Jueves, 19 Abril 2018 | Login
Logros y demandas de chilenos residentes en Europa Durante el encuentro en Estocolmo, se llevó a cabo un Cabildo autoconvocado, con la participación, entre otros, de los dos Consejeros de la Sociedad Civil, Aida Mena y Víctor Saez. Foto: Roberto Muñoz.

Logros y demandas de chilenos residentes en Europa

Entre el 26 y el 28 de agosto se llevó a cabo en Estocolmo el VI Encuentro de Organizaciones Chilenas en Europa, en la cual participaron chilenos residentes en distintas ciudades europeas. Juan Francisco Donoso es un joven periodista residente en Berlín. Aquí, sus impresiones sobre el encuentro.

 

Por:  Juan Francisco Donoso Bosselin

 

La semana ante pasada estuve en Estocolmo para el cabildo regional auto convocado de chilenos residentes en Europa. Fue una oportunidad muy valiosa para conocer a integrantes de decenas de organizaciones chilenas alrededor del continente, demostrando que no somos comunidades desmovilizadas, que la inmigración chilena está latente y que se nos tiene que tomar en cuenta de manera urgente.

Los desayunos y almuerzos fueron de gran inspiración para conocer a tantos chilenos y chilenas que viven en el exterior. Pude escuchar historias familiares, el crecimiento de hijos de exiliados -con bullying incluido- e incluso de terceras generaciones. Me contaron sus penas, escuché de depresiones e incluso suicidios. Escuché del racismo en Europa, de las dificultades de encontrar trabajo, la pérdida de palabras chilenas, el olvido de las calles en sus ciudades natales. También escuché de nuevos amores luego de la soledad, de la solidaridad de otros europeos, de la formación de familias y nuevas oportunidades.

Pero hay algo más importante de lo que pude entender con más fundamentos: es acerca del relato del exilio como experiencia masculina. Durante los días del cabildo estuve siempre rodeado de mujeres chilenas exiliadas con las cuales pude entender cómo se ha relegado y marginado el género en temas de inmigración. Se ha creado en ellas este imaginario de una mujer que acompaña -‘la compañera’- que junto a los hijos/as ha estado sólo a un lado. Las mujeres chilenas exiliadas han logrado construir organizaciones independientes y solidarias, preservando un nutrido conjunto de tradiciones y valores, un lazo vital para quienes residen fuera de Chile.

Es gracias a la lucha de ellos/as que los chilenos en el extranjero finalmente podemos votar. Veinticinco años de democracia se demoraron las dos coaliciones para pasar una ley.

En cuanto al cabildo regional: se nos dejó a mitad de camino ya que no se tomarán en cuenta nuestras opiniones para el proceso constituyente. Es sospechoso, si se toma en cuenta que igualmente hay una estrategia política de escucharnos por el masivo padrón electoral que se agregará para las próximas elecciones presidenciales.

 

Aquí hay algunas de las tantas demandas:

 

- ¿Por qué podemos transmitir nacionalidad pero no ciudadanía? Hijas/os y nietas/os no tienen el derecho a voto con la nueva ley.

- ¿Por qué hay derecho a voto pero no tenemos representación parlamentaria? Contando a la segunda generación hay alrededor de un millón de chilenos en el extranjero, más que muchas regiones del país. Podría decirse que somos el Sernatur.

- ¿Por qué todavía no existen estadísticas aproximadas de chilenos sin papeles fuera del país?

- ¿Cómo no hay una institución gubernamental que facilite el retorno a exiliados? Hay quienes tienen un mal vivir en estos lados, las pensiones son bajas y las frustraciones aumentan a medida que pasan los años. Se requiere un retorno digno para todas/os quienes han vivido en el exilio, especialmente para personas de tercera edad. La mayoría de los chilenos sí quiere volver.

- ¿Cómo es posible que hasta el día de hoy no se reconozca a hijos de exiliados como víctimas directas?

Otros temas importantes: consulados chilenos poco profesionales, Chile con un muy mal servicio de correo, el cacho de las convalidaciones universitarias y un largo etcétera.

Estos problemas se ven tan sólo como temas nuestros, arraigados a un territorio específico, de chilenos que viven en el exterior. Pero claramente se irán haciendo más visibles a medida que lleguen las elecciones presidenciales el próximo año porque de seguro este padrón electoral afectará bastante en las políticas públicas del país.

 

 

 

 

About Author

Related items

  • A un año del atentado terrorista en Estocolmo

    Este sábado se cumple un año del atentado terrorista en Drottninggatan, que acabó con la vida de cinco personas y dejó heridas a otras quince.

    Además de misas del recuerdo en las iglesias de Adolf Fredrik y Sant Jacobs, y de una manifestación en Sergels torg, se llevará a cabo un concierto en Kungsträdgården, “en memoria de las víctimas y de sus familiares, así como también para demostrar que Estocolmo es, y será, una ciudad abierta y democrática”, según lo expresa la ciudad de Estocolmo en su sitio web.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    La municipalidad de Estocolmo, junto al Gobierno, organizaron para este sábado una serie de actividades en memoria de las víctimas del atentado terrorista del 7 de abril del año pasado.

    En la iglesia de Adolf Fredrik se celebrará un oficio religioso para invitados especiales junto a representantes oficiales. Más tarde se llevarán a cabo servicios religiosos en distintas iglesias de Estocolmo.

    El concierto en Kungsträdgården incluye actuaciones de los artistas Malena Ernman, Sanna Nielsen, Lars Winnerbäck, Stephen Simmonds, Menke y GET UP Soul Choir.

    Mark Levengood , será el maestro de ceremonias, y entre los temas musicales, se presentarán testimonios de algunas de las personas que participaron en las labores de rescate, el día del atentado. Héroes anónimos que, en lugar de huir, decidieron ayudar al prójimo.  

    El programa incluye, además, un discurso del primer ministro, Stefan Löfven.

    En la Casa de la Cultura, por la tarde, tendrá lugar un concierto en memoria de Ebba Åkerlund, la niña de once años que perdió la vida en el atentado. El concierto es en beneficio de la fundación Los Ángeles de Ebba, que creara la madre de la niña, Jeanette Åkerlund.

    Para la manifestación en Sergels torg, los organizadores instan a llevar una flor para depositar sobre la escala de la plaza.

     


    El primer ministro, Stefan Löfven, rinde homenaje a las víctimas del atentado en Drottninggatan. Foto: Regeringen.se. 

      

    HORARIOS

     

    12.00 Misa del recuerdo para invitados especiales en la iglesia de Adolf Fredrik

     

    13.00 – 15.00 Manifestación en Sergels torg

     

    14.15 – 15.00 Concierto conmemorativo en Kungsträdgården

     

    15.00 Misa del recuerdo para todo el público, en la iglesia de Adolf Fredrik y de Sant Jacob

     

    17.00 Concierto en memoria de Ebba Åkerlund, en Stadsteatern, en la Casa de la Cultura

     

     

     

  • Homenaje a Gabriel García Márquez en el Museo Nobel de Estocolmo

    Al cumplirse 91 años del nacimiento del escritor colombiano Gabriel García Márquez, el pasado 6 de marzo, se celebró un homenaje en su honor en el Museo Nobel de Estocolmo.

    En esta ocasión, la Embajadora de Colombia en Suecia, Sra. Sonia Durán, hizo entrega al director del museo, Olov Amelin, de dos gafas, un maletín y un reloj pulsera, para ser incorporados a la colección de objetos personales del Museo Nobel. Objetos que fueron donados por la viuda de “Gabo”, Mercedes Barcha.

     

     Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

     

    Desde el 6 de marzo pasados, los visitantes del Museo Nobel, ubicado en el corazón mismo de la Ciudad Vieja, en Estocolmo, tienen la oportunidad de apreciar objetos personales que han sido usados por el gran novelista colombiano Gabriel García Márquez.

     

    Se trata de dos pares de gafas, unas grandes, con marco negro, que usaba a diario el escritor, además de otras, más pequeñas, que usaba en ocasiones especiales. Un maletín, donde guardaba el periódico, un libro y una libreta donde anotar las ideas que le venían a la cabeza. “Él decía que había que estar siempre listo para anotarlo, cada vez que se encuentra con un detalle para una historia”, dijo, durante la ceremonia, el escritor y cineasta colombiano Juan Pablo Bustamante.

     

    En la ceremonia hicieron también uso de la palabra, entre otros, el director del museo, Olov Amelin, y la Embajadora de Colombia en Suecia, Sonia Durán.

     

    Los objetos personales del Nobel colombiano fueron donados al Museo Nobel por su viuda y compañera de toda su vida, Mercedes Barcha.

     

     

    Magazín Latino tuvo la oportunidad de conversar, en esta ocasión con el director del Museo Nobel, Olov Amelin.

    - Es realmente fantástico. Tanto porque hemos recibido esta donación, y porque podemos contar más y mejor sobre Gabriel García Márquez, uno de los escritores más grandes del mundo. Que ahora lo podamos honrar de esta manera, no podía ser mejor, nos comenta Olov Amelin.

     

    ¿Cuándo comenzó el museo a recolectar estos “artefactos”, como se les llama en inglés?

    - Creo que comenzamos hace unos diez años atrás. Entonces, fueron los laureados de ese año a quienes les pedimos que trajeran algún objeto para el museo. Y significa que tenemos objetos de los Nobeles más recientes, del año 2000, 2005 en adelante, podemos decir. Cuando se trata de premios anteriores es más esporádico, dependiendo de quienes hemos podido contactar, ya sean ellos mismos o su familia.

     

    ¿Y cómo fue el caso con los objetos que hoy se agregan a la colección?

    - [Risas] Es una historia larga y fantástica. Pero el caso fue que una persona que era conocida de la viuda de Gabo estaba de visita en Estocolmo, como turista, fue al museo y se preguntó por qué no había más material sobre Gabriel García Márquez y así comenzó todo.

     

    ¿Cuál de estos objetos le llama más la atención?

    - Pienso que son fantásticas las dos gafas, puesto que reflejan tanto su personalidad como su herramienta de trabajo, que seguramente usaba cuando  escribía sus grandes obras. Estos objetos se sienten muy cercanos a él, así que es tal vez es lo que siento más fascinante.

     

    ¿Cuál es su libro favorito de Gabriel García Márquez?

    Cien años de soledad, porque dentro de sus obras, fue el que leí primero y que me conmovió mucho. Yo era entonces un adolescente, tenía 18- 19 años cuando lo leí, y fue una experiencia fantástica de lectura.

      

     
    El director del Museo Nobel, Olov Amelin, y la Embajadora de Colombia en Suecia, Sonia Durán. 

     

    También conversamos con la Embajadora de Colombia en Suecia, Sonia Durán:

     

    ¿Qué le pareció el evento de hoy?

    - Muy emocionante, el tener la oportunidad de entregar, finalmente, los objetos que donó la familia de Gabo, después de que se abrió esta belleza de museo, en el 2001.

     

    ¿Cómo se pudieron traer los objetos?

    - Con Marta habíamos tratado infructuosamente, el año pasado, de traer algunos objetos, pero no encontrábamos la forma más segura, porque cualquier transportadora no se compromete a asegurar objetos personales de un Premio Nobel. Pero finalmente encontramos a la persona ideal, Juan Pablo Bustamante, lo que nos dio una grata sorpresa. Él es hijo de la mejor amiga de la viuda del maestro, Mercedes Barcha. La madre de él se llama Cecilia Restrepo. Estamos muy contentos de que se haya solucionado de esta forma y que los objetos donados por Gabriel García Márquez se alojen en este templo estupendo de los Nobel.

     

    ¿Cómo fue la elección de estos?

    - Fue directamente escogencia de la familia. De Mercedes Barcha y uno de sus hijos, que fue también quien los llevó a Cartagena. Juan Pablo estaba en esta ciudad, y la universidad donde estaba terminando sus estudios le dio la oportunidad de escoger un lugar para estudiar y escribir su próxima novela. Él estaba muy interesado en esta criminología de las novelas negras suecas y quería venir a entenderlas desde Estocolmo, desde Suecia, entonces, está alojado aquí como estudiante, y él los trajo.

     

    ¿Cuál es su libro favorito de Gabriel García Márquez?

    - Son varios. Me he paseado por su obra, desde luego Cien años de soledad. Pero hay una que me encanta porque es una obra muy especial, y es El otoño del patriarca, que relata la vida del general y hace una referencia a los dictadores en América Latina. Fue un libro que leí en la universidad, a finales de los 70, soy científica política, y me encantó desde el punto de vista político de la época en que él lo escribió. Pero he leído muchos, El amor en los tiempos del cólera, en fin, tengo muchos favoritos. Y también su autobiografía me ha gustado mucho, por eso comencé mis palabras esta tarde con esa frase histórica de Gabo, de su autobiografía.

      

    La embajadora se refería a la frase con la que el padre del realismo mágico comienza Vivir para contarla:

     

    “La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.

     

     

     

  • En Estocolmo se inauguró el Salón Zaida Catalán

    Una emotiva ceremonia se llevó a cabo el martes 20 de febrero en la Embajada de Chile en Suecia. El Embajador José Goñi, junto a otras autoridades, inauguró el “Salón Zaida Catalán”, en homenaje a la experta de la ONU que perdió la vida mientras cumplía una misión en la República Democrática del Congo, en marzo del año pasado.

    Zaida Catalán ofrendó su vida por un mundo mejor. Su sacrificio no será en vano. Las futuras generaciones mantendrán encendida su llama en beneficio de la humanidad”, reza la placa que acompaña la foto de Zaida, en el salón. Las palabras pertenecen a su madre, Maria Morseby.

     

     Por: Marisol Aliaga (texto y fotos). 

     

    Desde el martes de la semana pasada, quienes visiten la Embajada de Chile en Suecia pueden apreciar que las dependencias cuentan con una nueva sala: el Salón Zaida Catalán.

    Distintas personalidades se reunieron el martes para rendir un homenaje a la joven experta de la ONU que fuera asesinada por milicias (hasta la fecha esto no se ha sido aclarado) cuando cumplía funciones oficiales encomendadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo.

    Zaida Catalán fue secuestrada por desconocidos, junto a su colega norteamericano, Michael Sharp, y al intérprete de ambos. Cuando habían transcurrido dos semanas de la desaparición, el gobierno sueco supo la triste noticia de que se habían encontrado sus cuerpos.

    La ONU lamentó profundamente el hecho. Sin embargo, la organización internacional ha recibido más tarde duras críticas, debido a que los expertos viajaban en una zona extremadamente peligrosa sin que se hubiesen tomado medidas de precaución.

    Hasta la fecha, el crimen sigue impune. La familia de Zaida Catalán exige que se lleve a cabo una investigación independiente.   

     

    Durante la inauguración del Salón Zaida Catalán, hicieron uso de la palabra el embajador José Goñi, el ex Secretario General de las Naciones Unidas y ex Ministro de RREE de Suecia, el embajador Jan Eliasson; el Ministro de Educación, Gustav Fridolin, la madre y la hermana de Zaida, Maria Morseby y Elizabeth Catalán Morseby.

     

    El padre de Zaida, Mario Catalán, llegó a Suecia en 1976, como refugiado político. En el país escandinavo formó familia con Maria Morseby, y la pareja tuvo dos hijas.   

     

     

    El Embajador José Goñi explicó, durante la inauguración del nuevo salón, las razones de esta importante iniciativa: “La razón por la cual se tomó esta decisión es que se quiere recordar este sacrificio de una chilena de segunda generación, como símbolo del enorme aporte que las nuevas generaciones de connacionales hacen en Suecia y en el mundo. Cuando se habla hoy en día de la inmigración y se discute acerca de sus ventajas y desventajas, es fundamental que miremos en nuestra historia de migraciones después del golpe de estado y veamos con orgullo el aporte que se ha hecho y se continúa haciendo en la vida cotidiana. Es una muy significativa manera de dar a conocer que Zaida también fue chilena, que tuvo la nacionalidad chilena, y amaba también al país de origen de su padre, Mario Catalán, originario de San Antonio. Ella aprendió el español, conoció y cantó a nuestra Violeta Parra, Víctor Jara, y tantos otros; leyó a Neruda y a Mistral; participó desde muy niña en la solidaridad con Chile acompañando a sus padres. Ya algo mayor, al terminar su enseñanza media, estudió leyes en Uppsala y se recibió de abogada. Trabajó en Derechos Humanos y se enroló en diversas misiones internacionales para llevar el vivo y siempre actual mensaje de la Paz y la comprensión internacional, así como también se transformó en una investigadora de crímenes de lesa humanidad, lo que le llevó a una muerte muy prematura. Zaida vivió solo 36 años. Ella vivió como otros jóvenes de su mismo origen: tuvo dudas respecto a su identidad en su proceso de maduración y, finalmente, supo sacar lo mejor de cada país, de cada cultura, construyó su propia identidad y desarrolló su fuerte personalidad en su mundo dual, de dos pilares, de los dos padres de distintas experiencias vitales que se fundieron en una activa y creativa mujer. Ella es un puente entre Chile y Suecia. Es un símbolo de lo que nuestros jóvenes aportan a Suecia y al mundo”.

     

    La madre de Zaida, visiblemente emocionada, comentó a Magazín Latino:

    - Nos sentimos muy honradas, Elisabeth y yo, del gesto tan fino que el Embajador José Goñi, como representante del Gobierno de Chile, ha tenido. Estamos muy agradecidas y honradas por este gran gesto.

     

    ¿Qué mensaje le gustaría a Ud. transmitir a otras personas que, al igual que su hija, luchan por un mundo mejor?

    - Me gustaría que las futuras generaciones entiendan el valor de los derechos y las libertades democráticas en todo el mundo. Que es una lucha que debe continuar en todas partes y que todos deben contribuir con ella.

     

    A veces uno se pregunta si la lucha de una persona es suficiente…

    Yo pienso que la gota erosiona la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia. Si todos contribuimos, lograremos cambios. Pero es importante el aporte de todos y cada uno de nosotros.

     

     

     

    También conversamos con el Ministro de Educación y vocero del Partido Verde, Gustav Fridolin, quien conoció a Zaida cuando trabajaron juntos en las filas del partido ambientalista.

    - Zaida era una persona fantástica, y una ferviente luchadora de los Derechos Humanos. Ella realizó un gran aporte en este sentido, dijo Gustav Fridolin.

     

    Ud. y ella fueron durante un tiempo voceros de las Juventudes del Partido Verde

    Sí, cuando éramos adolescentes.

     

     ¿Qué es lo que más recuerda de esa época?

    Su energía. Que siempre había algo más que hacer, más conversaciones que agendar, más personas a quien escuchar, más proyectos a realizar. No importaba si eran a nivel nacional o rural, ella lo hacía con el mismo entusiasmo. Lo que más recuerdo de Zaida es la energía que tenía al emprender las tareas.

     

    ¿Qué sintió Ud. al enterarse de la trágica noticia?

    El gobierno tuvo conocimiento de su desaparición muy temprano. Entonces vino un periodo donde uno pasaba de la esperanza a la desesperación. Y cuando entendimos que se había corroborado que había sido asesinada… bueno, no es fácil describir esos sentimientos. Nos dejó demasiado pronto. Tenía tanto más por dar, tanto más que hacer.

     

    Sin duda. ¿Qué significado tiene esta ceremonia, el hecho de que en la Embajada de Chile en Suecia ahora hay un salón que lleva su nombre, el Salón Zaida Catalán?

    Significa mucho. En parte es un reconocimiento por el gran aporte que ella hizo, pero también un recordatorio de que se necesitan personas que se atrevan a realizar las acciones más difíciles y peligrosas a favor de la democracia y los Derechos Humanos. Pienso que a ella le habría gustado saber que aquí, en la Embajada, hay un salón que lleva su nombre, y donde la gente se puede reunir y conversar, por ejemplo, cómo podemos lograr cambios en la sociedad.

     

     
    Caroline Edelstam, nieta de Harald Edelstm, Maria Morseby, José Goñi y Elizabeth Catalán Morseby.

     

     

     

    Hay personas que marcan la diferencia. Una de ellas fue Zaida Catalán. Que descanse en paz.

     

    Zaida Catalán ofrendó su vida por un mundo mejor. Su sacrificio no será en vano. Las futuras generaciones mantendrán encendida su llama en beneficio de la humanidad”, Maria Morseby. 

     


    Maria Morseby y Elizabeth Catalán Morseby.

     

     

     

     

    Nota relacionada: Se confirma la muerte de la experta de la ONU Zaida Catalán

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español