Viernes, 16 Noviembre 2018 | Login
Empate entre el bloque de la izquierda y la derecha - en tanto que la ultraderecha gana terreno La Alianza de derecha exige la renuncia del primer ministro, Stefan Löfven, pero se calcula que hasta el miércoles no se sabrán los resultados exactos de los comicios del domingo. Aquí, en el discurso al final de la larga e intensa jornada electoral. Foto

Empate entre el bloque de la izquierda y la derecha - en tanto que la ultraderecha gana terreno

ELECCIONES 2018 EN SUECIA 

Un escaño de diferencia.

El bloque de izquierda obtendría un escaño más que la derecha: 144 contra 143, al haberse contabilizado 6002 de los 6004 distritos (*).  En porcentaje, la coalición rojiverde alcanza un 40,6 por ciento de apoyo, en tanto que la Alianza de la derecha llega al 40, 3 por ciento.

Sin embargo, habrá que esperar hasta el miércoles, para saber los resultados exactos.

 

 Por: Magazín Latino

 

Una noche de mucha tensión se vivió en Suecia este domingo, cuando, a las ocho de la noche se cerraron las urnas y se inició el conteo de votos.

 

Las cifras subieron y bajaron, pero poco a poco se fue aclarando el panorama.

 

El partido Verde se mantiene en el Parlamento, aunque pasó susto, se salvó con un 4,3 % de los votos. El 2014 obtuvo un 6,9 %. 

 

La Socialdemocracia bajó su votación en relación con el 2014, pero sigue siendo el partido más grande, con un 28,4 por ciento, comparado con un 31,0 hace cuatro años.

 

El partido Moderado también bajó, de un 23,3 a un 19,8 por ciento.  

 

No obstante, y a pesar de que aún no se saben los resultados exactos, el líder de los Moderados, Ulf Kristersson, exigió esta noche la renuncia de Stefan Löfven.

- Él nunca debió haber sido elegido primer ministro, dijo Kristersson, según él, estos cuatro años de gobierno de la coalición rojverde, son cuatro años perdidos.

 

El líder del partido xenófobo y eurófobo Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson, dijo que había llamado a conversaciones a Kristersson.

 

Los SD no obtuvieron el 20 % que se pronosticaba, pero subieron desde un 12,9 (2014), a un 17,6 por ciento de los votos.

 

- Vamos a contactar a los Moderados lo antes posible. Si ahora vamos a cambiar el gobierno y la repartición de mandatos se mantiene, entonces no sé cómo van a formar un nuevo ejecutivo sin hablar conmigo, dijo Åkesson, y recordó que existe el riesgo de nuevas elecciones.

 

Pero su oferta fue ignorada por Kristersson, quien explicó que – además de que exige la renuncia de Löfven – mantendrá conversaciones con sus socios de la Alianza.

 

Por su parte, Stefan Löfven llama a la calma y la cautela, recordando que los resultados no son exactos. En su discurso en la “valvaka” de la Socialdemocracia, dijo que estas elecciones marcaban el fin de la política de bloques, y abrió por una colaboración con otros partidos.

 

Respecto a su “renuncia”, expresó:

- Pueden exigir todas las renuncias que quieran. No hay ninguna ley que diga que el primer ministro tenga que renunciar. Yo creo que es necesario mantener la sangre fría.

 

Y enfatiza que aún no se conocen los resultados.

 

En resumidas cuentas, ahora se verá quienes pactarán con quienes. Y quienes mantienen sus promesas.

 

Resultados de los ocho partidos:

 

S: 28,4 % (31,0 %) M: 19,8 % (23,3 %) SD: 17,6 % (12,9 %) C: 8,6 % (6,1 %) V: 7,9 % (5,72 %) KD: 6,4 % (4,6 %) L: 5,5 % (5,4 %) MP: 4,3 % (6,9 %).

Las cifras entre paréntesis se refieren a los resultados del 2014, las elecciones anteriores. 

 

En la Oficina Electoral  enlace puede ver los últimos resultados: Val.se – haga clic

 

Actualización: 

(*) Ahora ya se han contabilizado los 6004 distritos, y este es el resultado. Faltan por contabilizar los votos del exterior.

Elecciones al Parlamento - Porcentajes y mandatos preliminares (Fuente: Valmyndigeten)


Foto: Captura de pantalla de la Oficina Nacional Electoral 

 

Distribución de los votos, preliminar:

 

 

 

 
Stefan Löfven. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

About Author

Related items

  • La cámara votó en contra de Ulf Kristersson - pierde la posibilidad de ser primer ministro

    Una votación histórica se vivió este miércoles en el parlamento sueco, cuando el partido del Centro y el Liberal votaron NO al Moderado Ulf Kristersson como primer ministro. El resultado fue de 195 votos en contra y 154 a favor.

    - Es un hecho único el que partidos de la Alianza voten en contra de un primer ministro de derecha, dijo un decepcionado Kristersson, y agregó: es sin duda lo máximo que ha ocurrido en la política burguesa en los últimos 40 años.

     

     Por: Marisol Aliaga (texto y foto)

     

    La cámara en pleno participó en la votación del miércoles, de si aceptar la propuesta del presidente del parlamento, Andreas Norlén, y designar primer ministro a Ulf Kristersson, líder de los Moderados.

     

    La votación arrojó el resultado de 195 votos en contra y 154 a favor.  Todos los diputados votaron de acuerdo con la línea de sus respectivos partidos.

    - Debido a que más de la mitad de los diputados han votado en contra, la cámara ha rechazado la propuesta de designar como primer ministro a Ulf Kristersson, dijo el “talman”, Andreas Norlén. Y dio por terminada la votación, que comenzó pasadas las nueve de la mañana, después de los discursos de los ocho líderes de los partidos parlamentarios.

     

    Un desilusionado Ulf Kristersson declaró, en rueda de prensa, pocos minutos más tarde: “esto era lo más grande que ha ocurrido en la política burguesa en 40 años”. Se refería a lo peor que le podía haber pasado: que sus colegas de Alianza, Annie Lööf (C) y Jan Björklund (L) votaran en su contra.

    - Esto provoca desilusión entre muchos votantes de la Alianza, dijo Kristersson.

     

    La única que lo apoyó, dentro de la Alianza, fue Ebba Bush Thor, quien abandonó raudamente la sala de la cámara, apenas terminada la votación. 

     

    Vale decir, a favor de Kristersson votaron el partido Moderado, el partido Democratacristiano y los Demócratas de Suecia. 

     

    Los resultados, no obstante, no fueron sorpresa para nadie. Tanto Lööf como Björklund habían declarado que votarían en contra de Kristersson. No porque se oponían a su jefatura, sino porque al hacerlo, estarían dependiendo en cada votación siguiente de los Demócratas de Suecia. Ni el partido de Centro, ni el Liberal quieren que los SD tengan influencia en la política. Algo que, obviamente, el líder de SD, Jimmie Åkesson se niega a entender.

     

    En Facebook  - como ya se ha hecho habitual que los lideres planteen sus pensamientos – Kristersson había escrito el día anterior que el miércoles sería “un día triste para la Alianza”. Al igual que Ebba Bush Thor (KD), enfatizó que es “inusual” que un partido de la Alianza vote en contra de un primer ministro de la burguesía.

     

    “Si les cuesta tanto votar “Sí” y dar expresamente su apoyo al nuevo gobierno pueden, en caso contrario apretar el botón “abstenerse” y dejar que quienes creemos que hay apoyo para la política de la Alianza, tomar la oportunidad y, al menos, intentarlo”,escribió, visiblemente frustrado. Y recordó que C y L apretaron el botón amarillo (de abstenerse), permitiendo que asumiera el gobierno rojiverde de Stefan Löfven, hace cuatro años atrás.

     

    Annie Lööf respondió al posteo diciendo que la comparación de Kristersson respecto a las elecciones del 2014 era “profundamente engañosa”. Y que la razón por la que votan en contra del moderado es porque “no quieren aceptar la influencia de SD”.

     

    Jan Björklund concordó, en parte, con Kristersson.

    - Lo reconozco, este es un día difícil. El votar en contra de un colega de la Alianza. Los Liberales y yo mismo hemos sido objeto de una tremenda campaña de amenazas y de persecución proveniente no de la dirección del partido Moderado, sino que de la recalcitrante derecha sueca. Durante mis 25 años en la política no he experimentado antes una cosa igual, dijo, al hacer uso de la palabra en la cámara.

     

    Pero esto no aplacó el descontento de Kristersson. 

    - El Centro y los Liberales pudieron haberse abstenido, pero votaron en contra de un primer ministro burgués. Tomamos nota de ello, dijo.

     

    Jimmie Åkesson, por su parte, avizora la posibilidad de una nueva formación, luego del quiebre de la Alianza: una nueva formación de conservadores que incluye a los Moderados (M), los Democratacristianos (KD) y SD.

    - C y L, los dos partidos extremadamente liberales del parlamento sueco, se unen, naturalmente, a los Socialdemócratas (S), el partido Ambientalista (MP) y el partido de Izquierda (V), donde pertenecen, de acuerdo con las nuevas líneas de conflicto. Y M y KD se acercan a una nueva coalición conservadora en el parlamento. Es totalmente natural y es lo que yo quiero: la constelación de M, KD y SD.

     

    Este jueves, el “talman” llamará a una nueva ronda de conversaciones. Es posible que proponga un nuevo candidato/a que será sometido a votación. También puede pedirle a AnnieLööf que “sondee el terreno”, en busca de una jefatura. Se desconoce cuál será su próxima jugada.

     

    Lo que sí se sabe es que Andreas Norlén este miércoles quemó un cartucho. Le quedan tres. Si la cámara no acepta ningún candidato, no quedará más remedio que convocar a nuevas elecciones.

     

    Algo que solo un partido – de los ocho - quiere. De más está decir cuál.

     

     
    El líder del partido Moderado, Ulf Kristersson.

     

  • Stefan Löfven: "Votaron en contra mía, ahora digan qué quieren"

    El primer ministro en funciones, Stefan Löfven (S), comunicó este lunes por la mañana que abandona los intentos de formar gobierno. Al igual que el líder de los Moderados, Ulf Kristersson (M) - hace tres semanas atrás - tira la toalla.

    Löfven explicó que, por el momento, no tiene condiciones para formar un gobierno de centro que sea aceptado por la cámara.

     

     Por: Magazín Latino

     

    A las 9:45 de la mañana del lunes, el líder de la Socialdemocracia, y primer ministro en funciones, Stefan Löfven, se reunió con el talman (presidente del parlamento), Andreas Norlén.

     

    A la hora después, Löfven dio una conferencia de prensa. Explicó que, durante dos semanas, había sondeado la posibilidad de formar gobierno y había sostenido conversaciones con líderes de la Alianza “en buen tono”. Sin embargo, estos diálogos no habían dado fruto.

    - Con las respuestas que he recibido no existe, por el momento, la posibilidad de formar un gobierno que sea tolerado por la cámara. Estoy todavía dispuesto a formar un gobierno por sobre los bloques, un gobierno de centro. Pero ahora le corresponde al talmanel probar otras alternativas, dijo Löfven.

     

    Esto quiere decir que las posiciones de los partidos siguen tan estancadas como lo han estado desde las elecciones, y ningún partido quiere moverse un milímetro de sus posiciones.

    - Aún no estamos en posición de negociar, dijo Löfven.

     

    Agregó que las conversaciones con los líderes de los otros partidos habían conducido a una mejor comprensión de las posiciones de éstos.

    - No es lo común que la conformación de Gobierno tarde tanto, en Suecia. Pero es importante que se lleve a cabo un proceso democrático que no sea apresurado. No obstante, tampoco se debe retrasar en forma innecesaria.

     

    Stefan Löfven subrayó que es de suma importancia que la constelación que forme gobierno sea capaz de llevar a cabo su política en la cámara y de presentar un presupuesto que tenga mayoría en el Parlamento.

     - Yo ya tengo experiencia de que la cámara haya votado en contra de nuestra proposición de presupuesto, dijo, refiriéndose a cuando la Alianza, junto a los Demócratas de Suecia, votaron en contra del presupuesto de la coalición rojiverde. Esto llevó a una crisis de proporciones que luego se resolvió con el “acuerdo de diciembre”, que poco después la Alianza abandonó.

     

    Al final de la conferencia de prensa, Stefan Löfven mostró su irritación respecto a la Alianza, que, después de las elecciones de septiembre y con el apoyo de los Demócratas de Suecia - nuevamente - votó en contra de que Löfven permaneciera en su cargo de primer ministro.

    - Si votaron en mi contra, es razonable que quienes lo hicieron prueben ahora su “plan B”. Si alguien debe ponerse en la fila para que la cámara lo apruebe o lo rechace, no soy yo, dijo, ácidamente Löfven.

     

    Los cuatro partidos que conforman la Alianza no han presentado, hasta el momento, alternativas a la destitución de Stefan Löfven.

     

    Y no solo él, sino la gran mayoría de votantes suecos comienzan a perder la paciencia.

     

     

     

  • La pelota vuelve a Löfven - conversará con todos menos con SD

    Tal cual se esperaba, el presidente del parlamento instó, este lunes, a Stefan Löfven (S) a formar gobierno. Al igual que Ulf Kristersson (M), el líder de la Socialdemocracia tiene ahora dos semanas para intentarlo.

    - Voy a hacer todo lo que esté de mi parte, y espero y confío en que los partidos están preparados para colaborar por sobre los bloques, dijo en rueda de prensa, este lunes.

    Añadió que conversará con los líderes de todos los partidos, menos con los Demócratas de Suecia (SD).

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Este lunes se llevó a cabo la tercera jornada de conversaciones de los líderes de los ocho partidos parlamentarios con el presidente del parlamento, Andreas Norlén, en vías de la gobernabilidad de Suecia.

     

    Luego de haberse reunido con todos, Norlén ofreció una rueda de prensa en la que comunicó que había instado a Stefan Löfven a intentar formar gobierno. Pero constató que la situación se mantiene bloqueada.

     

    Todos quieren que los otros cambien, pero nadie quiere ceder ni un milímetro.

    - Los partidos deben comenzar a sostener difíciles razonamientos, primero internamente y luego con los otros partidos, para que este proceso pueda seguir adelante. De lo contrario, Suecia no logrará tener un nuevo gobierno, dijo Norlén, con un tono de irritación en la voz.

     


    Andreas Norlén, durante la conferencia de prensa del lunes 15 de octubre. Foto; Marisol Aliaga. 

     

    Como las veces anteriores, el proceso fue el mismo. Los líderes fueron pasando uno a uno, por la oficina del talman, para luego tener un punto de prensa.

     

    Sin embargo, la situación se aprecia tan bloqueada como al día siguiente de las elecciones. Los partidos de la Alianza, a pesar de ser minoría, siguen apoyando a su candidato, Ulf Kristersson, a pesar de lo ocurrido el sábado.

     

    Stefan Löfven no va a darle el mando a un partido menor. Y ninguno quiere colaborar y ni siquiera conversar con los Demócratas de Suecia.

     

    A pesar de que la Alianza no tuvo problemas en aceptar el apoyo de éstos para destituir a Stefan Löfven, apenas el parlamento comenzó sus funciones, el 25 de septiembre.

     

    Dos palabras, o conceptos, se repitieron a lo largo de la jornada del lunes: “Paciencia” y “soluciones por encima de los bloques”.

     

    Porque el proceso de constituir un gobierno “que sea tolerado por la cámara”, como dice el talman, puede tomar tiempo. Mucho tiempo. En realidad, la Constitución sueca no pone un plazo, para este ejercicio democrático. Cuando esta fue escrita, nunca se pensó que Suecia enfrentaría una situación como la actual. De hecho, existían solo cinco partidos y la Socialdemocracia contaba con más del 40 % de los votos.

     

    Y, Stefan Löfven está consciente de que la tarea que le fue encomendada hoy día no es fácil. Necesita del apoyo de – al menos – dos partidos, que hace poco votaron para su destitución: el Centro (C) y los Liberales (L).

     

    ¿Por qué habrían de votar ahora en apoyo?

     

    Durante la rueda de prensa explicó que sostendrá conversaciones con todos los líderes de los partidos, menos con Jimmie Åkesson. 

    - Será necesario humildad y compromisos de todas las partes. No es algo que se hará en un dos por tres. Uds. conocen mi posición, yo quiero acuerdos por sobre los bloques. Espero y confío en que más partidos, fuera del  mío propio estén dispuestos a tomar esta responsabilidad, subrayó.

     

    Al igual que Ulf Kristersson, Stefan Löfven cuenta ahora con dos semanas de plazo, para formar un gobierno que la cámara tolere.

     

    Una misión casi imposible, pero si en algo es experto Löfven es en negociar.

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español