Jueves, 22 Abril 2021 | Login
"Luego de cuatro años recuperamos Utøya" "En agosto estamos de vuelta en Utøya, en el primer campamento de verano después del ataque terrorista", escriben los autores. Foto: SSU.

"Luego de cuatro años recuperamos Utøya"

23 de julio de 2015 | OPINIÓN |

A l cumplirse cuatro años del ataque terrorista en Oslo y de la masacre en Utøya, los dirigentes de las ligas juveniles socialdemócratas de Suecia y Noruega manifiestan su firme deseo de luchar en contra del odio fascista.

"Este es un día significativo, porque recuperamos Utøya, lugar donde muchos jóvenes perdieron la vida. Es entonces cuando realmente demostramos que la democracia y la transparencia nunca se doblegan ante el odio", escriben conjuntamente los líderes de las juventudes Socialdemócratas de Noruega, AUF, y de Suecia, SSU en una declaración publicada en Svenska Dagbladet.

 

Fuente: SVD. 22 julio 2015. Traducción: Magazín Latino

 

El 22 de julio es una fecha que por siempre quedará grabada en nosotros. No sólo como jóvenes socialdemócratas, sino también como personas en sociedades que se llaman abiertas y democráticas. El 22 de julio, hace cuatro años, las vidas de 77 seres humanos fueron segadas en nombre del odio. Ya en ese entonces dijimos que nunca nos doblegaríamos. Que la democracia y la solidaridad son más fuertes que el odio. En agosto, estaremos de vuelta en Utøya para el primer campamento de verano desde el ataque terrorista. Honraremos la memoria de nuestros compañeros cada día, en cada campamento.

No pasa un día sin que recordemos lo ocurrido en Utøya hace cuatro años atrás. Algunas heridas permanecerán por siempre. Se puede aprender a vivir con el dolor. Pero la solidaridad tras el atentado terrorista desde todos los sectores de la sociedad era tan poderosa, que también resultó en energía. Energía para tener la capacidad de seguir adelante y darse cuenta de que el odio de un hombre nunca gana, cuando una comunidad entera se une en pos de mayor transparencia, más democracia y solidaridad. Basándose en esta fuerza, Utøya ha sido construida nuevamente y está lista para albergar un nuevo campamento. Dentro de dos semanas, tanto la AUF como SSU estarán allí.

AUF y SSU pertenecen a un movimiento cuya meta primordial es luchar por la solidaridad, la igualdad y la democracia. Que fue el movimiento obrero que estaba bajo la mira del odio fascista del que se nutría el perpetrador es terrible pero no incomprensible. El movimiento obrero es la antítesis del fascismo. Pretendemos continuar con esta lucha. No caeremos nunca en las garras del miedo. Puede haber sido un terrorista en solitario quien perpetró el ataque, pero sus ideas se apoyaron en una corriente más amplia de querer aplastar la sociedad democrática abierta e igualitaria que el movimiento obrero ha contribuido a crear y seguirá reforzando y desarrollando.

Nosotros, jóvenes socialdemócratas, creemos en una sociedad donde la dignidad humana siempre es lo más importante. Donde la igualdad de oportunidades y los derechos humanos son evidentes para todos. Donde la democracia y la solidaridad son los valores principales y que impregnan todos los niveles de la sociedad.

En estos momentos vemos cómo el fascismo está en auge en toda Europa, a raíz de la crisis financiera que ha devastado el continente desde el 2008. Recortes en el sistema de bienestar han aumentado la desigualdad y ha llevado a que grupos se enfrenten unos a otros – una situación en la que el fascismo puede prosperar.

Las brechas que crecen deben confrontarse con el derecho humano a una buena vida para todos. Trabajo para todos, prosperidad según la necesidad y gran movilidad social ayudan a construir la confianza fundamental necesaria para crear una inclusión en la sociedad para todos.

Para aplastar el fascismo se requiere también que la gente participe y se organice. Cuando la distancia entre los seres humanos se reduce, se reduce también el espacio para el odio y el terror. Es por eso que continuaremos creando campamentos de verano. Organizando cursos. Haciendo círculos de estudios. Demostrando, protestando y desarrollando políticas para una sociedad igualitaria.

Deseamos volver a Utøya. Sobre todo para AUF es un lugar ubicado en pleno corazón. Pero también para SSU Utøya es algo que siempre asociamos con amor y calidez, con espíritu de comunidad y con compromiso. Cuando ahora recuperamos Utøya para los campamentos de verano, nuestra meta es encontrar un equilibrio entre tres propósitos: Será un lugar para recordar a aquellos que perdimos, un lugar para comprender cómo esto pudo suceder, y un lugar – como siempre lo ha sido — para el compromiso y el debate político.

Pero incluso si no se es políticamente activo, sino simplemente un ser humano que valora la democracia y la solidaridad, es un día significativo, cuando recuperamos la isla donde tantos jóvenes perdieron la vida. Es entonces cuando realmente demostramos que la democracia y la transparencia nunca se doblegan ante el odio.

 

ELLINOR ERIKSSON
Presidenta, Liga de la juventud Socialdemócrata sueca, SSU

MANI HUSSAINI
Presidente, Liga de la juventud Socialdemócrata noruega, AUF

 

Ellinor Eriksson y Mani Hussaini. Foto: Petter Cohen, privat.

 

 

La isla de Utøya, en Noruega. Foto: Lars Pehrson/SVD.

 

 

Notas relacionadas:

ESPECIAL NORUEGA - HAGA CLIC PARA VER LAS NOTAS DE ARCHIVO

 

 

Nota anterior:

Comunicado público: Asociación de presos políticos

 

 

About Author

Related items

  • Epidemiólogo noruego: “Suecia va en contra del mundo entero”

    En entrevista con el diario nacional Svenska Dagbladet, el epidemiólogo noruego Frode Forland, critica a sus homólogos suecos Anders Tegnell y Johan Giesecke. “Giesecke debiera ser más humilde”, dijo.

    Los países nórdicos se preparan para una desescalada, pero miran con recelo a Suecia, el sexto país del mundo con más muertos por millón de habitantes. Los expertos suecos fallaron en su propósito de proteger a los mayores, en tanto que la OMS advierte sobre el peligro de tratar de obtener la inmunidad a costa de los más vulnerables.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Suecia es motivo de debate en los foros de discusión sobre la pandemia del covid-19, en el mundo entero.

     

    La estrategia oficial de la Agencia de Salud Pública sueca es aplanar la curva y proteger a los ancianos. El epidemiólogo estatal, Anders Tegnell, sostiene que el virus no se puede parar y que todos nos contagiaremos, tarde o temprano. Es mejor que nos vamos enfermando de a poco, para que el sistema de salud de abasto y no colapse.

     

    Vale decir, la estrategia no oficial es conseguir la inmunidad de rebaño, y los expertos y sus asociados figuran a menudo en los medios nacionales e internacionales pronosticando cuando se va a producir este fenómeno. Hasta la fecha ninguno ha acertado. Tegnell ha afirmado que esta inmunidad se conseguiría en mayo, pero hasta la fecha los estudios arrojan que no más de un 15 % presentaría anticuerpos, en Estocolmo. En el resto del país la cifra es aún menor.

     

    La OMS advirtió recientemente sobre la peligrosidad de esta estrategia. Michael Ryan, uno de los directores de la entidad sanitaria, declaró que, al no aplicar medidas rigurosas contra la propagación del virus, “los gobiernos podrían permitir que sus poblaciones se vuelvan inmunes a costa de las muertes de los más vulnerables. Este es un cálculo realmente peligroso”.

     

     

    Y un estudio español reciente arrojó que se detectaron anticuerpos en solo un 5 % de los examinados. En Bélgica se llegó a la misma cifra.

     

    Sin embargo, los expertos suecos de la Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten) siguen sosteniendo que en Estocolmo se llegará pronto a un 40 % de personas que presentan anticuerpos. En el mes de mayo. Aunque no han mostrado ninguna evidencia científica que así lo pruebe, y la inmunidad más alta que han logrado mostrar es de un 15 %.

     

    Para que la inmunidad de rebaño resulte, se requiere que al menos un 70 % de la población se haya recuperado de la enfermedad.  

     

    A pesar de ello, y a pesar de las cifras catastróficas que presenta Suecia, a diferencia de sus vecinos nórdicos, la mayor parte de la población sueca apoya la gestión de las autoridades sanitarias.

     

    El matutino Svenska Dagbladet entrevistó recientemente al epidemiólogo estatal noruego, Frode Forland. Él piensa que en Suecia no existe un debate crítico sobre la gestión del gobierno frente a la pandemia del covid-19.

     

    Y que al parecer los medios nacionales tampoco han mostrado una posición crítica al respecto.

     

    - Me han entrevistado varios medios suecos y todos hacen preguntas sobre temas que apoyan la estrategia de Suecia. Parece que quieren apoyar a su propio gobierno y a su estrategia. Pero Suecia va en contra del mundo entero, expresó Frode Forland a Svenska Dagbladet.

     

    Su país, Noruega, al igual que Finlandia y Dinamarca, deberán decidir qué medidas adoptan respecto a la desescalada. Porque, mientras ellos han tomado duras medidas de confinamiento, cuarentenas, cierre de bares y parques, etc. Suecia se ha destacado por su relajada postura. Todos sus vecinos cerraron sus fronteras, Suecia no. Actualmente Suecia, presenta las peores cifras, no solo dentro de los países nórdicos, si no también en sentido global, ocupando el sexto lugar en el mundo, en mortalidad.

     

    Estas cifras hablan por sí solas, de este lunes 18 de marzo:

    Muertos por millón: (18-05-2020)

    Bélgica: 784

    España: 591

    Italia: 528

    UK: 511

    Francia: 431

    Suecia: 366. Nuevos reportados: 19

    Países Bajos: 332

    Irlanda: 313

      

    Noruega: 43 Nuevos reportados: 1

    Finlandia: 54 Nuevos reportados: 2

    Dinamarca: 95 Nuevos reportados: 1

    Islandia: 29 Nuevos reportados: 0

     

    Fuente: https://www.worldometers.info/coronavirus/

     

    A pesar de que todos concuerdan que no es posible hacer una apreciación de qué país pudo controlar mejor la pandemia, Suecia es mirada por sus vecinos con recelo. Si hubiera tenido una estrategia más de acorde a ellos, los países nórdicos ahora podrían llegar a acuerdos en común. Pero al parecer esto no va a poder ser posible.

     

    - Noruega, Dinamarca e Islandia han logrado estabilizar sus situaciones. En Suecia, la situación es más alarmante, dice hace poco la ministra del Interior de Finlandia, Maria Ohisalo.

     

    En Noruega han fallecido 233 personas, por covid-19. En Suecia, que tiene el doble de población que este, han fallecido, hasta la fecha, 3.698 personas.

     

    - Cuando no teníamos control sobre la propagación a mediados de marzo, el gobierno introdujo medidas estrictas. Ahora se ha detenido, y podemos volver a abrir gradualmente, dice Frode Forland, director de prevención de infecciones del Instituto de Salud Pública, correspondiente a la Agencia de Salud Pública de Suecia, al diario Svenska Dagbladet.

     

     
    Foto: Captura de pantalla de SvD.

     

    Forland piensa que en su país ya pasó la primera ola de la pandemia, que fue contenida y ahora va en descenso. Luego seguramente vendrán focos más pequeños que espera se logren contener con testeos, trazabilidad y cuarentena. Es la estrategia de Corea del Sur y de Singapur, y ha dado buenos resultados.

     

    En cambio, no confía de la estrategia de que todos se vayan contagiando de a poco para que la infección termine cuando una gran parte de la población se haya enfermado. Según él, es mucho mejor asegurarse y evitar que las personas mueran.

     

    Expertos internacionales han hablado de una “segunda ola” de contagio, entre estos, Anders Tegnell, quien confía que a Suecia no le afectaría tanto, puesto que muchos suecos ya habrán contraído la enfermedad.

     

    Pero en la entrevista con SvD, el epidemiólogo noruego explica que tal vez no haya una segunda ola. Según él, estas teorías se basan en estudios sobre la llamada gripe “española”, la primera pandemia global que se extendió a gran velocidad por todo el mundo entre 1918 y 1919.  

     

    - Estas son viejas teorías epidemiológicas que se basan en gran parte en epidemias de gripe. Creo que se ha puesto demasiado énfasis en los modelos históricos en Suecia.

     

    También le ha molestado la actitud de tanto el epidemiólogo estatal Anders Tegnell y su antecesor, Johan Giesecke, senior asesor de la OMS (no asalariado), quien figura a diario en los medios, tanto nacionales como internacionales. Giesecke asegura que “todos se van a contagiar” y él mismo espera contagiarse ahora y no en un año más (cumple 71 años en septiembre).

     

    Tanto Tegnell como Giesecke son categóricos en sus declaraciones, y no toleran ni críticas ni están abiertos a otros puntos de vista. Cuando el vespertino Expressen quiso saber la opinión de Giesecke frente a declaraciones de la OMS, que iban en contra de lo sostenido por él, respondió al diario: “podemos dejarlo”.

     

    También ha dicho que “todos los países, con excepción de Suecia, lo están haciendo bien”, algo que indignó a Frode Forland.

     

    - Eso él no lo puede saber. Debería ser más humilde. Hay muchas cosas que no sabemos, en relación con este virus.

     

    Johan Giesecke, por su parte, comenta al diario que “Suecia tiene la mejor estrategia y las cifras de muertos se van a estabilizar con el tiempo”. Lamenta haber parecido arrogante y afirma:

     

    - He sido un poco malito con Noruega, y me expresé tala vez muy categóricamente. Pero me gusta muchísimo Noruega. Es un país favorito.

     

    El experto noruego concuerda en que aún no se pueden hacer comparaciones sobre la mortalidad en los distintos países, pero opina que en la actualidad es mejor hacer lo posible por contener la propagación del virus, en espera de una vacuna o un tratamiento para la enfermedad.

     

    - Creo que tenemos que seguir manteniendo un distanciamiento social, no abrazarnos y no viajar tanto durante mucho tiempo más. Pero la sociedad seguirá funcionando de todas formas, expresó a SvD.

     

     

    Más sobre Johan Giesecke

     

    Johan Giesecke fue  el epidemiólogo estatal sueco entre 1995 a 2005. Ha sido jefe de investigación en la Agencia Europea de Protección de Enfermedades (ECDC) y desde 2019 es parte del equipo de asesores en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

     

    En Suecia es un personaje controvertido, lo más reciente es que, a pesar de las recomendaciones para las personas de más de 70 años de permanecer en casa y, de, por ejemplo, no encontrarse con sus nietos. Fue justamente lo que hizo el fin de semana.

     

    Según él, los jubilados suecos son más sanos que los pensionistas de otros países y deberían cambiar las regulaciones.

     

    Giesecke, al igual que Tegnell, cree que todos nos vamos a contagiar, y cuando antes mejor. En algunas entrevistas ha dicho que él ya tuvo el covid-19 y en otras que es mejor enfermarse ahora, antes que el próximo año. Tiene 71 años.

     

    Piensa que no hay forma de parar el coronavirus.

     

    - Es un desastre natural. Es la naturaleza la que contraataca de alguna manera. Y, al igual que en el caso de una erupción volcánica, un terremoto o similar, los más débiles son los más perjudicados. Los que "corren demasiado lento", afirmó en una entrevista con Dagens Nyheter. 

      

    Pero, de esto tal vez se trate todo: de proteger a quienes no pueden correr tan rápido como los demás. Más de la mitad de los fallecidos en Suecia son personas mayores. Las directivas de las autoridades son de no derivar a personas de más de 80 años a las UCI, porque se supone que no tolerarían el ser entubados. Aunque las autoridades sanitarias han dicho que "esto lo decide cada médico en particular". En la actualidad hay más de mil plazas disponibles, de cuidados intensivos y los sanitarios trabajan al tope de su capacidad, en turnos de más de 12 horas.

     

    Muchos familiares de personas mayores que han fallecido antes de ser trasladados a unidades de cuidados intensivos han hecho las denuncias correspondientes, y el gobierno anunció el comienzo de una investigación al respecto.

     

    Las investigaciones tardan al menos un año en llegar a algún resultado. 

     

    El epidemiólogo noruego Frode Forland y el experto sueco Johan Giesecke. Foto: Captura de pantalla de SvD y Aftonbladet. 

     

  • Aumentan a 50 las víctimas mortales del atentado terrorista en Nueva Zelanda

    La policía de Christchurch, de Nueva Zelanda, comunicó el sábado que el número de víctimas mortales del ataque a dos mezquitas de la ciudad había ascendido a 50 personas. Entre las víctimas se encuentran un niño de tres años y otro de 14. Otras víctimas se encuentran aún en estado crítico.

    La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern calificó el hecho como un “atentado terrorista”. El presunto culpable, un australiano de 28 años, retransmitió en directo el ataque en Facebook. Asegura que quiso vengar, entre otros, a la niña de 11 años que perdiera la vida en el atentado terrorista en Estocolmo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    El atentado terrorista perpetrado supuestamente por el ciudadano australiano de 28 años, Brendon Tarrant, el viernes pasado tiene similitudes con el consumado por el terrorista noruego Anders Behring Breivik, quien diera muerte a 77 personas en Utoya y Oslo, en Noruega en 2011.

     

    Con la siniestra diferencia que el australiano retransmitió en directo el ataque: en un video de 17 minutos que se pudo ver en Facebook. La red social recibió fuertes críticas por la demora en retirar el video de sus servidores.

     

    Al igual que el terrorista noruego, el australiano publicó además un manifiesto antes del ataque. Un manifiesto lleno de propaganda de extrema derecha, supremacista y anti-musulmana.

     

    A las 13.40 horas del viernes pasado, el individuo, armado de varias armas automáticas, ingresó a la mezquita de Masjid Al Noor, en la zona central de Christchurch y abrió fuego cuando los asistentes al culto del viernes se encontraban en plena oración. Dio muerte a una treintena de personas. Acto seguido, tomó su vehículo, condujo a la mezquita de Linwoody alcanzó a dar muerte a una veintena más, antes de ser abatido por los agentes.

     

    El sábado pasado, la cifra de víctimas fatales se elevó a 50 personas. En tanto que otras personas, entre ellas una niña pequeña, se encuentran en estado grave y con riesgo vital.

    - Este ha sido uno de los días más oscuros de nuestra historia, dijo la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, quien calificó el hecho como un “atentado terrorista” y prometió restricciones en la ley de posesión de armas de fuego.

     

    Nueva Zelanda ha sido siempre calificado como un país extremadamente seguro, un verdadero paraíso. Hasta ahora.

     

    El terrorista se había paseado por distintos países europeos, antes de llegar a Nueva Zelanda. En el manifiesto que publicara antes del ataque, afirma que fue el atentado terrorista en Estocolmo, en 2017, lo que lo hizo llegar a la conclusión de que el “problema con los intrusos” (musulmanes y no-blancos) no se podía solucionar en forma democrática o política.  

     

    Y escribe que el ataque es “una venganza por Ebba”, la niña de 11 años que falleciera en el atentado en Drottninggatan.

     

    En la metralleta que portaba en la primera masacre, había escrito con pintura blanca sobre el metal negro el nombre y el apellido de la niña.

     

    Y en el manifiesto elogia también a Anton Lundin Pettersson, quien dio muerte a tres personas en el ataque a una escuela en Trollhättan (al sur de Suecia), en 2015.

     

    Los padres de Ebba se mostraron choqueados, cuando supieron que el terrorista había usado el nombre de la niña.

     

    “Es profundamente trágico que se abuse del nombre de Ebba con fines de propaganda política”, comentó, en un mensaje escrito, la madre de Ebba, al vespertino Aftonbladet.

     

    El padre de la niña reaccionó con indignación.

     

    - Comencé a sudar helado tan pronto vi que había portado rifles con el nombre de mi hija. ¿Cómo diablos vamos a poder llevar nuestro luto en paz?, declaró a Aftonbladet.

     

    Para él es completamente absurdo que el terrorista australiano nombrara a su hija.

     

      

  • Líder de SSU: "Por decirlo suave, estoy furioso"

    El presidente de las Juventudes Socialdemócratas, Philip Botström, instó a varios líderes del distrito de Skåne a dejar la organización. Esto debido a declaraciones antisemitas, homofóbicas y misóginas, como han informado los medios.

    El jueves, Botström declaró que esto ha debilitado la confianza en la SSU, y que había instado a varios representantes de las juventudes a abandonar la organización. “Estas personas no tienen nada que hacer en las Juventudes Socialdemócratas”, subrayó.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Ha ocurrido antes en el Partido Verde (MP) y del Centro ( C), entre otros. Ahora parece ser el turno de las Juventudes Socialdemócratas, SSU: el tener representantes que al parecer no comparten los valores fundamentales de la organización.

     

    Según el vespertino Expressen, el medio que comenzó esta investigación, el distrito de Skåne, de la SSU, es dirigido desde hace años por una falange fundamentalista.

     

    Expressen afirma que la Socialdemocracia habría tenido conocimiento desde hacía tiempo, de que algo no funcionaba bien, pero que no habría hecho nada para remediarlo.

     

    Sin embargo, ahora que prácticamente todos los medios nacionales se han hecho eco de la investigación del vespertino, el comité ejecutivo de las SSU decidió tomar cartas en el asunto. Y nombró un grupo de trabajo que dispone de tres semanas para solucionar el caso.

     

    El único problema es que quien dirigirá este grupo de trabajo es uno de quienes – según Expressen - ha sido acusado de comportamiento poco democrático: el presidente del distrito de Skåne, Mansour Ahmed.

     

    No obstante, Mansour Ahmed se defendió de las críticas, y declaró al matutino Dagens Nyheter que “actuará personalmente y con contundencia”.

     

    “Es totalmente inaceptable que se les de espacio en la organización a personas que expresan y poseen valores que van en contra de nuestros principios fundamentales. Estas personas deben dejar de inmediato la organización”, expresó Ahmed en una declaración escrita a DN.

     

    Según Expressen, una falange extremista habría dirigido desde hace años el distrito de Skåne. Pero según el comité ejecutivo de las SSU, el problema se reduce a tres personas:

     

    El ex presidente del distrito, Rizwan Elahi, representa el Movimiento Ahmadía del islam y pertenece a una mezquita que ha hecho declaraciones homofóbicas. Su imam dijo a unos escolares que estaban de visita: “los cerdos son homosexuales” y “las personas que no rezan cinco veces al día son castigadas por Dios”.   

     

    Rizwan Elahi, por su parte, ha afirmado que el ateísmo en una idea inmoral.

    - El islam es el remedio universal para todos los sufrimientos de la humanidad, para las enfermedades y los problemas que existen hoy, declaró, y subrayó que el “tabligh”, la difusión de la doctrina islámica, es obligatorio.

     

    Ahora, en declaraciones a la prensa, Elahi declaró que estas afirmaciones estaban “sacadas de contexto” y negó la existencia de falanges en el distrito. Fue expulsado de la Socialdemocracia.

     

    La segunda persona implicada es la vicepresidenta del distrito de Skåne, quien realizó una práctica en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto, país que está bajo una dictadura militar.

     

    El tercero fue expulsado por haber hecho declaraciones antisemitas en las redes sociales. Éste optó por permanecer en el ayuntamiento.

     

    El líder de las Juventudes Socialdemócratas, SSU, Philip Botström, ha explicado a la prensa que se han tomado las medidas necesarias para aclarar la situación.

    - SSU Skåne deberá reportar, en un plazo de tres semanas, al comité ejecutivo sobre el plan de acción a seguir, y de cómo va a recuperar la confianza perdida. De lo contrario les retiraremos todos los fondos, lo que en la práctica significa que no podrán seguir funcionando, dijo a DN.

     

    Ante la pregunta de Dagens Nyheter, de si SSU Skåne había sido tomada por una falange islamista con valores sesgados, respondió:

    - No, eso no es correcto en absoluto. Estos son individuos cuyos valores no están en línea con los de SSU. Pero es lo suficientemente serio como para que yo actúe. Si tengo conocimiento de que hay más miembros o representantes que se han expresado en forma antisemita o que representan una organización racista, homofóbica o sexista – esas personas no tienen nada que hacer en la SSU. Se tienen que ir.

     

    Y agregó, respecto a cómo se sentía ante esta situación:

    - Por decirlo suavemente, estoy furioso. Los valores y el compromiso que han surgido no son compatibles con la Socialdemocracia, ni con nuestros valores en la SSU. Tenemos requisitos muy altos para ser miembro de la SSU, y requisitos aún más altos para ser líder. Nunca miraré para el lado ante la homofobia, el racismo, el extremismo religioso o cualquier otra cosa que no esté en línea con nuestros principios.

     


    Philip Botström, en una entrevista con SVT. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español