentado, durante la campaña electoral, el año pasado,  que las reducciones a los impuestos a los más ricos, las ganancias en la sociedad de bienestar, los derechos laborales conducían a alejar las fuerzas de la extrema derecha.

     

    Ahora quiere desbaratar la extrema derecha con políticas económicas de derecha. Pero, ante la pregunta de cuán a la derecha estaba dispuesto a extenderse, la respuesta fue difusa. Pero agregó que no se puede esperar que se consiga todo, en una negociación.

     

    - Algunas de las reformas no las habríamos escogido, por ejemplo, el de las reducciones de impuestos a los más adinerados.

     

    Y reconoció que el mandato de cuatro años (ahora tres y medio) no sería fácil.

     

    A las 11.00 de la mañana del próximo lunes, Stefan Löfven presentará su gabinete. 

     


    El presidente de la Socialdemocracia, Stefan Löfven, quien nuevamente asumirá como primer ministro. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

    NOTICIA EN DESARROLLO

     

     

  • El partido de Izquierda se abstiene en la votación - Norlén nomina a Löfven como candidato a primer ministro

    Jonas Sjöstedt (V) comunicó este miércoles que el partido de Izquierda se abstendrá en la votación del viernes en la cámara de diputados. Con esto, su partido apoya la candidatura de Stefan Löfven (S) a primer ministro. Pero con reservaciones.

    - Nos abstendremos, pero lo hacemos con la promesa de un voto de censura. Si el nuevo Gobierno presenta acuerdos sobre alza de alquileres o deterioros en los derechos laborales, destituiremos a Stefan Löfven, subrayó Sjöstedt.

     

     Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos

     

    Todo parece indicar que este viernes saldrá humo blanco del Riksdagen (Parlamento sueco), después de 129 días, 95 conferencias de prensa y 7 rondas de conversaciones con el talman, Andreas Norlén, de las elecciones de septiembre. 

     

    Este miércoles se desarrolló una intensiva jornada que culminó en que Norlén presentó a Stefan Lofven (S), como candidato al cargo de primer ministro sueco.

     

    La votación en la cámara de diputados se llevará a cabo este viernes a las 09.00 horas, luego de la cual el presidente del parlamento ofrecerá una rueda de prensa para comunicar los resultados.

     

    Pero los resultados prácticamente ya se saben.

     

    El miércoles alrededor de las 11 horas, la sala de prensa del parlamento estaba atiborrada al máximo. Todos esperaban con gran expectación saber la decisión del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, que resultó ser una pieza clave en este juego político que se ha venido desarrollando durante cuatro meses. Parecía un cuento de nunca acabar.

    - He conversado con Stefan Löfven. Hemos llegado a un acuerdo sobre una serie de puntos, y sobre otros no, comenzó Sjöstedt.

     

    Explicó que la cláusula del acuerdo entre la Socialdemocracia, el partido Medioambientalista, el Centro y los Liberales, de excluir al partido de Izquierda de la política sueca durante cuatro años estaba, en la práctica, desbaratada. Y que Löfven había prometido defender las reformas de ecuanimidad que el partido de Izquierda había logrado durante la administración anterior.

     


    Jonas Sjöstedt. 

     

    Agregó que, si el Gobierno de Löfven impulsaba propuestas que encarecen los alquileres o que van en contra de los derechos laborales, traerá consecuencias.

    - Entonces destituiremos a Stefan Löfven, amenazó. Y recordó cuando, en 1991, el partido de Izquierda destituyó a Ingvar Carlsson (Socialdemócrata).

     

    Otra salida a la difícil elección en la que se encontró el partido de Izquierda, con el “acuerdo de enero”, era hacer lo posible para que se llevaran a cabo nuevas elecciones. Pero esto no conduciría a nada bueno, llegó a la conclusión el partido.

    - Si la alternativa hubiera sido nuevas elecciones, lo habríamos acatado. Pero no confiamos en que los principios antirracistas del partido del Centro y de los Liberales se habrían mantenido, si cae Lofven. Con toda seguridad un voto en su contra, este viernes, habría resultado en que ya la semana próxima habríamos tenido un Gobierno azul-marrón de Kristersson, dijo Sjöstedt.

     

    Y enfatizó que el partido de Izquierda ahora se va a oposición.

    - No somos parte de su acuerdo. Somos muchos quienes queremos atajar las propuestas de la derecha que se incluyen en el acuerdo. Cuando la Socialdemocracia ha perdido su brújula ideológica, nosotros estamos aquí.

     

    Pero los periodistas quisieron saber si existía un acuerdo escrito entre Löfven y Sjöstedt.

     

    ¿De qué clase de acuerdo se trata, es un acuerdo oral o escrito?

    - Hay un papel que ustedes nunca verán, dijo, enigmáticamente, Jonas Sjöstedt.

     

    Más tarde, en el noticiario Aktuellt, ante la misma pregunta, explicó que eran “unas anotaciones”.

     

    Tampoco Löfven quiso ahondar más en el tema, al recibir la misma pregunta, poco después. Löfven dijo solamente que el acuerdo vigente era el de S, MP, C y L y era el que sería llevado a cabo, punto por punto.

     

    Por su parte, ni Annie Lööf ( C), ni Jan Björklund (L), se mostraron preocupados por un posible acuerdo secreto entre Löfven y Sjöstedt. “Lo que se va a realizar es lo que dice el acuerdo” dijeron ambos.

     

    El “acuerdo de enero”, como fue bautizado, contiene una serie de puntos que hacen ver rojo al partido de Izquierda. Y, además, están en completo desacuerdo con lo que había prometido la Socialdemocracia en su manifiesto electoral.

     

    Pero, a pesar de esto, el líder de los Moderados una vez más manifestó su descontento con la traición de sus ex aliados. Ulf Kristersson considera que la Alianza de derecha “murió”, en tanto que Jan Björklund (L) asegura que “solo ha tomado una pausa”.

    - El Centro y los Liberales, al parecer, van a ser partidos de apoyo [a Löfven] y la cláusula sobre de que el partido de Izquierda no va a tener influencia se ha pulverizado. Es una decisión increíble. El Centro y los Liberales han sido engañados en un acuerdo. Es una formación absurda de gobierno, dijo Kristersson.

     

    Agregó que destituirá a Löfven apenas tenga la oportunidad, incluso si esto significa hacer causa común con el partido de Izquierda.

     

    La líder del partido Democratacristiano, Ebba Bush Thor,  también fue implacable en sus declaraciones:

    - Esta es una alianza profana. Todas las aseveraciones de que el partido de Izquierda no tendría injerencia, han demostrado ser falsas. Este grupo de los cinco no tiene ninguna dirección ni plan para enfrentar el futuro. Tienen un acuerdo roto.

     


    Ebba Bush Thor. 

     

    Y, al igual que Kristersson, manifestó su voluntad de destituir a Löfven apenas se dieran las condiciones.

     

    Vale decir: este nuevo Gobierno de Stefan Löfven recibe amenazas desde todos los flancos. Pero esto parece no incomodarle. Con este acuerdo consigue dos cosas que se había propuesto: romper la Alianza de derecha, y mantenerse en el puesto de primer ministro. La pregunta es a qué precio. “Nada es gratis”, ha recalcado varias veces Annie Lööf.

    - Tenemos que poner punto final a cuatro meses de inseguridad. Ahora hemos llegado a un acuerdo entre cuatro partidos. Está instalado, y es la mejor garantía para tener un gobierno eficaz, dijo Löfven el miércoles.

     

    En la rueda de prensa de la una de la tarde, cuando fue nominado como candidato a Primer ministro por Andreas Norlén, Löfven esquivó las preguntas sobre el mentado acuerdo con Sjöstedt. Solo dijo que ambos mantendrían conversaciones, como siempre, en temas que no tocaran los puntos del convenio.

    Un acuerdo que se compone de 16 páginas y 73 puntos.

     

     

    Rossana Dinamarca: "Una equivocación histórica"

     

    Para emitir un voto de censura se requieren 35 mandatos. Vale decir, los 28 mandatos del partido de Izquierda no son suficientes. Para ganar el voto de censura se necesitan más de 175, la mitad de los mandatos en la cámara. O sea, tampoco alcanzan los escaños de los Moderados (70) y los Democratacristianos (22).

     

    Por ende, necesitaría, además, del apoyo de la extrema derecha, los Demócratas de Suecia (62 mandatos).

     

    ¿Harían causa común los Demócratas de Suecia y el partido de Izquierda?

     

    Cosas raras han ocurrido, este otoño-invierno. La líder del Centro, por ejemplo, Annie Lööf, había dicho anteriormente que “antes de colaborar con Stefan Löfven, se comería su zapato derecho”.

     

    No faltaron los memes al respecto.

     

    Ni tampoco los alusivos a la decisión de Jonas Sjöstedt, a quien una parte de su partido critica, por haberse dejado tratar como un “limpiapiés”.

     

    Una de las críticas viene de parte de la ex parlamentaria, Rossana Dinamarca, quien afirma que el partido de Izquierda dejó pasar una valiosa oportunidad de influir en la política sueca. Deberían, al menos, tratado cambiar algún punto del acuerdo. “Pero lo aceptaron sin cambiar una coma”, dijo.

     

    En sus redes sociales escribió:

     

    “La decisión del partido de Izquierda es una equivocación histórica. La chance de injerencia se nos ha ido de las manos. Ahora el partido de Izquierda permite un gobierno de derecha liderado por la Socialdemocracia sin recibir nada a cambio. Acuerdos de palabra sobre que Löfven va a luchar para que reformas que ha promovido el partido vuelvan, durante esta administración, no es para nada suficiente para un partido que podía mover la balanza en una u otra dirección. La amenaza de un voto de censura que requiere de más diputados que con los que tiene el partido de Izquierda no son nada más que palabras vacías".

     

    La votación en la cámara de diputados se llevará a cabo este viernes a las 09.00 de la mañana. Alrededor de las 09:30, Andreas Norlén ofrecerá una conferencia de prensa para comunicar el resultado. En este enlace la puede seguir en vivo y en directo - haga clic. 

     

     
    El presidente del parlamento, Andreas Norlén, y el presidente de la Socialdemocracia, Stefan Löfven. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español