Viernes, 16 Noviembre 2018 | Login
¿Qué pasa en Casa Chile? Las socias/os de Casa Chile no pudieron entrar al local, porque le habían puesto un seguro a la reja. En esta ocasión, querían esclarecer la situación de la asociación. Foto: Facebook.

¿Qué pasa en Casa Chile?

Una grave situación enfrenta en estos momentos la asociación Casa Chile. Debido a graves deficiencias de administración y de contabilidad, el municipio de Estocolmo decidió retirar el apoyo económico a la organización.  

Irregularidades en la economía, expulsiones arbitrarias, discordias e incluso anónimos con amenazas de muerte, han manchado el prestigio de la agrupación. Su futuro se ve incierto.

Las socias están consternadas, no faltan quienes consideran que han sido manipuladas. Magazín Latino quiso saber qué está pasando en Casa Chile. Esto es lo que recabamos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Casa Chile es una asociación chilena sin fines de lucro, una de las más antiguas. Se fundó con el fin de ser un punto de encuentro para latinoamericanas/os en Suecia. Ha cumplido una importante labor y se ha transformado en un referente, gracias a sus numerosas actividades culturales y sociales dirigidas a la comunidad latina en Estocolmo.

 

Sin embargo, últimamente la asociación se ha enfrentado a una serie de dificultades. Se han sucedido una serie de irregularidades en la economía, además de expulsiones de socios/as, denuncias policiales, cambios de directivas, etc.

 

Todo esto llevó a que el municipio de Estocolmo decidiera retirar el subsidio municipal a Casa Chile. Y la entidad ha declarado que “no quiere saber nada más de la organización”.

 

Las socias de Casa Chile se reunían para socializar, realizar trabajos manuales, tejer, pintar, y otras manualidades. Las “onces bailables del domingo” atraían a gran número de público.

 

Pero, al parecer, todo esto ahora se termina.

 

Magazín Latino quiso saber qué estaba ocurriendo, a raíz de un posteo de Casa Chile en Facebook. Se trataba de una declaración de los socios junto a una fotografía de éstos/as frente al local de su asociación. El posteo denuncia que el viernes 15 de junio de 2018 no pudieron ingresar a las dependencias de la asociación, ubicada en Kungsholmsgatan 12, en Estocolmo, debido a que la reja metálica de la entrada había sido bloqueada con un seguro para bicicletas.

 


El seguro de bicicleta poco se aprecia en la foto, al lado derecho de la reja. Foto: Facebook.  

 

Explican también que esa tarde se reunieron 22 socios. Habían citado al ex presidente (*) de la asociación, con el fin de pedirle explicaciones sobre el informe económico que la Administración para la Ancianidad (Äldreförvaltningen) había dado a conocer a principios de año. Este reporte había constatado graves deficiencias en la contabilidad y en la administración de Casa Chile y el municipio, al no recibir explicaciones por parte de la directiva, había optado por retirar el subsidio.

 

Según nuestras fuentes, en dos reuniones anteriores, la Asamblea (las socias de Casa Chile) había exigido aclaraciones sobre los documentos enviados por el municipio a la asociación. Al no recibirlas, el 18 de mayo de 2018, en una reunión de la Asamblea, el presidente fue destituido de su cargo.

 

Sin embargo, y según estas mismas fuentes, desde esa fecha y hasta el momento del cierre de esta publicación, esta persona se ha negado a hacer entrega de las llaves del local y sigue teniendo acceso a la cuenta bancaria de la organización. 

 

Ese viernes, cuando las socias esperaban explicaciones y poder aclarar - por fin - la situación de la organización, se vieron obligadas a irse al parque más cercano, a compartir la merienda que llevaban en sus carritos. La mayoría son señoras de edad, la mayor de ellas, de 82 años.

 

“Esto es para nosotros totalmente inaceptable, es un atropello a nuestros derechos como personas y como socios, una falta de respeto enorme hacia los adultos de la tercera edad. Y es gracias a ellos que esta organización recibe ayuda económica para su funcionamiento”, escriben, en el comunicado en Facebook.

 

En el mismo hilo, se publicó también un mail de la Administración para la Ancianidad:

 

“No hay mucho que agregar en este caso. Äldreförvaltningen ha retirado la ayuda económica a Casa Chile y ha exigido la devolución del dinero que se le había entregado. El motivo de esto, son deficiencias y graves errores en la contabilidad. La entidad no puede determinar quién o si hay un culpable, pero es cierto que Äldreförvaltningen ha instado a la directiva a hacer una denuncia policial. Puesto que no somos una entidad policial, no podemos afirmar si alguien ha cometido algún delito. Luego de que el dinero haya sido reembolsado, Äldreförvaltningen no tendrá ya más contacto con Casa Chile”.

 

Magazín Latino se comunicó con Anita Cronholm, funcionaria de Äldreförvaltningenquien ha estado a cargo de la tramitación de Casa Chile:

- No hay nada más que agregar. Hemos retirado el subsidio a Casa Chile, y se debe a que ya no existe ninguna confianza en una asociación que no ha funcionado. No hay asociación, no hay directiva, no hay nada. Y ha desaparecido dinero. Es por eso.

 

Ud. escribe en el mail que Uds. ya no van a tener ningún contacto con ellos. ¿Significa esto que Casa Chile se cierra?

- Casa Chile puede hacer lo que quiera. Pero nosotros ya no tenemos contacto con ellos, puesto que está claro que hay distintas falanges que discuten, se pelean entre ellos, incluso se amenazan mutuamente con denuncias a la policía. Por eso nosotros no queremos saber nada más de ellos, es así de simple. Y no les vamos a entregar ayuda económica, ya que no han podido informar cómo utilizan los dineros. Por ende, no estamos seguros de dónde van a parar estos recursos.

 

Tengo entendido que Casa Chile debe devolver una suma ¿qué pasa si Uds. no reciben este dinero?

Lo vamos a recibir, les hemos enviado la factura. Ellos recibieron dinero por el primer trimestre, ese dinero no lo exigimos de vuelta. El dinero que falta es el del segundo trimestre, y ese tiene que ser reembolsado. El presidente de la asociación (*) prometió devolverlo y pienso que así lo hará. Pero el dinero que falta es el que corresponde a la contabilidad de años anteriores, y esta es la razón por la cual ya no recibirán aporte económico.

 

¿Pero si aparece el dinero?

- Se trata de cómo se presente la contabilidad. Ellos no han presentado el balance de todo el año 2016, y esta es la razón por la que el subsidio se acaba. No queremos nada más con ellos. Así de simple. Mientras no se aclararen estas irregularidades, mientras persista esta situación, no hay dinero. Ahora, si han decidido hacer una denuncia policial [por malversación de fondos], nosotros no nos pronunciamos sobre eso.

 

¿Consideran Uds. que es necesario asegurarse de que las organizaciones funcionen en forma correcta, sobre todo en lo relativo a las ayudas económicas?

- Por supuesto. Por eso seguiremos investigando a más organizaciones. Y no es solo Casa Chile. Lo que diferencia a Casa Chile es que, en el caso de ellos, no recibimos respuesta alguna. No obtuvimos claridad, no obtuvimos nada. Las directivas de otras organizaciones han dicho: “Bueno, mejoraremos. Haremos esto y esto”. Pero de ellos no hemos obtenido nada. Todo parece ser un gran desorden.

 

Anita Cronholm agrega que Äldreförvaltningen tiene todo el derecho de investigar que las organizaciones cumplan con los requisitos que exige el municipio de Estocolmo, ya que se trata de dineros municipales.

 

En otras palabras, del dinero de los contribuyentes.  

 

El 4 de diciembre de 2017, la Administración para la Ancianidad (Äldreförvaltningen) había realizado una inspección a Casa Chile. Vale decir, los inspectores se presentaron en persona en el local. El resultado de esta investigación fue publicado en un documento llamado: Rapport Granskning av ekonomi-funktionen hos [otra organización] – och Föreningen Casa Chile.

 

De este informe económico se desprende, entre otros puntos:

 

  • Casa Chile no pudo presentar la contabilidad de todo el año 2016. (Según la tesorera presente - denominada tesorera A - los archivos de la contabilidad de este año estaban en un armario, y no pudieron ser encontrados).
  • Casa Chile no declara impuestos por servicios prestados por algunos miembros, por ejemplo, por hacer  aseo.
  • Casa Chile no tiene métodos para la contabilidad de la “caja chica”, lo cual dificulta su auditoría.
  • La contabilidad se basa a menudo en boletas hechas a mano y basándose en datos que no son fiables.
  • El hecho de que cada tesorero tenga su propio método de trabajo dificulta la auditoria de la asociación.
  • Existe un gran riesgo de que se hayan cometido irregularidades durante el cambio de tesoreros, a principios del 2017, vale decir entre el tesorero A y B. (El informe explica detalladamente desde cuando y hasta cuando asumió cada tesorero).

 

El informe data del 18 de enero de 2018, sin embargo, en conversación con Magazín Latino, socias dijeron que ellas no fueron informadas sobre este importante documento. Muchas socias no se percataron nunca de que la organización tenía graves problemas con el municipio.

 

También conversamos con el ex tesorero (que en el reporte es denominado como “tesorero B”) quien fue elegido en su cargo el 25 de marzo de 2017 para el periodo 2017/2018. Este tesorero no estuvo presente en la inspección a Casa Chile porque había sido depuesto. Sí estuvo presente la tesorera anterior (tesorera A, en el informe).

 

El informe económico critica fuertemente a Casa Chile, debido a que encuentra graves deficiencias en la contabilidad de la asociación.

 

Sin embargo, los problemas no solo tratan de la parte económica.

 

Los estatutos de Casa Chile establecen que un presidente puede ejercer dos años, luego de los cuales no puede ser reelegido. Según nuestras fuentes, entre el año 2011 o 2013, hasta el 2015, dos personas fueron turnándose en el cargo de presidente.

 

Vale decir, uno era elegido presidente; cuando había transcurrido un año, este presidente renunciaba y era elegida la otra persona, quien, al transcurrir un año, hacía lo mismo. De esta forma, uno de los dos ocupaba siempre la presidencia. (Esto, según fuentes con las que hemos tenido contacto).  

 

Más tarde fue elegido el presidente más reciente, quien luego fue reelegido en la Asamblea del 25 de marzo de 2017, en contradicción con los estatutos, que prohibían la reelección.

- Fuera de esto, se eligieron de directores a personas que no asistieron a la reunión y no se habían postulado. Que estaban fuera de Suecia, dice el ex tesorero, quien no pudo ejercer su cargo hasta fines de abril de 2017, cuando se le hizo entrega de la “caja chica”, con la cantidad de 9.300 coronas en efectivo.

 

Según este tesorero, muchas de las boletas que él debía pagar estaban hechas a mano, y muchas veces no había boletas.

- La socia XX, en reunión de directiva, exigió que se le pagaran 2.000 coronas mensuales por hacer el aseo del local. Y para eso no se pagaba impuestos, dijo.

 

Rápidamente el tesorero entró con conflicto con el presidente de la asociación. Según éste, en una ocasión el presidente le exigió que cancelara una suma de dinero a una persona que había contratado con el fin de iniciar un proceso en contra de unas socias.

- Yo me negué a hacer ese pago, puesto que el dinero de la asociación no puede ser usado para esos fines. Desde entonces el presidente se propuso destituirme del cargo, afirma.

 

Y, en octubre o noviembre de 2017, el tesorero fue destituido, acusado de haber robado dinero de la organización, y de ser la persona detrás de unos mails anónimos que habían comenzado a llegar a los socios, de un personaje llamado “Justa Candelaria”.

- Yo pude demostrar que yo no era la Candelaria, que tengo todas las cuentas claras, y que no he robado nada. Si él [el presidente] me acusa a la policía, yo tengo todas las pruebas para defenderme, dijo el ex tesorero.

 

¿Ahora, de cuánto dinero estamos hablando?

Magazín Latino se comunicó con el municipio de Estocolmo, la sección Äldreförvaltningen, para averiguar a cuanto había ascendido la ayuda económica percibida por Casa Chile durante los últimos años. Para nombrar solo dos años, el 2016, la asociación recibió 191.472 coronas, para el pago de alquiler. 74.693 coronas, para otros pagos de local y 91.105 coronas de subvención para actividades concretas. En total, Casa Chile recibió 357.270 coronas el año 2016.

 

La contabilidad de este año se desapareció – de forma inexplicable – y esta es la razón por la cual Casa Chile pierde la ayuda económica del municipio de Estocolmo, como ya se mencionó más arriba.

 


Carta del municipio de Estocolmo a la directiva de Casa Chile, explicando las razones por las cuales se retira el subsidio. 

 

El año en curso, 2018, a Casa Chile se le aprobó la suma de 184.347 coronas de verksamhetsbidrag y 203.880 coronas de subvención para el alquiler.

 

Vale la pena recalcar además, que, del dinero que Casa Chile recibía para actividades concretas (verksamhetsbidrag), las socias no veían prácticamente nada. Según han señalado a Magazín Latino, ellas han pagado siempre sus propios materiales y solamente han hecho uso del local. La cuota anual es de 250 coronas. En las fiestas, los socios pagaban algo menos, pero también pagaban.

Nada ha sido nunca gratis, para las Socias de Casa Chile.

Y cuando han querido hacer obras de solidaridad, han tenido que costearlo ellas mismas. No han recibido ninguna ayuda para, por ejemplo, recolectar fondos para campañas de solidaridad. 

- Tanto este presidente, como los anteriores, nos dijeron siempre que Casa Chile no estaba para actos de beneficencia. Eso me dio mucha pena, nos confesó una socia.

 

Magazín Latino ha conversado con varias de ellas, aunque todas prefieren ser anónimas. Están devastadas ante los lamentables sucesos que se han venido sucediendo dentro de su organización.

Una de ellas nos contó que ingresó a la organización en 2014, porque le interesaban los cursos de manualidades. Más tarde se incorporó a un curso de Reiki, algo que le hacía muy bien, ya que mitigaba los achaques propios de la edad y le servía para tener contacto con otras señoras. “Lo pasábamos muy bien”, nos dijo.

- Pero ya luego no teníamos local para las clases, porque el presidente le prohibió la entrada a la profesora que nos hacía clases. La declaró “persona no grata”. Ella se había atrevido a criticarlo, por eso entró en conflicto con él. Yo veía las injusticias que se cometían, y cuando veo injusticias me da mucha impotencia, confesó. 

Ella, al igual que otras socias, no habían caído en la cuenta sobre los problemas económicos y de administración que venía acarreando la asociación, hasta que fue demasiado tarde.

- Ahora estamos muy nerviosas, vemos que Casa Chile se va a cerrar y nos da mucha pena. Lo que está pasando ha influido en el diario vivir de todas nosotras. A mí me servía como relajación, de distracción, para juntarme y conversar con las señoras. Pero esta gente ha creado un ambiente muy malo. Han hecho una persecución de socias que son muy buenas para la organización, ¡incluso las han acusado de robar!

 

[De hecho, nuestro medio se ha enterado de socias que han sido acosadas, recibiendo mensajes de odio, e incluso amenazas de muerte. Al menos tres personas han hecho las denuncias correspondientes, por acoso, maltrato e injurias].

 

¿Cómo se siente Ud. con lo que ha pasado?

- Me he sentido muy mal, muy deprimida, al igual que otras socias. Nosotras veíamos que pasaban cosas raras, pero siempre teníamos la esperanza de que se arreglara todo. Pero nunca vi un grupo tan mal dirigido, esa directiva no tiene nombre.

 

¿En qué sentido?

- Siento que fuimos utilizadas. Que fuimos manipuladas. Nos engañaron, haciéndonos creer cosas. Ahora nos sentimos tan tontas, y eso nos deprime aún más.

 

¿Y qué van a hacer?

- Hay que hacer una limpieza. Mientras estén esas personas, yo no voy a ir a Casa Chile. Lamento mucho que se haya llegado a este punto, pero últimamente ya no se podía trabajar en paz, era demasiado el griterío y la falta de respeto, falta de empatía total. Y más encima, el problema de la economía. El dinero de la comuna debería haber sido para las actividades de las socias, que son la mayoría de la tercera edad. En cambio, nos encontramos con malversación de fondos y aprovechamiento. Y nosotras, que siempre nos hemos costeado todo…esto no tiene nombre.

 


Las socias/os de Casa Chile no pudieron entrar al local, porque le habían puesto un seguro a la reja. En esta ocasión, querían esclarecer la situación de la asociación. Foto: Facebook.   

 

 

Magazín Latino ha tratado de comunicarse con el presidente de Casa Chile (*), hasta el momento sin resultados. No obstante, pocas horas antes de la publicación de esta nota, logramos comunicarnos telefónicamente con él.

 

Debido al espacio, dejamos sus declaraciones para otra nota. Aunque podemos adelantar que él considera que todo lo que nuestras fuentes nos han dicho son “una burda mentira que se ha manipulado”. Y agrega que él sigue siendo el presidente de Casa Chile.

 

(*) ACLARACIÓN: Las socias con quienes hemos conversado afirmaron que este presidente fue depuesto de su cargo en la Asamblea del 18 de mayo de 2018. ´Al ser destituido, dijo que se iba a ir a fines de ese mes. Luego dijo que se iría a fines de junio. Ahora dice que Casa Chile “está cerrada por vacaciones” ´, subrayaron nuestras fuentes.

 

 

About Author

Related items

  • El ocaso de una organización - Casa Chile se desintegra

    Publicada: 2018-10-23. Actualizada: 2018-10-25

    En la nota final de Magazín Latino sobre la asociación Casa Chile, presentamos el testimonio de las principales personas involucradas: las socias.

    Ellas han decidido abandonar la organización, debido a “hechos completamente inaceptables y repudiables” que han ocurrido dentro de una asociación que supuestamente estaba dedicada al adulto mayor.

    En este reportaje, son ellas quienes tienen la palabra.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Luego de haber entrevistado a varias de las personas involucradas en la crisis que afectó a Casa Chile, y de haber dado tribuna a todos quienes quisieron dar su testimonio, en esta nota damos a conocer el testimonio de las involucradas directamente en la debacle. Y que son las más afectadas: las socias de Casa Chile.

    Desgraciadamente, la cobertura del caso, y esta nota final, se alargó más de lo que hubiera sido necesario. Las razones de esto son varias y no amerita ni es necesario dar explicaciones al respecto. No obstante, quien escribe quiere destacar que hubo un considerable lapso desde la primera nota hasta que las socias quisieron contactarse conmigo para una entrevista. Entiendo que tenían sus razones, pero desgraciadamente, cuando al fin nos encontramos, las elecciones estaban ad portas y, debido a los dramáticos hechos ocurridos en el país después de los comicios no ha sido posible - hasta ahora – poner punto final a esta investigación.

    Debo aclarar, además, que no entraré en detalles respecto a lo económico. Si se cometió algún delito – o se sigue cometiendo – si algunas personas se han apropiado de dineros que no les pertenecen o han cometido abusos que son penados por la ley, no es tarea mía el investigarlo. No obstante, espero que, si alguien ha hecho uso indebido de dineros, los afectados/as hagan hacer valer sus derechos cívicos, y exijan la investigación policial que corresponda.

    . . . . . . . . . . . . . .

    Septiembre de 2018:

    Me encuentro con socias y parte de la directiva y las líderes de Casa Chile un caluroso día del verano recién pasado, faltando poco para las elecciones parlamentarias de septiembre. Llegan puntualmente a la cita acordada, en la sala de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde acostumbro hacer mis entrevistas. 

    Después de un largo silencio, ellas quieren ahora dar a conocer la verdad de lo sucedido en Casa Chile. Están molestas, no sólo por las arbitrariedades que les ha tocado soportar de parte de quien se sigue titulando presidente de Casa Chile, Nelson Calderón y de otros con él, sino también por quienes las han acusado de “cobardes”, y de no haber querido sacar antes la voz. Los comentarios al respecto han sido, en ocasiones tan ofensivos, que me he visto en la obligación de poner orden, en el grupo del Facebook de Magazín Latino, donde los lectores pueden dejar sus comentarios.   

    - No somos cobardes. Nos han pasado a llevar y se han cometido injusticias, pero queremos que todos sepan lo que realmente ocurrió en Casa Chile. Queremos que se sepa que no es verdad lo que dice el Sr. Nelson Calderón respecto a, por ejemplo, que nosotras lo hemos amenazado, comienzan.

    Se refieren a la carta que le enviaran al ex presidente de Casa Chile. En esta, lo citaban a una reunión para que diera explicaciones de por qué el municipio de Estocolmo había retirado la ayuda financiera a la organización.

    En entrevista con Magazín Latino, Nelson Calderón calificó esta citación de una “amenaza que carecía de remitente”, y que, por esta razón, no había podido responder. 

    Pero la carta, según me muestran (y que reproducimos más abajo), está firmada por 24 personas, todos en ese momento socios/as de Casa Chile. Con nombres y apellidos.

    No es lo único que desmienten. Prácticamente todo lo que me cuentan difiere de lo dicho por Nelson Calderón, a quien culpan, junto a Patricia Oróstegui y Jorge Benítez, del derrumbe de Casa Chile.

    Frente a este hecho irrefutable, a una de las señoras le cuesta contener las lágrimas, al recordar lo sucedido. Sus acompañantes la comprenden, Casa Chile ha sido para ellas un importante punto de encuentro, una seguridad. Para muchas es prácticamente su segundo hogar, donde han podido compartir penas y alegrías durante tantos años. Me cuentan que han tenido actividades muy importantes, que tienen muchos y bellos recuerdos, y que “no todo ha sido malo”, a pesar de lo que ha acontecido el último tiempo.

    Ahora carecen de un local donde reunirse, su organización, que data de más de dos décadas, está a punto de desaparecer y ellas no han sido tratadas con el respeto que se merecen, por ser mujeres y por su edad. Han llevado a cabo una importante labor social. Se turnan para visitar a quienes han estado enfermas, o cuando están de aniversario, pensando siempre en las más viejitas. Una labor importante, sobre todo tomando en cuenta la soledad que muchas veces afecta a las personas de la tercera edad. 

     

     

    Carta de citación a Nelson Calderón, con los nombres de los socios/as que la firmaron. 

     

    Breve resumen de los hechos más relevantes ocurridos en Casa Chile: 

     

    En Asamblea Anual de socios, en marzo de 2016, se elige presidente a Sergio Pinto, vice presidente a Germán Unzaga, (Q.E.P.D.)  y directores a Nelson Calderón y Patricia Oróstegui. Después, y a través de manipulaciones, éstos dos últimos logran la renuncia del presidente y vicepresidente, y eligen, entre ellos mismos, a Nelson Calderón como presidente.

    En marzo del 2017 se presenta nuevamente Nelson Calderón para el cargo de presidente y es elegido, ya que no había otros candidatos.

    En octubre de 2017 se hace una revisión de la economía de Casa Chile, ordenada por Äldreförvaltningen, y es entonces que desaparece, misteriosamente, el libro de tesorería del 2016 – razón principal por la que el municipio decide suspender la ayuda económica a Casa Chile.

    En febrero de 2018 Äldreförvaltningen cita a una reunión a toda la directiva. Sin embargo, Nelson Calderón no asiste, porque se encuentra en Chile. Patricia Oróstegui y Jorge Benítez tampoco se presentan, por problemas personales. Sí asisten el vice presidente, la secretaria y tres de los directores. A ellos se les comunica que Casa Chile ha hecho uso de 108.000 coronas, sin presentar las facturas correspondientes. Esta ayuda económica estaba destinada a gastos de arriendo, mantención y actividades para las damas de la tercera edad. Sin embargo, ellas nunca recibieron una corona de estos recursos.

    El 7 de abril de 2018, en Asamblea Anual, se entrega un informe “muy largo y dudoso”, y Nelson Calderón presenta “una carta de renuncia disfrazada”. Éste se había sentido “pasado a llevar” porque se le había comunicado a algunas socias de que Casa Chile estaba a punto de perder la ayuda económica. Sin embargo, la información se había entregado en conformidad con las reglas de la asociación.

    El 18 de mayo de 2018, en Asamblea Extraordinaria, Nelson Calderón es destituido de su cargo debido a su negativa a dar cuentas sobre la economía de Casa Chile.

    En entrevista con Magazín Latino, [lel texto en rojo es un enlace], Nelson Calderón niega que haya sido destituido, pero en las actas de ese día, escritas por la secretaria, Elisabeth Araya, se estipula lo siguiente:

    “La Asamblea de hoy 18 de mayo 2018 que fue pedida por los socios para que el presidente aclare de una vez por todas la economía de Casa Chile, pero, este se negó a entregar algún tipo de información y ante las preguntas de las socias no pudo dar ninguna claridad.

    La Asamblea le pide su renuncia ante los hechos acontecidos y la irresponsabilidad mostrada durante todo su período, inculpando a otras personas sin tener pruebas.

    La Asamblea le exigió que se fuera y dejara su cargo a viva voz, fue repudiado por la mayoría de los socios presentes, quienes no lo quieren como representante de esta organización.

    Él se niega en forma agresiva y dictatorial. Desde ese día no es reconocido por los socios.

    Después de esto, él implora que le den una semana más, es decir hasta el 1 de junio para aclarar la situación.

    Los socios finalmente aceptan esperar una semana más, pero se le aclara que esto no significa que siga siendo el presidente”.

     

    Desde principios del 2018, Nelson Calderón no había querido reconocer a Elisabeth Araya como secretaria de la organización. Él nombró a otra persona: Angélica Rosales, como secretaria interina. A Magazín Latino declara que Elisabeth Araya renunció a su cargo, no obstante, en el Acta de la Asamblea Anual se establece:

    “En esta reunión de Asamblea Anual, el presidente manifiesta que se niega a trabajar con la secretaria Elisabeth y pide su renuncia, lo cual no es aceptado por los socios.

    La Asamblea no lo permitió y se corroboró que ella es la secretaria de casa Chile hasta marzo del 2019”.

    El 16 de junio de 2018, se lleva a cabo una Asamblea Extraordinaria. Nelson Calderón había obtenido una prórroga para dar explicaciones sobre la auditoría del año 2016. A esta reunión asiste el ex tesorero, Enrique Carrasco, para defenderse de las acusaciones de Calderón, sobre robo de dineros. Nelson Calderón se opone a la presencia de éste y lo insta a que se retire, pero, como la mayoría de los socios querían escuchar lo que tenía que decir el ex tesorero, Nelson Calderón opta por retirarse de la Asamblea.

     


    Cinco de las ex socias de Casa Chile. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    Preguntas a las socias de Casa Chile:

    Casa Chile es una de las organizaciones chilenas más antiguas. ¿Cuándo se formó y cuáles eran sus objetivos

    - Casa Chile se formó en el año 1994, con la única finalidad de dar un lugar de acogida al adulto de la tercera edad. El fin era el de que éstos pudieran reunirse para compartir con otras personas en su misma situación y participar de diversos cursos y actividades, a la vez para de facilitar la integración del adulto mayor dentro de la sociedad sueca.

     

    ¿Cuál es la directiva oficial de Casa Chile?

    - Los únicos miembros de la directiva oficial son el vicepresidente, Ricardo Pizarro y la secretaria, Elisabeth Araya, elegidos por la Asamblea. El ex presidente, Nelson Calderón, fue depuesto por la Asamblea. El tesorero y los directores se eligieron en un caos donde nadie entendía nada, y no se le preguntó a la Asamblea si estaba de acuerdo, por lo tanto, no son válidos.

     

    Nelson Calderón fue destituido el 18 de mayo de 2018

    - ¡Sí! Él fue depuesto por una mayoría en la Asamblea. Y esto está escrito en el acta escrita por la secretaria, Elisabeth Araya, la secretaria elegida por nosotras, no por la secretaria interina que presentó Calderón, Angélica Rosales. Al nombrarla a ella, este señor demostró su falta de ética, puesto que Angélica Rosales es su pareja y, según los estatutos, no puede ocupar ese cargo.

     

     ¿Uds. reconocen la presidencia de Nelson Calderón?

    - ¡Por supuesto que no! Desde el 18 de mayo él ya no era el presidente.

     

    Pero, si no la reconocen, ¿por qué esperan entonces que él tome decisiones, en lugar de tomarlas Uds. mismas? 

    - Se ha llamado a una Asamblea en reiteradas ocasiones, incluso de parte de los revisores, que representan a los socios, pero este personaje no se ha dignado a dar una respuesta. Como todos saben, en una de las oportunidades en que fue citado para que rindiera cuentas, se tomó la atribución de cerrar el local con un seguro de bicicleta. Hecho repudiable, de una bajeza total. Con eso sobrepasó todos los límites.

     

    ¿Qué respuesta dan Uds. a las afirmaciones de Nelson Calderón, Enrique Carrasco y Patricia Oróstegui? 

    - Solo podemos decir que hay mucha mentira y mucha maldad. Ese hombre [Calderón] ha insultado a viva voz a socias y socios, sin ningún respeto ni siquiera por su edad, sin mostrar ninguna educación. Ha tratado muy mal incluso a socias mayores, incluso se ha reído de nosotras. Se ha comportado como un dictador.

     

    Pero cuesta entender cómo se pudo llegar a esos extremos. ¿Por qué dejaron pasar tantos atropellos? ¿Por qué nadie paró esos abusos?

    - Las cosas fueron pasando poco a poco. Pero todo comenzó cuando se creó una “Comisión de disciplina” dirigida por la ex directora, Patricia Oróstegui. Ella se había empeñado en expulsar al entonces presidente, Sergio Pinto. Fue por venganza, ya que Pinto había expulsado de Casa Chile a su pareja. Desde entonces, el ambiente se fue poniendo cada vez peor. Muchas socias ya no querían ir al local, debido al mal ambiente.

    - Las personas decentes no pueden parar a Nelson Calderón. Él es un grosero, no tiene respeto, es un dictador de mala clase.

     

    En Facebook se ha llevado a cabo una larga discusión sobre Casa Chile. Sin embargo, ninguna de las socias antiguas ha intervenido allí. ¿Por qué?

    - Algunas de las socias no tienen Facebook, pero la mayoría de ellas no ha querido opinar, ya que muchas de las personas que escriben en Facebook no conocen la realidad. Algunos ni siquiera son socios.

     

    En entrevista con Magazín Latino, el Sr. Calderón dice que la secretaria renunció a su cargo y que se apropió de la cuenta del correo electrónico y de la cuenta en Facebook de Casa Chile

    - Eso tampoco es verdad. La Sra. Elisabeth Araya no renunció nunca a su cargo y siguió siendo la secretaria de la organización, a pesar del acoso, la persecución y las calumnias de parte del Sr. Calderón y de la Sra. Oróstegui. Por lo tanto, ella tenía acceso al correo electrónico de Casa Chile y a su cuenta en Facebook.  

     

    ¿Y, la pregunta más importante: ¿Qué piensan hacer ahora?

    - Nada, solamente pensamos que si a este hombre le quedase un grano de dignidad debiera dar la cara. ¿Cuál es la razón de negarse?

     

    En mail a Magazín Latino Patricia Oróstegui afirmó que ella seguía siendo socia, y que se “estaba en proceso de conformación de un nuevo nombre”

    - Les deseamos “suerte”, que junten harto dinero. Les sugerimos un nombre “Lo que nunca se supo”, y que sea dirigido por La Quintrala y El Maquiavelo.

     

    Pero ¿qué respuesta tienen a esto?  ¿Uds. permitirán que ellos usen la organización con un nuevo nombre?

    - ¡No nos interesa! ¡Jamás volveremos a ese nido de ratas!

     

    ¿Con cuántos socios cuentan Uds.? ¿Tienen el quorum necesario para poder hacer algo legalmente?

    - Somos 35 socios.

     

    Si es que Nelson Calderón no hace entrega de la cuenta bancaria de la organización, ¿qué piensan hacer Uds.? ¿Están dispuestas a tomar acciones legales?

    - Eso no lo podemos decir.

     

     ¿Qué pasará con todo lo que hay en el local, si este se tiene que devolver?

    - Muchas de las cosas que hay en el local han sido donadas por las socias, se les debiera consultar si las quieren de vuelta. Las otras cosas debieran venderlas y donar ese dinero a alguna organización de beneficencia. Que se queden con lo que les pertenece a las socias, si quieren, pero cuando uno hace el mal se le devuelve multiplicado, y nunca serán felices.

     


    Las señoras de Casa Chile quieren pasar página. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    Resumiendo, las socias de Casa Chile decidieron retirarse de la organización que  con tanto sacrificio habían creado y a la que le tenían un cariño enorme.

    Más tarde me contaron que habían formado otra asociación, y que estaba funcionando muy bien.

    También me hicieron entrega de la carta de renuncia de la Sra. Eliana Catalán, una de las líderes de la asociación, quien escribe:

    “Yo he aportado durante muchos años enseñando lo que he aprendido a lo largo de mi vida, que es pintar. Y creo que los conocimientos han dado fruto. Siento enormemente el término de cómo han sucedido las cosas, siempre pensé que Casa Chile era como una segunda casa nuestra y sentiré siempre una gran nostalgia”. 

    Su carta refleja los sentimientos del resto de las socias.

    Magazín Latino recibió además copia de la carta de renuncia de 19 miembros/as de Casa Chile, quienes desean hacer público que ya no pertenecen a la asociación. Esto, para impedir que se haga mal uso de sus datos personales.

     

     

    También se nos hizo llegar la carta de la secretaria, Elisabeth Araya, a los socios y socias de Casa Chile, frente al acoso del que fuera víctima.

    En la carta, fechada el 10 de abril de 2018, ella comienza:

    “Me dirijo a ustedes para comunicarles que yo Elisabeth Araya, secretaria de Casa Chile, elegida en marzo del 2017 en Asamblea Anual por el total de los socios presentes, que han confiado en mí y siempre me han bridado su apoyo y aprecio, me siento en la obligación de informarles que yo no he presentado mi renuncia en forma oficial y no lo haré hasta que haya una asamblea donde yo pueda defenderme de las ofensas de parte del señor Nelson Calderón, “presidente” de Casa Chile, en contra de mi persona.

    Este señor muestra una vez más su falta de respeto hacia las mujeres, lo ha hecho en repetidas ocasiones, como lo hizo el sábado 7 de abril en la Asamblea Anual, haciendo callar a las socias a gritos y palabrotas. No corresponde a un hombre, menos al presidente, cometer estas faltas de respeto que van totalmente en desacuerdo con los Reglamentos y Estatutos que rigen en Casa Chile”.

    Más adelante, subraya:

    “Desde el primer día de haber tomado mi cargo, el Sr. Nelson Calderón autorizó a la directora suplente Patricia Oróstegui para que me acosara, con el fin de sacarme para quedarse con el puesto que es su sueño y así ella podía ayudarlo a cumplir con el rol de presidente que ha sido muy mediocre.

    Yo Elisabeth Araya, secretaria de Casa Chile acuso al Sr. Nelson Calderón de: acoso, persecución, calumnia y violación a mis derechos. Al mismo tiempo acuso a la Sra. Patricia Oróstegui de: acoso, persecución y calumnias contra mi persona. Ellos dos me han causado mucho daño, al punto de estar con licencia médica durante un período, por exceso de estrés”.

    Y añade que tiene pruebas y testigos para demostrar la veracidad de sus afirmaciones.

    Elisabeth Araya recibió, incluso, amenazas anónimas en contra de ella y de su familia, las cuales fueron denunciadas a la policía.

     

    CONCLUSIONES:

    Hemos presentado, en estas cinco notas periodísticas, parte de la crisis de una de las pocas organizaciones chilenas que seguía vigente, después de más de dos décadas de vida: Casa Chile.

    Desgraciadamente, Casa Chile no es la única organización que se ha desintegrado, debido a malas gestiones. Y seguramente no será la última. El Estado sueco proporciona a las organizaciones sin fines de lucro subsidios, que deben utilizados en las actividades que las asociaciones se comprometen a realizar. No obstante, el Estado no se asegura de que el dinero realmente sea utilizado en la forma debida.

    En este caso fue, al parecer, mera coincidencia que el municipio hiciera una revisión económica de dos organizaciones. Para ninguna de las dos, el resultado fue satisfactorio.  

    El informe económico del municipio de Estocolmo, a cargo de la empresa PWC, critica a dos de los tres tesoreros de Casa Chile que fueron puestos bajo la lupa (el tercer tercero había asumido recién su cargo).

    Critica a la primera tesorera, porque las carpetas del 2016, llevadas por ella, se desaparecieron. Al segundo, Enrique Carrasco, lo critica por varios motivos, algo que, a la primera lectura del informe económico, salta a la vista. Entre otras objeciones, se nombran siete traspasos de la cuenta de Casa Chile a la cuenta propia de éste.

    En conversación con Magazín Latino, Enrique Carrasco no pudo dar una explicación a este hecho. Ante la pregunta de si la empresa Enrico Multiservice, que figura en el informe por varias facturas a Casa Chile, era de su propiedad, el Sr. Carrasco lo negó. Aseguró que él nada tenía que ver con esta compañía.

    Una búsqueda rápida sobre la firma Enrico Multiservice, en Ratsit.se, demuestra que Enrique Carrasco nos mintió.

    Él cree que su contabilidad está en orden, sin embargo, el informe PWC establece que la contabilidad digital del 2017, que Carrasco presenta como “infalible”, no se realizó simultáneamente, sino que fue creada después. Vale decir, durante la segunda mitad del 2017, cuando se adquirió el programa de contabilidad digital.

    Las otras críticas del informe tienen que ver con los servicios que Casa Chile encargó y por los cuales no declaró el debido impuesto. Tanto de aseo, como de contabilidad, además de facturas sin base.

    Los inspectores de la empresa PWC dan una serie de consejos al municipio de Estocolmo, con el fin de que las organizaciones sin fines de lucro cumplan con las exigencias. Entre otras medidas, aconsejan educar a los encargados de las finanzas de las asociaciones. Y que se presenten todos los documentos en idioma sueco.

    Sin embargo, las conclusiones que nuestro medio saca, luego del seguimiento de este caso, apuntan a que el Estado debiera exigir también más transparencia a las organizaciones. Por ejemplo, los estatutos debieran ser documentos públicos, y las listas de socios también. Al mismo tiempo que se debiera exigir una rendición de cuentas anual y, en base a esta, se debería otorgar o negar los subsidios.

     Seguramente muchas de las personas que desean pertenecer a una asociación sin fines de lucro, para trabajar por el bien de los socios/as, se verían beneficiadas con ello.

     


    Tres de las socias líderes de Casa Chile, que decidieron abandonar la organización. Foto: Marisol Aliaga. 

     

     

  • Patricia Orostegui: "Hay una investigación judicial en proceso"

    Publicado: 18-08-2018. Actualizado: 20-08-2018

    En un desmentido público, una socia de Casa Chile refuta lo dicho por el ex tesorero, quien la había acusado de ser, junto con dos personas más, culpables de la ruina de Casa Chile.

    “El Sr. Enrique Carrasco ha mentido descaradamente al tratar de limpiar su imagen”, escribe Patricia Orostegui, y asevera que está en curso una investigación judicial al respecto.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Debido al enorme flujo noticioso de los últimos días, que ocasionó la salida de un ministro en Chile, nos vimos en la necesidad de hacer una pausa en nuestras publicaciones sobre Casa Chile.

    La retomamos, constatando que poco o nada ha ocurrido que pueda revertir la incertidumbre que rodea a la connotada organización.

    Sin embargo, según nuestras fuentes, hay dos hechos importantes que vale la pena destacar: la deuda de más de 46.000 coronas con el municipio de Estocolmo está saldada y la asociación cuenta con dinero para pagar el alquiler del local hasta el 30 de septiembre (1). 

    Después de esta fecha, nadie sabe si las socias tendrán un local. La ambigüedad respecto al directorio continúa y, hasta el momento, las partes que se adjudican la dirección de Casa Chile no se han puesto de acuerdo.

    En esta cuarta nota presentamos el desmentido público de la Sra. Patricia Orostegui. Al igual que en publicaciones anteriores, somos completamente fieles al original, sin edición ni corrección de estilo, con el fin de evitar cualquier tipo de interpretación de nuestra parte.  

    Recordamos que las opiniones vertidas en este documento no reflejan el parecer de Magazín Latino. Nuestro propósito ha sido y es dar a conocer las opiniones de las distintas partes involucradas en este conflicto, sin tomar partido alguno.

    Para finalizar, en nuestra próxima nota daremos a conocer las voces, en realidad las más importantes, en este complicado tema: las de las socias de Casa Chile. Ellas nos han manifestado su impotencia y preocupación ante el incierto futuro de una querida organización en la que compartieron tantos momentos inolvidables.

    "Han dicho que tenemos miedo. No es verdad" nos dijeron algunas de las socias – de las más antiguas – de Casa Chile.

    En la próxima nota son ellas quienes tienen la palabra.

     

    A continuación, el desmentido público de la socia de Casa Chile, Patricia Orostegui:

     

     

     DESMENTIDO PÚBLICO

     

    El Sr. Enrique Carrasco,  ex tesorero de Casa Chile,  durante el periodo 2017 tenía el deber y responsabilidad de custodiar los libros,  velar por  la economía de la organización en todo sentido, entre ellos:

    a-  Cuenta bancaria
    b- Recaudación general por concepto de caja chica (ingresos y egresos de dineros por actividades).
    Como miembro ejecutivo (tesorero) el manejaba la llave de la oficina y la del mueble de contabilidad (pasillo) siendo esta última “la única llave”  que existe y hay un Acta que así lo acredita.

    El Sr. Enrique Carrasco,  hace una acusación pública y  me menciona junto a otras dos personas que me hice cargo de llevar la contabilidad general de la recaudación por concepto de Caja Chica.


    Desmiento categóricamente toda involucración con el tema económico. La ética, moral y el trabajo del Sr. Enrique Carrasco como tesorero de la organización fue cuestionado por el Directorio, quien lo interpeló y decidió inhabilitarlo de su cargo por varias razones, entre ellas utilizar Casa Chile para su lucro personal  (determinación que luego la Asamblea extraordinaria respaldó). 


    Luego de inhabilitarlo el Directorio en pleno eligió como tesorero interino al Sr Jorge Benítez quien asumió el 15 de octubre transitoriamente hasta el llamado a una asamblea extraordinaria. Por lo tanto desmiento toda vinculación y responsabilidad alguna con la economía llevada en esa transición y a posterior.


    El Äldreförvaltning por otra parte decide hacer una revisión exprés, auditoría efectuada por la empresa externa PWC, quienes trabajaron con la documentación entregada por el señor Enrique Carrasco el día 03 de Diciembre quedando toda la investigación registrada. El informe de dicha empresa arrojó irregularidades bajo el periodo 2017.  El Äldreförvaltning tomo la resolución que Casa Chile, como organización debía presentar la correspondiente denuncia policial, ya que los dineros son del estado. Debido a esta revisión, aun no se entiende como el revisor interno Sr. Fernando Morgado, nombrado por la organización  pudo calificar y certificar en un documento con su firma “que la gestión del Sr. Enrique Carrasco fue  un excelente trabajo”…!!. Omitiendo las observaciones  a facturas y boletas concerniente a la empresa del tesorero.

    El Sr. Enrique Carrasco en su desesperación se atrapa  y condena a sí mismo con sus mentiras tratando de involucrar a terceros para evadir su responsabilidad con respecto a la  acusación de manipulación de sus libros y  dobles facturas, porque el  (Kontoutdrag) movimiento de cuenta Bancaria es imposible de adulterar ni menos el libro mayor.  El Sr Carrasco reconoce que utilizo  el sistema operativo contable “Visma” para desarrollar su trabajo. Este programa entrega un registro cifrado de las operaciones y registro cronológico de todo el movimiento del libro mayor.  Es más,  en su desmentido que indico a continuación textualmente él reconoce  “que se entrevisto con la Sra. Git Skog del Äldreförvaltning  y  le mostré las carpetas y le deje copias del balance y la verificación lista y libro mayor “. Con esta afirmación de su parte queda claro que los informes que entrego a Git Skog, fueron anterior al a la entrega del 03 de diciembre como lo reconoce en su artículo, por lo cual  no hay por donde manipularlos.  Esosdocumentos  son  la prueba fidedigna e irrefutable que no pueden ser alterados porque que están en manos de la comuna y la empresa auditora externa PWC, quién elaboró el informe donde ellos hacen mención detallada de las irregularidades económicas encontradas en el periodo correspondiente a la tesorería llevada a cabo por el Sr. Enrique Carrasco periodo 2017. Será la justicia quien tendrá que dilucidar esta complicada situaciónpor medio de las pruebas documentadas con respaldo fotográfico y resguardado por la empresa revisora.  Él ha pretendido confundir a la opinión pública con sus falacias.  


    El Sr. Enrique Carrasco, utilizó su empresa privada de carácter personal para facturar a Casa Chile  (adjunto copia factura) de una venta de un Smart tv box (caja),  de su propiedad donde él se hace traspaso de  dinero a su cuenta por la venta. Compra no autorizada por la directiva, lo digo con base ya que fui participe de directiva 2017.Con respecto a la compra del programa operativo “Visma”, su valor de 8.000 kr es excesivo y su procedencia es desconocida  ya que no presento  factura ni boleta, sólo un recibo con firma de su empresa, lo cual fue cuestionado por la Comuna  (adjunto copia). Estas y otras pruebas fueron presentadas en asamblea ordinaria anual a los socios mediante un proyector.


    Estos documentos son solo una parte  de como el Sr. Enrique  Carrasco utilizó Casa Chile para su lucro personal.  Las demás pruebas  que existen son de carácter reservado de la organización (investigación judicial en proceso).


    Desde marzo al 15 de  Octubre 2017 la recaudación del dinero efectivo de caja chica (metálica) de las onces bailables estuvo bajo su responsabilidad como tesorero y único recaudador oficial de las actividades. Por lo cual  miente al decir palabras textuales “que la parte contado o sea del contante y los ingresos de las onces bailables  no las incluí por no haberlas recibido”, cuándo  están los documentos de los registros de las actividades que lo acreditan en su balance. Hasta hoy nos preguntamos ¿donde están esos ingresos  por concepto de caja chica? porque no quedó ningún remanente en efectivo ni deposito en la cuenta del banco el día que entregó su cargo.


    Otro de los motivos de los tantos que llevaron a su inhabilitación tiene relación con la recaudación de las actividades ya que los socios comenzaron a denunciar que los registros de ventas por concepto de las once no estaban siendo ingresados. Se le hizo un seguimiento y se guardaron  los vales de ventas y en un  informe que él presento al directorio de una  recaudación, no coincidía  la cantidad de onces vendidas con los vales presentados de la venta, lo cual perjudicaba a la organización (existe la prueba que se presentó a la asamblea).


    Otra acción poco ética como tesorero era la forma de manejar los dineros. La economía la manejaba directamente de su bolsillo y no desde la caja como corresponde, acción mal vista por los socios que lo hicieron saber al directorio.


    Con todo lo que estaba sucediendo paralelamente la organización comenzó a ser atacada y acosada constantemente con correos electrónicos dirigidos a todos los socios y a gente externa a Casa Chile, donde se insultaba, difamaba y se desprestigiaba tanto a socios como a sus dirigentes escondiéndose bajo el anonimato de Candelaria Justa.


    Como afectada me vi en la obligación de averiguar de dónde provenía ese ataque despiadado que involucraba nuestras vidas y familias, por lo cual se encargó una investigación a un perito informático, que dio como resultado que los IP de los correos electrónicos de Candelaria Justa había salido en principio del computador del trabajo del Sr. Enrique Carrasco y los demás correos salieron de los computadores de Casa Chile. El informe y toda la documentación de los correos están con su debido respaldo de los IP los cuales fueron presentados a la Asamblea que junto a las anteriores irregularidades lo destituyo de su cargo. La documentación está presentada  a la justicia.

    Con este comunicado y presentación de pruebas que adjunto de su Empresa Enrico Multiservice HB, puedo concluir que mi honestidad no está en juego, sino la de él, ya que ante todas sus acusaciones  hay respuestas concretas y queda claro que el Sr. Enrique Carrasco ha mentido descaradamente al tratar de limpiar su imagen  y negar su responsabilidad usando todo tipo de subterfugios para desviar la mirada sobre los problemas económicos que lleva a cuestas, no lo digo yo sino la Revisora Externa enviada por la Comuna. Esto fue el motivo mayor del cierre de Casa Chile.


    Espero que se publique mi comunicado personal que responde al artículo publicado por su página (2) y no se coloque mordaza a la verdad bloqueando u omitiéndolo como se ha hecho en el Facebook de Casa Chile  donde la persona que lo maneja  es la ex secretaria que nunca entregó  la contraseña de él y la del correo electrónico impidiendo  a la directiva hacer un comunicado público a los socios y cerrando todo contacto oficial con el Äldreförvaltning.    

     

                Patricia Orostegui           

               Socia ex Casa Chile (3)

             

    Estocolmo 07 de agosto 2018   

     

    (1) En un principio habíamos señalado que el alquiler de septiembre estaba pagado. Según fuentes bien informadas, no es así, pero sí que la organización cuenta con dineros para pagar. El Sr. Nelson Calderón es quien sigue teniendo acceso a la cuenta bancaria de Casa Chile.

    (2) Magazín Latino no es una "página". Es un magazín digital. (Aclaración de la redacción). 

    (3) En un correo electrónico enviado a nuestro medio, la Sra. Orostegui quiere hacer la aclaración de que ella sigue y seguirá siendo socia de Casa Chile (no es "ex socia"):


    "Es la organización que paso a ser ex Casa Chile Ya que esta en proceso de conformación de una Nuevo nombre", escribe Patricia Orostegui. 

     

     

     

     

  • Enrique Carrasco: "Se gastaba y abusaba de los dineros de Casa Chile"

    Publicado: 29-07-2018. Actualizado: 31-07-2018 

    El ex tesorero de Casa Chile, Enrique Carrasco, se defiende de las graves acusaciones en su contra vertidas por Nelson Calderón en entrevista con Magazín Latino.

    En una carta de respuesta a estas acusaciones, Carrasco afirma que se ha abusado de los dineros de la organización. Y culpa a tres personas de destruir Casa Chile.

    También publicamos la carta de renuncia de un socio, quien delata hechos ocurridos dentro de la Comisión Electoral de la asociación.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    El conflicto en Casa Chile se mantiene sin que se hayan producido mayores cambios en la fracturada organización. Las dos partes enfrentadas siguen manteniendo sus posturas, diametralmente opuestas la una de la otra.

     

    En esta tercera nota, nos limitamos a publicar con toda fidelidad, vale decir: sin editar y omitiendo incluso una corrección de estilo, dos correos electrónicos que han llegado a nuestra redacción. Uno es una carta de renuncia de un socio que fue miembro de la Comisión Electoral, el otro, la respuesta del ex tesorero a la segunda nota de Magazín Latino, vale decir, la entrevista con Nelson Calderón.

     

    Cabe recalcar que las opiniones vertidas en estos documentos no reflejan el parecer de Magazín Latino. En la cobertura de este delicado tema, nuestro medio se limita solo a dar a conocer las distintas opiniones y el acontecer de los hechos, obviamente en forma imparcial y sin favorecer a ninguna de las partes implicadas.

     

    En estos momentos Casa Chile se mantiene en un lamentable stand by, prácticamente con dos directivas: una, la oficial, es la que figura en las entidades correspondientes: la Oficina de Impuestos y la Dirección para el Adulto Mayor (Äldreförvaltning). Otra, la presentada por Nelson Calderón, con él mismo como presidente. 

     

    Äldreförvaltning  exhortó, en varias oportunidades, a Casa Chile a enviar la lista actualizada de las personas que componían la directiva, hecho que, efectivamente, no ocurrió.

     

    Según nuestras fuentes, el 18 de mayo de 2018, Nelson Calderón fue destituido como presidente. La secretaria, EA, sostiene que existen actas de esta reunión, sin embargo, estas no han sido enviadas a las entidades correspondientes, según lo que hemos podido recabar.

     

    En conversación telefónica con Magazín Latino, EA sostuvo que "ella nunca renunció a su cargo" – desmintiendo las aseveraciones del Sr. Calderón. La Sra. secretaria manifestó querer dar a conocer su versión sobre este complicado asunto. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no hemos recibido más información de su parte.

      

    A continuación, los documentos enviados por el Sr. Enrique Carrasco, ex tesorero de Casa Chile, a nuestra redacción:

     


    Enrique Carrasco. Foto de una actividad cultural en Casa Chile,  de 2017. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Respuesta a entrevista a Nelson Calderón..

     

    Acerca de la documentación ”libro de contabilidad 2016..

     

    Él siendo presidente del 2016 y tesorera Sra Felisa Solar que fue titular durante el 2010-hasta el 28 de abril del 2017. Siendo ella responsable de la contabilidad y tesorería bajo los otros periódos de la directiva Presidente :Sergio Pinto y Secretario Marcelo Baez ambos pareja.

     

    Cuando el sr calderon contrato a Boris Troncoso experto en contabilidad este no pudo poner orden a los libros del 2010-2011-2012-2013-2014 y 2015,pues nunca habia habido una contabilidad correcta se gastaba y abusaba de los dineros de casa chile.aqui ya los presidentes se pagaban por comidas en reuniones , y cobraban por el aseo de casas chile.

     

    El sr. Boris Troncoso hizo una recopilacion de facturas y boletas y logro mas o menos hacer una contabilidad en programa excel. Lo que culmino en un balance general (Bosklut). Asi se podria continuar el 2017 con los saldos del 2016.

     

    Bueno esta carpeta con las facturas y boletas ordenadas quedaron en manos de la Sra tesorera la cual dejo en el armario del pasillo de casas chile,cuando terminó su labor y entrego sus llaves al Nuevo tesorero EC. Estas llaves exclusivas tenia copia el sr.calderon.

     

    Ahora viene cuando el Tesorero B [*] (EC) termina su labor como tesorero hace entrega el 13 de noviembre del 2017 al Sr.Calderón de las llaves del local de casas chile y las llaves del armario. Ese día estaban de testigos y firmaron certificado de entrega :Fernando Morgado (Revisor 2017),Daniel Marinao tesorero entrante y Nelson Calderón. Adjunto sacanner del certificado. En este certificado dice que se hace entrega de las llaves y en el armario que se saco se encontraba La carpeta de contabilidad 2016 dejada por Felisa Solar. Que este sr. Calderon junto a Patricia Orestegui cerebro y eterna secretaria del sr.calderon y Jorge benitez antiguo revisor de la sra Felisa Solar  hicieron desaparecer despues en la revision del PWC [**] el 4 de Diciembre. Tambien se entrego la ”caja chica” con 300 kr. la cual se usaba en los domingos bailables. Es de notificar que desde el 15 de octubre se hicieron cargo de la caja contable la Sra Patricia Orestegui, Nelson Calderon, Jorge Benitez. Estas llaves y caja chica debian haberlas entregado al tesorerero entrante Daniel Marinao. Este sr . Tesorero C en la revision renuncio y se fue a Chile molesto por no recibir nada. O sea todo quedo en manos de estas tres personas antes nombradas.

     

    El sr. Calderon miente cuando dice que EC [***] era el unico que tenia llaves. Certificado dice que las llaves se entregaron el 13 de noviembre. El 4 de diciembre el tenia todo en sus manos.

     

    Las carpetas del 2017 que eran de responsabilidad de EC, fueron entregadas el 3 de diciembre del 2017. Tambien hay certificado que acredita esta entrega firmada por N:C.,Fernando Morgado (revisor) y yo. Estas 2 carpetas :una entre el 1 de enero 2017- 30 de junio 2017,revisada ya anteriormente y entregado balance al directorio. La otra que contenia las facturas y boletas desde el 1 de Julio -30 noviembre. La parte contado o sea del contante y los ingresos de las onces bailables no las inclui por no haberlas recibido.Solo contabilize los movimientos de la cuenta bancaria. Que se puede seguir cronologicamente con los “Kontoutdrag”. Todo esto registrado en el programa de contabilidad Visma, con verificationlista, huvudbok(libro mayor) y reporte y balance general de toda la gestion 2017.

    Antes de entregar estas carpetas al Sr. Calderon tuve una entrevista con la SraGit Skog del äldreförvaltning y le mostré las carpetas y le dejé copias del balance y la verification lista y libro mayor.

     

    Yo me ausente de Suecia desde el 9 de diciembre del 2017 hasta el 23 de Mayo del 2018.

    A mil llegada me doy cuenta que han escondido los libros a la revision del PWC y me ausan a mi de robarlos “una vil mentira”. Tambien ahora dice que yo tengo llaves del local y por eso cerró la puerta a las sras con un candado biocicleta.Otra mentira. Ese dia 15 de junio yo estaba en Madrid.

     

    Tambien ahora me doy cuenta que han manipulado los libros de contabilidad que les dejé ordenado.Eso de dobles facturas es mentira ,estos sres manipularon las carpetas. Yo acuso a la Sra. Patricia Orestegui (Cerebro), a Jorge Benitez director y antiguo revisor de Felisa Solar y al Sr Calderon de estas manipulaciones.Ellos han destruido la casachile que se habia convertido en una asociacion dedicada a la tercera edad. Yo me incluyo con mis 68 años, mi unico interes era servir a la comunidad de pensionados chilenos.

     

    Enrique Carrasco Escobar

    Profesor de Matemáticas (pensionado)

     

    [*] Se refiere a la denominación que hace el informe económico del municipio, que nombra a los tres últimos tesoreros de Casa Chile como “A”, “B” y “C”.  Enrique Carrasco es el “tesorero B”, y en esta frase se refiere a sí mismo.

     

    [**] Se refiere al informe económico del municipio, que lleva las siglas PWC.

     

    [***] Enrique Carrasco se refiere a sí mismo.

     


    Por motivo de proteger a las personas nombradas en ambos documentos, decidimos ocultar las firmas de éstas. El original de estos documentos se encuentran en poder del Sr. Enrique Carrasco.   

     

     

    También recibimos un correo electrónico de parte de un socio de Casa Chile, Aliro Delgado, quien quiso hacer pública su carta de renuncia a la organización. En su misiva, el Sr. Delgado da a conocer hechos ocurridos cuando él era parte de la Comisión Electoral de la asociación. Hechos que, junto a otros, contribuyeron a su deseo de abandonar la quebrantada organización.    

    A continuación reproducimos su carta:

     

    CARTA DE RENUNCIA a mi calidad de socio.  

    Estocolmo 16 de julio de 2018.-

     

    Señores directivos Provisorios,

    De la Asociación para la amistad Sueco-chilena ”Casa Chile de Estocolmo” personalidad jurídica Nr. 802402 – 5960

     

    De mi consideración, teniendo en cuenta que; Es de público conocimiento en periódicos, que la Comuna de Estocolmo ha terminado la ayuda económica debido a que no existe ninguna Asociación y ha desaparecido dinero

    Es que he decidido renunciar a mi condición de socio de dicha organización, sin antes expresarles los siguientes puntos:

     

    1.-En la Asamblea  Anual  ( 2017 )  fuí elegido miembro de la Comisión Electoral conformada por dos personas. En dicho cometido, y en conformidad con los Estatutos, el día 29 de marzo de 2018 a las 17 hrs. tuve una reunión con la Sra Angélica Rosales.  Reunión que costó mucho realizarla debido a que la Sra. Angélica se niega a conversar via mail.  Al final la reunión se realizó y como miembros de dicha comisión elaboramos una propuesta para una Directiva, con las  proposiciones de candidatos que me en viaron los socios. Terna que presentamos en una reunión del Directorio ese mismo día.  La Sra. Angélica contraviniendo toda ética, se propuso personalmente para el cargo de TESORERO, en reunión con la Directiva,  no habiendome comunicado su intención en la reunión de la Comisión Electoral, atropellando la función por la cual habiamos sido elegidos.

     

     2.-El día 16 de mayo la Sra. Angélica me envió un mensaje via SMS para que asistiera una Asamblea programada para el día 18 de mayo. Al expresarle mi respuesta que yo esperaba que se pusiera fín al desorden económico, especificando, las entradas de dinero y las salidas con las respectivas facturas, me respondió que ella no era vocera de nadie y que no tenia ningún interés en saber mis opiniones, sencillamente se negó al diálogo bloqueando mi número de teléfono y demostrando con su altaneria que no tiene ninguna vocación para llevar adelante las metas de dicha organización.

     

    Por todas estas razones, y en consideración que no tengo tiempo para seguir participando, en este tipo de organización es que a partir de esta fecha le pido que me borren de su registro porque no quiero seguir siendo socio de Casa Chile de Estocolmo.

     

    Como es de conocimiento público, el 25 de mayo entró en vigor el nuevo reglamento de la EU que proteje los datos computacionales y personales. La nueva ley denominada GDPR significa un mejor control de los datos personales y como deben ser usados. Por lo tanto les solicito a quienes resulten estar en la Directiva Interina, que me borren de su registro lo antes posible.

     

    En espera de una pronta respuesta,

    Les Saluda atentamente

    ALIRO DELGADO FUENTEALBA

     

     


     

    Magazín Latino espera finalizar pronto esta cobertura sobre la crisis en Casa Chile, al mismo que queremos reflejar las distintas opiniones de las partes involucradas en el conflicto.  

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español