Print this page
Madre de ASAP Rocky: “Esto es una pesadilla” La madre de ASAP Rocky, Renee Black, al momento de llegar al tribunal de Estocolmo, este martes 30 de julio. Foto: Marisol Aliaga.

Madre de ASAP Rocky: “Esto es una pesadilla”

En medio de una gran atención mediática comenzó este martes el juicio oral contra ASAP Rocky y dos miembros de su team, acusados de un delito de agresión.  

 El choque entre la jurisprudencia sueca y la norteamericana es evidente. Donald Trump envió a un experto en liberación de rehenes, para presenciar los alegatos.

La madre de ASAP Rocky tampoco entiende que su hijo esté tras las rejas. “Esto es una pesadilla”, dijo a Dagens Nyheter ayer, en una pausa en los alegatos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El juicio en contra del rapero norteamericano ASAP Rocky y dos de sus hombres de confianza - uno de 23 años y el otro de 24 - que comenzó ayer en Estocolmo es, sin duda, uno de los más mediáticos de este último tiempo.

 

Ya a las ocho de la mañana estaban las cámaras y sistemas de transmisión en vivo instalados afuera de la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, en Bergsgatan 50. Periodistas de 40 medios ocuparon por completo los 70 asientos de la sala adyacente a la sala donde comparecen los imputados y los representantes de la ley. Este auditorio está separado de la sala de comparecencia por un vidrio antibalas. Más de 10 lugares estaban reservados, allí, para los familiares de los imputados. La madre de ASAP Rocky, Renee Black, se sentó en la primera corrida de asientos, junto al padre de otro de los imputados. Detrás de ella tomó asiento el enviado de Trump, Robert O´Brien, experto en resolver temas de rehenes.

 

La madre de Rocky no hizo declaraciones, pero en una pausa dijo a Dagens Nyheter que esto era “una pesadilla”.

 

Y O´Brien dijo que su misión era que “los ciudadanos norteamericanos regresaran a casa lo antes posible”

 

Debido al gran número de personas que querían presenciar el juicio (las “entradas” se agotaron), las sesiones comenzaron con media hora de retraso, alrededor de las 10:00 de la mañana.

 

ASAP Rocky y sus dos colaboradores vestían sudadera verde y pantalones del mismo color, la vestimenta propia de los internos. No buscaron las miradas de sus familiares, al entrar a la sala, y tomaron asiento frente al juez y el resto del jurado, de espaldas a la sala donde se encontraban sus familiares. La madre del artista se secó las lágrimas, al ver a su hijo.  

 

También entró el querellante, vistiendo pantalones oscuros y una camisa blanca. Se trata de un joven de 19 años, de padres afganos, que residía en Irán. Llegó a Suecia en 2015, como menor no acompañado.

 

El fiscal, Daniel Suneson, comenzó una exposición de los hechos, la investigación preliminar es extensa, alrededor de 500 páginas. Al poco de comenzar, ocurrió algo inusual: el abogado defensor de ASAP Rocky lo interrumpió para hacerle tres preguntas. Tenían que ver con la afirmación del fiscal de que los imputados no solo golpearon a la víctima, sino que también lo agredieron con una botella rota.

 

Slobodan Jovicic quiso saber si el fiscal tenía pruebas sobre el uso de una botella.

 

El fiscal respondió con evasivas. En la investigación preliminar existe una foto en la que se aprecia a uno de los amigos de Rocky con dos botellas de cerveza en las manos. Corresponde a la tarde en la que ocurrieron los hechos, el 30 de junio pasado, en la calle Apelbergsgatan, en el centro de Estocolmo.

 

Sin embargo, en el video de la agresión, no figura ninguna botella. Rocky y sus amigos golpean al joven de 19 años a punta de puñetes y patadas.

 

En el lugar se encontró una botella rota, la que fue enviada a un análisis de ADN. Los resultados fueron negativos. No se encontraron rastros de ADN de ninguno de los imputados.

 

¿Ahora, por qué importa tanto este “detalle”?

 

Porque en el caso de que exista algo que se pueda usar como arma, el delito se tipifica como de mayor gravedad.

 


La madre de ASAP Rocky, Renee Black, al momento de llegar al tribunal de Estocolmo, este martes 30 de julio. Foto: Marisol Aliaga. 

   

NOTA EN DESARROLLO

 

About Author

Related items