Print this page
Con menos cobertura concluye semana política de Almedalen Jimmie Åkesson y Ebba Bush Thor, en sus respectivos discursos en Almedalen. Foto: Captura de pantalla de TV4. Montaje: Magazín Latino.

Con menos cobertura concluye semana política de Almedalen

El discurso de Jimmie Åkesson, líder de los Demócratas de Suecia, clausuró este domingo la semana política de Almedalen.

La cobertura mediática fue menor que otros años. Organizaciones declinaron su participación por la presencia de los nazis y otros se cansaron de los altos precios que exigía una semana en Visby.

Lo que causó más revuelo fue el almuerzo de Ebba Bush Thor con Jimmie Åkesson. Y Nyamko Sabuni hizo su debut como nueva lideresa del partido Liberal.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Todo indica que la semana política de Almedalen ha comenzado a decaer en popularidad. Algunos incluso son de la opinión de que ya cumplió su rol y en la actualidad no cumple sus objetivos iniciales.

 

El caso es que Almedalen 2019 no fue lo de otros años, y la pregunta es si el evento político más importante del año sobrevivirá este declive.

 

Sea como sea, durante la semana quedó en claro el nuevo posicionamiento de los partidos políticos en Suecia. Con los Moderados, Democratacristianos y Demócratas de Suecia, por un lado, y con la Socialdemocracia, el partido Verde, el partido del Centro y el partido Liberal por otro.

 

Y en los discursos de los distintos líderes se pusieron de manifiesto estas diferencias y estas nuevas cercanías.

 

La alocución más encendida – y más ácida – fue la de Ebba Bush Thor, quien criticó tanto a sus ex aliados de la Alianza - el partido del Centro y los Liberales - como al oficialismo, por el acuerdo de enero. E instó a Nyamko Sabuni a abandonarlo. Simple y sencillamente.

- ¡Rompe el tratado! ¡Tu sabes que Stefan Löfven no es el hombre apropiado para liderar Suecia! Vuelvan a la burguesía, dijo EBT a la nueva lideresa liberal.

 

Durante su día en Almedalen, EBT presentó una propuesta para acortar las colas en la atención sanitaria. No extrañaría a nadie que, luego de las vacaciones de verano, los democratacristianos y los demócratas suecos presentaran una propuesta en común al respecto.

 

Porque, a pesar de que Bush Thor aseguró, en un principio, que el comentado almuerzo con Jimmie Åkesson (en Estocolmo) solo era “un almuerzo entre dos adultos”, y que más tarde dijo que eran “solo conversaciones”, en las entrevistas del sábado admitió que “habían conversado sobre negociaciones”.

 

Vale decir, el encuentro con Åkesson, que causó tanto revuelo porque puso punto final al aislamiento de los Demócratas de Suecia, obviamente era algo más que eso.

 

En el futuro, y aunque no lo admitan aún, se puede instaurar una troika compuesta por los Moderados, los Democratacristianos y los Demócratas de Suecia.

Y, si logran atraer a los Liberales o al partido del Centro, pueden derribar al gobierno de Stefan Löfven antes de las elecciones del 2022.

 

No obstante, el acercamiento a los Demócratas de Suecia (partido de extrema derecha con raíces en el nazismo) tiene sus problemas. Por eso, EBT ha querido dejar en claro que existen diferencias fundamentales entre ambos partidos (KD y SD). Entre otras, respecto a una visión humanista. Razones que el líder SD descartó por completo.

- Yo no le creo eso de diferencias en concepciones humanistas. Es solamente retórica, ella tiene que dar motivos aceptables de por qué ahora se acercan a nosotros, dijo Åkesson, este domingo.

 

Según él, ambos comparten el rechazo a la diversidad.

 

La nueva lideresa del partido Liberal, Nyamko Sabuni, por su parte, también dijo, en una entrevista, que “la diversidad no es buena para Suecia”. Algo que ocasionó críticas pero que no afectó su candidatura a la presidencia de su partido.

 

Sabuni declaró, en la semana Almedalen, que está dispuesta a mantener conversaciones con todos los partidos. Pero que no negociará con los Demócratas de Suecia.

- No vamos a negociar con SD. No vamos a formar gobierno con SD, dijo, en Radio Suecia.

 

En su discurso de debut, el miércoles, contó su experiencia personal y su adaptación a la sociedad sueca. “Suecia es un país fantástico”, dijo, contando que el país de sus padres, Congo, tiene una “oscura historia” y que sus padres tuvieron que emigrar a Burundi, donde ella nació, para después asilarse en Suecia.

- Los seres humanos somos mucho más que nuestra apariencia, dijo Sabuni y agregó que estaba cansada de que se refirieran a ella en términos de “extranjera” o de “feminista”.

 

Para tranquilidad de todos quienes han visto amenazado el acuerdo de enero, al asumir Sabuni la presidencia de su partido, y ya que pertenece a la falange de derecha de los Liberales, aseguró que el acuerdo sería respetado, y que su meta principal es unir a su partido – que ha estado a punto de conseguir menos del 4% en elecciones - el límite para tener representación parlamentaria.

 

Al mismo tiempo, no duda en presionar a Stefan Löfven:

- Yo no quiero liderar un partido temeroso que no tenga la capacidad de presionar al gobierno. Si ellos no responden, nosotros nos vamos. Y si se requiere de nuevas elecciones, que vengan, dijo Sabuni, en entrevista con Radio Suecia.

 

Y el gobierno deberá responder. Los 73 puntos que la Socialdemocracia, el partido Verde, el partido Liberal y el partido del Centro acordaron en enero deberán ser cumplidos, pase lo que pase.

 

Jimmie Åkesson se mofó de esto en varias ocasiones, durante su discurso.

- Para la nueva Socialdemocracia, lo único que importa es el poder. El poder, ante todo, dijo.

 

Y criticó a la Ministra de Finanzas, Magdalena Andersson (S), quien se queja de las disminuciones de impuestos, pero que luego está de acuerdo en disminuir los impuestos de los más ricos.

 

Ya que, con el acuerdo de enero, un gobierno de “izquierda” gobierna con políticas de derecha.

 

 

NOTA EN DESARROLLO

About Author

Related items