Martes, 20 Noviembre 2018 | Login
"Luego de cuatro años recuperamos Utøya" "En agosto estamos de vuelta en Utøya, en el primer campamento de verano después del ataque terrorista", escriben los autores. Foto: SSU.

"Luego de cuatro años recuperamos Utøya"

23 de julio de 2015 | OPINIÓN |

A l cumplirse cuatro años del ataque terrorista en Oslo y de la masacre en Utøya, los dirigentes de las ligas juveniles socialdemócratas de Suecia y Noruega manifiestan su firme deseo de luchar en contra del odio fascista.

"Este es un día significativo, porque recuperamos Utøya, lugar donde muchos jóvenes perdieron la vida. Es entonces cuando realmente demostramos que la democracia y la transparencia nunca se doblegan ante el odio", escriben conjuntamente los líderes de las juventudes Socialdemócratas de Noruega, AUF, y de Suecia, SSU en una declaración publicada en Svenska Dagbladet.

 

Fuente: SVD. 22 julio 2015. Traducción: Magazín Latino

 

El 22 de julio es una fecha que por siempre quedará grabada en nosotros. No sólo como jóvenes socialdemócratas, sino también como personas en sociedades que se llaman abiertas y democráticas. El 22 de julio, hace cuatro años, las vidas de 77 seres humanos fueron segadas en nombre del odio. Ya en ese entonces dijimos que nunca nos doblegaríamos. Que la democracia y la solidaridad son más fuertes que el odio. En agosto, estaremos de vuelta en Utøya para el primer campamento de verano desde el ataque terrorista. Honraremos la memoria de nuestros compañeros cada día, en cada campamento.

No pasa un día sin que recordemos lo ocurrido en Utøya hace cuatro años atrás. Algunas heridas permanecerán por siempre. Se puede aprender a vivir con el dolor. Pero la solidaridad tras el atentado terrorista desde todos los sectores de la sociedad era tan poderosa, que también resultó en energía. Energía para tener la capacidad de seguir adelante y darse cuenta de que el odio de un hombre nunca gana, cuando una comunidad entera se une en pos de mayor transparencia, más democracia y solidaridad. Basándose en esta fuerza, Utøya ha sido construida nuevamente y está lista para albergar un nuevo campamento. Dentro de dos semanas, tanto la AUF como SSU estarán allí.

AUF y SSU pertenecen a un movimiento cuya meta primordial es luchar por la solidaridad, la igualdad y la democracia. Que fue el movimiento obrero que estaba bajo la mira del odio fascista del que se nutría el perpetrador es terrible pero no incomprensible. El movimiento obrero es la antítesis del fascismo. Pretendemos continuar con esta lucha. No caeremos nunca en las garras del miedo. Puede haber sido un terrorista en solitario quien perpetró el ataque, pero sus ideas se apoyaron en una corriente más amplia de querer aplastar la sociedad democrática abierta e igualitaria que el movimiento obrero ha contribuido a crear y seguirá reforzando y desarrollando.

Nosotros, jóvenes socialdemócratas, creemos en una sociedad donde la dignidad humana siempre es lo más importante. Donde la igualdad de oportunidades y los derechos humanos son evidentes para todos. Donde la democracia y la solidaridad son los valores principales y que impregnan todos los niveles de la sociedad.

En estos momentos vemos cómo el fascismo está en auge en toda Europa, a raíz de la crisis financiera que ha devastado el continente desde el 2008. Recortes en el sistema de bienestar han aumentado la desigualdad y ha llevado a que grupos se enfrenten unos a otros – una situación en la que el fascismo puede prosperar.

Las brechas que crecen deben confrontarse con el derecho humano a una buena vida para todos. Trabajo para todos, prosperidad según la necesidad y gran movilidad social ayudan a construir la confianza fundamental necesaria para crear una inclusión en la sociedad para todos.

Para aplastar el fascismo se requiere también que la gente participe y se organice. Cuando la distancia entre los seres humanos se reduce, se reduce también el espacio para el odio y el terror. Es por eso que continuaremos creando campamentos de verano. Organizando cursos. Haciendo círculos de estudios. Demostrando, protestando y desarrollando políticas para una sociedad igualitaria.

Deseamos volver a Utøya. Sobre todo para AUF es un lugar ubicado en pleno corazón. Pero también para SSU Utøya es algo que siempre asociamos con amor y calidez, con espíritu de comunidad y con compromiso. Cuando ahora recuperamos Utøya para los campamentos de verano, nuestra meta es encontrar un equilibrio entre tres propósitos: Será un lugar para recordar a aquellos que perdimos, un lugar para comprender cómo esto pudo suceder, y un lugar – como siempre lo ha sido — para el compromiso y el debate político.

Pero incluso si no se es políticamente activo, sino simplemente un ser humano que valora la democracia y la solidaridad, es un día significativo, cuando recuperamos la isla donde tantos jóvenes perdieron la vida. Es entonces cuando realmente demostramos que la democracia y la transparencia nunca se doblegan ante el odio.

 

ELLINOR ERIKSSON
Presidenta, Liga de la juventud Socialdemócrata sueca, SSU

MANI HUSSAINI
Presidente, Liga de la juventud Socialdemócrata noruega, AUF

 

Ellinor Eriksson y Mani Hussaini. Foto: Petter Cohen, privat.

 

 

La isla de Utøya, en Noruega. Foto: Lars Pehrson/SVD.

 

 

Notas relacionadas:

ESPECIAL NORUEGA - HAGA CLIC PARA VER LAS NOTAS DE ARCHIVO

 

 

Nota anterior:

Comunicado público: Asociación de presos políticos

 

 

About Author

Related items

  • Líder de SSU: "Por decirlo suave, estoy furioso"

    El presidente de las Juventudes Socialdemócratas, Philip Botström, instó a varios líderes del distrito de Skåne a dejar la organización. Esto debido a declaraciones antisemitas, homofóbicas y misóginas, como han informado los medios.

    El jueves, Botström declaró que esto ha debilitado la confianza en la SSU, y que había instado a varios representantes de las juventudes a abandonar la organización. “Estas personas no tienen nada que hacer en las Juventudes Socialdemócratas”, subrayó.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Ha ocurrido antes en el Partido Verde (MP) y del Centro ( C), entre otros. Ahora parece ser el turno de las Juventudes Socialdemócratas, SSU: el tener representantes que al parecer no comparten los valores fundamentales de la organización.

     

    Según el vespertino Expressen, el medio que comenzó esta investigación, el distrito de Skåne, de la SSU, es dirigido desde hace años por una falange fundamentalista.

     

    Expressen afirma que la Socialdemocracia habría tenido conocimiento desde hacía tiempo, de que algo no funcionaba bien, pero que no habría hecho nada para remediarlo.

     

    Sin embargo, ahora que prácticamente todos los medios nacionales se han hecho eco de la investigación del vespertino, el comité ejecutivo de las SSU decidió tomar cartas en el asunto. Y nombró un grupo de trabajo que dispone de tres semanas para solucionar el caso.

     

    El único problema es que quien dirigirá este grupo de trabajo es uno de quienes – según Expressen - ha sido acusado de comportamiento poco democrático: el presidente del distrito de Skåne, Mansour Ahmed.

     

    No obstante, Mansour Ahmed se defendió de las críticas, y declaró al matutino Dagens Nyheter que “actuará personalmente y con contundencia”.

     

    “Es totalmente inaceptable que se les de espacio en la organización a personas que expresan y poseen valores que van en contra de nuestros principios fundamentales. Estas personas deben dejar de inmediato la organización”, expresó Ahmed en una declaración escrita a DN.

     

    Según Expressen, una falange extremista habría dirigido desde hace años el distrito de Skåne. Pero según el comité ejecutivo de las SSU, el problema se reduce a tres personas:

     

    El ex presidente del distrito, Rizwan Elahi, representa el Movimiento Ahmadía del islam y pertenece a una mezquita que ha hecho declaraciones homofóbicas. Su imam dijo a unos escolares que estaban de visita: “los cerdos son homosexuales” y “las personas que no rezan cinco veces al día son castigadas por Dios”.   

     

    Rizwan Elahi, por su parte, ha afirmado que el ateísmo en una idea inmoral.

    - El islam es el remedio universal para todos los sufrimientos de la humanidad, para las enfermedades y los problemas que existen hoy, declaró, y subrayó que el “tabligh”, la difusión de la doctrina islámica, es obligatorio.

     

    Ahora, en declaraciones a la prensa, Elahi declaró que estas afirmaciones estaban “sacadas de contexto” y negó la existencia de falanges en el distrito. Fue expulsado de la Socialdemocracia.

     

    La segunda persona implicada es la vicepresidenta del distrito de Skåne, quien realizó una práctica en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto, país que está bajo una dictadura militar.

     

    El tercero fue expulsado por haber hecho declaraciones antisemitas en las redes sociales. Éste optó por permanecer en el ayuntamiento.

     

    El líder de las Juventudes Socialdemócratas, SSU, Philip Botström, ha explicado a la prensa que se han tomado las medidas necesarias para aclarar la situación.

    - SSU Skåne deberá reportar, en un plazo de tres semanas, al comité ejecutivo sobre el plan de acción a seguir, y de cómo va a recuperar la confianza perdida. De lo contrario les retiraremos todos los fondos, lo que en la práctica significa que no podrán seguir funcionando, dijo a DN.

     

    Ante la pregunta de Dagens Nyheter, de si SSU Skåne había sido tomada por una falange islamista con valores sesgados, respondió:

    - No, eso no es correcto en absoluto. Estos son individuos cuyos valores no están en línea con los de SSU. Pero es lo suficientemente serio como para que yo actúe. Si tengo conocimiento de que hay más miembros o representantes que se han expresado en forma antisemita o que representan una organización racista, homofóbica o sexista – esas personas no tienen nada que hacer en la SSU. Se tienen que ir.

     

    Y agregó, respecto a cómo se sentía ante esta situación:

    - Por decirlo suavemente, estoy furioso. Los valores y el compromiso que han surgido no son compatibles con la Socialdemocracia, ni con nuestros valores en la SSU. Tenemos requisitos muy altos para ser miembro de la SSU, y requisitos aún más altos para ser líder. Nunca miraré para el lado ante la homofobia, el racismo, el extremismo religioso o cualquier otra cosa que no esté en línea con nuestros principios.

     


    Philip Botström, en una entrevista con SVT. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

  • Chile, once de septiembre: culminación y comienzo

    Hoy se cumplen 45 años del golpe cívico-militar en Chile.

    Es imprescindible, necesario, conveniente y obligatorio hablar de ello, recordar los hechos, que a casi medio siglo de ocurridos, mantienen su vigencia en el dolor de los familiares de las víctimas, en el trauma de quienes lograron sobrevivir y sobreviven aún, y sobre todo en momentos en que tres jueces de la Corte Suprema, el máximo tribunal del Poder Judicial chileno, les otorga libertad condicional a siete monstruos que torturaron salvajemente a miles de compatriotas, hombres y mujeres, violaron, asesinaron, hicieron desaparecer y enviaron al exilio a más de un millón de personas.

     

     Por: Jorge Romero

     

    Sin embargo, la fecha 11 de septiembre,que muchos confunden, por ignorancia o por complicidad con los esbirros de la dictadura, con la voladura de las torres gemelas en Estados Unidos, es a mi juicio sólo la culminación de un proceso que comenzó mucho antes, de una idea que estuvo siempre presente, no sólo en las mentes retrógradas de la oligarquía, los terratenientes y, en general de los ricos de Chile, sino también de las Fuerzas Armadas del país, en el sentido de considerar un peligro para sus intereses económicos  los primeros, el ascenso al poder de las fuerzas políticas de izquierda con base en el proletariado obrero, campesino, pescador, minero o mapuche;  y el sueño de la oficialidad nazi-fascista de liberarse  de la autoridad civil sobre sus propias prerrogativas y de tener un papel protagónico en el exterminio del pueblo pobre y de sus ideales de justicia y libertad.

     

    Desde antes de la llamada ”Pacificación de la Araucanía" y del exterminio casi total del pueblo mapuche, entre los años 1861 y 1893, ha sido constante el asesinato por parte de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile de obreros, mineros, campesinos, pescadores, estudiantes.

     

    En Wikipedia encontramos un detalle cronológico de 14 masacres ocurridas en Chile. No figuran en este listado los asesinatos individuales, por ejemplo, de Víctor Jara, de Litre Quiroga, de jóvenes mapuche, de Miguel Henríquez y tantos otros. Sólo masacres. Daremos cuenta aquí de algunas de ellas.

     

    El 18 de agosto de 1891, tuvo lugar en Santiago la llamada Masacre de Lo Cañas. Bajo el mando del general Orozimbo Barbosa, el Ejército asesinó a 84 personas.

     

    En el llamado "Mitin de la carne", el general Roberto Silva Renard dio la orden por la que resultaron muertas más de 100 personas que pedían rebaja en los precios. Esto bajo la presidencia de Germán Riesco Errázuriz.

     

    El mismo Silva Renard comandaba las tropas que asesinaron a más de 3 mil obreros del salitre, junto con sus mujeres y sus hijos en la Matanza de la Escuela Santa María de Iquique, el 21 de diciembre de 1907. Era presidente de Chile Pedro Montt.

     

    Bajo el gobierno de Arturo Alessandri Palma, y según estimaciones de diplomáticos británicos, fueron asesinadas más de 800 personas (hombres, mujeres y niños) en la denominada Masacre de La Coruña, el 5 de junio de 1925.

     

    En los meses de junio y julio de 1934, hubo un levantamiento de campesinos y mapuche en la provincia de Malleco. Pedían el fin de los abusos por parte de los terratenientes. El presidente Alessandri Palma ordenó nuevamente una masacre en Ranquil, de la que resultaron asesinados por fuerzas de Carabineros de Chile más de 500 campesinos.

     

    En la Matanza del Seguro Obrero en Santiago, el 5 de septiembre de 1933, fueron asesinadas 59 personas.

    En Puerto Montt fueron masacrados 10 pobladores, el 9 de marzo de 1969, por orden del ministro del Interior Edmundo Pérez Zujovic. Gobernaba el país el democristiano Eduardo Frei Montalva.

     

    El 18 de septiembre de 1973, ya en dictadura, fueron asesinados 19 obreros en la Matanza del Laja.

     

    Esta matanza, que forma parte del exterminio masivo de dirigentes políticos de izquierda, de sindicalistas, estudiantes, obreros, campesinos, mineros, pescadores, mujeres y niños, del asalto al palacio de La Moneda y la muerte del Presidente Salvador Allende, es el comienzo de una nueva forma de represión y asesinatos masivos por parte de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile, más los organismos represivos creados por la dictadura, la CNI y la DINA.

     

    Las Fuerzas Armadas habían logrado independencia del poder civil. Ya no tenían que responder ante nadie de sus actos, ni siquiera ante organismos internacionales y la oligarquía chilena aseguraba, con este triunfo de sus guardianes, que sus intereses económicos no fueran tocados.

     

    De manera que me parece absolutamente lícito, al referirnos al 11 de septiembre de 1973, hablar de culminación y comienzo. Culminación, meta largamente soñada por civiles golpistas y Fuerzas Armadas fascistas y comienzo de una nueva era, marcada por la represión, la desaparición forzada de personas, la tortura, el asesinato masivo y el exilio. El contubernio entre civiles y militares sigue y seguirá funcionando como reloj suizo, hasta que el pueblo de Chile los borre del mapa e inicie su propio camino hacia el futuro.

     

    Testimonio personal en dos casos

    Trabajando para el gobierno de la Unidad Popular en la Gobernación de El Loa, en Calama, fui enviado por el gobernador Edmundo Checura Jeria a fiscalizar el tren Antofagasta-Oruro. Había aumentado ostensiblemente el contrabando por esa vía, en ambos sentidos. De mi investigación resultó ser que el capo de la mafia era el propio jefe de Aduana en Ollague, pueblo salitrero en la frontera con Bolivia. Y de mi informe enviado a las autoridades centrales en Santiago, resulté declarada persona 'non grata' en todo el Norte Grande, mientras el funcionario aludido conservaba su puesto. Era militante del Partido Socialista de Chile.

     

    En julio de 1973 me presenté como periodista en la Comisaría de Los Ángeles a exigir los nombres de cinco jóvenes fascistas de Patria y Libertad (brazo armado del Partido Nacional) que habían apedreado a la entrada de la ciudad un bus de la línea Vía Sur, con resultado de varias personas heridas de gravedad con cortes profundos, especialmente en sus rostros. Mientras era sacado violentamente de la Comisaría, grabé los gritos de un capitán, que decía:  - Menos mal que les queda poco a estos c. de su m!

     

    El Sr. Intendente, militante del Partido Comunista de Chile le hizo saber al ministro del Interior, Daniel Vergara, sobre lo ocurrido... y no pasó nada. 

     

    El primer caso nos muestra la contribución que hizo la propia izquierda chilena al golpe de Estado. Con el segundo ejemplo queda claro que el golpe fascista era inevitable y que se sabía que ocurriría, tarde o temprano.

    La culminación de los sueños dictatoriales de los ricos con las Fuerzas Armadas de Chile estaba a las puertas de nuestra historia.

     

    Jorge Romero, desde Oslo

     

    Septiembre 11 de septiembre de 2018

     



    Foto y montaje: El Desconcierto.

     

     

  • ¿Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo?

    Desde Noruega, nuestro columnista asociado, Jorge Romero, también gran colaborador de Radio Latin-Amerika, nos envía esta crónica de post Navidad y fin de año, con un titular que nunca se ve entre signos de interrogación, pero al que él le da su explicación. 

    "Escribo esto la madrugada del día 28, a las 6 de la mañana, y pongo el título sin pensarlo mucho como pregunta. Me lo dicta la certeza de que no ha sido una feliz Navidad y el Año Nuevo será una copia burda del que se va", escribe Jorge Romero.

    No obstante, y como cada año, esperamos que el año que está a punto de nacer sea mejor que el que se va. Tal vez porque la esperanza, dicen, es lo último que abandona al ser humano. 

     

     Por: Jorge Romero

     

    Escribo esto la madrugada del día 28, a las 6 de la mañana, y pongo el título sin pensarlo mucho como pregunta. Me lo dicta la certeza de que no ha sido una feliz Navidad y el Año Nuevo será una copia burda del que se va. Porque como todos, soy yo y mis circunstancias, y porque ni yo ni mis circunstancias son propicias para esperar algo diferente. "Hay que ser positivos, dirán muchos, y en esa primera frase hay mucho pesimismo y mucha falta de confianza en tus propias facultades y en tu propia realidad". 

     

    Y tienen toda la razón los que proponen optimismo, confianza, fe y esperanza en el futuro. Porque con ese engaño se pasa mejor, se soportan mejor el tedio, la soledad, las malas noticias y en general las desgracias propias y ajenas.

     

    Pero a mí no me resulta el engaño y no puedo pasarme gato por liebre. Porque de nuevo y como cada diciembre desde hace muchos años me asalta una depresión irremediable que no logro superar. Porque de nuevo me quedé encerrado en casa, con los regalos para los nietos sin llevárselos y concretamente no fui a reunirme con la familia, que cada año cumple religiosamente con el rito de la comida, el arbolito, las luces, los regalos y las buenas intenciones de todos para todos. Y no es por supuesto que yo tenga malas intenciones con ellos. Los quiero mucho y yo también me quiero, no faltaba más. Pero la nostalgia, los recuerdos, el olor a albahaca, los dulces hechos por mi madre me superan. Me anulan y me dejan como hándicap, como lisiado, como héroe de guerra en silla de ruedas. Y sencillamente no puedo evitarlo.

     

    Qué hago entonces en esa soledad sin fondo. Pues como siempre recurro a los libros. Como cada diciembre, nada nuevo. Otra vez leo pasajes de la Biblia y del Quijote mientras escucho música barroca, oigo a Plácido Domingo cantando con Paloma San Basilio, a los tres tenores que todos sabemos, piezas musicales o bailables del Coro del Ejército Ruso. Me sumerjo en el Lazarillo de Tormes, en La Metamorfosis, o en la novela El viejo y el mar mientras veo la película Zorba el Griego con el mejicano Antonio Quin y Alan Bates.

     

    Y se me van las horas así, que es lo que pretendo. Es una lucha contra el tiempo para que amanezca pronto el primero de enero del año que viene, para volver a la vida normal, a la rutina acostumbrada, a esa realidad que no podemos cambiar.

     

    Con todo, creo que la realidad de cada uno, que es diferente para cada ser humano, debemos llevarla con el mínimo de sobresaltos, con la decisión diaria de no dejarnos avasallar, de no dejar que nos gane la adversidad, ni en lo cotidiano ni en lo general. Si se nos quebró un plato pues comemos de la olla misma. Si se indulta a un asesino, que no nos duela de modo que nos frene en el quehacer cotidiano. Que no nos alcancen al punto de herirnos las amenazas de Trump ni las derrotas políticas. Que no nos cague la vaca mientras la ordeñamos.

     

    De esta forma termino sacando el signo de interrogación del título para desearles a todas y todos una muy FELIZ NAVIDAD Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO.

     

    Desde Noruega, Jorge Romero

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español