Jueves, 19 Abril 2018 | Login
Stefan Löfven: "Estamos aquí por ustedes, no están solos" El primer ministro, Stefan Löfven, pronunció un breve pero emotivo discurso, en la ceremonia del sábado. Foto: Marisol Aliaga.

Stefan Löfven: "Estamos aquí por ustedes, no están solos" Featured

Miles de personas se congregaron este sábado en el Jardín del Rey, en una ceremonia en memoria de las víctimas del atentado terrorista del año pasado, de homenaje con quienes ayudaron a los heridos y de solidaridad con los afectados.

El 7 de abril marcó para siempre la vida de muchos, pero también se recordará el cariño y la solidaridad que los habitantes de Estocolmo mostraron, cuando el terror estalló en la capital sueca.

- Estamos aquí por ustedes. No están solos, dijo el primer ministro, Stefan Löfven, subrayando que “cuando nuestra sociedad fue más frágil, nuestra unión fue más fuerte”.

 

 Por: Marisol Aliaga.Texto y fotos

 

Una emotiva ceremonia se llevó a cabo el sábado pasado en Kungsträdgården (el Jardín del Rey), al cumplirse un año del atentado terrorista en Drottninggatan. Destacados artistas como Malena Ernman, Lars Winnerbäck y Sanna Nielsen, entre otros, interpretaron bellos temas musicales.

 

Además de las autoridades, estuvieron presentes la Princesa Victoria y el Príncipe Daniel, personal de rescate y policías que trabajaron duramente, hace un año atrás para restablecer el orden y la tranquilidad, en la capital sueca.

 

- La vida ha vuelto a Drottninggatan. Sin embargo, fue allí donde la vida se apagó para cinco personas, hoy día, hace un año atrás. Y para muchos otros quedó en pausa, muchos adquirieron traumas que les tomará años, a veces toda una vida, en superar, comenzó diciendo el maestro de ceremonias, el escritor y presentador de televisión, Mark Levengood.

 

El primer ministro, Stefan Löfven, había estado presente en una misa recordatoria en la iglesia de Adolf Fredrik, en otro punto del centro de la ciudad, y ahora pronunció un discurso en el Jardín del Rey.

 

- Antes que nada, quiero dirigirme directamente a ustedes, quienes han perdido a un ser querido. Ha pasado un año. Del shock. De dolor. De nostalgia. Pero en medio de este abismo y este dolor, entiendo que también mantienen recuerdos luminosos.

 

Y citó al escritor Thornton Wilder: “Hay una tierra de los vivos y una tierra de los muertos, y el puente que los une es el amor, lo único que lo sobrevive, lo único que tiene sentido”.

 

La cantante de ópera Malena Ernman abrió la parte musical con el aria de Händel “Lascia ch´io pianga” (“Déjame llorar).

 

Después de su interpretación, la jefa de enfermeras ViktoriaLenander, quien participó en las labores de rescate el 7 de abril, contó lo que había experimentado esa tarde, hace un año atrás.

- Acababa de comenzar mi turno de tarde, en la estación de Sabbatsberg, y estábamos en pausa, cuando llegó la alarma. Pensamos que se trataba de un pequeño accidente del tránsito, pero cuando nos acercamos al lugar, nos damos cuenta de que era más que eso. Casi al llegar, vemos a personas presas del pánico, que gritaban y lloraban y arrancaban del lugar, y en Drottninggatan nos encontramos con un caos, un infierno. Veo a los dos primeros heridos, y cuando salto del coche me encuentro con un silencio, como si el tiempo se hubiera detenido, dijo Viktoria Lenander.

 

La ceremonia continuó con la actuación de las cantantes Menke, Lars Winnerbäck y Sanna Nielsen. La alcaldesa de Estocolmo, Karin Wanngård, de la Socialdemocracia y su opositora del partido Moderado, Anna König Jerlmyr, dieron a conocer sus puntos de vista sobre el tema de la seguridad en la ciudad.

 

El concierto concluyó a las tres de la tarde, con el tañido de las campanas de la iglesia de Sant Jakob, que fueron el marco perfecto para la emotiva ceremonia.

 

- Es de suma importancia que comprendamos que la lucha contra lo destructivo y el terrorismo antes que nada no se libra con armas, sino con valentía, transparencia y la firme resolución de no dejarnos atemorizar, subrayó Mark Levengood.

 

 

El primer ministro, Stefan Löfven, pronunció un breve pero emotivo discurso, en la ceremonia del sábado. Foto: Marisol Aliaga.

 

Para ver vídeos del concierto, entre al grupo en Facebook de Magazín Latino.

 

 

About Author

Related items

  • A un año del atentado terrorista en Estocolmo

    Este sábado se cumple un año del atentado terrorista en Drottninggatan, que acabó con la vida de cinco personas y dejó heridas a otras quince.

    Además de misas del recuerdo en las iglesias de Adolf Fredrik y Sant Jacobs, y de una manifestación en Sergels torg, se llevará a cabo un concierto en Kungsträdgården, “en memoria de las víctimas y de sus familiares, así como también para demostrar que Estocolmo es, y será, una ciudad abierta y democrática”, según lo expresa la ciudad de Estocolmo en su sitio web.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    La municipalidad de Estocolmo, junto al Gobierno, organizaron para este sábado una serie de actividades en memoria de las víctimas del atentado terrorista del 7 de abril del año pasado.

    En la iglesia de Adolf Fredrik se celebrará un oficio religioso para invitados especiales junto a representantes oficiales. Más tarde se llevarán a cabo servicios religiosos en distintas iglesias de Estocolmo.

    El concierto en Kungsträdgården incluye actuaciones de los artistas Malena Ernman, Sanna Nielsen, Lars Winnerbäck, Stephen Simmonds, Menke y GET UP Soul Choir.

    Mark Levengood , será el maestro de ceremonias, y entre los temas musicales, se presentarán testimonios de algunas de las personas que participaron en las labores de rescate, el día del atentado. Héroes anónimos que, en lugar de huir, decidieron ayudar al prójimo.  

    El programa incluye, además, un discurso del primer ministro, Stefan Löfven.

    En la Casa de la Cultura, por la tarde, tendrá lugar un concierto en memoria de Ebba Åkerlund, la niña de once años que perdió la vida en el atentado. El concierto es en beneficio de la fundación Los Ángeles de Ebba, que creara la madre de la niña, Jeanette Åkerlund.

    Para la manifestación en Sergels torg, los organizadores instan a llevar una flor para depositar sobre la escala de la plaza.

     


    El primer ministro, Stefan Löfven, rinde homenaje a las víctimas del atentado en Drottninggatan. Foto: Regeringen.se. 

      

    HORARIOS

     

    12.00 Misa del recuerdo para invitados especiales en la iglesia de Adolf Fredrik

     

    13.00 – 15.00 Manifestación en Sergels torg

     

    14.15 – 15.00 Concierto conmemorativo en Kungsträdgården

     

    15.00 Misa del recuerdo para todo el público, en la iglesia de Adolf Fredrik y de Sant Jacob

     

    17.00 Concierto en memoria de Ebba Åkerlund, en Stadsteatern, en la Casa de la Cultura

     

     

     

  • Comienza juicio histórico en Suecia -Akilov enfrenta cargos de terrorismo

    Este martes 13 de febrero a las 09.15 de la mañana comenzó el juicio más extenso de la historia reciente de Suecia. Rakhmat Akilov está acusado de haber cometido un atentado terrorista en pleno centro de la capital sueca.

    El fiscal, Hans Ihrman, comenzó la presentación del proceso con un doloroso resumen:

    - 500 metros, 40 segundos, 12,5 toneladas de metal a una velocidad media de 60 kilómetros por hora en una calle peatonal llena de gente indefensa. El proceso trata, sustancialmente, de 40 segundos que por siempre cambiaron la vida de muchos más que quienes se encontraban en Drottninggatan.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Este martes por la mañana comenzó el juicio más grande que se ha tenido lugar en el Tribunal de Primera Instancia de Estocolmo.

    A pesar de la gran cantidad de querellantes: 150, las audiencias no parecieron despertar el interés que se había esperado. La vida continúa, aunque para el millar de personas que se encontraban en la calle Drottninggatan el viernes 7 de abril de 2017, será algo imposible de olvidar.

    No solo fallecieron cinco personas, otras 10 resultaron con lesiones de por vida.

    Otros, luchan pos complejos de culpa. ¿El no haber actuado diferente, el haber hecho algo más?

    Y, a pesar de que este primer día de audiencias fue intensivo, se avecinan momentos fuertes, cuando los testigos cuenten con sus propias palabras sus experiencias. 

    Por primera se vio en persona a Rakhmat Akilov. Ingresó a la sala, esposado y flanqueado por guardias de seguridad. Vestía un buzo de color verde, propio del establecimiento penal. Apenas miró a su alrededor, antes de tomar asiento, cabizbajo, de frente a los jueces, de espalda a los asistentes en la sala de audiencias y a nosotros, los periodistas en la sala de prensa. A su derecha su abogado, Johan Eriksson, a su izquierda uno de los tres intérpretes que de cuando en cuando se iban turnando para traducir, del sueco al ruso.  

    El uzbeco de 39 años (cumple 40 hoy, 14 de febrero), ha adelgazado bastante. Se dejó crecer la barba, sin bigotes, y es de tez más clara que lo que se aprecia en las fotos que se han publicado anteriormente de él. Se mostró tranquilo y estuvo atento a todo lo que se decía en la corte.

    El fiscal Hans Ihrman comenzó la presentación del juicio haciendo un resumen de lo ocurrido el 7 de abril del año pasado:

    - 500 metros, 40 segundos, 12,5 toneladas de metal a una velocidad media de 60 kilómetros por hora en una calle peatonal llena de gente indefensa. El proceso trata, sustancialmente, de 40 segundos que por siempre cambiaron la vida de muchas más personas que las que se encontraban en Drottninggatan.

     

    Y explicó los motivos que – según la fiscalía – tuvo Akilov:

    - La acusación es delito de terrorismo e intento de delito de terrorismo o, en su defecto, poner en peligro la vida de terceras personas. Este crimen habría podido dañar seriamente a Suecia, y Rakhmat Akilov lo perpetró con la intención de intimidar gravemente a la población sueca. Además, e, indebidamente, obligar al gobierno y al parlamento de Suecia a cesar su participación en la misión educativa de la coalición global contra el Estado Islámico en Irak.

     

    Seguidamente, la fiscalía presentó testimonios y resultados del peritaje técnico. Detalladamente se mostró una serie de evidencias consistentes en conversaciones en distintas aplicaciones para celular, imágenes de Akilov en la ciudad de Estocolmo, las búsquedas que había realizado en Internet, etc. Un completo monitoreo desde el 16 de enero del 2017, hasta el día antes del 7 de abril.

    El material muestra que Akilov planeó concienzudamente su ataque. Primero había tenido la idea de atacar la parada gay. Más tarde buscó distintos lugares donde llevar a cabo su plan y eligió, al fin, el lugar apropiado para hacer más daño y causar más pánico en la población.

    Utilizó Google Translate para traducir frases como: “¡Bájate del camión o te mato!” o “Boletos para un crucero”, o “Gay club”. Y también para como adquirir material para fabricar una bomba.

     

    La tensión subió en la sala, cuando se reprodujo el audio de la llamada a SOS (urgencia), de una mujer que clamaba pidiendo ayuda, al ver como las personas caían a su alrededor. Era el día del atentado.

    - Hay un loco que ha arrollado a un montón de personas en Drottninggatan. Manden todo lo que puedan!, decía, tratando al mismo tiempo de mantener la calma, sin lograrlo.

    Seguidamente, el fiscal explicó detalladamente el recorrido de Rakhmat Akilov, desde Adolf Fredriks Kyrkogata, hasta que el camión se estrella en los escaparates de la multitienda Åhlens. De cómo, al no detonar la bomba que llevaba consigo, abandona el camión, baja al metro, sale, más allá por la calle Vasagatan y luego toma el tren a Arlanda. Se baja en la estación de Märsta, toma un bus local. Poco después se baja y comienza a deambular sin rumbo fijo hasta que, a las 19.55 es aprehendido por una patrulla de policía. Lo primero que hace es confesarse culpable de haber conducido el camión que arrolló a transeúntes en Drottninggatan.

    Su plan era morir en el intento. Carecía de plan B.

    La similitud con los atentados en otras ciudades europeas, como lo muestra la fiscalía, es evidente. Akilov mira con atención cuando el fiscal presenta videos de estos atentados.

    Luego se suceden algunas de las conversaciones (chats) mantenidas por Akilov en diferentes aplicaciones (Zello, Whatsapp, Telegram, Facebook) en su celular incautado. También fueron incautadas USB memorias conteniendo fotos y videos. La gran mayoría de este material audiovisual había sido borrado por Akilov, pero los expertos lograron recuperarlos.

    Ocho archivadores con conversaciones en chats. Más de 9000 mensajes.

    - Comenzando el 16 de febrero y hasta perpetrar el atentado terrorista, en una serie de conversaciones de chat, Rakhmat Akilov se ha ofrecido a perpetrar el atentado terrorista a nombre del Estado Islámico. Él ha recopilado información y ha adquirido el material necesario para fabricar una bomba, dijo Ihrman.

    El fiscal leyó algunos de los mensajes de los chats.

    “Hermano mío, quiero perpetrar una operación mártir aquí en Suecia en los próximos días. Pueden darme un poco de guía espiritual. Necesito de vuestro apoyo, hermano mío”.

    “Si Dios quiere, llevo a cabo la operación mártir en contra de los infieles”.

    “Cómo se hace el juramento de fidelidad, hermano mío. Después de jurar, planeo hacer una operación mártir en nombre del Estado Islámico”.

    “Esa calle está llena de infieles. De maricones y de lesbianas, hermano mío”.

    “Yo quiero aterrorizar a los infieles e inmolarme”.

    “Quiero arrollar a gente en Centralen y asegurarme un lugar en el Paraíso. Tengo todo. Ahora entiendo mejor el Corán. Ahora quiero encontrarme con Dios”.

    “Suecia da billones a la OTAN, para que nos ataquen”.

     

    Estos son algunos de los mensajes rescatados en distintas conversaciones en ruso, árabe y otros idiomas con usuarios que, según explicó el fiscal, no se encuentran en Suecia.

    De las conversaciones se desprende, además, que cuando Akilov comenzaba a dudar de cometer la acción, estos usuarios lo instaban a seguir. Como cuando, por ejemplo, aduce a que sus hijos serán atacados, o cuando recuerda que Suecia no es miembro de la OTAN y además ha acogido a muchos refugiados, entre estos, gente de su misma religión.

    “Mi querido hermano, yo sé que puede escocer y causar dolor, pero lo hacemos de todas maneras, por el Islam”, le responden.

    También lo instan a enviar un video donde jura fidelidad al Estado Islámico (Daesh) cosa que Akilov al final hace y envía el día anterior al atentado. Y que por primera vez se hizo público.

    “La paz sea contigo, hermano mío. Recibe el video con el juramento”, escribe Akilov, y envía un vídeo a dos de sus contactos, donde jura fidelidad a los príncipes del EI.

    Su abogado defensor, Johan Eriksson, explicó que su cliente se declara culpable de los cargos que se le imputan, acepta la sentencia que pide el fiscal y también el ser deportado a su país.

    Al final del día, pareciera como que todo está claro y no hay nada más que alegar. No obstante, el hecho de que Rakhmat Akilov se haya declarado culpable – según la jurisprudencia sueca – no basta. Todo lo que haya dicho hasta la fecha no tiene, en realidad, mucha importancia. El fiscal deberá demostrar – más allá de toda duda – que se trata de un delito de terrorismo.

    También se debe demostrar de si Akilov actuó por iniciativa propia, o si recibió órdenes del Estado Islámico que, cabe recordar, no reivindicó el acto, ya sea por las “escasas” víctimas, porque Akilov no logró morir en el acto, o por otras razones.

     

    Este caso muestra, sea como sea, la espantosa realidad de que una persona, gracias a un celular, sus aplicaciones y las instrucciones que recibe a través de este, logre cometer un ataque de esta magnitud “a distancia”.

    Se sabe que Akilov nunca logró su meta inicial: la de viajar a Irak a combatir por el Estado Islámico.

    Pero, ¿es un terrorista? Esa es la pregunta que la corte tiene tres meses para dilucidar.

     

    El abogado defensor, este martes en la corte de Estocolmo. Johan Eriksson. Rakhmat Akilov antes de perpetrar el atentado del 7 de abril de 2017. 

     

     

  • Akilov quería inmolarse y matar a decenas de personas

    El fiscal Hans Ihrman presentó este martes la querella contra Rakhmat Akilov, por ser autor del atentado terrorista del 7 de abril de 2017 en Drottninggatan, en el centro de Estocolmo.

    Según la querella, Akilov mató a 5 personas, intentó matar a 130 personas y puso en peligro la vida de otras 20. El imputado se ha declarado, según dijo su abogado, culpable de todos los cargos. Y no ha mostrado señales de arrepentimiento, al contrario, ha dicho que su objetivo era matar a 40 – 50 personas y morir en el acto.

    - Él quería castigar a Suecia por su participación en la coalición global contra el Estado Islámico, dijo el fiscal Ihrman, y agregó que su meta es que  Akilov nunca más pueda moverse libremente en la sociedad. 

     

     Por: Magazín Latino

     

    Luego de un largo tiempo de investigación preliminar, este martes, a las 11 horas de la mañana, el fiscal Hans Ihrman presentó la querella contra Rakhmat Akilov, por los delitos de terrorismo, intento de atentado terrorista y por poner en peligro la vida de terceras personas.

    Las preguntas sobre Rakhmat Akilov y los motivos que tuvo para segar la vida de personas inocentes se han ido acumulando, durante estos nueve meses.

    Pero hoy día se dieron a conocer una serie de hechos que aclaran – en parte – el atentado del 7 de abril de año pasado. El auto de procesamiento comprende 36 páginas, y el protocolo de interrogaciones 9.000 páginas.

    La imagen de Akilov se esclarece algo, pero no del todo, aún quedan muchas preguntas por contestar. Pero tanto el fiscal, como la policía secreta, Säpo, y el abogado de Akilov esperan que sea él mismo quien explique con sus propias palabras los motivos que lo llevaron a perpetrar el atentado.

    El juicio comienza el 13 de febrero y será público. En otras palabras, quienes estén interesados podrán asistir a las audiencias, en la medida de la capacidad de la sala del tribunal, el interés es grande y las partes demandantes, 155 personas. Se espera que el tribunal dicte sentencia el mes de mayo.

    En la conferencia de prensa en la Fiscalía de Estocolmo participaron el fiscal a cargo del caso, Hans Ihrman, el inspector de las fuerzas especiales de la Policía Nacional, NOA, Christer Nilsson y el jefe operativo de la policía secreta, Säpo, Johan Olsson.

    El fiscal Ihrman comenzó expresando sus condolencias a las familias de las víctimas. Acto seguido explicó los motivos de Akilov y el propósito del proceso penal.

    - Él quería castigar a Suecia por su participación en la coalición global contra el Estado Islámico.

    - Mi meta es que Akilov nunca más se pueda mover libremente en la sociedad nuevamente.

    Y el fallo debe ser cadena perpetua y deportación del país, de por vida.

    Más tarde, el abogado de Akilov, Johan Eriksson, ofreció también una conferencia de prensa, en la cual explicó que su cliente había tenido “motivos terroristas”, que se confiesa culpable de todos los delitos imputados pero que “se opone a ser condenado a cadena perpetua”.

    - Él quiere ser tratado de una forma humana y correcta, dijo el magistrado.

     

    Durante la jornada del martes si hizo también publica la investigación preliminar, consistente en 9.000 páginas. De esta y del auto de procesamiento se desprenden más datos en torno a los motivos y a la persona del terrorista.

    Rakhmat Akilov tiene 39 años y proviene de la ciudad de Samarcanda, en Uzbekistán. Tiene cuatro hijos y es separado. Su ex esposa vive en Turquía. En 2014 solicitó asilo en Suecia, el que le fue denegado, al igual que la apelación. En febrero de 2017 recibió la orden de deportación, pero en lugar de entregarse a la policía, se mantuvo en Suecia clandestinamente, sin posibilidades de conseguir ni trabajo ni vivienda. Hasta la fecha del atentado vivía donde podía.

    Gracias a cámaras de vigilancia, a mensajes de texto encontrados en su celular y en otros equipos, la policía de investigaciones ha podido monitorear los movimientos de Akilov cada minuto del día del atentado.

    Se sabe que el viernes 7 de abril de 2017 partió del suburbio de Vårby Gård, en metro, con un bolso grande, en el cual llevaba una bomba casera. Se baja en la estación de Odenplan y camina por los barrios aledaños. En la calle Adolf Fredriks kyrkogata hay un camión estacionado frente a un restaurante. Se apodera de este y da vueltas en U hasta tomar, dentro de pocos minutos, Drottninggatan, y comienza a atropellar a los transeúntes que en esos momentos paseaban tranquilamente por la calle más popular de la capital sueca.

    La velocidad del camión era entre 80 y 90 metros por hora, solamente al chocar de lado con un león de cemento (de 900 kilos de peso) aminora la carrera, puesto que el león queda incrustado en la parte inferior del vehículo, según testigos oculares. Akilov, por su parte, asegura que el choque se debió a que trató de evitar el atropellar a niños.   

    Eligió el día viernes puesto que entonces hay más gente en la calle. Dos veces había estado inspeccionando el lugar anteriormente, que había elegido concienzudamente. Los otros posibles lugares para llevar a cabo el ataque habrían podido ser cruceros, clubes gay, Hötorget, Vasagatan, y otros puntos céntricos con gran afluencia de gente.

    - El lugar del crimen es de 1.063 metros, y él no contaba con sobrevivir, dijo Christer Nilsson, en la rueda de prensa, explicando que había sido una investigación ardua y minuciosa.

    La meta de Akilov era matar al mayor número de personas fuera posible, y morir en el acto, por lo tanto, no tenía ningún plan para huir del lugar.

    Gracias a las cámaras de seguridad y a las huellas de sangre que iba dejando a su paso, la policía pudo detectar su paradero, y fue apresado a las 5 horas de haber cometido el atentado, en Märsta, en las afueras de Estocolmo, minutos antes de las tres de la tarde.

    - Pertenezco al Estado Islámico, fui yo quien manejé el camión. Exijo un abogado “del califato”, dijo, al ser detenido.

     

    Más tarde, en interrogaciones, ha dicho: “Me monté en el camión y atropellé a infieles. Fui yo quien perpetró el ataque terrorista”. “Quería hacerme estallar y llegar al paraíso”.

    Y, en caso de que la bomba casera que llevaba en su bolso no hubiera explotado, el creía que sería abatido por la policía, como ocurrió en el atentado en Niza, el verano del 2016.

    Cosa que no ocurrió. Al chocar con los escaparates de la multitienda Åhléns, activó el dispositivo, que explotó, pero no lo mató. Al ver que su ropa era alcanzada por las llamas, abandonó el vehículo y bajó corriendo las escaleras al metro. Más tarde tomó el tren en dirección al aeropuerto, al poco de bajarse de este tren, y deambular por un camino rural, fue alcanzado por una patrulla policial.

    Rakhmat Akilov no fue llevado por un impulso. Había planeado el atentado desde el 16 de enero de 2017, según la investigación policial, que incluye miles de chats desde aplicaciones encriptadas, por lo que la identidad de éstas no ha podido ser esclarecida. En varias de estas conversaciones, Akilov ofrece sus servicios al Estado Islámico (Daesh).  

    El día anterior al atentado, Akilov grabó un video donde jura su lealtad al EI, y solo horas antes de este, graba un video donde dice: “es hora de matar”. También trató de recibir ayuda de otras personas, para llevar a cabo el ataque. Contactó, de esta forma, a un solicitante de asilo, para “atropellar a infieles”.

    También envió, mediante una aplicación en su celular, fotos de antes y después del atentado a sus contactos.

    “Arrollé a diez personas, en el centro de Estocolmo, ¡ahora tengo que tratar de salir de aquí!” escribió en uno de sus últimos mensajes, a uno de sus contactos, que serían más de 10 personas.

    Sin embargo, la radicalización de Akilov parece ser un tema complicado.

    - En lo que respecta a la radicalización [del imputado] es algo que se aclarará durante el juicio. Él se ha radicalizado y no ha sido poco antes del atentado, al menos puedo decir. Tenemos pruebas para afirmar que ha sido un proceso que se ha llevado a cabo. Más detalles los guardo para las audiencias, dijo el fiscal Hans Ihrman.

    En el allanamiento en un departamento donde Akilov se había alojado, la policía incautó un lápiz USB, junto a objetos que podrían pertenecer al sujeto. La memoria contenía videos con propaganda del Estado Islámico con ejecuciones en masa de personas, con la bandera del EI. La memoria data del 2014.

    Hay cosas que están claras y otras que no. De que fue un atentado terrorista, lo fue. Cumple con la denominación de un atentado terrorista, según la ley. Lo que aún se desconoce es si Akilov realmente era un “soldado del Estado Islámico”, como lo ha asegurado.

    Queda por probar si los motivos que llevaron a Akilov a cometer su despreciable acción fueron los de un fanático religioso o simplemente de una persona a quien no le ha ido bien en la vida. Sus conocidos han dicho que nunca fue un fervoroso creyente y se sabe que consumía drogas.

    El Estado Islámico no reivindicó nunca el atentado en Drottninggatan.

     

    Es de esperar que las dudas se aclaren con las audiencias que comienzan en dos semanas más, en el tribunal de primera instancia de Estocolmo.  

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español