Print this page
¿Qué significa el bloqueo de Estados Unidos a Cuba? Marco Venegas y Torbjörn Björlund. Foto: Marisol Aliaga.

¿Qué significa el bloqueo de Estados Unidos a Cuba?

25 de septiembre de 2015 | REPORTAJES |

 

ESTOCOLMO: Distintas organizaciones de solidaridad con Cuba llamaron, el jueves 17 de septiembre, a una actividad en conjunto, con el fin de dar a conocer a la opinión pública que a pesar del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, el bloqueo norteamericano sigue vigente.

Los activistas se dieron cita en Sergelstorg, en el centro de Estocolmo, y caminaron hasta el ABF, donde tuvo lugar un seminario en el que participaron los diputados Marco Venegas y Torbjörn Björlund, además de la presidenta de la Asociación Sueco-Cubana en Estocolmo, Eva Björklund.

El mundo entero ha exigido el fin del bloqueo, pero EE.UU, que dice ser el país más democrático del planeta, ha hecho oídos sordos a esta demanda. Una nueva votación se llevará a cabo en la Asamblea de las Naciones Unidas en noviembre del año en curso.

 

 

Por: Marisol Aliaga

 

 

Como muy bien lo recalcó Eva Björklund, en una completa presentación con imágenes de apoyo, al comienzo del seminario en la Casa de ABF, muchos piensan que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos automáticamente significaba el cese del bloqueo. Ese no es el caso, el "embargo", como lo denominan muchos medios - erróneamente - se ha mantenido por cincuenta años. Y sigue vigente.

Y la pregunta que, entre otras, se plantearon los panelistas junto al numeroso público presente fue qué se puede hacer para lograr que el gobierno sueco, que ha suscrito la petición del cese del bloqueo, participe más activamente para que esto sea una realidad.

Porque fuera de votar en las Naciones Unidas - al igual que los otros 187 países allí presentes - por el término del bloqueo, Suecia no ha hecho más, activamente, para exigir que los Estados Unidos acojan la demanda.

188 países votaron el año pasado por el cese del bloqueo, tres países se abstuvieron de votar y dos países votaron a favor del "embargo": Estados Unidos e Israel.

“Una vez más pretenden confundir a esta Asamblea con sus trillados argumentos que ya a nadie convencen, reflejos de esas políticas obstinadas y obsoletas, de su egoísmo y prepotencia imperial”, dijo la representante de Nicaragua, María Rubiales, en las Naciones Unidas, en esa ocasión.

 

 

Votación NU
Votación en las Naciones Unidas. 188 países votaron SI. 3 votaron NO.

 

 

Se calcula que el bloqueo norteamericano ha significado para Cuba una pérdida de alrededor de 833 mil millones de US$, en los 50 años de existencia, debido a los bajos ingresos de exportación y los altos de importación. A pesar de ello, el país es un ejemplo para otros países latinoamericanos, en lo referente a salud, educación y cultura, por nombrar algunas áreas.

A diferencia de sus colegas norteamericanos, como el New York Times y otros, los medios suecos no nombran esta cifra, cuando se refieren a la "pobreza" en Cuba, o a la difícil conexión a Internet.

Vale decir que antes del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, el New York Times había instado a Barack Obama a una serie de medidas de apertura con Cuba, la gran mayoría de las cuales el presidente norteamericano ha llevado a cabo.

En Suecia se critica la poca accesibilidad a Internet en Cuba, en cir circunstancias de que el propio Obama reconoció, en su discurso del 17 de diciembre que la culpa de esto la tienen ellos mismos, ya que, debido al bloqueo, Cuba no ha podido importar ni los equipos ni los software necesarios ni tampoco se le ha permitido el acceso a los numerosos cables submarinos que rodean Cuba. Por este motivo, y hasta la llegada del cable submarino de Venezuela, al que ahora tiene acceso, la conexión de Internet en Cuba era solamente satelital.

 

 

Cables submarinos
Cuba está rodeada de cables submarinos, a los cuales no puede acceder.

 

 

Pero esto no lo dicen los medios suecos. Como tampoco hablan de las sanciones norteamericanas que se han aplicado a las empresas internacionales que han querido negociar con Cuba.

Los medios siguen hablando del "embargo", y no se dan la molestia de explicar que en realidad se trata de un bloqueo comercial y financiero en contra de Cuba, que significa que cualquier empresa o banco que tenga la osadía de hacer transacciones financieras con Cuba se arriesga a ser sancionado con multas estratosféricas por los Estados Unidos. Un ejemplo de esto es el banco francés BNP –Paribas, que fue condenado a pagar cerca de 9.000 millones de dólares a EE.UU., por negociar con su enemigo.

Tampoco dicen que a los buques que recalan en puertos cubanos se les prohíbe recalar en puertos norteamericanos durante el lapso de seis meses. Ni que a los países que quieren recibir o mantener la ayuda exterior norteamericana se les prohíbe negociar con Cuba. Ni que Cuba no puede usar US$, en sus transacciones comerciales internacionales. Esto por nombrar algunas de las medidas que significa el bloqueo. La lista es larga y minuciosa.

Como tampoco se dijo que Cuba, a pesar ser un país tan pequeño, fue uno de los que más contribuyó, el año pasado, en la lucha contra el ébola. Como muy bien lo recalcaron, y lo elogiaron, los medios norteamericanos.

Por eso la pregunta que cabe hacerse es cómo llamar la atención de la opinión pública sobre estos temas.

Algo nada de fácil cuando uno de los medios de más renombre y credibilidad en el país, Sveriges Radio (Radio Suecia) permite - sin ningún problema - que su corresponsal en Latinoamérica, Lotten Collin, traduzca la palabra "héroes" como "espías", hecho ocurrido en una de sus transmisiones desde Cuba, con motivo de la visita del Papa Francisco. Vale decir que no es el único "error" que Lotten Collin ha cometido, en sus reportajes desde Latinoamérica, entre otras cosas afirma que la Iglesia Católica estuvo prohibida en Cuba, lo cual no es así.

 

Durante el seminario en ABF se manifestó la necesidad de difundir información sobre la situación real de Cuba, debido a la actitud de los medios suecos, que contribuyen a una imagen distorsionada de la realidad y sin que nadie se dé el trabajo de rebatir lo dicho que se publica o de controlar la veracidad de las afirmaciones.

Latinoamérica está lejos, y lejos están los tiempos en que Suecia tenía estrechas relaciones con el continente. Se remontan a la época de Olof Palme.

En la actualidad son otros los vientos que se hacen sentir en Suecia. La colaboración a los países sudamericanos se suspendió durante los ocho años del gobierno de la Alianza burguesa y en estos momentos la atención se concentra en los cientos de miles de refugiados que golpean las puertas de Europa.

Aunque, como acotó Marco Venegas, el nuevo gobierno rojiverde ha retomado la ayuda sueca a Bolivia, Guatemala y Colombia.

 

Torbjörn Björlund, del Partido de Izquierda, es uno de los parlamentarios suecos que han apoyado a Cuba. Él explicó que la relación de su partido con Cuba no siempre ha sido fácil, aunque reconoció que últimamente se han visto cambios positivos.

- Hay que trabajar en el Parlamento pero también como activista. Yo creo que ese es el camino. Es necesario hacer acciones formales, que pueden tener influencia, pero también es necesario encontrar otras formas de ejercer presión, expresó Björlund.

El diputado confesó que el hecho de apoyar a Cuba no pocas veces acarrea críticas, y se puede ser acusado de "antidemocrático". No obstante, la manera formal de levantar un tema es a través de interpelaciones, mociones y elevando preguntas en la cámara.

- A veces los medios se hacen eco de estas causas, otras no. Por ejemplo, cuando realizamos acciones a favor de la liberación de Los Cinco, tuvimos algo de atención mediática, pero también surgió lo típico: que si uno apoya a Cuba es antidemocrático. A pesar de que con la nueva actitud de Obama esto ha ido cambiando, pero aun persiste el miedo de cometer un error y sentir que está siendo "políticamente incorrecto".

Según Torbjörn Björlund, algo parecido ocurre respecto a la lucha por la causa Palestina. "Uno se va a enfrentar a puntos de vista diferentes, es algo que se debe tener en cuenta", explicó.

 

 

Marco Venegas y Torbjörn Björlund
Marco Venegas y Torbjörn Björlund. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Por su parte Marco Venegas, diputado del Partido Verde, explicó que su partido no tiene - a diferencia del Partido de Izquierda - una posición específica frente a Cuba. Su agrupación no está ni a favor ni en contra del país caribeño, sino que, en cambio, ha dejado el tema a criterio de cada parlamentario/a.

Marco Venegas ocupa un escaño en el Parlamento sueco desde el año pasado, por lo que explicó que aún está en proceso de familiarización con sus tareas parlamentarias.

Respecto a su actitud respecto a Cuba, explicó:

- Yo siento que el apoyar a Cuba es mi obligación, tanto como diputado pero también como chileno. Nosotros los chilenos tenemos una historia muy especial respecto a Cuba. En 1973, durante el golpe militar, Cuba recibió a 25.000 chilenos, ofreciéndoles comida, una acogida solidaria y, sobre todo, educación. Esto es algo de lo que estamos eternamente agradecidos, y de esta manera mi compromiso es tanto en el plano político como personal.

El diputado lamentó además no poder estar presente en las actividades que se llevarán a cabo en el Parlamento sueco, con relación a Cuba, el próximo 9 de octubre, debido a que por esa fecha se encontrará de viaje por Chile.

Y en conversación con Magazín Latino, al término del seminario, nos comentó:

- Es importante apoyar a Cuba en este esfuerzo en pos de que Estados Unidos levante el bloqueo comercial y financiero al que ha sometido a Cuba por tantos años. Esto es algo injusto, y pienso en todos los niños que son más jóvenes que la revolución, y que no tienen nada que ver con estas medidas impuestas por EE.UU. Y, como lo dije anteriormente, mi compromiso tiene también que ver con la gran solidaridad que el pueblo cubano mostró con el pueblo chileno. Muchos de estos chilenos se quedaron en Cuba, aunque ya se han "cubanizado", dijo sonriendo.

 

En el seminario, que contó además con la presencia del Embajador de Cuba en Suecia, Francisco Florentino Graupera, participaron la Asociación Sueco-Cubana, Cubanos por Cuba, la Red de Solidaridad con América Latina (RESOCAL), Cambio Foro Bolivia y el capítulo sueco del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos.

 

 

 

Marco Venegas, Torbjörn Björlund y Eva Björklund
Los diputados Marco Venegas (MP), Torbjörn Björlund (V), y la presidenta de la Asociación Sueco-Cubana en Estocolmo, Eva Björklund, durante el seminario. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

 

Nota anterior:

 

"Siempre confiamos en la palabra de Fidel"

 

About Author

Related items