Print this page
Akilov no se arrepiente de nada El tribunal de Estocolmo. Rakhmat Akilov. Foto: Marisol Aliaga. Polisen.

Akilov no se arrepiente de nada

En el segundo día de interrogaciones de Rakhmat Akilov, quedó en claro que el imputado es un hombre torpe e ignorante que quería llegar al cielo usando un atajo: matando a personas inocentes, a “infieles”.

Hasta la fecha, el terrorista no muestra ninguna señal de arrepentimiento, ni una pizca de empatía con las víctimas. Él considera que hizo lo correcto. Que fracasó en parte, pero que cumplió con su objetivo principal: intimidar a la población.  

La única vez que quedó perplejo fue cuando un abogado le hizo ver que el Estado Islámico no había reivindicado el atentado en Drottninggatan.  “¿No lo hicieron? Bueno, será la voluntad de Alá”, dijo, compungido.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Si en el primer día de interrogaciones con Rakhmat Akilov en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo el fiscal estableció el desarrollo de los hechos y quedó en claro que el imputado quiso perpetrar un atentado terrorista, el segundo día trató de las emociones que el acto pudo haber despertado en Akilov.

En realidad, ninguna.

Rakhmat Akilov parece carecer de la empatía mínima para poder comprender siquiera lo que los abogados – de la parte querellante – querían saber.

Contestó tranquilamente todas – o casi todas – las preguntas de los licenciados, pero las respuestas muestran que es un individuo que está totalmente confundido en su razonamiento. Si es que se puede llamar razonamiento a lo que intenta decir.

Se considera un musulmán practicante, y dice haber cometido el atentado porque “le dolía el corazón ver como mataban a sus hermanos, en la lucha contra el Estado Islámico”. Quería que Suecia recapacitara y dejara de apoyar la coalición internacional.

Pero la información con la que contaba dejaba mucho que desear. Todo obtenido de Internet, y plagado de errores. Confundió el 1 de mayo con la Parada del Orgullo Gay. Quería matar a homosexuales, lesbianas y turistas para que los otros países recibieran un escarmiento. Y pensaba que desde Estocolmo podía tomar un barco hasta Jordania.

La pregunta que queda en el aire es de si se hace el loco o realmente lo es.

El caso es que la imagen que da Rakhmat Akilov es la de una persona que se ha radicalizado en su soledad y en su miseria, alimentándose de las instrucciones que le llegaban a su teléfono móvil a través de foros de chats encriptados. Desde oraciones y citas del Corán, hasta recetas para hacer bombas.

Lo que más le preocupaba era si el Estado Islámico aceptaría su sacrificio. Y ahora, al parecer por primera vez, sabe que este no ha sido así. Claro, tendría que haber muerto en el acto, pero no fue así. Al contrario, minutos antes de ser detenido, en las afueras de Märsta, no quiso atravesar la calle, porque “no quería infringir la ley, quería ser un ciudadano obediente”. Y cuando llegó la patrulla, se tiró al suelo, para que no le fueran a disparar, quería “cuidar su salud”.

Ante la pregunta de qué más daba, si el plan era morir, explicó que el inmolarse regía solamente durante el atentado terrorista, no después de este.

A pesar de repetir sus teorías religiosas como en un mantra, sus pocos conocimientos del islam quedaron de manifiesto ante las preguntas de la abogada Mari Schaub, respecto a un chat de Akilov con un tal Abu Fotima.  La abogada fue quien comenzó las interrogaciones de la parte querellante, son un numero de abogados que representan a 150 personas.

Abogada Mari Schaub: ¿Has sido un musulmán practicante?

Akilov: Sí. Todos los musulmanes somos practicantes toda la vida.

Abogada: ¿Conoces los cinco pilares del islam?

Akilov: Sí.

Abogada: Tu propósito fue llegar al cielo a través de cometer un atentado terrorista. ¿Has considerado otras formas de llegar al cielo?

Akilov: Sí. Pero uno de los cinco pilares del islam es la yihad. 

Abogada: ¿De dónde sacaste eso?

Akilov: El Corán contiene más de 78 frases sobre la yihad. Y nuestro profeta dice que hay que hacer la yihad en cuerpo y alma.

Abogada: ¿Qué significa la palabra yihad?

Akilov: Es un concepto muy amplio.

Abogada: Yo he escuchado que significa esforzarse al máximo. ¿Te has esforzado al máximo en tus oraciones?

Akilov: He hecho lo posible.

Abogada: ¿Entonces, es importante para ti vivir bajo los principios del islam?

Akilov: Si, pero no pude dejar de reaccionar ante las atrocidades en contra de hermanos musulmanes.   

Abogada: Pero según el Corán es “haram” (pecado) atacar a civiles. Atacar a mujeres, niños y trabajadores, ¿no es así?

Akilov: No. En tiempo de guerra está permitido atacar a todos quienes luchan contra los musulmanes.

Abogada: ¿Has controlado que las personas con las que has estado en contacto tienen la razón?

Akilov: Sí.  

Abogada: ¿No te has equivocado?

Akilov: No.

Abogada: ¿Has leído tu Corán?

Akilov: Sí.  

Abogada: ¿Has tratado de cometer el atentado cuando había más mujeres y niños en Drottninggatan?

Akilov: No.  

 

La abogada Schaub muestra fotos que Akilov había tomado una o dos semanas antes de cometer el atentado, pero a la misma hora. Las fotografías muestran a mujeres con coches de niños. Incluso una mujer aparece en varias fotos, y va con un coche.

Abogada: ¿Por qué elegiste Drottninggatan?

Akilov: Yo quería que Suecia reaccionara a mis acciones y dejara de combatir al califato.

Abogada: Alrededor de un 8 por ciento de musulmanes viven aquí ¿Trataste de hacer algo para que personas que profesan la misma religión tuya no resultaran heridos en el atentado?

Akilov: No. 

Abogada: ¿Todavía rige el juramento de fe que hiciste?

Akilov: Sí.  

Abogada: ¿Estás aún convencido de que lo que hiciste fue lo correcto?

Akilov: Sí.  

  

Seguidamente fue el turno del abogado Göran Hjälmarsson, quien representa a 13 querellantes, entre éstos, dos niños.

Estas fueron algunas de las preguntas y respuestas entre el licenciado Hjälmarsson y el imputado:

- ¿Hay alguna gota de arrepentimiento por lo que has hecho?

- … es difícil de contestar.

- ¿Por qué?

- ¿Estoy obligado a contestar?

- No estás obligado a contestar nada. Yo hago la pregunta en forma correcta, pero no te obligo a contestar.

 

En estos momentos, Akilov desarrolla una respuesta larga, y se explaya explicando el porqué del atentado, como ya lo ha dicho repetidas veces.

Abogado: Los videos que hemos visto del ataque causaron una gran impresión en mí. ¿Cómo ves tú el espanto en los ojos de esas personas, que tal vez estuvieron a un segundo de ser asesinadas por ti?

Akilov: Desde 2014 he visto videos del califato que son mucho más terribles y despiadados y sangrientos, donde mueren miles de musulmanes.

Abogado: Pero ¿cómo pudiste hacer algo así? ¿Hay algo que quieras decirle a quienes viven con esta angustia y este espanto cada día?

Akilov: No. Es el todopoderoso, Alá, quien nos va a juzgar y nos va a explicar si hicimos algo equivocado.

 

Y así, se sucedieron las preguntas y respuestas, el miércoles pasado, en la sala de seguridad del tribunal de primera instancia de Estocolmo.

 

Quedó en claro que Akilov quería matar a suecos, pero también a muchos turistas, para causar impacto en otros países. También a homosexuales y lesbianas, que, según él, “cometen el pecado nombrado en Sodoma y Gomorra”.

La abogada Jessica Sandberg dijo, en la conferencia de prensa después de la audiencia: “Yo he estado interesada en recalcar que el atentado no solo estaba dirigido en contra de la población sueca, sino también contra turistas”. La abogada representa a los familiares de la ciudadana belga y el ciudadano británico, dos de las víctimas.

Ella le preguntó, al imputado:

- ¿Cuál es el mandato del Estado Islámico de hacer en contra de los países que luchan contra el EI?

 - Luchar contra los países que participan en la coalición contra el califato.

 - Yo he entendido que tú no te arrepientes de lo que hiciste, ¿es correcto?

 - Yo no quiero herir los sentimientos de los heridos y decir si me arrepiento o no. Pero el mandato del EI es “hagan que no se sientan seguros en ningún lugar”.

 

Un momento de tensión se vivió cuando la abogada Elsa Svalsten le preguntó sobre las personas que Akilov sintió que atropellaba, por el ruido que los cuerpos hacían, al chocar con el camión.

- Tú has dicho que no puedes contestar respecto a qué sentiste cuando escuchaste el ruido de los cuerpos al chocar con el camión, ¿por qué?

- Pasó muy rápido. Tomó solo 40 segundos, fue la respuesta de Akilov, haciendo referencia a lo que le escuchó decir al fiscal, sobre el tiempo que tomó el atentado.

 

Rakhmar Akilov se mostró tranquilo durante toda la jornada de la segunda interrogación.

Solamente pareció quedar anonadado en una ocasión, cuando el abogado Gustaf Linderholm le preguntó qué sentía ante el hecho de que el Estado Islámico – del cual Akilov dice ser un soldado – no había reivindicado el atentado en Drottninggatan.

- ¿No lo han reivindicado? Contestó.

- Que yo sepa, no, replicó el abogado.

- Todo lo que pasa es por voluntad de Alá, dijo entonces Akilov, y se encogió aún más.

 

Al parecer, el terrorista que mató a cinco personas, dejó heridas a 15 y paralizó durante horas la capital escandinava ese 7 de abril del 2017, se descolocó por primera vez, casi al terminar la interrogación en la sala de seguridad.

 

Después de la audiencia del miércoles, la abogada Mari Schaub dijo a la prensa que el interrogatorio había demostrado que Akilov no parece tener conocimientos sobre el islam y da la impresión de estar totalmente confuso.

- Él está completamente confundido. Hoy quedó en evidencia que él tenía motivos totalmente egoístas con su acto, dijo la abogada.

 


La abogada Mari Schaub. Foto: Marisol Aliaga.  

 

 

Todo hace suponer que Rakhmat Akilov creyó en quienes le prometieron un atajo al paraíso.

 

Las audiencias se reanudan el 6 de marzo.

 

 


El tribunal de Estocolmo. Rakhmat Akilov. 

 

 

About Author

Related items