Miércoles, 24 Febrero 2021 | Login
Canciller sueca reitera su preocupación por violencia de parte de Carabineros y ejército chilenos La ministra de Exteriores de Suecia, Ann Linde, en la sala de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores, en reunión con corresponsales extranjeros. Foto: Marisol Aliaga.

Canciller sueca reitera su preocupación por violencia de parte de Carabineros y ejército chilenos

En un breve encuentro con corresponsales extranjeros, la Ministra de Exteriores de Suecia, Ann Linde, condenó una vez más el abuso de la violencia ejercida por la policía y el ejército en Chile.

Sin embargo, estos hechos no empañan la presidencia de Chile en la COP25. “No hemos discutido respecto a esto, dentro de los países de la cumbre”, dijo, ante la pregunta de nuestro medio.

 

 Por: Magazín Latino

 

Tanto Amnesty International como Human Rights Watch han denunciado, en sendos informes, que en Chile se han perpetrado “graves violaciones a los Derechos Humanos”.

 

- Nunca imaginamos que nos encontraríamos con esto en Chile, dijeron, días atrás, las voceras de Amnesty. La semana pasada presentaron un informe preliminar que próximamente será publicado. En tanto, se puede leer el siguiente comunicado (enlace). 

 

El director de Human Rights Watch, José Vivanco, por su parte, expresó que la represión ejercida sobre todo por Carabineros de Chile “no es una cuestión que se resuelve con cursillos de DD.HH.”, agregó que “no son casos aislados” y que "en Chile se han cometido grandes violaciones a los DD.HH. por parte de las fuerzas del orden”.

 

José Vivanco coincidió con Amnesty en el sentido de que “la fuerza policial en Chile no se manda sola. Está bajo el Ministerio del Interior”, por lo tanto, habría que apuntar a las líneas de mando, cuando se trata de responder por las atrocidades que se han cometido en el marco de las manifestaciones masivas en el país. (Enlace al informe).

 

En tanto que la Cumbre del Clima, COP25, arranca este lunes en Madrid, luego de que España asumiera el rol de anfitrión, relevando a Chile.

 

A pesar de que la cumbre no se celebra en Chile, el país sudamericano mantiene la presidencia de la COP25, y la pregunta durante todo este tiempo ha sido si Piñera viajaría a Madrid.

 

Este miércoles, la ministra de Medio Ambiente chilena, Carolina Schmidt, anunció que el residente chileno no viajaría a la capital española. “Piñera no vendrá a la COP25, nos ha transmitido la urgencia del trabajo en Chile, por lo tanto, él se quedará en el país”, dijo la titular.

 

Pero, la razón tal vez no sea esa. Sebastián Piñera enfrenta una acusación constitucional presentada en su contra por la oposición, por presuntos delitos de lesa humanidad cometidos desde el 19 de octubre hasta la fecha.  

 

Desde este punto de vista, nuestro medio quiso saber la opinión de la canciller sueca respecto a la presidencia de Chile en la COP25. En la reunión sostenida este martes en la sala de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde sostuvo que “Nosotros siempre condenamos el uso de más fuerza de lo que la necesidad requiere”.

 

¿Le parece que Chile sea un país idóneo para presidir la Cumbre del Clima, tomando en cuenta las graves violaciones a los Derechos Humanos que se han cometido en este país?

 

- Yo he expresado oficialmente mi gran preocupación por el exceso de violencia de parte de la policía y el ejército en Chile. También he estado en contacto con nuestro embajador casi a diario, y estoy enterada de la gravedad de la situación. Ahora se ha tranquilizado algo, pero ha habido casi todos los días una brutalidad tremenda desde hace semanas, tanto de parte de la policía como del ejército. Yo he condenado esto.

- Ahora, en lo que trata de la presidencia de la COP, esto no es algo que se haya discutido, dentro de los países que participan. Al menos yo no he escuchado nadie que cuestione la presidencia de Chile, y la cumbre, como tal, se ha mudado a Madrid. Si aparece el tema, tendremos que verlo en ese momento, respondió la canciller. 

 


La ministra de Exteriores de Suecia, Ann Linde, en la sala de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores, en reunión con corresponsales extranjeros. Foto: Marisol Aliaga. 

 


Media

About Author

Related items

  • Adopciones ilegales - Los niños que fueron robados en Chile y traídos a Suecia

    ¿Qué siente una madre cuando le arrebatan su hijita a dos días de haber dado a luz? ¿Que siente una joven mujer que ha vivido toda su vida con la certeza de que su madre la abandonó al nacer?  Después de 40 años, madre e hija se reencuentran, y no lo pueden creer.

    Dagens Nyheter aborda el tema de los niños que fueron robados en Chile y dados en adopción en Suecia. “¿Cerró los ojos Suecia cuando se llevaron los niños?”, escribe Peter Wolodarski en la editorial del domingo. Y concluye: “Una comisión de la verdad sería un primer paso. La verdad no es peligrosa, es necesaria”.

     

     Por: Marisol Aliaga    

     

    Duele el alma leer el reportaje  del matutino Dagens Nyheter (Noticias del Día) fruto de una intensa investigación periodística que ha tomado meses en realizar. El equipo del diario ha conversado con los niños/as – ahora adultos – que fueron dados en adopción hace 40 años atrás, y viajó a Chile para escuchar los testimonios de las madres a quienes les arrebataron sus hijos.

    No es la primera vez que se aborda el tema en Suecia, sin embargo, la edición impresa del sábado y el domingo pasado lo presenta en profundidad. La televisión estatal sueca también se había referido anteriormente a las adopciones ilegales desde Chile, pero Dagens Nyheter aporta nueva información y actualiza un tópico doloroso que debiera salir a la luz.

    Aunque el interés de Suecia no ha sido muy grande para aclarar lo que realmente sucedió con los niños que fueron arrebatados de sus madres, puestos en un avión y ubicados en familias suecas.

    Algunos tuvieron la suerte de ser acogidos con afecto por padres que anhelaban hijos. Otros no. Y al sufrimiento de haber escuchado toda la vida que fueron dados en adopción para “tener una vida mejor” o porque "su madre los había abandonado” se suma ahora la rabia de saber que fueron víctimas de personajes inescrupulosos que los arrebataron del seno de sus madres. Que fueron robados. 

    En una gran cantidad de casos se trata de familias de la etnia mapuche de la zona de la Araucanía, al sur de Chile. Madres pobres y desamparadas que dejaban a sus bebés a cargo de cuidadores mientras iban a ganarse el sustento diario. Y que cuando fueron a recogerlos, al final de una dura jornada, los niños ya no estaban. O madres a quienes simple y sencillamente se les dijo que sus bebés habían muerto, a pocas horas de haberlos parido.

    Cuando ellas insistieron, las amenazaron con echarle los carabineros encima, en plena dictadura cívico-militar en Chile. Todos quienes presenciamos el golpe militar del 73 sabemos lo que eso significa. Ellos tenían las armas y tenían el poder. Las madres solo tenían su dolor y su impotencia al saber que su bebé no podía estar muerto, porque habían escuchado su llanto. Pero cuando tú eres pobre, las autoridades pueden quitarte todo, incluso tus hijos. 

     
    ¿Cómo reparar una vida que ya pasó? Se pregunta Fredrik Nyberg. Él encontró a su familia biológica en 2018 y supo que había sido robado a los cuatro meses de edad y enviado a Suecia en adopción. Foto: Recorte de la portada de Dagens Nyheter del domingo. 

     

    NOTA EN DESARROLLO

  • Panguipulli: La obscena historia de impunidad de un lindo pueblo del sur de Chile

    El asesinato del joven malabarista Francisco Martínez Romero, en Panguipulli, al sur de Chile, conmocionó al país. El artista callejero cuestionó un control de identidad realizado por Carabineros, lo que resultó en que un efectivo le disparó a quemarropa. El joven falleció en la calle, a plena luz del día. 

    "Quizás una conciencia colectiva que estalla frente al cobarde asesinato de Francisco Martínez Romero, un muchacho humilde, un artista de las calles y creador de bellas joyas con piedras preciosas y noble cobre andino, en medio de una ciudad turística como Panguipulli, a vista y paciencia de los transeúntes en una de esas tardes de verano de postal del sur, en un pueblo donde nunca pasa nada, no se puede entender a primera vista", escribe, en este reportaje del medio local El Puelche, el periodista Mauricio Durán Espinoza. 

     Por: Mauricio Durán Espinoza. Elpuelche.cl. 06-02-2021.  

     

    Mientras escribo estas líneas, la Municipalidad de Panguipulli, el juzgado de policía local y otras dependencias de servicios públicos arden y se consumen por las llamas en una expresión de rabia e impotencia, frente a la indolencia y el desprecio por la vida de un joven.

    Quizás una conciencia colectiva que estalla frente al cobarde asesinato de Francisco Martínez Romero, un muchacho humilde, un artista de las calles y creador de bellas joyas con piedras preciosas y noble cobre andino, en medio de una ciudad turística como Panguipulli, a vista y paciencia de los transeúntes en una de esas tarde de verano de postal del sur, en un pueblo donde nunca pasa nada, no se puede entender a primera vista.

    Quizás la desafortunada intervención del Alcalde de Panguipulli, más preocupado del orden público y de la vuelta a la normalidad, que de dar un sentido pésame a la familia del joven asesinado en declaraciones a medios nacionales. Quizás la declaración pública de Carabineros de Chile tratando de instalar la defensa propia como excusa para respaldar al funcionario policial.

    Quizás hay que dar un poco más de contexto, para que se dejen de decir que no lo vieron venir.

     

    Escena uno: Un asesinato a plena luz del día

    Que vemos en el video, a Francisco Martínez Romero, sosteniendo en sus manos sus malabares hechos de un latón sin filo, artefactos y no armas blancas, que se consiguen en cualquier tienda de artículos circenses. El joven está siendo rodeado y apuntado por tres efectivos policiales. Hay dos disparos a los pies del muchacho, quien se esconde del carabinero que tiene de enfrente en una caja o tablero eléctrico que controla los semáforos. Luego de los dos disparos, Francisco en una reacción natural ante el uso desproporcionado de la fuerza, se abalanza para asustar al efectivo policial quien finalmente le dispara en un muslo y luego otro disparo que le atravesó el pecho. El carabinero y los efectivos policiales se retiran del lugar, mientras el cuerpo de Francisco exhalaba su ultimo respiro, auxiliado por una TENS que fue testigo junto a su hija del hecho,

    El testimonio de la Tens, Naty Peralta, que dejamos aquí, nos explica sin eufemismos la situación vivida durante la tarde del viernes 5 de febrero de 2021 en el centro de Panguipulli.

     

        

     

    Escena dos: Una larga historia de impunidad I

    Panguipulli es una comuna que se encuentra al noroeste de la provincia de Valdivia, en la región de Los Ríos y a pesar de su belleza natural y aspecto de pueblo donde nunca pasan este tipo de situaciones, tiene un historial de impunidades y despojos que se remontan desde la llegada de los colonos al territorio y la usurpación de tierras mapuche, ahí están los asesinatos de mapuche que se opusieron al avance del progreso a costa de su territorio, producto de engaños y corridas de cerco. Esto relatos están expuestos en el Parlamento de Koz Koz escritos por el periodista Aurelio Díaz Meza, allá por 1907.

    Luego vinieron los años de la explotación forestal que trajo consigo la expoliación de los trabajadores forestales y sus familias, que cansados de tantos abusos y pagos en vales de pulperías tomaron el control de sus vidas; y en el contexto de la reforma agraria intentaron construir en estas cordilleras un mundo más justo para ellos y para sus hijos. Pasó nuevamente el cuervo de la violencia estatal y en nuestra memoria están presentes los detenidos desaparecidos, las torturas, los fusilamientos de trabajadores que solo ejercían sus derechos y su dignidad en plenitud por primera vez en la vida. Más de setenta nombres están en las placas del monumento de Neltume, que diariamente hace una vigilia permanente en búsqueda de justicia a este horrible y vergonzoso capítulo de la historia nacional de la impunidad.

    Todos estos elementos están descritos en extenso en el Informe Rettig y en el Informe Valech, así como en diferentes libros de memorias y testimonios de la lucha obrera. Que decir de los desplazamientos forzados de familias completas de las cordilleras a poblaciones como la Lólquellen o como pueblos cercanos como Melefquen. No olvidar que el último desalojo lo hizo el grupo Luksic, al expulsar a las familias de Enco. No olvidar que las 320 mil hectáreas del Complejo Forestal y Maderero, pasaron a las manos de los nuevos ricos a precios irrisorios, que hablan de un despojo corrupto a finales de la dictadura militar.

    Tampoco podemos olvidar la impunidad en el asesinato y tortura de siete luchadores sociales en 1981, que resistieron y combatieron una dictadura que implementó este modelito de país oasis de paz, tranquilidad y progreso en América Latina.

    Veo los noticieros y vuelven a repetir que Panguipulli es un lindo pueblo del sur donde nunca pasa nada. Hay que seguir con esta memoria obstinada.

     

    Escena Tres: Una larga historia de impunidad II

    Pero el 21 de agosto de 2016, a Macarena Valdés, madre de cuatro niños, compañera floreciente de ternura y esperanza, nos la arrebató ese cuervo invisible lleno de violencia , por defender junto a su compañero Rubén Collío y la gente de las comunidades mapuche, el territorio de Tranguil de la instalación de una mini central hidroeléctrica. A pesar de los rumores inoficiosos y viles, ahí están los informes tanatológicos que indican que Macarena no se suicidó, sino que hubo participación de terceros. Hasta el momento, la impunidad de la violencia que opera en la sombras nos impide hacer justicia en este lindo pueblo con vista al lago y la cordillera. En estos días, su suegro Marcelino Collío, dejó este plano terrenal hacia el Wenumapu sin encontrar justicia, mientras la carpeta de investigación duerme en algún escritorio de la Fiscalía de Panguipulli.

    La impunidad es obscena.

    Y este viernes 5 de febrero de 2021, un carabinero, al cual el Estado de Chile le entregó un revólver para defender y proteger a sus ciudadanos, comete un asesinato a plena luz del día en el centro de Panguipulli; amparado en su rol de autoridad y en medio de un remedo de protocolo de control de identidad, matando a Francisco, un muchacho en situación de calle, preocupado del sentido humano y su relación con la naturaleza, un cabro lindo con un piuke y pulli (corazón y espíritu) tan azul como el cielo que nos cubre, tan digno en su sencillez como ese profundo reflejo de las montañas azules que lo cobijarán de aquí en adelante, como un manto brillante, pues el era el más sencillo y digno entre nosotros y nosotras.

    La violencia policial e institucional tambien es obscena.

     

    Todo asesinato público es un asesinato político

    Claramente lo de este viernes 5 de febrero, fue una muestra más de la violencia institucional que gracias a la impunidad centenarias, justifica las acciones de aquellas personas que repletas de privilegios tratan de establecer un orden clasista, represivo, segregador y humillante para los pueblos mapuche y chileno que habitan este lindo pueblito donde cada asesinato que les he relatado ha sido político.

    Recalcamos lo de político por que tras una espontánea manifestación ciudadana, en repudio a este asesinato, Carabineros copó el centro de la ciudad con efectivos policiales tratando de imponer un escenario de miedo y terror, con lacrimógenas so pretexto de restablecer una normalidad que efectivos de su institución; habían quebrado con la delicadeza de un elefante corriendo en medio de una cristalería. Esto, unido a los desafortunados comentarios de la autoridad local, a la declaración pública de carabineros calificando el asesinato como en defensa propia, se sintieron como una provocación, como un escupitajo, como un insulto más a la inteligencia y la sana conciencia de la gente justa y trabajadora que habita Panguipulli.

    Recordemos que todo asesinato es político en este pueblito del sur de Chile, donde nunca pasa nada según la tele.

    Algunos se quejarán de los incendios de espacios públicos, de las barricadas y de esta revuelta popular que con sus fuegos intenta purificar tanta miseria humana, tanta vileza, tanta sangre que ha cubierto nuestros campos y calles.

    Los edificios, las construciones, los computadores, los registros, todo eso se puede recuperar o reconstruir, pero las vidas de Francisco Romero, de Macarena Valdés, de los luchadores sociales que enfrentaron dignamente la dictadura militar, de los trabajadores y trabajadoras del Complejo, y nuestras lamgen y peñi asesinados y torturados durante el proceso de colonización y usurpación del territorio mapuche de Panguipulli a inicios del siglo XX, no se pueden reparar, no se pueden resarcir, ya que la impunidad es una violenta arma política de terror y una costumbre en pueblos del sur de Chile con vista al lago y al volcán.

    Los medios de comunicación han tratado de instalar ese eufemismo de mierda denominado “confuso incidente” o “enfrentamiento”. Estimados colegas comunicadores, no fue confuso, fue un asesinato a plena luz del día, ni tampoco un incidente aislado en esta larga y hermosa historia de impunidad sistemática de este pueblito del sur de chile que le hemos relatado sintéticamente.

    Sabemos que intentaran utilizar esta revuelta inédita en la historia local de Panguipulli, para militarizar el territorio so pretexto de la vuelta a la normalidad y el restablecimiento del orden público, ya lo escribe y pide por redes sociales José Antonio Kast, el rubiecito fascista del Partido Republicano, pidiendo que intervenga el ejército, antes de que quemen la ciudad completa y no olvidar que la Multigremial en la voz de su vocero, Juan Pablo Swett, ha estado solicitando la implementación de estado de sitio en la macrozona sur. Sabemos, por experiencia histórica como operan los patrones en el sur. No olvidemos que la impunidad de los privilegiados siempre será defendida por los fascistas en este lindo fundo con vista al mar y a la cordillera llamado Chile.

    Pero aquí no hacen falta más carabineros, ni más militares, ni imponer nuevamente el terrorismo de Estado para que la obscena impunidad siga sustentando el poder vertical y el privilegio autoritario de unos pocos, sobre los pueblos que habitan el territorio; en Panguipulli, es este territorio digno del Wallmapu, lo que es urgente y necesario es que se haga Justicia de Verdad por todos los asesinatos políticos y todas las vulneraciones a los derechos de los pueblos mapuche y chileno mestizo; realizados por la élite política, terrateniente y militar desde la mal llamada pacificación de la Araucanía hasta el presente.

     


    El cuerpo del joven malabarista Francisco Martínez Romero fue trasladado desde Panguipulli a Santiago, para ser despedido por sus familiares. 

     

     

  • No, los suecos no siguen las recomendaciones para evitar las infecciones

    La apuesta sueca frente a la pandemia se ha basado en recomendaciones y no obligaciones y las autoridades han recalcado a menudo que la ciudadanía sigue las instrucciones al pie de la letra. ¿Sin embargo, es así?

    “Estudios sobre la obediencia cívica de la población respecto a las recomendaciones de las autoridades demuestran que los suecos no han sido buenos para seguirlas. Anders Tegnell debería estar enterado de esto”, escribe Markus Balázs Göransson.

     

     Fuente: Aftonbladet. 04 noviembre 2020

     

    DEBATE. Los estudios sobre el cumplimiento de la ciudadanía a los consejos de las autoridades para evitar infecciones no muestran que los suecos hayan sido buenos para seguir estos durante la pandemia. Es importante que no alimentemos falsas esperanzas dando una falsa sensación de seguridad de que se están siguiendo los consejos. Esto puede llevar a decisiones incorrectas en el manejo de la infección.

     

    Es una verdad general y aceptada que los suecos han seguido bien los consejos de la Agencia Sueca de Salud Pública para evitar infecciones. Esta convicción parece estar bien asentada en los políticos y funcionarios suecos.

     

    La canciller Ann Linde ha declarado que "más del 80 por ciento de la gente sigue las recomendaciones". MSB [la Agencia Sueca de Contingencias Civiles, por sus siglas en sueco] ha dicho que "ocho de cada diez continúan siguiendo las recomendaciones". La Agencia Sueca de Salud Pública [FHM], ha afirmado que “una gran mayoría de la población sigue los consejos”. Rara vez se han escuchado voces disidentes.

     

    Una parte de los medios de comunicación han estado de acuerdo. Dagens Nyheter ha escrito que "las encuestas muestran que ocho de cada diez suecos siguen las recomendaciones de FHM". Emma Frans, de SvD, ha declarado que "la mayoría parece que continúan siguiendo las recomendaciones de las autoridades". Expressen ha señalado que "la mayoría" de los suecos viven de acuerdo con los consejos.

     

    Los más jóvenes a veces han recibido una o dos reprimendas. Pero en su mayor parte, los informes han transmitido que la ciudadanía sigue los consejos.

     

    Sin embargo, la evidencia ha sido escasa. Recuerda un poco a los atuendos reales de cierto cuento infantil danés. Muchos han afirmado que los suecos siguen las recomendaciones, pero pocos han examinado acuciosamente las afirmaciones.

     

    Si lo hubieran hecho, habrían descubierto muchos cabos sueltos.

     

    Tomemos, por ejemplo, al epidemiólogo estatal Anders Tegnell, quien en una conferencia de prensa el 23 de junio dijo:

     

    "Una gran mayoría de la población sigue verdaderamente estas pautas".

     

    Las palabras eran hermosas, pero lamentablemente no son ciertas.

     

    En las semanas previas a la conferencia de prensa, FHM, en colaboración con Novus, había examinado el cumplimiento de las recomendaciones por parte de los suecos. El material recolectado se clasificó como material de trabajo interno y no fue accesible, en un comienzo.  Pero después de un perseverante intercambio de correos electrónicos y una advertencia de que se llevara el caso a las Cortes, finalmente obtuve la información.

     

    La documentación no mostraba en absoluto que una "gran mayoría (...) realmente" siguiera las recomendaciones. Los datos indicaban que solo el 35 por ciento había respondido que habían seguido completamente las recomendaciones.

     

    Un epidemiólogo estatal debe saber que el 35 por ciento no es una gran mayoría.

     

    Otro estudio que se ha reproducido incorrectamente es una encuesta de Kantar Sifo. El estudio se ha destacado como evidencia de que la población sigue las recomendaciones, pero adolece de graves deficiencias que lo hacen inutilizable para lograr una evaluación.  

     

    De hecho, el estudio no mide en absoluto el cumplimiento de las recomendaciones. Lo que mide es si las personas han cambiado su comportamiento durante la pandemia. Por ejemplo, analiza si las personas se han lavado las manos con más frecuencia que antes, no si siguen los consejos sobre el lavado de manos, que es una diferencia crucial.

     

    Hacer algo con más frecuencia no significa hacerlo con la suficiente frecuencia, al igual que el fumar menos no significa dejar de fumar o proteger los pulmones de posibles daños.

     

    Probablemente, muchos más han cambiado su comportamiento, que aquellos que siguen los consejos al pie de la letra. Por tanto, existe un riesgo inminente de que el diseño del estudio haya dado lugar a cifras excesivamente elevadas que no reflejan el grado real del cumplimiento de las recomendaciones.

     

    Es muy preocupante que el estudio se haya utilizado para fundamentar las afirmaciones de que las recomendaciones se cumplen.

     

    Otros estudios han dado un panorama más sombrío. En mayo, Novus descubrió que hasta el 36 por ciento de los suecos que tenían síntomas de resfriado iban a trabajar. En julio, una recopilación de informes sobre la situación en 19 de las 21 administraciones provinciales de Suecia declaró que "un gran número de municipios han identificado graves deficiencias en el cumplimiento" de las recomendaciones.

     

    Esto rima mal con las afirmaciones de un alto grado de cumplimiento de los consejos.

     

    La gestión sueca de la pandemia se basa en la responsabilidad individual. La esencia de esto es que la población sigue los consejos de las autoridades para protegerse de los contagios.

     

    El hecho de que representantes gubernamentales, funcionarios gubernamentales y periodistas describan incorrectamente la evidencia sobre el comportamiento de los suecos puede habernos adormecido en una falsa sensación de seguridad.

     

    Esto puede haber contribuido a que no se introdujeran determinadas medidas, por ejemplo, recomendaciones sobre mascarillas en el transporte público, por la creencia de que la población ya sigue los consejos de mantener la distancia y de quedarse en casa en caso de presentar síntomas.

     

    También puede haber llevado a un enfoque excesivo en el comportamiento individual, en lugar de en factores más amplios, como explicaciones de pautas en la propagación de la infección.

     

    El hecho de que la propagación de la infección disminuyó durante el verano y aumentó durante el otoño probablemente se debió menos a los cambios en las elecciones individuales de las personas que a, por ejemplo, la transición al teletrabajo, las condiciones climáticas, las largas vacaciones y el cierre/apertura de universidades e institutos.

     

    Se sabe que la ignorancia no es una fortaleza. Ya es hora de que se realicen estudios científicos serios sobre el seguimiento de las recomendaciones para evitar infecciones y que examinemos las afirmaciones que se hacen, para saber si están respaldadas por la evidencia.

     

    Markus Balázs Göransson es profesor titular del Colegio de Defensa Nacional de Suecia y Ph.D. dr en Política Internacional. Columnista en la página editorial de VLT.

     


    Estudios sobre la obediencia cívica de la población respecto a las recomendaciones de las autoridades demuestran que los suecos no han sido buenos para seguirlos. Anders Tegnell debería estar enterado de eso, escribe Markus Balázs Göransson. Foto: VLT/Aftonbladet. Montaje: Magazin Latino. 

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español