Martes, 10 Diciembre 2019 | Login
Tercer día del juicio por el asesinato de Lotta Rudholm Lotta Rudholm junto a su querida mascota. Foto: Privada.

Tercer día del juicio por el asesinato de Lotta Rudholm

Este lunes, y a puertas cerradas, comenzó el tercer día del juicio en contra de Martin Jonsson (*), acusado de haber asesinado a Lotta Rudholm.


 - He visto muchos casos, pero este es el peor, declaró uno de los policías en la corte de Solna, refriéndose al estado en el que se encontraba la víctima.


También dio testimonio su hermana, Camilla Rudholm.


- Él mató a mi hermana, y está sentado ahí, sin que le importe nada, dijo, entre sollozos.



Por: Marisol Aliaga

 

El tercer día de alegatos en el juicio en contra de Martin Jonsson, acusado del asesinato de Anncharlott Rudholm, evidenció importantes detalles que ayudan a esclarecer este nuevo caso de femicidio, que conmocionó a la sociedad sueca.


Poco a poco se aclara la imagen del imputado, que se perfila como la del típico maltratador de tipo narcisista, incapaz de sentir empatía y con una personalidad que cambia a la velocidad del rayo, entre la amabilidad y la violencia.


Porque si durante la segunda jornada del proceso el hombre irrumpió en llanto en varias ocasiones, tratándose del maltrato a otra mujer, al momento en que la atención se fijó en el punto principal: el asesinato de Lotta, su expresión era totalmente impávida.


Durante los alegatos del día anterior le dijo a la mujer con quien mantenía una relación paralela: "Lo siento", y estalló en lágrimas. Ella, a duras penas, había podido entregar su testimonio. Y también se quebró.


A las hermanas de Lotta, en cambio, Jonsson no les dirigió la mirada, a pesar de que ambas dieron testimonio este lunes, en la corte de Solna. Ni una señal de arrepentimiento o de tratar de explicar lo inexplicable. 


Camilla Rudholm ha sido la vocera de la familia. Ella quiere dar a conocer lo sucedido a su hermana menor, la impotencia de no haber podido hacer algo más por Lotta, y la decepción ante el poco apoyo de la sociedad.

Para ella es incomprensible que un asesino como Jonsson haya sido dejado en libertad. A pesar de haberse acriminado anteriormente con numerosas víctimas. Lotta es solamente una más, entre ellas.


Durante los alegatos anteriores y al estar cara a cara con el asesino de su hermana, Camilla se había mantenido firme y resoluta. Hasta hoy lunes, cuando el fiscal Tobias Kudrén le pregunta cómo se siente acrualmente y cómo había recibido la noticia de que Lotta se encontraba en cuidados intensivos, al momento del crimen. Entonces se quebró, por primera vez.


- Es difícil estar aquí. Él mató a mi hermana, ¡y ahora está sentado aquí, sin importarle nada!, dijo, entre sollozos.


Explicó como se enteró de lo sucedido:


- Estaba en el trabajo y me doy cuenta que tengo más de 13 llamadas perdidas - mi hija me avisa que Lotta se encuentra en estado inconsciente. ¡Lo hizo, él lo hizo!, grité. Era lo que él quería. Y sentí tantos remordimientos.  Él había dicho que quería verla muerta y, si no lo lograba, iba a hacer que terminara en una silla de ruedas.


Camilla trató de ayudar a su hermana.  Y Lotta pagó con su vida el querer proteger a su familia.


- Yo le pedí que se viniera a Härnösand, pero me contestó que él había amenazado con matar a toda su familia si ella lo abandonaba.


La sociedad, por su parte, fracasó en proteger a Lotta. Ella se armó de valor y presentó una acusación a la policía, por maltrato. Había documentado los golpes, y contaba con varios testigos que podían dar fe del infierno en el que se encontraba. Pero, al no sentirse protegida lo suficientemente, al dia siguiente retiró la demanda.

Algo muy común en este tipo de problemática. Entonces y a pesar de los antecedentes penales de Martin Jonsson, el fiscal decidió archivar el caso. Cinco días más después era demasiado tarde.


Martin Jonsson se confiesa culpable de haber golpeado a Lotta con "un montón de golpes, patadas y puñetazos", pero hoy asegura que "no era su intención quitarle la vida".


Ante la pegunta del fiscal de si estaba consciente del peligro que significa golpear a una persona en la cabeza, responde: "Por supuesto, eso lo sabe cualquiera". Y se muestra ofendido por las preguntas Kudrén, quien le recuerda que anteriormente ha sido condenado por maltratar a un hombre, que más tarde falleció. A otra víctima le ocasionó la pérdida de la visión.


A ambos les había pateado la cabeza.


Pero esto no lo quiso recordar, este lunes, en la sala 4 de la Corte de Solna.


Sobre la madrugada del 4 de junio, dice no recordar los detalles anteriores al ataque a Lotta, y ante la pregunta de por qué quiso ir al departamento de ella, luego de una tarde de juerga, contestó: "Tenía ganas de verla".


- No recuerdo nada. Cuando me despierto, estoy sobre ella, que tiene la cara llena de sangre.


Y agrega que solo sabe que la ha golpeado muchas veces.


Martin Jonsson, con ayuda de esteroides era un musculoso hombre de casi 115 kilos de peso. El doble de Lotta, que pesaba 59 kilos y medía un metro sesenta.


- Era una chica muy menuda, constató, desenfadadamente.


Esa noche de comienzos de junio, al "despertar de su psicosis" y ver la cara de Lotta bañada en sangre, bajo todo el peso de su tremendo cuerpo, el hombre llama al 112.


Tres policías dieron su testimonio el lunes, sobre los hechos ocurridos en el departamento de Lotta, en el suburbio de Bromma. Todos coincidieron en lo mismo: al llegar, Jonsson viene saliendo del departamento, completamente ensangrentado, y admite de una vez que es él quien ha golpeado a Lotta, que yace en el suelo de su living-dormitorio, al lado de la cama.


- Me tienen que tratar bien porque hice todo lo correcto. La puse de lado, para que pudiera respirar. Y los llamé a Uds., dice a los agentes, como si fuera otra persona quien había cometido el brutal ataque.  


Se resiste a ser transportado a una celda, diciendo que allí va a colapsar porque a ingerido demasiadas drogas. Exige que lo lleven a urgencia.


- No había mucha sangre en el cuerpo de Lotta, pero su cabeza era una bola de sangre coagulada. Me costó mucho descubrir a un ser humano, debajo de toda la sangre, es lo peor que he visto. Pensé que estaba muerta, cuando escucho un ronquido. Me quedé al lado de ella para esperar la ambulancia, nosotros no podíamos hacer nada por ella, dijo un policía.


El agente contó también que de pronto se percata de que Jonsson estaba maniatado en el suelo, boca abajo, a cargo de un colega. Corre hacia ellos y le pregunta a gritos qué había hecho, al mismo tiempo que se tropieza en uno los pies de Jonsson, quien se siente ofendido y amenaza con hacer una denuncia en contra de la policía.


Después repite que fue él quien maltrató a Lotta, pero que "se lo merecía, porque había sido infiel".


- ¿Qué harías tú, si tu novia te fuera infiel? le pregunta al oficial. Se queja de que no ha dormido durante una semana y recalca que solamente es culpable de maltrato, porque fue él quien llamó al 112.


Durante el trayecto en el coche policial, Jonsson cambia constantemente de estado de ánimo. Por una parte se muestra preocupado por el estado de la víctima, otras veces amenaza a los agentes, diciendo que anteriormentese ha acriminado.


- Si uno no hace exactamente lo que él quiere, se pone terriblemente agresivo, dijo el agente.
 
Este martes se llevó a cabo el cuarto y último día del juicio. El fallo se dará a conocer el martes 25 de octubre.  Martin Jonsson arriesga ser condenado a cadena perpetua.

 

 

(*) Según las normas publicistas en Suecia, no se acostumbra publicar ni el nombre ni la foto de un imputado, en tanto no sea emitido el fallo. En este caso, numerosos medios han publicado tanto el nombre como la fotografía del sujeto, puesto que ya ha sido condenado anteriormente por homicidio y por haber dejado a una persona casi ciega. Fuera de esto, el imputado confesó ser el autor del crimen. Magazín Latino considera que amerita la publicación de su nombre.

 

 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • Cadena perpetua para Martin Jonsson

    Este martes el Tribunal del distrito de Solna emitió el fallo en contra de Martin Jonsson, acusado de haber asesinado a Lotta Rudholm.

    La sentencia fue: cadena perpetua.

    El fiscal del caso, Tobias Kudrén, comentó el veredicto en un comunicado de prensa:

    ”Puedo constatar que el tribunal de distrito comparte mi punto de vista sobre la condena y la sanción que debe ser impuesta. No quiero expresarme en términos de que estoy satisfecho con el veredicto - es difícil usar la palabra satisfecho en un caso tan trágico como este - pero el fallo de la corte seguramente será corroborado en el Tribunal de Apelaciones”.



    Por: Marisol Aliaga

     

    Este martes 25 de octubre, a las 11.00 de la mañana, el tribunal del distrito de Solna comunicó el fallo correspondiente al juicio en contra de Martin Jonsson, acusado de haber asesinado a Lotta Rudholm la madrugada del 4 de junio. (Ver notas relacionadas).

     

    La corte optó por no dar lugar a las circunstancias atenuantes que argumentó la defensa de Jonsson. En cambio siguió la línea del fiscal, Tobias Kudrén, encontrando culpable al imputado en los nueve puntos en los cuales se basó el proceso. Entre otros, fue declarado culpable de asesinato, de maltrato agravado, de maltrato a otra mujer y de delitos por estupefacientes y drogas.

     

    A través de su abogado, Krister Jansson, Jonsson había exigido que se le atenuara la condena, ya que, luego de haber golpeado a Lotta Rudholm hasta dejarla moribunda, había llamado a urgencia y, al momento de arribar los agentes y los paramédicos, se había entregado y reconocido que era el culpable del maltrato.

     

    El tribunal, no obstante, no falló a su favor, y por el contrario, lo condenó a cadena perpetua por el asesinato de Lotta Rudholm.

    La jurispridencia sueca distingue tres circunstancias de asesinato. La tercera de estas es la circunstancia de que el agresor se mantenga "indiferente" a ocasionar la muerte de su víctima. Y, según la corte, este fue el caso del asesinato de Lotta. Jonsson aprovechó su superioridad física y el hecho de que la víctima se encontrara indefensa y desvalida en su propio lecho.

     

    Durante los alegatos, Jonsson reconoció que había golpeado a la mujer hasta dejarla  moribunda, sin embargo negó consecuentemente el haber tenido la intención de quitarle la vida.

     

    Un hecho agravante fue que la corte diera por comprobado que el agresor y la víctima tenían una relación, así como también el hecho de que el brutal ataque fuera cometido en el hogar de la víctima.

     

    El fallo destaca la superioridad física del asesino confeso. Lotta Rudholm pesaba, según la autopsia, 59 kilos. Martin Jonsson, 115. También jugó en su contra lo corroborado por expertos, que apuntaban a que Jonsson había hecho un corto descanso, en el brutal maltrato.

    Pero en lugar de terminar la golpiza, continuó, a los pocos minutos más tarde, a pesar de que la víctima había comenzado a sangrar profusamente por la garganta y por los ojos.

    Según el veredicto, Jonsson estaba perfectamente consciente de que los golpes en la cabeza pueden ser mortales. El hombre había sido condenado anteriormente por el maltrato a un hombre, quien más tarde falleció, producto de sus heridas. En otra ocasión dejó a una persona casi ciega. Su especialidad: saltar en la cabeza de sus víctimas.

     

     

    Lotta Rudholm junto a su mascota. Foto: Privada.

     

     

    Lotta Rudholm había tratado por todos los medios de poner fin a la relación con Martin Jonsson. El 25 de mayo presentó una denuncia a la policía, pero al día siguiente, por temor, la retiró. A pesar del amplio prontuario delictual del hombre, la policía no siguió adelante con la investigación. Esto causó  indignación en la opinión pública, y hoy varios profesionales que trabajan con estos temas exigen que se implante una ”Ley Lotta”, con el fin de que la sociedad sea capaz de proteger a las mujeres que son víctimas de la violencia machista y que necesitan del apoyo de la sociedad y de las autoridades para poder volver a una vida normal.

     

    Algo que hizo Lotta, y que fue decisivo en el juicio, fue documentar el maltrato. Ella envió fotos de sus heridas, al momento de ser maltratada, a amigos y familiares. Esta fue una evidencia importante en contra de Jonsson.

    Y a su hermana Camilla le había confidenciado la pesadilla en la cual se encontraba.

    - Lotta era muy querida por todos, siempre contenta y llena de energía. Así es como la recuerdo ahora, dijo su hermana Camilla. Pero recordó el cambio de personalidad que había sufrido su hermana, quien ultimamente se veía tensa y temerosa.

    Pero a pesar de temer por su vida, Lotta no había querido volver a Härnösand, donde vivían su madre y sus hermanas, por temor a que Jonsson acosara a su familia.

     

    Había amenazado con matarlos a todos, hasta al perro.

     

    Algo que no trascendió a los medios fue el argumento del abogado defensor de Martin Jonsson, quien estipuló, en su alocución final el último día del juicio:

     

    - Mi cliente fue a casa de Lotta para castigarla, porque ella le había sido infiel.

     

    Palabras que causaron conmoción en los familiares de Lotta.

     

    Camilla Rudholm dijo, al concluír los cuatro días de alegatos, que ”se sentía completamente agotada”, y fue incapaz de hablar con la prensa.

     

     

     

    Camilla Rudholm en el tribunal de Solna. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

    El hecho de que un abogado hable de ”castigo” ante un nuevo crimen machista demuestra que, al menos en los tribunales, la equidad de género tiene aún largo camino que recorrer.

     

     

     

     

     

  • Camilla Rudholm: "Luchamos por Lotta"

    Este jueves se inició el juicio en contra del hombre acusado de haber asesinado a Lotta Rudholm, el pasado 4 de junio.

    Por primera vez se encontraron, cara a cara, la madre de Lotta, sus hermanas, y el imputado en la sala 4 del Tribunal de Solna.

    - Es muy difícil ver a quien asesinó a mi hermana, y sobre todo escuchar cómo la hizo sufrir. Pero hemos decidido luchar por Lotta, declaró a la prensa Camilla Rudholm.

    La madre y las dos hermanas estarán presentes durante todos los alegatos.

    - Espero que se le condene a cadena perpetua. Él es peligroso no debería estar en libertad, dijo Camilla Rudholm.



    Por: Marisol Aliaga

     

    Pasadas las nueve de la mañana del jueves se abrieron las puertas de la sala 4 del Tribunal del Distrito de Solna y a los pocos segundos la presidenta de la corte, el fiscal, el abogado defensor, los miembros del jurado y la familia de Lotta Rudholm habían tomado sus lugares.

    La sección dedicada a la prensa y a otros asistentes se llenó rápidamente. Al cabo de un par de minutos, hizo su entrada a la sala el imputado, flanqueado por cuatro guardias de seguridad y esposado a un grueso cinturón de cuero negro, ceñido a la cintura. Su apariencia poco tiene que ver con las fotos facilitadas por la policía la semana pasada. En lugar de la cabeza rapada, se ha dejado crecer el cabello, corto pero que cubre casi completamente los tatuajes de su cabeza. Mucho menos corpulento que en las fotos del momento de su detención, luce una frondosa barba y viste vaqueros azules y un pullover de color rojo con cuello en V.

    El fiscal, Tobias Kudrén, explica que este primer día se tratarán los delitos de maltrato y de difamación, y lee una larga lista de actos cometidos por el imputado, quien escucha tranquilamente, sentado al lado de su abogado, Krister Jansson.

    Poco a poco, a lo largo del día, la imagen se va aclarando. La de una mujer que comete el error de comenzar una relación con un hombre que consume drogas, alcohol y esteroides anabólicos, que es enfermizamente celoso, y que convierte su vida en un infierno.

    Al poco de comenzar la relación, comienzan los golpes.

     

    Ella misma documentó el maltrato

     

    El fiscal comienza mostrando las fotos que Lotta enviara a sus familiares y amigos, documentando sus heridas "en caso de que me suceda algo". Enormes moretones en los brazos, las piernas, el cuello. En una ocasión él le rompe una costilla y la obliga a decir, en el centro asistencia, que "había sido víctima de un atraco".

    - No soy muy simpático cuando me enojo, dice el imputado, casi ufanándose, cuando el fiscal le pregunta el origen de las heridas documentadas por Lotta.

    Reconoce que en el momento de su relación con ella, entrenaba mucho y estaba muy fornido. Y cuenta en detalle cómo, en sus ataques de rabia y celos, arrojaba a su ex pareja entre la cama y el sofá o la jalaba del cuello hasta levantarla del piso.

    - Yo tenía mucha fuerza entonces, le ocasioné mucho dolor y mucho miedo, dijo, tranquilamente, como si otra persona hubiera cometido las atrocidades.

    Al mismo tiempo que reconoció la mayoría de los hechos que se le imputaron, aseguró que tenía lagunas en la memoria y no recordaba detalles, debido a que consumía enormes cantidades de esteroides y narcóticos.

     

    También surge la imagen del fracaso de las instituciones sociales en la tarea de proteger a las víctimas de la violencia machista. El fiscal presentó las grabaciones de las llamadas al 112, del ex novio de Lotta y de su hermana, Camilla. Ambos llamaron a la policía  denunciando que Lotta había sido amenazada de muerte por el imputado, pero los agentes no demostraron interés en tomar cartas en el asunto.

    - ¿Hacerle daño? ¿Por qué querría él hacerle daño a ella? Se escucha decir a alguien, en una de las grabaciones.

     

    Un momento muy duro experimentaron la familia y los amigos de Lotta, cuando en un archivo de audio se escucha la voz de Lotta.

    - Todo está bien. Solo estoy un poco triste, dice al final de la grabación.

     

    Ella misma intentó encontrar  salida a su situación. En su cuaderno de anotaciones escribe, repetidas veces: "terminar con… "... "terminar con" … "terminar con…". Pero al tratar de liberarse del hombre que  hacía de su vida un infierno, no siente que tiene ni el apoyo ni la protección que necesita. Se arrepiente y retira la acusación.

     

    Algo que es muy frecuente, según explicó el fiscal más tarde. El maltratador no maltrata constantemente a su víctima. Combina el castigo con la ternura.

    - Mi hermana ya no era la de siempre. Estaba muy estresada y muy asustada. Él limitaba su vida por completo, pero igual ella nos quería proteger a nosotras. Cuando le dije que le había dado el nombre de él a la policía, se asustó mucho, dijo Camilla Rudholm.

     

    Después de la pausa del almuerzo, fue el turno del imputado de dar su versión de los hechos. El hombre contó que se habían conocido en Facebook, y que había comenzado una relación paralela con Lotta y con otra mujer, a comienzos de febrero.

    - Salgo con las dos porque no sé cuál de las dos prefiero. Se puede decir que tengo una relación con ambas, dice, tranquilamente.

    Y cuenta que ha tenido relaciones con otras mujeres anteriormente, pero ha sido engañado. Lo mismo ha experimentado Lotta, por lo que ambos valoran la fidelidad.

    Al mismo tiempo reconoce que, debido a las drogas, se imagina cosas y se pone a menudo fuera de sí de celos, lo cual conduce al maltrato, que va en aumento a medida que pasa el tiempo.

    Pero cuando su abogado defensor le pregunta si de todas formas tenían una "buena relación, por lo menos a veces" y seguidamente hace lectura de un mensaje de texto que Lotta le envía poco antes del 4 de junio, el imputado pierde - por primera vez - el control. Se lleva las manos a la cara y está a punto de sollozar.

    Rápidamente el abogado solicita una pausa.

     

    Más tarde, es el turno de una de las mejores amigas de Lotta, de prestar testimonio. El imputado prefiere no mirarla a la cara y solicita por ello cambiar de posición su asiento, lo cual es aceptado.

    Ella cuenta, sin que le tiemble la voz, que el hombre amenazó de muerte no solo a Lotta, sin también a ella.

    "Cuando acabe contigo, seguiré con esa puta de mierda", había dicho en una ocasión el imputado, refiriéndose a ella.

    Y cuenta una serie de amenazas que el hombre de 33 años le hiciera a Lotta, desde sacarle un ojo, dejarla sin piernas, deformarle la cara, etc, etc.

    La amiga le suplicó repetidas veces que pusiera fin a la relación. Temía que cualquier día él llegara a casa de Lotta, completamente enajenado, y ella le abriera la puerta.

     

    Fue exactamente lo que sucedió.

     

     Los alegatos continúan el viernes y luego el lunes y martes de la próxima semana.

     

     

     

     Camilla Rudholm, hermana de Lotta Rudholm, siendo entrevistada, este jueves, en el tribunal de Solna. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

  • Lotta, otra víctima de la violencia machista

    Esta semana comienza el juicio en contra del hombre de 33 años (*) que el jueves pasado fuera imputado como principal sospechoso haber asesinado a Lotta Rudholm, de 41 años, en Bromma.

    El fiscal del distrito, Tobias Kudrén, dictó el auto de procesamiento contra el hombre que el 4 de junio entró al departamento de Lotta, dejó su casaca y sus zapatos a la entrada y comenzó a golpearla.  

    - Me ardía la cabeza. Ella me había sido infiel, dijo más tarde a los agentes.

    Lotta falleció tres días después. A raíz del brutal ataque de parte del hombre que decía amarla, cayó en estado de coma y nunca más recuperó el conocimiento.



    Por: Marisol Aliaga

     

    La sala de la Fiscalía del Distrito donde se llevó a cabo la rueda de prensa estaba atiborrada de periodistas, el pasado jueves, cuando el fiscal Tobias Kudrén, en voz muy baja, hizo un recuento del caso advirtiendo en primer lugar que no contestaría preguntas sobre sus propias emociones al respecto.    

    Sin embargo es difícil mantener los sentimientos en jaque, frente a este nuevo caso de violencia machista.

    En Suecia, alrededor de 20 mujeres al año son asesinadas por sus parejas o ex parejas. El año pasado se denunciaron 29.000 crímenes de violencia de género. Una ínfima parte de estos conduce a fallos condenatorios. Numerosas víctimas no se atreven a hacer la denuncia o las retiran, por miedo a la venganza de los hombres.   

     

    La documentación que han recogido los peritos sobre el asesinato de Lotta Rudholm incluye interrogatorios a  más de 70 personas, cientos de mensajes de textos, la pesquisa forense del lugar del crimen, autopsia y dictamen del forense. Los documentos abarcan más de mil páginas.

    El jurado deberá determinar si el imputado es culpable de asesinato premeditado, o de si dio muerte a Lotta Rudholm sin haber tenido la intención de ello.

    - Yo no considero que este acto haya sido planeado. Creo que se desencadenó por celos, dijo el fiscal Kudrén.

    Pero también subrayó:

    - Hay mucha, mucha violencia. Muchos puñetazos y patadas. Yo considero que él tuvo la oportunidad de calmarse, pero no lo hizo.

    Se refería a que el imputado hizo una pausa, pero que seguidamente continuó con los golpes contra el cuerpo de Lotta, que se encontraba en el suelo, inconsciente y totalmente indefensa.

    Kudrén explicó que se había encontrado sangre de la víctima en todas las paredes de la habitación. Y agrego que, según el análisis, la sangre no se había coagulado al mismo tiempo, lo que apunta a que el sujeto había hecho una corta pausa, para luego seguir con la tortura.

     

     

    El fiscal, Tobias Kudrén, durante la rueda de prensa del jueves, en la Fiscalía de Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    "Comienza a mostrar un lado raro"

     

    No es fácil leer la documentación presentada por la fiscalía, sobre todo lo referente al estado en que quedó la víctima.

    - En los 45 años que he trabajado en urgencia, nunca he visto un caso peor, dijo una de las enfermeras que atendió a Lotta, en el hospital Karolinska de Solna, hasta donde fue trasladada, en estado crítico.

    Sus familiares tuvieron que recurrir a marcas de nacimiento y a otros detalles, para reconocerla, tan desfigurado estaba su cuerpo.

    Las pesquisas forenses de análisis de sangre apuntan a que el imputado la arrojó con fuerza en contra de las paredes del living del departamento, como a una muñeca de trapo. Le fue fácil, él, un hombre fornido y musculoso de más de cien kilos y un metro noventa de altura. Ella, 160 centímetros y alrededor de 50 kilos.  

    El sujeto se concentró en golpear la cabeza y el rostro de Lotta, a puñetazos y a patadas. Ya antes la había amenazado: "Si no eres mía, te desfiguraré la cara, para que nadie más quiera estar contigo".

     

    El calvario de Lotta Rudholm comienza en febrero de este año, cuando conoce al imputado a través de Facebook, y se involucra en una relación amorosa con él. Pronto se percata de su carácter violento. "Comienza a mostrar un lado raro", escribe, en sus apuntes personales, y nombra "celos enfermizos", "malo" y "agresivo".

    Al poco tiempo de comenzar la relación, comienza el maltrato, tanto físico como psíquico. En una ocasión el sujeto le da a elegir si prefiere que le pegue en la vagina o en la cara, termina con una costilla rota y la burla de que es "patética". En otra ocasión llena la tina de agua y amenaza con ahogarla. También amenaza con matar a su perro y a sus familiares, y de que si contacta a la policía, sus compinches le darán su merecido.

    En mayo, un amigo de Lotta llama a la policía, puesto que sospecha que algo no está bien. Cuando los agentes llegan al departamento, ella asegura que no necesita ayuda alguna.

     Diez días después, el mismo amigo repite la llamada, y lo mismo hace su hermana, Camilla Rudholm. Los inspectores llaman por teléfono a Lotta, quien asegura que "todo está bien", que solamente está "un poco triste".

     

     

    Lotta presenta una demanda - luego se retracta

     

    Pero el 25 de mayo, la misma Lotta presenta una demanda policial. Se lleva a cabo el interrogatorio  correspondiente, el sospechoso es detenido en su ausencia pero debido a que carece de domicilio no se emite una orden de allanamiento. 

    El servicio de ayuda social ofrece a Lotta un alojamiento protegido, pero sin la posibilidad de llevar a su perro, su más fiel compañero. Ella no acepta, su perro es su mayor seguridad. Al mismo tiempo no se siente protegida por la policía y teme las represalias del hombre, con quien hace esfuerzos para terminar la relación.

    Al día siguiente de la demanda, la retira.

    Los días siguientes, Lotta comienza a contestar mensajes de texto del sujeto. El 30 de mayo informa a la policía que prefiere no seguir con la demanda, y esta es archivada.

    No obstante, el fiscal podría haber determinado seguir con la pesquisa policial, incluso y a pesar de que la víctima no lo deseara. Pero no lo hizo, a pesar del extenso prontuario del sujeto, que había sido condenado anteriormente por el asesinato de un joven hombre, a quien también había dejado inconsciente, y que más tarde falleciera, producto de las heridas. A pesar de que existía información suficiente del carácter violento del corpulento hombre que practicaba el fisicoculturismo e ingería preparados para aumentar la masa muscular. Fuera de eso, era adicto a las drogas y había amenazado y maltratado a otra mujer anteriormente.

    Todos estos agravantes no fueron suficientes para que el fiscal cictara una orden de arresto. Esto es motivo de una investigación aparte, para determinar si la fiscalía faltó a sus obligaciones.

     

    - Lo que más me duele, al leer la documentación, es que él hizo una pausa en el maltrato. Y es incomprensible que el fiscal no siguiera con la demanda. Si lo hubiera hecho, Lotta estaría hoy con vida, dijo la hermana de la víctima, Camilla Rudholm en una entrevista.

    Ella piensa estar presente durante los alegatos, que se realizarán el tribunal de Distrito de Solna. "Quiero demostrar que no le tengo miedo", dijo.

     

     

    "He golpeado a mi novia - me había sido infiel"

     

    La corte deberá determinar si el crimen fue premeditado, y si Lotta y el imputado tenían una relación cercana. De comprobarse que tenían una relación, la pena es mayor.

    Se sabe que Lotta y el imputado visitaron juntos una clínica entre el 1 y el 2 de junio, con motivo de los problemas de adicción que éste presentaba.

    Según la documentación, el sujeto trató de contactar a Lotta el 3 de junio, desde las 22.30 horas, y envió numerosos mensajes de texto preguntando por qué no contestaba, además de realizar llamadas.

    La madrugada del 4 de junio, poco antes de las 03.00, el hombre trata de encontrar un lugar donde dormir, y alededor de las 04.30 toma un taxi desde Trångsund hasta Bromma.

    A las 05.10, el taxi llega al departamento de Lotta.

    A las 05.23, el imputado llama a urgencia, al número 112, para pedir una ambulancia, sin embargo, no puede recordar la dirección.

    - Oh…cual es la dirección. Lotta, cual es la dirección, cual es a dirección, cual es la dirección?

    Pero Lotta está ya inconsciente, y es incapaz de contestar.

    - Yo he golpeado a mi novia…. Se ha ido todo a la mierda. Ella ha estado con otros hombres y me ardía la cabeza, afirma, entre otros detalles, y dice que pueden venir a buscarlo.

    Al arribar al inmueble, los agentes rompen la mampara de entrada al edificio y encuentran a Lotta, moribunda. El imputado se entrega sin oponer resistencia, con las manos, la cara y la ropa ensangrentadas.

    En urgencia, Lotta es intubada y se le conecta a un pulmón artificial.

    Nunca más recupera el conocimiento. El 7 de junio los médicos deciden apagar el aparato que la mantiene con vida. Los daños cerebrales son tan graves, que la medicina no puede hacer nada más por ella.

    A las 16.37 del 7 de junio, los facultativos apagan el ventilador mecánico. El corazón de Lotta late durante 30 minutos más.

     

     

    El proceso se llevará a cabo en el tribunal de Solna esta semana. El imputado arriesga una pena de entre 10 a 14 años de cárcel.

     

     

    (*) Según las normas publicistas en Suecia, no se acostumbra publicar ni el nombre ni la foto del implicado/a. Sin embargo, en este caso, varios medios han publicado tanto el nombre como la fotografía del sujeto.

     

     

     

     

    La violencia machista cobró una nueva víctima, el 4 de junio del año en curso. Foto: Privada. SVT.

     

    Tobias Kudrén será el fiscal que en el juicio que comienza esta semana. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español