Martes, 21 Mayo 2019 | Login
Una ecuación imposible - Suecia sigue a la espera de un Gobierno Los líderes de la Alianza: Ebba Bush Thor (KD), Ulf Kristersson (M), Annie Lööf ( C) y Jan Björklund (L). Foto: Sveriges Radio.

Una ecuación imposible - Suecia sigue a la espera de un Gobierno

Este martes se cumplió una semana desde que el presidente del parlamento instó al líder de los Moderados a constituir Gobierno. Hasta el momento, los esfuerzos de Ulf Kristersson (M) han sido infructuosos, y en cinco días más se vence el plazo.

Kristersson intenta formar un Gobierno de la Alianza, pero para ello necesita el apoyo de otros partidos fuera de este bloque. Ha buscado el apoyo de Stefan Löfven (S), pero la negativa de éste fue rotunda.

EXTRA: NOTICIA EN DESARROLLO – C y L comunicaron este sábado que no apoyarán a Kristersson como primer ministro mientras dependa de SD.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El martes 9 de octubre se cumplió un mes desde que el pueblo sueco asistiera a las urnas. Y hasta hoy, sigue un gobierno en funciones, a la espera de que alguno de las formaciones políticas logre formar Gobierno.

Esta es una situación inédita. Nunca, en la historia moderna de Suecia, había pasado tanto tiempo entre las elecciones y la toma de mando.

Porque la democracia sueca difiere con las – por ejemplos – latinas. No hay segundas elecciones si un candidato no obtiene la mitad más uno de los votos. Si no hay una victoria suficientemente contundente, el presidente del Parlamento inicia rondas de conversaciones con los distintos jefes de los partidos, para instar a quien tenga mayores posibilidades a formar Gobierno.

Después de las elecciones del 9 de septiembre, se llevó a cabo en el parlamento la elección de un presidente del parlamento, resultando elegido el conservador Andreas Norlén (M).

Pocos días después, Norlén anunciaba que la Cámara había destituido al primer ministro, Stefan Löfven (S).

 

 

¿Cómo sucedió esto?

Los diputados de la Alianza (que obtuvo 143 mandatos) se unieron a los Demócratas de Suecia (que obtuvieron 62 mandatos) y votaron en contra de “tolerar” a Stefan Löfven en el cargo de primer ministro.

Después comenzó la primera ronda de sondeos de Andreas Norlén. Uno a uno, los líderes de los partidos se reunieron con él, comenzando por el partido más grande, la Socialdemocracia, siguiendo con los Moderados, los Demócratas de Suecia y así sucesivamente.

Las conversaciones fueron infructuosas. La situación, al final de estas, se mantenía tan bloqueada como al comienzo de las mismas.

El “talman” Norlén llamó a una segunda ronda de sondeos. La situación se veía tan imposible como antes. Sin embargo, en la conferencia de prensa al término de las conversaciones, Norlén comunicó que le había dado a Kristersson la oportunidad de intentar formar Gobierno. Y tenía dos semanas para ello.

Su opción soñada es formar un Gobierno de la Alianza con él mismo como primer ministro, y apoyado por la Socialdemocracia. Por lo que sostuvo conversaciones con Stefan Löfven, para tratar de convencerlo de que lo apoyara.

La respuesta de Löfven fue clara: No.

 

¿Las razones?

Por que Lövfen iba a ayudar a quienes lo destituyeron?

Fuera de esto, la Socialdemocracia tiene 100 escaños en el parlamento. Los Moderados tienen 70. La Alianza junta 343, la coalición rojiverde 344.

¿Por qué el más grande va a apoyar al más pequeño?

Esto no ocurre, al menos en la política.  

Y Kristersson – por más que siga repitiendo su consigna de “¡ända in i kaklet!” (hasta el último aliento) finalmente también se percató de ello.

El próximo martes se vence el plazo para Kristersson. Si no logra encontrar asociados, la pelota volverá a manos del “talman” y es probable que el próximo en recibirla sea Stefan Löfven.

 

EXTRA: NOTICIA EN DESARROLLO: 

Este sábado el drama aumentó más aún, debido a las declaraciones de los líderes del C y L. En sendas conferencias de prensa, Annie Lööf y Jan Björklund declararon que no apoyarán a Ulf Kristersson en tanto no busque soporte fuera de su bloque. Porque un gobierno dentro de una misma coalición se haría dependiente de los Demócratas de Suecia.

En vista de los acontecimientos del sábado, este domingo Ulf Kristersson ha citado a una rueda de prensa.


Los líderes de la Alianza: Ebba Bush Thor (KD), Ulf Kristersson (M), Annie Lööf ( C) y Jan Björklund (L). Foto: Sveriges Radio. 

 

 

About Author

Related items

  • Björklund en rueda de prensa junto a…Åkesson

    En rueda de prensa el viernes por la mañana, los líderes del partido Liberal y Demócratas de Suecia anunciaron una gira electoral en conjunto, con el fin de debatir sus puntos de vista ante las elecciones europeas del 26 de mayo.

     

    Jan Björklund (L) y Jimmie Åkesson (SD) explicaron estos debates fueron acordados en las elecciones anteriores. Ambos quieren poder debatir temas sobre la UE y subir el pulso de las elecciones europeas.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    A más de algún periodista se le atragantó el café en la garganta al recibir el comunicado de prensa en el que los archienemigos Jan Björklund y Jimmie Åkesson anunciaban una rueda de prensa en conjunto, este viernes a las 11:15 de la mañana.

     

    El líder del partido Radical y el de Demócratas de Suecia no pueden estar más lejos uno del otro, ideológicamente.

     

    Björklund prometió sagradamente, en los comicios del año pasado, que “nunca el partido Radical va a colaborar con los Demócratas de Suecia”.

    - Esto se lo he prometido a mis hijos, declaró, en la campaña electoral pasada.

     

    Por lo tanto, la conferencia de prensa sorprendió a todos, y las especulaciones sobre lo que podría venir iban y venían.

     

    Al final y a la hora acordada, se hicieron presentes ambos líderes, y se disiparon las dudas.

     

    Åkesson más sonriente, bromeó incluso haciendo unos gestos de boxeador. Ante un Björklund un tanto avergonzado.

     

    Éste quiso dejar en claro que el apretón de manos entre los dos no significaba que sus respectivos partidos iniciarían una colaboración. Solo que “harían una gira electoral de debates”. Y tres ciudades están confirmadas: Estocolmo, Gotemburgo y Gävle.

    - El motivo es poder hablar sin límites. Los debates en la televisión cumplen su función, pero aquí vamos a poder profundizar más, algo que creo que hace falta en el debate político, dijo Åkesson, aludiendo a los cinco minutos de los cuales disponían en los debates de SVT.

     

    Björklund se apresuró a decir que el apretón de manos no era un acuerdo político, pero que ambos estaban de acuerdo en intercambiar opiniones de cara a las elecciones europeas:

    - Yo desafié a Åkesson a un debate de este tipo ya en las elecciones pasadas, y entonces quedamos de acuerdo en postergarlas para ahora. Debemos ir al debate y nosotros, los liberales, que creemos en la colaboración con la UE estamos dispuestos a debatir.

     

    El partido Liberal se ha perfilado como el más interesado en la colaboración con la Unión Europea:

    - Tenemos elecciones al Parlamento Europeo dentro de tres semanas. Estas son las elecciones más importantes desde que Suecia se hizo miembro de la unión. Es importante, porque fuerzas de la extrema nacionalista en varios países quieren que estos se retiren de la unión, en tanto que otros quieren disminuir la colaboración con la UE. Los liberales, en cambio, queremos colaborar más con Europa. Somos dos polos opuestos que queremos debatir sobre esto para formar conciencia en la población.

     

    En conversación con el diario Dagens Nyheter, Björklund afirmó que “no hay nadie que crea que pensamos igual”, refiriéndose a sí mismo y al líder de los Demócratas suecos.

     

    En tanto que Åkesson explicó, al mismo medio:

    - Los Demócratas de Suecia y los Liberales son partidos que tienen una opinión clara ante las elecciones a la UE, a diferencia de los otros, que opinan lo mismo. Aquí tenemos dos bandos y una clara línea divisoria. Esto muestra que hay distintas formas de ver la colaboración europea. Somos dos partidos que queremos colaboración, cada cual a su manera. Yo me defino como “amigable con Europa” y Björklund como “amigo de Europa”, pero no significa lo mismo. Y, como líderes de partido, pienso que es importante aumentar el pulso de las elecciones y promover la participación.     

     

    Las elecciones europeas se realizarán en Suecia el domingo 26 de mayo. Sin embargo, para muchos estos comicios han pasado inadvertidos.

     

    Tanto Åkesson como Björklund se esmeraron en asegurar que el motivo de esta singular "mini-gira electoral" es incentivar la participación ciudadana. Pero el caso es que ambos partidos tienen serios problemas frente a estas elecciones.

     

    Los radicales luchan por su existencia, según los sondeos de opinión, podrían quedarse sin escaños en el Parlamento Europeo. A pesar de que el partido se presenta como el más “pro-Unión Europea”.

     

    Los Demócratas de Suecia, por su parte, han estado siempre en contra de la UE y han promovido la salida de Suecia de la Unión, un “Swexit”. Aunque es un tema que evitan tocar, este último tiempo y han suavizado su postura. Por esto, no es raro que la participación de los simpatizantes del partido en las elecciones europeas sea muy baja. Pero, al final de día todos los votos cuentan, y Åkesson debe demostrar que sigue manteniendo el apoyo de casi el 20 por ciento de la población.

     

    Sea cual sea la verdadera razón de esta singular conferencia de prensa, logró su objetivo: fue un éxito total de publicidad.

     


    Jan Björklund (L) junto a Jimmie Åkesson (SD) en una rueda de prensa en el Parlamento sueco el viernes por la mañana. Åkesson estaba con ganas de bromear y simuló un combate en el ring. Foto: Captura de pantalla de TV4. 

     

  • Presidente del sindicato: “No aceptaremos deterioros de los derechos laborales”

    En el Día del Trabajador se sucedieron las marchas y los discursos a lo largo de toda Suecia. El presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, prometió no aceptar deterioros de los derechos laborales. Y amenazó con ir a la huelga.

    El presidente del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, amenazó con nuevas elecciones, en tanto que el primer ministro, Stefan Löfven, advirtió sobre el peligro de la extrema derecha.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Un Día del Trabajador algo distinto se vivió en Suecia este miércoles 1 de mayo, producto a las tensas relaciones entre la Federación General de Trabajadores de Suecia, LO, y el partido oficialista, la Socialdemocracia.

     

    A raíz del “Pacto de enero” (januariavtalet) que suscribieran la Socialdemocracia, el Partido Ambientalista, el partido del Centro y los Radicales, se avecinan deterioros en los derechos laborales y de la vivienda. Al mismo tiempo que el gobierno hará deducciones de impuestos a hombres adinerados.

     

    A pesar de esto, Stefan Löfven insistió en su discurso del 1 de mayo – que este año fue en la ciudad de Umeå - en que “en nuestra sociedad de bienestar todos tienen que cumplir con sus responsabilidades, incluso los ricos”. Refiriéndose a la fuga de capitales de las grandes empresas.

     

    Prefirió no nombrar el “Pacto de enero” pero criticó a los conservadores:

    - No se puede confiar en los conservadores. Ellos pretenden colaborar con los partidos de extrema derecha en el Parlamento Europeo. Pero la extrema derecha se merece más adversario, no más copias.

     

    Repitió que “no podemos ver pasivamente que fuerzas antidemocráticas se aprovechen de la democracia para más tarde destruirla”.

     

    Sin embargo, ante la pregunta de la prensa, en conferencia de prensa, de por qué se les permitía a los neonazis manifestarse el 1 de mayo, respondió que la Constitución lo permitía, pero que “se estaba trabajando en esto”.

    - Entiendo a quienes piensan que esto es raro, admitió.

     

    Stefan Löfven defendió una vez más el “Pacto de enero”, con el argumento de que fue el mal menor. La alternativa habría sido un gobierno de la derecha con Ulf Kristersson (M) como primer ministro, apoyado por el partido de extrema derecha Demócratas de Suecia.

     

    Pero Löfven ha tenido en mente un gobierno de de una coalición de centro desde hace tiempo. Y lo consiguió, pero al costo de tener que implementar políticas de derecha. Por lo tanto, el acostumbrado discurso de crítica a la derecha, por las disminuciones de las imposiciones a quienes tienen más en el bolsillo, brilló esta vez por su ausencia. Ahora es su propio partido el que las implementará, si bien es cierto de que tomará un tiempo en que las reformas propuestas se lleven a la práctica.

     

    Este giro a la derecha de la Socialdemocracia no es aceptado por completo por las bases, aunque este 1 de mayo no manifestaran públicamente su descontento.

     


    Stefan Löfven junto a su esposa, Ulla Löfven, en la ciudad de Umeå. Foto: Omni.

     

     

    Quienes sí lo hicieron fueron el presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, y el presidente del partido de Izquierda (V), Jonas Sjöstedt.

     

    El primero amenazó con movilizar a sus afiliados con ir a huelga. El segundo con nuevas elecciones. A pesar de que ninguno de los dos está libre de toda culpa. Ambos supieron, en su momento, sobre el “Pacto de enero”. Sjöstedt dejó pasar la formación del nuevo gobierno. Thorwaldsson es miembro de la cúpula más alta de la Socialdemocracia.

     

    Ambos sabían lo que el pacto significaba, lo que no impidió que le dieran duro a Stefan Löfven este miércoles.

     

    Karl- Petter Thorwaldsson eligió la ciudad de Kalmar para pronunciar su discurso del 1 de mayo, y comenzó recordando la Suecia de solo una generación atrás, que no gozaba de las garantías de la sociedad de bienestar.

    Explicó la “preocupación por ciertas partes del pacto de enero”, sobre todo las referentes a las reformas en los derechos laborales.

    - Les prometo que nuestras 14 federaciones no van a aceptar que los patrones hagan lo que quieran. Que despidan a los trabajadores al gusto de ellos. Estoy seguro de que nuestros afiliados están dispuestos a ir a la huelga para defender sus derechos laborales. ¡Punto!

     

    Criticó la deducción de los impuestos llamados ”värnskatten” (llamado así porque en un principio fue el impuesto que debían pagar los hombres que en lugar de hacer el servicio militar imponían más).

    - Esta deducción va a quienes ganan más de 630.000 coronas anuales. ¿Cuentos de sus colegas ganan eso? Y a un coste de 6,3 mil millones de coronas. ¡Destínenlo al cuidado de los mayores, en lugar de dárselo a viejos ricos!

     

    El ”värnskatten” es algo que ni siquiera los gobiernos de derecha se habían atrevido a tocar.

     

    Los economistas de la LO han calculado que se deben destinar 108 mil millones de coronas al bienestar social, en los próximos años. A diferencia de los 5 mil millones, que propone el gobierno.

     

     
    El presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, en su discurso en Kalmar. Foto: Aftonbladet.

     

    Por su parte, el líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, presentó una propuesta de mejoras a la situación de los trabajadores mayores de 61 años que se desgastan en sus trabajos. Éstos podrían darse de baja medica hasta cumplir la edad de la pensión, los 65 años, sin temor a que esta disminuyera. 

     

    Sjöstedt aprovechó de hacer un ácido comentario en contra de Stefan Löfven, al pronunciar su discurso en la plaza del rey Gustaf II Adolf, en la que hay una estatua del monarca:

    - ¿Se han percatado de su posición? Apunta con la mano derecha al mismo tiempo que mira para el otro lado. Un poco como Stefan Löfven cuando invita a Annie Lööf a vender el bienestar social.

     

    Explicó que existe mucho descontento dentro de los trabajadores y del movimiento sindicalista. Y amenazó una vez más con nuevas elecciones si el gobierno se empeña en empeorar los derechos de los trabajadores. O de restringir el derecho a huelga.

    - Pueden elegir: retirar las propuestas o ir a nuevas elecciones.

     

    No obstante, la pregunta que cabe hacerse es de si estas son amenazas sin fundamento, puesto que, para llamar a una moción de desconfianza en el parlamento se necesitan al menos 35 mandatos, y el partido de Izquierda tiene solo 28. Jonas Sjöstedt necesitaría del apoyo de al menos un partido más, y significaría que podría resultar en un gobierno de Ulf Kristersson(M) apoyado por los Demócratas de Suecia.

     

    Una posibilidad poco probable para la Izquierda.

     

     
    Jonas Sjöstedt en su discurso en Gotemburgo. Foto: Aftonbladet.

     

    Nazis desfilan el 1 de mayo

     

    Al igual que en años anteriores, los neonazis salieron a manifestarse en distintas ciudades de Suecia. En Kungälv, se manifestaron unos 300 integrantes del NMR, los que llevaron a disturbios en la ciudad.

     

    A pesar de que políticos de Kungälv y de Ludvika han solicitado un cambio de ley que prohíba que se manifiesten las agrupaciones neonazis, esto no ha sido posible.

     

    Un tribunal rechazó, hace poco tiempo atrás, la propuesta del gobierno de hacer estos cambios, argumentando que el derecho a organizarse debía ser resguardado.

     

    De esta manera, en Suecia los nazis continúan marchando por las calles, para el 1 de mayo.

    - Los nazis han secuestrado el 1 de mayo, dijo Jussi Nieminen, dirigente sindical de la LO, en Borlänge.

     

     
    Miembros del movimiento neonazi NMR. Foto de archivo/Marisol Aliaga.

     

     

  • ¿Quien sucederá a Jan Björklund?

    El líder del partido Liberal (L), Jan Björklund, comunicó el miércoles en una rueda de prensa que dimite a la presidencia de su partido.

    - Doce años es un tiempo largo. Es hora de pasarle la estafeta a otro, dijo Björklund, y agregó que no se va a inmiscuir en la elección de su sucesor/a.

    Ya en diciembre, el líder liberal había comunicado al partido su decisión de no postular a una reelección. Sin embargo, se mantiene en su puesto hasta la elección de un nuevo presidente/a, en la Asamblea Nacional del partido, el otoño próximo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    La decisión se venía venir desde hace tiempo, y la pregunta es si Jan Björklund quiso adelantarse a las posibles exigencias de su renuncia. Pero, según él, quiso comunicar su decisión con el fin de que el partido tuviera tiempo suficiente para elegir a un nuevo líder para el otoño.   

     

    El partido Liberal se encuentra sumido en una profunda crisis, y muchos culpan a su líder de este declive. En las más recientes encuestas de opinión, la agrupación obtuvo menos de un 3 %, lo que significa que, de haber elecciones hoy, no quedarían en el parlamento.

     

    Por otra parte, hay profundas divisiones en su partido a raíz del acuerdo de enero, que Björklund pactara con la Socialdemocracia y el Partido Verde. A pesar de que el acuerdo contiene bastante política de derechas, una falange de los Liberales opina que se debería haber apoyado a los partidos de La Alianza, incluso en unión con los Demócratas de Suecia.

     

    Durante las interminables discusiones que precedieron a la formación de Gobierno, varios líderes de los Liberales defendieron la posición de apoyar a los Moderados y  Democratacristianos. La discusión se llevó a cabo a vista y paciencia de todos. Y ganó la opción de Björklund, el de llegar a un acuerdo sobre los bloques tradicionales de izquierda y derecha.

    - Si yo hubiera perdido en esa votación en el consejo del partido, habría comunicado mi dimisión ya entonces, pero gané con un buen margen, dijo Björklund al matutino Dagens Nyheter, el miércoles.

     

    Según él, el acuerdo de enero con el Gobierno, se mantiene vigente, independientemente de quien lo suceda en el cargo. 

     

    Pero esto es, sin duda, una verdad con modificaciones. Y, si el nuevo líder, o lideresa,  de los Liberales no es partidario del acuerdo con S y MP, el panorama político en Suecia puede que tenga más sobresaltos.

     


    El presidente del partido Liberal (L), jan Björklund. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    Ahora, pasando a los sucesores de Jan Björklund, la candidata favorita de todos es Cecilia Malmström, la comisionada de Suecia ante la Unión Europea. Pero ella ha dicho que esto no es una opción. Y lo ha repetido varias veces. 

    - Ella ha sido preguntada al respecto cientos de veces. No está interesada en sucederlo como líder del partido, dijo a DN su secretario de prensa, Joakim Larsson.

     

    Birgitta Olsson habría sido otra favorita. Pero luego de que se enfrentara en la presidencia del partido con Björklund, y perdiera, su nombre no ha vuelto a la palestra. Hasta ahora.

     

    En cambio se nombra a Johan Pehrson. Éste tiene comprensión por la decisión de Björklund:

    - Siempre es bueno para un partido con una renovación y nueva jefatura. Ahora es necesario un fuerte liderazgo burgués que no le haga el quite a los temas difíciles, dijo a Dagens Nyheter. 

     

    Respecto a su candidatura, prefiere no especular:

     

    - Es alentador el ser nombrado, pero no he pensado si estoy a disposición. Ahora es la comisión electoral quien debe hacer su labor.

     

    Un nombre que suena muy fuerte – y que no ha dicho “No” – es el de Nyamko Sabuni, quien fuera encargada de asuntos de integración en el gobierno de la Alianza, de Fredrik Reinfeldt. Ella opina que se requiere un líder que sea capaz de unir al partido, luego de las profundas divisiones que ocasionó el proceso de formación de gobierno.

     

    Sabuni pertenece al ala más moderada de los liberales, y para ella es importante volver a tener buenas relaciones con los Moderados y con la Democracia cristiana.

     

    Ante la pregunta de Aftonbladet, de si piensa postular al cargo, responde:

    - Los candidatos auto nominados raramente son el camino correcto. Los liberales deben tomarse el tiempo necesario para reflexionar sobre qué buscan en el liderazgo futuro y luego comunicar sus preferencias.

     


    Johan Pehrson. Nyamko Sabuni. Foto: Dagens Industri.
     

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español