Lunes, 28 Septiembre 2020 | Login

A comienzos de agosto, el rey emérito de España Juan Carlos I huyó del país debido a sospechas de delitos financieros, pero el afecto de los españoles por el monarca decayó a niveles de 2012, tras conocerse que había estado cazando elefantes. Junto al rey estaba su antigua amante, Corina zu Sayn-Wittgenstein en el safari. Ahora ella habla para la BBC acerca de un regalo multimillonario que le hizo el rey Juan Carlos, así como del acoso que sufre por parte de los servicios secretos españoles, y sobre el elefante – pese a que Corina no quiere realmente hablar del elefante que mató el rey el 11 de abril de 2012 (la noticia se hizo pública al día siguiente, coincidiendo con el aniversario de la proclamación de la 2ª República española. Los medios de entonces dijeron que el animal contaba con 50 años de edad y pesaba cinco toneladas, con colmillos que medían más de un metro de longitud.

 

 Fuente: BBC News. Linda Pressly. 20 de agosto de 2020. Traducción: Magazín Latino

 

No es que Corina fuera capaz de confirmar estos datos sobre el elefante cuando fuera interrogada sobre el incidente. “No tengo ni idea”, dice esta consultora financiera danesa que se crió en Alemania. Efectivamente, ella estaba en el safari con el rey, pero asegura que se encontraba a cierta distancia cuando se efectuó el letal disparo.

 

“Lo vi más tarde porque [cuando se caza un animal] todo el mundo va a verlo”, dice. “Pero me aparté a los dos minutos. Yo soy cazadora, pero nunca he matado a un elefante en mi vida y nunca lo haría. Para mí, aquella experiencia de caza fue traumática en ese sentido”.

 

Aquel safari en Botsuana fue un regalo del rey emérito al hijo de Corina por su décimo cumpleaños. Juan Carlos estrechó su relación con el hijo de Corina durante la relación romántica que mantuvieron entre 2004 y 2009 – una relación de la que los españoles no tenían noticia entonces. Juan Carlos lleva casado con la reina Sofía desde 1962.

 

“No estaba muy entusiasmada con ese viaje”, comenta Corina. “Sentía que el rey Juan Carlos estaba tratando de reconquistarme, y no quería darle una falsa impresión. Podría decirse que tuve una premonición con ese viaje”.

 

Y con razón, como se vería más adelante. Antes del amanecer del día 13 de abril de 2012, el rey sufrió una caída en su lujosa carpa y se fracturó la cadera.

 

A su regreso a Madrid, los medios se lanzaron sobre la historia del safari como un voraz león sobre una gacela. Aquella revelación de la cacería del elefante salió poco antes de que comenzase la investigación por corrupción del yerno del rey, Iñaki Urdangarín (actualmente en prisión).

 

Todo esto ocurrió en un momento especialmente difícil en España, cuando la tasa de desempleo rondaba el 23% de la población activa. Tras someterse a la operación de cadera, el rey Juan Carlos hizo su primera aparición pública ayudándose de un bastón. Cuando le preguntaron por su estado, el rey respondió: “Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a pasar”.

 

El rey había sido intocable [hasta entonces] debido a la sangrienta y tortuosa historia de España. Como Jefe de Estado a la muerte del dictador fascista Francisco Franco en 1975, el rey observó la transición española de la dictadura a la democracia y ayudó a que fracasara un intento de golpe de Estado en 1981. Pero ahora el daño a la imagen del monarca es inmenso.

 

“La crisis estalló porque aquel viaje a Botsuana puso las cartas sobre la mesa”, dice José Antonio Zarzalejos, antiguo editor del periódico conservador-monárquico ABC.

 

“En primer lugar, [se descubrió que] el rey era abiertamente infiel a la reina Sofía. En segundo lugar, en mitad de una crisis económica, el rey Juan Carlos se fue de viaje a un país con en el que España no tiene representación diplomática. Por lo tanto, el rey, como Jefe de Estado, se hallaba fuera del radar del gobierno de España. Y, en tercer lugar, aquél fue un viaje muy caro - nunca supimos quién lo costeó -. Todo ello generó una imagen lamentable del rey.

 

Lea el artículo completo en inglés en el siguiente enlace:

 https://www.bbc.com/news/stories-53749630

 

 

Published in Mundo

“No debe caer en el olvido que cosas como ésta ya sucedieron en la Alemania de preguerra, con las consecuencias que todos deberíamos recordar para que no vuelvan a suceder jamás. Sin embargo, el partido VOX está llevando a cabo una campaña de blanqueamiento de estos lamentables hechos, y está tratando de reescribir la Historia para que quienes fueran los verdugos entonces, parezcan las víctimas hoy”.

Nuestro flamante nuevo columnista, Erik el sueco (*), escribe sobre el resurgimiento del fascismo en España. Un tema preocupante, pero de poca cobertura en la prensa escandinava. 

 

 Por: Erik el sueco @ErikSueco

 

La contundente irrupción de VOX, el partido de ultraderecha que reivindica el franquismo, con 52 escaños (un 15% de representación en el parlamento) está suponiendo un peligroso retroceso de las libertades y los derechos de quienes viven en España (extranjeros y autóctonos), y ha empezado a rasgar el tejido de la convivencia con peligrosas conductas, que en ocasiones van más allá de las palabras.

 

El vicepresidente Pablo Iglesias anunció esta semana que suspendía sus vacaciones en un pueblo de Asturias por el acoso a él y a su familia por parte de grupos de militantes y simpatizantes del partido VOX (y en ocasiones, concejales y otros miembros del partido). Este es el enésimo capítulo del acoso que vienen sufriendo por parte de activistas de extrema derecha, que desde hace meses están acampando frente a la casa del vicepresidente y de la ministra de Igualdad, Irene Montero, donde ejercen una campaña de acoso nunca vista en España, y que está dividiendo a la ciudadanía entre quienes están frontalmente en contra, y quienes aprueban que estos dos miembros del gobierno y sus tres hijos (dos mellizos de dos años, y una tercera hija que cuenta con algunos meses de edad) se vean sometidos al ruido, los insultos y la suciedad que se generan bajo la pasiva mirada de las fuerzas de seguridad.

 

La historia dio ayer una nueva vuelta de tuerca al hacerse público un tweet de una simpatizante de VOX (que dice depender del ingreso mínimo vital recientemente aprobado por el gobierno del vicepresidente al que tanto detesta), en el que se preguntaba a qué colegio pensaban llevar Iglesias y Montero a sus hijos, animando a someter a unos niños a acoso escolar, y jaleando a padres que mostraban interés por este dato, con el objetivo de inscribir también a sus hijos para que pudieran maltratar a los hijos de esta pareja.

 

De nuevo, esta acción volvió a fraccionar a la ciudadanía, generando por una parte denuncias a esta usuaria por delito de odio (contra unos niños que no son responsables de nada), y fervientes partidarios de un comportamiento aberrante, violento e ilegal.

 

Dejando a un lado las simpatías políticas de cada uno, debemos tomar consciencia del peligro que este tipo de acciones representa para la convivencia. Sería igualmente censurable que el acoso se produjera contra miembros de VOX, cosa que, hasta la fecha, no ha ocurrido. Estas campañas de odio recuerdan a hechos que parecían ya olvidados y que traen ecos de guerras pasadas. No debe, por tanto, caer en el olvido que cosas como ésta (aunque nunca dirigidas contra miembros de un gobierno) ya sucedieron en la Alemania de preguerra, con las consecuencias que todos deberíamos recordar para que no vuelvan a suceder jamás. Sin embargo, el partido VOX está llevando a cabo una campaña de blanqueamiento de estos lamentables hechos, y está tratando de reescribir la Historia para que quienes fueran los verdugos entonces, parezcan las víctimas hoy.

 

¿Qué pasaría si los detractores de VOX tomasen las mismas medidas? ¿Qué le parecería a esta tuitera que a sus hijos los sometiesen a maltrato en el colegio porque su madre tiene una determinada ideología? Ya que las autoridades no están haciendo nada para impedir este acoso, cabe preguntarse qué pasará cuando los ciudadanos contrarios a VOX decidan organizarse y plantar cara. No podemos permitir que prenda la mecha de la violencia. Somos los ciudadanos quienes tenemos la responsabilidad de parar esta sinrazón antes de que sea demasiado tarde.

 

 

 

Published in Mundo

Este martes y por apenas dos votos a su favor, el líder socialista Pedro Sánchez fue investido presidente de Gobierno de España.

La segunda votación en el Congreso se saldó con 167 votos a su favor, 165 en contra y 18 abstenciones.  El secretario general del PSOE formará con Unidas Podemos el primer Gobierno de coalición en la historia reciente de España. A las 11:00 horas del miércoles tomará posesión de su cargo.

 

 Por: Magazín Latino

 

Luego de casi nueve meses ejerciendo como presidente en funciones, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, secretario general del PSOE fue investido este martes presidente del Gobierno español.

En segundas votaciones en el Congreso, Sánchez fue elegido con la abstención de los independentistas catalanes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y de EH Bildu.

El líder socialista tuvo el apoyo de 167 parlamentarios: 120 del PSOE; 35 de Unidas Podemos; 6 del PNV; 3 de Más País-Compromís; 1 de Nueva Canarias; 1 de BNG; y 1 de Teruel Existe.

En su contra votaron 165: 88 del PP; 52 de VOX; 10 de Ciudadanos; 8 de Junts per Catalunya; 2 de CUP; 2 de UPN; 1 de CC; 1 de  Foro Asturias y 1 de PRC.

Las abstenciones sumaron: 13 de ERC; y 5 de EH Bildu.

En la sesión de investidura estuvieron presentes los 350 diputados. El domingo pasado la parlamentaria Aina Vidal, de En Comú-Podem por Barcelona no pudo asistir, por motivos de salud. Este martes protagonizó uno de los momentos más emotivos de la jornada, al recibir los aplausos de sus colegas y un ramo de flores de manos de Pablo Iglesias y su pareja y portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero.

Pablo Iglesias se emocionó también hasta las lágrimas, al abrazar a su compañero Pablo Echenique, quien sustituirá a Irene Montero como nuevo portavoz del grupo parlamentario. Montero pasará a asumir el puesto de ministra de Igualdad en el gabinete de Sánchez.

Pero en general se vivió este martes una sesión muy tensa, con numerosas acusaciones entre las distintas agrupaciones. Pedro Sánchez lamentó la "crispación" y el tono de la derecha. "O gobiernan las derechas o no hay Gobierno en España, siempre hacen ustedes lo mismo. No les compensa seguir en el berrinche indefinidamente", dijo. 

No obstante, este Gobierno de coalición progresista no lo va a tener fácil, y ha sido calificado de "inestable" y "frágil".

Pablo Iglesias dijo que: "No nos van a atacar por lo que hagamos, sino por lo que somos" y pidió a Sánchez "la mejor firmeza democrática", frente a los ataques de sus adversarios.

Este miércoles a las 11.00 horas, en el Palacio de la Zarzuela, Pedro Sánchez prometerá ante el Rey Felipe VI y hará posesión de su cargo.

 

 

 

Published in Mundo

La cumbre del clima en Madrid, COP25, fue calificada por expertos, activistas y participantes como “un fracaso total”, y muchos se preguntaron las razones por las que Chile se empeñó en no soltar la presidencia.

Al finalizar este domingo, luego de dos días extra de negociaciones, la ministra chilena del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, pasó un chasco al proponer a la Asamblea que las respuestas fueran enviadas electrónicamente. Obtuvo un contundente: “No”.

 

 Por: Magazín Latino

 

Muchos se han preguntado, tanto antes y después de la COP25, por qué Chile se empeñó en albergar la cumbre climática. Y al término de esta, la incapacidad del gobierno de Sebastián Piñera para liderar un evento de esta envergadura quedó plenamente de manifiesto.

 

Alden Mayer, veterano activista y líder de la Unión de Científicos preocupados por el Medioambiente, expresó a los medios:

 

- He venido a estas negociaciones del clima desde que se iniciaron, en 1991, y nunca había visto una total desconexión entre lo que hemos visto en esta COP25 y lo que la ciencia plantea y la gente demanda a nivel mundial. El planeta se está quemando, y nuestra ventana de escape se está haciendo cada vez más difícil de alcanzar entre más fallamos en actuar.

 

Las ONG defensoras del Medioambiente también se mostraron críticas ante la presidencia chilena y resaltaron su actitud frente a los países que se opusieron a medidas más contundentes.

- La distancia entre la realidad y la negociación tiene una razón de ser que hay que mencionar. Cada vez más países contaminantes como Brasil, China, India, EE.UU. y Australia están imponiendo sus intereses y retrasando el progreso. Los países vulnerables como Colombia tienen todo que perder. Ya no se trata de una negociación de países desarrollados contra países en desarrollo. Es cada vez más una negociación de países grandes contra pequeños, en la que los últimos están perdiendo”, dijo Isabel Cavelier, directora de Visión de Transforma.

 

Por su parte Jennifer Morgan, Directora Ejecutiva de Greenpeace y quien en un principio se había mostrado conforme con que Chile fuera sede de la cumbre, manifestó también su descontento respecto al acuerdo final. 

- El texto es completamente inaceptable y sería una traición a quienes sufren los impactos alrededor del mundo, y también a los que están pidiendo acciones. La presidencia de Chile tenía una tarea: proteger la integridad del acuerdo de Paris, no permitir que se rompiera por sí mismo y por codicia. En este momento está fallando. El enfoque que Chile ha tomado sobre este texto muestra como como ha escuchado a los contaminadores y no a la gente.

 

Tampoco el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quedó conforme con los resultados de la reunión internacional. 

 

 “Estoy decepcionado con los resultados de la COP25. La comunidad internacional perdió una oportunidad importante para mostrar una mayor ambición en mitigación, adaptación y financiamiento para enfrentar la crisis climática. Pero no debemos rendirnos y no me rendiré”, escribió Guterres en su cuenta de Twitter.

 

El objetivo principal de la cumbre era implementar medidas concretas para cumplir el acuerdo de Paris. Uno de sus puntos principales es el de limitar a 1,5 grados centígrados el aumento de la temperatura media con respecto a los niveles preindustriales antes de final de siglo. Este año será el segundo o el tercero más caluroso desde que se tienen registros.

La ministra chilena del Medioambiente, Carolina Schmidt, quien presidió la cumbre en ausencia de Sebastián Piñera había declarado, antes del cambio de sede que “Chile está liderando una transformación hacia las energías limpias por su tremendo capital natural”, y que “nosotros queremos acelerar el paso a una energía limpia no solo en Chile, sino en el mundo entero”.

 

En Madrid se enfrentó con la realidad.

 

Después de maratónicas sesiones y dos días de retraso, por fin se logró un documento final el domingo pasado, cuando los delegados de los países más pobres ya habían tenido que volver a casa. 

 

“Chile-Madrid tiempo para la acción”, se tituló el documento.

 

No obstante, la presidencia chilena fue criticada, por su poca capacidad de liderazgo y falta de experiencia en el tema.

 

La molestia generada en contra de Carolina Schmidt tuvo su momento más álgido el domingo, cuando se trataba de alcanzar acuerdos en la asamblea de cierre de la cumbre. La ministra comenzó a decir:

 

- Considerando la hora y el hecho de que muchos tenemos prisa por llegar al aeropuerto, me gustaría plantear que las propuestas sean enviadas y subidas de forma electrónica…

 

No alcanzó a terminar la frase cuando fue interrumpida por delegados y delegadas que le respondieron: “No”.

 

Hecho que tuvo resonancia en los medios internacionales, tanto por la pobreza del acuerdo, como por la incapacidad de la secretaria de Estado.

 


Nuestro colaborador Angonoa, no vislumbraba buenos resultados. 

 

Uno de los medios que escribió sobre esto fue el diario español El Periódico, que en una crónica titulada “Lágrimas de cocodrilo en la cumbre del clima”, critica a Schmidt porque “rompió a llorar varias veces ante su incapacidad negociadora”.

 

“Algunos observadores y delegados de países europeos se preguntaban por qué Chile quiso presidir la COP25 si ha demostrado tanta torpeza y tan poco empeño en sacar su contenido adelante”, escribe el medio. 

 

"Cuando la tarde noche del sábado parecía que todo iba a irse al garete, Carolina Schmidt, reconoció entre lágrimas varias veces su incapacidad y traspasó a su homóloga española, Teresa Ribera, la negociación que había contribuido a envenenar", expone el autor de la nota y corresponsal de El Periódico en la cumbre, Manuel Villaseró. 

 

También subraya: “Para salir vivo de un evento en el que 196 países deben aprobar todo por unanimidad, hay que saber que el voto del más pequeño archipiélago puede llegar a valer tanto como el del país más poderoso. También hay que dominar un mínimo la endemoniada jerga técnica que a veces convierte a los documentos en jeroglíficos indescifrables. No basta con llevarse a un equipo de solventes especialistas, que sí los traía Chile”.

 

Critica la corta experiencia de la ministra en la cartera -  medio año -  y se refiere al compromiso del presidente chileno con el Medioambiente:

 

“Una de las 10 primeras fortunas de Chile, se hace llamar ‘conservacionista’ porque compró 115 mil hectáreas de un bosque reclamado por los nativos de la isla Grande de Chiloé y las abrió al público como parque natural. Esa es su vinculación al medio ambiente”.

 

En Suecia, la COP25 obtuvo también mala nota, la ministra sueca del Medio Ambiente, Isabella Lövin, dijo estar decepcionada e incluso molesta con los resultados: 

 

- No hemos avanzado como deberíamos haberlo hecho y me siento muy decepcionada y, por decir lo menos, molesta por eso.Teníamos dos cosas importantes que necesitábamos presentar durante esta reunión y una fue sobre cómo deberíamos obtener buenos informes sobre la cooperación internacional para reducir las emisiones. Y allí simplemente no hemos llegado hasta el final. 

- La segunda pregunta es, por supuesto, cómo expresamos que ahora necesitamos urgentemente elevar nuestras ambiciones para el próximo año. Aquí hemos recibido buenos textos sobre de que el próximo año haremos nuevos compromisos, pero no está tan claro como Suecia o la UE lo hubiesen deseado. Y es algo por lo que estoy muy preocupada. 

Published in Sociedad

Ante la cancelación de la COP25, Greta Thunberg, quien se encuentra en Los Angeles, USA, tiene que encontrar la manera de retornar a Europa.  

"Resulta que he viajado al otro lado del mundo, pero en la dirección equivocada", escribió este viernes la activista en su cuenta de Twitter, donde pidió ayuda para poder participar en la cumbre en Madrid. También envía un mensaje de apoyo al pueblo de Chile.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El presidente Sebastián Piñera pretendía posicionarse como un líder internacional, con la APEC y COP25. En cambio, y ante el estallido social que detonó en Chile, se vio en la obligación de cancelar ambas.

 

Y Greta Thunberg ahora debe encontrar la forma de retornar a Europa. Sin viajar en avión, para evitar emisiones que afectan al medio ambiente.

 

Se rumoreaba que España relevaría a Chile en la cumbre climática COP25, y este viernes se confirmó que, efectivamente, se llevará a cabo no en Santiago, pero sí en Madrid. La información fue confirmada por las Naciones Unidas.

 

“Vemos con gusto que España de un paso adelante para ser el anfitrión”, comentó la ministra sueca de Medio Ambiente y Clima, Isabella Lövin, al diario Dagens Nyheter, este viernes. 

 

La cumbre se llevará a cabo, tal cual estaba planeado, entre el 2 y el 13 de diciembre.

 

Según el diario español El País, a menos de un día del anuncio de Piñera, éste y el presidente español en funciones, Pedro Sánchez, acordaron que la cumbre pasaría de Santiago a Madrid.

 

En una rueda de prensa, Piñera declaró que había sido “una decisión muy difícil, que nos ha causado mucho dolor”. Pero explicó que esta se basó en un sabio principio de sentido común. Cuando un padre tiene problemas, siempre tiene que privilegiar a su familia por sobre otras opciones; igual un presidente siempre tiene que poner por delante a sus propios compatriotas por encima de cualquier otra consideración”, según informa el medio chileno El Mostrador.

 

No obstante, Chile mantendrá la presidencia de la cumbre, algo que asombra a quienes consideran que el presidente chileno debería renunciar también al encuentro que convoca a unos 200 países, con una asistencia de alrededor de 25.000 personas.

 

Al parecer, Piñera no quiere renunciar a su sueño de posicionarse como un importante líder mundial, y no renuncia a la presidencia de la COP25. Aunque un país entero está pidiendo su renuncia a la presidencia de Chile.   

 

Según una encuesta oficial – de principios de las protestas y de acuerdo con la entidad oficial – el mandatario cuenta con solo un 14 % de aprobación entre los chilenos, que han inundado las calles de numerosas ciudades de todo el país para manifestar su desacuerdo con las políticas del actual gobierno.

 

Por su parte la joven activista sueca Greta Thunberg, consecuente a su lema de no viajar en avión, había partido con rumbo a Nueva York el 14 de agosto pasado, en un velero que arribó a la ciudad estadounidense al cabo de dos semanas. A su llegada fue escoltada por una flotilla de las Naciones Unidas compuesta por 17 veleros que representaron las metas para el Desarrollo Sostenible que la ONU insta a sus países miembros a cumplir para el 2030. La idea era partir, tal vez nuevamente en velero, hacia el sur, para participar en la COP25 en Santiago, en diciembre. 

 

Ahora, ante el traslado de la cumbre, Greta deberá regresar a Europa para participar en la cita en Madrid.

 

 

“Como la cumbre climática se trasladó de Santiago a Madrid, necesito ayuda. Resulta que he viajado al otro lado del mundo, pero en la dirección equivocada, pero en la dirección equivocada J Ahora tengo que encontrar una manera de cruzar el Atlántico en noviembre…Si alguien me ayudara a encontrar un medio de transporte, le estaría muy agradecida”, escribió en su cuenta de Twitter este viernes.

 

Agrega que tenía muchas ganas de viajar a América Central y Sudamérica, pero que no se trata de sus experiencias, sino de la crisis climática y del medio ambiente.

 

Y envía un saludo de apoyo al pueblo de Chile.

 

Pero si bien en el tuit de Greta se intuía un dejo de desesperanza o de frustración, recibió inmediatamente respuestas de solidaridad y deseos de buena suerte en su retorno a Europa.

 

La ministra española para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, no tardó en darle una mano.

 

"Querida Greta, sería genial tenerte aquí en #Madrid. Has hecho un largo viaje y nos ayudas a todos a generar preocupación, abrir mentes y mejorar la acción. Nos encantaría ayudarte a cruzar el Atlántico de regreso. Dispuesta a ponerme en contacto para hacerlo posible", escribe Teresa Ribera, en su cuenta de Twitter. 

 

Hasta el momento, Greta no ha respondido a la oferta. Pero vale la pena recordar que el gobierno de Sánchez ya la había invitado anteriormente, invitación que la activista denegó, porque en Europa viaja solo en tren. Y estos viajes demandan su tiempo. 

 

La otra cumbre internacional, la APEC, que se realizaría entre el 16 y el 17 de noviembre, y donde se esperaba incluso que Donald Trump firmara un acuerdo preliminar comercial con China, también fue cancelada. En esta cumbre estaría no solo Trump, sino también Putin y otros líderes de las grandes potencias.

 

La imagen de Chile en el exterior sufrió un fuerte deterioro, luego de que Sebastián Piñera declarara que el país estaba “en guerra”. Las respuestas, tanto de eurodiputados como de congresistas del Reino Unido ha sido de profunda preocupación por las denuncias de graves violaciones a los Derechos Humanos que han ocurrido en Chile.

 

Hace algunos días, Magazín Latino envió una pregunta al Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, para saber la posición de Suecia frente a lo que está ocurriendo en Chile, y sobre todo en relación a las violaciones a los DDHH, y las muertes por exceso de violencia de parte de Carabineros y militares. 

 

“Las muertes que ocurrieron en relación con las protestas, así como los numerosos heridos son algo extremadamente trágico. Como suele ser el caso, son los más vulnerables y los más pobres los más afectados por el saqueo y la violencia. Miles de personas han sido arrestadas. Los militares que patrullan las calles de Santiago durante los disturbios políticos son algo que no se había visto en Chile desde la dictadura de Augusto Pinochet. Por supuesto, esto trae a la memoria recuerdos desagradables para muchos chilenos, entre los aproximadamente 50,000 suecos de origen chileno. Muchos de ellos abandonaron Chile como refugiados políticos durante la dictadura militar y encontraron un refugio en Suecia”, respondió la cancillería.

 

Y señaló, además, que “El gobierno sueco, por supuesto, espera que se respeten los Derechos Humanos y que las denuncias de violaciones a estos se investiguen cuidadosamente”.

 


Fotos: Twitter. Montaje: Magazín Latino. 

 

Published in Actualidad

El tribunal impone 12 años de prisión por sedición y malversación a los exconsellers Romeva, Turull y Bassa y 10 y medio a Forn y Rull al no apreciar malversación

El fallo recoge que Junqueras tuvo "el control del proceso" legislativo que desembocó en el 1-O y atribuye a los 'Jordis' una "función relevante en la movilización como instrumento de presión al Gobierno del Estado"

 

 Fuente: Eldiario.es. 14/10/2019 

  

El Tribunal Supremo ha condenado a 13 años de prisión e inhabilitación por sedición y malversación al líder de ERC, Oriol Junqueras. Por los mismos delitos, aunque a penas de 12 años, han sido condenados los exconsellers Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa. Para la expresidenta del Parlament Carme Forcadell la pena impuesta por el tribunal ha sido de 11 años y medio de cárcel solo por sedición, único delito por el que también han sido condenados los exconsellers Joaquin Forn y Josep Rull a 10 años y seis meses de prisión. Para el exlíder de la ANC Jordi Sànchez y el presidente de Òmium Cultural, Jordi Cuixart, la condena es a nueve años. Los exconsellers que permanecían en libertad, Carles Mundó, Santi Vila y Meritxell Borràs, han sido condenados por desobediencia y no entrarán en prisión.

 

El tribunal concluye que los condenados idearon una "estrategia concertada" con "reparto de papeles", que en realidad no buscaba la independencia sino alcanzar una negociación con el Estado. De ahí que los jueces consideren que la violencia que se dio en el procés no encaja en el tipo penal de la rebelión, ya que alteró el orden público –tal y como castiga la sedición– pero no buscó en la práctica romper la integridad territorial del Estado. Así, el fallo explica que la violencia debería haberse dado de un modo “instrumental, funcional, preordenada de forma directa, sin pasos intermedios, a los fines que animan la acción de los rebeldes” y que no fue así.

 

Las fechas claves para la condena por sedición son la protesta del 20-S frente a Economía y la del referéndum del 1 de octubre, cuando los condenados, sostiene el Supremo, culminaron su estrategia de desobediencia a las leyes estatales y llamaron a los ciudadanos a concentrarse en los centros para impedir la actuación policial. En este punto el tribunal destaca que Sànchez y Cuixart tuvieron un papel clave para intentar "neutralizar cualquier manifestación de poder emanada de las autoridades judiciales" mediante las llamadas a la movilización. Con todo, la sentencia destaca que los hechos de violencia puntual que se dieron tuvieron “absoluta insuficiencia” para “imponer de hecho la efectiva independencia territorial y la derogación de la Constitución en el territorio catalán”.

 

SEGUIR LEYENDO LA NOTICIA - HAGA CLIC

 

Published in Mundo

Con multitudinarias manifestaciones se celebró en Málaga el Día Internacional de la Mujer, este viernes ocho de marzo.

"Ni un paso atrás". "En mi cuerpo yo decido. Tú te callas", fueron algunas de las consignas que levantaron las mujeres, hombres y niños que participaron en la huelga feminista de la ciudad de Málaga, al sur de España.

Magazín Latino conversó con representantes de "Libres y Combativas", una de las organizaciones que participaron en la concentración del 8M.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Este 8 de marzo cubrimos la celebración del Día Internacional de la Mujer en la ciudad andaluza de Málaga, donde se realizaron múltiples eventos a lo largo de todo el día.  

 

Parece increíble que en la España del 2019 las mujeres aún sigan luchando por derechos que son obvios. Pero, la igualdad de género del país ibérico aun tiene aún mucho terreno que recorrer, al igual que en la gran mayoría del mundo.

Se avanza, pero lentamente.

 

La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue vigente, la violencia machista sigue cobrando víctimas y el resurgimiento de agrupaciones fascistas ha causado en el país si no un retroceso, al menos un estancamiento en el tema de equidad de género.

 

Por estas y otras razones, las mujeres en Málaga vistieron este viernes las calles de lila, el color de la lucha Feminista. Miles de mujeres, hombres y niños se concentraron en una huelga feminista exigiendo que las mujeres gocen de los mismos derechos y responsabilidades que los hombres.

 

"Ni un paso atrás"

 

"No quiero sentirme valiente cuando algo a la calle. Quiero sentirme libre"

 

"Sobran razones…sobran machistas"

 

"Si nosotras paramos, se para el mundo"

 

"No nací mujer para morir por serlo"

 

"Seríamos más si no las hubieseis matado"

 

"Cuando grande no quiero ser princesa, quiero ser alcaldesa"

 

"Si nosotras paramos, el sistema se desploma"

 

"No somos domésticas. Trabajadoras con derechos sí somos"

 

"Decirle a una mujer que está obsesionada con el feminismo es como decirle a un pájaro enjaulado que está obsesionado con volar"

 

"Nos enseñaron a tenerles miedo a las brujas pero…no a la Iglesia, que las quemaba vivas"

 

"Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar"

 

"En mi cuerpo yo decido. Tú te callas"

 

"Porque quiero, porque puedo y porque me da la gana"

 

Fueron algunas de las consignas que levantaban las manifestantes.

 

En medio del fragor de la concentración del mediodía, en el centro de Málaga, aprovecho de conversar con tres chicas jóvenes, quienes me cuentan por qué han venido a la concentración.  

 

- Somos de la organización Libres y Combativas, que es una organización feminista, anticapitalista y revolucionaria. Estamos en contra de la mercantilización de nuestro cuerpo, ya sea a través de pornografía, prostitución, vientre de alquiler, y todo eso. Luchamos en contra de todo sistema de opresión, también por la comunidad LGBT y su reivindicación, nos cuenta Isabel.

 

¿Qué es lo más urgente en estos momentos, en la lucha feminista en España?

 

- En estos momentos, en que se está consolidando el movimiento, debemos asegurar y fortalecer nuestros logros. Esto porque algunos partidos, sobre todo de la derecha, están hablando de cosas muy estúpidas, como por ejemplo, de volver a penalizar el aborto y ese tipo de posturas, que son algo bien patético, resalta Violeta.

 

- Yo creo que en España en particular la reivindicación es, por una parte, la opresión que sufre la comunidad LGBT y la precarización que está sufriendo, a partir de la crisis, la mujer trabajadora. Como doblemente explotada, por su género y por su condición de obrera. Su situación ha empeorado muchísimo, sobre todo para las mujeres, puesto que existe y se ve que existe una brecha salarial de al menos un 20 por ciento, lo cual significa unos 6.000 euros al año, acota Irene.

 

Una de las pancartas decía: "En mi cuerpo yo decido, tú te callas". En algunos países está prohibido el aborto, ¿cómo es en España?

 

- En España la interrupción voluntaria del embarazo es legal. Sin embargo, hay partidos de la derecha y la ultraderecha que quieren volver al pasado y han vuelto a levantar el debate sobre temas ya superados, como el del aborto, esto es un retroceso y una alerta para nosotras, feministas, consigna Violeta.

 

Las tres participarán de la marcha de la tarde, que partirá de la Plaza de la Marina, y recorrerá las calles malagueñas y en la que se espera que participen unas 50.000 personas.

 


Una joven levantaba una pancarta con el texto: "Yo quiero vivir, no sobrevivir", aludiendo a la violencia machista, que tantas víctimas cobra en España y en el mundo entero. El Día Internacional de la Mujer se celebró en Málaga con una huelga feminista y concentraciones multitudinarias. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Published in Mundo

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 15 de junio de 2018.

Aunque este artículo se centra en EEUU indicando que el problema mayor que existe en aquel país no es Trump, si no el hecho de que la mayoría de la clase trabajadora le vota, también hace observaciones de su relevancia para Europa incluyendo España. Cuestiona así algunas de las tesis más extendidas sobre el populismo existentes a los dos lados del Atlántico Norte.

El mayor problema en EEUU no es Trump: el problema es que la mayoría de la clase trabajadora le vota.

 

 Por: Vicenç Navarro (*) 

 

Leyendo la prensa española se llega a la conclusión de que el mayor problema que existe en EEUU es Donald Trump, una figura que se ridiculiza constantemente en los principales medios de información (como ocurre también en EEUU) presentándolo como un individuo incompetente, y fácilmente ridiculizable por sus comportamientos atípicos dentro de lo que se considera aceptable en la sabiduría convencional del país. Este énfasis exclusivo en Trump obstaculiza, sin embargo, la comprensión de lo que está ocurriendo en EEUU. Por extraño que parezca, el mayor problema que tiene EEUU  no es Trump, sino el hecho de que la mayoría de un sector grande de la población muy olvidado en dicho país, la clase trabajadora blanca, le ha votado y que es probable que le vote de nuevo. Las encuestas muestran una impresionante lealtad electoral a tal figura por parte de aquellos que emitieron su voto a favor suyo. Aunque su popularidad entre la población en general es muy limitada, no lo es entre la mayoría de la población que le votó. Y no está claro que en las próximas elecciones al Congreso de EEUU (este noviembre) el Partido Republicano vaya a perder el control de la Cámara Baja o incluso del Senado, eliminando con ello la posibilidad de ser apartado de la Presidencia mediante un impeachment. Parece, por lo tanto, que va a haber Trump para mucho tiempo. Y su impacto en la sociedad estadounidense y en las relaciones internacionales está siendo enorme.

 

¿Por qué Trump fue elegido Presidente y puede que sea reelegido de nuevo?

La respuesta a esta pregunta es, en realidad, muy fácil de entender aun cuando no es fácil que usted pueda leerla o verla en los mayores medios de información españoles. Para ello, tenemos que observar qué ha estado pasando no tanto a la derecha sino a la izquierda del abanico electoral. Hay que ver qué ha pasado en EEUU durante estos años, analizando los cambios que le han ido ocurriendo a la izquierda estadounidense, es decir, al Partido Demócrata. Históricamente, el binomio izquierda-derecha en EEUU quedaba reflejado  en el conflicto entre el Partido Demócrata –que en su día se auto definía como el Partido del Pueblo (People’s Party)-, que representaba sobre todo a la clase trabajadora y a otros sectores de las clases populares, y el Partido Republicano, que representaba a las derechas, muy cercanas al mundo empresarial. En este escenario, el mayor debate político se centraba predominantemente en la distribución de las rentas (y, en menor medida, de propiedad) entre el mundo del trabajo y el mundo del capital. El dominio en la vida política estadounidense durante el período de la postguerra (1945-1978) por parte del Partido Demócrata determinó que las rentas del trabajo crecieran notablemente a costa del descenso de las rentas del capital. Las primeras alcanzaron su máximo nivel al final de tal periodo llegando a constituir el 70% en 1979 de todas las rentas. Fue cuando se habló de “la época dorada del capitalismo”. Una situación semejante ocurrió en los otros países del mundo capitalista desarrollado a los dos lados del Atlántico Norte.

 

La contrareforma neoliberal que comienza en los años 80: el triunfo del capital

La respuesta de los propietarios y gestores del capital, a los que solía llamárseles los miembros de la “clase capitalista”, (término que no se utiliza hoy por considerarse “anticuado”), no tardó en presentarse. Fue la revolución neoliberal liderada por el Presidente Reagan que fue, ni más ni menos, que una lucha frontal contra la clase trabajadora estadounidense. Hay que recordar que la primera intervención pública que hizo tal presidente fue precisamente la destrucción de un sindicato: el sindicato de los controladores de vuelos en los aeropuertos. El eje de estas políticas neoliberales era debilitar a los sindicatos, desregular los mercados laborales y dar plena libertada a la movilización de capitales, expandiéndose el proceso de globalización, medidas todas ellas mantenidas más tarde por los gobiernos republicanos y también por los gobiernos demócratas. Entre estos últimos, el Presidente Clinton, fundador de lo que se llamaría posteriormente la Tercera Vía (representada en Europa por Tony Blair en el Reino Unido y Gerhard Schröeder en Alemania) abandonó las políticas redistributivas, haciendo suyas las políticas neoliberales iniciadas por Reagan y Bush senior.

 

A partir de entonces, la dicotomía izquierda-derecha no se basó en políticas redistributivas centradas en el conflicto entre los intereses de las clases populares, por un lado, y los intereses de las élites financieras y económicas que constituirían lo que en EEUU se llama la corporate class (la clase de los que poseen y/o gestionan las grandes corporaciones del país), por el otro. En su lugar, el conflicto se centró en si incluir o no a los grupos discriminados (afroamericanos, predominantemente, y mujeres) dentro de la estructura del poder de la cual habían sido excluidos, marginados y discriminados. Las políticas de inclusión e identidad sustituyeron el conflicto capital-trabajo. El éxito de tales políticas se tradujo en un aumento muy notable de afroamericanos y mujeres en las instituciones públicas (y, en menor grado, privadas) que alcanzó su zénit con la elección de un afroamericano, Barack Obama, como presidente de EEUU (en enero de 2009) y se esperaba que se completara con la elección  de una mujer, Hilary Clinton, como presidenta. Esta última, basó su campaña en movilizar predominantemente a las mujeres y a las minorías. Las políticas públicas federales del Partido Demócrata enfatizaron la identidad y la antidiscriminación, generando una considerable expansión de afroamericanos y mujeres en las estructuras de poder político del país. Pero en políticas económicas el Partido Demócrata básicamente continuó las políticas neoliberales. En realidad, el primer presidente afroamericano de EEUU siguió las mismas políticas neoliberales que había seguido Clinton, los dos Bush y Reagan. De hecho, una de las personas más entusiastas de la globalización había sido su Ministra de Asuntos Exteriores, la Sra. Clinton, proponente de los tratados de libre comercio.

 

Las consecuencias de tales políticas neoliberales: el deterioro del nivel de vida de la clase trabajadora

La aplicación de tales políticas neoliberales tuvo un impacto devastador en el nivel de vida de la clase trabajadora. Las rentas del trabajo descendieron pasando de un 70% (en 1979) a un 63% (en 2014). Y los grupos más afectados fueron los miembros de la clase trabajadora en los sectores industriales, que eran los mejor pagados (y en su gran mayoría personas blancas), en parte debido a que habían tenido sindicatos fuertes. Las políticas federales favorables a la globalización provocaron un desplazamiento muy marcado de las industrias a países subdesarrollados, en busca de salarios bajos. Barrios blancos, de obreros industriales, han quedado destruidos por esta movilidad. Baltimore, por ejemplo, una de las ciudades más industriales de aquel país, quedó enormemente afectada cuando los Altos Hornos del Acero (uno de los mayores centros de empleo en tal  urbe) dejó la ciudad. El barrio obrero blanco más grande de Baltimore (Dandork) es hoy un barrio deteriorado en extremo. Casi el 100% del electorado en este barrio votó a Trump, lo cual es lógico, pues identificaron la gran pérdida de su nivel de vida con las políticas federales que estimularon la globalización. Es más, percibían al gobierno federal como defensor de los afroamericanos y de las mujeres (de clase alta y media alta), ignorándolos a ellos, los obreros blancos. De ahí que la gran mayoría de mujeres de clase trabajadora votara a Trump. Y no puede atribuirse este hecho a un crecimiento del racismo, pues muchos de estos barrios blancos habían votado  a Obama en elecciones anteriores. En realidad, los delegados al Colegio Electoral que dieron la mayoría a Trump procedían de barrios obreros que habían votado a Obama en 2009. Este enorme descenso del nivel de vida de la clase trabajadora blanca se ha traducido en el descenso de su esperanza de vida, como consecuencia del incremento de la mortalidad causado por el crecimiento de las enfermedades típicas del deterioro social.

 

¿Quién canalizó este enfado?

Este enfado se dirigió hacia el establishment político mediático del Este de EEUU, basado en el gobierno federal, y muy en particular hacia el que había sido el Partido del Pueblo. La canalización de este enfado antiestablishment, (que incluyó también un rechazo al establishment republicano) benefició a la ultraderecha, liderada por Trump, un personaje de una enorme astucia política, que sabe muy bien cómo comunicarse con los sectores abandonados por tal establishment, incluyendo a la clase trabajadora blanca y las zonas rurales, muy conservadoras en el país, que jugaron un papel clave en la victoria de Trump. Lejos de ser un incompetente, Trump es extremadamente astuto en su discurso iconoclasta, grosero e insultante (en contra de lo “políticamente correcto”) y que conecta muy bien con sus bases electorales que le son sumamente leales. Y la constante crítica por parte de los medios, le beneficia, pues los mayores medios de información son también altamente impopulares.

Ahora bien, se está exagerando el rol del personaje Trump. No fue Trump el que creó el movimiento antiestablisment. Fue al revés. Este último creó a Trump. Solo Bernie Sanders, el candidato socialista, podría haber representado una alternativa progresista a Trump. En realidad, las encuestas indicaban que Sanders habría podido ganar las elecciones a Trump. Pero el aparato del Partido Demócrata destruyó a Sanders. Y la victoria de Trump era inevitable. Hoy el Partido Demócrata está en una crisis enorme y todo parece indicar que no entienden (o que no quieren entender) las causas de su derrota. Hoy el aparato de tal Partido continúa controlado por la clase media ilustrada (personas con educación superior), con conexiones con el mundo empresarial y muy en particular con el financiero, muy alejado de su base electoral tradicional.

 

Algo parecido está ocurriendo en Europa (y en España)

El control de los partidos de izquierda por componentes de esta nueva clase social (la clase media ilustrada), que se han distanciado claramente de sus bases de clase trabajadora, ha estado creando situaciones semejantes en Europa y en España. Barrios obreros que habían votado a las izquierdas, están votando a la ultraderecha en país tras país en Europa. Y ello es resultado de la conversión de los partidos de izquierda a las políticas neoliberales (globalización y políticas de austeridad) que han hecho un daño tremendo a sus bases populares. El surgimiento del nacionalismo, del deseo de proteccionismo, de la recuperación de la soberanía nacional y el rechazo a la austeridad, son los ingredientes que caracterizan a los movimientos de rechazo y del mal llamado “populismo antiestablishment”. Las características de este mal llamado populismo varían. Pero es interesante resaltar la importancia del nacionalismo soberanista anti-globalización (antieuropeización) que, instrumentalizado por la ultraderecha en EEUU, juega un papel clave en las políticas “populistas”. Tal nacionalismo es especialmente atractivo para la clase trabajadora que atribuye el descenso de su nivel de vida a estas políticas llevadas a cabo por aquellos que en su día ellos apoyaron. Y la mayor base social de estos movimientos son sectores muy precarizados de la clase trabajadora así como amplios sectores  de las clases medias proletarizadas que están viendo sus rentas disminuir notablemente.

 

Los movimientos antiestablishment a lo largo de Europa están  tomando también un cariz antieuropeización que es comprensible pues  identifican al estalishment europeo con las políticas de austeridad y las reformas neoliberales que han dañado, claramente, su calidad de vida y bienestar. Y cada uno de los sectores más perjudicados de las clases populares en general, y de la clase trabajadora en particular, son las bases más importantes de estos movimientos.

 

Una excepción en esta canalización del enfado por parte de la ultraderecha ha sido España donde Podemos fue un terremoto político que barrió el panorama político español convirtiéndose más tarde, junto con Izquierda Unida, la segunda fuerza de la oposición en un período muy corto. Existe, sin embargo, una versión de ultraderecha, Ciudadanos, con claro compromiso neoliberal, que está utilizando un nacionalismo jacobino muy agresivo, que intenta apelar a la clase trabajadora utilizando una narrativa de apelación a tal clase (es uno de los pocos partidos en España que explícitamente habla y apela a la clase trabajadora) que está creciendo enormemente, sobre todo en Cataluña donde tal nacionalismo españolista uninacional se presenta como el único capaz de evitar lo que definen como “ruptura de España” frente a un establishment gobernante en Cataluña, también de derechas y también nacionalista pero de sentido contrario. De ahí el reto de que las izquierdas, además de dirigirse a las clases populares en general y a la clase trabajadora en particular, deban desarrollar una visión distinta y opuesta a la visión de las derechas españolas y catalanas, ambas uninacionales presentando en su lugar una concepción de España plurinacional. Este es el reto de las fuerzas progresistas en Cataluña y en el resto de España.

 

 

Published in Columnas

"En realidad, durante 2016, el último año del gobierno de Junts pel Sí (la alianza de dos partidos independentistas PDeCAT –la antigua Convergència- y ERC), la pobreza, la pobreza laboral (pobreza entre trabajadores), la precariedad y las desigualdades sociales han continuado subiendo en Cataluña, resultado de las políticas neoliberales aplicadas por el gobierno Rajoy en España, y por el gobierno Puigdemont en Cataluña", escribe el profesor Vicenç Navarro en esta columna, que trata el tema de la campaña electoral del 21D en Catalunya. 

 

 Por: Vicenç Navarro

 

La noticia más importante hoy en Catalunya es la enorme crisis social, una crisis de tales magnitudes que no tiene precedente en la época democrática de nuestro país. Y no hay plena conciencia de ello en el establishment político-mediático de Catalunya (todavía menos en el de España) de la gravedad de la situación. Por el contrario, este establishment catalán, como también lo hace el establishment español, está promoviendo la imagen de la recuperación económica, intentando difundir que estamos “saliendo de la recesión”. Para mostrarlo utilizan indicadores de carácter macroeconómico, como el indicador del crecimiento económico, pero lo que no dicen es que el crecimiento de la riqueza beneficia sólo a unos pocos sin que beneficie a la gran mayoría de la población. En realidad, durante 2016, el último año del gobierno de Junts pel Sí (la alianza de dos partidos independentistas PDeCAT –la antigua Convergència- y ERC), la pobreza, la pobreza laboral (pobreza entre trabajadores), la precariedad y las desigualdades sociales han continuado subiendo en Cataluña, resultado de las políticas neoliberales aplicadas por el gobierno Rajoy en España, y por el gobierno Puigdemont en Cataluña. Un dato resume la enorme crisis social que está afectando a la población catalana. Hoy en Cataluña, el 40% de los catalanes no vive mejor que sus padres. El enorme sueño de esperanza, que los hijos vivirían mejor que sus padres, ya no es verdad para el 40% de los catalanes.

 

Esta crisis social no ha centrado la campaña electoral

Sin embargo, esta enorme crisis social no ha aparecido ni en la primera ni en la última página de los mayores medios de comunicación. De hecho, no aparece casi en ninguna parte, lo cual es sorprendente. Y pongo sorprendente porque lo más lógico es que fuera noticia de primera página. En realidad, debiera centrar el debate electoral que ha existido en Cataluña. En cambio, el tema central de la campaña no ha sido el desastre social. En su lugar, ha sido el tema nacional. Las banderas han ocupado la centralidad del debate: en un lado, los independentistas enarbolando la bandera independentista –la estelada-; y por el otro el lado unionista, cuya bandera es la de la monarquía, es decir, la bandera borbónica. Repito, por un lado, los partidos independentistas, PDeCAT, ERC y la CUP, que desean separarse de España y que a fin de alcanzar tal objetivo declararon ya la independencia, en nombre, en teoría, del pueblo catalán, aun cuando la mayoría del pueblo catalán nunca ha votado a favor de la independencia. Los votantes a favor de los partidos independentistas han sido siempre una minoría, que ha conseguido la mayoría parlamentaria, como consecuencia de una Ley electoral que discrimina a la clase trabajadora (ley diseñada en la época pre democrática por la Asamblea del Movimiento Nacional que impuso esta norma como condición para que desapareciera, ley que fue modificada más tarde por el Estado democrático español aunque tal Estado, temeroso también del poder de dicha clase, hizo pocas variaciones para corregir esta discriminación. Más tarde, el señor Pujol y su partido, la hizo suya con el mismo objetivo: el de discriminar a la clase trabajadora la cual, en su mayoría en Catalunya, es de habla castellana y nunca fue favorable al pujolismo ni lo es ahora al independentismo).

 

Los unionistas además de ser monárquicos y favorables al 155, también apoyaron al 135: la máxima expresión del neoliberalismo

Por el otro lado, están los partidos que dicen defender la unidad de España, la ley 155, que ha significado que el presidente Rajoy, dirigente de un partido minoritario en Catalunya, sea en la práctica presidente de Catalunya. Estos partidos son Ciudadanos, el PP y el PSC-PSOE. Hay que tener en cuenta que son también los que apoyaron el artículo 135 de la Constitución que fue aprobado con nocturnidad y alevosía por el gobierno Zapatero y por el Partido Popular, con el posterior apoyo de Ciudadanos. A partir de este cambio en la Constitución, los partidos “súper patriotas españolistas” firmaron un artículo de la Constitución forzando al Estado español a que diera prioridad al pago de los intereses a la banca extranjera por delante del gasto público requerido para atender las necesidades de la población española. Y estos “súper patriotas” han llevado a cabo toda una serie de políticas neoliberales, como las reformas laborales, que han disminuido los salarios y han aumentado la precariedad, imponiendo también recortes a los fondos públicos para los servicios (como sanidad, educación, vivienda social, servicios sociales, escuelas de infancia, servicios domiciliarios a personas con dependencia y otros) y transferencias (como las pensiones) públicas del Estado del bienestar, causas todas ellas de la enorme crisis social en Catalunya y en España. Estos partidos apoyan ahora el 155, como ayer apoyaron al 135. El PP y Ciudadanos son las derechas de siempre (que en el panorama de la derecha europea encajan en la ultraderecha). En esta categoría de unionista y de neoliberal (en realidad social liberal) está también el PSC-PSOE que en realidad fue el gobierno que inició tales políticas neoliberales.

 

El lado independentista (Junts pel Sí) también comulgó con el neoliberalismo

El gran secreto en Catalunya es que en el lado independentista la derecha catalana representada por Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) (que ha gobernado la mayoría del período democrático, en alianza con Unió Democràtica –UD- hoy en la lista del PSC) lidera la coalición con ERC, un partido que se define de centroizquierda, pero ha aprobado unos presupuestos que reproducen las políticas neoliberales. Todo ello con el apoyo también de un partido que se autodefine como revolucionario, que como consecuencia de anteponer siempre el objetivo de la independencia por delante del bienestar de las clases populares, ha sostenido al gobierno Junts pel Sí. Ello ha incluido apoyo a la derecha catalana, hoy rebautizada como PDeCAT, el partido más parecido al PP en Catalunya: es un partido clientelar, con un nacionalismo patrimonialista, que considera el Estado de la Generalitat como propiedad suya, corrupto hasta la médula y financiado como el PP, a base del famoso 3%.

 

Las incongruencias del debate de las banderas

Esta realidad, reflejada en la lucha de las banderas, alcanza una situación que aparenta un conflicto, en el que se excluye a la mayoría de la población. En realidad, la estelada no es la bandera de la mayoría de los catalanes. Ésta es la senyera. Y la borbónica, para millones de españoles, no es su bandera tampoco, pues se sienten emotivamente más ligados a la bandera republicana que a la bandera monárquica.

La otra situación es que las banderas están siendo utilizadas por las fuerzas neoliberales para ocultar sus políticas claramente dañinas al bienestar de la población. No es por casualidad que los dos líderes en Catalunya que lideran las banderas (Ciudadanos el unionista y PDeCAT el secesionista) son miembros de la misma familia liberal europea. Oponen sus banderas a la vez que, en privado, firman las mismas leyes neoliberales.

Y la tercera situación es que las únicas fuerzas que han sido coherentes y siempre han denunciado las políticas neoliberales, y que han aplicado políticas alternativas cuando han gobernado, como en el caso del Ayuntamiento de Barcelona, han sido las mismas izquierdas que se presentaron como Catalunya en Comú-Podem y lo que es importante subrayar es que fueron y continúan siendo las herederas de las izquierdas que conjugaron siempre en Catalunya la lucha por la identidad catalana, con la lucha por el bienestar y justicia social, considerando la lucha por la identidad catalana, y por la justicia social, parte de una misma lucha. La dificultad que tuvieron estas nuevas izquierdas fue la de no tener los recursos incluyendo medios de comunicación para poder equilibrar y revertir la temática central de la campaña electoral, forzaron una visibilidad del tema social pero sin que ello se convirtiera en el tema central. Y las banderas continuaron ondeando.

 

 

Published in Columnas
Viernes, 22 Diciembre 2017 02:30

Cataluña tiene dos ganadores y un perdedor

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, consiguió una victoria histórica en las elecciones autonómicas que se celebraron este jueves en Cataluña.  

Pero su triunfo es agridulce. El 25 % de los votos y los 37 parlamentarios conseguidos este jueves no le dan para la presidencia de la Generalitat, donde los separatistas revalidaron la mayoría absoluta. “Es un sistema injusto”, repitió varias veces la noche del jueves Inés Arrimadas. Pero se considera ganadora. “Por primera vez ha ganado en Cataluña un partido constitucionalista” dijo.

Por su parte, Carles Puigdemont, también se siente ganador. “La república catalana ha ganado a la monarquía del 155. Que lo entiendan bien. Que tomen nota”, sentenció, desde Bruselas.

 

 Por: Magazín Latino

 

En completa normalidad se desarrolló la jornada electoral en Cataluña, que contó con una participación de más del ochenta por ciento de votantes y que, pasadas las once de la noche del jueves, tenía no tan solo dos ganadores, sino también claros perdedores.

 

La apuesta de Mariano Rajoy, de invocar el artículo 155 de la Constitución española, permitió destituir al gobierno catalán luego de que los independentistas, con Carles Puigdemont a la cabeza, declararan la independencia catalana en octubre.

 

Desde entonces se ha sucedido un tira y afloja que resultó con la huida de Puigdemont a Bruselas, junto a sus consejeros, y con otros legisladores separatistas en prisión.

 

La esperanza que tenía el presidente Mariano Rajoy, de que los catalanes castigaran a los separatistas terminó en que lo castigaron a él. Su partido, el Partido Popular, se hizo con solo 4 escaños en el Parlamento catalán, mientras que JuntsxCat, ERC y CUP obtuvieron 70 de los 135 escaños en el parlamento catalán, con 34, 32 y 4 cada uno.

 

Vale decir, el Partido Popular de Rajoy se convirtió en el menos votado, en las elecciones autonómicas catalanas, en tanto que su rival, Ciudadanos, salió vencedor.

 

Inés Arrimadas se mostró triunfante, aunque decepcionada de que los unionistas no tengan mayoría en el parlamento, lo que le daría la posibilidad de ser presidenta del mismo.

 

En una comparecencia, el jueves por la noche, se quejó de “una ley electoral injusta” que no le permite gobernar en el parlamento catalán. Pero también se mostró agradecida por el más de un millón de votos que resultaron en 37 escaños.

- Este es un mensaje al mundo de que en Cataluña no hay una mayoría independentista. Los resultados visibilizan que el independentismo habla con menos apoyo y menos escaños, dijo Arrimadas, enfatizando la necesidad de una buena convivencia y de superar la fractura social en Cataluña.

 

 

Desde Bruselas, en tanto, Carles Puigdemont se declaraba ganador absoluto de estas elecciones, con los 2.050.000 votos a favor de la independencia que significan casi el 48 % de aprobación.

- La república catalana ha ganado a la monarquía del 155. Que lo entiendan bien. Que tomen nota. Y el Estado español ha sido derrotado. Rajoy y sus alianzas han perdido el plebiscito que necesitaban ganar para dar un golpe de Estado, sentenció en un tono que fue calificado por algunos comentaristas de “belicoso”.

 

 

Sea como sea, los resultados del 21D no cambian el clima de división en la golpeada Cataluña, donde la fractura social se mantiene, entre Madrid y Cataluña, entre independentistas y constitucionalistas.

 

La profesora de Derecho de la universidad de Barcelona, Elisenda García, explicó que “este resultado no hace nada para resolver el conflicto, sino que refuerza a los extremistas de ambos lados”.

 

Y la pregunta ahora es qué va a pasar cuando Carles Puigdemont decida volver a España, será investido como presidente de la Generalitat, ¿o irá a prisión?

 

Se podría decir que Cataluña vuelve a estar donde estaba antes de este jueves de elecciones.

 

Los resultados de las elecciones autonómicas de Cataluña. Foto: captura de pantalla de la televisión española. 

 

 

Published in Mundo
Página 1 de 3

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español