Print this page
Norlén: "Les doy 48 horas para que resuelvan esto" Andreas Norlén, en la conferencia de prensa del lunes. Foto: Marisol Aliaga.

Norlén: "Les doy 48 horas para que resuelvan esto"

Ante la negativa de Jonas Sjöstedt (V), de apoyar la candidatura de Stefan Löfven (S) como primer ministro, Andreas Norlén dio dos días más de plazo a ambos líderes, para que lleguen a una solución. Con esto, la votación en la cámara se posterga para el viernes.  

- Aunque ya han tenido el tiempo suficiente, dijo Norlén en rueda de prensa. Se mostró sorprendido e irritado de que Löfven no se haya asegurado de que contaba con el apoyo necesario para su jefatura.

Sjöstedt, por su parte, quiere ver a Stefan Löfven como primer ministro, pero no bajo cualquier condición. Y esto lo dejó claro el lunes.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El partido de Izquierda (V, por su sigla en sueco: Vänsterpartiet) ha estado excluido de las conversaciones en pos de encontrar una gobernabilidad para Suecia, que se han venido sosteniendo entre distintos partidos, durante el asueto de Navidad y, obviamente, antes de este.

 

A pesar de eso, es el partido de Izquierda el que ahora tiene la batuta.

 

Cuando Stefan Löfven ya veía asegurada una nueva administración de 4 años, en coalición con el partido Medioambientalista y con el apoyo en la cámara de dos partidos de la Alianza (o de lo que era la Alianza), el Centro y los Liberales, se había olvidado de un “pequeño detalle”. Necesitaba también que el partido de Izquierda (V) no se opusiera a ello.

 

Y eso fue justamente lo que pasó, este lunes. El líder del partido de Izquierda (V), Jonas Sjöstedt, comunicó antes de su encuentro con el talman, que quiere ver a Stefan Löfven asumir el cargo de primer ministro. Pero no bajo cualquier condición.

 

En tanto, las condiciones del partido del Centro y del partido Liberal son precisas: ambos quieren excluir al partido de Izquierda durante los cuatro años de la próxima administración.

 

Uno de los puntos del acuerdo que se llevó a cabo entre S, MP, C y L, dice claramente esto:

 

- Denna överenskommelse innebär att Vänsterpartiet inte kommer att ha inflytande över den politiska inriktningen i Sverige under den kommande mandatperioden.

 

Traducido al español:

"Este acuerdo significa que el Partido de Izquierda no tendrá influencia sobre la orientación política en Suecia durante el próximo mandato”.

 

En la conferencia de prensa de Annie Lööf (C), este lunes, ella se mostró sorprendida de que esta cláusula “anti-V” despertara tanta animosidad dentro de las filas del partido de Izquierda.  

- Estoy sorprendida de que se vea como una provocación. Estas son las cifras reales de las condiciones en el parlamento, dijo Lööf, defendiendo cada punto del acuerdo.

 

Para ella el partido de la Izquierda es tan despreciable como los Demócratas de Suecia (SD).

 

Pero no así para Stefan Löfven, quien quiso calmar los ánimos y afirmó que su partido sí colaboraría con el partido de Izquierda.  

- En los puntos en los que estamos de acuerdo, podemos tener una colaboración también en el futuro, dijo Löfven, y agregó que la percepción de la Socialdemocracia respecto a los Demócratas de Suecia difería de la del Centro y los Liberales.

 

En otras palabras, Löfven quiere conquistar nuevamente el apoyo del partido de Izquierda, pero tampoco puede ir muy lejos, porque entonces pierde el apoyo de C y L.

 

Jonas Sjöstedt, por su parte, hizo este lunes una demostración de autoridad:

- Nosotros somos un requisito para que este gobierno pueda llegar a ser realidad. Que piensen que pueden decir que vamos a tener cero participación, eso no lo aceptamos. Lo rechazamos. Esto no es posible, enfatizó, en rueda de prensa.

 

Agregó que espera que pueda llegar a un acuerdo con Stefan Löfven, pero tuvo duras críticas en torno a los puntos del acuerdo cuadripartito, y de las consecuencias de este: reducciones de impuestos a los más ricos, aumentos del alquiler, inseguridad respecto de los derechos laborales, etcétera.

 

- Estamos tan sorprendidos como desilusionados viendo cuánto a la derecha Stefan Löfven está dispuesto a girar. Este sería el gobierno socialdemócrata más cargado a la derecha que Suecia haya visto, dijo Sjöstedt.

 

Él quiere que se restituyan las reformas que su partido llevó a cabo en conjunto con la administración anterior.  

 

- Queremos que se respeten estas reformas y que se continúe con las escasas apuestas que existen de justicia e igualdad en la política de Suecia, subrayó el dirigente de la Izquierda.

 

Pero ambos líderes no disponen de todo el tiempo del mundo. Andreas Norlén se mostró bastante irritado, este lunes, en su rueda de prensa, a las tres de la tarde. Él sabe que el pueblo sueco ya ha tenido demasiada paciencia.  

 

- Considero que es lamentable, que es increíble, que no hayan hecho uso de estas semanas para asegurarse de que contaban con todo el apoyo que necesitaban, dijo el presidente del parlamento, y ya la irritación y el desencanto se le salía por todos los poros.

 

Pero, como es él quien tiene que “poner orden en la clase”, comunicó que había concedido dos días más de plazo a los líderes que así lo habían solicitado, para “tranquilidad de su conciencia”.

 

De esta manera, fijó para este miércoles nuevas rondas con los líderes de los partidos, al final de las cuales nominará al candidato a ser sometido a votación, el próximo viernes.

 

Está por verse si entonces sale humo blanco del Riksdagen. 

 


Andreas Norlén, el " talman" en la conferencia de prensa del lunes, se mostró algo agotado. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

About Author

Related items