Viernes, 19 Julio 2019 | Login
Cadena perpetua por delito de terrorismo en Åbo Abderrahman Bouanane, de 23 años, fue condenado este viernes a cadena perpetua por un tribunal en Finlandia. Foto: SVT.

Cadena perpetua por delito de terrorismo en Åbo

Por primera vez, en Finlandia, una persona es condenada por haber perpetrado un ataque terrorista.

Abderrahman Bouanane, de 23 años, fue condenado este viernes a cadena perpetua por el asesinato de dos personas y el intento de asesinato de otras ocho, por haber cometido un acto de terrorismo en Åbo, el año pasado.

La defensa de Bouanane negó este motivo, pero un grupo de expertos indicó que el imputado se radicalizó en 2017, simpatizando con el Estado Islámico.

 

Por: Magazín Latino

 

El hecho ocurrió el viernes 18 de agosto del año pasado, cuando Abderrahman Bouanane, de 23 años, de nacionalidad marroquí, decidió perpetrar un atentado terrorista en pleno centro de la ciudad de Åbo, en Finlandia.

Lo decidió de un día para otro, luego de haber recibido una respuesta negativa a su solicitud de asilo.

El día del atentado, frente a la catedral de Åbo, grabó un video – según las instrucciones del Estado Islámico – manifestando su fe, nombrando al islam, la forma pura de vivir y la opresión a los musulmanes.

Luego agarró dos cuchillos de cocina y salió a la calle con la intención de matar a un militar, según lo consigna el medio finlandés Suomen Kuvalehti, pero al ver que había demasiada gente, escogió a víctimas más fáciles: atacó solo a mujeres.

 

Según el fallo, que se dio a conocer este viernes, los hechos fueron cometidos con premeditación y se caracterizaron por ser extremadamente brutales y crueles, escribe Hufvudstadsbladet medio que cubrió el juicio.

“Él ha regresado a las víctimas para proseguir su acción. Por este motivo se trata de asesinato.

En cuanto a los propósitos terroristas, el Tribunal de Distrito escribe en su sentencia que Bounane tiene la intención de provocar el pánico en la población:

"Ese temor no disminuyó, precisamente, luego de que la violencia se dirigiera principalmente contra las mujeres", consigna Hufvudstadsbladet.

 

Luego de acuchillar a diez personas en el lapso de unos minutos, el hombre fue abatido por una patrulla policial, que le disparó a las piernas.

Según el tribunal, Bouanane se ve a sí mismo como una persona que quiere seguir la doctrina del Estado Islámico y decidió hacer una yihad en contra de los infieles.

“El hecho de que siga dando cortes de cuchillo, a pesar de la multitud que lo persigue, muestra su sangre fría y su determinación”, dice la sentencia.

Lo curioso de este caso es que Bouanane ha declarado ser un guerrero del EI, pero su abogado defendió la tesis de que se trató de homicidio. La corte apostó a favor de la fiscalía y falló por el motivo de terrorismo.

 


 

Abderrahman Bouanane fue condenado a pagar un total de 450.000 euros a las víctimas.

 

Una de éstas, Hassan Zubier, de Märsta, al norte de Estocolmo, quien quedó en silla de ruedas al tratar de ayudar a una mujer que Bouanane había acuchillado, declaró a TV4 que Suecia tenía mucho que aprender, respecto a las indemnizaciones a las víctimas de terrorismo.

- El Estado finlandés asumió de inmediato la responsabilidad de indemnizar a las víctimas, no así el sueco, que las remite a los seguros y a otras instancias, dijo, recordando al ciudadano británico que falleció en el ataque terrorista en Drottninggatan y que lanzó a su hijo por los aires.

 

Hassan se encontraba en el sitio del suceso y vio como Bouanane acuchilló a una mujer que cayó al suelo. Cuando estaba tratando de ayudarla, el agresor le asestó cuatro puñaladas por la espalda. Como consecuencia del ataque, quedó en silla de ruedas.

- Él es un hombre tremendamente cobarde. Atacó solo a mujeres. Lo vi, a los hombres los dejaba pasar. Y más encima por la espalda. El colmo de cobardía, declaró a TV4.

 


Hassan Zubier. Foto: SVT. 

 

El presidente finlandés, Sauli Niistö,  ha elogiado a Hassan Zubier, y en Finlandia es considerado un héroe, algo que no le agrada.

A la televisión sueca, SVT, afirmó, el año pasado:

- Yo no soy para nada un héroe. Soy una persona que no mira para otro lado y se aleja. Si veo que alguien necesita ayuda, actúo. Sin pensar.

Y le da mucho coraje el hecho de que muchas personas, en lugar de ayudar, sacan sus celulares y comienzan a filmar.  

- El elegir grabar cosas terribles, y difundir el dolor de los demás es horrible y es peligroso. Lo veo a menudo ya que trabajo en sanidad. Desearía que eso se prohibiera.

 

 

 

About Author

Related items

  • Misión cumplida - Patricio Gálvez y sus nietos ya se encuentran en Suecia

    A las 10.00 de la mañana aterrizó en el aeropuerto de Landvetter el avión en el que viajaban  Patricio Gálvez y sus siete nietos.

    El vuelo provenía de Irak, donde la familia se encontraba a la espera de los documentos necesarios para el viaje de regreso a Suecia.

    - Cuando aterrizamos los niños gritaron “jippie!”, contó Galvez a la televisión sueca.

    Una misión prácticamente imposible llegaba a buen puerto: evacuar los niños del campo de al-Hol, al norte de Siria, donde se encontraban en condiciones paupérrimas y convivían con terroristas del EI.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La larga odisea de Patricio Gálvez llegó a su fin este miércoles, cuando, junto junto a sus siete nietos y a pesar de todas las dificultades que enfrentaron en el camino, arribaron al aeropuerto de Landvetter, en las afueras de Gotemburgo.

     

    A su llegada, la cansada pero aliviada familia fue recibida y sacada del área por policías, con el fin  protegerlos de la presión mediática y de la miradas de los curiosos.

     

    - Cuando el avión aterrizó, los niños gritaron “Jippie!”, dijo Gálvez a la televisión sueca.

     

    Agregó que el viaje había salido bien y que los niños habían estado tranquilos.

     

    - Ahora nos van a a llevar a la oficina del servicio social y a un lugar donde podamos estar en paz y tranquilidad.

     

    Las autoridades sociales de la ciudad de Gotemburgo decidirán dónde serán ubicados los niños, en un primer momento.

     

    Más tarde, un juzgado determinará quién tendrá la tuición de los niños y quien será su responsable jurídico.

     

    Sin embargo, las autoridades son cautas al respecto, y no desean hacer declaraciones.

     

    - No nos pronunciamos sobre el tema por razones confidenciales. Pero puedo decir lo que puede pasar en términos generales, dijo Ing-Marie Larsson, jefa de sección de los servicios sociales de Östra Göteborg (Gotemburgo), a la agencia TT.

     

    - Cuando se llega [a Suecia] sin padres ni tutores - y es muy trágico ser huérfano – los servicios sociales son quienes se hacen cargo de investigar qué necesidades tienen los menores.

     

    Esto comprende la atención médica y psicológica que requerirán los niños. Tomando en cuenta las experiencias a las que han sido expuestos,  se cree que necesitarán de un amplio apoyo profesional, con el fin de curar sus heridas tanto físicas como psicológicas.

     

    - Nosotros actuamos pensando siempre en lo mejor para los niños, en su seguridad, dijo Larsson.

     

    Los siete nietos de Patricio Gálvez son los primeros niños suecos que han sido evacuados. Esto se logró gracias a negociaciones entre las autoridades kurdas y la cancillería sueca. Las conversaciones se mantuvieron en reserva absoluta, hasta el punto de que Gálvez fue informado de la evacuación de sus nietos solo y cuando éstos estaban en camino entre el campamento de al-Hol (en Siria) y Arbil ciudad al norte de Irak).

     

    Se calcula que entre 60 y 80 niños se encuentran aún en el campo de al-Hol.

     

  • Los nietos de Patricio Gálvez fueron evacuados - “Se siente maravilloso”

    Luego de una larga y angustiosa espera en la ciudad de Arbil, al norte de Irak, Patricio Gálvez recuperó este martes a sus siete nietos, luego de que fueran evacuados del campamento de al-Hol, en Siria.

    - Se siente maravilloso. Maravilloso. Estoy muy contento. Voy a llevarlos al hospital mañana. Tienen tos y otros problemas, pero no es grave, dijo a Radio Suecia el abuelo que ha luchado por recuperar a sus nietos huérfanos de padre y madre.

    Dentro de una o dos semanas, la familia estaría arribando a Suecia.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La espera del abuelo de los siete niños que quedaran huérfanos en Siria, luego de la caída del Estado Islámico, ha sido larga y dura. Desde marzo, cuando viajó al país árabe con el fin de lograr encontrar a sus nietos hasta ahora, que fueron evacuados del campamento de al-Hol, Patricio Gálvez se ha debatido entre la esperanza y la desesperación.

     

    Pero ya la peor parte ha pasado. Los niños fueron evacuados del campamento este martes y se reunieron más tarde con su abuelo. Ahora se encuentran todos en un hotel en Erbil, en espera de que sus papeles estén en orden y puedan viajar a Suecia.

     

    Y la angustia de la espera pasó a ser un caos. Los niños, a pesar de estar cansados luego del viaje, mantuvieron a su abuelo ocupado hasta que cayeron rendidos en sus camas, en la habitación del hotel.

     

    Entonces, Patricio Gálvez aprovechó la ocasión para dar declaraciones a los medios suecos, que al igual que otros medios internacionales le han seguido la pista.   

    - Sabes, no es fácil seguir a siete niños al mismo tiempo dijo a Dagens Nyheter, cansado pero aliviado.

     

    A Radio Suecia declaró que era “maravilloso” estar por fin con ellos, y contó que los llevaría a un centro médico al día siguiente.

    - El médico les tomó todo tipo de muestras, incluidas muestras de sangre, para descartar infecciones peligrosas. Ahora tenemos que esperar las respuestas, que nos las darán mañana. Todos los niños tienen diarrea, pero en general el médico no cree que estén muy enfermos, dijo a DN este miércoles.

     

    También contó que cuando los niños salieron del consulado sueco en Arbil, el martes por la tarde, se encontraron con Surkew Baker, representante de la organización de ayuda sueco-kurda Bring hope, que es la organización que ha apoyado a Patricio Gálvez en esta cruzada por recuperar sus nietos.

    - Los niños comenzaron de inmediato a decir que tenían hambre, y querían comer arroz. Pero como es ramadán, no había restaurantes abiertos, por lo que pasamos a una tienda y compramos galletas y jugos, dijo Surkew Baker a Dagens Nyheter.

     

    Ni él ni Gálvez tuvieron conocimiento de la evacuación de los niños hasta que esta se había llevado a cabo.

    - Fue una situación inesperada que llegó de repente. Una sorpresa total. Las autoridades han guardado silencio, tal vez por razones de seguridad. Todo esto es muy delicado. Pero hicieron la evacuación de una forma segura para los niños, es lo más importante, dijo Patricio Galvez a DN.

     

    Los niños, por su parte, no entienden qué sucede, pero poco a poco van recuperando la confianza perdida en los avatares de una guerra cruel e incomprensible. 

    - Cuando haya pasado algún tiempo espero que se puedan sentir seguros de que estoy con ellos. Anteriormente han pasado de una a otra persona. Los más chicos no entienden nada, pero el mayor, que tal vez ha visto de todo, está traumatizado. Él no dice nada sobre eso, pero yo me doy cuenta de que no se siente bien. Él piensa mucho.

     

     
    Patricio Gálvez junto al mayor y al menor de sus nietos y a Surkew Baker, representante de Bring hope. Foto: Bring hope.

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

  • Patricio Gálvez encontró a sus siete nietos con vida – pero urge traerlos a Suecia

    Luego de una intensa y desesperada búsqueda, Patricio Gálvez encontró a sus siete nietos con vida, en un campamento en el norte de Siria. Los niños quedaron huérfanos luego de la caída del Estado Islámico. Sus padres se habían unido a la secta terrorista.

    - ¡Todos los niños están con vida, estoy tan feliz! Dijo Gálvez a la televisión sueca. Pero agregó que están completamente desnutridos y con neumonía. Es necesario traerlos a Suecia lo antes posible.

    Pero las autoridades suecas se niegan a que esto sea posible. (*)   

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Primero vino la tortura de saber que su hija se había marchado, junto a su marido y sus cuatro hijos, para unirse a las filas del Estado Islámico, en Siria.

     

    En enero del año en curso, Patricio Gálvez se enteró que su hija había fallecido en un bombardeo. En marzo, la madre del terrorista yihadista Michael Skråmo, su yerno y padre de sus nietos, declaró a la prensa que su hijo había sido muerto, en la ciudad de Baghouz.  

    Fue en septiembre de 2014, cuando Amanda Gonzales abandonó la ciudad de Gotemburgo, junto a su marido y sus cuatro hijos, con el pretexto de irse de vacaciones a Turquía.

     

    La verdad era que los jóvenes padres se habían radicalizado. Habían abrazado la filosofía del temido Estado Islámico (Daesh), y se habían asentado en la ciudad siria de Raqqa. Querían ser parte del califato islámico. 

     

    Poco después, Skråmo era considerado uno de los terroristas suecos más peligrosos, puesto que reclutaba a otros jóvenes a través de videos y llamamientos en las redes sociales. En estos, instaba a perpetrar actos terroristas y a matar “infieles”.

     

    Durante su permanencia en el califato, tuvieron tres hijos más. Los siete niños quedaron huérfanos de padre y madre, en enero y en marzo, en los estertores del Estado Islámico.

     

    A fines de marzo, cuando por fin consiguió el permiso de las autoridades kurdas para visitar los campamentos y las clínicas donde se encuentran los niños huérfanos del EI, Patricio Gálvez viajó a Siria, con la esperanza de encontrar a sus nietos.

     

    Y los encontró a todos con vida.

     

    Al caer el último bastión del Estado Islámico, en Baghouz, los yihadistas con sus niños se entregaron a las milicias kurdas (SDF, Fuerzas Democráticas de Siria).

     

    Los nietos de Gálvez se encontraban en un campamento en la ciudad de al-Hol.

     

    Sin embargo, a la alegría del reencuentro le siguió la desesperación por traerlos de vuelta a Suecia. Urge hacerlo rápidamente, puesto que los niños presentan cuadros de neumonía y desnutrición.  

    - Si no me los llevo conmigo ahora, morirán uno a uno, dijo el abuelo, sollozando, a la televisión sueca.

     

    Este martes todos los medios nacionales mostraban su caso.

     

    En Estocolmo se inició una recolección de firmas en apoyo a que los niños puedan volver a Suecia.

     


    Tres de los nietos de Patricio Gálvez, en un hospital de la ciudad de Hasaka, en el norte de Siria. Foto: Privada.

     

    La situación es urgente. Sin embargo, las autoridades suecas no han mostrado interés en facilitar la vuelta de los niños al país.

     

    - No podemos hacer nada, porque debemos tener una petición de los kurdos, para iniciar los trámites necesarios, dijo en el noticiario televisivo del martes Patric Nilsson, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores sueco.

     

    Pero en el campamento kurdo, donde se encuentran los niños, dicen que ellos deben tener una petición de las autoridades suecas.

     

    Y la situación se complica aún más, debido a que Suecia no tiene relaciones con Siria.

     

    El Ministerio de Exteriores expresó además que el gobierno sueco no tiene personal en el norte de Siria, y que la única posibilidad es que se dirijan al consulado más cercano, que se encuentra en Erbil, en Irak.

     

    Otros países europeos, y aunque la situación ha provocado debates, han facilitado el retorno de los huérfanos del EI. Pero las autoridades suecas se mantienen indiferentes al sufrimiento de los menores. A pesar de las críticas de las organizaciones defensoras de los derechos del niño.

     

    Patricio Gálvez ha estado en contacto con el departamento de Exteriores.

     

    - Ellos han dicho que están tratando el caso y que le dan prioridad cuando se trata de niños no acompañados, pero que en la situación actual no pueden ayudar.

     

    Según las autoridades sirias, en los campamentos hay escasez de alimentos, de sanidad y de atención médica. Cerca de 200 niños han muerto en los reductos.  Alrededor de 80 niños pequeños tienen conexiones con Suecia.  

     

    El menor de los nietos de Patricio Gálvez tiene apenas un año, el mayor, ocho.

     

    En Suecia, el debate sobre qué hacer con los terroristas que ahora quieren regresar al país ha sido intenso y, hasta el momento, es un problema no resuelto.

     

    Gálvez está consciente de las atrocidades cometidas por el Estado Islámico, y fue muy duro – según lo expresado a la televisión sueca – entender la decisión de su hija. A quien ya perdió.

     

    Ahora está empeñado en luchar por la vida de sus nietos.

     

    - Todos saben lo que es el Estado Islámico. Pero mi lucha se ha centrado en salvar la vida de siete niños inocentes. Todo lo malo que ha sucedido, todo el mal, nada tiene que ver con los niños. Ellos solo son víctimas, declaró a la televisión sueca.

     

    Y agregó:

     

    - La razón por la cual yo doy la cara es porque asumo esto. Estos niños y todos los demás huérfanos que están allí son inocentes.

     

    (*) ACTUALIZACIÓN:

     

    Patricio Gálvez es de origen chileno, por esto, su caso fue rápidamente conocido en Chile, donde ha tenido una amplia cobertura mediática. La cancillería allí se ha mostrado dispuesta a colaborar para que los niños puedan salir de Siria. Los nietos de Gálvez serían chilenos, puesto que la nacionalidad se hereda hasta la tercera generación.

     

    Cuatro de los niños nacieron en Suecia y tres en el extranjero. El padre, Michael Skråmo, nació y se crió en Gotemburgo, de padres noruegos.

     

    Este miércoles, la Radio Suecia informó que las autoridades kurdas enviarán a la brevedad posible la solicitud al gobierno sueco, para que permita que los niños puedan viajar a Suecia.

     

    El Ministerio de Exteriores sueco aún no se ha pronunciado al respecto.

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español