Domingo, 15 Diciembre 2019 | Login
Celebración del Día Internacional de los Trabajadores

Celebración del Día Internacional de los Trabajadores

05 de mayo de 2015 | SUECIA |

 

ESTOCOLMO: Por primera vez, desde el 2006, la Socialdemocracia celebró el Día Internacional de los Trabajadores siendo el partido oficialista.

En su discurso en Sudsvall, el primer ministro Stefan Löfven mantuvo su promesa de, a más tardar el 2020, presentar los índices de cesantía más bajos dentro de la Unión Europea.

El líder del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, no nombró esta vez el lucro con dineros fiscales, en su discurso en Uppsala, y el presidente de la LO, Karl-Petter Thorwaldsson, en Norrköping, se preguntó repetidas veces: "¿Qué tan difícil es?"

En Estocolmo, los latinoamericanos demostraron su apoyo a Venezuela, en protesta a las elección de Jonas Sjöstedt, de peferir a USA antes que a Venezuela.

 

Por: Marisol Aliaga

 

Este primero de mayo se cumplieron 125 años desde que unas 50.000 personas se congregaran en Gärdet, Estocolmo, para celebrar el Día de los Trabajadores. Sin embargo, el interés que se viera entonces pertenece a las glorias pasadas del partido de los trabajadores, la Socialdemocracia.

Pero a pesar de que los tiempos de Hjalmar Branting no pueden sentirse más lejanos, hay algo que no ha cambiado: la importancia de un puesto de trabajo.

Este año las parolas de la Socialdemocracia fueron Conocimiento, Libertad, Futuro.

Tres fueron los oradores principales de la jornada, Stefan Löfven, en Sundsvall, Karl-Petter Thorwaldsson, en Norrköping, y Jonas Sjöstedt, en Uppsala.

En Norrköping, una lluvia torrencial obligó al jefe de la LO, Karl-Petter Thorwaldsson, a estar bajo techo, lo que no impidió que pronunciara un encendido discurso colmado de cifras pero también de anécdotas personales, como su historia familiar, de su madre, de escasos recursos, y de Gertrud, la anciana que a sus 90 años, logró por fin un lugar en una casa de reposo escribiendo una columna en el vespertino Aftonbladet.

Y contó que cada vez que se encontraba con Gertrud, ella le hacía la misma pregunta: "¿Quién saca la voz a nombre de quienes no son publicados en las páginas de debate de los diarios?"


Thorwaldsson recordó que la Suecia de hoy es una Suecia donde se mantienen las diferencias de clase. O, estas nuevamente han hecho su aparición, sobre todo luego de los últimos ocho años de gobierno burgués.

- En las últimas décadas hemos visto un retroceso hacia una mayor inseguridad, una creciente pobreza y un aumento de la brecha entre clases, dijo.

Y recordó que hace poco la LO presentó el informe anual sobre las diferencias de salarios en Suecia. Esta mide la diferencia de sueldos entre la llamada "élite del poder" - o sea, los directores - y el de los trabajadores comunes y corrientes.

- Hace 35 años atrás, en 1980, el ingreso de la élite del poder era 4,9 veces el sueldo de un trabajador. Hoy en día es 16,8 veces el sueldo de un trabajador. Suecia presenta la brecha que crece más rápidamente dentro de los países de la OCDE. Algo ha sucedido. Nuestro país ha comenzado a ser desgarrado.

Thorwaldsson tocó también el tema de la educación, nombrando los catastrofales resultados de las escuelas en los últimos informes de PISA.

También nombró algo que Suecia tenía en común con Chile:

- Suecia es por cierto el único país en el mundo que permite que colegios financiados por los contribuyentes puedan hacer jugosas ganancias. Anteriormente compartíamos esta posición única con Chile, pero el año pasado la presidenta socialista de Chile, Michelle Bachelet, puso fin al lucro en la educación.

Y agregó que ahora Suecia es el único país que permite que la educación de los niños sea un taller experimental lucrativo.

"La igualdad es nuestro principal objetivo, enfatizó Thorwaldsson y, dada su brillante retórica, su carisma y su procedencia humilde, sin duda que dan ganas de creer en lo que dice, porque, en realidad, ¿qué tan difícil es?

 

"Give 'em hell"

 

La pregunta pendía en el aire, y seguramente alcanzó velozmente Stefan Löfven, que por su parte había viajado a la norteña ciudad de Sundsvall para pronunciar su primer discurso allí y por primera vez en su cargo de primer ministro.

- Claro, ¿qué tan difícil es?, contestó, bromeando, a la reportera de Aftonbladet cuando ella le preguntó, al finalizar su discurso, si había dado órdenes de que hiciera buen tiempo en la ciudad.

Y, ante la pregunta de lo "casi agresivo" de su discurso, contestó que estaba cansado de que el gobierno anterior, de la Alianza priorizara durante ocho años la reducción de impuestos en lugar de invertir en el empleo y en la educación.

La medida del gobierno burgués, para disminuir la cesantía juvenil: la reducción de impuestos al contratar jóvenes, la calificó de cara y de ineficaz: "idiotez total", dijo.

En su discurso resaltó el tema de los jóvenes que no estudian ni trabajan. Entre ellos, la cesantía sube a un cuarenta por ciento. Alrededor de unos 86.500 jóvenes de entre 15 y 24 años estarían en esta situación. Reconoció que poco se sabe acerca de ellos, pero que la sociedad hace muy poco para llegar a ellos.

- Un 60 - 70 por ciento de estos jóvenes que no estudian ni trabajan corren el riesgo de encontrarse en la misma situación el año que viene. Por lo tanto es de suma importancia que hagamos algo al respecto, dijo Löfven.

Y anunció que el gobierno designará un coordinador nacional que supervisará las labores para poner a estudiar o a trabajar a esta juventud.

Según él, se trata de un esfuerzo mancomunado a nivel nacional para que alrededor de 90.000 jóvenes sean nuevamente incluidos en la sociedad.

- Debemos dar a todos ellos un buen comienzo en la vida, no podemos dejarlos desamparados, dijo Stefan Löfven.

Muchos comentaristas políticos se extrañaron del tono "casi agresivo" del primer ministro, quien comenzó su discurso con un ataque frontal en contra de la Alianza, y lo que esta dejara después de ocho años en el poder.

Sin embargo, a pesar de lo que digan los politólogos, las cifras hablan por sí solas: la cesantía ha aumentado, la educación nunca había estado peor y el déficit presupuestario se ha disparado.

- Suecia es un país fuerte. Podemos superar crisis y catástrofes. ¡Pero nadie sabe si hubiéramos aguantado cuatro años más con un gobierno burgués! Exclamó Löfven.

Y explicó lo ocurrido el año pasado, cuando, a punto de concretarse el cambio de presupuesto del gobierno, desde su casa el líder de los Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson, en un mensaje de texto les dio las instrucciones a sus camaradas de partido para que votaran por el presupuesto de la derecha, con el propósito de echar abajo el gobierno recientemente y democráticamente elegido.

"Give 'em hell" (Dénles un infierno) decía el cínico mensaje del líder del partido racista, dando a entender que los SD cumplirían sus amenazas de hacer caer al gobierno. A esto le seguirían unos días de caos pocas veces antes visto en Suecia.

- Y lo lograron. Les dieron un infierno a todos los enfermos que quedaron sin seguro de enfermedad, a todos los jóvenes que esperaban nuevas oportunidades educativas, a todas las familias con hijos que dependían de un mejor bienestar, a todos los pensionados que ansiaban una mejor economía, a todos los desempleados que tuvieron que permanecer en la "Fase 3", explicó Stefan Löfven, con rabia contenida.

Vale decir que, a pesar del "infierno" que Åkesson quiso dar a una gran parte de la población sueca, el partido sigue creciendo en las encuestas de opinión, mientras que la Socialdemocracia sigue bajando.

Tal vez en parte ayude el hecho de que la derecha sigue acusando al gobierno de incompetente, y criticando las medidas actuales - o sea sus propias medidas - ya que en la actualidad el gobierno de la Socialdemocracia y el Partido Verde se rige por el presupuesto de la Alianza - gracias a los Demócratas de Suecia.

- Han demostrado, en estos meses en el poder, que son incapaces de gobernar, dijo Anna Kinberg Batra en una entrevista reciente en la televisión, refiriéndose al gobierno de Stefan Löfven. Pero omitió que el presupuesto de Löfven aún no ha comenzado a regir.

Sin duda que a la Socialdemocracia le haría falta algo de la falta de vergüenza de los líderes de la Alianza.

Aunque un dardo bien dirigido lanzó Löfven en contra del ex ministro de educación, Jan Björklund:

- Durante ocho años, la escuela sueca ha sido dirigida de acuerdo al parecer personal de un mayor [cargo que tuvo en la Armada Björklund], y bajo un solo principio económico: las grandes sumas van a los recortes de impuestos y las migajas a los escolares de Suecia.

Al final de su discurso el primer ministro recordó las luchas internacionales de la Socialdemocracia en décadas anteriores señalando la posición actual del gobierno frente a Palestina, y recordó la importancia de la acción ciudadana en la lucha en contra de la desigualdad a todo nivel, en la sociedad sueca.

 

Sjöstedt prefiere a Venezuela

 

Por su parte el dirigente del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, decidió viajar a Uppsala, al norte de Estocolmo, este 1 de mayo. En su discurso destacó, al igual que Thorwaldsson y Löfven, el tema laboral y la política al respecto del gobierno anterior.

- Después de ocho años de política de derechas, el mercado de trabajo está hecho pedazos. Fredrik Reinfeldt prometió acabar con la exclusión, pero el desempleo era mayor cuando se retiró que cuando asumió. Para muchos jóvenes es casi imposible encontrar hoy un trabajo fijo. Contratos permanentes son subcontratados y rigen los contratos flexibles. En lugar de luchar contra el desempleo, la derecha eligió combatir a los desempleados, y rebajar la Caja de Cesantía que yo y otros necesitábamos, dijo Sjöstedt.

A diferencia de su discurso de la campaña electoral, del año pasado, ahora el líder de la Izquierda no nombró su anterior punto principal: las ganancias en el sistema de bienestar. En cambio nombró tres tópicos de importancia: El próximo año poner fin al contrato temporario de trabajo, el 2007 poner fin a que las agencias de colocaciones suplan las necesidades permanentes de un lugar de trabajo y, en el 2018 a más tardar, que se promueva la ley del derecho al tiempo laboral completo.

Medidas concretas que no cabe duda abogan por mejores condiciones de trabajo. No obstante, las palabras de Jonas Sjöstedt le sonaron este año a más de algún latinoamericano de izquierda como vacías, luego de que éste, en una entrevista con la televisión sueca contestara que prefería a EE.UU. antes que a Venezuela.

La entrevista fue transmitida recientemente por el canal estatal sueco en el programa Partiledaren, donde los dirigentes de todos los partidos han sido entrevistados. Al final del programa, el entrevistador hace una serie de preguntas cortas, y el entrevistado puede elegir solamente entre dos alternativas. Obviamente las alternativas son elegidas con el máximo de perspicacia para poner en aprietos al líder de turno.

Al término del programa, el conductor le pregunta, entre otros temas, qué prefiere, USA o Venezuela - sin ninguna explicación de por medio - a lo cual Sjöstedt responde rápidamente y sin titubear: USA. (Vale decir que Anna Kinberg Batra no contestó ni lo uno ni lo otro a ninguna de las preguntas, cuando le tocó el turno a ella).

La elección de Jonas Sjöstedt ocasionó una ola de malestar dentro de correligionarios y simpatizantes y un debate en las redes sociales que hasta la fecha aún no cesa.

"Pero ahora el líder del partido de Izquierda, Míster Jonas Sjöstedt, ha cruzado una línea que no puedo aceptar. Ha tomado partido a favor de todo lo que hemos luchado en contra desde diferentes trincheras durante todas nuestras vidas. Al escoger a EE.UU. ante Venezuela, escogió a un país que ha estado involucrado en prácticamente todos los conflictos bélicos de los tiempos modernos. Ha invadido, provocado conflictos y en todos los lugares donde se ha metido ha dejado tras sí un caos. Pienso en Chile, la primavera árabe, Libia, Honduras, Siria, por mencionar algunos", escribe en Facebook y en Magazín Latino la columnista Sara Olave.

Gabriel Pérez Santiago, miembro del Partido de Izquierda de Malmö, escribe, por su parte, en el diario digital Alltid.se, que no se puede dejar de lado las experiencias de la izquierda latinoamericana.

"Exijo una explicación de por qué Jonas Sjöstedt eligió los Estados Unidos frente a Venezuela. Porque la elección consciente que Jonas Sjöstedt hizo en el programa "Partiledaren" no es sólo una declaración sobre en qué país uno mismo, literalmente, quiere vivir. Eso es hacerse más tonto de lo que se es. ¿Una pregunta interesante para Jonas Sjöstedt sería qué significa el socialismo y la solidaridad internacional para él?", escribe Gabriel Pérez Santiago.

 

Hasta el momento el líder del Partido de Izquierda no ha contestado la crítica. ¿Tal vez ni siquiera se haya enterado?

 

En el 2012 fue criticado, para esta misma fecha, luego de que declarara que no quiere ver retratos ni de Lenin ni del Che Guevara en la marcha del Día de los Trabajadores.

 

Nota anterior - SUECIA:

 

Ebba Busch Thor es la nueva líder del partido Demócrata Cristiano

 

 

 

About Author

Related items

  • Jonas Sjöstedt: “Nadie quiere esta reforma”

    El líder del partido de Izquierda (V) comunicó el jueves que la amenaza de una moción de censura contra la ministra del Trabajo va en serio. Si el gobierno continúa la privatización de la Oficina del Trabajo, Jonas Sjöstedt propondrá la votación en el Parlamento.

    - Queremos detener este caos de privatizaciones, subrayó.

    Actualización: en rueda de prensa este lunes, Jonas Sjöstedt comunicó que retira la amenaza contra la ministra, puesto que el Gobierno retrocede en sus planes de privatización de la Oficina del Trabajo. No obstante, la oficina se privatizará, pero a más largo plazo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    En una rueda de prensa este jueves, la ministra del trabajo, Eva Nordmark, presentó a la nueva directora general de la Oficina del Trabajo, la experimentada jurista Maria Mindhammar.

     

    No obstante, esta y otras medidas presentadas por el gobierno respecto al futuro de la Oficina del Trabajo no fueron suficientes para satisfacer las exigencias del partido de Izquierda, que se ha opuesto a la privatización que exigiera el partido del Centro, para aceptar el acuerdo de enero.

     

    - La Oficina del Trabajo se encuentra sumida en una profunda crisis, dijo Jonas Sjöstedt, en la sesión en la cámara. Y comunicó que buscará el apoyo del partido Conservador (Moderaterna) para presentar una moción de censura en contra de la ministra del Trabajo, que puede llevar a su dimisión.

     

    Los otros partidos que apoyarían la moción de censura son los Democratacristianos (KD) y los Demócratas de Suecia (SD). De esta manera, el partido de Izquierda lograría su propósito con ayuda de sus enemigos políticos. La votación parlamentaria podría resultar incluso en nuevas elecciones.

     

    Aunque Sjöstedt declaró que su fin no era derribar el gobierno de Stefan Löfven. Lo que pretende es poner fin a la acelerada privatización de la Oficina del Trabajo.

     

    - Nuestra meta es que ellos digan: reconocemos, no tenemos apoyo para este caos de privatizaciones. Yo creo que el gobierno va a desistir de sus propósitos porque esta política no lleva a buen puerto y afecta más que nada a los desempleados, dijo el líder de Izquierda a Aftonbladet.

     

    Por su parte los Socialdemócratas ven esta jugada del partido con quienes colaboraron el periodo pasado como “poco responsable”.

     

    - Ahora el partido de Izquierda nos sumerge en una situación complicada, y vale la pena preguntarse qué pretenden con esto, dijo al vespertino la jefa del grupo parlamentario de la Socialdemocracia, Annelie Karlsson.

     

    Según ella, el gobierno está consciente de las dificultades que enfrenta la entidad laboral. Sin embargo, manifestó no entender el hecho de que Jonas Sjöstedt esté dispuesto a hacer causa común “con quienes han ocasionado esta situación”, la derecha. 

     

    - Nosotros gobernamos de acuerdo con un presupuesto de los Conservadores (Moderaterna) y de los Democratacristianos – quienes quitaron recursos a la Oficina del Trabajo - y ahora Sjöstedt quiere hacer un pacto con ellos y deponer el gobierno. Entiendo que los electores tengan dificultades en entender esto. Es muy raro, agregó Annelie Karlsson.

     

    En tanto, Ulf Kristersson, presidente de los Conservadores (M), junto a la líder democratacristiana, Ebba Bush Thor, comunicaron en rueda de prensa el jueves pasado que, desde entonces y hasta este martes, el gobierno tiene que retroceder en los cambios fundamentales planteados en la reforma de la Oficina del Trabajo.

     

    - El gobierno tendrá que ceder porque hay una mayoría parlamentaria que quiere otra cosa, dijo Kristersson.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo es parte del acuerdo de enero. Este es un proyecto neoliberal diseñado por el político del partido del Centro Martin Ådahl, y es dirigido por la organización empresarial Almega. La meta final es una privatización total de la entidad laboral. 

     


    La ministra del Trabajo, Eva Nordmark (S). El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt (V). Foto: Riksdagen.se/Marisol Aliaga.

     

  • El partido de Izquierda junta fuerzas para frenar la reforma de la Oficina del Trabajo

    El partido de Izquierda (V) quiere unirse a otros partidos de oposición para frenar la reforma impulsada por el partido del Centro, de desmontar la Oficina del Trabajo. La medida, que fuera uno de los caballitos de batalla de Annie Lööf, en el acuerdo de enero, ha sido fuertemente criticada, tanto por la derecha como la izquierda.

    - Se trata de estar de acuerdo en lo básico: de detener esto, dijo el vocero del partido de Izquierda en asuntos laborales, Ali Esbati, al vespertino Expressen.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Uno de los 73 puntos del llamado ”acuerdo de enero” (entre S, MP, C y L) aborda la gran reforma de la Oficina del Trabajo, que cambiará por completo la entidad estatal (Arbetförmedlingen) que pasará a ser controlada en su totalidad por intereses privados.

     

    Los cambios se habrán concretado para el 2021. Y significan recortes de cuatro mil millones de coronas en las subvenciones a la Oficina del Trabajo y a las políticas laborales.

     

    132 oficinas serán desmontadas. 4.500 trabajadores han sido advertidos de su pronto despido. Y ya se han visto las primeras consecuencias de lo que esto significa: por ejemplo, personas con discapacidad que gozan de subsidios para actividades laborales han perdido esta ayuda, y son remitidos a la última instancia: solicitar ayuda de la oficina del Social.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo fue una de las exigencias más importantes de la líder del partido del Centro, Annie Lööf  (C)  para aceptar a Stefan Löfven como primer ministro, mediante el acuerdo de enero.

     

    Pero la medida ha provocado una fuerte resistencia, tanto de parte de la derecha, como del partido de Izquierda.

     

    ”Taller de experimentos” llamó el presidente de los Moderados, Ulf  Kristersson, esta privatización, y tanto los Demócrata Cristianos (KD), como los Demócratas de Suecia (SD) han ratificado en la crítica. También la nueva líder de los liberales, Nyamko Sabuni, ha declarado que quiere que la reforma se postergue.

     

    De concretarse el plan de reformas, la entidad pasará a manos de privados, de aquí al 2021.

     

    “La Oficina del Empleo dejará de gestionar puestos de trabajo y será reemplazada por agentes de empleo autónomos, a quienes se les remunerará cuando hayan ayudado a los desempleados a encontrar un trabajo permanente. El modelo ha sido probado en otros países, con buenos resultados.”, escribe en un artículo de opinión en Aftonbladet el arquitecto de la reforma, Martin Ådahl, vocero en asuntos laborales del partido del Centro.

     

    El artículo fue replicado por otros políticos, que no están de acuerdo en lo que él plantea. 

     

    El partido de Izquierda ha sido un claro detractor de esta reforma y ahora quiere hacer causa común con otros partidos, incluso de la derecha, en la Cámara de diputados.

     

    En una reunión en la comisión parlamentaria del trabajo este martes, el partido de Izquierda (V) trató de reunir apoyo de otros partidos.

     

    Según informó el vespertino Expressen, su líder, Jonas Sjöstedt, no logró su cometido. Pero la iniciativa sigue vigente.

     

    - Tengo la esperanza de que recibamos apoyo en esto y que logremos tener un denominador en común para frenar la reforma, declaró a Expressen el vocero del partido de Izquierda en asuntos laborales, Ali Esbati.

     

    Agregó que esta reforma debe ser analizada a fondo y con más tiempo. Lo mismo opinó la líder de los democristianos, Ebba Bush Thor. 

     

    - Queremos obtener una interrupción temporal y un nuevo plan de trabajo. Los municipios deben ser notificados, y se debe llevar a cabo una auditoría seria. No podemos, simplemente, apoyarnos en lo que se suscribió en el acuerdo de enero y esperar que de alguna forma mágica esto salga bien. Porque no va a salir bien, subrayó Esbati.

     


    El presidente del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt. Foto de Archivo. 

     

  • Stefan Löfven presentó sus nuevas ministras

     

    En el marco de la apertura del Parlamento, el primer ministro Stefan Löfven presentó este martes a tres nuevas secretarias de Estado. Ann Linde sucede en el cargo a Margot Wallström, y asume como Ministra de Exteriores. Eva Nordmark asume en la cartera de Trabajo, sucediendo a Ylva Johansson, y Anna Hallberg es la nueva Ministra de Comercio.

    A las dos de la tarde y con la pompa habitual, el rey Carlos Gustavo dio por inaugurado un nuevo año parlamentario, ante los 349 diputados representantes de los ocho partidos.

     

     Por: Magazín Latino 

     

    Este martes por la mañana se llevó a cabo la ceremonia de apertura del Parlamento sueco. Como siempre en medio de gran pompa y con la presencia de la familia real.

     

    A las 11:00 de la mañana, y como es habitual cada año, el presidente del parlamento, Andreas Norlén, “pasó lista” en la cámara, para asegurarse de que todos los diputados estaban presentes.

     

    A las 12:20 comenzó el tedeum en la catedral, luego de que los prominentes invitados tomaran lugar. Los últimos en llegar fue la familia real, el rey Carl XVI Gustaf, la reina Silvia, la princesa Victoria con su esposo, el príncipe Daniel, y el príncipe Carl Philip y su esposa, la princesa Sofia.

     

    En la ceremonia en el parlamento, que se inició a las dos de la tarde, el rey Carl XVI Gustaf destacó los 100 años del derecho al voto en Suecia y subrayó la necesidad de que los diputados actúen cuerdamente y por el bien del país.

     

    - Las decisiones que toman ellos/as nos afectan a todos y son los hilos del tejido que comprende nuestro futuro, dijo el rey, deseándoles a los representantes del pueblo “fuerza, valentía y sabiduría”, en su importante labor.

     

     

     

    NOTA EN DESARROLLO

          

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español