Lunes, 27 Septiembre 2021 | Login
Chilenos en Suecia votan por primera vez – estas fueron sus impresiones Carmen González votó por primera vez en elecciones chilenas. Foto: Marisol Aliaga.

Chilenos en Suecia votan por primera vez – estas fueron sus impresiones

El pasado 2 de julio los chilenos y las chilenas en el exterior pudieron, a través de su voluntad expresada en las urnas, ser parte del acontecer de su país y sentirse, por consiguiente, un poquito más cerca de la patria añorada.

Como es habitual en hechos importantes concernientes a la comunidad chilena residente en Suecia, Magazín Latino cubrió este evento histórico en Estocolmo, recopilando las impresiones de los votantes a través de entrevistas que aquí presentamos.

 

 Por: Marisol Aliaga. (Texto y fotos)

 

Los chilenos y chilenas que se hicieron presentes para depositar su voto en las urnas se mostraron muy entusiasmados e incluso emocionados de poder ser partícipes de este momento histórico: las elecciones primarias presidenciales que se llevaron a cabo el pasado domingo 2 de julio, tanto en Chile como en el extranjero.

 

No obstante, la participación - en relación al número de personas que están habilitadas para votar - no fue la esperada, y los dirigentes, sobre todo de las agrupaciones políticas, seguramente harán el análisis apropiado del porqué de esta acotada convocatoria.

 

No obstante vale la pena aclarar – una vez más - que las personas inscritas en alguno de los partidos que conforman la Nueva Mayoría, estaban inhabilitados para votar, por lo tanto se espera una participación más numerosa en las próximas elecciones presidenciales, que se llevarán a cabo el 19 de noviembre del año en curso.

 

Las preguntas de Magazín Latino fueron básicamente dos: 1. Por qué vino Ud. a votar. 2. Cómo se siente al poder hacerlo.

 

Estas fueron sus respuestas:

 

 

 

Carmen González:

 - Vine a votar porque, a pesar de no estar viviendo en el país, es importante para el futuro. Tengo mi familia allá y si uno quiere volver alguna vez es importante que el país esté bien. Eso es lo que nosotros queremos, a pesar de no estar viviendo allá.

 

 

 

 

 Patricio Riffo:

- Porque, por primera vez en mi vida puedo ejercer mi derecho a votar. Yo vivía en Chile pero era ciudadano extranjero en ese momento y no pude votar. Entonces, era obvio que ahora lo hiciera, por primera vez. Me interesa esta etapa y con toda seguridad voy a votar en noviembre también. Por cumplir con mi derecho. Nos costó mucho llegar a este momento, entonces, no pude dejarlo pasar. Desde un principio yo luché por el derecho al voto, desde que se instauró la democracia. Costó pero, cómo no iba a venir?  

 

 

 

Carmen Gonzales Maturana:

- Vine a votar principalmente porque considero que es nuestro deber cívico y porque, aunque estemos lejos del país, igual nos importa lo que está pasando en Chile.

 

 

 

 Miriam Carroza:

Porque soy ciudadana chilena. Y me pareció todo muy expedito. Además, en un local al cual es fácil de llegar. Un buen lugar para que la gente venga y pueda participar y decidir en los destinos del pais. Me parece extraordinario que esta sea la primera vez que los chilenos, no solo de acá, sino que en todo el mundo, puedan sentirse partícipes del destino de Chile también.

 

 

 

 

Foto de archivo. David Maldonado, el segundo desde la derecha.

David Maldonado:

Para mí es muy importante la participación ciudadana. Los chilenos hemos luchado durante mucho tiempo y exigido democracia en el sentido de que todos los chilenos, independientemente si radican en Chile o en el extranjero tengan derecho a votar. O sea, nosotros somos una parte importante de Chile y contribuimos, aunque vivimos en el extranjero contribuimos, en general, al desarrollo de Chile. Somos, en cierta medida, embajadores culturales de Chile, y por esa razón exigimos que se nos diera el derecho a voto. Y bueno, ahora que lo recibimos hay que ejercerlo.

 

 

 

 

 Guacolda Jiménez, de 99 años, fue la electora de más edad, y estuvo presente durante toda la jornada: 

- Me pareció algo fantástico, en realidad. ¡Nunca me imaginé que los chilenos que vivimos fuera de Chile íbamos a poder votar!  Fíjese que la última vez que yo voté fue en el 73.

 

 

 

 David Peña (quien no pudo votar, debido a su militancia)

- Yo entro en dudas ante el hecho de que nosotros no pudimos votar. Porque estamos en un proceso democrático y esta es la primera vez que los chilenos en el exterior podemos participar de este proceso cívico y decidir a quien le damos nuestro voto. No me parece bien que el partido nos imponga un candidato. En ese sentido yo he sido siempre crítico, porque se impone la mano dura. En este proceso, que tiene que ser un proceso abierto, donde todos los que hicimos el cambio de dirección podríamos participar, se me negó la posibilidad por el hecho de pertenecer a un partido político. Entonces, se me está cohibiendo la posibilidad de que uno elija a quien uno quiera, no a quien le impongan. Y eso tiene que ser en un proceso democrático, en el cual la persona decida por sí misma y no por imposición.

 

¿Por qué la coalición que tu representas no presentó ningún candidato para estas primarias?

- Porque esas son las decisiones que tomó la Nueva Mayoría (mi partido pertenece a la NM), de no presentar candidato en estas primarias, e incluso hicieron llamados para que la gente no fuera a votar, cosa que no considero correcta y que es completamente antidemocrático. No estoy de acuerdo con eso. Estos temas hay que discutirlos, no pueden prohibir o exigir que voten por una u otra persona. Cada uno es libre de pensar y de elegir a quien uno más estime conveniente. Por eso es necesario seguir discutiendo este tipo de cosas que se presentan en este proceso que estamos viviendo ahora.

 

 

 

 Javier Díaz García:

- En primer lugar porque yo considero que es la única vez que los chilenos, que viven tanto en Chile, como en el extranjero tenemos la posibilidad de decir nuestra opinión y decidir por el futuro de nuestro país. No sacamos nada con decir que las cosas están malas si no cumplimos con nuestro deber mínimo, que es el derecho a votar, a sufragar. Solo entonces yo considero que tenemos derecho a "patalear", porque para qué vamos a perder el tiempo alegando y diciendo que este es un mal gobierno, que el presidente o la presidenta es mala, etc. Hay que votar, esta es la única vez que tenemos derecho a decir lo que nosotros opinamos.

 

- Yo viajaba siempre a Chile porque salía elegido vocal de mesa y tenía que estar allá para cumplir con mi deber como ciudadano chileno. Ahora me ahorro el pasaje, con esta nueva ley podemos votar acá en el extranjero. Considero que es excelente que podamos sufragar en el extranjero, mucha gente de otras nacionalidades tenían esta posibilidad, y los chilenos estábamos esperando esto desde hace muchos años. Ahora se dio la oportunidad y lamentablemente la gente no ha respondido como debiera haberlo hecho. Muy poca gente se inscribió, para venir a sufragar, mucha gente dijo "no me interesa". Pero nosotros vamos a volver a nuestros países y tenemos que influir en nuestro futuro. Nuestros hijos se van a quedar aquí, pero nosotros, los viejos, volveremos. Entonces, debemos aportar con nuestra opinión, es importante.

 

 

 

 Hilda González:

- Vine a votar porque es un derecho. El votar en elecciones chilenas es un sentimiento muy especial y es muy importante ejercer nuestro derecho. Y además esto se trata de una larga lucha, después de la cual se ha logrado concretizar un derecho que nos pertenece a todos los chilenos. Y también pensando en todos aquellos que se quedaron en el camino. Por eso también vine, por todos aquellos que en esta lucha no pueden estar aquí en estos momentos.

 

 

 

 

 Julio Figueroa (quien cumplió la función de delegado electoral):

Yo había votado anteriormente, en Chile. Pero esto es un derecho que ahora existe en el extranjero. Es la primera vez en la historia que se logra esto y es un ejercicio que ha sido muy positivo. Está en todo el mundo, la gente está viendo lo que está pasando en las diferentes circunscripciones, lo cual es algo muy positivo, se nota que estamos muy motivados. Ahora, yo no estoy en el caso de quienes han vivido muchos años en el exterior, yo llevo pocos años acá, pero de todas maneras es bonito ver a los compatriotas que se emocionan ahora que pueden participar en las elecciones chilenas. 

 

 

 

 José Baettig

- El hecho de poder votar en el extranjero me parece muy bien. Esta es una oportunidad que hemos estado esperando desde hace mucho tiempo, y es algo que nos enorgullece como chilenos. Y seguramente a la comunidad le hará bien, para acercarse más, para sentirse más integrada.

 

 

 

 Gerardo Cavieres:

- Esta es la primera vez que voto en elecciones chilenas, puesto que salí muy temprano de Chile. Entonces, todo esto es nuevo, y considero que es un gran paso. Es un gran logro el hecho de que nosotros ahora estamos habilitados para votar. Vamos a ver si cambiamos un poco lo que hay ahora.

 

 

 

Hermann J. Körtge es el primero de la derecha. Aquí, junto a Francisco Mieres, Mariliz Olmedo y Patricio Valenzuela. 

 Hermann J. Körtge (apoderado general de las dos mesas en Estocolmo):

- Este es un momento histórico para el país. Es la primera vez que los chilenos pueden votar en el exterior y creo que, como deber y como momento histórico tendría que haber venido mucha más gente. Se peleó mucho por esto, se logró, pero creo que la presencia de la gente no fue la que correspondía para el momento histórico. Debería haber sido una participación más masiva.

 

Yo hace 30 años que vivo en el exterior, y ahora me sentí muy bien. También por poder ser el apoderado general de las dos mesas en Estocolmo. Feliz y satisfecho por la labor que realizamos junto a todas las personas, los vocales, el personal del Consulado. Fue la primera vez, salió muy bien y estuvo muy bien organizado. También la locación muy buena, expedita. Y, si se va a volver a repetir, creo que el mismo equipo va a trabajar nuevamente cohesionado para obtener un resultado como el de hoy día, que fue impecable. Una muy buena organización y todos contentos.

 

 

 

Mariliz Olmedo (comisaria de la mesa número 1):

 

¿Qué rol cumple el comisario?

- Yo fui la encargada de recibir y hacer entrega de todo el material que fue enviado desde Chile.

 

¿Cómo te sentiste al poder votar?

- Fue un hecho histórico en el cual pude participar, fue algo realmente emocionante. Para mí fue la primera vez que pude votar en unas elecciones por Chile. Fue fantástico, estoy agradecida por la suerte que tuve de poder participar en estas elecciones como vocal de mesa. Es un momento que se va a quedar grabado en la memoria.

 

Y tu participaste también en la lucha por el derecho al voto

- También. Hemos estado luchando y esperando tantos años por esta oportunidad de poder votar en el extranjero. Nacieron nuestros hijos, han crecido, y todavía estábamos esperando, hasta ahora.

 

 

 

Foto: privada. 

 Marco Venegas:

- Para mí es muy importante el participar en estas elecciones porque creo que el hecho de que los chilenos en el exterior podamos ejercer nuestro derecho al voto favorece el fortalecimiento de la democracia. Sin embargo, para fortalecer la democracia se requiere que la gente participe. Esto es lo mínimo que nosotros, como chilenos, podemos hacer, si estamos interesados en el destino de nuestro país. A pesar de que no vino mucha gente a votar, de todas maneras es un avance importante para quienes sí querían votar, para aquellos que consideran que es imporante ejercer el participar en las elecciones, que se interesan en el acontecer político en Chile y que siguen este proceso.

 

¿Es la primera vez que votas en elecciones chilenas?

- Para mí no fue la primera vez, voté anteriormente en las elecciones presidenciales de Chile de 1999-2000. En este caso recuerdo que en la primera vuelta voté por Gladys Marín, y en la segunda por Ricardo Lagos.

 

 

De izquierda a derecha: Julio Figueroa, Segundo Secretario de la embajada; José Goñi, Embajador de Chile en Suecia; Andrea Droppelmann, Cónsul de Chile en Suecia; Michel Lavín, Tercer Secretario y el inspector de la Policía de Investigaciones de Chile. 

 

 

 


 

 

 

LOS RESULTADOS: 

 

Aquí, imágenes con los resultados oficiales recogidos como captura de pantalla del sitio web del Servel. Para ver los resultados allí, el procedimiento a seguir es: ingrese a www.servel.cl  vaya al box que dice: "Sigue los resultados". De allí, elija la pestaña "En el extranjero". Pulse el botón: "Países" y busque al deseado. Si elige Suecia, luego pulse el botón "Consulados", y obtendrá los resultados de las dos circunscripciones que se habilitaron en Suecia: Estocolmo y Gotemburgo. Aquí, un enlace directo a los resultados - haga clic. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • 11 de septiembre de 1973 - Una fecha para Nunca Más

    “Hoy se cumplen 48 años del golpe de Estado de 1973. Una traición imperdonable a la Constitución y al gobierno democráticamente elegido del presidente Salvador Allende, a Chile entero. Una acción bárbara, sanguinaria, criminal y asesina”, escribe la psicóloga y escritora Thamar Álvarez Vega. ¿Cómo vivieron los niños ese día fatídico en la historia de Chile? La autora nos comparte su experiencia y nos recuerda la importancia de la memoria histórica.

     

     Por: Thamar Álvarez Vega

     

    Hoy, 11 de septiembre, se conmemora uno de los eventos más duros, crueles y sanguinarios de la Historia de Chile. Pues se cumplen exactamente 48 años del golpe de Estado de 1973. Tengo claro que serán muchos los que rememoren este día desde su visión como militantes, simpatizantes, colaboradores, participantes o, simplemente, ciudadanos de a pie de la época de la UP y del gobierno del presidente Salvador Allende.

    Yo rememoraré ese día y los subsiguientes - previos al exilio de mi familia- desde la perspectiva de la persona que era entonces. Una niña de 8 años a quien el golpe de Estado alcanzó en su casa, en el seno de una familia de izquierdas, con abuelos, padres, tías y tíos militantes del PC y el MIR.


    Salvador Allende durante su campaña presidencial, con a los abuelos de la autora: Luis (a la derecha) y Raquel (izquierda). Foto: Privada. 

    Ustedes dirán que poco puede aportar a la memoria histórica y a la verdad una niña de tan corta edad. Pero se equivocarían. Pues lo que recuerdo de aquellos días impactó con tal fuerza en mi familia y en mi entorno, que me dejó imágenes, frases, escenas y, en suma, recuerdos imborrables. Como, estoy segura, ocurrió con muchos niños y niñas de entonces.

    El golpe de Estado comenzó muy temprano, en Valparaíso, puerto del que somos originarios todos los miembros de mi familia chilena. Mi abuelo, Luis Vega, era abogado y trabajaba como asesor jurídico del gobierno de Salvador Allende en la Intendencia de Valparaíso, sita en aquellos días en el edificio de la Armada, en Plaza Sotomayor. Desde muy temprano aquella mañana, captó movimientos sospechosos por parte de la plana mayor de la Armada e intentó alertar al presidente Allende por teléfono. No pudo. Fue detenido en la misma Intendencia y conducido, en primera instancia, a La Esmeralda, donde fue brutalmente interrogado y torturado. En los días y semanas siguientes, mi abuelo sería trasladado a Isla Dawson y, posteriormente, a los campos de concentración de Ritoque y Puchuncaví, donde seguiría sufriendo todo tipo de apremios y torturas.

    Mi padre, Víctor Manuel, fue exonerado de su trabajo y mi madre, Mariana, debió abandonar sus estudios universitarios en la Universidad de Playa Ancha pues esta cerró sus puertas con carácter indefinido desde el mismo 11 de septiembre. Ambos recibieron el aviso del golpe de Estado gracias a una vecina – en ese entonces vivíamos en la Población Empart de 15 Norte, en Viña del Mar – que recibió el llamado telefónico de mi abuela, Raquel, desde Valparaíso, y avisó a mis padres. Yo estaba en ese momento tomando mi desayuno, pues me aprestaba a acudir al Colegio Hebreo, donde estudiaba 4º básico. En ese mismo instante, con mi taza de té con leche en la mano, el mundo que me rodeaba cambió para siempre.


    Thamar junto a su hermana, Marcia y a su padre, Victor Manuel. Foto: Privada.

    El descalabro en mi familia podría verse como una metáfora, a escala menor, de lo que ocurrió en el país desde ese día oscuro. Un descalabro terrorífico que se volvió cotidiano en miles de hogares chilenos, y que para muchos de ellos duró 17 años.

    Muchas serían las remembranzas que podría compartir con ustedes de aquellos días. La visión del departamento de mis abuelos en Valparaíso luego del allanamiento sufrido por militares. El largo pasillo atestado de libros, revistas, posters, carpetas, que dificultaban el paso al transitar por este; los muebles corridos, las vitrinas volcadas, los cables arrancados de la pared… La detención de mi madre una noche de octubre, estando solas en casa, los golpes y gritos atronadores en la puerta, y cómo los militares se la llevaron no sin antes permitir – todo un detalle - que nos dejara a mi hermana y a mí al cuidado de una vecina, Inés; las detenciones de mis tías en la academia de guerra naval, el cuartel Silva Palma, y en el caso de una de ellas, en un barco de guerra, el Lebu; el llanto de mi abuela ante la violencia que sacudía a su familia; la radio transmitiendo una única palabra con voz tétrica y metalizada: “Esculapio”; el miedo y el desconcierto por la falta de información del estado de mi abuelo; mi padre alejado del peligro gracias al proverbial trabajo que un familiar le consiguió en Los Andes; la persecución que sobrevino después de la liberación de mi madre y mis tías; el transcurrir de los meses en un clima de amenazas constantes y la incertidumbre por el futuro del país. Y, finalmente, el exilio de toda mi familia, que dio comienzo a una diáspora que dura, para muchos de nosotros y nosotras, hasta el día de hoy.

    Sin embargo, no todos son recuerdos propios. Llegadas las Fiestas Navideñas y con mi padre ausente, mi madre, mi abuela, mi hermana y yo nos reunimos nuevamente en casa de Inés. Y lo que sucedió esa noche tuvieron que contármelo pues la tengo borrada, bloqueada. Por mi madre pude enterarme de que esa Nochebuena, ya oscuro, por el ventanal del jardín apareció una joven mujer disfrazada de Papá Noel. Desde dentro del departamento se apresuraron a abrir el ventanal y dejarla entrar, pues ya era hora del toque de queda. La joven les explicó que se encontraba sola, que su padre y su marido estaban presos y en paradero desconocido. Y que, sola y triste en su casa, había tomado la resolución de vestirse de fiesta y salir por la población a alegrar a los niños… Pero, allí sentada en el tresillo del salón, sus palabras se convirtieron en llanto desolado, que contagió a todos quienes la escuchaban. ¿A alguien puede extrañar que una niña bloqueara en su memoria una escena como esa?


    La autora junto a su hermana y a su madre. Foto: Privada.

    En una niña es comprensible. En un país, no. Hoy se cumplen 48 años del golpe de Estado de 1973. Una traición imperdonable a la Constitución y al gobierno democráticamente elegido del presidente Salvador Allende, a Chile entero. Una acción bárbara, sanguinaria, criminal y asesina. El principio de una dictadura cruel que duró 17 años y que significó miles de muertos, desaparecidos, exiliados, torturados, exonerados, relegados y mujeres violadas y también asesinadas y desaparecidas.

    Una fecha para no olvidar. Una fecha para Nunca Más.

     

    Esplugues de Llobregat, Barcelona, España

    Thamar Álvarez Vega 

    Psicóloga y escritora 

     


    Salvador Allende tenía una gran preocupación por los niños. El medio litro de leche diario fue una de sus emblemáticas medidas, que contribuyó a mejorar la calidad de vida, sobre todo de los niños que vivían en la extrema pobreza. Foto: Wikimedia.org.


    El Palacio de la Moneda siendo bombardeado, el 11 de septiembre de 1973. Foto: Archivos.

  • Erik Helmerson: Un liberal no puede jamás titubear ante dictadores

    Mauricio Rojas vuelve a la política sueca. En rueda de prensa, la líder del partido Liberal, Nyamko Sabuni, le dio una calurosa bienvenida y lo presentó como el nuevo asesor los liberales respecto a temas de integración. Pero su nombramiento es controversial, sobre todo dentro de la comunidad chilena en Suecia.

    Y no solo allí, el columnista de Dagens Nyheter, Erik Helmerson, escribe, en esta columna, que Rojas “debe dar cuenta, de una vez por todas, sobre sus puntos de vista sobre el Chile de Pinochet”.

     

     Fuente: Dagens Nyheter. 24.08.2021. Traducción: Magazín Latino

     

    El nuevo asesor de integración del partido Liberal, Mauricio Rojas, debe dar cuenta, de una vez por todas, sus puntos de vista sobre el Chile de Pinochet.

     

    Este es un texto publicado en las páginas editoriales de Dagens Nyheter. La postura política del consejo editorial es independiente y liberal.

     

    Está claro que Mauricio Rojas puede hacer un buen trabajo como nuevo asesor de integración de los liberales, lo cual fue presentado la semana pasada. Tiene méritos de peso. A lo largo de los años, ha tenido opiniones sobre la migración y la integración que pueden describirse como "controvertidas", pero esto no está prohibido en una democracia.

    Solo hay una cosa que primero debe investigarse, y son algunas declaraciones sobre el exdictador militar de Chile, Augusto Pinochet.

    El número de muertos en el Chile de Pinochet es controvertido. El New York Times escribe en el obituario del dictador, el 11 de diciembre de 2006, que más de 3.200 fueron ejecutados o "desaparecidos" mientras que "miles" de personas más fueron arrestadas, torturadas o enviadas al exilio. Según el mismo texto, los partidarios de Pinochet se "desilusionaron" cuando, en el transcurso de su último año, salió a la luz que el dictador tenía al menos 28 millones de dólares en cuentas secretas en el extranjero. Ese sentimiento bien podría haber ocurrido antes.

    Si yo estuviera a cargo de una prueba de laboratorio sobre si una persona es liberal o no, mi primera pregunta sería: "¿Qué opinas de los dictadores?" Si la respuesta no llega rápidamente y se ubica en la sección "la escoria de la tierra", la persona habrá, por una parte, reprobado como liberal, y por otra, se habrá demostrado directamente inadecuada para tareas políticas en una democracia.

    Rojas se ha pronunciado en varias ocasiones sobre el general Pinochet. Lo más conocido es cuando, en un libro, critica al Museo de Historia y Derechos Humanos de Santiago, que documenta los abusos de Pinochet: “Más que un museo, es una instalación cuyo propósito ... es escandalizar a los espectadores, sorprenderlos y evitar que razonen por su propia cuenta”, escribió, lo que llevó a su destitución como ministro de Cultura en Chile luego de solamente 90 horas en el cargo.

    En una entrevista con el diario Metro [de diciembre de 2004]  Rojas destacó el crecimiento económico de Chile bajo Pinochet y dijo que "la mayoría de las alternativas" al dictador eran peores.

     


    Foto: Twitter. Traducción: ¿La imagen de Pinochet es demasiado unilateral? - Algunos querían que las cosas le salieran mal económicamente a Chile durante la dictadura, para que se pudiera condenar y decir que todo era miseria. Ese no fue el caso. Pinochet dejó Chile con un diez por ciento de crecimiento. ¿Quiere decir que los suecos chilenos no quieren ver lo positivo con Pinochet? - No han madurado. Sobre todo, no admiten su propia culpa por lo sucedido, quieren ser víctimas. Los exiliados chilenos se quedaron en lo ocurrido en 1973. Yo suelo decir que la mayoría de las opciones eran peores.

     

    La derecha liberal debería tener esto en cuenta, para no terminar en la misma vergonzosa apología de una dictadura.

    Cabe decir aquí, de inmediato, que Rojas afirma haber sido citado erróneamente y que él también había criticado a Pinochet y dicho que debería estar en la cárcel. Sería bueno que repitiera esas palabras, preferiblemente con énfasis, y lo más rápido posible.

    Pero la pregunta es si lo necesita, por estos días. La gente lo defiende de todos modos. Polemistas liberales conocidos, políticos locales conservadores y otros que deberían tener más conocimiento de las cosas, han apoyado recientemente de varias formas su nombramiento sin abordar, y mucho menos sin problematizar, las declaraciones de Rojas respecto a su país natal.

    El viejo adagio "el enemigo del enemigo es mi amigo" sigue vigente, pero ahora se puede formular más bien como "quien manda a mis opositores en las redes es mi amigo".

    A lo largo de los años, no mucho ha fascinado más a un viejo liberal que cuando gente de izquierda tararea sobre distintos torturadores con banderas rojas  y que, probablemente, son buenas personas, a pesar de todo. Lenin, Mao, Castro, Chávez - bueno, claro que hicieron muchas locuras, pero tengamos en cuenta que tuvieron que lidiar con el gran capital y el imperialismo de USA, y entonces no es tan fácil organizar elecciones libres y abstenerse de torturar a opositores.

    Ahora se escuchan tonos similares sobre Chile: el tal Allende que Pinochet derrocó era, después de todo, un granuja sospechoso, y mira las cosas lindas que el general hizo con la economía. Y sí, los dictadores pueden tener cosas lindas para encandilar, como autopistas, medicinas y cifras del PIB. Pero no se atreven, de todas formas, a convocar a elecciones.

    La derecha liberal debería tener esto en cuenta, para no terminar en la misma humillante apología de la dictadura. Y antes que nada, Mauricio Rojas debería explicar claramente y de una vez por todas sus puntos de vista sobre Pinochet.

     


    Mauricio Rojas cuando asumía la cartera de Cultura, de Sebastián Piñera. El dictador Augusto Pinochet. Foto: Presidencia.cl. Santiago Llanquin/AP.


    La presidenta del partido Liberal (antes Folkpartiet), Nyamko Sabuni y el nuevo asesor del partido en temas de integración: Mauricio Rojas. Foto: Pantallazo Liberalerna.se. 

     

    Video: El presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien nombró a Rojas en el cargo de ministro, abogó fervorosamente por la libertad de Augusto Pinochet, la única vez que éste estuvo a punto de ser enjuiciado por los crímenes de lesa humanidad que se cometieron en Chile durante la dictadura. Sebastián Piñera nombró (2020) a una familiar de Pinochet como ministra de la Mujer y a un pinochetista como ministro de Trabajo (2021). Las relaciones entre Piñera y el pinochetismo es evidente, y la pregunta es si Nyamko Sabuni tiene conocimiento de ello.

  • Stefan Löfven anunció su dimisión: ”Lo mejor para el partido”

    Al finalizar su discurso de verano el domingo en Åkersberga, el primer ministro sueco, Stefan Löfven, anunció su dimisión.

    - No seré yo quien dirija a la Socialdemocracia en la campaña electoral del próximo año, afirmó, ante la asombrada audiencia.

    Y las especulaciones de quien lo sucedería en el cargo comenzaron de inmediato. Magdalena Andersson, ministra de finanzas se perfila como favorita para sucederle en el cargo.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    ”Det är inte lätt men det är rätt”, dijo el premier sueco ante la pregunta del porqué anunciaba su dimisión. En castellano no rima, pero la traducción es: “No es fácil, pero es lo correcto”.

    - No seré yo quien dirija la campaña electoral de la Socialdemocracia el próximo año, declaró Stefan Löfven, en el marco de su discurso de verano en la localidad de Åkersberga, el domingo por la mañana.

    El anuncio sorprendió a todos, solo sus más cercanos sabían lo que se venía.

    De esta manera, Stefan Löfven pone fin a diez años como líder de la Socialdemocracia y a siete como primer ministro.

    Hasta hace solo un mes atrás, había asegurado que seguiría a cargo de ambos cargos, pero ahora comunicó que iba a presentar su carta de renuncia al presidente del parlamento en el marco del Congreso de los socialdemócratas, en noviembre del año en curso.

    - Yo creo que es lo mejor para el partido. Cuando arranque la campaña electoral el próximo año, tendremos un/a presidente/a del partido que podrá serlo durante mucho tiempo más y, por lo tanto, también ser también primer/a ministro/a durante mucho tiempo, dijo.

    De esta forma, explicó Löfven, los electores conocerán con bastante antelación quien será el/la presidente/a del partido, al mismo tiempo que éste tendrá tiempo para sentirse cómodo/a en su rol de líder del partido y tal vez primer ministro (o ministra del país).

    El tema del género saltó de inmediato a la palestra. Porque a la Socialdemocracia se le está poniendo cada vez más difícil sostener que es un partido – y un gobierno – feminista. A lo largo de su larga historia, han tenido una sola presidenta: Mona Sahlin. Y Suecia nunca ha tenido una primera ministra – a diferencia de sus vecinos nórdicos, que son todos gobernados por mujeres.

    De este modo, la persona que está más cercana a suceder en el cargo a Stefan Löfven es su ministra de Finanzas, su “heredera”, o “princesa”, Magdalena Andersson. Méritos no le faltan y ha navegado en las turbulentas aguas de los últimos tiempos, llevando las riendas de la economía sueca con austeridad y precaución. 

    La pregunta es si ella está dispuesta.

    Magdalena Andersson pertenece también al flanco de la derecha, de la Socialdemocracia, por lo tanto su elección sería una continuación de la línea de Löfven, quien, para continuar en el cargo, en 2019, pactó con el partido Liberal y el del Centro, en el llamado "pacto de enero". Con esto cumplió algo que tenía en la mira desde hace tiempo: romper la política de bloques.

    - La política de bloques es idiotizante, ha dicho Löfven.

    No obstante, no es seguro de que esto haya sido lo mejor para el partido. El gobernar con políticas de derechas ha causado un gran descontento dentro de las bases, y el conglomerado socialdemócrata ha tenido cada vez menos apoyo del electorado.

    Stefan Löfven ha logrado mantenerse en el cargo, pero ha sido sometido a votación en la cámara en tres ocasiones. Con esto se ha adjudicado el mote de “malabarista de la política”, y no pasará a la historia como un gran líder.

    También se ha especulado acerca de las razones de su repentina dimisión. Con su salida, Löfven se evitará llevar a puerto la proposición de presupuesto, a finales de año. Algo que se ve sumamente difícil, puesto que una vez más, ni el partido de Izquierda ni el del Centro piensan dar su brazo a torcer y abandonar sus demandas. Y si la cámara no aprueba el presupuesto, el gobierno cae.

    También se evitará responder por el informe final de la Comisión Corona. (El informe de la primera parte resultó en una dura crítica al gobierno, por la gestión de la pandemia).

    Esto se lo deja “de regalo” a su sucesora.

    Y sucesora, porque la posibilidad de que una mujer lo suceda en el cargo se ve como lo más probable, de no ser así, difícilmente podrán seguir afirmando ser el primer gobierno feminista del mundo.

    En caso de que la Socialdemocracia gane las elecciones de septiembre de 2022, Suecia tendría por primera vez en la historia una primera ministra.


    Stefan Löfven anunció su dimisión en su discurso de verano, en la localidad de Åkersberga. Foto:Omni. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español