Print this page
Kinberg Batra y Bush Thor en desacuerdo sobre los SD Ebba Bush Thor, en entrevista con Dagens Nyheter. Foto: Captura de pantalla del sitio web de DN.

Kinberg Batra y Bush Thor en desacuerdo sobre los SD

ESTOCOLMO: Diferencias de opiniones ha surgido dentro de la Alianza respecto a la posible colaboración con el partido Demócratas de Suecia, ante un eventual cambio de gobierno, el 2018.

Frente a la pregunta de si el partido de Jimmie Åkesson es racista o no lo es, las respuestas de las líderes de los partidos Moderado y Democratacristiano, Anna Kinberg Batra y Ebba Bush Thor, han diferido.

"Es racista", dijo Kinberg Batra. "No es racista", dijo Bush Thor. Más tarde, y presionada por las críticas, se retractó.

Ambas líderes están empeñadas en recuperar la fuga de sus simpatizantes a los Demócratas de Suecia. Y el partido de Åkesson sigue siendo una papa caliente en el parlamento escandinavo.


 

Por: Marisol Aliaga

 

A dos años de las próximas elecciones, a mediados del 2018, los ocho partidos parlamentarios se preocupan, desde ya, por las encuestas de opinión.

Ebba Bush Thor, presidenta de los democratacristianos, se preocupa más que el resto, y con razón. En encuestas de intención de voto, su partido ha llegado a obtener cifras tan bajas que, de verse corroboradas el día de las elecciones, significarían que la agrupación tendría que abandonar el Parlamento. El límite para poder tener representación parlamentaria es de un 4 % en las elecciones.

En una encuesta de la Oficina de Estadísticas, Statistiska centralbyrån, correspondiente al mes de mayo, los democratacristianos obtuvieron solamente un 2,8 por ciento. Se calcula que un 0,4 por ciento habrían cambiado sus preferencias y darían su voto a los Demócratas de Suecia.

Este partido, de extrema derecha y xenófobo, ha arriado votantes de casi todo el resto de los partidos, sin embargo la reacción de los otros líderes políticos es unísona, ninguno de ellos ha afirmado que colaboraría con SD (Demócratas de Suecia, por su sigla en sueco).

 

- Este es un partido racista con raíces en el nazismo, declaró hace meses atrás el primer ministro, Stefan Löfven.

Mientras que Annie Lööf, la presidenta del Partido de Centro, declaró al matutino Dagens Nyheter:

- SD es un partido con orígenes racistas y tiene una visión del ser humano que está muy lejos de la mía y la del Partido del Centro.

 

Christer Nylander, jefe de grupo de los Liberales en el Parlamento, expresó, al mismo medio:

- SD es un partido xenófobo, que sin duda alguna mantiene sus ideas racistas.

 

Hace días atrás, el líder de SD, Jimmie Åkesson, manifestó sus deseos de colaborar con el Partido de los Moderados y el Democristiano. Pero la presidenta de los Moderados, Anna Kinberg Batra, contestó a la pregunta de si los Demócratas de Suecia era un partido racista del siguiente modo:

- Ellos culpan a la inmigración de todos los problemas de Suecia. Entonces, es un partido racista que confronta a grupos de personas entre sí, y etiqueta a las personas. Esto no resuelve nada.

No obstante, Kinberg Batra se negó a dar una respuesta concreta sobre una posible colaboración de su partido con SD, en el Parlamento.

Una colaboración que por lo menos en el distrito de Gävle ya se está llevando a cabo.

 

Pero quien ocasionó grandes titulares en los medios nacionales y un fuerte debate en las redes sociales fueron la líder del partido cristiano, Ebba Bush Thor.

En una entrevista con el medio Dagen (El día), y respondiendo a la pregunta de si veía a SD como un partido racista, Bush Thor expresó:

- No. No lo veo así si hablamos de la política oficial del SD de hoy. Aunque el partido tiene una historia originada a partir de un movimiento racista. He conocido Demócratas de Suecia que son racistas, pero también he visto [racistas] en otros partidos. Es muy lamentable que SD siga confrontando a grupos entre ellos, lo cual socava el principio de igualdad y valor de todas las personas. Es muy problemático, tanto en la política de inmigración asó como sobre cuestiones relativas al cuidado de los mayores y de la familia.

Según Ebba Busch Thor, los valores básicos están pasando por una crisis, y en un artículo de opinión en Dagens Nyheter escribe sobre los valores que han hecho de Suecia lo que es:

"Nosotros, los democratacristianos, nos hemos basado siempre en los valores que resultan de la ética cristiana y el humanismo occidental. Estos [valores] han construido una Suecia fuerte. Para que Suecia siga siendo fuerte, estos valores deben guiar nuevamente la política."

 

Luego de sus declaraciones en Dagen, la lider debió soportar una masiva crítica, y más tarde cambió su discurso. En una entrevista con Dagens Nyheter, Busch Thor respondió lo siguiente, ante la misma pregunta:

-No lo es si se mira estrictamente su programa oficial. Pero es un partido que todavía está muy marcado por su historia racista y que todavía tiene grandes elementos racistas en su movimiento y entre sus representantes.

Y sobre la discordancia con Anna Kinberg Batra, explicó:

"Es un partido racista en cuanto a su historia y a las actuaciones de sus representantes y de parte de su movimiento. Luego ellos pueden afinar su programa oficial, y es por eso que, viendo estrictamente a este, no se puede decir que sea un partido racista.

 

 

 Ebba Bush Thor, en entrevista con Dagens Nyheter. Foto: Captura de pantalla del sitio web de DN. 

 

 

About Author

Related items