Martes, 07 Abril 2020 | Login
Director de Sanidad de región Estocolmo: “Estamos en medio de la tormenta” El director de Sanidad de la provincia de Estocolmo, Björn Eriksson. Foto: SVT.se.

Director de Sanidad de región Estocolmo: “Estamos en medio de la tormenta” Featured

El director de Sanidad de la provincia de Estocolmo declaró ayer por la tarde que esta región es la más afectada por la pandemia del Covid-19 en Suecia.

En las últimas 24 horas, 18 personas fallecieron en Estocolmo debido al Covid-19 y el número de contagiados aumentó con 111 personas.

"Nunca habíamos visto algo así", declaró Björn Eriksson, y pidió la ayuda del personal sanitario jubilado. “Necesitamos toda la ayuda posible", enfatizó.

Actualización: este viernes el gobierno sueco decretó la prohibición de reuniones de más de 50 personas (500 anteriormente), que entrará a regir desde el próximo lunes 30 de marzo. 

 

 Por: Magazín Latino

 

"Estamos enfrentando un desafío sanitario único", dijo este miércoles por la tarde en rueda de prensa el director de Sanidad de la provincia de Estocolmo, Björn Eriksson.

 

Hace una semana atrás se había referido a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 como “una tormenta”.

 

- Comparé esta infección con una tormenta a principios de esta semana. Ahora puedo decir que la tormenta está aquí, dijo, en una dramática rueda de prensa.

 

Dio a conocer las cifras de la pandemia en la provincia de Estocolmo, donde, hasta ayer se registraban 1070 personas contagiadas, con un aumento de 111 personas en un solo día. 300 se encuentran hospitalizadas, un incremento de 64 nuevos pacientes y 18 fallecidos en un día.

 

El sistema sanitario sueco se encuentra ante una tremenda presión, con falta de recursos y falta de personal.

 

- Nos enfrentamos a un desafío sanitario único. Estamos haciendo un cambio histórico en el sistema de salud en solo unas pocas semanas.

 

Explicó que lo más urgente en estos momentos en la región de Estocolmo es:

 

- Por un lado, suficientes equipos de protección individual y por otro, contar con personal suficiente para aumentar la capacidad.

 

Hizo un llamado a todas las personas que tengan preparación médica a ponerse a disposición de los servicios sanitarios. “Estamos recibiendo toda la ayuda que podemos obtener porque ahora es necesaria”, dijo.

 

"Necesitamos la ayuda de todos para combatir la pandemia", enfatizó.

 

Y, a pesar de lo grave de la situación, explicó que esto es solo el comienzo. “Va a ser peor”.

 

También se refirió al foco infeccioso de en la zona de Järva, en las comunas periféricas de Estocolmo de Rinkeby, Kista, Spånga. Según él, la sobrerrepresentación de personas fallecidas procedentes de esta zona - en Estocolmo - se debe a que aquí se encuentran los grupos socioeconómicos más vulnerables, que son los más afectados en todo tipo de crisis.

 

Las autoridades trabajan desde ayer en difundir información en distintos idiomas sobre el coronavirus en esta zona.

 

También se está habilitando la feria de eventos Stockholmsmässan, en Älvsjö, en las afueras de Estocolmo, para que pueda recibir a 600 pacientes, y las autoridades trabajan al cien por cien para distribuir equipos de protección individual y proveer a los hospitales de los insumos necesarios.

 

El foco principal del brote infeccioso en Suecia se encuentra en la provincia de Estocolmo, y es donde ha aumentado más, pero se teme que esto se repita en el resto del país.

 

El primer caso de Covid-19 en Suecia se registró el 31 de enero.

 

A diferencia de las medidas de contención demostradas por el resto de los países europeos, Suecia no ha cerrado sus fronteras y los colegios de primaria permanecen abiertos. En Suecia no se han dictado prohibiciones, se han dado recomendaciones. La medida de autorizar reuniones hasta 500 personas ha sido criticada y ha distinguido a Suecia del resto de países. (*)

 

- Pensamos que se consigue más apelando a la responsabilidad individual de los ciudadanos que imponiendo medidas drásticas, ha dicho el epidemiólogo estatal Anders Tegnell.

 

Suecia ha seguido su propio camino en la lucha contra el virus, siendo criticada en ocasiones por la OMS y por China.

 

(*) Actualización: este viernes el gobierno sueco decretó la prohibición de reuniones de más de 50 personas (500 anteriormente). 

 

Y sigue la escalada hacia el pico de la curva. En estos momentos se registran:

 

2855 casos constatados, en todo el país.

16 se han recuperado.

200 pacientes en cuidados intensivos.

319 nuevos casos hoy (jueves 26 marzo). (Ayer se registraron 237 casos nuevos).

Fallecidos: 77 en total en todo el país.

Suecia tiene alrededor de 10 millones de habitantes.

 


El director de Sanidad de la provincia de Estocolmo, Björn Eriksson. Foto: SVT.se.

 

About Author

Related items

  • Agencia de Salud Pública reconoce el peligro de los asintomáticos – pero solo a medias

    Después de haberlo negado consecuentemente hasta ahora, la Agencia de Salud Pública de Suecia reconoció este viernes el peligro que constituyen las personas asintomáticas, en la propagación del coronavirus.

    “Existe el riesgo teórico” de que una persona que no presenta síntomas contagie a otras”, escribe la entidad en su sitio web. Pero virólogos suecos declaran que este es un riesgo real.  La OMS ha instado a los países a detectar urgentemente estos casos.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La pandemia del Covid-19 sigue causando víctimas en el país del norte, a dos meses de que se reportara el primer caso (31 de enero 2020), con una velocidad de infección de 432 nuevos infectados este domingo. Los fallecidos ascienden a 506 personas y más de 1700 están hospitalizados, 415 de éstos en cuidados intensivos.  

     

    La preocupación más urgente es que la infección se ha constatado en un tercio de las casas de reposo para mayores, en la región de Estocolmo. Hasta la fecha, no se ha podido dilucidar cómo pudo ocurrir esto, puesto que las visitas a estos recintos estaban prohibidas. Pero el personal ha presentado quejas y reclamos porque los equipos de protección individual no han dado abasto, incluso en algunos ha escaseado el jabón liquido, tan importante como medida de protección contra la infección.

     

    En los hospitales los profesionales de la salud han recibido instrucciones de trabajar sin mascarilla, incluso cuando se trata de pacientes con Covid-19. Esto debido a que los insumos se han agotado. Las regulaciones han cambiado día a día: si alcanzan las mascarillas, se trabaja con estas, si se acaban, la orden es que se trabaje sin mascarilla. Lo mismo ha ocurrido con delantales, guantes y otros implementos de protección individual.  

     

    Tres médicos y dos enfermeras han sido tratados en UCIs, en Estocolmo. El sindicato de la salud ha amenazado con un paro de labores, puesto que el lugar de trabajo no ofrece seguridad a sus trabajadores.

     

    Pero, a pesar de todo, la arriesgada apuesta sueca para combatir la pandemia, tan distinta al resto de países del mundo entero, se mantiene. Las escuelas de enseñanza primaria siguen abiertas, la gente se amontona como siempre en los parques y bares y muy pocos portan mascarillas, a pesar del cambio de la OMS, que ahora recomienda el uso de estas.

     

    En una conferencia de prensa con las autoridades máximas del país, la semana pasada, un periodista le preguntó al primer ministro, Stefan Löfven, si se había hecho la prueba.

     

    - No me la he hecho porque no he tenido síntomas. Yo, al igual que todos, sigo las recomendaciones de la Agencia de Salud Pública, dijo, escuetamente, Löfven, sonriendo.

    Y este es un tema que se ha discutido poco o tal vez nada, en Suecia. Hasta ahora, la Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten)  ha afirmado tajantemente que solo las personas que presentan síntomas, vale decir, que han pasado el tiempo de incubación (que puede ser de 4 a 14 días) pueden contagiar a otras. Sin embargo, la OMS ha advertido, sobre todo este ultimo tiempo, sobre el grave problema que constituyen los asintomáticos, las personas que están contagiadas pero que presentan pocos o incluso ningún síntoma. También el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, ECDC ha tocado el tema. 

     

    Según un estudio estadounidense, estas personas podrían representar a un 25 % de la población. Estudios de otros países corroboran esto, y la OMS instó la semana pasada a todos los países a poner atención a estos casos.

     

    Incluso en las noticias suecas en text-tv, salió la noticia, este domingo por la noche.

     

     

     

    No obstante, en la conferencia diaria en la Agencia de Salud Pública, este lunes 6 de marzo, el epidemiólogo estatal Anders Tegnell nuevamente se refirió a los asintomáticos como “casos muy raros que no afectan para nada en las cifras”.

     

    La recomendación de la entidad estatal sigue siendo la misma desde que se constató el primer caso: “Si no tienes síntomas, no contagias”. Por lo tanto el examen por el Covid-19 se les hace solamente a las personas enfermas.

     

    En su sitio web, la agencia escribe que hay “riesgos teóricos” de que una persona que no presenta síntomas pueda contagiar a otras, que se trata de “unos pocos casos”.

     

    Sin embargo, no todos comparten lo estipulado por la entidad estatal. El matutino Svenska Dagbladet publicó el viernes pasado un artículo que trata del tema.

      

    “Niklas Arnberg, profesor de virología en la Universidad de Umeå, dice que el conocimiento actual sobre el virus corona y las lecciones aprendidas de otros virus que causan infecciones respiratorias respaldan la afirmación de que la enfermedad puede transmitirse en cierta medida por personas sin síntomas”, escribe el diario.

     

    - Probablemente diría que no es solo un riesgo teórico, sino que más bien es más probable que algunas personas puedan transmitir la infección al final del período de incubación y en contactos cercanos, dice el profesor a SvD.

     

    Según el virólogo, el riesgo de propagación de la infección de esta forma es probablemente bastante pequeño. Sin embargo, debido a que Suecia se encuentra en la fase 4, vale decir que existe una propagación general de la infección en la sociedad, la probabilidad de que muchas personas se encuentren en el período de incubación es alta, lo que en conjunto aumenta el riesgo de que el virus se propague por una persona sin síntomas.

     

    - Probablemente pueda toser o estornudar algunas veces sin darse cuenta de que está enfermo o que está a punto de serlo. Durante ese tiempo, la infección puede transmitirse. Probablemente pasen unas horas antes de que tengan síntomas, dice Niklas Arnberg.

     

    Y enfatiza que justamente por ello, es de suma importancia el observar su propio estado de salud, especialmente si se trabaja en el área de la salud o en el cuidado de personas mayores, que son, sin duda, el grupo donde la mortalidad es más alta.

     

    La Agencia Publica de Salud, en tanto, continúa dando la información - en inglés - de que el virus probablemente no se propaga durante el período de incubación.

     

     
    Tanto la OMS como el El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), recomienda el distanciamiento social. Foto: ECDC/Marisol Aliaga

     

  • Infección de coronavirus en residencias de ancianos en hasta 90 municipios

    Más de 90 municipios han tenido, o se sospecha que han tenido, infección por el coronavirus en sus residencias de ancianos. Solo en Estocolmo se han registrado cientos de casos constatados.

    El epidemiólogo estatal Anders Tegnell reconoce que este es un fracaso. "Es muy desafortunado", dijo a Ekot, de la radio sueca.

     

     Fuente: Aftonbladet. 02-04-2020. Traducción: Magazín Latino 

     

    Desde el 1 de abril, el Gobierno ha impuesto una prohibición a los visitantes en todas las residencias de ancianos en el país.

     

    - Quienes viven en hogares de ancianos del país son los que más necesitan protección contra el virus. Es por eso que debemos asegurarnos de que no se propague la infección allí, dijo la ministra social, Lena Hallengren, el 30 de marzo.

     

    Pero una encuesta realizada por Ekot (noticiario radial de Radio Suecia) muestra que 43 municipios ya han confirmado casos de Covid-19 en residentes enfermos en sus residencias de ancianos, y 51 municipios tienen casos sospechosos.

     

    230 infectados en Estocolmo

     

    Al mismo tiempo, la compañía de salud Familjeläkarna (Médicos de familia) afirma que 230 personas mayores en 45 de sus hogares en la región de Estocolmo han sido confirmadas de estar contagiadas, informa SVT Nyheter Stockholm. De ellos, 50 personas han muerto.

     

    Según el jefe de operaciones Stefan Amér, existe una gran carencia de material de protección individual.

     

    - Estos son los pacientes más frágiles que tenemos y, tanto por el bien de ellos, como por su cuidado, es importante que sigan siendo atendidos donde están. Pero eso requiere que los empleados tengan el equipo de protección adecuado, le dice a SVT.

     

    "Muy desafortunado"

     

    En el hogar de ancianos Liljegården, en Enköping, seis residentes han resultado positivos, mientras que a otros cuatro casos sospechosos aún no se les han realizado la pruebas.

     

    - El equipo de testeo que debería estar en la región aún no ha llegado. Hemos informado que tenemos clientes con síntomas desde hace una semana y media atrás, dijo Katarina Löfberg a Ekot.

     

    Cuando el epidemiólogo estatal Anders Tegnell recibe la pregunta del periodista de Ekot acerca de si Suecia ha logrado mantener la infección alejada de las residencias para mayores, responde:

     

    - No, obviamente que no lo hemos hecho. Es muy desafortunado, porque es exactamente lo que intentamos evitar de todas las formas posibles.

     


    Conferencia de prensa de la Agencia de Salud Pública. Detalle en una residencia de ancianos. Foto: Marisol Aliaga. Gnesta.se.

     

  • Doctor de urgencias califica de “irresponsable” la gestión de jefes de Sanidad de Estocolmo

    A pesar de las advertencias de médicos, enfermeras y auxiliares, las autoridades encargadas de la región más importante de Suecia no aseguraron el abastecimiento de los insumos necesarios para combatir una pandemia.

    Un médico de urgencias del hospital Söder, en Estocolmo, calificó la gestión de las autoridades de: “irresponsable”. “Suecia tomó las medidas necesarias para una influenza estacional, no para una pandemia”, dijo otro facultativo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Contra viento y marea, Suecia sigue su propio camino en la lucha contra el Covid-19. Con cifras superiores de mortalidad más altas respecto a sus vecinos nórdicos y con las restricciones más moderadas de prácticamente el mundo entero, vale la pena hacerse la pregunta de si la arriesgada apuesta sueca es la correcta.

     

    Las escuelas primarias permanecen abiertas. La restricción máxima de encuentros es de 50 personas y Estocolmo, a diferencia de otras ciudades europeas, no se ha blindado. En los aeropuertos los pocos pasajeros que arriban son instados a guardar confinamiento voluntario, nada más.  Algunos lo respetan, otros no. Nadie les toma los datos, ni se preocupa de qué país proceden.

     

    Las instrucciones de la Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten) es que: si no se tienen síntomas, no se contagia a nadie.

     

    A pesar de las duras cifras de más de 5000 contagiados con el coronavirus, 489 más que el día anterior; 259 fallecidos; 1322 hospitalizados, 309 de éstos en cuidados intensivos; y alrededor de cien recuperados, la temible curva de la pandemia sigue en ascenso. Y la Agencia de Salud Pública continúa afirmando que “tenemos control”, que “la curva está aplanando” o, al menos, “se mantiene estable”.

     

    En tanto, los profesionales de la salud, que día a día se enfrentan al virus, han comenzado a manifestar su preocupación cada vez más contundente. Sienten que el ir al trabajo significa ahora una cuestión de vida o muerte. Una lista de protesta ha juntado miles de firmas y han declarado en distintos foros que “no se sienten seguros.

     

    ¿Qué pasó?

    Las autoridades sanitarias encargadas del abastecimiento de insumos de la región de Estocolmo no despertaron a tiempo y, lo que es más, la jefa de administración de la región de Estocolmo mintió ayer, en el noticiario de Aktuellt, diciendo que ellos seguían las recomendaciones de la OMS, cosa que en el noticiario de hoy (miércoles) quedó demostrado que no era así.

     

    Al ser preguntado sobre la difícil situación que enfrentan los profesionales de la salud hoy en día en Suecia, el primer ministro Stefan Löfven evadió la pregunta y también la responsabilidad que le cabe sobre la situación actual. Una situación en la que en los centros médicos escasea incluso hasta el desinfectante y, más que nada, los equipos de protección que se requieren para tratar a pacientes de Covid-19.  

     

    En el noticiario televisivo del martes de Aktuellt, se pudo apreciar una enfermera que hacía uso de una capa para la lluvia en su trabajo. La había adquirido por cuenta propia. Otros han ideado unos visires hechos de hojas de overhead, cada cual se las ha ingeniado a su manera.

     

    Pero la rabia va en aumento, tanto dentro de los profesionales que se desempeñan dando atención médica a pacientes de Covid-19, como entre quienes trabajan en casas de reposo de ancianos, han manifestado fuertemente su preocupación.

     

    En un tercio de las residencias para adultos mayores se han detectado una o más personas infectadas con el virus corona, según comunicó la oficina de administración de la ciudad de Estocolmo al noticiario Ekot, este miércoles.

     

    Al menos 29 residencias de ancianos presentan casos de infección de corona.

     

    La presidenta del sindicato Kommunal, Elisabeth Antfolk, dijo hoy que la situación de sus afiliados era “caótica”.

     

    - No hay equipo de protección. No hay alcogel. No hay delantales No está claro de un momento a otro si usar mascarilla o no, al atender a los ancianos. Y no hay jabón para lavarse en todas las residencias.

     

    Se ha demostrado que las instrucciones al personal han cambiado. Cuando no hay delantales de mangas largas, se ha recomendado el uso de mangas cortas, totalmente en desacuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud, OMS.

     


    Los paramédicos utilizan mascarillas procedentes del ejército, a falta de las de uso sanitario, cuando van a recoger a un paciente. Sin embargo, las instrucciones que han recibido, al llegar al centro de asistencia médica, es trabajar SIN MASCARILLA. Muchos no hacen caso a esta norma. "Sabemos cómo tenemos que protegernos", han dicho. Foto: Pantallazo SVT. 

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español