Lunes, 25 Mayo 2020 | Login
Akilov quería inmolarse y matar a decenas de personas Rakhmat Akilov se declaró culpable de todos los cargos que se le imputan. La imagen del doctor Joakim Nordahl atendiendo a los heridos en Drottninggatan recorrió el mundo entero.

Akilov quería inmolarse y matar a decenas de personas

El fiscal Hans Ihrman presentó este martes la querella contra Rakhmat Akilov, por ser autor del atentado terrorista del 7 de abril de 2017 en Drottninggatan, en el centro de Estocolmo.

Según la querella, Akilov mató a 5 personas, intentó matar a 130 personas y puso en peligro la vida de otras 20. El imputado se ha declarado, según dijo su abogado, culpable de todos los cargos. Y no ha mostrado señales de arrepentimiento, al contrario, ha dicho que su objetivo era matar a 40 – 50 personas y morir en el acto.

- Él quería castigar a Suecia por su participación en la coalición global contra el Estado Islámico, dijo el fiscal Ihrman, y agregó que su meta es que  Akilov nunca más pueda moverse libremente en la sociedad. 

 

 Por: Magazín Latino

 

Luego de un largo tiempo de investigación preliminar, este martes, a las 11 horas de la mañana, el fiscal Hans Ihrman presentó la querella contra Rakhmat Akilov, por los delitos de terrorismo, intento de atentado terrorista y por poner en peligro la vida de terceras personas.

Las preguntas sobre Rakhmat Akilov y los motivos que tuvo para segar la vida de personas inocentes se han ido acumulando, durante estos nueve meses.

Pero hoy día se dieron a conocer una serie de hechos que aclaran – en parte – el atentado del 7 de abril de año pasado. El auto de procesamiento comprende 36 páginas, y el protocolo de interrogaciones 9.000 páginas.

La imagen de Akilov se esclarece algo, pero no del todo, aún quedan muchas preguntas por contestar. Pero tanto el fiscal, como la policía secreta, Säpo, y el abogado de Akilov esperan que sea él mismo quien explique con sus propias palabras los motivos que lo llevaron a perpetrar el atentado.

El juicio comienza el 13 de febrero y será público. En otras palabras, quienes estén interesados podrán asistir a las audiencias, en la medida de la capacidad de la sala del tribunal, el interés es grande y las partes demandantes, 155 personas. Se espera que el tribunal dicte sentencia el mes de mayo.

En la conferencia de prensa en la Fiscalía de Estocolmo participaron el fiscal a cargo del caso, Hans Ihrman, el inspector de las fuerzas especiales de la Policía Nacional, NOA, Christer Nilsson y el jefe operativo de la policía secreta, Säpo, Johan Olsson.

El fiscal Ihrman comenzó expresando sus condolencias a las familias de las víctimas. Acto seguido explicó los motivos de Akilov y el propósito del proceso penal.

- Él quería castigar a Suecia por su participación en la coalición global contra el Estado Islámico.

- Mi meta es que Akilov nunca más se pueda mover libremente en la sociedad nuevamente.

Y el fallo debe ser cadena perpetua y deportación del país, de por vida.

Más tarde, el abogado de Akilov, Johan Eriksson, ofreció también una conferencia de prensa, en la cual explicó que su cliente había tenido “motivos terroristas”, que se confiesa culpable de todos los delitos imputados pero que “se opone a ser condenado a cadena perpetua”.

- Él quiere ser tratado de una forma humana y correcta, dijo el magistrado.

 

Durante la jornada del martes si hizo también publica la investigación preliminar, consistente en 9.000 páginas. De esta y del auto de procesamiento se desprenden más datos en torno a los motivos y a la persona del terrorista.

Rakhmat Akilov tiene 39 años y proviene de la ciudad de Samarcanda, en Uzbekistán. Tiene cuatro hijos y es separado. Su ex esposa vive en Turquía. En 2014 solicitó asilo en Suecia, el que le fue denegado, al igual que la apelación. En febrero de 2017 recibió la orden de deportación, pero en lugar de entregarse a la policía, se mantuvo en Suecia clandestinamente, sin posibilidades de conseguir ni trabajo ni vivienda. Hasta la fecha del atentado vivía donde podía.

Gracias a cámaras de vigilancia, a mensajes de texto encontrados en su celular y en otros equipos, la policía de investigaciones ha podido monitorear los movimientos de Akilov cada minuto del día del atentado.

Se sabe que el viernes 7 de abril de 2017 partió del suburbio de Vårby Gård, en metro, con un bolso grande, en el cual llevaba una bomba casera. Se baja en la estación de Odenplan y camina por los barrios aledaños. En la calle Adolf Fredriks kyrkogata hay un camión estacionado frente a un restaurante. Se apodera de este y da vueltas en U hasta tomar, dentro de pocos minutos, Drottninggatan, y comienza a atropellar a los transeúntes que en esos momentos paseaban tranquilamente por la calle más popular de la capital sueca.

La velocidad del camión era entre 80 y 90 metros por hora, solamente al chocar de lado con un león de cemento (de 900 kilos de peso) aminora la carrera, puesto que el león queda incrustado en la parte inferior del vehículo, según testigos oculares. Akilov, por su parte, asegura que el choque se debió a que trató de evitar el atropellar a niños.   

Eligió el día viernes puesto que entonces hay más gente en la calle. Dos veces había estado inspeccionando el lugar anteriormente, que había elegido concienzudamente. Los otros posibles lugares para llevar a cabo el ataque habrían podido ser cruceros, clubes gay, Hötorget, Vasagatan, y otros puntos céntricos con gran afluencia de gente.

- El lugar del crimen es de 1.063 metros, y él no contaba con sobrevivir, dijo Christer Nilsson, en la rueda de prensa, explicando que había sido una investigación ardua y minuciosa.

La meta de Akilov era matar al mayor número de personas fuera posible, y morir en el acto, por lo tanto, no tenía ningún plan para huir del lugar.

Gracias a las cámaras de seguridad y a las huellas de sangre que iba dejando a su paso, la policía pudo detectar su paradero, y fue apresado a las 5 horas de haber cometido el atentado, en Märsta, en las afueras de Estocolmo, minutos antes de las tres de la tarde.

- Pertenezco al Estado Islámico, fui yo quien manejé el camión. Exijo un abogado “del califato”, dijo, al ser detenido.

 

Más tarde, en interrogaciones, ha dicho: “Me monté en el camión y atropellé a infieles. Fui yo quien perpetró el ataque terrorista”. “Quería hacerme estallar y llegar al paraíso”.

Y, en caso de que la bomba casera que llevaba en su bolso no hubiera explotado, el creía que sería abatido por la policía, como ocurrió en el atentado en Niza, el verano del 2016.

Cosa que no ocurrió. Al chocar con los escaparates de la multitienda Åhléns, activó el dispositivo, que explotó, pero no lo mató. Al ver que su ropa era alcanzada por las llamas, abandonó el vehículo y bajó corriendo las escaleras al metro. Más tarde tomó el tren en dirección al aeropuerto, al poco de bajarse de este tren, y deambular por un camino rural, fue alcanzado por una patrulla policial.

Rakhmat Akilov no fue llevado por un impulso. Había planeado el atentado desde el 16 de enero de 2017, según la investigación policial, que incluye miles de chats desde aplicaciones encriptadas, por lo que la identidad de éstas no ha podido ser esclarecida. En varias de estas conversaciones, Akilov ofrece sus servicios al Estado Islámico (Daesh).  

El día anterior al atentado, Akilov grabó un video donde jura su lealtad al EI, y solo horas antes de este, graba un video donde dice: “es hora de matar”. También trató de recibir ayuda de otras personas, para llevar a cabo el ataque. Contactó, de esta forma, a un solicitante de asilo, para “atropellar a infieles”.

También envió, mediante una aplicación en su celular, fotos de antes y después del atentado a sus contactos.

“Arrollé a diez personas, en el centro de Estocolmo, ¡ahora tengo que tratar de salir de aquí!” escribió en uno de sus últimos mensajes, a uno de sus contactos, que serían más de 10 personas.

Sin embargo, la radicalización de Akilov parece ser un tema complicado.

- En lo que respecta a la radicalización [del imputado] es algo que se aclarará durante el juicio. Él se ha radicalizado y no ha sido poco antes del atentado, al menos puedo decir. Tenemos pruebas para afirmar que ha sido un proceso que se ha llevado a cabo. Más detalles los guardo para las audiencias, dijo el fiscal Hans Ihrman.

En el allanamiento en un departamento donde Akilov se había alojado, la policía incautó un lápiz USB, junto a objetos que podrían pertenecer al sujeto. La memoria contenía videos con propaganda del Estado Islámico con ejecuciones en masa de personas, con la bandera del EI. La memoria data del 2014.

Hay cosas que están claras y otras que no. De que fue un atentado terrorista, lo fue. Cumple con la denominación de un atentado terrorista, según la ley. Lo que aún se desconoce es si Akilov realmente era un “soldado del Estado Islámico”, como lo ha asegurado.

Queda por probar si los motivos que llevaron a Akilov a cometer su despreciable acción fueron los de un fanático religioso o simplemente de una persona a quien no le ha ido bien en la vida. Sus conocidos han dicho que nunca fue un fervoroso creyente y se sabe que consumía drogas.

El Estado Islámico no reivindicó nunca el atentado en Drottninggatan.

 

Es de esperar que las dudas se aclaren con las audiencias que comienzan en dos semanas más, en el tribunal de primera instancia de Estocolmo.  

 

 

 

About Author

Related items

  • Doctor de urgencias califica de “irresponsable” la gestión de jefes de Sanidad de Estocolmo

    A pesar de las advertencias de médicos, enfermeras y auxiliares, las autoridades encargadas de la región más importante de Suecia no aseguraron el abastecimiento de los insumos necesarios para combatir una pandemia.

    Un médico de urgencias del hospital Söder, en Estocolmo, calificó la gestión de las autoridades de: “irresponsable”. “Suecia tomó las medidas necesarias para una influenza estacional, no para una pandemia”, dijo otro facultativo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Contra viento y marea, Suecia sigue su propio camino en la lucha contra el Covid-19. Con cifras superiores de mortalidad más altas respecto a sus vecinos nórdicos y con las restricciones más moderadas de prácticamente el mundo entero, vale la pena hacerse la pregunta de si la arriesgada apuesta sueca es la correcta.

     

    Las escuelas primarias permanecen abiertas. La restricción máxima de encuentros es de 50 personas y Estocolmo, a diferencia de otras ciudades europeas, no se ha blindado. En los aeropuertos los pocos pasajeros que arriban son instados a guardar confinamiento voluntario, nada más.  Algunos lo respetan, otros no. Nadie les toma los datos, ni se preocupa de qué país proceden.

     

    Las instrucciones de la Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten) es que: si no se tienen síntomas, no se contagia a nadie.

     

    A pesar de las duras cifras de más de 5000 contagiados con el coronavirus, 489 más que el día anterior; 259 fallecidos; 1322 hospitalizados, 309 de éstos en cuidados intensivos; y alrededor de cien recuperados, la temible curva de la pandemia sigue en ascenso. Y la Agencia de Salud Pública continúa afirmando que “tenemos control”, que “la curva está aplanando” o, al menos, “se mantiene estable”.

     

    En tanto, los profesionales de la salud, que día a día se enfrentan al virus, han comenzado a manifestar su preocupación cada vez más contundente. Sienten que el ir al trabajo significa ahora una cuestión de vida o muerte. Una lista de protesta ha juntado miles de firmas y han declarado en distintos foros que “no se sienten seguros.

     

    ¿Qué pasó?

    Las autoridades sanitarias encargadas del abastecimiento de insumos de la región de Estocolmo no despertaron a tiempo y, lo que es más, la jefa de administración de la región de Estocolmo mintió ayer, en el noticiario de Aktuellt, diciendo que ellos seguían las recomendaciones de la OMS, cosa que en el noticiario de hoy (miércoles) quedó demostrado que no era así.

     

    Al ser preguntado sobre la difícil situación que enfrentan los profesionales de la salud hoy en día en Suecia, el primer ministro Stefan Löfven evadió la pregunta y también la responsabilidad que le cabe sobre la situación actual. Una situación en la que en los centros médicos escasea incluso hasta el desinfectante y, más que nada, los equipos de protección que se requieren para tratar a pacientes de Covid-19.  

     

    En el noticiario televisivo del martes de Aktuellt, se pudo apreciar una enfermera que hacía uso de una capa para la lluvia en su trabajo. La había adquirido por cuenta propia. Otros han ideado unos visires hechos de hojas de overhead, cada cual se las ha ingeniado a su manera.

     

    Pero la rabia va en aumento, tanto dentro de los profesionales que se desempeñan dando atención médica a pacientes de Covid-19, como entre quienes trabajan en casas de reposo de ancianos, han manifestado fuertemente su preocupación.

     

    En un tercio de las residencias para adultos mayores se han detectado una o más personas infectadas con el virus corona, según comunicó la oficina de administración de la ciudad de Estocolmo al noticiario Ekot, este miércoles.

     

    Al menos 29 residencias de ancianos presentan casos de infección de corona.

     

    La presidenta del sindicato Kommunal, Elisabeth Antfolk, dijo hoy que la situación de sus afiliados era “caótica”.

     

    - No hay equipo de protección. No hay alcogel. No hay delantales No está claro de un momento a otro si usar mascarilla o no, al atender a los ancianos. Y no hay jabón para lavarse en todas las residencias.

     

    Se ha demostrado que las instrucciones al personal han cambiado. Cuando no hay delantales de mangas largas, se ha recomendado el uso de mangas cortas, totalmente en desacuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud, OMS.

     


    Los paramédicos utilizan mascarillas procedentes del ejército, a falta de las de uso sanitario, cuando van a recoger a un paciente. Sin embargo, las instrucciones que han recibido, al llegar al centro de asistencia médica, es trabajar SIN MASCARILLA. Muchos no hacen caso a esta norma. "Sabemos cómo tenemos que protegernos", han dicho. Foto: Pantallazo SVT. 

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

  • ¡Nos tomamos la calle! - Gran apoyo desde Suecia a las protestas en Chile

    El lunes a las cinco de la tarde tuvo lugar una manifestación multitudinaria en el centro de Estocolmo, en apoyo a la movilización ciudadana en Chile y en repudio a la política y a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

    Al igual que compatriotas en todo el mundo, los chilenos residentes en Suecia siguen con atención el desarrollo del estallido social en Chile. Este jueves a las cinco de la tarde habrá una nueva manifestación, esta vez en la plaza de La Moneda, Mynttorget, frente al palacio y al parlamento, en Estocolmo.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    Este lunes 21 de octubre por la tarde, chilenos residentes en Suecia y ciudadanos de distintas nacionalidades se manifestaron en el centro de Estocolmo para apoyar la lucha del pueblo chileno en contra de las injusticias sociales y en repudio a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

     

    La manifestación partió, con cánticos y consignas, frente a la Embajada de Chile en Suecia, donde, más temprano, distintas agrupaciones habían hecho entrega al embajador, Hernán Bascuñán, de una carta dirigida al presidente de Chile. La carta condena la brutal represión que está sufriendo el pueblo de Chile.

     

    Desde el frontis de la embajada se inició un paseo por la calle Drottninggatan, hasta llegar a la plaza de Sergel, Sergelstorg, en pleno corazón de Estocolmo, donde los manifestantes ocuparon por completo los peldaños de la escala de la emblemática "plattan".

     

    “¡El pueblo unido jamás será vencido!”, "Renuncia Piñera", "¡Asamblea Constituyente ahora!", fueron algunas de las consignas de la demostración que bañó de tricolor el cielo azul del atardecer de Estocolmo. 

     

    "Somos los nietos de los que no pudieron matar", rezaba una de las pancartas, como se puede apreciar en las imágenes obtenidas por nuestro medio.

     

    Para ver las fotos en el grupo del magazín en Facebook – haga clic

     

    Hashtags: #Chile #ChileProtestas  #ResistaChile  #ChileDespertó

     


    La manifestación inundó la calle de Drottninggatan. Foto Marisol Aliaga.  

     

     

  • Iryna perdió una pierna en el atentado terrorista – Ahora será expulsada de Suecia

    La corte de apelaciones de migraciones rechazó el permiso de residencia a Iryna, de nacionalidad ucraniana, y le da cuatro semanas de plazo para abandonar el país.

    Esto, a pesar de que las autoridades suecas habían prometido ayudarla en todo sentido, luego de que perdiera una pierna en el atentado terrorista de abril del 2017.

    - Estoy choqueada. Desde que recibí la resolución, no he podido levantarme, dice Iryna, en entrevista con Dagens Nyheter.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La decisión de la corte de apelaciones de migraciones, de rechazar la apelación de Iryna y no concederle el permiso de residencia en Suecia causó rechazo en la opinión pública.

     

    Pero Iryna ha apelado a todas las instancias posibles, y deberá abandonar el país dentro de cuatro semanas, de lo contrario, será expulsada por la policía sueca.

     

    Ella tuvo la mala suerte de encontrarse en el recorrido del camión del terrorista que el 7 de abril de 2017 perpetró un ataque en pleno centro de Estocolmo. Fue arrollada por el pesado vehículo, y de milagro salió con vida.  

     

    Después del atentado, la oficina de inmigraciones le concedió un permiso de residencia temporal, para que pudiera dar su testimonio en la corte, en el juicio en contra de Rakhmat Akilov.

     

    Así lo hizo, con valentía y a pesar del trauma de lo que esto significaba para ella. Las autoridades le prometieron que “todo saldría bien”.

     

    Pero este lunes las esperanzas de que así sería, se desplomaron por completo.

     

    - Estoy aquí y no puedo ni siquiera levantarme, después de conocer la decisión. Ni siquiera puedo hablar sobre eso. Mi hija también está devastada, y yo apenas me atrevo a mirarla. Ella me dijo: mamá, mis amigos se han ido de vacaciones y vuelven en agosto, no alcanzaré a encontrarme con ellos”, dijo Iryna, en una entrevista con Dagens Nyheter.

     

    Iryna viene de Kiev, la capital de Ucrania. Había viajado a Suecia en busca de trabajo, y el 7 de abril, faltando pocos minutos para las tres de la tarde, se encontraba frente a la gran tienda de Åhléns, en Drottninggatan. Iba a comprar un regalo para su hija, un llavero para su colección.  

     

    Al dar la vuelta a la esquina, apenas divisa, durante la fracción de un segundo, que una mole negra se le viene encima. Era el camión que conducía el terrorista que apagó la vida de cinco personas.

     

    Muchas más resultaron heridas, entre éstas, Irina, de gravedad.  

     

    Cayó a la vereda y allí quedó, tendida de boca al suelo hasta que una joven mujer vino en su ayuda. Aunque era bajita y de contextura delgada, la levantó en brazos unos dos metros. Y cuando el vehículo comenzó a incendiarse, al chocar con los escaparates de la tienda de Åhléns, la sacó de allí. En brazos la llevó hasta la calle Olof Palme, donde había una ambulancia.

     

    - Primero, estaba callada. No entendía nada. Después vi como estaba mi pierna, toda dañada. Entonces grité todo el tiempo. Me callaba, y después gritaba nuevamente. Después vino una dulce chica sueca y me salvó, dijo Iryna al diario Dagens Nyheter.

     

    La joven que la ayudó se llama Kristina, es azafata y vive en Malmö (al sur de Suecia). Se encontraba en Estocolmo visitando unos amigos, según consigna un artículo en Dagens Nyheter del 20 de enero de 2018. Texto y fotos de Alexander Mahmoud.

     

    - Yo me concentré en una sola cosa. Mantenerla con vida. Dice Kristina, en la entrevista.

    Agrega:

     

    - Traté de darle sensación de seguridad, cuando la llevaba en brazos. Cuando tenía frío, trataba de darle calor. Cuando gritaba y lloraba, la arrullaba cantándole una canción.

     

    En el hospital, le pusieron una cinta a la muñeca no con su nombre, sino con el texto: “Mujer desconocida”. Como estaba en espera de recibir la residencia, le fue asignado un número de reserva, en lugar de número personal.   

     

    Más tarde, los facultativos le dijeron que todo estaba bien con ella, que todo iba a salir bien.

     

    - Yo oscilaba entre tener miedo – y tener miedo y estar sola. Los médicos hicieron todos los exámenes en el Karolinska [hospital universitario]. Dijeron que todo está bien. Te encuentras bien. Solo que tenemos que amputar tu pierna, cuenta Iryna en la entrevista en DN, explicando lo difícil que era no tener un número personal, algo que dificultaba los numerosos trámites que luego debía hacer.

     

    Durante su estadía en el hospital, recibió la visita de nada menos que el primer ministro, Stefan Löfven. Éste le preguntó que era lo que ella más deseaba. Iryna le respondió: “mi pierna. Andar. Correr”.

     

    - Vas a caminar. ¡Vas a correr!, le respondió Löfven.

     

    En la entrevista cuenta que después le hubiese querido preguntar al primer ministro por qué todos se habían olvidado del ataque.

     

    - Es mi sensación. Al mismo tiempo que retiraron las flores [que la gente fue a depositar a Drottninggatan], yo fui olvidada. Después de una semana se sentía como que todos se desligaron del ataque. Pero yo seguía en el Karolinska, dopada con morfina.

     


    Iryna perdió una pierna en el ataque a Drottninggatan. Foto: captura de pantalla/Dagens Nyheter.

     

    Este lunes, Stefan Löfven expresó que no le era posible comentar el caso de Iryna, puesto que el gobierno no puede comentar casos en particular.

     

    A diferencia de otros países europeos, Suecia carece de medidas en relación con los afectados por el terrorismo. Las víctimas del atentado de Drottninggatan recibieron indemnizaciones muy bajas, en relación con otros países europeos. Francia, por ejemplo, cuenta de un fondo especial para estos casos. No así Suecia.

     

    Y ahora, una corte ha decidido que una de las personas que resultó más afectada en el atentado, debe ser expulsada de Suecia. A pesar de que su tratamiento está a medio camino, la prótesis debe ser cambiada cada tres meses. Y la recuperación va a tomar aún más tiempo.

     

    El abogado de Iryna, Henrik Hoffman, dijo a Dagens Nyheter que ahora su clienta – y su hija, que vino desde Ucrania para acompañar a su madre - deberán abandonar el país dentro de cuatro semanas. De lo contrario, la orden de expulsión la ejecutará la policía, y en ese caso no podrán volver a Suecia.

     

    - Las autoridades no han considerado que su situación es lo suficientemente delicada. Son muy pocos a quienes se les ha otorgado permiso de residencia por casos “particularmente compasivos”. Se hicieron cambios en las normas hace unos años atrás, declaró el licenciado a Dagens Nyheter, agregando que la decisión de la corte era “muy lamentable”.

     

    Según el investigador experto en terrorismo, Magnus Ranstorp, quien ha criticado la decisión de expulsar a Iryna, la ley sí da espacio para otorgarle la residencia, por “motivos compasivos”.

     

     
    Iryna recibió este lunes el fallo de la corte de apelaciones. Foto: captura de pantalla del sitio web de Dagens Nyheter. 

     

    ACTUALIZACIÓN: 

    El jueves, el canal de televisión TV4 informó, en el noticiario de las 22:00 horas que Iryna elevará una petición de "indulto" al gobierno sueco. En teoría, el gobierno podría revocar el fallo de la corte.  El Ministro del Interior, Mikael Damberg declaró, no obstante, que examinarán la petición en cuanto la reciban, pero no prometió nada. "El gobierno no puede pasar a llevar la Ley", aclaró.

    Por su parte el abogado de Iryna, Henrik Hoffman, sostuvo que las autoridades habían fracasado en su labor de proteger a la población. "Rakhmat Akilov se encontraba en el país en forma ilegal y debería haber sido expulsado del país. De haber sido así, el atentado nunca habría ocurrido", dijo. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español