Jueves, 12 Diciembre 2019 | Login
Rodrigo Pino: “Boliden debe hacerse cargo de los desechos tóxicos” La periodista Magaly Messenet y el antropólogo Rodrigo Pino. Foto: Marisol Aliaga.

Rodrigo Pino: “Boliden debe hacerse cargo de los desechos tóxicos”

Entre el 17 de octubre y el 7 de diciembre se desarrolla el proceso judicial en el Tribunal de Skellefteå, en el que víctimas de la minera sueca exigen indemnización por enfermedades contraídas debido a la exposición al material tóxico que Boliden trasladara a la ciudad de Arica, en 1984. 

El hecho ocurrió en plena dictadura militar. Uno de los generales más cercanos a Pinochet fue quien autorizó el ingreso de 20 mil toneladas de desechos tóxicos que fueron depositados en las afueras de la ciudad de Arica, donde más tarde se construyeron viviendas para familias de escasos recursos. 

Magaly Messenet, periodista, y Rodrigo Pino, antropólogo, explican en esta entrevista detalles de este escándalo medioambiental. Entre otros, la necesidad de que la minera sueca tome su responsabilidad por la negligencia cometida en el pasado y se haga cargo de estos desechos devolviéndolos a Suecia, donde podrían ser procesados de la manera correcta.

“Ese material le sigue perteneciendo a Boliden. Ellos no lo vendieron. Lo más justo es que se hagan cargo”, enfatiza Rodrigo Pino. 

 

 


Media

Producción: Magazín Latino.

About Author

Related items

  • Tribunal sueco archiva caso Boliden – víctimas no serán indemnizadas

    Este miércoles se dio a conocer el fallo del tribunal de Umeå respecto a la querella de 796 personas en contra de la minera sueca Boliden. El tribunal no absuelve ni condena a Boliden. De acuerdo con la jurisprudencia sueca, el caso se archiva.

    - Se siente espantosamente decepcionante. Por varias razones, entre estas por la forma en que perdimos. Porque no nos dieron la oportunidad de que el caso fuera probado legalmente, comentó, en conversación con Magazín Latino, uno de los abogados de los querellantes, Johan Öberg.

     

     Por: Magazín Latino

     

    El fallo sorprendió a todos. El tribunal de segunda instancia de Umeå corrobora el veredicto del tribunal de primera instancia de Skellefteå y libera a la minera sueca Boliden de toda responsabilidad por los desechos de polimetales que durante la década de los 80 fueron vertidos en las afueras de Arica, al norte de Chile.

    - Si mi decepción es grande, no se compara con la de las 796 personas querellantes, a quienes representamos, dijo el abogado Johan Öberg, a nuestro medio.

     

    El presidente del jurado, Erik Sundström, por su parte, declaró a los medios el día de ayer:

    - A diferencia del tribunal de distrito, sostenemos que, en estas condiciones, se debe aplicar la ley sueca, esto significa que las exigencias han prescrito. Ha pasado demasiado tiempo para que esto pueda ser probado.

     

    El caso trata de cuando, en plena dictadura de Pinochet (1984) y debido a cambios de la ley en Suecia en favor del medio ambiente, las mineras debían tomar responsabilidad de sus desechos.

     

    La mega empresa minera Boliden quiso deshacerse rápidamente de 20.000 toneladas de desechos tóxicos. Luego de negociar con uno de los hombres de Augusto Pinochet, los polimetales fueron depositados en las afueras de Arica, al norte de Chile, ocasionando graves daños en el medio ambiente y daños en la salud de los habitantes del lugar.

     

    La minera ha asegurado durante todos estos años que le "vendió" los desechos a la empresa chilena. Pero el caso es que Boliden pagó 10 millones de coronas, para deshacerse del material tóxico.

     

    Boliden nunca ha querido tomar la responsabilidad que le cabe en el caso, y con el fallo de ayer gana, una vez más, frente a las víctimas de Arica.

     

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

     

  • Corte sueca falla a favor de Boliden en juicio por residuos enviados a Arica

    El jueves de la semana pasada, la corte de Skellefteå falló a favor de Boliden, la minera sueca que en la década de los 80 – en plena dictadura militar – envió veinte mil toneladas de desechos tóxicos a Arica, ocasionando una catástrofe ambiental que hasta el día de hoy tiene consecuencias.  

    - Estamos sumamente decepcionados por el fallo del tribunal. Solidarizamos enormemente con las personas que en Arica tenían la esperanza de reivindicación, porque se la merecen. Desgraciadamente no fue así, expresó a Magazín Latino el abogado representante de las víctimas, Johan Öberg.

     Las víctimas, junto a sus representantes legales, tienen ahora tres semanas para decidir si apelarán el fallo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    La corte de Skellefteå exime a la megaempresa minera Boliden de toda responsabilidad en la catástrofe ambiental que tuvo lugar en las afueras de Arica, en un barrio de personas de escasos recursos. Personas que, hasta la fecha, sufren las consecuencias de las veinte mil toneladas de veneno que fuera depositada en terrenos donde más tarde se construyeron casas y donde los niños jugaron, por años, con el barro negro, tóxico y lleno de plomo y otras sustancias dañinas para la salud.

    Del fallo se desprende, no obstante, que Boliden actuó de manera negligente, al no tomar medidas luego de enterarse de que la empresa Promel sería incapaz de sanear la zona donde se depositaron los residuos. No obstante, la negligencia de Boliden es irrelevante en el fallo.

    - La corte ha llegado a la conclusión de que las pruebas de Arica Victims en el caso no han sido suficientes para que su demanda por daños y perjuicios pueda ser aprobada, declaró la jueza Christel Lundmark a la Radio Sueca.

    El juicio se ha prolongado por cinco años. Y Boliden se mostró conforme con el fallo que fue comunicado el 8 de marzo a las 11 de la mañana, por el tribunal de Skellefteå.

    - Luego de una breve lectura, solo puedo decir que esta sentencia confirma nuestra opinión de que Boliden entonces, a mediados de los 80, actuó de acuerdo con las reglas establecidas, dijo a la agencia noticiosa TT Klas Nilsson, Director de Comunicaciones de Boliden.

     

     

    Boliden y sus negocios con Promel

    Como Magazín Latino ha informado en notas anteriores, todo comenzó cuando Boliden “vendió” a la empresa chilena Promel 20 mil toneladas de residuos tóxicos.

    No 20 toneladas, como lo detalla un medio chileno. Fueron 20 mil toneladas de veneno.

    Y, quien pagó no fue el comprador, sino el vendedor: Boliden (de ahí las comillas). 10 millones de coronas.

    Se suponía que la empresa Promel extraería oro y otros metales de los desechos tóxicos. No lo hizo. Tampoco saneó el lugar, y años después, se declaró en quiebra. De ahí que nadie los puede obligar a pagar nada. Aunque al menos uno de sus dueños está vivo.

     

    Uno de los hombres responsables de que fueran ingresados a Chile los desechos tóxicos era cercano a Pinochet. Es difícil creer que la minera sueca ignoraba que en Chile no se respetaban los Derechos Humanos. Suecia fue uno de los países que más fuertemente delató las atrocidades de la dictadura. A pesar de ello, la minera confió en el general de Pinochet.

    Boliden se defiende argumentando que respetó las regulaciones de la época. Que la responsabilidad de hacerse cargo de los desechos tóxicos recaía solamente en Promel. Sin embargo, ¿qué regulaciones se cumplían en Chile durante los tenebrosos años de la dictadura?  El Chile de entonces era un país sin Dios ni ley.

    - Suecia no permitiría nunca que otro país viniera y destruyera su medio ambiente, que causara enfermedades en sus ciudadanos. Ustedes se tomaron la libertad de deshacerse de algo sucio que ustedes no querían, dijo la habitante de Arica, Rosana Cornejo, al corresponsal de Radio Suecia en Chile, antes de que se diera a conocer el fallo.

     


    El cerro negro de desechos tóxicos que la empresa sueca Boliden depositó en las afueras de Arica, ciudad del norte de Chile. 

     

     

    Magazín Latino conversó con uno de los abogados representantes de las 796 demandantes, Johan Öberg, quien nos comentó:

    - Es muy difícil saber qué va a pasar en el futuro. Estamos sumamente decepcionados por el fallo del tribunal. Solidarizamos enormemente con las personas que en Arica tenían la esperanza de reivindicación, porque se la merecen. Desgraciadamente no fue así.

     

    ¿Qué pasa ahora?

    - Es demasiado pronto para decir algo. Tenemos que decidir si vamos a apelar, pero eso tendremos que conversarlo.

     

    ¿Pero hay posibilidad de apelar?

    - Siempre se puede apelar. Pero luego está la cuestión de los costos del juicio, que seguramente se le exigirán a nuestro cliente.

     

    La parte que pierde es la que tiene que pagar los costos. ¿Pero cómo se va a solucionar eso?

    - Nuestro cliente es una sociedad comanditaria [Arica Victims KB] , por ende, es la sociedad la que debe responder las exigencias de Boliden.

     

     

    Material relacionado: para leer otras notas sobre este caso, escriba la palabra "Boliden", en nuestro buscador, y encontrará nuestros artículos respecto al tema: 

     

    Rodrigo Pino: “Boliden debe hacerse cargo de los desechos tóxicos”

    Johan Öberg: “Boliden sabía que los residuos tóxicos no serían saneados”

    Michelle y sus padres presentan querella contra Boliden

    Las víctimas de Boliden exigen indemnización

     

      

  • Johan Öberg: “Boliden sabía que los residuos tóxicos no serían saneados”

    En la ciudad de Skellefteå continúa el proceso judicial en contra de la minera sueca Boliden que en la década de los 80 se deshiciera de 20.000 toneladas de residuos tóxicos enviándolos a la ciudad de Arica, en el norte de Chile.

    - Boliden sabía muy bien que la empresa chilena no tenía ninguna posibilidad de sanear esos residuos tóxicos, pero a pesar de esto, los envió, sin asumir ninguna responsabilidad. Son muy cínicos, expresó a Magazín Latino Johan Öberg, representante legal de las 796 personas que presentaron una querella colectiva en contra de la minera sueca.

     A principios de diciembre se espera el fallo, luego de un proceso que durará 33 días. 

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La querella judicial se presentó el 12 de septiembre de 2013, en el tribunal de Skellefteå. Los querellantes son Arica Victims KB, y los abogados que los representan Johan Öberg y Göran Starkebo, del bufete de abogados Carat Advokatbyrå AB, con domicilio en Estocolmo.

     

    Las 796 víctimas - que en realidad no es la totalidad de las personas afectadas - de los residuos tóxicos que les arruinó las vidas exigen a la minera sueca Boliden Mineral AB una indemnización de 130 millones de coronas suecas.

     

    Pero no es solamente la compensación económica, se trata de dar a conocer a la opinión pública el daño a las personas y al medioambiente, que ocasionara una empresa que asegura estar acorde a los tiempos y velar por el medio ambiente. “Metales para una vida moderna”, y “producción sostenible de metales”, escriben en su página web.  

     

    Se trata de las 20.000 toneladas de residuos tóxicos que la minera sueca enviara a Chile – cuando la nueva reglamentación referente a residuos tóxicos iba a entrar en vigor en Suecia - y que fueron depositadas en las afueras de la ciudad de Arica, al norte del país.

     

    20.000 toneladas de veneno que quedaron a la intemperie, donde más tarde se construyeron precarias viviendas para familias de escasos recursos, y donde los niños de estas poblaciones crecieron jugando con el barro negro.

     

    Este acopio contenía arsénico, plomo y otros metales pesados que, al contacto con las personas,  se acumulan en el organismo y dan origen a una serie de enfermedades, entre otras, cáncer. Y no solo a quienes han sido expuestos, sino también a los descendientes de éstos. Es un problema transgeneracional.

     

    En el tribunal de Skellefteå, el proceso judicial sigue su curso. Desde Chile han venido a declarar la periodista Magaly Messenet y el antropólogo Rodrigo Pino, entre otros (entrevista con ellos en próximas notas).  Ambos han seguido de cerca este caso, y concuerdan en que la mayor responsabilidad recae en Boliden que, en plena dictadura de Pinochet y sabiendo que en el país no se respetaban ni los derechos humanos ni el medio ambiente, envió el residuo tóxico al país.

     

    Coincide en esta apreciación uno de los dos abogados de los querellantes, Johan Öberg. En conversación con Magazín Latino, el licenciado expresó que tenía confianza en ganar la querella y que Boliden había actuado en forma totalmente irresponsable, al enviar los residuos tóxicos a Chile sabiendo que allí nunca serían saneados.

    - Durante el transcurso de la semana hemos presentado nuestra petición. Creemos que hemos sido capaces de esclarecer los motivos de la querella, vale decir, cómo la gente sufre en Arica y que, a pesar de todo esto, Boliden continúa mostrando una conducta negligente. Son los dos puntos importantes que queremos presentar. Boliden actuó en forma totalmente irresponsable al enviar estos tóxicos a Arica sabiendo perfectamente que la empresa chilena no sería capaz de tratar los desechos correctamente, nos contó Johan Öberg.

     

     

    ¿Por qué sabían esto?

    - Porque no había método alguno para tratar esto en el mundo. Y aún no hay. Es imposible sanear este tipo de residuos tóxicos. Boliden, que era un líder mundial en estos temas, aún había incluso enviado una solicitud de patente de un método para el manejo de este tipo de desechos. Y todavía no existe nadie en el mundo que pueda hacer esto. Y, entonces, a pesar de esto, envían este material al otro lado de la Tierra. Es un cinismo que es bastante obvio.

     

    ¿El hecho de que en Chile en esa época estaba bajo la dictadura de Pinochet, influyó en esta decisión?

    - También juega un papel importante. Boliden no envió este material ni a Dinamarca ni a otro país más cercano en Europa, lo envió a un país que casi es del tercer mundo, a una dictadura que carece de todo funcionamiento del sistema legal. Y esto se demuestra, sobre todo, en que la persona que da su autorización para el ingreso del material en Chile, el jefe de esta entidad, es responsable de asesinatos por envenenamiento de personas en contra de la dictadura. Este jefe ha sido reclutado por el propio Pinochet y es cercano a él. Por lo tanto, se sabe que Chile está bajo una dictadura, que el pueblo no puede luchar por su propio bien, y que todo es controlado desde arriba.

     

    ¿Cómo se llama esta persona, que en 1984 autorizó el ingreso a Chile de 20 mil toneladas de residuos tóxicos?

    - Se apellida Gana. Era coronel.

     

     

    En la presentación de la demanda aparece el nombre completo del coronel jefe del ISP: Joaquín Larraín Gana.

     

    SEGUNDA PARTE: 

     

    ¿Al parecer, Boliden se defiende sosteniendo que la empresa chilena debería haberse hecho cargo de los residuos tóxicos?

    - Sí, pero Boliden envía a un experto que va a inspeccionar la empresa chilena [Rolf Svedberg], y lo que éste puede apreciar son unas instalaciones que, para nada, ni en capacidad ni en calidad técnica se asemejan lo más mínimo a las instalaciones de Boliden en Rönnskärsverket [lavadero]. Es prácticamente una broma, si se cree que estas instalaciones van a tener la capacidad de sanear 20.000 toneladas de residuos altamente tóxicos, cualquiera que trabaje en este rubro lo puede ver. Esta empresa, en el desierto chileno, que utiliza palas, cubos y carretillas para transportar los desechos, se puede imaginar el nivel en el que se encuentran. Y entonces Boliden dice que “la culpa es de ellos, pero era una empresa muy buena, y nosotros pensamos que lo iban a hacer muy bien, no teníamos razones para dudar. ¡Ah! Que enviamos 10 millones de coronas. Bueno, deberían haber usado ese dinero para tratar el material en forma correcta”. Boliden no toma ninguna consideración en el hecho de que no existía método alguno para sanear el material. Y el acopio que quedó en la tierra, luego que supuestamente se le extrajeran otros metales, contenía altas cantidades de arsénico, de plomo y de otros metales contaminantes. ¿Y qué se hizo con eso? Pero Boliden insiste en que “esta es una empresa muy buena y no tenemos ninguna razón para dudar de estas personas”. O sea, ¡es tan ingenuo! Y es tan cínico. Entonces, evidentemente, Boliden tiene una parte importante en esta catástrofe.

     

    ¿Y cuál fue el acuerdo que hicieron con Promel? La empresa chilena compró estos residuos tóxicos, ¿o no?

    - Es así: Boliden se ha aferrado siempre a una interpretación de la realidad en la que afirman que ellos habrían vendido este material. ¿Por qué dicen eso? Porque, si usted está vendiendo un artículo, Ud. no es responsable del artículo, es el comprador quien se hace cargo de esta responsabilidad. Sin embargo, cuando se pagan 10 millones para que alguien reciba un desperdicio completamente inútil, esto realmente no es -  por definición - una venta. Tratan - y han tenido éxito, incluso con Usted - de hacernos creer que ellos han vendido algo. Han pagado 10 millones de coronas, pero siguen afirmando que han vendido, porque, de esta forma, ellos eluden responsabilidades. Esto nada tiene que ver con una transacción.

     

    Es decir, si Promel hubiera comprado las 20 mil toneladas de residuos, tendrían que haber pagado por estos. Pero no pagaron nada y, en cambio, recibieron dinero.

    - En efecto. Boliden pagó a Promel por recibir los residuos, y luego asegura que fue una venta. Es completamente ridículo. En el juicio oral, ayer, yo dije que este es el peor modelo de negocio que se les haya ocurrido.

     

    Un negocio muy extraño…

    - Pero es porque quieren fingir que ellos no tienen responsabilidad alguna, al deshacerse de este veneno. Sí, hemos "vendido", por ende, no nos compite ninguna otra responsabilidad. No, usted realmente no ha vendido nada. Usted se ha deshecho de algo en otro lugar. Usted ha pagado 10 millones para liberarse de toda responsabilidad y después ha dado vuelta la espalda. Eso es lo que ha hecho.

     

    Sin embargo, a pesar de que han pasado muchos años, el problema persiste, y las víctimas sostienen que Boliden es el responsable

    - Exactamente, eso es lo que decimos. Boliden tiene aún la responsabilidad de esto. Desde que vertieron los residuos, en 1984 y 1985, hasta ahora, han tenido la oportunidad de tratarlos. Porque existe la responsabilidad, cuando se vierten residuos tóxicos en algún lugar, de asegurarse de que sean manejados correctamente. Y todavía la tienen. Ellos podrían decir: ”vamos a retirar nuestros residuos, de modo que Ustedes no tengan este problema”. Pero no lo hacen.

     

    ¿Por qué no?

    - Porque, ¿sabe qué? Ellos “vendieron” el material…

    - Y al mismo tiempo uno siente que para Boliden no es mucho dinero. Los habitantes de allí sólo quieren mudarse a otra parte, cualquiera querría lo mismo. Es lamentable, sobre todo si uno piensa en que esta antigua compañía sueca en su marketing afirma que: "Hemos cambiado nuestra actitud sobre importantes cuestiones medioambientales. Ahora somos una empresa para una vida moderna”. Quieren limpiar su imagen y aseguran que ahora son “modernos”, pero esto es lo que podemos ver de modernidad: una empresa que se desentiende de lo que ha ocasionado anteriormente. Imagínese si hubieran pensado:”no, pero hagamos las cosas bien. No necesitamos tomar una responsabilidad legal, pero creemos de todas formas que tenemos una responsabilidad moral en esto. Hagámoslo”. Pero no. No lo hacen.

     

    Al mismo tiempo han pasado varios gobiernos en Chile, después de la dictadura, y tampoco han hecho mucho por solucionar el problema, a excepción de que algunas familias recibieron una indemnización por parte del Estado chileno, hace unos años atrás.

    - Durante este último tiempo  han ocurrido algunas mejorías, con la administración de Bachelet, que parece ir en la dirección correcta. Se han promulgado leyes, entre 2012 y 2015, para poder solucionar este problema medioambiental. Se ha saneado, al menos en parte, y la gente se ha mudado a otro lugar. Pero todavía no se ha logrado demoler nada y, en cambio, se han mudado otras personas, aún más pobres, a las casas vacías.

     

    ¿Cuales han sido, y siguen siendo, las poblaciones afectadas, en la ciudad de Arica?

    - Son siete poblaciones: Los Industriales, que se compone de cuatro partes; Cerro Chuño, que comprende dos poblaciones, y luego está Sica Sica.

     

    Para finalizar, ¿qué piensa Ud., habrá fallo condenatorio?

    - Eso esperamos, de lo contrario no habríamos presentado la querella. Pero ahora le corresponde a Boliden presentar sus puntos de vista, durante la próxima semana. Después de esto, sabremos más sobre cómo seguir adelante.

     

     

     

    Esta entrevista se realizó hace más de una semana atrás. El proceso judicial ha seguido su curso, en el tribunal de Skellefteå, hasta donde han llegado testigos a declarar. Otros, han prestado testimonio vía videoconferencias, desde Chile, en total, una considerable cantidad de personas. Gran expectación se espera en vistas de lo que va a declarar Rolf Svedberg, quien fuera el experto que Boliden enviara a Chile a inspeccionar las instalaciones de Promel, y que más tarde se desempeñara como jefe del tribunal del medioambiente.

     

    En el documental “Los niños del plomo” (en sueco “Blybarnen”), que se puede ver en la web del canal estatal, SVTPlay, el documentalista Lars Edman cuenta la historia de este desastre, que ya lleva décadas de duración y que sigue vigente.  Lars Edman prestará declaración en el tribunal de Skellefteå el 15 de noviembre.

     

    La semana pasada lo hicieron la periodista de Canal 13, Magaly Messenet, véase el programa de este canal “Contacto, polimetales Arica” y el antropólogo de la Universidad de Arica, Rodrigo Pino.

    Pronto en Magazín Latino, entrevista con ambos profesionales.   

     

     

     

     

    Aquí, en las afueras de Arica, y a la intemperie, se depositó el acopio. Un cerro de barro negro, altamente contaminante. Foto: Captura de pantalla dell documental "Blybarnen", Los Niños del plomo. 

     

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español