Jueves, 18 Julio 2019 | Login
Gran recibimiento a las campeonas en Gotemburgo Una treinta mil personas se dieron cita este lunes en Götaplatsen, para recibir a las campeonas que lograron la medalla de bronce para Suecia, en el Mundial de Fútbol Femenino 2019. Foto: Captura de pantalla TV4.

Gran recibimiento a las campeonas en Gotemburgo Featured

Treinta mil personas se congregaron este lunes en Götaplatsen, en el centro de Gotemburgo, para recibir a la selección femenina de fútbol de Suecia. Las jugadoras ganaron la medalla de bronce en el Mundial de Fútbol Femenino 2019.

Y la alegría del público no tuvo límites, cuando arribaron las heroínas, después de un recorrido triunfal por la ciudad.

- Suecia, ¡pucha que los queremos!, dijo la capitana del equipo, Caroline Seger, con lágrimas en sus mejillas.

 

 Por: Magazín Latino

 

La selección sueca cosechó grandes triunfos en el Mundial de Fútbol Femenino 2019, que se celebró en Francia. Luego de un comienzo un tanto difícil, las jugadoras fueron creciendo cada vez más y la esperanza de conseguir la preciada copa no estuvo lejos. Sobre todo, luego del triunfo sobre la temida Alemania, a quien Suecia no había ganado desde 1995.

 

Sin embargo, la derrota con Holanda frenó el oro, pero quedó la esperanza del bronce, con el que se alzaron, luego de vencer nada menos que a Inglaterra.

 

El lunes al mediodía, el avión que traía a las jugadoras aterrizó en el aeropuerto de Landvetter, en las afueras de Gotemburgo.

 

Allí las esperaban sus fans y sus familias. Luego de una larga espera, aparecieron, por fin, en la puerta de salida de los vuelos. Y fueron recibidas con flores amarillas y azules y un arco bicolor de globos. Luego de entonar el himno nacional, las jugadoras se reunieron con sus familias y escribieron autógrafos a sus fans.  

 

- Ha sido un verano fantástico y sentimos que tenemos el apoyo del pueblo sueco. Sobre todo, hemos llevado el fútbol femenino a un nuevo nivel, dijo Kosovare Asllani, una de las jugadoras que más destacó en este mundial, y la más accidentada. En el partido Suecia-Holanda tuvo que ser sacada en camilla de la cancha, luego de recibir un pelotazo en la cara.

 


La selección en Francia. A la izquierda, con una botella en la mano, Nilla Fischer, quien de un cabezazo salvó el arco sueco, en el partido con Inglaterra.  

 

A las 18:30 de la tarde, las campeonas arribaron a Götaplatsen, luego de un recorrido triunfal por la ciudad. Allí fueron ovacionadas por el público que colmaba la plaza y las inmediaciones.  

 

La capitana, Caroline Seger, con lágrimas en las mejillas exclamó:

- Suecia, ¡puchas que los queremos a todos ustedes! Ha sido fabuloso sentir vuestro apoyo, tanto en la cancha como aquí en casa. El poder compartir esta experiencia con ustedes. No quiero llorar, pero esto me conmueve mucho. Desde el fondo de mi corazón: ¡mil gracias!

 

Se emocionó mucho al recibir tantas muestras de cariño, de parte de tanta gente.

- Tal vez no entiendan cuán grande es esto y cuánto significa vuestro apoyo para todas nosotras. El tenerlo en el estadio y aquí en casa es algo único, que llevaremos en nuestros corazones, agregó.

 

Toda la selección, y el entrenador, se mostraron sorprendidos del masivo recibimiento que las esperaba en Gotemburgo, su ciudad base.

- Fantástico, superó con creces mis expectativas, nunca pensé que iba a venir tanta gente hoy día. Me tomó por sorpresa y estoy súper orgullosa. Y esta es solamente una ciudad, cuando uno piensa todos los que han seguido el mundial en toda Suecia, a una se le ensancha el corazón. Esta medalla se la dedicamos también a todos los que nos hicieron barra y apoyaron durante el mundial en Francia, dijo otra goleadora, Sofia Jakobsson.

 

Al entrenador del equipo, Peter Gerhardsson, también lo pilló de sorpresa:

- Esto es increíblemente fuerte. Hemos estado durante este tiempo en una burbuja – hemos obtenido buenos resultados y hemos compartido mucho. Al menos yo, no he entendido antes cuán importante ha sido esto en casa.

 

También en 2011, Suecia ganó la medalla de bronce, pero este mundial en Francia marcó una diferencia, con récord de publico, con más atención mediática y más auspiciadores.

 

Comentaristas lo han llamado “el mundial de la reivindicación”.

- Habrá un antes y un después de esta Copa del Mundo. Ha sido fenomenal, excepcional, la mejor de la historia, dijo Gianni Infantino, presidente de la FIFA, el viernes pasado en Lyón, Francia.

 

Es que este mundial marcó un antes y un después en los derechos de las jugadoras, que exigen salarios más justos, entre otras reivindicaciones.

 

Una lucha que ha dado sin tregua la capitana del país vencedor, Estados Unidos, Megan Rapinoe, quien se niega a aceptar la invitación de Donald Trump a la Casa Blanca.

 

También se sabe que el interés, cuando se trata de fútbol femenino, tiende a desaparecer con el tiempo, algo que la capitana sueca espera que esta vez no ocurra.

- Espero que esto ahora tenga repercusión y contribuya a un futuro positivo para el fútbol femenino sueco, dijo Caroline Seger.

 
Caroline Seger y sus compañeras. Foto: captura de pantalla TV4. 

 
Aquí se hace historia, reza el lienzo en el escenario. 

  
Unas treinta mil personas se dieron cita en Götaplatsen, en la sureña ciudad de Gotemburgo, sede de la selección. 

 

About Author

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español