Jueves, 22 Abril 2021 | Login
Renunciamos a Almedalen mientras se les de espacio a los nazis Este martes, un grupo del NMR bloqueó la entrada a una exposición sobre el Holocausto, que se instaló en Almedalen. Más tarde, el movimiento realizó un mitin en Visby. Foto: SR.se (la imagen está recortada).

Renunciamos a Almedalen mientras se les de espacio a los nazis

En la isla de Gotland se está celebrando la semana política de Almedalen, donde nuevamente se permitió la participación de los nazis, algo que ha sido fuertemente criticado.

Cuatro diputados del partido de Izquierda escriben, en un artículo de opinión publicado en Expressen: “En tanto la policía y la Säpo (policía secreta) elijan dar libre espacio a los nazis no participaremos en la Semana Almedalen. No pensamos arriesgar nuestra seguridad”.

 

 Fuente: Expressen. Publicado: 27 junio 2019. Traducción: Magazín Latino

 

Ayer, Expressen reveló que el activista del NMR [Movimiento de Resistencia Nórdica Nazi], Patrick Christensson, solicitó un lugar para organizar un mitin durante la semana política de Almedalen.

 

Anteriormente hemos podido leer que la organización RFSL [que defiende los derechos de la comunidad LGBTI] rechazó la invitación a la semana en Almedal, debido a las amenazas que su organización recibió de parte del Movimiento de Resistencia Nórdica Nazi, y debido a la presencia de los nazis durante la semana de Almedalen. En años anteriores, tanto políticos como otras organizaciones han decidido no asistir a la semana política por las mismas razones. Tenemos plena comprensión y profundo respeto por esto.

 

Basta ya

La verdad es que la amenaza de la extrema derecha en contra de la democracia continúa aumentando en el mundo occidental y Suecia no es una excepción. Acoso en la red, amenazas, violencia, maltrato machista y delitos de odio son solo algunos de las trasgresiones que han cometido, año tras año. Esto sucede mientras somos testigos de cómo los medios hablan en términos cada vez más normales sobre los nazis y el extremismo de derecha. Además, el poder judicial no parece tomar el asunto en serio. Cuando los antirracistas se comparan con los nazis, en el debate mediático, y cuando caso tras caso se archiva, en el poder judicial, al mismo tiempo que a los nazis se les permite nuevamente hostigar y amenazar a personas, no podemos quedarnos en silencio a un lado. Ya es suficiente.

 

La amenaza sobre quienes somos de izquierda y no blancos

Quienes suscribimos este artículo somos diputados del Riksdag del Partido de Izquierda. Somos afectados tanto por nuestros principios democráticos y por nuestra misión de confianza, así como porque somos no-blancos. En tanto las autoridades policiales y la Säpo [policía secreta sueca] elijan darles espacio libre de acción a los nazis a expensas de la seguridad de organizaciones democráticas y de la seguridad de personas privadas, tampoco participaremos en la semana de Almedalen. Pero seamos claros. Este no es un artículo para defender la Semana de Almedalen y nuestro derecho a estar allí como representantes electos. El hecho es que la semana Almedalen se ha alejado de la plataforma democrática que se suponía que debía ser, a un evento más o menos elitista con muy poco que ofrecer a la gente común y corriente. La oportunidad de encontrarse con políticos y representantes de organizaciones y participar en la discusión política está reservada para quienes puedan pagar los montos de fantasía que cuesta un viaje a Visby durante la semana de Almedalen. Pero independientemente de los puntos de vista que se tengan al respecto, es la semana política más grande de Suecia, y la total ignorancia de la policía y de Säpo frente a la amenaza de los nazis es profundamente preocupante.

 

La policía debería rechazar el permiso

Creemos que ya hoy en día es posible negar el permiso a estas organizaciones. La Ley del Orden establece que los permisos para una reunión pública pueden ser rechazados, si es necesario, tomando en cuenta el orden o la seguridad en la reunión, o como consecuencia directa de ello o en su entorno inmediato. Puede que sea hora de que la policía comience a seguir estos párrafos jurídicos nuevamente, puesto que obviamente la seguridad no se puede mantener. En muchas otras partes del país hemos marcado nuestra posición en contra de esos nazis que han desfilado por nuestras ciudades con una contundente protección policial. Seguiremos haciéndolo, pero la pregunta es ¿cuándo las autoridades piensan asumir su responsabilidad?

 

¿Qué habría dicho Olof Palme?

El punto de partida de la semana política en Almedalen fue en 1968, cuando Olof Palme habló desde un camión en Kruttornet, en Visby, sobre socialismo y democracia. Si hubiera vivido hoy, habría presenciado como se permite que el nazismo y el racismo se propaguen libremente, sin ninguna sanción. ¿Es esto lo queremos?

Siempre vamos a dar la lucha contra  el nazismo. Pero no pensamos arriesgar nuestra seguridad y la de nuestros compañeros. Para que Almedalen pueda ser y convertirse en el escenario político y democrático que se pretendía, el tema de la seguridad y protección para todos debe ser tomado con la mayor seriedad. En una democracia es deplorable que no todos puedan participar en la vida política sin temor a amenazas y a violencia. Deseamos a todas las fuerzas democráticas que estarán allí presentes mucha suerte, pero decimos NO GRACIAS a la semana Almedalen mientras esto continúe.       

  

Por: Malcolm Momodou Jallow

Diputado (V)

Lorena Delgado Varas

Diputada (V)

Tony Haddou

Diputado (V)

Daniel Riazat

Diputado (V)

 

 
Este martes, un grupo del NMR bloqueó la entrada a una exposición sobre el Holocausto, que se instaló en Almedalen. Más tarde, el movimiento realizó un mitin en Visby. Foto: SR.se (la imagen está recortada). 

About Author

Related items

  • No, los suecos no siguen las recomendaciones para evitar las infecciones

    La apuesta sueca frente a la pandemia se ha basado en recomendaciones y no obligaciones y las autoridades han recalcado a menudo que la ciudadanía sigue las instrucciones al pie de la letra. ¿Sin embargo, es así?

    “Estudios sobre la obediencia cívica de la población respecto a las recomendaciones de las autoridades demuestran que los suecos no han sido buenos para seguirlas. Anders Tegnell debería estar enterado de esto”, escribe Markus Balázs Göransson.

     

     Fuente: Aftonbladet. 04 noviembre 2020

     

    DEBATE. Los estudios sobre el cumplimiento de la ciudadanía a los consejos de las autoridades para evitar infecciones no muestran que los suecos hayan sido buenos para seguir estos durante la pandemia. Es importante que no alimentemos falsas esperanzas dando una falsa sensación de seguridad de que se están siguiendo los consejos. Esto puede llevar a decisiones incorrectas en el manejo de la infección.

     

    Es una verdad general y aceptada que los suecos han seguido bien los consejos de la Agencia Sueca de Salud Pública para evitar infecciones. Esta convicción parece estar bien asentada en los políticos y funcionarios suecos.

     

    La canciller Ann Linde ha declarado que "más del 80 por ciento de la gente sigue las recomendaciones". MSB [la Agencia Sueca de Contingencias Civiles, por sus siglas en sueco] ha dicho que "ocho de cada diez continúan siguiendo las recomendaciones". La Agencia Sueca de Salud Pública [FHM], ha afirmado que “una gran mayoría de la población sigue los consejos”. Rara vez se han escuchado voces disidentes.

     

    Una parte de los medios de comunicación han estado de acuerdo. Dagens Nyheter ha escrito que "las encuestas muestran que ocho de cada diez suecos siguen las recomendaciones de FHM". Emma Frans, de SvD, ha declarado que "la mayoría parece que continúan siguiendo las recomendaciones de las autoridades". Expressen ha señalado que "la mayoría" de los suecos viven de acuerdo con los consejos.

     

    Los más jóvenes a veces han recibido una o dos reprimendas. Pero en su mayor parte, los informes han transmitido que la ciudadanía sigue los consejos.

     

    Sin embargo, la evidencia ha sido escasa. Recuerda un poco a los atuendos reales de cierto cuento infantil danés. Muchos han afirmado que los suecos siguen las recomendaciones, pero pocos han examinado acuciosamente las afirmaciones.

     

    Si lo hubieran hecho, habrían descubierto muchos cabos sueltos.

     

    Tomemos, por ejemplo, al epidemiólogo estatal Anders Tegnell, quien en una conferencia de prensa el 23 de junio dijo:

     

    "Una gran mayoría de la población sigue verdaderamente estas pautas".

     

    Las palabras eran hermosas, pero lamentablemente no son ciertas.

     

    En las semanas previas a la conferencia de prensa, FHM, en colaboración con Novus, había examinado el cumplimiento de las recomendaciones por parte de los suecos. El material recolectado se clasificó como material de trabajo interno y no fue accesible, en un comienzo.  Pero después de un perseverante intercambio de correos electrónicos y una advertencia de que se llevara el caso a las Cortes, finalmente obtuve la información.

     

    La documentación no mostraba en absoluto que una "gran mayoría (...) realmente" siguiera las recomendaciones. Los datos indicaban que solo el 35 por ciento había respondido que habían seguido completamente las recomendaciones.

     

    Un epidemiólogo estatal debe saber que el 35 por ciento no es una gran mayoría.

     

    Otro estudio que se ha reproducido incorrectamente es una encuesta de Kantar Sifo. El estudio se ha destacado como evidencia de que la población sigue las recomendaciones, pero adolece de graves deficiencias que lo hacen inutilizable para lograr una evaluación.  

     

    De hecho, el estudio no mide en absoluto el cumplimiento de las recomendaciones. Lo que mide es si las personas han cambiado su comportamiento durante la pandemia. Por ejemplo, analiza si las personas se han lavado las manos con más frecuencia que antes, no si siguen los consejos sobre el lavado de manos, que es una diferencia crucial.

     

    Hacer algo con más frecuencia no significa hacerlo con la suficiente frecuencia, al igual que el fumar menos no significa dejar de fumar o proteger los pulmones de posibles daños.

     

    Probablemente, muchos más han cambiado su comportamiento, que aquellos que siguen los consejos al pie de la letra. Por tanto, existe un riesgo inminente de que el diseño del estudio haya dado lugar a cifras excesivamente elevadas que no reflejan el grado real del cumplimiento de las recomendaciones.

     

    Es muy preocupante que el estudio se haya utilizado para fundamentar las afirmaciones de que las recomendaciones se cumplen.

     

    Otros estudios han dado un panorama más sombrío. En mayo, Novus descubrió que hasta el 36 por ciento de los suecos que tenían síntomas de resfriado iban a trabajar. En julio, una recopilación de informes sobre la situación en 19 de las 21 administraciones provinciales de Suecia declaró que "un gran número de municipios han identificado graves deficiencias en el cumplimiento" de las recomendaciones.

     

    Esto rima mal con las afirmaciones de un alto grado de cumplimiento de los consejos.

     

    La gestión sueca de la pandemia se basa en la responsabilidad individual. La esencia de esto es que la población sigue los consejos de las autoridades para protegerse de los contagios.

     

    El hecho de que representantes gubernamentales, funcionarios gubernamentales y periodistas describan incorrectamente la evidencia sobre el comportamiento de los suecos puede habernos adormecido en una falsa sensación de seguridad.

     

    Esto puede haber contribuido a que no se introdujeran determinadas medidas, por ejemplo, recomendaciones sobre mascarillas en el transporte público, por la creencia de que la población ya sigue los consejos de mantener la distancia y de quedarse en casa en caso de presentar síntomas.

     

    También puede haber llevado a un enfoque excesivo en el comportamiento individual, en lugar de en factores más amplios, como explicaciones de pautas en la propagación de la infección.

     

    El hecho de que la propagación de la infección disminuyó durante el verano y aumentó durante el otoño probablemente se debió menos a los cambios en las elecciones individuales de las personas que a, por ejemplo, la transición al teletrabajo, las condiciones climáticas, las largas vacaciones y el cierre/apertura de universidades e institutos.

     

    Se sabe que la ignorancia no es una fortaleza. Ya es hora de que se realicen estudios científicos serios sobre el seguimiento de las recomendaciones para evitar infecciones y que examinemos las afirmaciones que se hacen, para saber si están respaldadas por la evidencia.

     

    Markus Balázs Göransson es profesor titular del Colegio de Defensa Nacional de Suecia y Ph.D. dr en Política Internacional. Columnista en la página editorial de VLT.

     


    Estudios sobre la obediencia cívica de la población respecto a las recomendaciones de las autoridades demuestran que los suecos no han sido buenos para seguirlos. Anders Tegnell debería estar enterado de eso, escribe Markus Balázs Göransson. Foto: VLT/Aftonbladet. Montaje: Magazin Latino. 

  • Vicejefe de la policía: “Tenemos al menos 40 clanes criminales en Suecia”

    Las declaraciones vertidas recientemente por el vicejefe de la policía sueca, Mats Löfvin, en una entrevista radial impulsaron un encendido debate sobre la criminalidad en Suecia.

    “Espero que haya abierto las puertas a un debate necesario”, dijo Löfvin, posteriormente, en el programa televisivo Agenda. Algunos concuerdan, otros difieren, pero la discusión nuevamente ha saltado a la palestra.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Mats Löfving es vicejefe de la Policía Nacional de Suecia, y además dirige NOA (Departamento Nacional de Operaciones, por sus siglas en sueco).

     

    En una entrevista con Radio Suecia, hace un par de semanas atrás, se refirió a la criminalidad en Suecia.

     

    En el transcurso del año se han registrado en el país 230 balaceras, con un saldo de 27 muertos y 70 heridos graves. 30 personas permanecen en prisión preventiva y 200 hombres han sido arrestados por portar armas de fuego.

     

    Las estadísticas muestran que la situación ha ido empeorando. Un hecho que estremeció a la sociedad, el año pasado, fue el homicidio de una joven doctora que trató de arrancar de los agresores con su bebé en brazos. Fue asesinada cerca de su vivienda, en la calle, a plena luz del día. Todo indica que su pareja era el objetivo de los asesinos.

     

    Hasta la fecha nadie ha sido procesado por este crimen, y la violencia extrema se agrava aún más, según Löfving, por la “cultura del silencio”. Ni siquiera cuando los involucrados pierden a un familiar, los sobrevivientes se atreven a declarar. Y cuando se trata de clanes criminales, impera el silencio. No se es leal a la sociedad, sino al clan, a la familia.  

     

    En la entrevista en la radio, Mats Löfvin expresó que su unidad había identificado a una cuarentena de redes familiares criminales - o clanes.  

     

    - En este momento tenemos al menos 40 redes familiares delictivas en Suecia, los llamados clanes. Han venido a Suecia, creo, únicamente con el propósito de organizar y sistematizar crímenes. Estas personas educan a sus hijos para que tomen el control de la organización criminal. No les interesa ser parte de la sociedad, para ellos la familia es más importante que el Estado.

     

    La sorprendida conductora del programa le respondió que esta era una afirmación "muy controvertida" y que "muchos dicen que la criminalidad se debe a factores socioeconómicos". Ante la pregunta de cómo la policía sabía que "venían a Suecia con ese propósito", Löfving respondió que "esta es la imagen que tienen nuestros servicios de inteligencia". 

     

    - Trabajan para conseguir poder y tienen un gran potencial de violencia. Quieren ganar dinero y lo hacen a través de narcotráfico, violentas transgresiones y extorsiones. Se infiltran en los negocios y en la política. Quieren jugar un rol en la gobernanza pública en municipios, incluso en toda Suecia, dijo Löfving.

     

    Según él, el crimen de pandillas está claramente vinculado a barrios vulnerables, donde es ocho veces más común que en otras zonas.

     

    Piensa que los suecos han sido “inocentes” al no querer reconocer un problema que cada vez se agudiza más. Y que tiene que ver con la inmigración y la integración.

     

    - Los políticos parecen unos yo-yos, hablan sobre la integración. Después se olvidan y al cabo de un tiempo retoman el tema. 

     

    Para él, no son medidas que estén dando resultados.

     

    Su colega y jefa de la unidad de inteligencia de NOA, Linda H Staaf, está de acuerdo con él. También está preocupada por el hecho de que estas redes familiares se estén infiltrando en la sociedad sueca, hasta el punto de convertirse en una amenaza para el sistema.

     

    - El poder debe estar en el Estado, no en redes familiares, afirma en el vespertino Expressen.

     

    Y luego de haber negado su existencia durante décadas, todos los políticos hablan ahora de los clanes. O de “redes familiares delictivas”, como algunos prefieren llamarlas.

     

    La narrativa cambia, dependiendo del partido político. A grandes rasgos, la izquierda atribuye la creciente criminalidad a razones socioeconómicas. Mientras que la derecha resalta el tema de la inmigración.

     

    La diputada del partido de Izquierda, Linda Snecker, opinó que Mats Löfvin no debería usar el termino “clan”, porque “está asociado a etnicidad”.

     

    Los Demócratas de Suecia, por su parte, siguen afirmando que la solución a todos los problemas es parar la inmigración, que según éstos nutre la criminalidad.

     

    Hasta ahora el primer ministro, Stefan Löfven, se había negado a hablar del tema, pero afirmó, la semana pasada:

     

    - Con una gran inmigración donde no somos capaces de resolver la integración, se corre el riesgo de que surjan este tipo de problemas. Lo que yo quiero evitar, y con lo que tenemos que ser muy cuidadosos, es de no relacionar automáticamente la criminalidad con el color de la piel.

     

    Mats Löfvin, en tanto, está interesado en resolver el problema, independientemente de cómo surja o cómo se le denomine. “El tema de las definiciones se lo dejo a otros”, dijo en Agenda, el domingo pasado.

     

    -Yo soy policía, y mi labor es realizar un beneficio social concreto, y sobre todo hacia todas esas buenas personas que residen en áreas vulnerables. A nosotros nos interesa combatir a los criminales que delinquen usando la familia y los parientes.

     

    Él desearía que la policía contara con más recursos y más facultades. Como por ejemplo, que se les permita intervenir teléfonos de sospechosos antes de que cometan un crimen, como operan los colegas de otros países europeos.

     


    El vicejefe de la Policía Nacional de Suecia, Mats Löfving. Foto: Captura de pantalla. SVT. 

     


    Un hecho típico que ilustra el problema ocurrió en Gotemburgo. Cuando dos policías se disponían a apresar a un hombre en motoneta, se vieron rodeados por un grupo de sujetos que exigían su liberación. Los agentes debieron pedir refuerzos, entre amenazas e insultos. Foto: Expressen. 

     

  • Con menos cobertura concluye semana política de Almedalen

    El discurso de Jimmie Åkesson, líder de los Demócratas de Suecia, clausuró este domingo la semana política de Almedalen.

    La cobertura mediática fue menor que otros años. Organizaciones declinaron su participación por la presencia de los nazis y otros se cansaron de los altos precios que exigía una semana en Visby.

    Lo que causó más revuelo fue el almuerzo de Ebba Bush Thor con Jimmie Åkesson. Y Nyamko Sabuni hizo su debut como nueva lideresa del partido Liberal.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Todo indica que la semana política de Almedalen ha comenzado a decaer en popularidad. Algunos incluso son de la opinión de que ya cumplió su rol y en la actualidad no cumple sus objetivos iniciales.

     

    El caso es que Almedalen 2019 no fue lo de otros años, y la pregunta es si el evento político más importante del año sobrevivirá este declive.

     

    Sea como sea, durante la semana quedó en claro el nuevo posicionamiento de los partidos políticos en Suecia. Con los Moderados, Democratacristianos y Demócratas de Suecia, por un lado, y con la Socialdemocracia, el partido Verde, el partido del Centro y el partido Liberal por otro.

     

    Y en los discursos de los distintos líderes se pusieron de manifiesto estas diferencias y estas nuevas cercanías.

     

    La alocución más encendida – y más ácida – fue la de Ebba Bush Thor, quien criticó tanto a sus ex aliados de la Alianza - el partido del Centro y los Liberales - como al oficialismo, por el acuerdo de enero. E instó a Nyamko Sabuni a abandonarlo. Simple y sencillamente.

    - ¡Rompe el tratado! ¡Tu sabes que Stefan Löfven no es el hombre apropiado para liderar Suecia! Vuelvan a la burguesía, dijo EBT a la nueva lideresa liberal.

     

    Durante su día en Almedalen, EBT presentó una propuesta para acortar las colas en la atención sanitaria. No extrañaría a nadie que, luego de las vacaciones de verano, los democratacristianos y los demócratas suecos presentaran una propuesta en común al respecto.

     

    Porque, a pesar de que Bush Thor aseguró, en un principio, que el comentado almuerzo con Jimmie Åkesson (en Estocolmo) solo era “un almuerzo entre dos adultos”, y que más tarde dijo que eran “solo conversaciones”, en las entrevistas del sábado admitió que “habían conversado sobre negociaciones”.

     

    Vale decir, el encuentro con Åkesson, que causó tanto revuelo porque puso punto final al aislamiento de los Demócratas de Suecia, obviamente era algo más que eso.

     

    En el futuro, y aunque no lo admitan aún, se puede instaurar una troika compuesta por los Moderados, los Democratacristianos y los Demócratas de Suecia.

    Y, si logran atraer a los Liberales o al partido del Centro, pueden derribar al gobierno de Stefan Löfven antes de las elecciones del 2022.

     

    No obstante, el acercamiento a los Demócratas de Suecia (partido de extrema derecha con raíces en el nazismo) tiene sus problemas. Por eso, EBT ha querido dejar en claro que existen diferencias fundamentales entre ambos partidos (KD y SD). Entre otras, respecto a una visión humanista. Razones que el líder SD descartó por completo.

    - Yo no le creo eso de diferencias en concepciones humanistas. Es solamente retórica, ella tiene que dar motivos aceptables de por qué ahora se acercan a nosotros, dijo Åkesson, este domingo.

     

    Según él, ambos comparten el rechazo a la diversidad.

     

    La nueva lideresa del partido Liberal, Nyamko Sabuni, por su parte, también dijo, en una entrevista, que “la diversidad no es buena para Suecia”. Algo que ocasionó críticas pero que no afectó su candidatura a la presidencia de su partido.

     

    Sabuni declaró, en la semana Almedalen, que está dispuesta a mantener conversaciones con todos los partidos. Pero que no negociará con los Demócratas de Suecia.

    - No vamos a negociar con SD. No vamos a formar gobierno con SD, dijo, en Radio Suecia.

     

    En su discurso de debut, el miércoles, contó su experiencia personal y su adaptación a la sociedad sueca. “Suecia es un país fantástico”, dijo, contando que el país de sus padres, Congo, tiene una “oscura historia” y que sus padres tuvieron que emigrar a Burundi, donde ella nació, para después asilarse en Suecia.

    - Los seres humanos somos mucho más que nuestra apariencia, dijo Sabuni y agregó que estaba cansada de que se refirieran a ella en términos de “extranjera” o de “feminista”.

     

    Para tranquilidad de todos quienes han visto amenazado el acuerdo de enero, al asumir Sabuni la presidencia de su partido, y ya que pertenece a la falange de derecha de los Liberales, aseguró que el acuerdo sería respetado, y que su meta principal es unir a su partido – que ha estado a punto de conseguir menos del 4% en elecciones - el límite para tener representación parlamentaria.

     

    Al mismo tiempo, no duda en presionar a Stefan Löfven:

    - Yo no quiero liderar un partido temeroso que no tenga la capacidad de presionar al gobierno. Si ellos no responden, nosotros nos vamos. Y si se requiere de nuevas elecciones, que vengan, dijo Sabuni, en entrevista con Radio Suecia.

     

    Y el gobierno deberá responder. Los 73 puntos que la Socialdemocracia, el partido Verde, el partido Liberal y el partido del Centro acordaron en enero deberán ser cumplidos, pase lo que pase.

     

    Jimmie Åkesson se mofó de esto en varias ocasiones, durante su discurso.

    - Para la nueva Socialdemocracia, lo único que importa es el poder. El poder, ante todo, dijo.

     

    Y criticó a la Ministra de Finanzas, Magdalena Andersson (S), quien se queja de las disminuciones de impuestos, pero que luego está de acuerdo en disminuir los impuestos de los más ricos.

     

    Ya que, con el acuerdo de enero, un gobierno de “izquierda” gobierna con políticas de derecha.

     

     

    NOTA EN DESARROLLO

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español