Jueves, 28 Enero 2021 | Login
Grave situación en Estocolmo – Un 99 por ciento de ocupación de camas críticas El personal de la salud se deja la piel en el trabajo, y son los héroes invisibles de esta emergencia sanitaria. El director Björn Eriksson insta a la ciudadanía a hacer lo posible para no propagar el virus.

Grave situación en Estocolmo – Un 99 por ciento de ocupación de camas críticas

En rueda de prensa este miércoles, el director de salud y atención médica de Estocolmo, Björn Eriksson, declaró que la incidencia del coronavirus ha subido en forma alarmante en el país.

El 99 por ciento de ocupación de camas críticas en la Región de Estocolmo refleja la gravedad de la situación y una vez más Björn Eriksson hizo un llamado a la población.

“Ya basta. Las aglomeraciones deben cesar. Si esto no para, las consecuencias serán terribles”, dijo. 

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Solo ocho camas críticas disponibles iban quedando ayer, en unidades de cuidados intensivos de la provincia de Estocolmo.

 

El director de salud y atención médica, Björn Eriksson, dijo que había pedido refuerzos a la Junta Nacional de Salud y Bienestar (Socialstyrelsen). Se requiere con urgencia más personal sanitario.

 

En la rueda de prensa del jueves, la vocera de la Junta Nacional de Salud y Bienestar afirmó que a nivel nacional había una capacidad libre de alrededor del 20 por ciento. Pero en todo el país los trabajadores de la salud están trabajando a toda máquina, y algunos han vuelto a los turnos de 12 horas, que se experimentaron durante la primavera pasada.

 

83 personas están internadas en las unidades de cuidados intensivos en la región de Estocolmo, lo cual significa que no hay plazas en camas críticas. Ahora, para recibir atención de este tipo, será necesario que la autoridad máxima libere personal de otras regiones, que pueda ser trasladado a la capital.

 

En estos momentos la falta de personal sanitario en un tema preocupante que las autoridades deben resolver a la brevedad posible. Por esta razón es necesario que la población comprenda la gravedad de la situación y haga lo posible para frenar el contagio.

 

- Los habitantes de Estocolmo nos hemos aglomerado demasiado y hemos tenido demasiados contactos fuera del hogar. Hasta el momento ha funcionado porque los profesionales de la salud una vez más están haciendo esfuerzos fantásticos, pero estamos al borde del límite, dijo Eriksson.

 

Y agregó:

- Ya basta. No puede valer la pena que después del trabajo la gente se aglomere en after work o compras navideñas o un café de Adviento. Porque las consecuencias serán terribles.

 

El personal de la salud ha solicitado encarecidamente al gobierno que se impongan medidas más estrictas. En vano, porque la burocracia debe seguir su camino. El gobierno de Stefan Löfven contó con atribuciones especiales para imponer lo que fuera necesario, luego de una votación en el parlamento, al comienzo de la pandemia. No obstante, no hizo uso de este recurso ni una sola vez. La política fue siempre la de consejos, no restricciones ni menos multas.  

 

Recientemente el gobierno envió una proposición a las instancias legales, con el fin de hacer cambios en la ley sobre enfermedades contagiosas. Sin embargo, esta solamente podría entrar en vigor no antes de marzo del 2021.

 

¿Por qué?

 

Por la demora de estas reformas y porque el gobierno y las autoridades sanitarias no planificaron una buena forma de enfrentar una segunda oleada de la pandemia, cuando la infección bajó, con la llegada del verano. Esta proposición se podría haber enviado antes de la temporada estival, en la que Suecia entra en un confinamiento natural, con el cierre de numerosas actividades, las estadías lejos de las grandes ciudades y las actividades al aire libre. Sin embargo, la administración de Löfven confió en el pronóstico de Anders Tegnell, quien dijo  que probablemente “en Suecia no habría una segunda ola”.

 

La segunda ola ya está aquí y este jueves azotó con toda su fuerza a Estocolmo.

 

Y ahora, cuando los contagiados aumentan nuevamente y aún más velozmente que la vez pasada, en una peligrosa curva exponencial, ha sido el primer ministro Stefan Löfven quien ha pedido en recurrentes conferencias de prensa a la ciudadanía que “salga solamente a las compras o a la farmacia y se junte  solo con los miembros de su entorno familiar”. Consejos que no han tenido el éxito esperado: las aglomeraciones han estado a la orden del día, y ahora los centros de atención médica se encuentran sobrepasados. 

 

Los testimonios del personal de la salud han inundado los medios nacionales, estos últimos días. Todos dicen lo mismo: “Estamos ante una situación extremadamente grave y al límite de nuestra capacidad, tanto física como mental”.

 

Aftonbladet entrevistó a Catrin Henricsson, auxiliar de enfermería del hospital  SÖS. Ella testificó que muchos de sus colegas se han deprimido al ver que el número de pacientes comienza a acercarse a los niveles de primavera.

 

- A la gente no le importa, hay muchas aglomeraciones por todas partes. No le tienen respeto a este virus, y eso es muy difícil de ver, dijo a Aftonbladet.

 

En tanto que Peter Eriksson, médico especialista del hospital Karolinska de Huddinge, declaró este miércoles en el noticiero de la tarde, Aktuellt, que el personal de la salud quiere ver medidas más estrictas, de parte de las autoridades sanitarias y del gobierno.

 

- Nos gustaría un regalo de Navidad de la gente y quizás de Anders Tegnell en primer lugar, con medidas más contundentes en las próximas semanas, subrayó el médico.

 

Sin embargo, las medidas más estrictas siguen siendo el sueño de quienes sufren en carne propia el azote de la pandemia: el personal de la salud. Ni que hablar de un lockdown al estilo de otras ciudades europeas. Y ni siquiera una medida tan simple, de la cual se ha probado su eficacia, y que los gobiernos de todo el mundo han adoptado: el uso de las mascarillas. La Agencia Sueca de Salud Pública mantiene su posición – a pesar del pedido de numerosas instancias – de no imponer su uso. Ni siquiera en el transporte público y cuando no es posible mantener la distancia física estipulada de, al menos, un metro.

 

Suecia sigue haciendo las cosas a su manera, el gobierno sigue fielmente los consejos de la Agencia de Salud Pública, y Tegnell ha declarado que estas "no van con la cultura sueca".  

 

Este jueves se registraron 58 muertes desde las últimas 24 horas. En total 7.354 personas han fallecido a causa de covid-19 en el país, una cifra muy superior a la de su vecino más cercano, Noruega, que con la mitad de habitantes, presenta 382 fallecidos debido a la pandemia. En términos de muertos por millón de habitantes, Suecia presenta 726, en tanto que Noruega 70, vale decir, una décima parte.

 

Esta gran diferencia entre dos países vecinos y perfectamente comparables ha sido justificada de las formas más increíbles, por la Agencia de Salud Pública, como de que "Suecia tuvo la mala suerte de que la infección llegara a las residencias de ancianos". En numerosas ocasiones, tanto políticos como la agencia han culpado al personal de las residencias, Johan Giesecke dijo en una entrevista con un medio extranjero (Unherd) que "allí trabajan inmigrantes y solicitantes de asilo que hablan no dominan el idioma sueco". La canciller sueca dijo en una entrevista con DW que el personal "no tenía buenas reglas de higiene". Y recientemente Anders Tegnell fue duramente criticado en las redes sociales, al afirmar en Aktuellt que los "extranjeros estaban por una buena parte de la expansión de la infección". 

 


El personal de la salud se deja la piel en el trabajo, y son los héroes invisibles de esta emergencia sanitaria. El director Björn Eriksson insta a la ciudadanía a hacer lo posible para no propagar el virus.  

 

About Author

Related items

  • Multas de 2.000 coronas para quienes violen las normas frente a la pandemia

    La Fiscalía General sueca decidió hoy que la policía podrá imponer de inmediato una multa de 2.000 coronas a cualquiera que infrinja determinadas normas de la nueva ley contra la pandemia, ha decidido ahora el fiscal. Incluso jóvenes de entre 15 y 18 años podrán ser sancionados.

    - La suma está establecida, pero aún no sabemos cómo serán las regulaciones. Tenemos que esperar hasta que sepamos la gestión del gobierno, dice la fiscal de cámara Isabelle Bjursten al noticiario de la televisión SVT Nyheter.

      

     Por: Magazín Latino

     

    La nueva ley antipandémica, que se aplicará hasta finales de septiembre de 2021, confiere al gobierno mayores posibilidades para actuar con el fin de detener la propagación del covid-19 y significa, entre otras cosas, que los gimnasios, instalaciones deportivas y centros comerciales puedan verse obligados a cerrar.

     

    Pero la ley también significa que los particulares pueden ser multados si violan las disposiciones que se han establecido, por ejemplo, las reglas sobre el número de personas que pueden reunirse.

     

    Ahora está claro que el monto de la multa será de 2.000 coronas, y que la policía puede imponerla directamente en el lugar del hecho. Varias autoridades, incluidas la Policía y la Agencia de Salud Pública, FHM, han debido presentar sus puntos de vista sobre la propuesta y todos son abrumadoramente positivos.

     

    La fiscal de distrito Isabelle Bjursten cree, sin embargo, que es importante entender que esto no significa que las personas puedan ser multadas a partir de ahora.

    - Como Fiscalía General, consideramos que esto es una preparación para lo que puede suceder cuando y si el gobierno emite las regulaciones mencionadas en la nueva ley sobre la pandemia, dijo a SVT.

     

     

    Los jóvenes también pueden ser sancionados

     

    Los municipios y regiones de Suecia, SKR, consideran, sin embargo, que las cantidades podrían ser menores, porque también se podrán imponer multas a jóvenes de 15 a 18 años, que acostumbran a reunirse en grupos.

     

    La Fiscalía General cree que el monto debe ser lo suficientemente elevado como para señalar que la violación es grave, pero ha tenido en cuenta que la responsabilidad penal también se aplica a los jóvenes, que normalmente tienen sanciones más bajas que los adultos.

    - Hay que intentar encontrar un equilibrio. Entonces llegamos a la conclusión de que 2.000 coronas suecas es una suma adecuada, dijo la fiscal de cámara Isabelle Bjursten.

     

    La nueva multa entrará en vigor el 27 de enero.

     

    ACTIVIDADES QUE SON AFECTADAS POR LA LEY SOBRE LA PANDEMIA

     

    -Teatro, cine, partidos de fútbol y otras reuniones y eventos públicos.

     

    - Gimnasios, campings, zoológicos, museos y otros lugares para actividades lúdicas o culturales. Tiendas, centros comerciales y similares.

     

    - Transporte público y vuelos domésticos.

     

    - Locales, como salas de fiestas y lugares para reuniones privadas.

     

    - Lugares públicos, como parques y zonas de baño.

     

    El gobierno también puede decretar la prohibición de reunirse en compañía de un cierto número de personas en lugares públicos.


    Foto: Captura de pantalla. SVT.

  • Suecia supera los 10.000 muertos por covid-19 – y las cifras van al alza

    Este jueves se registraron 351 fallecimientos debido al coronavirus, y el país traspasó con ello la barrera de los diez mil. El viernes se sumaron otros 138 muertos y las cifras van al alza.

    Suecia registra un total de 10.323 decesos debido al covid, y 523.486 personas contagiadas. “Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida”, asegura el virólogo Fredrik Elgh.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La situación de la pandemia de covid-19 sigue extremadamente grave en Suecia, que supera las 10.000 muertes y con cifras que van al alza. 

     

    Ya lo habían vaticinado los médicos, antes de las festividades de fin de año: “La situación va a empeorar, vemos que las infecciones van en aumento y esto tendrá consecuencias”.

     

    4.703 nuevos casos confirmados de covid-19 se reportaron ayer, lo que suma un total de 523.486 personas infectadas. Hoy se registraron 138 nuevas muertes, ayer fueron 351, y en total los decesos alcanzan a 10.323. 

     

    Un total de 4.491 personas han recibido cuidados intensivos y en estos momentos 368 pacientes están internados en UCIs.

     

    Fredrik Elgh es médico jefe y profesor de virología de la Universidad de Umeå (además de político local del Partido del Centro). Él quiere ver medidas más estrictas en el país, sobre todo pensando en la gran diferencia de fallecidos entre Suecia y sus vecinos, y que aquí se superó la barrera de los 10.000 muertos. 

    - Esto es terrible. A mí me indigna y pienso que deberíamos hacer algo al respecto. Vamos a tener muchas más muertes si no nos esmeramos, dijo en el programa mañanero de la televisión estatal, Morgonstudion, de SVT.

     


    El virólogo Fredrik Elgh, en entrevista con Morogonstudion. Foto: captura de pantalla. SVT.

     

    Él teme que unas 5.000 personas más podrían morir en los próximos dos meses, si se continúa al mismo ritmo. 

    -- Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida. La gran mayoría de países europeos han considerado que vale la pena el esfuerzo, pero en Suecia no lo hacemos. 

     

    Fredrik Elgh quiere ver un cierre. Que no se permita viajar a las pistas de esquí, que los centros comerciales y la escuela primaria se cierren. Que durante estas semanas, las personas salgan solo para hacer las compras esenciales. Y que todos quienes lo puedan hacer se queden en casa. 

     

    Según él, las recomendaciones no bastan. 

    - El voluntariado del que hablamos antes no funciona del todo, afirmó.

     

    ¿Por qué una mortalidad tan grande?

     

    En estos momentos muchos se preguntan el porqué de tantas muertes en Suecia, el único país escandinavo que presenta cifras catastróficas. 

     

    Para la ex epidemióloga estatal, Annika Linde, la explicación es, sobre todo, una estrategia fallida. 

    - En primer lugar, hay tantos que han muerto en Suecia porque tuvimos la estrategia de dejar libre al virus y, en segundo lugar, porque asumimos que se podría manejar esto, para proteger a los ancianos, pero no pudimos. Resultó que no teníamos ninguna preparación para ello, expresó.  

     

    En tanto que el epidemiólogo estatal, Anders Tegnell, lo atribuye a que la covid-19 es "una enfermedad muy peligrosa”, sobre todo para personas de la tercera edad con comorbilidades. 

    Al principio de la pandemia, Tegnell aseguró que la infección no era más grave que una gripe. 

    Y sigue siendo escéptico al uso de mascarillas, aunque, desde el 7 de enero se recomiendan - solo en las horas peaks - en el transporte público. 

    - Desafortunadamente, esperamos que el aumento continúe, ya que tenemos una amplia propagación de la infección en el país”, dijo este viernes Karin Tegmar Wisell, jefa de sección de la Agencia sueca de Salud Pública, en rueda de prensa.

     

    En tanto, el programa de vacunación masiva sigue su curso. Hasta el 10 de enero se había vacunado a alrededor de 80.000 personas. 

     

    El rey Carl Gustaf y la reina Silvia fueron vacunados el viernes.  

     


    El personal de la salud se ha desempeñado al límite de su capacidad. Foto: TT.

  • Löfven sostiene que la estrategia es la correcta en tanto que la oposición exige que “actúe o renuncie”

    El asalto al Capitolio, en EE. UU. y la estrategia sueca frente a la pandemia fueron puntos recurrentes en el primer debate político del año, este miércoles, en el parlamento.

    El primer ministro recibió críticas por el manejo de la pandemia del coronavirus, tanto desde la izquierda como de la derecha. "Si el gobierno no tiene el valor de actuar, que dimita", dijo la líder socialdemócrata, Ebba Bush.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Más encendido que de costumbre fue el primer debate en el parlamento sueco, Riksdagen, este miércoles, que dio inicio al 2021. Un año marcado por la crisis sanitaria del coronavirus, cuando Suecia enfrenta las peores cifras dentro de los países nórdicos y está entre los países más castigados por la pandemia.

     

    Y la paz y el consenso que reinó el año pasado, a comienzos de la pandemia, comienza a diluirse. En sus discursos, los líderes de los partidos conservativo (M), Democratacristiano (KD), y Demócratas de Suecia (SD), criticaron a Stefan Löfven por la responsabilidad que le cabe al gobierno sobre la gestión frente al coronavirus y la propagación de la infección.

     

    El premier sueco, por su parte, se refirió en su discurso a los sucesos en EE. UU. y a los peligros del populismo.  Peligro de la polarización de la sociedad, el populismo y el extremismo.

    - Europa y Suecia deben aprender de esto. Aquí también están los que quieren cerrar nuestras sociedades abiertas. Suecia no es, por supuesto, Estados Unidos, pero ninguna democracia es sólida para siempre, dijo, con un guiño a los Demócratas de Suecia, su líder, Jimmie Åkesson, ha sido un admirador de Trump, y su partido lo nominó para el Nobel de la Paz.

     

    Su propuesta para responder a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus es mantener un consenso con el resto de los partidos de no hacer recortes en los impuestos municipales, que los municipios utilicen el dinero asignado para el cuidado a los ancianos en forma responsable y que disminuyan las privatizaciones de las residencias de ancianos durante la crisis.

     

    Kristersson : “El gobierno debe dar un paso adelante o hacerse a un lado”

     

    El líder del partido conservador (Moderados, M), Ulf Kristersson, por su parte, quiere cambios en el manejo de la pandemia, debido a la alta cifra de fallecidos.

    - Ahora la estrategia sueca debe cambiar. La propagación de la infección no se detiene con un tono serio en conferencias de prensa. Y no mejora cuando quienes predican no dan el ejemplo. Es inconcebible que nadie en el gobierno supiera que el jefe de la Agencia Sueca de contingencia abandonó el país en medio de la crisis. En otro país habría tenido consecuencias para más personas que el jefe viajero.

     

    Kristersson se refirió además al hecho de que Suecia, siendo uno de los países más digitalizados del mundo es uno de los cuatro únicos países de la UE que no utilizan aplicaciones digitales para el seguimiento de infecciones.

    - Se podrían utilizar certificados de vacunas para comenzar a abrir la sociedad. ¡Hay que pensar de forma más amplia! Con cada semana que pasa, el precio humano y económico aumenta aún más. El gobierno debe dar un paso adelante o hacerse a un lado.

     

    Para Isabella Lövin, vocera del Partido Verde, fue este su último debate en el Parlamento, puesto que se retira de la política. En su discurso final se refirió a la importancia de atender los temas del medio ambiente, con el fin de evitar la próxima catástrofe global. También hizo hincapié en la importancia de defender la democracia que ha sido cuestionada y en lo valioso del voto de cada ciudadano.

    - Nosotros en esta Cámara somos quienes debemos demostrar que la democracia es la única forma de construir una sociedad sostenible y resistente que se mantenga unida. Estoy profundamente agradecida de todos aquellos que han estado al frente de esta pandemia y han salvado vidas. Ellos/as han asegurado que nuestra sociedad siga funcionando, dijo.

     

    Quiso recordar una frase que hace años vio en un museo, en Sarajevo, sobre la guerra en Bosnia: “Lo único que se requiere para que el mal prevalezca es que la gente buena no haga nada”.

     

     

    Dadgostar: El personal de las residencias de ancianos quedó desamparado

     

    La nueva líder del Partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en cambio, hacía su debut en los debates en la Cámara. Al igual que sus colegas, se refirió a la pandemia, a las pésimas cifras que deja la pandemia en Suecia y a los esfuerzo de los cuidadores de ancianos y el personal de la salud.

    - El personal sanitario ha realizado enormes esfuerzos para prevenir la propagación de la infección. El personal médico ha trabajado 60 horas a la semana sin poder tomar vacaciones. Ha quedado claro que Suecia es el país con el menor número de camas disponibles dentro de la Unión Europea. Un sistema de salud ya falto de personal y debilitado ha tenido que soportar el dolor y la frustración de la gente este año.

     

    Al igual que los partidos de la derecha, criticó también la gestión del gobierno frente al coronavirus:

    - Antes de Navidad, la Comisión Corona, designada por el mismo gobierno, dio a conocer sus conclusiones. Dirigió críticas devastadoras al gobierno. Lo que se describe es un escándalo sanitario. Tres de cada cuatro personas fallecidas ha tenido relación con el cuidado a personas mayores. La comisión observa que la atención a los ancianos no estaba equipada para una pandemia, y que a los empleados se los dejó solos, para hacer frente a la situación de crisis.

     

    La joven líder – que asumió la presidencia del Partido de Izquierda luego de que Jonas Sjöstedt presentara su renuncia - dijo que “alguien era responsable de esto y espera que se hagan cargo”.

    - Muchos han perdido seres queridos durante este año pandémico. Merecen respuestas. Stefan Löfven necesita aclarar quién es el responsable del desastre en lo que se refiere al cuidado de los ancianos. Debemos asegurarnos de que esto nunca más vuelva a pasar.

     

    La líder de la Democracia Cristiana, Ebba Bush, por su parte, había sido la primera en criticar al gobierno, en un debate en la televisión, antes del verano pasado, y luego de las malas cifras frente a la pandemia. En el debate en el parlamento continuó su crítica diciendo que en la actualidad “más personas mueren en Suecia por semana que en Noruega durante toda la pandemia. Al mismo tiempo, que la atención médica está al límite”.

    - ¿Por qué Suecia se ha visto tan afectada? La Comisión Corona ha respondido: No es posible proteger a los grupos de riesgo y al mismo tiempo tener una alta propagación de la infección en la sociedad. Muchos se opusieron enérgicamente cuando afirmé que el gobierno, durante la primavera, deliberadamente permitió una gran propagación de la infección en la sociedad. Esa crítica probablemente ahora se les ha quedado atascada en la garganta.

     

    Ebba Bush reprochó al gobierno el no querer cambiar la estrategia al ver lo resultados.  “¿Por qué se quedaron quietos, en lugar de adaptarse y cambiar? Al final, todo se reduce a falta de liderazgo. Querían agacharse. Querían delegar”. Y agregó:

    - ¿Qué hay en el agua en Sveavägen 68 [la sede del partido] que hace que los líderes socialdemócratas prefieran aceptar errores pero sin admitirlos, incluso cuando los errores son completamente obvios para todo el mundo? ¿Que prefieran esquivar a cambiar, incluso cuando cuesta vidas?, se preguntó.

     

    Una de sus declaraciones al vespertino Aftonbladet provocó una discusión, al día siguiente. “Sólo esta semana, tenemos más muertes de las que Noruega ha tenido a lo largo de la pandemia. Atrévete a sacar conclusiones, atrévete a admitir los errores”, dijo, dirigiéndose al gobierno. Según ella, las altas cifras de mortalidad deberían llevar a una autocrítica de parte de Stefan Löfven. “Si no tiene el valor entonces debería renunciar y dejar que otra persona asuma la responsabilidad de sacar a Suecia de la crisis”, subrayó.

    Sus afirmaciones sobre que la oposición sabía con certeza cuál era la estrategia por la que apostaba el gobierno causaron un cierto revuelo en las redes sociales y medios nacionales. 

    - La primavera pasada, dije que intencionalmente se ha permitido un mayor grado de contagio. Ahora además tenemos autoridades internacionales que me han dado la razón en esa crítica. Hemos estado en reuniones con el primer ministro, con los jefes de las entidades, quienes presentaron argumentos sobre las ventajas de que Suecia tuviera un mayor grado de contagio, obtendríamos inmunidad más rápido que otros países. Y esto ha resultado ser un grave error. Deberían atreverse a admitirlo.

    No tardó en llegar la respuesta del ex líder de la Izquierda, Jonas Sjöstedt, quien dijo que “esa no era su percepción” de lo que se dijo en las reuniones. El vocero del partido del Centro se unió a su crítica, en tanto que el conservador Ulf Kristersson y el partido Demócratas Suecos, Jimmie Åkesson le dieron la razón.

    El caso es que se podría dirimir rápidamente, si las actas o anotaciones de las reuniones se hicieran públicas.

    La pregunta es si algún político lo va a exigir.

     


    Stefan Löfven, primer ministro y líder de la Socialdemocracia. Jimmie Åkesson presidente de Demócratas de Suecia, en el primer debate parlamentario del 2021. Foto: Nsk.se. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español