Martes, 20 Octubre 2020 | Login
Autoridades actualizan riesgo de coronavirus en Suecia Foto: European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC).

Autoridades actualizan riesgo de coronavirus en Suecia

La Agencia de Salud Pública actualizó hoy el riesgo de propagación del coronavirus en Suecia, calificándolo como “alto”.

La entidad teme que se registren casos de personas que han sido contagiadas en el extranjero, luego del desarrollo del virus en Corea del Sur, Italia e Irán.

- No hay motivo para preocuparse. Sin embargo, se deben mantener precauciones y, ante la presencia de síntomas, contactarse con el servicio de salud, dijo a Radio Suecia el epidemiólogo Anders Wallensten.

 

 Por: Magazín Latino

 

En Suecia las autoridades sanitarias (Folkhälsomyndigheten) habían calificado el riesgo de propagación del nuevo coronavirus, que causa la enfermedad Covid-19, como “moderado”, pero luego de los casos registrados sobre todo en Italia, pero también en Irán y en Corea del Sur, este martes aumentó el riesgo a “alto”, solo un paso menos de “muy alto”.

- La situación cambió luego de los casos registrados en Irán y en Italia. La probabilidad de que se retorne a casa estando contagiado ha aumentado, dijo a Radio Suecia el vocero de la entidad sanitaria, el epidemiólogo Anders Wallensten, a Radio Suecia.

Las autoridades sanitarias suecas han sido muy cuidadosas en sus declaraciones, y han llamado a no dejarse llevar por el pánico. Al mismo tiempo que han asegurado que Suecia está en condiciones de responder antes una emergencia sanitaria.

Aunque las opiniones de los médicos varían al respecto. La pregunta que aún no ha sido respondida es de cuantos cupos dispone Suecia, en el caso que muchas personas debieran ser internadas en el hospital.

Uno de los hospitales más importantes de Estocolmo, Södersjukhuset, se declaró el pasado fin de semana en estado de emergencia, al no poder dar atención a todos los pacientes ingresados (por distintas dolencias). Algunos de éstos debieron ser ubicados en pasillos y en los comedores del recinto sanitario.

La crisis en la atención sanitaria es un tema que se discute a diario en Suecia. Lo último que se ha discutido es si Suecia puede soportar una emergencia sanitaria como la ocurrida en Italia.

Allí, siete personas han fallecido y 276 han sido contagiadas. Italia es el país europeo con más contagiados, y el tercero en el mundo. 50.000 personas en el norte del país se encuentran en aislamiento, para evitar la propagación del virus.

Los muertos por la enfermedad alcanzan a más de 2.700, la gran mayoría en China. El Covid-19 se ha propagado ya en 35 países.

En España se han detectado 4 casos (positivo por coronavirus), al mismo tiempo que un millar de personas han sido aislados (de ellos dos suecos) en un hotel de Tenerife, luego de que un turista italiano demostrara estar contagiado.

En Suecia, se ha registrado una persona contagiada, en la ciudad de Norrköping. Esta persona se encuentra en tratamiento y se han tomado las medidas del caso para evitar que contagie a otras.

Sin embargo, ahora las autoridades sanitarias temen que surjan nuevos casos.

- Se trata de que personas – en el extranjero - que están contagiadas y lleguen aquí. Hay una gran diferencia con el hecho de que surja un brote general dentro de la población, como es el caso de la gripe, o similares. Aún no hemos visto esta etapa en otros países que importaron la infección, por lo que aún creemos que la probabilidad es baja [de contagio]. Pero todo depende de cómo esto cambia en el resto del mundo, dijo Anders Wallensten a Radio Suecia.

El facultativo expresó a la emisora que la entidad sanitaria ha estado trabajando desde un primer momento, y que el riesgo de contagio en Suecia sigue siendo bajo. Que no hay motivo de preocupación.

Radio Suecia: ¿En qué debemos pensar?

- Hay que estar atento a las noticias y a dónde hay contagio. Como con una influenza común, debemos evitar tener contacto con personas enfermas y lavarnos las manos a menudo.

¿Debemos sentirnos preocupados?

- No. Pero hay que estar informado y, en caso de síntomas, contactar al médico.

 


La Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten), destaca, en el comunicado de prensa emitido este martes 25 de febrero de 2020, entre otros puntos:

 

  • Hay una propagación limitada en algunos países fuera de China, especialmente en Corea del Sur, Irán y el norte de Italia. También es probable que exista cierta transmisión en Singapur y Japón

 

  • En la actualidad, muchos viajan desde Suecia a Italia. Y también hay cierto aumento en el riesgo debido a los viajes desde Irán y Corea del Sur.

 

  • El número de casos leves reportados es alto. Esto puede aumentar el riesgo de contagio inadvertido.

 

  • Ahora se ha registrado una mayor propagación de la infección en casos individuales, en varias ocasiones. Por ejemplo, en Corea del Sur, Alemania y Francia.


Foto: 
European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC).

 

About Author

Related items

  • La alta tasa de letalidad por Covid-19 en Suecia y por qué el modelo neoliberal de inmunidad de rebaño no debe ser imitado en América Latina

    Los ancianos han representado la gran mayoría de las muertes por Covid-19 en Suecia, ya sea en residencias de ancianos o en sus propios hogares, a menudo solos. A mediados de mayo de 2020, solo el 13 por ciento de aquellas víctimas habían recibido tratamiento en hospitales suecos. En agosto de 2020, solo el cinco por ciento de los pacientes de Covid-19 admitidos para recibir tratamiento en hospitales provenían de esos hogares. Comparada con sus países vecinos nórdicos, Suecia presenta con creces la mayor proporción de muertes entre los casos confirmados de corona. Este artículo analiza las posibles razones.

     Por: Marcello Ferrada de Noli (*)

    La inmunidad grupal


    Las comparaciones internacionales de la situación epidemiológica del covid-19 pueden ayudar a evaluar la eficacia de las diferentes estrategias utilizadas por las autoridades sanitarias. Es posible que algunos países antes conocidos como "tercer mundo", hayan asimilado estas estrategias, o ponderan hacerlo. Esto bajo una concepción de atribuir conocimientos técnicos superiores en materia de salud pública, a países considerados más desarrollados económicamente – lo cual aún persiste en algunos círculos gubernamentales. Por esta misma razón, países de América Latina, África y otras regiones han sido blanco en una propaganda diseñada en los países desarrollados que promueven, con la ayuda de medios de comunicación locales, la exportación de sus métodos epidemiológicos.


    En Europa, Italia fue el primer país en aplicar el enfoque de "lockdown" (confinamiento). Al comienzo de la ‘segunda ola’, Italia tuvo una de las incidencias más bajas de nuevos casos de Covid-19. El modelo que se presenta en Europa como alternativa al italiano es la "inmunidad colectiva", más asociada a la interpretación neoliberal de Suecia. La idea aquí es priorizar la economía: no cerrar fábricas, escuelas o restaurantes. El epidemiólogo estatal sueco, Anders Tegnell, dijo que "si cerramos las escuelas perderíamos el 25% de la fuerza laboral" (los padres tendrían que quedarse en casa). También ha declarado que “la inmunidad colectiva es lo único que eventualmente detendrá la propagación de este virus”. En palabras de Johan Giesecke, principal asesor de la Agencia de Salud Pública de Suecia, y mentor de Tegnell, la estrategia de inmunidad colectiva consistiría en "dejar que el virus atraviese la población".

     


    Anders Tegnell, el arquitecto de la estrategia sueca del coronavirus, en un bar en Estocolmo, el 28 de mayo de 2020. Hacia entonces, Suecia había registrado las muertes por Covid-19 per cápita más altas de Europa. El autor destaca la ausencia de ‘distanciamiento social’ observado por los huéspedes del bar, a pesar de las recomendaciones impartidas al público por el propio Tegnell. Foto Aftonbladet.

     

    Hay varios hechos que prueban que la dirigencia de Folkhälsomyndigheten (Agencia Sueca de Salud Pública) había optado por la ‘inmunidad de rebaño’. En un reciente artículo, Time reproduce un intercambio de emails en que Tegnell especula sobre el beneficio de aquella estrategia, y escribe: “Un punto sería mantener las escuelas abiertas para lograr la inmunidad de rebaño rápidamente”.

     

    Tengo entendido que uno de los primeros análisis críticos sobre el experimento sueco en medios de difusión internacionales, fue una entrevista y luego el primero de una serie que publiqué en RT, y que fue mencionado en Suecia en el diario Expresen. Luego siguieron otros académicos e investigadores suecos en diversos medios de Occidente, lo que motivó críticas, o al menos escepticismo, sobre el modelo gubernamental sueco para enfrentar la pandemia. En sus respuestas, el gobierno sueco ha intentado distanciarse del término, pero en la práctica la estrategia de inmunidad de rebaño no ha cambiado, tan solo se ha transformado en un problema semántico – parafraseando lo que Sir Patrick Vallance, el jefe científico británico, manifestó sobre el confinamiento, la estrategia opuesta. Es decir, independientemente de como Tegnell o el Primer Ministro Stefan Löfven quieran llamarlo ahora, en los hechos el modelo sueco ha sido un experimento dirigido a la inmunidad de rebaño “rápidamente” – como escribe Tegnell.

     

    Por añadidura, el mismo embajador de Suecia en Estados Unidos declaró meses atrás que "Estocolmo podría alcanzar la inmunidad de rebaño en mayo". Aunque, de todas maneras, cinco meses después, esto no se ha logrado. Y la economía de Suecia ha sufrido tanto, si no peor, que sus vecinos que utilizaron medidas de confinamiento.

    Los indicadores epidemiológicos que presento a continuación exponen los efectos nefastos, por no decir macabros, del modelo sueco. El mensaje para otras naciones es: no lo adopten. En cambio, sobrevivan.



    Tasa de letalidad en Suecia y en sus vecinos nórdicos Dinamarca, Finlandia y Noruega

    Basándome en datos internacionales actuales, realicé una comparación de indicadores de mortalidad entre Suecia y los países nórdicos que aplicaron formas de bloqueo.

    Ciertamente, existen múltiples modelos para tales comparaciones epidemiológicas. Sin embargo, comenzaré con un método simple para determinar si existe una significancia estadística en las diferencias reportadas con respecto al número total de fatalidades, número de muertes por cápita, etc. Como sabemos, no todas las altas diferencias en las tasas de mortalidad son epidemiológica o estadísticamente significativas, aunque pueden aparecen como tales en los medios de comunicación cotidianos.

    En este case, sin embargo, los resultados encontrados a través de comparaciones entre el número de muertes por Covid-19 en Suecia (n = 5.883) con el número total en Dinamarca, Finlandia y Noruega (n = 1.284), dan una sobrerrepresentación significativa de las muertes suecas (X2 = 3023.3239, p = <0,00001). Por tanto, la diferencia es altamente significativa desde el punto de vista estadístico.

    Otro método es la tasa de fatalidad (en lo sucesivo llamada CFR, acrónimo de Case Fatality Rate). El CFR tiene como objeto el estimar la proporción de muertes entre los casos confirmados. Muestra la proporción de enfermos que finalmente fallecieron, y la OMS lo considera como “una medida de gravedad de los casos detectados”. Entre más de 200 países incluidos en las tablas internacionales sobre el coronavirus, Suecia ocupa actualmente el puesto número 14 entre los 15 países con la tasa de mortalidad por Covid-19 más alta por 1 millón de habitantes. Sin embargo, cuando se tiene en cuenta el CFR, Suecia sube al sexto lugar en ese grupo, lo que ilustra la importancia del método CFR. Esta posición de Suecia en la clasificación mundial se ha mantenido bastante uniforme. Mi cálculo (de octubre de 2020) indica los mismos resultados establecidos en un trabajo de investigación de mayo de 2020.

     

    Tasa de letalidad por Covid-19 en Suecia y países vecinos

    En cuanto a la comparación de la tasa de letalidad entre los ya nombrados países nórdicos, he utilizado dos modelos de cálculo de CFR. Uno es el CFR habitual, que solo necesita el número de muertos y el número de pacientes confirmados con Covid-19. El segundo consiste en un método más depurado, recientemente referido por la OMS, que además requiere en el cómputo el número de casos que se han recuperado de la enfermedad.

    Con el primer método, el cálculo del CFR da como resultado: Dinamarca 2.18, Finlandia 3.16, Noruega 1.8 y Suecia 6.11 por ciento.

     

     

    Además, según la OMS, el resultado en un CFR determinado puede resultar subestimado cuando se producen retrasos en el informe de las muertes, que es el caso de Suecia, como lo demuestra un artículo reciente publicado por nueve investigadores suecos. Entonces, incluso si el CFR mencionado anteriormente de Suecia parece definitivamente más alto que el de los países vecinos, podría ser aún más alto si se considera el factor mencionado por la OMS.

    El segundo modelo para calcular el CFR, y que es el recomendado por la OMS,  consiste en un cálculo que también incluye el número de casos recuperados. La pregunta es, ¿podría aplicarse ese cálculo con precisión en la comparación internacional que incluye a Suecia? Sin mayor análisis, la respuesta sería: no. Esto se debe a que Suecia no entrega datos sobre tales casos a nivel internacional. ¿Por qué no? Porque, en primer lugar, según la explicación dada por el Directorio Nacional de Salud y Bienestar de Suecia (Socialstyrelsen), ni siquiera ellos llevan un registro del número total de casos recuperados en el país.

    Esta fue la respuesta que recibí del Coordinador de Estadísticas de la Junta Nacional de Salud y Bienestar de Suecia (Socialstyrelsens Statistik samordnare), quien me envió un correo electrónico el 6 de octubre de 2020:

     

    "Socialstyrelsen no tiene una estimación del número total de casos recuperados de Covid-19" .

    Sin embargo, hay dos hallazgos que ayudarían a estimar aproximadamente el número de casos recuperados perdidos (o no reportados) de Suecia. Primero está el porcentaje de casos confirmados en todo el mundo que se han recuperado, que es del 75%, lo que proporciona un promedio del 75%. El segundo hallazgo muestra que el número de casos recuperados de casos confirmados en los países nórdicos vecinos de Suecia también da una media del 75%.

     

     

    Por lo tanto, estimaría que el número de casos recuperados en Suecia es el 75 por ciento del total de casos confirmados en el país (n = 96,145), lo que da n = 72,109. Por consiguiente, aquí el resultado del CFR de acuerdo con el método recomendado por la OMS: Dinamarca 2.7 %, Finlandia 4.1 %, Noruega 2.4 %, y Suecia 7.5 %.

     

     

    ¿Qué hay detrás del alto CFR del Covid-19 en Suecia?

    En Suecia, la mayoría de las víctimas del covid-19 tenían 70 años o más. En junio de 2020, se sabía que la mitad de esas personas (n = 2.036) vivían en hogares de ancianos, con un número adicional (n = 1.062) en el sistema de atención domiciliaria o en residencias donde muchas víctimas vivían solas.  Sólo el 13 por ciento de las víctimas de hogares de ancianos habían recibido tratamiento en hospitales suecos a mediados de mayo. En agosto, los residentes de hogares de cuidados de Covid-19 constituían solamente el 5 por ciento de los pacientes tratados en hospitales.

    Mientras que en Dinamarca, el 50 %  de los pacientes con Covid-19 mayores de 70 años ingresaron en cuidados intensivos, y en Noruega ingresaron el 30%, en Suecia solo el 21% del mismo grupo de edad recibió atención hospitalaria. Las autoridades sanitarias de Suecia emitieron una directiva que estipulaba que ciertos grupos de pacientes deberían quedar fuera de recibir cuidados intensivos. Estos incluyeron: los mayores de 80 años, los mayores de 70 años con una enfermedad importante y los entre 60 y 70 años con al menos dos enfermedades de órganos, incluidos el corazón, los pulmones y los riñones.

    Posteriormente, en mayo de 2020, el Hospital Karolinska informó que sólo el 80% de las plazas de IVA en el Hospital Karolinska estaban ocupadas. Esto llevó a la televisión sueca a transmitirlo como "muy positivo", mientras que Aftonbladet se preguntaba si "lo estamos haciendo mejor que en otros países". Sin embargo, al mismo tiempo a decenas de ancianos suecos se les había negado el tratamiento en esas instalaciones de cuidados intensivos.

     

    ¿Son o no comparables las estadísticas de mortalidad por Covid-19 de Suecia?


    Los epidemiólogos suecos
    intentarían explicar que las estadísticas de mortalidad por Covid-19 para Suecia son difíciles o no son precisas, para las comparaciones internacionales porque el número de personas reales con la enfermedad debe estimarse más alto que los casos confirmados, como en el caso de la tasa de mortalidad por infecciones (IMR). Pero entonces, ¿por qué los tests de Suecia para Covid-19 han sido los más bajos entre sus países nórdicos vecinos, y también bajos en comparación con los países europeos? ¿Son las pruebas de Covid-19 en Suecia incompatibles con otros países?


    Sin embargo, con respecto a los tests, la respuesta lógica es simple: reducir el número de tests significa menos oportunidades para detectar a las personas con la enfermedad. Lo que no es lo mismo que asumir que esos individuos enfermos no existen. De hecho, existen y son contagiosos. Sin embargo, la "ventaja" de esto es que tenemos un número menor de casos nuevos que informar. Por tanto, un problema de salud pública real se convierte en una herramienta para cubrir una estrategia epidemiológica defectuosa y, hasta aquí, fracasada.

     

    La epidemiología como ciencia y los epidemiólogos gubernamentales suecos

     

    En su definición, la epidemiología se esfuerza por identificar tanto los factores de riesgo que pueden conducir a la morbilidad / mortalidad de la enfermedad como los grupos de población que están particularmente expuestos. Como explicación de la desproporcionada mortalidad por Covid-19 de Suecia entre los ancianos, el director general de la Agencia Sueca de Salud Pública, Johan Carlson, declaró que el epidemiólogo estatal Anders Tegnell no tiene responsabilidad en "lo que ha sucedido en el cuidado de los ancianos" en Suecia, que [en su lugar] “Es una consecuencia de una estructura y preparación descuidadas”.

    No obstante, los ancianos eran un grupo de riesgo conocido, incluso para la propagación del virus. ¿Por qué entonces no se tuvo en cuenta ese problema “estructural” en la arquitectura de la estrategia sueca Covid-19 desde el principio? Por ejemplo, ¿por qué se retrasaron tanto las directrices nacionales sobre residencias de ancianos (a partir del 1 de abril de 2020)? Unas semanas más tarde, se supo que los hogares de ancianos en el 81% de los municipios de Suecia "habían confirmado o sospechado casos de Covid-19".

    ¿Qué necesitamos?

    Necesitamos no seguir el modelo de inmunidad colectiva/de rebaño. Para diezmar el SARS-cov-2 lo que sí necesitamos es una vacuna. Lo que necesitan los países golpeados por esta pandemia, es considerar la conveniencia de comenzar desde ya con programas de vacunación por el momento disponibles.

    Al adoptar un modelo sueco de salud pública, es posible que se estará sirviendo también a un modelo político cuyas competencias son la codicia, el poder económico empresarial y la adhesión a una interpretación muy sui generis de lo que debería significar democracia. Porque, ¿qué es la democracia en el contexto de este debate? ¿Quién decidirá en última instancia la estrategia interna de un problema que amenaza la vida de todos los ciudadanos de un país, y por ende compete la opinión y decisión de todos?

    Las decisiones democráticas se basan en la participación de todos y en el interés de todos, asegurando que se escuchen todas las voces. En mi experiencia, este no es el caso en Suecia. Los resultados de esta investigación sobre la tasa de fatalidad en Suecia por motivo del Covid-19 no se conocían públicamente antes de este trabajo. Sin embargo, los principales periódicos suecos declinaron hacerlos conocer. Prefieren, en cambio, controlar el discurso, permitiendo sólo críticas leves, que sirven como coartada a las autoridades en el actual debate Covid-19. Este nuevo concepto neoliberal de democracia ensamblado tipo Ikea, no debería ser desempacado por países de América Latina, África y otras latitudes. Allí, una fórmula digna para la democracia debería excluir la praxis sueca de cómo, sin la participación de los dēmos ("pueblo" en griego), los que están en el poder ejercen los kratos (id. "gobernar") para beneficiarse políticamente.

     

    (*)  Marcello Ferrada de Noli es profesor emérito de epidemiología. Anteriormente en el Instituto Karolinska, Suecia, y en la Escuela de Medicina de Harvard. Presidente de la ONG Doctores Suecos por los Derechos Humanos – SWEDHR.

     

     

  • Nueva advertencia de la OMS: “La inmunidad de rebaño es una estrategia poco ética”

    "Dejar que el virus circule sin control solo acarrea infecciones innecesarias, sufrimiento y muerte", dijo el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus en una rueda de prensa digital este lunes, desde Ginebra.

    El virus se derrota protegiendo a las personas, "no exponiéndolas a este", enfatizó Tedros, refiriéndose a la discusión internacional sobre esta peligrosa estrategia.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La OMS está preocupada porque, en los últimos días, el mundo está viendo el aumento más rápido de infecciones por el coronavirus durante el transcurso de toda la pandemia, especialmente en Europa y las Américas.

    - Cada uno de los últimos cuatro días ha sido el mayor número de casos notificados hasta ahora. Muchas ciudades y países están también reportando un aumento en las hospitalizaciones y de ocupación de camas de cuidados intensivos, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus.

     

    Tedros recalcó además que esta es "una pandemia desigual", puesto que cada país está respondiendo de manera diferente. Y subrayó que los brotes pueden controlarse mediante medidas específicas, por ejemplo, evitando eventos que pudieran ser riesgo de infecciones, promoviendo el aislamiento y los tests.

     

    Y quiso dejar en claro algo que muchos tienden a confundir:

    - No se trata de una elección entre dejar libre el virus o cerrar nuestras sociedades, enfatizó.

     

    Porque mucha gente piensa que no hay más opciones que estas dos. Suecia, por ejemplo, dejó libre el virus a poco comenzar la pandemia, la primavera pasada. Cuando se implantaron las medidas restrictivas, ya la infección se había filtrado en las residencias de ancianos, lo que ocasionó una gran mortandad entre los residentes. 

     

    Suecia apostó por la inmunidad de rebaño. Y es uno de los países que tiene más muertos per cápita en el mundo.  

     

    Recientemente el prestigioso magazín Time publicó un artículo llamado “La respuesta sueca frente al covid-19 es un desastre. No debería ser un modelo para el resto del mundo”.

     

    Por su parte el New York Times escribe, en otro reportaje: “Décadas de recorte presupuestario y reformas del mercado sentaron las bases para una ola de muerte en residencias de ancianos suecas”.

     

    Y en el referente científico The Lancet, 80 científicos advierten sobre esta “peligrosa falencia, inmunidad de rebaño, que carece de toda evidencia científica”.

     

    Volviendo a la rueda de prensa del lunes, Tedros Adhanom Ghebreyesus advirtió:

    - La inmunidad de rebaño es un concepto utilizado para la vacunación, en el que una población puede protegerse de un determinado virus si se alcanza un umbral de vacunación.

     

    Pero, explicó que esto se logra protegiendo a las personas del virus, "no exponiéndolas a este".

    - Nunca en la historia de la salud pública se ha utilizado la inmunidad del rebaño como estrategia para responder a un brote.

     

    Tedros calificó esta estrategia como "científica y éticamente problemática".

     

    Explicó que, para obtener inmunidad de rebaño contra el sarampión, por ejemplo, alrededor del 95 por ciento de la población debe ser vacunada.

     

    Cuando se trata del coronavirus, no obstante y según estimaciones de la OMS, menos del 10% de la población mundial tiene inmunidad alguna a este virus, lo que significa que la "gran mayoría" en el mundo es susceptible a este (o sea, puede contraer la enfermedad). 

    - Dejar que el virus circule sin control, por lo tanto, significa permitir infecciones innecesarias, sufrimiento y muerte, constató Tedros.

     


    El Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Foto: captura de pantalla/UN News. 

     

    NOTAS RELACIONADAS: 

    Enlace a la rueda de prensa

    Mails internos revelan otra imagen de la gestión sueca frente a la pandemia

    Profesor Marcello Ferrada de Noli: "Suecia podría perfectamente haber evitado su catástrofe”

     

  • Después de los aplausos - el despido

    En medio de la pandemia de covid-19 el personal de la salud en Suecia fue colmado de aplausos y felicitaciones. Pero ahora, con la llegada del otoño, hospitales en Estocolmo reducen su personal. El Hospital universitario del Karolinska, por ejemplo, anunció el despido de 266 médicos y asistentes de enfermería.

    “A nadie parece importarle realmente cómo nos sentimos”, dijo la enfermera de la UCI del Nuevo Karolinska, Catherine Jiménez Flores, en entrevista con SvD.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Este viernes se registraron 3 nuevos fallecidos por covid-19 (el jueves 13), y la cifra total de muertos es de 5.835. Suecia, con 10 millones de habitantes, es el más castigado de los países nórdicos, que presentan cifras mucho mejores.

     

    Con la llegada del otoño, la vuelta a clases y al trabajo para millones de personas, la situación frente a nuevos brotes de coronavirus es tensa, sobre todo para el personal de la salud, y para muchos que no alcanzaron a recuperarse del todo después de tomar sus vacaciones.  

     

    En los meses más duros de la pandemia, abril mayo, el personal de la salud se destacó por su lucha incondicional frente al coronavirus y en sus discursos del verano, todos los políticos agradecieron su labor.  

     

    Pero después de los aplausos, las condiciones de trabajo de los sanitarios siguen siendo precarias. Y en los hospitales, en lugar de mejoras se vienen despidos. Algunos profesionales no resisten el exceso de trabajo y presentan su renuncia. En el hospital universitario de Karolinska, en Solna, donde se le ha dado atención a más pacientes enfermos de covid-19, una treintena de enfermeras y asistentes de enfermería han presentado su renuncia debido a las condiciones infrahumanas en las que tienen que trabajar. Nadie sabe cómo las van a reemplazar. 

     


    La enfermera Sara Nordin es una de las enfermeras del Karolinska que decidió presentar su renuncia, por el exceso de trabajo. Foto: Aftonbladet/Privada. 

     

    Por otra parte está el creciente número de pacientes crónicos.  Según una encuesta de Novus, podría tratarse de unas 150.000 personas. A eso es necesario agregar más de 10.000 intervenciones quirúrgicas aplazadas y alrededor de 50.000 visitas al médico.

     

    ¿Cómo va a poder solucionarse esta deuda sanitaria? Nadie lo sabe.

     

    A la vuelta al trabajo y después de unas merecidas vacaciones, los profesionales de la salud se encuentran ante una recarga laboral parecida a la del invierno pasado. Ante esto, un considerable número de profesionales de la salud están a punto de tirar la toalla. “Me siento como ante una máquina de moler carne”, dijo una enfermera, en redes sociales. En el noticiario, otra describía el “nudo en el estómago” que sentía ante una nueva jornada laboral.   

     

    Atrás quedaron los aplausos recibidos antes de las vacaciones, y ahora los políticos se desentienden del asunto. A pesar de que se necesitará más personal nunca, las jefaturas se mantienen firmes en su decisión de despedir a médicos y asistentes de enfermería. 

     

    Catherine Jiménez Flores, enfermera de la UCI del hospital Nuevo Karolinska, dijo, en una entrevista con el matutino Svenska Dagbladet: “A nadie parece importarle realmente cómo nos sentimos”.

     

    - No fue solo todo con esto del corona, comenzó ya cuando nos cambiamos al Nuevo Karolinska y se nos impuso una organización completamente nueva. Fue un momento difícil y estresante, con muchos turnos dobles, debido a la falta de personal. Pero el detonante [para mí] fue que no me dieron permiso para una capacitación como enfermera anestesista.

     

    La dirección del Karolinska se excusa diciendo que Catherine Jiménez Flores ya tiene una especialidad, y que ellos no están dispuestos a costearle otra.

     

    Sin embargo, la enfermera se siente traicionada – al igual que otra compañera que está en la misma situación - por la falta de comprensión de sus superiores.

     

    - Habíamos planeado trabajar extra durante el año que estudiábamos, pero no se hizo nada para que nos quedáramos y regresáramos después de la capacitación. Ningún aprecio en absoluto. Probablemente conseguiremos trabajo en cualquier parte cuando nos graduemos, pero en KS probablemente no lo será, dijo Catherine.

     

    Por otra parte, el sindicato de la Salud se ha opuesto a la actitud de la patronal.

     

    - En cierto modo no me sorprende que solo miren el esquema en un futuro cercano, pero es muy extraño cuando los hospitales al mismo tiempo tienen una tremenda necesidad de enfermeras especializadas. Al mismo tiempo sabemos que el mercado laboral es bueno para este grupo, que puede obtener mejores horarios de trabajo y mejores sueldos en empresas de contratación de personal o en empresas privadas, dijo al diario Emma Jonsson, vicepresidenta del Sindicato de la Salud para el departamento de Estocolmo.

     

    Sin embargo, conviene recalcar que las empresas de contratación de personal constituye un gasto enorme para la administración de los hospitales. Además,  no es bien mirado, de parte del personal de planta, que una colega de una empresa de contratación gane 20 por ciento más que ellos y que al mismo tiempo haga menos.

     

    - Agradecemos todos los aplausos durante la pandemia, pero ahora se requiere la acción de los políticos donde se nos valore económicamente y tengamos un mejor ambiente laboral. Me preocupa mucho que no podamos hacer frente a la atención médica que debería existir en una sociedad moderna. Debemos tener suficiente personal, competencia y experiencia, de lo contrario, la seguridad y la accesibilidad del paciente se verán afectadas, dijo Emma Jonsson.

     

    El presidente del Colegio Médico de Estocolmo, Johan Styrud, por su parte, opina que la atención ha funcionado bien durante el verano, puesto que esta fue reforzada durante la pandemia, con más plazas de atención y de cuidados intensivos. Sin embargo, le teme a una nueva ola.

     

    - Ha habido menos pacientes, al mismo tiempo que teníamos un búfer adicional en el sistema. Pero la deuda sanitaria ha aumentado y será difícil ponerse al día. Puede llevar varios años, pero todo depende de cómo se desarrolle la covid-19 durante el otoño. Si tenemos una segunda ola, la situación puede empeorar aún más.

     

    Johan Styrud no comprende la lógica de despedir a 266 médicos y asistentes de enfermería en el Nuevo Karolinska, al mismo tiempo que se contrata a personal al que se le paga mucho más.

    - Esto crea un ambiente muy malo, con avisos de despidos y recortes, al mismo tiempo que se espera que el personal trabaje aún más. El hecho de que Karolinska esté contratando personal para reducir ciertas colas para las cirugías es también una verdadera provocación, dice Johan Styrud.

     


    La 
    enfermera Catherine Jimenez Flores también presentó su renuncia. Foto: Captura de pantalla, SvD. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español