Miércoles, 27 Octubre 2021 | Login
¿Cómo votará el partido de Izquierda? - Jonas Sjöstedt lo comunica este lunes El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt. Foto: Marisol Aliaga.

¿Cómo votará el partido de Izquierda? - Jonas Sjöstedt lo comunica este lunes

Según TT y Aftonbladet, el domingo por la noche la directiva del partido tomó una decisión. Esta será dada a conocer por Jonas Sjöstedt el lunes por la mañana.

Luego de que tanto los Liberales, como el partido del Centro comunicaran, la semana pasada, que no se opondrían a la candidatura de Stefan Löfven (S) a primer ministro, faltaba saber cómo votaría el partido de Izquierda.

Antes de que Sjöstedt se reúna con el talman, a las 11,40 horas, se despejará la duda. Y ahora depende del partido de la Izquierda el que Stefan Löfven sea aprobado en la cámara este miércoles.

 

 Por: Magazín Latino

 

La situación política en Suecia se pone al rojo vivo, y la semana que recién comienza será aún más dramática que la anterior.

 

Injustamente, puesto que el partido de Izquierda ha estado excluido de todas las conversaciones sobre la gobernabilidad del país, ahora resulta estar en el ojo del ciclón, puesto que depende de la votación de este partido el que Stefan Löfven sea elegido primer ministro el miércoles 16 de enero.

 

La semana pasada, el partido Socialdemócrata (S), el Medioambientalista (MP), del Centro (C) y Liberal (L) llegaron a un acuerdo histórico que, en resumidas cuentas, significaba que asumiría el Gobierno la Socialdemocracia y el partido Medioambientalista, y contarían con el apoyo del Centro y los Liberales. que irían a oposición.

 

Un acuerdo que, en la práctica, significa un gobierno socialdemócrata que administra políticas liberales, y que excluye completamente al partido de Izquierda.

- En este convenio hay más política burguesa que la que conseguimos durante el gobierno de la Alianza, dijo Jan Björklund.

 

Enn la rueda de prensa, la líder del Centro, Annie Lööf, leyó un párrafo del mismo:  

 

“Este acuerdo significa que el Partido de Izquierda no tendrá influencia sobre la dirección política en Suecia durante el próximo mandato”.

 

Sin embargo, tanto Lööf, como Björklund y Löfven cuentan con que el partido de Izquierda apruebe esta constelación de centro, que a este mismo lo deja fuera de circulación.

 

En la conferencia de prensa ofrecida por Annie Lööf, la semana pasada, y luego de la extensa lectura de varios de los puntos del acuerdo entre los cuatro partidos, todos los líderes se apresuraron a dar declaraciones a la prensa.

 

Pero el partido de Izquierda calló. Ninguna palabra de parte de Jonas Sjöstedt o de otros representantes de su agrupación.

 

Hasta el domingo por la tarde, cuando se supo que la dirección del partido había sostenido una reunión telefónica de tres horas, y había tomado una decisión. Que sería comunicada este lunes.

 

Según la agencia noticiosa TT, la decisión se inclinaba a un “No”. Muchos militantes del partido consideran la cláusula “anti-izquierda” del acuerdo como una “verdadera humillación”.

- Somos un partido de izquierda, no tenemos ninguna razón para apoyar a un gobierno que tiene la intención de seguir políticas de derecha, dijo Mikael Ekvall, líder del grupo del Partido de Izquierda en Jönköping, a Radio Suecia de Jönköping.

Y una lista de nombres que no quieren que el partido de su aprobación al acuerdo de Löfven se ha hecho circular en el país.

La ex diputada Rossana Dinamarca es una de quienes se opone, en su Facebook escribe:

“Aparte del hecho de que el acuerdo entre S, MP, C y L significa una política que va en contra de los trabajadores, con salarios más bajos, seguros de cesantía más bajos, aumento de alquileres, pruebas de idioma para obtener la ciudadanía, ningún límite alguno, nuevamente, para ganancias en los sistemas de bienestar social, reducciones de impuestos y más ayuda para los ricos, así como propuestas mentecatas de prohibir los móviles en la escuela; es también una fuerte señal contra V [partido de Izquierda], que nos equipara con los fascistas del SD [Demócratas de Suecia]. Es totalmente inaceptable”.

 

Ohly: No podemos ser un “limpiapiés” de S

El ex presidente del partido, Lars Ohly, concuerda con Dinamarca. En el programa de la televisión sueca, Agenda, el domingo por la noche, éste afirmó que el partido de Izquierda “no podía ser un “limpiapiés” de la Socialdemocracia”.

- Dan por sentado que el partido de Izquierda dirá que sí a un primer ministro que sigue políticas de derecha, al mismo tiempo que no se le dé ninguna influencia. Obviamente que esto no se puede aceptar porque, de hacerlo, el partido de Izquierda se ha hecho irrelevante en la política sueca, dijo Ohly en Agenda, el domingo por la noche.

 

Ulla Hoffman, otra ex diputada de larga trayectoria en el partido, acotó, por su parte:

- En alguna parte hay una autoestima y una ideología en el cuerpo. Esta dice que no se puede votar por una política que va completamente en contra de ella.

 

No obstante, la decisión no es fácil para el partido que cuenta con 28 mandatos en el parlamento (C tiene 31 y L 20).

Si se abstiene (botón amarillo), la cámara podría aprobar a Löfven como primer ministro. Si vota en contra (botón rojo), más de la mitad de los parlamentarios estaría en contra, y se iría a una nueva – y ultima – votación.

En esta nueva votación el candidato sería Ulf Kristersson (M) y, si C y L deciden cambiar de opinión y “darle la pasada”, la próxima administración sería una coalición de Moderados y de Democratacristianos, con el apoyo de los Demócratas de Suecia, SD.

En este caso, el partido de Izquierda injusta pero igualmente sería culpado de “haber ayudado al poder a un gobierno de derecha apoyado por la extrema derecha”.

Una difícil elección para el partido de Jonas Sjöstedt. Antes de las 11:40 horas del lunes, se despejará la incógnita.

 


El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

About Author

Related items

  • Jonas Sjöstedt renuncia a la presidencia de su partido

    El líder del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, anunció este miércoles que dimite como presidente del partido en el próximo congreso, en mayo.

    “Quiero tener más tiempo para ser un buen padre, esposo y amigo”, escribe Sjöstedt en un posteo en su cuenta de Facebook. Agrega que ocho años al frente del partido son suficientes, y que es un buen momento para renunciar, frente a las elecciones del 2022.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Al fin se cumplieron las especulaciones que venían circulando desde el otoño del año pasado, sobre la dimisión del líder de la Izquierda, Jonas Sjöstedt.

     

    El anuncio lo hizo en un principio en una reunión interna del partido, en un video que se dio a conocer rápidamente, y pronto tuvo que hacer una declaración. En un posteo en su cuenta de Facebook explicó que su renuncia se debe a motivos personales: en septiembre del año pasado su esposa, Ann Måwe, asumió como embajadora de Suecia en Vietnam, y se mudó a Hanoi. Él echa de menos a su familia.

     

    “Quiero tener más tiempo para ser un buen padre, esposo y amigo”, escribió en Facebook, y en el noticiario Aktuellt dijo que le gustaría hacer algo completamente distinto, como “escribir un libro o montar una cafetería”.

     

    - Creo que se siente bastante bien saber que habrá un día en que no tengo todas las fechas de la agenda planificadas, dijo.

     

    Asegura que ahora gozará de cada día como líder de su partido, hasta el congreso en mayo.

     

    “Después de más de ocho años como presidente, es hora de que me aparte y dé paso a un nuevo presidente”, escribe en Facebook.

     

    En estos ocho años el partido ha aumentado considerablemente, y en las encuestas se eleva a un 10 por ciento. Por esta razón, y porque "el partido se mantiene estable", Sjöstedt opina que es un buen momento para el relevo.

     

    Aunque, según él, no fue fácil dar un paso al costado. Mantendrá su militancia, pero desde la periferia. 

     

    “Para mí ha sido una decisión difícil. Ser el presidente del Partido de la Izquierda es la misión más importante y agradable que me puedo imaginar. Es un gran privilegio el liderar un movimiento que es la voz más clara por una Suecia más igualitaria, por el feminismo y por el clima. Es un placer el reunirse con todos los luchadores socialistas a lo largo de Suecia, el poder influir en la política y aprender constantemente cosas nuevas. Lo extrañaré, lo sé”, escribe en Facebook.

     

    Annie Lööf, líder del partido del Centro,  y Jan Björklund (ex líder de los Liberales)  lamentan en Twitter su dimisión.

     

    Y el redactor jefe de Dalademokraten, Göran Greider (S) escribe en Twitter: "Triste que Sjöstedt, el populista de izquierda, como lo llamé recientemente en un artículo en Di, vaya a renunciar. ¡Ha hecho un buen trabajo!”.

     

    Entre sus posibles sucesores se nombran a: Ulla Andersson, Ali Esbati, Aron Etzler, Hans Linde, Rossana Dinamarca, Nooshi Dadgostar, entre otros/as. No obstante se supone que la mayoría preferirá una lideresa antes que a un líder. O, tal vez, una presidencia compartida, al estilo del partido Verde. 

     


    Jonas Sjöstedt. Foto: Facebook.

     

  • Jonas Sjöstedt: “Nadie quiere esta reforma”

    El líder del partido de Izquierda (V) comunicó el jueves que la amenaza de una moción de censura contra la ministra del Trabajo va en serio. Si el gobierno continúa la privatización de la Oficina del Trabajo, Jonas Sjöstedt propondrá la votación en el Parlamento.

    - Queremos detener este caos de privatizaciones, subrayó.

    Actualización: en rueda de prensa este lunes, Jonas Sjöstedt comunicó que retira la amenaza contra la ministra, puesto que el Gobierno retrocede en sus planes de privatización de la Oficina del Trabajo. No obstante, la oficina se privatizará, pero a más largo plazo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    En una rueda de prensa este jueves, la ministra del trabajo, Eva Nordmark, presentó a la nueva directora general de la Oficina del Trabajo, la experimentada jurista Maria Mindhammar.

     

    No obstante, esta y otras medidas presentadas por el gobierno respecto al futuro de la Oficina del Trabajo no fueron suficientes para satisfacer las exigencias del partido de Izquierda, que se ha opuesto a la privatización que exigiera el partido del Centro, para aceptar el acuerdo de enero.

     

    - La Oficina del Trabajo se encuentra sumida en una profunda crisis, dijo Jonas Sjöstedt, en la sesión en la cámara. Y comunicó que buscará el apoyo del partido Conservador (Moderaterna) para presentar una moción de censura en contra de la ministra del Trabajo, que puede llevar a su dimisión.

     

    Los otros partidos que apoyarían la moción de censura son los Democratacristianos (KD) y los Demócratas de Suecia (SD). De esta manera, el partido de Izquierda lograría su propósito con ayuda de sus enemigos políticos. La votación parlamentaria podría resultar incluso en nuevas elecciones.

     

    Aunque Sjöstedt declaró que su fin no era derribar el gobierno de Stefan Löfven. Lo que pretende es poner fin a la acelerada privatización de la Oficina del Trabajo.

     

    - Nuestra meta es que ellos digan: reconocemos, no tenemos apoyo para este caos de privatizaciones. Yo creo que el gobierno va a desistir de sus propósitos porque esta política no lleva a buen puerto y afecta más que nada a los desempleados, dijo el líder de Izquierda a Aftonbladet.

     

    Por su parte los Socialdemócratas ven esta jugada del partido con quienes colaboraron el periodo pasado como “poco responsable”.

     

    - Ahora el partido de Izquierda nos sumerge en una situación complicada, y vale la pena preguntarse qué pretenden con esto, dijo al vespertino la jefa del grupo parlamentario de la Socialdemocracia, Annelie Karlsson.

     

    Según ella, el gobierno está consciente de las dificultades que enfrenta la entidad laboral. Sin embargo, manifestó no entender el hecho de que Jonas Sjöstedt esté dispuesto a hacer causa común “con quienes han ocasionado esta situación”, la derecha. 

     

    - Nosotros gobernamos de acuerdo con un presupuesto de los Conservadores (Moderaterna) y de los Democratacristianos – quienes quitaron recursos a la Oficina del Trabajo - y ahora Sjöstedt quiere hacer un pacto con ellos y deponer el gobierno. Entiendo que los electores tengan dificultades en entender esto. Es muy raro, agregó Annelie Karlsson.

     

    En tanto, Ulf Kristersson, presidente de los Conservadores (M), junto a la líder democratacristiana, Ebba Bush Thor, comunicaron en rueda de prensa el jueves pasado que, desde entonces y hasta este martes, el gobierno tiene que retroceder en los cambios fundamentales planteados en la reforma de la Oficina del Trabajo.

     

    - El gobierno tendrá que ceder porque hay una mayoría parlamentaria que quiere otra cosa, dijo Kristersson.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo es parte del acuerdo de enero. Este es un proyecto neoliberal diseñado por el político del partido del Centro Martin Ådahl, y es dirigido por la organización empresarial Almega. La meta final es una privatización total de la entidad laboral. 

     


    La ministra del Trabajo, Eva Nordmark (S). El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt (V). Foto: Riksdagen.se/Marisol Aliaga.

     

  • El partido de Izquierda junta fuerzas para frenar la reforma de la Oficina del Trabajo

    El partido de Izquierda (V) quiere unirse a otros partidos de oposición para frenar la reforma impulsada por el partido del Centro, de desmontar la Oficina del Trabajo. La medida, que fuera uno de los caballitos de batalla de Annie Lööf, en el acuerdo de enero, ha sido fuertemente criticada, tanto por la derecha como la izquierda.

    - Se trata de estar de acuerdo en lo básico: de detener esto, dijo el vocero del partido de Izquierda en asuntos laborales, Ali Esbati, al vespertino Expressen.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Uno de los 73 puntos del llamado ”acuerdo de enero” (entre S, MP, C y L) aborda la gran reforma de la Oficina del Trabajo, que cambiará por completo la entidad estatal (Arbetförmedlingen) que pasará a ser controlada en su totalidad por intereses privados.

     

    Los cambios se habrán concretado para el 2021. Y significan recortes de cuatro mil millones de coronas en las subvenciones a la Oficina del Trabajo y a las políticas laborales.

     

    132 oficinas serán desmontadas. 4.500 trabajadores han sido advertidos de su pronto despido. Y ya se han visto las primeras consecuencias de lo que esto significa: por ejemplo, personas con discapacidad que gozan de subsidios para actividades laborales han perdido esta ayuda, y son remitidos a la última instancia: solicitar ayuda de la oficina del Social.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo fue una de las exigencias más importantes de la líder del partido del Centro, Annie Lööf  (C)  para aceptar a Stefan Löfven como primer ministro, mediante el acuerdo de enero.

     

    Pero la medida ha provocado una fuerte resistencia, tanto de parte de la derecha, como del partido de Izquierda.

     

    ”Taller de experimentos” llamó el presidente de los Moderados, Ulf  Kristersson, esta privatización, y tanto los Demócrata Cristianos (KD), como los Demócratas de Suecia (SD) han ratificado en la crítica. También la nueva líder de los liberales, Nyamko Sabuni, ha declarado que quiere que la reforma se postergue.

     

    De concretarse el plan de reformas, la entidad pasará a manos de privados, de aquí al 2021.

     

    “La Oficina del Empleo dejará de gestionar puestos de trabajo y será reemplazada por agentes de empleo autónomos, a quienes se les remunerará cuando hayan ayudado a los desempleados a encontrar un trabajo permanente. El modelo ha sido probado en otros países, con buenos resultados.”, escribe en un artículo de opinión en Aftonbladet el arquitecto de la reforma, Martin Ådahl, vocero en asuntos laborales del partido del Centro.

     

    El artículo fue replicado por otros políticos, que no están de acuerdo en lo que él plantea. 

     

    El partido de Izquierda ha sido un claro detractor de esta reforma y ahora quiere hacer causa común con otros partidos, incluso de la derecha, en la Cámara de diputados.

     

    En una reunión en la comisión parlamentaria del trabajo este martes, el partido de Izquierda (V) trató de reunir apoyo de otros partidos.

     

    Según informó el vespertino Expressen, su líder, Jonas Sjöstedt, no logró su cometido. Pero la iniciativa sigue vigente.

     

    - Tengo la esperanza de que recibamos apoyo en esto y que logremos tener un denominador en común para frenar la reforma, declaró a Expressen el vocero del partido de Izquierda en asuntos laborales, Ali Esbati.

     

    Agregó que esta reforma debe ser analizada a fondo y con más tiempo. Lo mismo opinó la líder de los democristianos, Ebba Bush Thor. 

     

    - Queremos obtener una interrupción temporal y un nuevo plan de trabajo. Los municipios deben ser notificados, y se debe llevar a cabo una auditoría seria. No podemos, simplemente, apoyarnos en lo que se suscribió en el acuerdo de enero y esperar que de alguna forma mágica esto salga bien. Porque no va a salir bien, subrayó Esbati.

     


    El presidente del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt. Foto de Archivo. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español